domingo, 16 de octubre de 2011

Escritor: ¿Una profesión o un hobby?


Mucho se habla del oficio de escritor.  Lo cierto es que pocos pueden decir que son escritores profesionales, excepto, por supuesto los que viven de la escritura.  ¿Y quiénes lo hacen? Personas con el «Factor X» que determina el destino del escritor, no siempre unido a la excelencia.  Yo más bien creo que escribir es un hobby, pues es una pasión, una afición que nos deleita y nos causa mucho placer cuando sabemos que lo que escribimos es leído por otros.

El «Factor X» es conocido en los círculos de programación neurolingüistica como una cualidad que se puede aprender para lograr el éxito.  Yo dudo mucho que se pueda aprender la pasión, el talento o los deseos de sacrificar gran parte de la vida para dedicarla a una labor tan infructuosa como escribir un libro.  Digo infructuosa porque si lo analizo, un libro no es más que una historia imaginaria.  Una mentira escrita y rubricada, cuyo autor enseña con orgullo su nombre en la portada.  Es la única manera de mentir impunemente y que todos queden felices, porque a la acción del que inventa la historia para que otros se la crean, se une la de la complicidad que se genera con el lector, quien se sentirá ultrajado si le contaron una historia poco convincente.

La complejidad del asunto es tal, que se hacen foros y se generan discusiones en torno a gran cantidad de libros cuyos autores, estoy segura, solo quisieron escribir una historia para el disfrute de los demás.

Pero… ¿Por qué algunos escritores obtienen el éxito y otros no? ¿Será que sus mentiras no están bien contadas? ¿O será porque les falta el famoso «Factor X» del que tanto se habla incluso en el mundo empresarial?

Personalmente creo que el «Factor X» es una cuestión de azar. Es como sacarse la lotería. Ocurre a menudo en el mundo del cine en donde se puede apreciar con más claridad. Un buscador de talentos lo reconoce apenas lo ve. Sabe cuándo se encuentra ante una potencial estrella por muchos motivos que solo se encuentran en su instinto de cazador.  Si no me creen habría que preguntar a los miles que se presentan a un casting de manera infructuosa. Y no se trata de buena presencia, belleza o espectacularidad. Se trata de ese je ne sais quoi que hace que el individuo deje de formar parte de la pluralidad y resalte como una luz en la oscuridad. Los que conocen de cine dicen que un individuo así es el que llena la pantalla, no por su gordura (que también puede ser); la llena por su presencia escénica.

En la escritura es más difícil llenar otra cosa que no sean folios y más folios de palabras que, bien puestas, dan lugar a historias que pueden llegar a maravillar a la gente.  A subyugarlas, a hacerlas soñar, vivir, amar y sufrir. El «Factor X» dependerá de qué tan bien estén encadenados los acontecimientos, los personajes y de lo que se tenga que contar, como para que el lector no desee desprenderse del libro ni para ir a comer.  Y algo más: Creo que también hace falta que se den determinados movimientos en el destino para que de manera clara, ordenada y sin equivocaciones, un escritor determinado se convierta en un súper ventas. Nadie me va a convencer de que en todo esto no existe cierta magia: un toque de la varita mágica de la suerte, pues sé de muy buenos escritores que no les ha llegado el ansiado momento a pesar de tener talento, empeño, pasión y de saber escribir.  Ha ocurrido siempre, no es solo hoy. Hoy se habla más de ello porque tenemos muchos medios para comunicarnos.

Si los expertos dicen que el «Factor X» se puede aprender, tal vez sea hora de que empecemos a estudiarnos. ¿Qué hace falta para escribir una novela magnífica? Una gran historia. Unos personajes inolvidables y, por supuesto: saber la manera correcta de contarla.

¡Hasta la próxima, amigos!

B. Miosi


30 comentarios:

  1. Recuerdo que mi padre siempre me decía que el escritor no es sólo inspiración y hala a escribir. Son horas y horas de sentarse frente al papel en blanco y currarselo.... Sin duda escribir es una profesión que nace como un hobby y que tienes que tener un don....Eso creo yo Un beso Blanca

    ResponderEliminar
  2. Pienso que tienes mucha razón. Hay libros que triunfan por... no sé, no sé porqué, esa es la cuestión. En cambio hay novelas increíbles que por una razón u otra no llegan a vender demasiado.
    A menudo te compras un betseller de esos que reposan sobre el primer estante de cualquier librería y cuando lo lees te quedas con cara de poker preguntándote cómo ha logrado vender tanto.

    También me intriga qué determina que una editorial se decante por promocionar un libro u otro a bombo y platillo (omitiendo a los de autores conocidos, quiero decir).

    Interesante entrada. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo no creo que el "Facto X" pueda aprenderse. Puedes pulirlo, pèrfeccionarlo, pero si nmo existe en uno mismo pues no hay nada que hacer.
    E intuyo que numerosos factores externos, entre los que incluyo la suerte, pero también los intereses editoriales, la situación del mercado,...influyen en la creación de un best-seller (si bien la mayoría de las veces son eso, productos fabricados y que gozan de un éxito efímero y pronosticado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, una buena varita me hace falta a mí. A veces me puede el desánimo y me pregunto si no estaré persiguiendo un imposible. Ay, sí que es verdad, amiga, que escribir es un camino infructuoso. Por eso a veces me resulta gracioso oir como quien no ha vivido la experiencia de pelearse con unos personajes, con sus escenarios, con sus historias... ve el oficio de escritor como una panacea. En fin... besos y un fuerte abrazo, Blanca. A ver si me encuentro el Factor X :)

    ResponderEliminar
  5. Hay una alternativa (que yo represento): QUE TU HOBBY TE PAGUE LAS FACTURAS SIN NECESIDAD DE ÉXITO. También hay escritores que pasan desapercibidos y pueden ganarse el pan de cada día con total tranquilidad y haciendo lo que les gusta, sin excesivas presiones (en mi facebook tengo varios).
    En mi caso consiste en producir lo que me sale de la imaginación y venderlo para que sea publicado en lugares donde no me veo obligado a hacer "farándula", esto es, a promocionar, dejarme entrevistar o firmar libros. Vale que no te haces millonario en dos meses ni te piden autógrafos, pero... ¿para qué?... ¡vives de lo que te gusta y se te abren puertas paralelas a tu actividad!... y puedes emplear lo que ganas en otros menesteres como seguir escribiendo, documentarte, estudiar y disfrutar de otras actividades.
    En mi experiencia te ahorras muchos calentamientos de cabeza (cosa impagable) y eres más libre que nadie, aunque con limitaciones. Nunca tendré un castillo ni un yate, pero puedo comer, cubrir mis necesidades y hasta descansar a mi antojo. Tal vez el factor X sea la solemne tranquilidad que te aporta el anonimato de uno o varios pseudónimos y no querer equipararte con otros productos del merchandising... No sé, es una opción. Por mi parte le cedo el protagonismo a quien lo quiera disfrutar y permanezco en mi pequeña buhardilla, húmeda y oscura, de la que puedo salir a mi antojo sin compromisos contractuales.

    Un beso, Blanca, y como siempre enhorabuena por la entrada...

    ResponderEliminar
  6. Tu padre tenía mucha razón, Winnie, nace como un hobby y en el camino se va transformando...

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  7. Justamente, Lilian, "ese no se qué" que tienen algunos libros o autores hacen que un libro mediocre se transforme en un super ventas. Las editoriales creen en él, y cuando fabrican una campaña en favor de ese libro debe ser porque piensan que lo vale, de otro modo no lo harían. Creo que ese no se qué es el Factor X.

    Besos y gracias por tu visita!

    Blanca

    ResponderEliminar
  8. Jesús, yo tampoco creo que el Factor x pueda aprenderse. Se nace con él y ya. Y si unido a eso tienes un libro entre manos creo que verás el éxito antes que otros.

    Cosas incomprensibles de esta vida.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Hola Víctor!

    Los que ven la escritura desde afuera tienen su propia perspectiva del asunto. Nosotros sabemos cuánto de nuestra vida nos extrae el oficio de escribir. Lo único que queda en algunos casos es conseguirse un buen astrólogo que indique cuál es el camino que nos marcan las estrellas, ya que no poseemos el tal factor X.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  10. Francisco:

    Siempre he pensado que tienes muy claro lo que significa la escritura para ti. Sé que no andas tras la fama, pero sí de la fortuna y gracias a tu talento ganar dinero para poder vivir.

    La mayoría persigue una utopía: la fama antes que el dinero. Al menos es lo que dicen, que escriben no para ganar dinero. Yo por ejemplo, lo hago por placer, y si gano dinero en el camino, mejor aún, el placer será doble. El día que me decida a ganar dinero con la escritura será porque me convertí en "Escritora fantasma", lo que tampoco es fácil, pues piden un currículum impresionante, y saber escribir, lo cual no es fácil como muchos pretenden.

    Me gusta que estés claro en lo que quieres, yo aún vivo en una nebulosa.

    Gracias por tu interesante participación, amigo,
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Blanca,

    Supongo que será profesión o hobby según se lo tome cada escritor. Aunque dejaría también como una tercer alternativa completamente diferenciada (ya no bajo la influencia del hobby), la pasión, la necesidad irrefrenable de hacer aquello que quizá carezca de sentido, pero que aún necesitamos emprender.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Blanca, yo también pienso que el "Factor X" no es ni más ni menos que la suerte. Nuestra obligación es hacer las cosas bien, y lo que hacemos es escribir, en ello nos tenemos que dejar la piel, pero como al "Factor X" no le dé por visitarnos mal vamos.
    Yo creo que ser escritor comienza como una afición y acaba, en muchos casos, como una profesión. Es un debate que se da a menudo. ¿No es médico el médico porque esté en paro? ¿No soy yo abogada porque he decidido no ejercer?
    ¿No es escritor el escritor porque no vive de ello? A mí me cuesta "reconocerme" como escritora, no vivo de ello, sin embargo tengo libros publicados y proyectos para seguir publicando, no me da para vivir pero hoy por hoy es mi oficio. ¿Soy escritora? Opino que sí, o si quieres escritorcilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las dos cosas, Blanca. Profesión porque uno aspira a profesionalizarse, a escribir mejor cada vez. Hobby porque es un deleite, y palos a gusto no duelen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Alejandro, justamente lo que dices entra en la definición de "hobby", un pasatiempo que apasiona. Como el de los coleccionistas, por ejemplo.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  15. Maribel, el título de "escritor/a" creo que nos lo hemos ganado todos los que escribimos. Pero la profesión de escritora es diferente. De la profesión se vive, si se ejerce, es claro, pues hay mucho arquitectos metidos a taxistas por cuestiones de necesidad.
    El "Factor x" es esa estrella con la que se nace, que te sitúa sin tú haber hecho demasiado en el lugar y el momento apropiados, podría ser la suerte, como dices.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón José Antonio, escribir es un deleite, y podrían ser ambas cosas. Hobby y profesión.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  17. Sea cual sea la definición, escribir es muy agradable, lo mismo que leer.
    Interesante entrada, Blanca, como todas las tuyas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me encantó eso de que uno se rompe los cuernos para escribir una mentira,¡y además está orgulloso de rubricarla con su nombre!
    No me acuerdo quién dijo que sólo hay dos maneras de ganarse la vida legalmente diciendo mentiras: como abogado y como escritor. Y la segunda es muy difícil!
    Encantado de descubrir tu blog.

    ResponderEliminar
  19. De eso no hay duda, Antony, escribir es lo más agradable del mundo, al menos, para mí.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  20. Hola chapi, gracias por la visita, pasé por tu blog y me di con la sorpresa de que también publicas en Amazon.

    Tu novela luce muy interesante, espero leerla pronto.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  21. Sea profesión o afición, yo me uno a tu razonamiento sobre el "factor X". Creo que la empatía está muy ligada a ese "factor", aunque eso cae más en el estudio de la sociología y/o psicología.

    Vengo a darte un fuerte abrazo porque me tomo un descasillo (poco tiempo), ya que lo necesito.

    ¡Un beso Blanca!

    ResponderEliminar
  22. Hola Blanca,

    Sería un honor para mí que la leyeras. Y más aún que me comentaras qué te pareció!

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Yo no creo que escribir sea un hobby, es una palabra demasiado trivial para expresar la pasión, el amor y el sufrimiento que entraña ser escritor.
    Otra cosa es alcanzar el éxito, independientemente de la calidad, muchas veces.
    Intervienen muchos factores, si alguien supiera con exactitud los que son, seriamos todos ricos famosos.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola, Blanca, de nuevo me tienes leyendo admirativamente otro de tus escritos. Hablas del factor X. Sí, es posible que tengas razón en lo que dices, pero, según te leo y me leo, creo que no estoy muy de acuerdo. Hay algo que distingue a los buenos y malos escritores y es, claramente, su narrativa, las ideas, su forma de decir las cosas... y nada de eso tiene que ver con el factor X. Esto no quiere decir que tú no estés más cerca de la verdad que yo, pero lo cierto es que, seas tú o yo, lo que sí está claro es que tú lo expresas mucho mejor. Ahí es donde yo entiendo que los escritores pasan de aficionaldos a profesionales. No digo que los aficionados, de vez en cuando y visitados inesperadamente por alguna musa despistada, puedan escribir algo maravilloso, pero solo en ocasiones. En fin, que cada vez que entro en tu blog, salgo muy satisfecho y, eso, es lo que en realidad quiero decirte. Me gusta y me alegra leerte. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Lola, justamente ese "no se qué" que dices es el factor X, nadie lo puede tener porque quiere, se nace con él.

    Hobby entre otras cosas, significa pasión por algo.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  26. Me satisface saber que te gustan mis entradas, Alejandro, estamos de acuerdo en que el talento, es decir, la forma de decir las cosas cuenta mucho a la hora de distinguir entre malos y buenos escritores. ¿Pero como te explicas que haya malos escritores que sean super ventas? Creo que la suerte tiene mucho más que ver en todo esto que el talento.

    Besos, y muchas gracias por tu aporte!

    Blanca

    ResponderEliminar
  27. Referente a los que has dicho sobre el acto de escribir. Que son mentiras. Muy bien. ¿Y qué pasa cuando el escritor duda acerca de su realidad? ¿Qué pasa cuando escribes algo pensando que es ficción y, llegando a la mitad, te planteas que quizá sea cierto?
    No sé. A lo mejor significa que ha llegado la hora de cambiar de hobby. Dicen que tocar el saxo relaja.

    ResponderEliminar
  28. Josep,
    No sé si tu escribas. Por lo que dices, parece que no. Lo que dices me sucede siempre que estoy escribiendo una novela. por momentos pienso que todo pudo haber ocurrido, ¿por qué no? ¿Y qué sucede? No sucede absolutamente nada diferente. Sigo escribiendo y termino la novela. Dejo que los lectores sean los que descubran si en la obra pervive la verdad.
    Todo esto no quiere decir que la escritura deje de ser un hobby, o deje de ser una profesión. No sé cuál es tu punto.

    ¡Muchas gracias por participa!

    Blanca

    ResponderEliminar
  29. Blanca, es la primera vez que nos tratamos directamente, pero yo te sigo porque, al igual que tú, pertenezco al fandom -o sea, a los "quiero y no puedo". Escribo historias de género fantástico y me gustó lo que dijiste respecto de que todo son mentiras escritas. Pero el caso es que después de tanto tiempo pensando en mundos alternativos, a veces dudo, y pienso que tal vez lo que nosotros creemos vivir como una vida real, no sea más que otra fantasía. Y viceversa, que es posible que alguna de las fantasías que escribimos sean más auténticas que la propia realidad. O eso, o que me estoy volviendo definitivamente loco.:)

    ResponderEliminar
  30. Josep: lo que sucede contigo creo que es lo que ocurre con casi todo el que escribe. A mí también me parece que a veces el mundo en el que vivimos es parte de una comedia (o un drama) depende como lo mires.

    Un abrazo!
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.