sábado, 30 de junio de 2012

Andrew Wylie uno de los agentes literarios más polémicos en Barcelona


Este conocido agente literario también conocido con el sobrenombre de El chacal responde  a unas preguntas de Ernest Alós, y sus respuestas en algunos casos ambiguas y en otros, contradictorias, son muy interesantes.  Lo que resulta claro es que dice representar solo a buenos escritores. Y que está en contra de vender malos libros que venden bien.  

Andrew Wylie, pionero y visionario, es además fundador de Odyssey Editions, un sello dedicado a la publicación digital de grandes clásicos del catálogo de su agencia para ser comercializados en exclusiva a través de Amazon.com. 

Les dejo la entrevista:
 Con unos orígenes de patricio de Nueva Inglaterra, estudios literarios en Harvard y una juventud agitada en el underground de Nueva York, Andrew Wylie revolucionó en los años 80 el negocio de las agencias literarias. Editores y colegas damnificados por su agresividad lo bautizaron como El Chacal, pero le confían sus intereses Martin Amis, Philip Roth, Salman Rushdie, Bob Dylan, los herederos de Borges, Bolaño, Calvino... y así hasta 700. Ayer clausuró, como han hecho otros primeros espadas en las 16 ediciones anteriores, el Máster en Edición IDEC-Universitat Pompeu Fabra que dirige Javier Aparicio Maydeu.

-¿Qué explicará a los estudiantes?
-Por qué dedicarse a la edición, qué pienso de la edición en estos momentos difíciles, qué importa y qué no, y cómo sobrevivir.

-¿Cómo?
-Si quieres ganar dinero, dedícate a la banca. Si quieres leer obras interesantes, dedícate a la edición. Pero deberás ir con cuidado con no acabar publicando basura. Es un buen negocio publicar buenos libros, pero tienes que entender cómo funciona, mantener un nivel y trabajar duro. Ciertamente, necesitas vender. Pero no vender malos libros. Los malos libros tienen un alto riesgo comercial. Puedes ganar mucho, pero también lo puedes perder todo.

-En el paso a lo digital se habla mucho de desintermediación. ¿Qué eslabones cree que caerán?
-La edición digital y la impresa deben ir juntas, no separadas. Si no es así, los editores de libros impresos se quedarán fuera del negocio y los vendedores digitales bajarán cada vez más los precios, y eso será el final de la posibilidad de que los autores se ganen la vida con su trabajo. La edición digital debe seguir en manos de los editores, no de los vendedores. Debe haber un proceso de selección, un análisis crítico, posicionarte en el mercado.... hay muchas cosas que un editor puede hacer.

-En estos tiempos tan duros, ¿cómo cambia el trabajo de un agente?
-He dedicado en los últimos tres años muchísimo tiempo a pensar y hablar de las retribuciones digitales. Francamente, es como si yo quisiera ser un jardinero pero me tuviera que pasar el tiempo hablando solo del abono. Es aburrido. Lo que me importa son los autores, pero las cosas cambian muy deprisa y eso exige dedicar mucho tiempo a la distribución.

-¿La digitalización tiene más riesgos u oportunidades para el autor?
-Tiene cosas maravillosas. Llegar a otros países, donde hay pocas librerías... pero yo no leo en dispositivos, quizá porque tengo 64 años. Los dos formatos deben seguir disponibles.

-¿Ya se ha llegado a un reparto razonable para los autores de los ingresos digitales?
-Los editores deben invertir una cantidad desproporcionada de tiempo y dinero para preservar la industria, en cuestiones de supervivencia y de competencia con las tiendas digitales. Es razonable que en este contexto los ingresos de los autores sean más bajos de lo que deberían, pero cuando todo se haya asentado la parte que obtienen los autores debería crecer. La generosidad natural de los editores les llevará a ello...

-Y si no, allí estará usted.
-Bromeaba, pero también lo digo muy seriamente. Los editores que sean más generosos con sus autores lo tendrán mejor.

-¿Qué opina de las acciones contra los editores acusados de formar cartel con Apple por acordar que respetarían los precios fijos para defenderse del monopolio de Amazon.com?
-Amazon tiene mucho dinero y lo utiliza con la fuerza bruta. Tienen a muchos lobistas trabajando en Washington. También creo que el Departamento de Justicia presentó la demanda porque tenía que hacerlo. Pero está mal orientada, es como si denunciaran a la gasolinera de Joe para proteger a la Standard Oil.

-¿Dice que el Gobierno actuó como consecuencia de esa labor de lobi?
-No digo que sea una consecuencia, sino que las dos cosas coinciden en el tiempo y el espacio.

-Ha publicado mucho material inédito de autores fallecidos. ¿Hasta qué punto los herederos pueden disponer de esos textos?
-Cuando un autor muere hay extraños que creen que saber mejor cuál era la voluntad y los intereses del autor que sus herederos. Es ridículo. Me gustaría que la familia de Shakespeare hubiese conservado sus derechos, que los hubiese gestionado con buenos abogados... ¡ahora Amazon sería una filial de Shakespeare Co.!

-Representa a unos pocos autores de lengua española. ¿Aumentarán?
-Tengo planes a 200 años vista. Así que espero representar a muchos más autores en español. No personalmente, pero mi agencia seguirá.

-Bueno... pero, ¿y a dos años vista?
-Siempre estoy hambriento.

Para contactar a su agencia : The Wylie Agency


jueves, 28 de junio de 2012

El mundo editorial ignora la importancia de las redes sociales


Conversaba con un amigo en estos días y me decía que su editora no tenía la menor idea de la existencia de los blogs dedicados a las reseñas de libros.  Y hablo de una de las grandes, no de cualquier editorial.

¿Qué significa esto? Que las editoriales no están dando la debida importancia a lo que está ocurriendo en las redes sociales.  Más aún.  Me enteré por otro medio que los libreros se muestran muy reticentes a cualquier acercamiento con algo que tenga que ver con lo digital.  Me refiero a los libros digitales, obviamente.

Estoy hablando del mercado librero español, que es al que tengo más acceso a la información. Cualquier libro que haya sido transformado de digital a libro impreso para ellos no tiene el mismo valor que los libros que vienen directamente de las editoriales como libro impreso.  Creo que es un grave error, pues están perdiendo una veta de ventas que bien podría suplir las pérdidas que les significa Amazon o las librerías digitales.

El mercado norteamericano sin embargo es innovador en ese sentido, allá dan más importancia al esfuerzo personal, debido a ello la autopublicación dejó de ser una publicación de “vanidad” para convertirse en el fenómeno Indie.  Mientras allá todo se ve como una oportunidad, en España se mira como un problema. No en vano Estados Unidos está plagado de historias de gente que ha triunfado, porque el público, el consumidor en general, apoya las historias de éxito, como las de Amanda Hocking  y E.L. James, que de ser rechazadas por editoriales lograron convertirse en escritoras súper ventas. Fueron fichadas por editoriales y la gente compra sus libros como rosquillas.

No me llama la atención entonces que algunas editoriales no se tomen el trabajo de pasarse por las redes sociales y se enteren de la importancia que empiezan a tener o están teniendo ya los blogs de reseñas literarias, un grupo bastante extenso de personas que tienen algo en común: son lectores asiduos, sobresalientes en su mayoría, que saben expresar por escrito de una manera brillante y coherente su punto de vista acerca del libro que acaban de leer y que sus comentarios son tan valiosos como antes lo eran los de los críticos literarios en algunas revistas o periódicos.

Muchas de estas personas son escritores y publican, no necesariamente en Amazon, algunos lo hacen a través de editoriales tradicionales, de ahí que tengan una mirada exigente y que sus críticas sean objetivas.

Me parece que ese cerrar los ojos a las nuevas tecnologías no ayuda en nada al futuro del librero.  El futuro es implacable. El libro digital les guste o no llegó para quedarse, así como lo hizo el teléfono móvil, las tablets, los Ipads, los ordenadores portables, Twitter, Facebook, Internet en general, y que los tiempos corren y deben asimilar lo nuevo sin temor, porque para los libros de papel todavía hay mucho espacio.

Un saludo y agradecimiento especial a todos esos blogs que en una tarea callada, constante y continua reseñan los libros de escritores noveles, que si no fuera por ellos no tendrían oportunidad de ser leídos y llegar a más gente. Las reseñas no se limitan a libros digitales, también lo hacen de libros  de autores conocidos en ediciones de papel,  así que no veo por qué los libreros se benefician de estas reseñas y no aceptan que los libros digitales también son obras dignas de leerse.
¡Hasta la próxima, amigos!

B. Miosi



miércoles, 27 de junio de 2012

Agentes literarios versus Autores independientes

Antes tener un agente literario significaba tener más de un 50% adelantado en el recorrido hacia la publicación. Desde hace algunos años la figura del agente ha cambiado a medida que ha evolucionado el mundo de la edición. Ahora más que una ayuda resultan en algunos casos, un estorbo. Sé de casos puntuales de escritores que han finiquitados sus contratos, pues no lograron nada más después de la primera publicación.

¿Cuánto de verdad hay detrás de una representación?

Como bien lo dijo una conocida agente literaria hace unos tres años: es como un juego de azar. Nunca se sabe cuándo un escritor puede ser bueno o cuándo una editorial puede considerar la publicación de un novel. Viéndolo desde el punto de vista de agentes y editoriales es una posición bastante cómoda, pues entonces representar a un escritor no tiene otro valor que el del libro, ¿y si el libro se vende por sí mismo, para qué un escritor desearía un agente?

Esta interrogante ha surgido con fuerza últimamente entre los escritores que no han alcanzado su sueño de publicar a través de una agencia. Uno, dos, tres y en algunos casos hasta seis años de espera con la misma respuesta: «Hacemos lo que podemos, no te desanimes, sigue escribiendo». Pero la vida no espera, el tiempo transcurre inexorable y el escritor ve perdidos los mejores años de su vida sin que ello parezca importarle al agente. Si al menos tuvieran la franqueza de decirle: «Mira, nos hemos equivocado, pensamos que tu novela era buena pero nadie la quiere publicar, revísala o dedícate a otra cosa», el escritor o supuesto escritor al menos sabría dónde está parado.

Con la publicación independiente se ha puesto sobre el tapete si vale la pena o no tener agente literario, pues las facilidades de Amazon han hecho posible que cualquier persona, sea o no escritora, pueda publicar. ¿Cuál es el beneficio? Si la novela se vende se comprueba que no era tan mala, y si logra escalar posiciones relevantes, es probable que una editorial se fije en él/ella y lo fiche sin intermediarios, con lo cual la figura del agente queda relegada. ¿Pero qué sucede cuando esta persona es fichada después de haber autopublicado y mantiene contrato con su agente? ¿Se debería beneficiar el agente con el porcentaje pautado por un trabajo que no hizo? Casos como ese se están dando con frecuencia.

La realidad editorial actual ha sufrido un verdadero remezón, y las editoriales que no hayan tomado en cuenta a los escritores emergentes, hoy se deben estar arrepintiendo por su desinterés. El escritor, el creador, el autor de una obra, está empezando a cobrar valor. Ya no será tratado como un mendigo solicitando una limosna, cuando él es quien produce la materia prima que pone en movimiento la maquinaria editorial que arrastra consigo toda una industria. Los que publican por Amazon y venden regularmente unos 1000 o 2000 libros mensuales, cobran mensualmente una cantidad equivalente a un sueldo mínimo. Constante. No es un adelanto y después nada más. Es el motivo por el que algunos escritores prefieren seguir siendo indies y no firmar con ninguna editorial y mucho menos tener un agente, pues saben que cuantos más libros tengan publicados en Amazon, más ventas mensuales.

Creo que la verdadera criba es la que se está haciendo en el gigante Amazon. Allí son los lectores los que tienen la última palabra, y es allí donde se pueden estudiar las tendencias literarias. ¿Y qué es lo que indican estas tendencias? Que lo que se vende en la actualidad es literatura dirigida al público femenino, mayoritariamente, que son las que más leen. Algo que ya las editoriales habían detectado: sagas familiares, problemas existenciales de mujeres, algo similar a la serie norteamericana «Friends», o a la cantidad de talk shows que inundan los programas televisivos, con la pertinente incomodidad del público masculino, que ha visto relegadas sus historias de ciencia ficción, aventuras y guerras para dar paso a otro tipo de lecturas donde hasta en la novela negra debe existir algo de romance para ser mejor vendida.

Lo sé de primera mano, pues recibo muchas cartas de lectores, en su mayoría masculinos, en las que me agradecen por contar historias para hombres. Suena raro, pero es así. Parece que la oferta en Amazon de buenas historias para hombres escasea, y es algo que empieza a notarse cada vez más, lo digo para los que deseen tomar nota de lo que se avecina. El lector promedio está un poco saturado de novelas en la que los hombres por lo general salen mal parados. (Solo una nota curiosa que quise incluir en este artículo)

De manera que lo que actualmente se está viendo es: un escritor además de escribir debe saber de relaciones públicas, de marketing, de diagramación, de derechos digitales, (en el caso de que tenga que hacer un trailer) de digitalización, y sobre todo: debe escribir como los dioses, pues la oferta es de tal magnitud que llegar a los lugares de relevancia cada vez será más difícil. Y como dijo Andrés Jorge en una entrevista en la revista «Otro Lunes»:

«¿Cómo imagina el oficio del escritor entrado el siglo XXI?

Estoy convencido de que el siglo XXI, contrario a todas las predicciones del momento, será un siglo literario. El escritor tiene como nunca la posibilidad de encontrar a los lectores para su obra y mantenerlos en su órbita. Lo que sí tengo claro, y con ello retomo lo que dije arriba, es que la era digital no favorece a los intermediarios. Uno puede hacer todo, está el POD (impresión sobre pedido), Amazon, Youtube y las redes sociales. Pero hay que trabajar, y mucho, muchísimo. Si te vas por la vía independiente, debes saber que trabajarás de madrugada en tu nuevo libro, en la mañana en editar y publicar el que está en camino y en la tarde y la noche en promover y distribuir los que ya vieron la luz. Nadie ha dicho que sea fácil, pero es la vía, nadie lo va a hacer por ti. Si tus libros tienen éxito, vas a tener detrás un ejército de agentes literarios y otras formas de vida parasitaria interesados en promoverte y hacerse con una tajada. Ahora es al revés, los escritores viven mendigando atención de las editoriales, de los agentes literarios o de cualquiera que se deje. En vez de gimotear, ponte a trabajar, conviértete en un profesional, en un empresario. Si tanto amas la literatura, dignifícala con tu trabajo, que no te avergüence salir a vender tu pan. Es duro, pero cualquier empresario podría decirte cómo empezó, y ningún negocio que valga la pena deja de serlo al principio, y sólo crecen los que se mantienen el tiempo suficiente en la pelea. No es diferente con la escritura. Los libros que nos gustan se escribieron hace veinte o treinta o cien años. ¿Qué tal que de aquí a treinta años tú como autor sepas en manos de quién está la última copia vendida de tu libro y, sobre todo, que cobres por ello?»



Visto lo dicho, puedo decir que me encuentro satisfecha de poder formar parte de una de las pocas editoriales que tomaron la delantera y pusieron las cartas sobre la mesa. Ediciones B creó un sello exclusivamente digital que se dio a la tarea de reclutar a autores noveles, dándoles la oportunidad de pertenecer a un grupo editorial con un buen respaldo de distribución, un equipo de gente joven con ganas de trabajar, que mantiene contacto permanente con nosotros, y que los podemos ver en Facebook, en Twitter, y en nuestro correo electrónico casi a diario. Dirigidos por Ernest Folch un joven empresario que ha revolucionado la industria editorial. La innovación es lo que se espera de ellos, y Ediciones B será la primera en editar un formato en papel que imita en cierta forma al digital; cubierta plateada y cierre magnético. Así saldrán los libros de los Cinco de B de Books, este mayo próximo, entre quienes me incluyo.


Es todo por hoy, amigos, ¡Hasta la próxima!

B. Miosi

martes, 26 de junio de 2012

Entrevistada por Blog sin Tinta, El País.com Fernando García

Blanca Miosi, la dama del Ebook
En julio de 2011, después de publicar un par de libros en España, Blanca Miosi comenzó a autoeditar sus novelas en Amazon.com. “Vivo en Venezuela y desde aquí me animé a publicar en Amazon porque sigo muy de cerca el mundo editorial español ya que publiqué dos novelas con editoriales convencionales: La búsqueda, con Roca Editorial, y El legado, con Editorial Viceversa”. Con algo de paciencia, logró situar sus novelas en los primeros lugares de las listas de los más vendidos de Amazon. Ediciones B acaba de publicar en papel “El manuscrito 1".

“La historia de El manuscrito 1 El secreto es peculiar, pues nació a partir de una entrada "Tendencias Literarias" que publiqué en mi blog. Daba pautas acerca de cómo escribir un best seller. Al finalizar el artículo creí conveniente poner a prueba mis consejos y escribí la novela, que se convirtió en un éxito de ventas apenas la publiqué. Es una demostración de que sí se pueden fabricar best sellers, partiendo de un buen tema, buena literatura y mucha acción. Es decir, siguiendo las tendencias del mercado, o lo que la gente busca para leer, sin tener que "vender nuestra alma al diablo" como dicen algunos que se niegan a escribir para los lectores y prefieren hacerlo para ellos mismos.

Pregunta: Después de publicar en editoriales tradicionales, ¿por qué decidió autopublicar en Amazon?

R. Mis novelas no tenían comprometidos los derechos digitales, y me pareció que sería una experiencia interesante al ver los resultados de otros escritores como Fernando Trujillo y César García, quienes tienen tanto éxito en Amazon.

P. ¿Cómo resuelve tareas como la edición del libro o la de confeccionar la portada?

R. Suelo tener mucho cuidado al escribir y corregir mis novelas, de hecho, si no fuese así, nunca hubiera podido publicar en ninguna editorial, que hacen algunas correcciones, pero de entrada, el manuscrito que presentes debe ser lo más cercano a la perfección. Antes de dar los toques finales lo doy a leer a personas que entienden de literatura y estudio sus consejos, enmiendo errores, hago cambios, de manera que la obra quede pulida. Hasta ahora he tenido suerte con las portadas, pues las han hecho amigos, absolutamente gratis. La maquetación es simple, la misma que utilizo para todas mis novelas en Word.

P. ¿Algún truco para promocionar los libros en las redes sociales?

R. Tengo mucha presencia en Facebook y en Twitter, así como en varios blogs de literatura en los que reseñan mis libros. ¿Algún truco? No sé si llamarlo truco, pero creo que la interacción sincera es la que da más resultado. Si entras a las redes sociales únicamente con un afán individualista estás muerto desde el primer día. La palabra clave es “cooperación” y yo lo vengo haciendo, no desde ahora sino desde hace años, porque me nace, no por buscar algún beneficio. También tiene que divertirte, de lo contrario no lo hagas.

P. ¿Un escritor puede ganarse la vida autopublicando en Amazon?

R. Podría, si el liderazgo se conserva durante mucho tiempo, lo cual no sucede, pues siempre habrá muchos libros en pos del primer lugar. Desde hace dos semanas (Blanca Miosi respondió a este cuestionario a finales de mayo), soy la número 1 en Amazon.com con “La búsqueda”, y vendo mucho, pero cuando empiece a bajar posiciones, las ventas no serán las mismas. Creo que Amazon antes que nada sirve para hacerse notar. Al menos yo lo veo así. Gracias a ella firmé con Ediciones B y también gracias a ella próximamente saldrán mis novelas en otros idiomas, como el turco, por una editorial de Estambul. Es una vitrina internacional, que te permite llegar adonde los distribuidores de papel no llegan y a un público ávido de sangre nueva. Parece que los escritores de siempre empiezan a generar cansancio, sobre todo cuando presentan unas novelas que no alcanzan el nivel de sus inicios.

P. ¿Es necesario tener agente literario para autopublicar?

R. En mi caso no, pues mis derechos digitales estaban fuera del contrato. Pero no creo que se necesite un agente para autopublicar, Si se busca uno es justamente para que sirva de nexo con las editoriales regulares, pues autopublicar lo puede hacer cualquiera.

P. ¿En qué está trabajando ahora?

R. Estoy empezando a escribir El manuscrito II, tal vez para el próximo año esté terminado y corregido. También espero que otras de mis novelas salga publicada en idioma extranjero; me han propuesto que dé charlas acerca de cómo publicar de manera independiente en Amazon y tener éxito, y por si fuera poco, empezaré un curso de “cómo escribir un best seller” en junio. Una idea un poco extravagante, pero me tentaron y casi nunca digo no. Es una academia on-line, cuyo precursor vive en Panamá, así que tal vez sí se pueda llegar a vivir de la escritura. Lo ideal sería vivir de la venta de mis libros, pero mientras no se conviertan en verdaderos fenómenos, no creo que así sea.

Blog Sin tinta El País.com

sábado, 23 de junio de 2012

Lo que se está cocinando en Amazon


Me a van a perdonar ser tan reiterativa, queridos amigos, pero es un tema actual y está sobre el tapete. Se trata de la publicación digital que, como muchos de los que me leen saben, cada día es más vigente, se suman cantidades extraordinarias de nuevos autores y ahora también los provenientes de grandes editoriales, con todo el respaldo mediático que les aporta el poder económico.

¿Entonces, podría decir que volvemos a lo mismo porque justamente esa actitud era la causante de que los libros de los escritores noveles no fueran publicados? La diferencia consiste en que por ahora los noveles están dando la batalla en Amazon, se puede ver en la lista de España con toda claridad, un par de títulos sin que se sepa producto de qué magia aparece en primer lugar y dos o tres días después baja, y no solo eso. Los lectores, quienes hoy por hoy tienen voz y voto lo hacen posible, no los autores, tras quienes no existe editorial.  Solo basta leer los comentarios. Lo digo por una novela que está dando mucho que hablar a nivel promocional, pero los que la han leído no parecen estar muy de acuerdo, especialmente por el precio que tiene que según parece no concuerda con el contenido.

No lo digo por mí, obviamente, que en la lista española estoy por debajo de puesto 14 con mi novela «La búsqueda». Obviamente el gusto español es distinto del americano, donde sí estoy en el primer lugar desde hace ocho semanas.

Muchos dicen que los precios tienen mucho que ver con la calidad del producto, y por eso un libro digital que se vende a US$ 9,99 es mucho mejor, (o al menos debería serlo), que uno que se vende a US$ 0,99. No siempre es así. Y la diferencia con la ganancia de los libros impresos no es tanta. Copio esta parte que lo dice muy claro, sacada de la revista Neo ClubPress:

«Aunque el precio de $ 2.99 es módico comparado con los $10.00 o más que se cobra por los libros impresos, la Hocking obtuvo una proporción mucho mayor por los derechos de autor. Amazon le daría un 30% de regalía por los libros de 99 centavos, llegando al 70% para las ediciones de $ 2.99, una proporción mucho mayor que el tradicional de 10 o 15% que las editoriales asignan a sus autores. No hay que ser un gran matemático para comprender el atractivo de estas cifras: 70% de 2.99 dólares es igual a $2.09; 10% de un libro de bolsillo a un precio de $9.99 son 99 centavos de dólar. Multiplique por un millón —el pasado noviembre Hocking entró en los sagrados recintos de la Kindle Million Club, con más de un millón de copias vendidas.»

Por supuesto, hablamos de un caso único, aunque ya hay un club de la lista del millón en Amazon, en la que figuran también autores respaldados por editoriales.

Pero es un hecho de que el precio bajo no es sinónimo de ganancias peores que si se hubiese contratado con una editorial. Y eso lo saben los que han tenido esa experiencia como en el caso de su servidora.

Amazon paga puntualmente mes a mes los libros vendidos, no hay necesidad de “recordarles” para que lo hagan. Y no es un solo pago como suele ocurrir con una editorial, que en la mayoría de los casos es el adelanto y jamás se vuelve a ver un cobre. Así como tampoco se tienen los derechos sobre la obra sea que se haya descatalogado o no. Algo injusto y obsoleto, pues la editorial no reedita, ni deja que el autor maneje su libro por su cuenta.

Yo empecé a publicar en julio del 2011 y casi un año después sigo recibiendo las transferencias mensuales. Y como yo, estoy segura, muchos de los que han publicado allí y que venden regularmente.
Jeff Bezos

El asunto es: ¿Cómo hacer para que un libro venda? No es cuestión de magia.  En mi caso fue cuestión de tiempo. Algo que no sucede con el libro impreso, que a los dos meses se le termina el tiempo de gracia y no se exhibe más, pues queda sepultado por las 13.000 novedades anuales ¡que vendrían a ser 36 nuevos libros diarios!

El libro digital permanece mucho más tiempo en exhibición siempre y cuando, por supuesto, se siga vendiendo más o menos regularmente.  Y si un autor tiene varios libros, como es mi caso, la venta de los otros libros es casi segura.

Pero para que un libro venda debe tener no solo un precio atractivo, también un contenido interesante. No toda historia es digna de ser escrita, para que una historia sea interesante y se convierta en una novela de éxito debe tener un componente que algunos escritores pasan por alto: un tema.  Y no es porque lo diga yo. Stephen King en su libro «Mientras escribo» lo dice claramente y yo estoy absolutamente de acuerdo.

Supongamos que el libro sea una delicia, tenga una buena portada, un buen título, y un precio accesible. Y no se vende. Hay casos así,  generalmente son libros de autores que no promocionan sus libros. Les da pereza, o tal vez el pudor impide que lo hagan.  Pero no se trata de ir por las redes sociales diciendo: “Tienes que leer este libro, es maravilloso”. Esto suena ridículo. Especialmente si proviene del autor, si lo dice un lector es otra cosa.  Un autor debe ser lo suficientemente sutil como para promocionar su libro sin parecer un vendedor de aspiradoras, de aquellos que iban de puerta en puerta contando las bondades del aparato.

Es mucho más efectivo decir de qué trata. Abrir un blog en donde se hable del libro. Lanzar un Twitt con unas palabras que inviten a saber más del libro, y para esto se requiere que el título sea lo más corto posible pues en Twitter no se aceptan muchas palabras, como ya saben.  A mí no se me ocurriría decir: “El manuscrito, un libro que te dejará sin aliento, un thriller trepidante, que te encantará”.  Creo que como lectora, me chocaría.  Lo que suelo decir es: «¿No has leído El manuscrito?» o «Acompaña a Nicholas Blohm y descubre el secreto que guarda El manuscrito».  Los compañeros que tuitean mi novela suelen decir cosas más bonitas de él, pero no yo. En el caso de «La búsqueda» simplemente pongo: «Waldek, el niño que enfrentó a los nazis» o «Waldek solo quería ser un Boy Scout, el destino lo hizo héroe»

También están los comentarios de las personas que leen los libros, y aunque algunos sean adversos, la mayoría suele ser muy positiva.  No siempre estoy de acuerdo con los comentarios por más positivos que parezcan, porque a veces creo que los hacen personas que no han entendido la novela, pero respeto todas las opiniones y no hago mucho ruido con ello. No soy de las que piensa ser la mejor escritora del mundo, aunque me lo digan de manera reiterada en las cartas que recibo, creo que más bien son palabras de cariño y de aliento por haberles hecho pasar un buen rato a un precio accesible a sus bolsillos y con la facilidad asombrosa de tener al alcance de un clic la obra de cualquier escritor, cosa imposible de conseguir en una librería.

Y les traigo otra primicia:

«Amazon tiene la intención de hacerse cargo de la mayor parte de la industria editorial capturando las capas principales de intermediarios. En algún momento Amazon se apropiará de los buscadores de talento de la "cadena alimentaria" de clase alta mediante el despliegue de agentes bajo la dirección del Sr. Kirshbaum y sus delegados regionales. Respecto a la clase baja, una empresa de alta tecnología como Amazon está bien posicionada para monitorear y detectar tempranamente en tiempo real a un autor que gana terreno en las ventas electrónicas, provoca agitación en la blogosfera o suena en las redes sociales.»  (Neo Club Press)

Larry Kirshbaum
¿Y quién es el Sr. Kirshbaum? Es el ex-agente literario Larry Kirshbaum, contratado en mayo pasado por Jeff Bezos el dueño del gigante electrónico minorista para acorralar a escritores famosos con anticipos de seis cifras.

Así que como ven, estar en la vitrina internacional de Amazon.com no es lo mismo que estar en papel en una librería de barrio. Por eso aconsejo a mis amigos Amazonitas tener más presencia en el mercado americano.  El mercado español también está haciendo su parte, reclutando a los autores más mediáticos y mejor posesionados, siempre y cuando sus obras los convenzan de ser lo suficientemente comerciales para resistir el paso de digital al papel.  Por ahora todo esto es un enorme laboratorio de investigación, aún no se ha dicho la última palabra, pero lo que sí es seguro es que el libro digital llegó para quedarse.

Y mis últimas novedades:

Hay una promotora norteamericana interesada en los derechos cinematográficos de El manuscrito 1 El secreto. En principio pensé que era una broma, pero al parecer la cosa va en serio, y quién sabe, pueda ver en el cine algún día una película que surgió en mi mente.

La publicación de El manuscrito en el idioma turco va viento en popa.  En cuanto tenga más noticias las iré diciendo.

¡Hasta la próxima, amigos!

sábado, 16 de junio de 2012

A mis queridos lectores, aquellos desconocidos


Desde que empecé con mi blog he tenido la suerte de contar con un feedback permanente con mis lectores. Allá por el año 2008 cuando salió a la luz mi primera novela publicada, La búsqueda, los comentarios que recibí fueron de los amigos que visitaban este blog, muchos de los cuales aún conservo y hoy en día algunos se han convertido en escritores de éxito.

A la publicación de mi segunda novela El legado, la cantidad de comentarios fue mayor, si se quiere, pues también era mayor el número de amigos, los cuales en una red social como Blogger, se incrementan de manera exponencial.

Pero fue a raíz de la publicación de mis libros en Amazon cuando empecé a recibir comentarios de gente desconocida por mí. Acostumbro dejar al final de mis novelas mi correo electrónico, el enlace a mi página Web y a mi blog. Y a través del correo y la página Web, como parecen los lectores sentirse más cómodos, he recibido gratísimas sorpresas. Personas que viven lejos de mi entorno geográfico y de la red, me escriben, es decir; no solo se dan a la tarea de comprar mis novelas sino también roban un momento de su tiempo para decirme cosas como estas, copiadas literalmente:
Querida Blanca,
Acabo de leer tu libro "La Busqueda" y vi al final tu pagina invitando al lector a escribirte, y no pude resistirme. De hecho es la primera vez que le escribo a un autor!
Muchas gracias por tu trabajo, es un libro excelente, lo primero que me atrajo para leerlo es que es una historia real de tu esposo, aunque me imagino que tu no eras la esposa peruana "mala" que tuvo el señor!! no? jaja
Voy a comprar El Legado ahora....
Hi, Blanca
Termine de leer el segundo libro digital, de la busqueda; me gusto mucho ademas que son pocos los buenos libros que uno puede encontrar en su lengua materna :( triste pero es verdad, hay muchos escritores aqui en Norte America, pero no tienen la forma narrativa y descriptiva de suramerica, aunque tambien encuentras de todo algunos buenos y otros pesimos.
En cuanto a la realidad de este libro debo decir que me dejo una ensenanza y estoy completamente de acuerdo con Walderk; en que uno trate de escapar del sufrimiento pero es algo que uno lleva consigo toda la vida, algunos salimos de nuestros paises, en busca de mejor vida o del sueno americano, que solo es eso un sueno o mejor dicho un espejismo porque eso no existe, la vida aqui es igual con sus injusticias, violencia etc.
Que bueno seria que no olvidaramos los sucesos historicos que marcan el mundo, pero desafortunadamente los seres humanos tenemos mala memoria....
Gracias por el aporte a no olvidar de donde venimos :)

Estoy muy...orgulloso de que usted nos represente a los latinos con sus obras. Soy un fanático de la historia y de la lectura. Lector recientemente alejado de la lectura, acabo de completar, después de 4 intentos con otras obras, mi primer libro digital: La Búsqueda.
Es usted una muy buena escritora y encima innovadora, definitivamente leeré sus otra obras. Me ha devuelto las ganas de leer.
Un abrazo desde Panamá.
Compré, por acaso, su libro “La Búsqueda” en Amazom.com y así como comencé a leerlo no pude parar hasta terminarlo (3 días).
La felicito pues su estilo literario y de narrativa me encantó.
Con todo, tengo algunas dudas motivo de mi contacto: todos los lugares en que busqué informaciones sobre la historia del libro están de acuerdo al decir que esta basada en la historia de su marido. ¿Es usted Juana?
Una vez mas, muchas felicitaciones y ahora voy a comenzar a leer otro libro suyo “El Legado”.
Atenciosamente, 

Buenos dias, saludos cordiales, he leido dos libros suyos en Amazon.es La busqueda y el Legado, los dos me han gustado mucho, pero una pregunta los dos temas se basan sobre los Nazis, usted tiene otros libros sobre otros temas?
me gustaria que me los relacionase x aqui, si puede ser, un encanto su forma de narrar las cosas.
Aunque el final del El Legado, me hubiese gustado de otro final, cada lector creo que hubiese querido muchos finales distintos, Gracias Sra, Miosi.
Tengo cuenta electronica en gmail, pero desde alli no se escribir una redacción como en hotmail.
Y este comentario en especial me enterneció:

Gracias Blanca,( perdona si te tuteo) despues de leer dos libros tuyos me he permetido tutearte.
He comprado Manuscrito.1
y quiero que me recomiendes de otros titulos tuyos cual debia comprar, ya me diras que eso es al gusto del lector, tengo dos que me gustaria resumido como son:
El condor de la pluma dorada
Dimitri Galunov
Me gusta libros de intriga, ficción, si tienes algunos dime sus titulos, me alegro que sean libros asequibles, ya que soy una persona jubilada, y mi etapa de comprar libros de mas de 20 € pasó. Tengo un libro electrónico.
Seguire comprando libros tuyos y leyendolos,
ya he aprendido a poner en Amazon.es comentarios de los libros.
Un fuerte abrazo "amiga" Blanca


Como ven, son lectores comunes y silvestres, que no necesitan escribir correctamente para opinar lo que sienten o lo que piensan de mis libros, y si puedo contribuir a que mis libros lleguen a las personas que hoy en día no pueden darse el lujo de pagar 15 o 20 euros para leer mis libros, lo seguiré haciendo, pues no escribo para hacerme millonaria. La mayoría de escritores no pasamos de ser amateurs, lo que significa que no vivimos de los libros, aunque paradójicamente lo hagamos de una manera profesional.

Cuando empecé a escribir hace apenas diez años, pues no soy una persona que soñó desde que era niña con ser escritora, como la mayoría de los que se dedican a juntar letras, jamás pensé ser leída por tanta gente. Lo digo de verdad. Las redes sociales y la venta de libros de digitales me ha permitido llegar a gran número de lectores que nunca hubiera imaginado. Los comentarios que expuse arriba son apenas una pequeña muestra de los mensajes que recibo, además de los que ponen en las páginas de Amazon o de cualquier otra tienda digital donde se vendan mis libros. También hay comentarios negativos, cómo no, pero los que me llegan directamente a mí, son francamente alentadores. ¿Cómo no seguir escribiendo? Me siento comprometida, sobre todo porque ¡ya hay muchos que se han leído las siete novelas que tengo publicadas en formato digital!

A ellos y a todos, queridos amigos lectores, les ruego me tengan un poquito de paciencia, que en estos momentos estoy cocinando a fuego lento mi siguiente novela: El manuscrito II, la cual todavía no tiene subtítulo porque en general, es lo último de lo que me ocupo. Se tratará de otra aventura del protagonista de El manuscrito 1 El secreto, Nicholas Blohm, el joven escritor que por esas vueltas que da la vida tiene en su poder ese manuscrito en el que aparecen historias estupendas.

¡Hasta la vista, amigos!

Si desean leer algunos de mis libros pueden hacer clic en este enlace: AQUI o AQUÍ

viernes, 15 de junio de 2012

El cóndor de la pluma dorada, reseña de Paco Portela

Túpac estaba tan conmovido que no atinó a decir palabra. Siempre había pensado en un padre inmortal y al tener la certeza de que moriría, le invadió una sensación de temor y desconsuelo. Le había escuchado decir en algunas oportunidades que cada quinientos años habría un cambio fundamental, y el formaría parte de eso, porque regresaría transformado en un nuevo Pachacútec, pero Túpac no era un hombre fácil de convencer. Aquellas palabras, sin embargo, dichas en aquellos cruciales momentos le impresionaron profundamente.

 Blanca Miosi, la autora de El cóndor de la pluma dorada dice que la escribió con el corazón. Y, efectivamente, a medida que vamos pasando sus páginas nos vamos dando cuenta de su afirmación. Estrictamente documentada, la narración se ciñe a los hechos que realmente acontecieron durante el incario y la llegada y conquista de los españoles.

Una historia de amor imposible se desarrolla en los primeros capítulos. La hija del gran Pachacútec, que gobernaba el extenso Tahuantinsuyu, estaba enamorada de Koullur. Pachacútec, sin embargo, tenía otros planes para ella: ofrecérsela como virgen al dios Inti. Su hijo Túpac Yupanqui se embarcó en una expedición marítima impensable para aquel entonces: llegarían, tras meses de dura travesía, hasta lo que hoy es la Polinesia, en Oceanía. La noticia de esas tierras le llegó al inca por medio de unos mercaderes que afirmaban que al otro lado del mar de Mamacocha había unas islas con grandes riquezas. Mar a quien los españoles llamarían Océano Pacífico.

El imperio fue extendiendo sus dominios. Túpac Yupanqui, ya sucesor de Pachacútec, continuó la tarea de su padre. Durante su reinado el imperio alcanza su máxima expansión. No reparará en peligros a la hora de emprender expediciones que depararán grandeza a su reino.

Le sucedería su segundo hijo, Titu Cusi, el emperador Huayna Cápac. El imperio era tan extenso que ya para su padre había sido difícil de gobernar. Estaba decidido a llevar al incario a su máximo desarrollo aunque tuvo que enfrentarse a revueltas. Finalizadas las revueltas, mandó reconstruir Quito y llevó al imperio a una época de franco esplendor prosiguiendo la obra de su padre. Pero esa tranquilidad contribuyó a la decadencia del gran ejército incaico. El imperio estaba abocado a la repartición entre sus dos hijos: Huáscar y Atahualpa.

Después de la muerte de Huayna Cápac, el imperio fue gobernado por ambos, cada uno en su territorio de manera pacifica aunque siempre con la idea de ir armando un gran ejercito.

Casi al tiempo en que Cristóbal Colón se topó con el Nuevo Mundo, murió Tupac Yupanqui. En 1525, Francisco Pizarro, alcalde de Panamá, estaba convencido de lo que había dicho un mercader moribundo: que más al sur había un reino muy rico. Pizarro no se resignaba a perder la oportunidad de conseguir riquezas.

Pizarro se encontró con una guerra civil entre los partidarios de Huáscar y Atahualpa. Esto le beneficiaría en sus conquistas terminando con la captura, evangelización y muerte de Atahualpa.

El cóndor de la pluma dorada es una novela que todo aquél que le guste el género histórico va a engancharse a su lectura y más por el carácter didáctico que tiene la misma. Escrita en tercera persona, utiliza un lenguaje sencillo salpicado, eso sí, por vocablos quechuas pero que no influyen para nada en la comprensión del texto. Al contrato, le aportan realismo y, a base de ir familiarizándonos con ellos vamos entendiendo su significado. Así ocurre con Koullur, que era un chasqui, o sea, un mensajero.

Los personajes los vamos conociendo a lo largo de la novela. Están bien caracterizados y llegamos a familiarizarnos con sus defectos y sus virtudes. Vemos cómo la dedicación de cada uno de los incas a su cometido va cambiando, sobre todo la actitud de Huayna Cápac, pues en los reinados anteriores la casta militar estuvo dedicada a la abstinencia, la privación y el trabajo pero con él las costumbres cambiaron. El imperio se desmembró con su mandato y los españoles aprovecharon la ocasión.

El cóndor de la pluma dorada nos va enseñando, a lo largo de sus veintiocho capítulos, la cultura incaica. El Cápac Ñan, una gran vía de comunicación que llegó a alcanzar hasta los confines del imperio. Su religión, politeista, con Wiracocha como el creador de todo pero a quien más veneraban era a Inti, el sol. La estructura social del imperio, que era vertical, con el inca en la cúspide y los súbditos eran la parte más baja de la escala social. Era una sociedad polígama. Los incas eran los que gobernaban el imperio. Eran una casta y el inca elegía de entre sus hijos a su sucesor. Sus ciudades, templos, agricultura, ganadería, todo ello lo iremos conociendo a lo largo de esta obra.

Sin duda, con esta novela nos damos cuenta de que tanto los incas como los conquistadores buscaban lo mismo: el someter a los conquistados y hacerse con las mayores riquezas posibles. Errores y aciertos, triunfos y fracasos, conquistas y esclavos: todo esto igualó tanto a unos como a otros.

Esto es lo que se agradece de una novela histórica, su imparcialidad. De otro modo, siempre nos quedará la duda. Una duda que daría lugar a confundirnos y el lector que vaya a leer El cóndor de la pluma dorada agradecerá el trabajo efectuado por la autora a la hora de ofrecernos una obra en la que, aparte de entretenernos, pretende que conozcamos los hechos tal como realmente ocurrieron.

La autora:

Su  novela El cóndor de la pluma dorada, quedó finalista, en 2005, en el concurso Yo escribo. 
La búsqueda, Roca Editorial 2008, Barcelona España, un relato basado en la vida de su esposo, prisionero superviviente del campo de concentración de Auschwitz, tuvo una gran acogida. Fue ganadora del Thriller Award 2007. 
En 2009 publicó de la mano de Editorial Viceversa, Barcelona, España: El legado. Un fascinante relato sobre una saga familiar basada en el personaje de Erik Hanussen, considerado durante muchos años el mejor vidente de Berlín y consejero personal del Adolf Hitler. A la venta en España, Sudamérica y ahora en Amazon en formato Kindle y de papel. 
EL MANUSCRITO 1 El secreto, se publica en la actualidad por el sello B de Books de Ediciones B, y está la venta en edición de bolsillo desde el 16 de mayo del 2012 en todas las librerías de España.

Título: El cóndor de la pluma dorada Amazon.comAmazon.es
Autor: Blanca Miosi
Género: Histórica
ISBN: B007I6K44G
Editorial: Amazon Kindle Publishing

Paco León Portela es un lector voraz.  Su blog El lector Indiscreto, dedicado a reseñas de libros es muy conocido en los círculos literarios, así como también su participación en la radio Onda Cero Barbanza, que junto a David Bello, los días martes a las 13:00 horas tiene en un espacio dedicado a la cultura y los libros.

lunes, 11 de junio de 2012

Generación Kindle y el Gran Hermano


‎―¡Pizzeria Google, buenas noches!
―¿Pizzería qué?
―Pizzeria Google, señor. ¿Cuál es su pedido?
―Pero… ¿Este no era el teléfono de la Pizzeria Washington?
―Era, sí señor, pero Google compró la pizzería y ahora el servicio es más completo.
―Bueno, ¿Puede tomar mi pedido, por favor?
―Cómo no señor Gómez. ¿Desea lo de siempre?
―¿Lo de siempre? ¿Usted me conoce, sabe mi nombre?
―Por el identificador de llamadas. De acuerdo con su número de teléfono, sabemos que las últimas 53 veces que llamó pidió pizza de cuatro quesos y calabresa.
―Vaya, no me había dado cuenta! Quiero eso mismo.
―Señor, ¿puedo hacerle una sugerencia?
―Por supuesto. ¿Tiene una pizza nueva en el menú?
―No, señor. Nuestro menú es muy completo, pero me gustaría sugerirle la de ricotta y la de rúcula.
―¿Ricotta? ¿Rúcula? ¡Noooooo! Odio estas cosas.
―Pero, señor, es bueno para su salud. Además, su colesterol no anda bien.
―¿Qué?
―Tenemos información del laboratorio donde usted se hace sus exámenes. Cruzamos el número de teléfono con su nombre y vimos los resultados de sus pruebas de colesterol.
―No quiero pizza de queso suave o ensalada. Para eso tomo mi medicamento para el colesterol y como lo que quiero.
―Señor, lo siento, pero creo que usted no ha tomado su medicina últimamente.
―¿Cómo lo sabe? ¿Usted me está mirando todo el tiempo?
―Tenemos una base de datos de las farmacias de la ciudad. La última vez que compró su medicamento para el colesterol fue hace 3 meses. Y la caja tiene 30 comprimidos.
―¡La gran puta! Es cierto. ¿Cómo sabe esto?
―Por su tarjeta de crédito ..
―¿¿Cómo??
―Usted siempre compra sus medicamentos en la farmacia Sorrento, que le ofrece descuentos si paga con tarjeta de crédito del Banco BANK. Según nuestra base de datos de sus gastos con la tarjeta, desde hace tres meses no ha comprado nada allí, pero sí la utiliza en otros comercios, lo cual nos indica que no la ha extraviado.
―Ajá! Y no puede ser que haya pagado en efectivo en la farmacia? A ver qué me decís...
―Usted le paga $900 semanales en efectivo a su empleada doméstica y el resto de sus gastos los realiza con tarjeta de débito o de crédito.
―¿Cómo sabe cuánto gana mi empleada?
―Usted le paga la jubilación...
―¡Andá a la mierda!
―Señor, lo siento, pero todo está en mi pantalla. Tengo el deber de ayudarlo. Creo que usted debe volver a programar la consulta a la que faltó con su médico y llevarle los resultados de los exámenes que se hizo el mes pasado para que le ajuste la medicación. También recomienda que visite al oculista.
―¿Quééé?
―Su cuenta de Amazon indica que últimamente ha comprado más eBooks de los que podría leer en su vida.
―Mira flaco, estoy podrido de INTERNET, de AMAZON,  de la COMPUTADORA, EL SIGLO XXI, LA FALTA DE PRIVACIDAD, LAS BASES DE DATOS, DE USTEDES y de este país...
―Pero, señor... bueno, sé que es su vida, pero le doy un dato: está siendo rastreado por algunos escritores que dicen que usted dejó comentarios maliciosos de sus novelas.
―¿Cómo va a ser? ¿Es que hay espías en Amazon?
―Bueno, aquí dice que se trata de la Generación Kindle. Parece una logia masónica o algo por el estilo
―¡Callate! ME VOY A MUDAR BIEN LEJOS DE ACÁ. A las Islas Fiji o a alguna parte que no tenga Internet, computadoras, teléfono ni logias investigándome todo el tiempo...
―Entiendo...
―Voy a usar mi tarjeta de crédito por última vez para comprar un boleto de avión e irme bien lejos.
―Bueno, señor Gómez...
―Puede cancelar mi pizza..
―Perfectamente. Se cancela. Una cosa más, señor…
―¿Y ahora qué?
―¡Su pasaporte está vencido!


B. Miosi
A partir de un correo enviado por Carlos Tomás Jorquera

viernes, 8 de junio de 2012

El mundo de Juan Gómez Jurado, entrevista

En ocasión del lanzamiento de su reciente novela La leyenda del ladrón traigo esta entrevista a petición de María E. Sanz @mesanzga (Twitter)


Entrevista a Juan Gómez-Jurado

Soy  amante de los libros desde que tuve en mis manos un ejemplar de La dama de Monsoreau, de Alejandro Dumas. ¿Cuántos años tenía en aquella época? Unos once o doce, y recuerdo el impacto que causó en mí El duque de Anjou, Chicot, el bufón de la corte… y por supuesto ella, la dama, quien llevó a volar mi imaginación y supe por primera vez cómo era perderme en el reino de la fantasía. Han pasado muchos años desde entonces, y hoy sigo amando los libros, y descubriendo autores que siguen haciendo vibrar mis sentidos.
 Uno de ellos es Juan Gómez Jurado, un escritor que empezó muy joven y que sin embargo tiene una pluma que fácilmente se puede codear con los grandes de la escritura.


En sus novelas, entre la novela negra y la de aventuras, prevalece un excelente dominio del idioma y de los temas que trata —siempre actuales—, hasta el punto que es muy difícil lograr separar la fantasía de la realidad.  



—Juan, lo que te voy a preguntar lo debes haber respondido en muchas ocasiones, pero es mi deber hacerlo: ¿Cómo un muchacho tan joven pudo escribir una novela como Espía de Dios? Pensé que para ser escritor había que tener cierta experiencia de vida. ¿En qué te inspiraste para recrear la personalidad de los personajes de tu novela?

JUAN GOMEZ-JURADO - 3 TITULOS.jpg

—No hay una respuesta fácil a eso... Sigo pensando que soy un muchacho joven, aunque cuando escribí
 Espía de Dios ya llevaba una década trabajando como periodista y era padre, así que algo de experiencia vital tenía. De todas maneras, hoy soy incapaz de releer mis primeras novelas, lo único en lo que pienso es en escribir una mejor que la anterior y me doy cuenta de que cada día aprendo algo distinto que se vuelca en los libros.

Contrato con Dios, tu siguiente novela, cubre un tema apasionante, ambientado en el desierto de Jordania, con unos componentes que bien podrían servir para una superproducción cinematográfica. ¿Te han hecho alguna propuesta?

—Sí, tenemos un proyecto en marcha que está en fase de preproducción, ahora toca cruzar los dedos y que consigan armar un buen equipo de profesionales. Me hace mucha ilusión ver la novela trasladada a la gran pantalla.

—Tu tercera novela,
 El emblema del traidor, merecedora del VII Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2008, también tiene un componente de la época nazi, ¿crees que aún hay mucho que contar de ese período?

—Creo que nunca terminaremos de hablar de la época nazi porque es el momento en que como seres humanos raspamos el fondo del barril, y lo que
 encontramos es repugnante. Es necesario y bueno que se sigan ambientando novelas en esa época para no perder nunca de vista hasta dónde nos pueden llevar los extremismos. Estamos a tan solo un pequeño empujón de repetir esa situación, incluso hoy en día. Llevamos tres años de crisis y aquí en España ya hay voces reclamando a gritos la expulsión de los inmigrantes que roban el trabajo de los españoles. Danos veinte años de crisis como tuvieron los alemanes y verías cómo empezaríamos a pasar magrebíes por las cámaras de gas. Tristemente el ser humano es muy predecible.

—¿Cuánto tiempo te toma dar forma mental al tema de una novela?

—Hasta ahora me ha pasado lo mismo con mis cuatro novelas (tres publicadas y en la que estoy trabajando). Una
 noche me viene una idea, un tema que me sacude con un golpe de inspiración y me desvela.  A partir del día siguiente me pongo a buscar documentación, proceso que lleva seis o siete meses. Y luego otros diez para escribirla. En esta última estoy tardando más porque es bastante más compleja, al ser una novela histórica ambientada en el siglo XVI.

—¿Crees que una novela con un buen tema pero mal escrita o deficientemente escrita pueda llegar a publicarse?

—Podría ser que ocurriese, si los editores que leen el primer manuscrito son lo bastante valientes como para coger al autor por las orejas, decirle que es muy mala pero que tiene posibilidades. En nuestro país tenemos un caso muy reciente, de un autor de novelas históricas que en su primer trabajo presentó un manuscrito infumable, de 1200 páginas. Pero alguien vio ahí algo, y acabó siendo uno de los mayores éxitos de los últimos años. No cito el nombre para proteger las fuentes.


—¿Desde qué edad escribes?

—Desde los cinco años, dicen mis padres. Haciéndolo en serio y con consciencia de ello, desde los 16.


—¿Cómo pasas el tiempo libre?, si lo tienes, ¿ qué es
 lo que más te satisface hacer aparte de escribir?  


—Tiempo libre
 tengo poco porque debo dedicarlo a mis dos hijos. Pero mis aficiones favoritas son el cine, los libros y los cómics, obviamente. Claro que con esas actividades no es como si realmente dejase de trabajar, porque todas ellas te acaban llevando a tus propias historias. La única afición que se aleja un poco de eso es la fotografía, que puedo practicar mucho menos de lo que me gustaría. 


—¿Te sigue gustando firmar autógrafos?

—Me encanta dedicar libros, y cuanto más manoseados mejor. Sobre todo a los chavales de 15 o 16 años, que es la edad a la que los escritores deciden serlo. Me tomo mi tiempo con cada lector y les suelo dar mi correo electrónico para que me cuenten qué les pareció. Se aprende muchísimo de los comentarios de la gente, y suele ser un intercambio maravilloso.

—La fama tiene un precio, generalmente es la tranquilidad. ¿Te molesta que te reconozcan en público?

—No te creas que ocurre mucho, tengo una cara bastante corriente. En las librerías sin embargo sí que me pasa, incluso en las de los aeropuertos. Supongo que la gente no me reconoce si no me ve rodeado de libros, y yo a mí
 mismo tampoco.

—¿Cuál consideras que es la parte más difícil en
 la ejecución de una novela, el inicio, la trama, los personajes, el final?

—Depende de cada historia. Para mí suele ser el segundo acto, que es normalmente donde más pelotas tienes en el aire y tienes que hacer que circulen a gran velocidad
 sin que se te caiga ninguna. En el caso concreto de la novela que estoy escribiendo ahora, lo más difícil fue conciliar la documentación con una trama sencilla y directa. Y también dar con el lenguaje adecuado. No me gustan los autores que intentan recrear el lenguaje del XVI cuando escriben sobre aquellos tiempos. Sería lo mismo que escribir en inglés cuando escribes el diálogo de un personaje nacido en Londres. No tiene sentido. Aunque parezca mentira, lo raro es escribir con un lenguaje moderno y directo después de leer decenas de libros del Siglo de Oro. Vive Dios que esa parla pégase como las moscas.

—Vivimos una época en la que es muy fácil tener acceso a una editorial, por lo tanto existen muchos escritores que desean
 publicar. Te voy a hacer la pregunta del millón: ¿Cuáles crees tú que son los requisitos para llegar a publicar?


—Escribe todos los días, lee todos los días, no dejes de intentarlo y espera lo mejor. No hay más. Por desgracia el primer libro que escribimos suele ser una auténtica basura, y te lo digo yo que perpetré tres de esas basuras antes de escribir mi primera novela. Eran malas, malísimas. Pero todas me sirvieron para algo: aprender. Hoy ya no existen, las destruí. No fuera a ser que algún desaprensivo se las encontrase cuando me muera. Resumiendo, no hay que tener miedo al rechazo, ni entristecernos por las negativas. A todos nos han rechazado manuscritos al principio, el problema es que muchos autores noveles se frustran pensando que no valen y no siguen intentándolo.


—Y como esta entrevista se publica en una revista literaria en la que participan muchos aspirantes a escritores, me gustaría que les dieras unos tips, algún secreto, un sortilegio, lo que sea, para que aquellos que desean ver su obra en las vidrieras de las librerías puedan cumplir su sueño.

—Bueno, pero no se lo contéis a nadie. Lo primero es que leas lo que escribes en voz alta. Si te sale algo del estilo "El despertar primoroso del sol encontró a Lucinda tendida en el lecho con sus brillantes ojos abiertos, como dos esmeraldas enterradas en la oscuridad del asfixiante cuarto", tenemos un problema. Y sobre todo procura usar pocos adjetivos, frases más cortas, menos narrativa y más diálogo. Eso siempre es aplicable, hayas publicado o no. Estudia también las novelas de éxito, y entiende qué las hace funcionar. Cómo son sus esquemas narrativos, qué es lo que hace que vibremos con sus historias. No caigas en el victimismo de pensar que novelas como
 La Sombra del Viento o El Tiempo entre Costuras son fruto del marketing o los intereses editoriales, porque no es cierto. En ninguna de las dos se puso un duro en publicidad y han vendido millones de copias. Y por último, y lo más importante: decide para quién vas a escribir. Si es para tu mamá ("Mira mi hijo, qué cosas más bonitas que escribe sobre el espíritu de las golondrinas") o para hacer felices a muchos lectores escribiendo las historias que no se han contado nunca.

—No sabes cómo agradezco esta entrevista, Juan, sé que estás pasando por momentos familiares muy difíciles, lo cual demuestra la gran calidad humana que posees.

—Lo mismo digo Blanca, un abrazo muy grande para ti y los tuyos, que
  que son momentos duros también.



Muchas gracias por la oportunidad, Juan, eres increíble.






Otras Voces (Alfaguara, 1996), coautor
Espía de Dios (Roca Editorial, 2006)
Contrato con Dios (El Andén, 2007)
El emblema del traidor (Plaza & Janés, 2008)
La leyenda del ladrón, (Planeta, 2012)