sábado, 1 de octubre de 2011

Entre publicar o ser escogido...

Isabell Allende

Ahora no hay obstáculos para publicar, pues con la tecnología llevada a la edición que ofrece Kindle, cualquiera puede hacerlo.  Claro que antes también cualquiera podía hacerlo a través de ciertas páginas de pago como Lulu, Bubok o tantas editoriales de autopublicación como existen en la red. O a través de las propias páginas webs de los autores, quienes ofrecen sus obras a bajo precio y hasta gratis. Por supuesto, me estoy refiriendo a los autores que no han logrado ingresar al tan ansiado mundo editorial.

Pero aún en el caso de aquellos que, como yo, han logrado publicar por la vía regular, el panorama no es muy halagüeño.  Un libro tiene una vida muy corta una vez sale a la venta aunque la distribuidora sea la mejor del mercado. A una media de cuarenta títulos nuevos diarios que inundan las librerías léase: hoy en día, no hace dos años; no existe espacio físico que soporte más de dos meses una obra.  Con suerte puede perdurar unos meses más si el autor se dedica en cuerpo, alma y corazón, en desmedro de lo que realmente le da para comer, a presentar sus libros en cada feria, reunión, o presentación que él mismo se las ingenia en crear o que la editorial organice.  Demasiado trabajo para hacer que un libro no se olvide.

Blanca Miosi
En mi caso la situación es peor.  Al vivir al otro lado del Atlántico, jamás he podido asistir a una presentación de mis libros, ni he firmado autógrafos o dedicatorias, ni he visto colas kilométricas en espera de mi rúbrica, como sucede con los autores que conozco, compañeros de blogs que han tenido la suerte de tener legiones de admiradores.  Mis libros se han vendido por la magia de quién sabe qué.  Y aún ahora me asombra recibir cartas de personas que me escriben después de haber buscado mi nombre en San Google.

Muchos son los cambios que ha ocasionado Amazon, puedo hablar sin pecar de ligereza que es toda una revolución donde, como siempre, descollarán los que tengan mayor calidad.

Sin embargo, leí hace poco un comentario en Facebook que decía: «publicar en Amazon es lo último que yo haría, no te lo recomiendo…»  ¿A cuenta de qué esta acotación? Señores: no todo lo que se publica en Amazon es despreciable, como quiso dar a entender esta persona. Pero sería bueno tener en cuenta algunas pautas:
Steven Spielberg

He notado que los lectores no discriminan a la hora de comprar en Amazon si el autor ha publicado por alguna editorial o no.  Es lo que menos les interesa. El lector común y corriente, el que lee y acostumbra comprar libros nunca se fija en esos detalles.  Toma más en cuenta la portada, el título y la sinopsis.  También existe el tipo de lector que se deja llevar por lo que está de moda o lo que está leyendo algún amigo, y es su criterio de compra.

Dan Brown
Pero no nos engañemos.  Así como la mayoría de los espectadores prefieren las películas o series made in Hollywood porque la industria los ha acostumbrado a ciertos parámetros, como movimiento de cámara, diálogos, acción, temas interesantes o dramas dignos de un Oscar, ocurre también en la lectura. Una especie de control de calidad que necesariamente no tiene que llevar a la excelencia, sino a lo que el público está acostumbrado a ver o leer.  Y hablo de la generalidad.  No me estoy refiriendo al público culto, al amante del séptimo arte, o a los eruditos críticos de libros que prefieren leer a Proust que a Ken Follet.  Es la diferencia entre un Woody Allen y un Steven Spielberg.  Al primero todos lo admiran, pero al segundo lo ven.  Pero una Warner Bros o una Columbia Pictures gasta millones en lograr que sus películas ocupen los primeros lugares de taquilla, mientras que los cineastas independientes trabajan con lo que pueden.  Y algunas veces superan a las grandes superproducciones.  Pero para ser sinceros, ocurre pocas veces, como sucede en el mundo de los libros.

Tenemos una herramienta a la mano que es Amazon.  No la desperdiciemos publicando cualquier cosa. Debemos respeto a los lectores, que, a la larga, debido a esos parámetros de los que hablé líneas arriba irán degustando el menú para quedarse con lo mejorcito.  Un lector acostumbrado a una lectura de cierto nivel tiene ciertos “tips” incrustados de manera subconsciente en el cerebro que hará que su degustación vaya dejando de lado autores y libros que no cumplan con el mínimo requerido para formar parte del plato principal.

Nunca ha sido fácil ser escritor.  Y aunque ahora parezca que sí lo es, sigue siendo difícil llegar a serlo con relativo éxito.  

¡Hasta la próxima, amigos!

B. Miosi

43 comentarios:

  1. Un comentario en mi blog alababa la democratización de la lectura que suponía Amazon, sin tener en cuenta que ahora, sin el filtro de agentes y editoriales, abundará más la mediocridad. Pero eso es también responsabilidad de cada uno. Yo, de momento, entro en Amazon a por libros de amigos (editados o no) que ya no están en las librerías. En ese sentido, te doy toda la razón. Influye además el menor precio y la disponibilidad inmediata. Y yo espero y deseo que tus libros tengan una gran acogida en Amazon (las colas serán virtuales, pero también las habrá). Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Blanca,
    Excelente reflexión sobre el presente y el futuro de la publicación. Debería servir para, por un lado que escritores y lectores no entiendan la publicación digital como un canal secundario o de "serie B" ni dejen que se convierta en ello, y por otro lado para que las editoriales comprendan donde se halla el futuro y tomen definitivamente posiciones.
    Aún así, si ese el porvenir del libro, lamentaré no poder coleccionar un buen ejemplar en la librería de mi casa, a menos que haya quien ofrezca a buen precio la posibilidad de imprimir desde el ebook a modo de trofeo aquel título que te cautivó.

    ResponderEliminar
  3. Nunca estaremos excentos de los envidiosos Blanca.y me parece que por ahí viene la cosa,desprestigiar alque no le da cabida,es más fácil que pelear por ser alguien !!
    besos de luz!

    ResponderEliminar
  4. La democratización de la lectura no necesariamente equivale a medir con un rasero mínimo lo que allí se publique. Creo en los lectores. La gente que lee suele diferenciar, y me parece que aunque ahora todos tenemos iguales posibilidades de publicar, las probabilidades de descollar siguen siendo las mismas.

    Muchas gracias por tus buenos deseos, Magnus, yo también me haré a la idea, y transformaré los ejemplares vendidos que aparecen en mis reportes en largas colas en espera de firma, ja, ja!

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  5. Hola Xavier,
    No creo que, como piensan algunos, el libro en su versión de papel desaparezca. Hay todavía y lo seguirá habiendo, un sector bastante amplio y bien enraizado de lectores que prefieren el papel. (Yo me cuento entre ellos) aunque tenga un Kindle y sepa que tengo al alcance de un clic varios millones de libros de dónde escoger. Pero debemos dar paso a la tecnología e ir aceptando lo nuevo para no quedarnos rezagados. Los libros de papel seguirán vendiéndose, tal vez su precio se eleve por tratarse de un producto "natural" o escaso... aún es muy temprano para saberlo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Bárbara!

    Fue un comentario que leí en un muro que no es el mío ni se refería a mis obras, pero me hizo reflexionar. ¿Por qué alguien podría pensar que publicar en Amazon es algo así como las serie B de los libros, como dice Xavier?

    Hoy por hoy están los grandes autores, tanto los best sellers como los clásicos, y la verdad, es una pasada que el libro de una esté arriba de un clásico como Los tres Mosqueteros, por ejemplo...

    Gracias por tu visita, querida amiga!

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Una entrada para la reflexión, Blanca.
    Yo soy reticente a los cambios, aunque al final entre en ellos, por eso todavia me cuesta aceptar todo esto del libro digital, Amazon y esas cosas...donde esté un buen libro con sus cubiertas y sus hojas...
    Pero supongo que al final se impondrá.
    Asi que hablo un poco por hablar.
    Personalmente me parece peligroso que todo se pueda publicar. Creo que es cierto que muchos recurren a estos medios cuando ya han sido rechazados muchas veces por editoriales convencionales, y aunque ya sabemos que no solo la calidad juega a la hora de que te publiquen, algo pasará cuando te rechazan una y otra vez.
    Hoy por hoy, no confio mucho en estos medios y sigo prefieriendo acercarme a la libreria.
    Imagino que con el tiempo irán apareciendo tambien ciertos filtros de calidad y opiniones fiables.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Precisamente eso mismo comentaba yo hace un par de semanas. Tienes mucha razón, Blanca. Y desde luego en Amazon hay de todo y el público tendrá que discriminar, pero hay mucho bueno. En realidad, casi todo está en Amazon, desde clásicos a novedades, pasando por libros como los nuestros que se editaron hace tiempo y que la vorágine actual los ha sacado de las librerías cuando aún merecían un hueco.
    Respecto a las presentaciones, no creo que te sirva de consuelo, pero incluso estando aquí las presentaciones a las que se acude son pocas, salvo que estés en una gran editorial. La crisis también ha reducido los gastos en promoción.
    Y no creo que el libro digital elimine por completo el libro en papel. Lo lógico será una coexistencia pacífica de ambos, inclinándose por uno u otro en función de las necesidades. Será bueno mantener una biblioteca en papel con aquello que queramos conservar, porque los dispositivos electrónicos son inestables y podría uno perder su biblioteca en un segundo.
    Como dice Xavier, de serie B nada

    ResponderEliminar
  9. Malube,

    Perdona, pero creo que no entiendes cómo funcionan los libros electrónicos, especialmente en Amazon. Es imposible perder un libro que hayas comprado. Lo tendrás toda la vida, en el dispositivo que quieras. No se pueden estropear ni perder, ni te los pueden robar, ni lo puedes olvidar en ninguna parte. Y se actualizan de por vida, si el autor hace cambios, o con las anotaciones de los lectores, o con muchas otras cosas.

    Si compras un libro hoy al precio actual, lo tendrás disponible toda tu vida. No está asociado a tu lector, que creo es tu confusión, esta asociado a tu cuenta de Amazon. Lo podrás leer siempre en tu móvil, pc, lector, o cualquier trasto que inventen en el futuro. Si te vas de vacaciones, por ejemplo, sin nada, y alguien te deja un pc o un móvil o lo que sea, podrás acceder a tu cuenta de Amazon y descargarte y leer cualquier libro que hayas comprado en cualquier momento de tu vida.

    De verdad que es imposible perder tu biblioteca en un segundo. Tu biblioteca descargada ilegalmente tal vez, pero aún en ese caso es fácil tener dropbox o cualquier servicio en la nube y ya está asegurada de por vida.

    ResponderEliminar
  10. Malube,

    Sé cuánto esfuerzo te ha costado publicar, a pesar de haber quedado entre los diez finalistas del Premio Planeta, lo cual habla muy bien de tu obra, pero también es triste ver cómo tanto esfuerzo solo sirve para unos pocos meses de vida, me refiero a la vida del libro.
    Como bien dice Nando, hay pocas probabilidades de perder toda una biblioteca en Internet, aunque yo no sabía que las obras que uno ya ha comprado se siguen actualizando conforme el autor lo hace o corrige, lo cual sería maravilloso, claro, pues siempre tendrías la última versión.

    He visto tu libro en histórica y está bien posesionado, empezaste con buen pie, Marta, ojalá todo siga así y aún mejor!

    ResponderEliminar
  11. Hola Nando,

    Eso que acabas de decir me parece muy bueno, pero veo que en mi caso no funciona. Yo corregí El manuscrito y La búsqueda, más que nada esta última novela para quitarle la larga sinopsis que estaba incluida en la primera parte y que no aportaba nada, sin embargo, sigo viéndola en mi kindle.

    Tal vez te haya entendido mal y las actualizaciones no se hacen de manera automática una vez que ya uno compró la novela, o algo estoy haciendo mal.

    Un saludo, amigo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que las actualizaciones en Amazon son un poco tristes todavía. En otros portales son automáticas.

    En Amazon, si un autor cambia algo, los que compren el libro se llevan la nueva versión, los que lo compraron antes, mantienen la versión antigua, que es lo que te sucede a ti, Blanca. Esto lo hacen para que mantengas las anotaciones que hayan hecho. So les escribes te cambian a la nueva versión. Son conscientes de que esto es molesto y a mí me dijeron que estaban trabajando para que las actualizaciones fueran automáticas en el futuro.

    De todos modos, hay otras actualizaciones que no tiene que ver con el autor, como las anotaciones de los lectores, que se comparten, y no las perderías con el tiempo, un libro que no se puede perder, y que te guarda lo que los lectores van comentando, señalando durante los años. Y más funcionalidades que tendrá. Ahora mismo están en una beta para que los lectores puedan comunicarse directamente con el autor a través del libro, y con otros lectores, lo que esperan sea el inicio de comunidades de lectores.

    Y de nuevo, comunidades de lectores cuyas aportaciones no se perderían jamás en la vida, le pase lo que le pase a tu dispositivo, siempre estaría todo a salvo en la cuenta de Amazon, o de quien sea, otros portales ofrecen cosas similares. Dentro de unos años será el estándar.

    Una comunidad de lectores en torno a un libro, algo a lo que renunciarán los escritores que son tan reacios a evolucionar o a publicar en digital.

    ResponderEliminar
  13. Hola Blanca.

    Aprovecho el fin de semana para aportar desde el otro ángulo de la visión.

    Me considero lectora empedernida, fanática de las mentes hábiles y fantasiosas como las suyas. Mensualmente reservo algo de 200 nuevos soles para mis lecturas, lo que me lleva a obtener 3 libros mensuales,aproximadamente.

    En estos momentos tengo entre mis manos "El secreto de los 4 Ángeles" de Marcello Simoni. Si debo clasificarme entre los tipos de lectores, en primer lugar reconozco que clasifico por Sinopsis, luego siempre viene bien encontrar algún nuevo libro por recomendación, pero eso sí, debo aclarar que hace varios años dejé de comprar por presentación (calidad de papel, carátula o diseño gráfico) pues grandes tropiezos encontré al hacerlo.

    Analizando entonces lo de los libros electronicos y desde mi muy particular opinión.
    Creo que es una alternativa cómoda para quienes necesitamos llegar a nuestros autores favoritos y los tenemos lejos. De hecho creo tambien que es un aliento para el autor el saber la opinión sincera de sus lectores. Pero eso si. Nunca superará la experiencia de leer un cálido libro al lado del velador en una noche de tormenta. Nunca.

    Por tanto, primero leería las obras de forma virtual, para luego comprarlas físicamente.Pero eso es sólo en mi caso. Los amantes de las laptops deben estar dando brincos por la facilidad de obtener cuentas vitalicias con lo mejor de las colecciones en ellas.

    Yo creo que con los avances el ganador absoluto siempre será el público lector.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo estoy de acuerdo con Paneba en que el ganador absoluto siempre será el público lector.

    Los libros electrónicos están pensados para leerse en un lector de tinta electrónica, no en un ladtop. De hecho hasta que no surgió ese invento no se extendieron, y ladtops había desde hace muchos años.

    Yo creo que la experiencia de leer un cálido libro al lado del velador en una noche de tormenta, se puede superar por la expariencia de leer un libro electrónico, más barato, en un lector de tinta electrónica, que pesa menos, escogiendo el tamaño de letra que más te convenga, compartiendo la experiencia con el escritor y con otros lectores, pudiendo leer la siguiente parte, u otro libro del escritor nada más terminar, sin alejarte del velador...

    Es cuestión de gustos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Blanca amiga mía buen post reflexivo. El mundo de las editoriales y de los escritores es un mundo aparte hay mucha competencia e intereses de mercado en el mundo de las letras es una ruleta rusa.

    Besos de MA.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Nando por hacer mención a mi respuesta.

    Como público lector es una alegría saber que cuanto mayores sean los avances, mayores serán las ganancias.

    También aprovecho y pido disculpas por mi precariedad cibernética. A pesar de los años aún suelo coleccionar pequeñas rosas o pétalos perfumados entre las paginas de los libros o de lo contrario, vivo apreciando los gráciles diseños de los separadores de hoja de colección.
    Aunque debería ser consiente y decidir no leer más en papel, por el bien del planeta, entiendo que es cuestión de tiempo.

    Además si como lectores abrimos las posibilidades de dar un cambio a lo conocido entenderemos que debe ser fascinante tener la facilidad de cambiar el tamaño de las letras sus diseños y dejando comentarios de nuestras apreciaciones, marcando un antes y después en la experiencia de leer. Supongo que como todo en la tierra debemos adaptarnos. Disfrutare entonces de las últimas generaciones en masa de los libros en papel.

    PD: Cambié mi Nickname de Paneba a Pami, así Blanca puede reconocerme.

    ResponderEliminar
  17. ¿sabes una cosa Blanca? Tengo dos libros tuyos en casa y ¡me encantaría que no nos separara el charco y tener la posibilidad de que me los firmaras! y además.... soy de las de libros en papel, tienen más encanto. Un besote

    ResponderEliminar
  18. No estoy en absoluto nada de acuerdo con el comentario que leíste en Facebook,Blanca. Soy de la opinión de que lo importante es leer, sea lo que sea y sea como sea, a través de papel o de ebook. Tengo los dos medios, y no creo que uno se imponga al otro, sino que se complementarán, porque siempre existirán fetichistas del libro impreso, como yo, por ejemplo, a los que además les gusta leer atodas horas y en cualquier lugar un ebook. Amazon me parece un medio tan digno o más que muchas editoriales tradicionales que sólo publican basura. El caso, ya digo, es promocionar la lectura y a los buenos autores, entre los cuales estás, por supuesto.
    No existe filtro de agentes y editoriales. Esos se ocupan de vender libros como el que vende repollos. El único filtro de verdad es la obra bien escrita, el boca a boca de los lectores, y algunas críticas en revistas especializadas. Eso es lo que me empuja a mí a comprar, ya sea en una librería, en Amazon, o en cualquier otro lugar. No hay gurús, ni sectas, ni multinacionales que se ocupen de los que leemos. Este es un vicio insano, y el que lee de verdad rebuscará su dosis en donde sea, ya sea Amazon, Planeta, Mondadori o en los carteles con fragmentos de buena literatura en el metro de Madrid. Acudirá a Bibliotecas, a seminarios, a lo que sea, y no pienses que la vida de un libro es tan corta como nos quieren hacer creer las grandes superficies. Si vas a una librería especializada en literatura de verdad, podrás encontrar todos los libros que te gustan. En pequeñas dosis, eso sí, por problemas de distrribución, etc.

    Muy bueno el artículo, Blanca, y mi más sincera enhorabuena, ya lo sabes, por estar donde estás. "La búsqueda" o "el legado" son como los buenos vinos, ganan con el tiempo.

    ResponderEliminar
  19. Ya decía yo, Nando, por un momento pensé que mi Kindle estaba fallando o que había cometido algún error. Sabes que esto de la informática es todavía un gran misterio para mí.

    Ojalá que en un futuro cercano se puedan actualizar los libros, sería un logro fantástico.

    ResponderEliminar
  20. Hola Paneba,

    Es bueno saber que lees. No porque yo escriba o porque me hayas leído a mí, que soy una gota en el mar. Es porque la gente que lee tiene horizontes más amplios y, en general suelen tener una perspectiva interesante de la vida.

    Es evidente que la sensación táctil entre un libro electrónico y uno de papel es diferente, y podría enumerar aquí las ventajas de uno y de otro pero sería repetitiva. Yo era una a la que no le interesaba el e.book hasta que empecé a publicar en Amazon, entonces compré uno, pero tuve que ir a USA, pues aquí en Venezuela no los venden. Ni el Kindle, ni el tablet ni ninguno, por la sencilla razón de que la gente lee poco, pienso yo. Por otro lado, hay pocas librerías y no traen libros como lo hacían antes: tenemos restricciones para comprar divisas extranjeras.
    Sin embargo, te aseguro que ahora que tengo el e-book, no hay nada más reconfortante que tenerlo entre las manos en una noche de tormenta. No es para nada parecido a una laptok, grande, pesada e incómoda. Es más, yo compré accesorios como una lamparita que se engancha a la tapa para cuando se vaya la electricidad. (Que en noches de tormenta, aquí podría ocurrir)

    Por último, Pami, decirte que agradezco muchísimo tu participación y el que me hayas leído, eso no tiene precio.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  21. Querida Winnie,

    Con eso de las firmas creo que los e-books tendrán que inventarse algo. ¡No se pueden firmar! tienes razón.

    Yo también quisiera tener el privilegio de firmarte esos dos libros, Elena, ¡veamos si nuestros sueños se convierten en realidad!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  22. Nando, gracias por la información. La verdad es que creía que con los libros podía pasarte como con un PC o un disco externo, que al sufrir algún daño podía perderse la información. Me das una alegría y aún no he empezado a hacer mi biblioteca.
    Blanca, gracias por tus palabras. No sabía que estaba ya en histórica en Amazon. Es difícil catalogar el libro y las categorías en inglés no coinciden con las de libros en español.
    Pame, al final encontraremos el encanto en lo que leemos, y sumergidos en una buena historia no distinguiremos si la tinta es vegetal, mineral o electrónica.
    A Felixon quería hacerle una reflexión. Tiene mucha razón en lo que dice de agentes y editoriales, pero también las revistas especializadas se mueven por los mismos intereses y compromisos, siendo afines a esas mismas editoriales y agentes y promocionando sus obras con reseñas mientras otras no llegarán jamás a ser leídas y reseñadas.
    Bonito debate el que se ha suscitado.
    Cambié el nombre del perfil al mío propio porque ya pocos me conocen como malube. Espero que salga bien el cambio que yo tampoco soy un lince con estas cosas.

    ResponderEliminar
  23. Felixon, leyendo tus reflexiones, caigo en la cuenta de que tienes mucha razón. ¿Para quién escribe uno? obviamente para los lectores. ¿Los motivos? dar a conocer una idea, contar una historia, hacer vivir siquiera por unos días al lector en un mundo fantástico creado en nuestra imaginación.
    Ocurre que cuando empezamos a publicar y nos topamos con el mundo editorial, estos ideales se transforman. Comenzamos a pensar en términos estadísticos, en estrategias de venta, y en un poco de cosas alejadas del mundo ensoñador y mágico que es el proceso de la escritura.
    ¿Y qué es lo que nos dice ese mundo editorial? que existen los filtros, que debemos ser competitivos, que la primera página debe ser así o asá, que hay una criba que debemos pasar para llegar, y nos vemos convertidos en unos verdaderos atletas olímpicos tratando de llegar a la meta, olvidándonos en algunos casos de la verdadera esencia que nos puso en ese camino que es ESCRIBIR. Un disfrute que no tiene comparación, que no es un trabajo sino por el contrario un placer inigualable.

    El producto de todas esas horas de desvelo, pero no un desvelo en aras de terminar una novela para vender mucho y ganar mucho dinero, sino porque la pasión por la escritura es tanta, que te impide ir a dormir, es el libro que finalmente llegará a las manos a los e-books de los lectores, y nada más gratificante para uno que saber que la historia que uno ha escrito la están leyendo y les ha gustado.
    Después de todo escritor y lector no son nada más que cómplices.
    Todo eso se está perdiendo con la negativa de las editoriales a publicar por motivos de crisis o por no poder cumplir con parámetros que ellas mismas se han fijado, como: "el público no está preparado para este libro", o tantas otras respuestas raras que dan. Lo cierto es que siguen publicando, las estanterías están abarrotadas y no hay lugar para más, la vida de los libros en ellas es muy corta justamente por eso, y el criterio que utilizan para la selección de las obras se basan en la repetitividad de una fórmula de éxito que en muchas ocasiones ya han saturado al público lector.

    Todo esto se evita publicando en Amazon. Uno escribe, corrige a fondo la obra y la publica. Luego empieza otra novela. Me gusta que estemos de acuerdo.

    Y tambien me gustaría seguir, pero es mejor que te escriba un correo, ja, ja, y a eso voy, amigo.

    Un abrazo por asomarte a este rincón.

    Blanca

    ResponderEliminar
  24. Hay algo que como lectora tengo muy claro, un buen libro puede llegar de cualquier forma, a veces de la menos sospechada. Cualquier soporte es bueno si el libro es bueno, incluso si a otros les parece malo es bueno si ha sido bueno para ti y te ha aportado algo.
    Puede haber opiniones para todos los gustos según las experiencias de cada uno, pero publicar es una aventura y como aventura puede dar muchas sorpresas.
    ¡¡¡Adelante!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Ma: tienes mucha razón cuando dices que el mundo de las editoriales es como una ruleta rusa. Nada más comparativo.


    Begoña: De la forma que sea el asunto es que al que le guste la lectura, seguirá haciéndolo en cualquier formato.

    Besos a ambas!
    Blanc

    ResponderEliminar
  26. Hola Blanca, es una buena reflexión. Yo creo en la inteligencia de los lectores. Tanto si entran en Amazon como si lo hacen en una librería convencional, si compran un libro lo hacen por un motivo. A veces es porque se hace conocido por medio del marketing. Otras, por el boca a boca. Y otras, finalmente, en busca de descubrir nuevos autores, nuevas endencias... en busca de un nuevo tesoro.

    Y eso no es malo. Tener donde elegir es maravilloso. Que sean los lectores los que decidan con sus propias razones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Bueno, yo de Amazon no entiendo mucho pero considero que no es diferente a los sistemas de autopublicación tradicionales. Quiero decir que en uno u otro caso, al ser el propio autor el que decide la publicación, te puedes encontrar obras buenas o verdaderos churros, porque no hay más filtro que el deseo del escritor de ser leído.
    Esto encierra un gran peligro, y es el de ofrecer indiscriminadamente obras de mala calidad, pero lo grave es que el peligro es para el propio autor, que puede hundirse ofreciendo malos textos cuando, quizá, con un poco de paciencia, podría haberlos ofrecido buenos.
    Es todo muy complejo. Por una parte comprendo el deseo de muchos escritores de abrirse un camino que las editoriales les cierran. Están en su derecho de hacerlo porque quizá de otro modo nunca lo consigan y por supuesto que merecen darse la oportunidad de ser leídos. Yo misma, si antes estaba en contra, ahora no descarto la autopublicación. No hay autor, por muy famoso que haya llegado a ser, que en algún momento de su carrera no se haya autopublicado algo. Creo que cuando la decisión se toma, no a la ligera, sino después de años conociendo este mundillo, es síntoma de madurez literaria.
    El problema es cuando sí se toma a la ligera. Y concretamente con Amazón hay un riesgo complementario: el bajo precio de sus libros. Esto anima a más lectores a comprar, pero como lo que compren no sea bueno, ya puede el autor estar preparado para lo que le venga encima.
    Por último rompo una lanza en favor de los autores que se autopublican porque yo también he leído churros de autores a los que les publicaron editoriales, incluso famosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que en el famoso "filtro editorial" hay un error de concepto. Las editoriales "filtran" lo que piensan que puede vender porque el espacio físico es limitado, y los presupuestos también. No para ofrecer la mayor calidad, ni nada de eso.

    Si a una editorial le regalaran las tiradas las imprentas, para tener coste cero, y tuvieran estanterías infinitas, no rechazarían a nadie. ¿Por qué se iban a negar a vender un producto que a lo mejor le gusta a la gente, aunque haya otros que vendan más? No tiene sentido limitar tus opciones. De ahí viene el famoso filtro, de nada más.

    Ahora aparece un nuevo modelo en el que el espacio es infinito y el coste cero. ¿Por qué limitar el acceso a unos pocos? Es absurdo.

    Se limita el acceso a publicar tu opinión en un periódico a los columnistas, porque las páginas y el espacio son finitos, pero ¿se "filtra" quién puede escribir un blog? ¿Se filtran las paginas webs? ¿Los videos de youtube? No se hace, y es impensable que alguien no pueda publicar su blog porque otra persona/organismo juzga que no tiene calidad. La calidad la deciden los consumidores de contenidos. Hay miles de webs/blogs y eso no impide que encontremos los que nos gustan y nos parecen a nosotros de "calidad". El resto se ignoran.

    ¿Por qué deberían ser las novelas diferentes? ¿Por qué se debería prohibir a alguien publicar su novela/blog/web en un modelo de espacio infinito/coste cero? Sería injusto, y la única justificación es anclarse en un modelo que dentro de unos años será obsoleto. Un modelo que se demuestra que no funciona en internet, que está lleno de intermediarios, intereses, y que tampoco garantiza ninguna calidad.

    En el futuro todos publicarán lo que quieran, crearán los blogs que les dé la gana, las webs, los videos... Como ya está pasando. Y nadie limitará eso, ni dictará lo que deben leer los demás. Lo decidirán los lectores.

    A mí, personalmente, me daría bastante XXXX enterarme de que a una persona le han denegado su blog por falta de calidad según un tercero. Si el blog es una castaña, no lo visites y punto.

    Lo mismo sucederá con los libros, por suerte. Ese famoso "filtro" dentro de veinte o treinta años se verá como una lacra del pasado, que limitaba las opciones de los lectores y de los escritores.

    ResponderEliminar
  29. Pienso que el lector no es tonto, y tarde o temprano cada escritor terminará ubicado en el sitio que le corresponde, el bueno al podio y el malo al suelo.
    Interesante nota, amiga, como todas las tuyas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Muy cierto, Blanca. Tanto en Amazon, como en la autopublicación en papel, toda la responsabilidad la tiene el escritor. Así que no nos queda otra que ser rigusos con nuestro trabajo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  31. Creo que has dado en el clavo, Maribel, aunque también le doy la razón a Nando. ¿Sabes por qué?
    Porque me consta que tú eres una escritora muy buena. Por arriba del promedio, tanto así que has quedado finalista en premios internacionales muy conocidos, prácticamente en mano a mano con la ganadora y porque te he leído y sé lo bien que escribes. Ahora me pregunto: ¿Por qué no has podido publicar novelas?
    Sé que tus publicaciones han sido cuentos y un libro exitoso, un manual para la gente que requiere consejos jurídicos, que se está vendiendo también en México, pero las novelas no han corrido con la misma suerte.
    ¿Qué tanto filtro editorial se requiere para publicar una buena novela bien escrita? Creo que más que filtros para saber si la novela es buena o mala, es para saber en qué género encaja y qué público pudiera comprarla. Si ven que no es negocio venderla dirán que es un asunto de crisis.
    El caso de Nando es muy claro. Después de su éxito en Amazon hay varias editoriales tras él, pues se dieron cuenta de que lo que escribe vende. Igual ocurre con Xavier Jiménez Sasieta y su novela El acontecimiento, publicada en Amazon porque no había editorial interesada, pero después de su exitazo en Amazon ya firmó con una buena editorial.

    Creo que Amazon puede ser una puerta de entrada al mundo editorial para los que desean publicar en papel y de manera tradicional, de eso hay pruebas hasta en casos de escritores de Estados Unidos inicialmente rechazados por editoriales. No siempre ese "filtro" es efectivo, Maribel, en lo que sí ayuda, y debo reconocerlo es en la edición final, que según cuenta Xavier, tuvo que trabajar bastante con la editorial antes del lanzamiento.

    Pero es un paso que lo dan hasta los escritores más avezados, sin ir más lejos García Márquez siempre dice que si no fuese por los correctores editoriales sus obras saldrían con muchos errores ya difíciles de ver para él.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  32. Claro, Antony, cada lector encontrará su nivel promedio en medio tantos lectores, porque afortunadamente para todos existe un tipo de lector.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  33. Es lo que digo en la entrada a tema: Los escritores hoy más que nunca tenemos la responsabilidad de que nuestra obra salga lo mejor posible.

    Gracias por participar, Alejandro!

    ResponderEliminar
  34. Yo también estoy de acuerdo con Nando, Blanca, y sé que el "filtro editorial" ni es infalible ni se mueve en ocasiones por normas de calidad. Estoy de acuerdo con él en que dentro de unos años hablaremos de esto como de algo residual, y el famoso "filtro" será el de los lectores, el del público en general. Ellos mandan, y si no mandan ahora es porque no les dejan, pero cuando exista una plena libertad de publicación, los lectores "elegirán" a los escritores que valen o a las obras que valen.
    Quería añadir que, si bien no he publicado novelas para adultos (que todo llegará), sí se ha abierto una puerta importante para mí en el género infantil y juvenil, con una novela ya publicada, que en breve saldrá al mercado en valenciano (segunda lengua oficial de mi comunidad autónoma), otra en puertas, y dos más (en este caso poemarios para niños) en preparación, y uno de ellos fichado por una editorial de Ecuador.
    También añado, y sería un tema interesanta para tratar, que concretamente una novela importante para mí, una novela que fue finalista de un prestigioso premio, no se ha publicado ya porque yo no he querido. Tengo el contrato firmado por el editor encima de mi mesa desde el mes de julio (hablo de una editorial importante), y sus condiciones, no es que sean abusivas, es que son rastreras. Intenté negociarlo y la respuesta fue que "no hacen distinciones con nadie y que todos los autores firman". Pues yo no estoy dispuesta a que me chuleen. Quiero publicar, claro que sí, pero no a cualquier precio. Un tema importante: los contratos basura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Admirable, lo tuyo, Maribel, me gusta que una editorial esté a la espera de tu decisión, y te felicito por tu ecuanimidad, porque no te has precipitado a firmar cualquier cosa, lo que ocurre en la mayoría de los casos cuando se es novato en el tema.

    Sea lo que elijas, estoy a la espera de esa novela a la que le tengo ganas desde que relataste en tu blog lo del premio, con esa narrativa exquisita que te caracteriza.

    Hasta preferiría que fuese por Amazon, porque de otro modo dudo mucho que llegue por estos lares!

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  36. ¡Lola! creí que te había contestado, seguro que lo hice y mis dedos me jugaron una mala pasada...

    Creo que habrá que esperar para saber cuáles son los resultados, amiga, esto es muy nuevo, tanto para escritores como para lectores en español. Pero de que algo cambió, cambió, y espero que sea para mejorar.

    La calidad se irá decantando sola, Lola, y así como hay pésimas novelas en papel, también las habrá en digital.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  37. Interesantísimo debate el que se ha planteado tras tu magnífica entrada, Blanca!! Llego casi el último pero también quiero dejar mis impresiones.

    Lo de los filtros editoriales no es la panacea, ya lo sabemos. Todos conocemos casos de novelas infumables que están publicadas, incluso con faltas de ortografía, puntuación y errores graves de maquetación. O famosos de medio pelo que escriben o les escriben poco más de cien páginas y lo venden como la novela del siglo. Lo malo es que el marketing promocional les hace vender miles de libros.

    Luego hay casos, y conozco unos cuantos, de escritores a los que agencias y editoriales tienen meses mareando la perdiz sin dejarte ir a la competencia, pero sin contratarte tampoco. Te tienen en el limbo y te sueltan que no tienen tiempo ni dinero para invertir en ti, que tu novela es buena pero la época muy mala, que si la crisis, etc. Hay escritores que han tenido suerte de pasar esos famosos filtros y otros que se han quedado a las puertas por múltiples razones. Y no por eso son mejores o peores ni unos ni otros.

    Creo que es cierto que los lectores tendrán la última palabra. En España siempre ha estado muy mal visto lo de la autopublicación o publicar con empresas de autoedición. La cultura del "hazlo tú mismo" es diferente en Estados Unidos y lo estoy comprobando tras la llegada a Amazon de mi libro. La gran mayoría de ventas las estoy teniendo en USA, aparte de España, y allí nadie me conoce. Sé que puedo mejorar, claro, y la ayuda de agentes o editoriales en ese sentido es fundamental, pero mientras tanto uno puede ir trabajando en sus propios proyectos y sacarlos adelante.

    El lector no es tonto y si algo le gusta va a por ello, sin fijarse si el escritor tiene tropecientos premios o ha publicado con x editoriales. Los precios razonables también son típicos, pero es que pagar 15 euros por un ebook en Libranda es una auténtica barbaridad y una tomadura de pelo para el usuario.

    Por supuesto que todos queremos ver publicadas nuestras obras en papel, pero no a cualquier precio. Sabía lo de Nando y ahora me entero de lo de Maribel, y yo les aplaudo. En estos últimos días una eidtorial ha contactado conmigo preguntándome por mis novelas, pero tengo claro que no firmaría bajo cualquier circunstancia. Antes quizás sí, pero ahora las tornas han cambiado y conozco mejor como está funcionando el mercado digital.

    Se presentan unos meses apasionantes, veremos lo que nos depara el futuro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Hola Blanca,

    Vaya debate ha generado tu entrada, y desde luego no es para menos.
    Estoy con Armando, las editoriales han estado hasta ahora manejando toda la cúpula de escritores a su antojo. Que si espera, que no son buenos tiempos pese a comerte la cabeza de que tu novela es muy buena. Pero tampoco te dejan ir con tu original a otra editorial no vaya a ser que allí triunfes... y así ni comen ni dejan comer. Creo la era digital para la industria editorial está llegando además con muchísima fuerza, y es ahora cuando los editores están viendo sus raíces quedarse sin agua y terminaran por secarse si no ponen remedio y rápido; así que, o toman medidas o el árbol caerá, sin duda.

    Respecto a las novelas subidas a Amazon pienso que cada autor es consciente de la calidad de su novela, pero hay que ser honesto y no subir cualquier cosa. Simplemente por respeto a los lectores, aunque éstos no son tontos y no tragarán con mediocridades.

    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  39. Armando, es lo que no comprendo de la editoriales, ese dejar transcurrir el tiempo sin contestar directamente si publicarán o no. Dicen que es porque no les da tiempo para leer todo lo que les envían y puede que tengan razón.

    Por experiencia sé que si no te contestan máximo en quince días, es porque no les interesa la novela. Al menos en mi caso fue así. La contestación fue rápida. Y en las dos ocasiones tuve suerte.

    Pero también es verdad que Roca tuvo varios meses El legado y cuando otra editorial decidió publicarla fue cuando se pusieron las pilas, pero ya era tarde.

    Creo que esa desidia es la que ha hecho que muchos escritores cansados de una larga e infructuosa espera que puede hacerles perder otras oportunidades se hayan decidido por publicar en Amazon. Si la obra es buena, tendrá sus lectores, si es mediocre tendrá sus respectivos resultados.

    Afortunadamente hay miles o millones de lectores y cada día se irán sumando más a este nuevo formato. ¡Y hay gustos para todos!

    Gracias por tu participación, Armando,

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  40. Mián, estoy de acuerdo contigo. Debemos ser honestos y repasar concienzudamente lo que publicamos, me he dado con sorpresas muy desagradables en algunas novelas solo al leer la muestra, que son un par de capítulos. Ya en la primera página había falta de acentos. Así no puede ser.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  41. Muy acertado el comentario, Blanca, concuerdo completamente. Es cierto que ahora mismo Amazon es una herramienta muy potente, pero se corre el riesgo de masificarla de mediocridad con el consiguiente peligro de que pierda interés para los que buscan calidad.
    Se me ocurre, eso sí, que si acostumbramos a dejar comentarios sobre lo que compramos y leemos de allí, los siguientes lectores tendrán unas nociones y de ese modo se podrán dejar de lado obras infumables.
    Un abrazo, compañera en la distancia.

    ResponderEliminar
  42. Hola Jesús, precisamente en Amazon todo es tan interactivo que se pueden dejar comentarios, participar en foros, crear tu propia lista de favoritos y comentar en torno a ellos, y creo que los lectores que están familiarizados con Amazon leen los comentarios antes de comprar los libros.

    Lo ideal por supuesto, es que cada escritor sea lo suficientemente responsable y publique sus obras lo mejor posible.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  43. Muy interesantes los temas planteados.
    Saludos.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.