jueves, 24 de febrero de 2011

Agustín toro Solís de Ovando (Venator), Adiós, amigo

Venator
Cuando entré a Internet me zambullí en un mundo desconocido que al principio me abrumaba.  No hace mucho de ello, apenas empezaban algunas páginas; en algunos casos páginas tan interesantes como Yo Escribo, Bibliotecas Virtuales, El Recreo, hoy ya casi extintas por diversos motivos.  Tuve tropiezos, encontré que la gente que se conoce en el mundo virtual puede hacer daño, pero también hallé amistades que difícilmente hubiera podido encontrar en el mundo real.  Una de ellas, un amigo muy querido, que al principio cuestionaba el hecho de tener amigas por Internet porque "por experiencia", decía, un hombre y una mujer no podían ser amigos, ha fallecido el 17 de Febrero de este año.  Nuestra amistad se remonta a casi cinco años, y durante ese tiempo pudo comprobar que la amistad sí puede existir indiferentemente del sexo al que se pertenezca y que los lazos son tanto o más fuertes que los que unen a amistades homogéneas.  Nos unía el amor a la lectura y a la escritura. Terminó su primera novela en el 2010 y no la llegó a publicar; estaba a la espera de la respuesta de las editoriales.
Hoy deseo rendir homenaje a un gran amigo, al que no conocí y ahora sé que no conoceré en persona.


Aquí un cuento suyo que publiqué en este blog: Compulsión

El resplandor del sol de mediodía inundaba el dormitorio cuando Lorenzo despertó sobresaltado y sudoroso, con el presentimiento de que ese día le pasaría algo inesperado. Se puso la bata y fue a la cocina, necesitaba tomar un café para despabilarse. Por suerte, ya había terminado con los rituales que lo exasperaban y que mortificaban tanto a los demás; de un tiempo a esa parte, sus acciones repetitivas habían quedado de lado.   http://blancamiosiysumundo.blogspot.com/2008/04/compulsin-por-austn-toro-sols-de-ovando.html 

Su punto de vista era muy personal y profundo. Para las personas que deseen saber cuál era la percepción que él tenía de mis libros, dejo dos enlaces:

Leí la Búsqueda y no pude soltarla hasta terminar de leer la última página. No es sólo una crónica más de las desventuras de guerra, sino que refleja las vivencias y pensamientos de un ser humano, que de pronto se ve enfrentado a mundos que jamás pensó podían ocurrir.  Más

Lo primero que se me viene a la mente luego de haber disfrutado la lectura de El Legado es la facilidad de la autora para narrar y mantener el interés del lector a través de 411 páginas. Escrita en un lenguaje directo, sin rebuscamientos —aunque no trepida en usar figuras literarias para graficar situaciones, el entorno o a sus personajes—, la novela va dando forma a la fascinante saga del ilusionista circense Hermann Steinschneider...  Más

Adios, Venator, los escritos que dejaste quedarán para la posteridad. 

22 comentarios:

  1. Para mi desconocido, pero se ha ido sin irse, pues ha dejado su huella perenne en forma de letras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Blanca ...¡qué hermoso homenaje! GRacias porque algo de él queda ya al menos en mi con lo poco que nos has reseñado. Gente así...nunca se va. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Yo también he conocido a personas magníficas en internet (como tú, por ejemplo) y no las he visto en mi vida. Créeme que lo sentiría muchísimo si faltaran.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mis sentidas condolencias, amiga, y paz en la tumba de Venator.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué lástima, pero ahí has estado tú con tu homenaje. Seguro que está sonriendo...

    ResponderEliminar
  6. A traves de Internet pueden nacer grandes amistades, tambien te llevas decepciones, como en el mundo real.
    Creo recordar a Venator de El Recreo.
    Un bonito homenaje el que le dedicas.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es una triste noticia. Me ha conmovido. Cuando entré en este medio, pinchando a ciegas me encontré con muchos nombres que con el tiempo me fueron familiares. Venator fue uno de ellos. En nuestra fragilidad de humanos nunca creemos (lo sabemos) pero no creemos, que los que nos rodean un día de irán, incluso nosotros.

    Paz a Venator y como alguien comentó, él ha dejado huellas en las que perdurará
    Un abrazo para ti Blanca.

    ResponderEliminar
  8. Conmovedora noticia, Blanca.
    Y es que la vida apenas es un suspiro que acabamos de empezar a dar.
    Entrañable homenaje a Venator. Adiós compañero y amigo de las letras.

    Mis condolencias a todos sus amigos y familiares. Descanse en paz.

    Un fuerte abrazo.
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  9. Rafael Hernandezjueves, 24 febrero, 2011

    Perder a un amigo siempre es duro. Lo lamento Blanca

    ResponderEliminar
  10. Hola Blanca:
    Siento de corazón la gran pérdida de una gran persona como era tu amigo. Aunque siempre tendremos la suerte de poder recodarle a través de sus escritos.
    En internet he encontrado magnificas personas de las cuales aprendo todos los días, por desgracia con algunas no ha habido fealing, lo que más me molesta de estas personas es su soberbia, pero lo tengo claro sonrió y voy a lo mío.
    Gracias por tus palabras en mi relato, me lo he leído varias veces y me gusta mucho el resultado final. Reconozco que me cuesta mucho explicar en un escrito lo que mi cabeza piensa.
    Soy consciente que tengo que atravesar todos los días una barrera que hoy por hoy es muy difícil de superar por mi falta de estudios (Eso es una historia que no quiero contar, porque en estos momentos me deprime) Lo que si tengo claro es que no pienso darme por vencida y soy consciente que tengo que trabajar mucho…
    Un fuerte abrazo de tu amiga.
    Tessa

    ResponderEliminar
  11. Oh, qué triste noticia. Es una gran pena despedir a un amigo, créeme que lo siento. Al menos nos quedarán sus escritos, que siempre hablarán de él.

    Un abrazo y mis condolencias.

    ResponderEliminar
  12. La muerte de Agustín me trae a colación esta pregunta: ¿Cómo saber cuando uno de nosotros desaparece físicamente? solo nos comunicamos por el blog,y si escribimos un correo, éste es privado, nadie en la familia sabe quiénes son los amigos del difunto.

    Debíamos dejar instrucciones. Yo me enteré de su muerte porque no recibía respuesta a un correo que le envié hace casi un mes. Se me ocurrió preguntar a un amigo que lo conocía en persona y por suerte tenía su correo, y mi presentimiento fue cierto.

    Es triste, sí. Muchas gracias por sus notas, y por su comprensión.

    Blanca

    ResponderEliminar
  13. Yo también le recuerdo de El Recreo, pobre... un beso adonde esté.

    Besos Blanca.

    ResponderEliminar
  14. Blanca,
    Dejaste en el foro un estupendo homenaje: uno de sus cuentos.
    Triste perder para siempre a compañeros y además buenos escritores.
    Mis condolencias a todos sus amigos.
    Besos,
    Boris Rudeiko.

    ResponderEliminar
  15. ¿¿¿¿VENATOR???? Sin palabras. Yo también le conocía. Me he quedado sin palabras absolutamente, Blanca. Me acabo de enterar por tí... UFFFFFFFFFF No sé ni qué decir. Sirva mi comentario vacío de pésame a sus seres queridos y de homenaje al compañero perdido. Me he quedado chafado, de veras...

    ResponderEliminar
  16. A cuántas personas tenemos que despedir, amiga. Son de los momentos más difíciles y más duros de la vida, que hacen que nuestro corazón se vaya rompiendo a trocitos pequeñitos. Llegarán personas nuevas a nuestras vidas pero las que se fueron se llevaron su trocito y con él nuestro cariño.
    Tienes mucha razón en lo que dices sobre la amistad, que está por encima de sexo y de tantas otras cosas y, aunque no conozcamos a la persona físicamente, sí que sentimos por ella esa unión que nos convierte en verdaderos amigos.

    Descanse en Paz Venator. Y que sus escritos lleguen a mucha gente.

    Un abrazo, Blanca. Gracias por pasar por Compartiendo, sabes que en aquella "plaza" te queremos.
    Conchi

    ResponderEliminar
  17. Hola Blanca, son Carmen unas de las hijas de Agustín y queria darte las gracias por este homenaje a mi Papá. Él me habìa hablado de ti y se que tu también eras una gran amiga para él.

    un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Carmen,

    Tu papá siempre me hablaba de ustedes, no sabes cuánto significa para mí que hayas podido leer este pequeño homenaje.
    Te agradezco haber pasado por aquí y quiero que sepas que me conduelo por él y por tus sentimientos, que sé que son muy fuertes. Hago extensivo mi más sentido pésame a tus hermanas y tus abuelos, a quienes tu padre tenía siempre presentes.

    Un sentido abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. A los compañeros de blog que me han visitado estos días, quiero agradecerles por ser solidarios. Algunos de ustedes lo llegaron a conocer, otros ya no podrán hacerlo. Espero no tener que dar otra noticia así, al menos no hasta dentro de mucho tiempo...

    Muchas gracias,
    Blanca

    ResponderEliminar
  20. A mí también me has dejado sin palabras, Blanca. Me sonaba mucho el seudónimo de Venator, de varios blogs y foros, y aunque no le conocía ni había intercambiado palabra alguna con él, me uno a las condolencias para familiares y amigos.

    Un día triste, sí. Y lo que comentas de que las familias no saben casi nada de las amistades u otras historias de cada persona es algo que quizás deberíamos reflexionar todos mucho más profundamente.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Blanca, me emocionó mucho tu lindo y sentido homenaje a mi querido hermano Agustín Toro . Su partida ha sido muy dolorosa, para todos los que compartimos la vida con el , y aunque no lo conociste personalmente, si lo hiciste desde el alma, lo mejor de el...¡¡¡ Gracias Blanquita, yo sabía de ti, el siempre me contaba de tu constante apoyo tanto en el área literaria y de amistad. Un abrazo
    CATA

    ResponderEliminar
  22. Querida Cata, siento una gran emoción al recibir estos mensajes que provienen del entorno de mi querido amigo Agustín.

    Fue un compañero de tertulias literarias e intercambio de ideas y de libros, y cómo no, con el tiempo también sabíamos de nuestros problemas personales, como todos los buenos amigos lo hacen.
    Me apoyó muchísimo durante la enfermedad y muerte de mi esposo, hace apenas dos meses, y yo sabía que Agustín estaba delicado por sus recientes operaciones, pero jamás mencionó que estuviese tan mal, lo que agrega una nueva virtud a su persona. Es por eso que me duele tanto todo esto, no haber podido apoyarlo como él hizo conmigo.

    Por favor, si deseas, puedes escribirme a mi correo, blancamiosi@gmail.com, también aparece en esta misma página más abajo.

    Muchas gracias a ti por hacerte presente, es más de lo que pudiera pedir.

    Un fuerte abrazo y acepta mis condolencias como si fuera una más de la familia, por favor.

    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.