miércoles, 30 de septiembre de 2009

Y para terminar con el asunto...

Un autor que ha escrito cerca de setenta novelas y no por ello se le ha subido el humo a la cabeza, me enseñó a ser humilde. Y creo que es lo que necesitamos todos los que empezamos este duro camino que es escribir. En una entrevista que le hizo Antonio G. Iturbe hace ya algún tiempo, Alberto Vázquez Figueroa respondió a esta pregunta:

¿Y tú qué tal te llevas con los intelectuales? ¿O no te llevas?


Había un crítico que era el Papa Upa de las críticas, que se llamaba Leopoldo Azancot. Una vez vi un libro de él y lo compré. Empiezo a leerlo y en la página diecisiete dice: "Y en el silencio de la noche del pueblo del desierto, tan solo se escuchaba el resonar de los cascos de los camellos sobre el empedrado de la calle". Un momento. En primer lugar, ¿una calle del desierto empedrada?, la arena en dos minutos la habrá cubierto, pero bueno. Y segundo y principal, "los cascos de los camellos"... ¡Este tío no ha visto un camello en su vida! Ni siquiera se ha molestado en ir al zoológico a ver que los camellos tienen unas patas blandas y almohadilladas para no hundirse en la arena. "Los cascos de los camellos"... ¡tócate los cojones! Sigo adelante y dice: "En el fondo de una de las cestas que el camello llevaba a cada lado estaba escondida Fátima la cautiva". Joder, Fátima la cautiva debía de ser de ochenta centímetros, porque un camello lo máximo que puede llevar, yendo muy jodido, son treinta o cuarenta kilos a cada lado. ¡Me cago en la madre que lo parió! ¿Qué era, una mezcla de camello y elefante? Así que pensé, mira, el mejor crítico de España que se vaya muy lejos a escribir novelas y a criticar. Cuando tienes mi edad hay un momento en que llegas a la conclusión de que lo mejor es pasar de todo. Tú sabes quién eres. Yo soy así, que te gusta, pues bien. Que no te gusta, pues me da igual.

Creo que todos los que en algún momento hemos tenido la gran oportunidad de publicar pasaremos por la criba de los críticos, pseudocríticos, y lectores comunes y silvestres, a todos ellos debemos estar agradecidos porque se tomaron el trabajo de leer y desmenuzar nuestra obra, y el resultado, nos guste o no tendremos que aceptarlo. A mí las críticas a mis manuscritos me han ayudado a crecer. Y por qué no, también la de los únicos dos libros que he publicado hasta ahora. Sin embargo, cuando leo algo como lo que está escrito arriba, no puedo menos que sonreír, pues tiene mucho de verdad.

Consecuencia de mis dos entradas anteriores he recibido algunas respuestas privadas, las cuales agradezco de todo corazón, los que han preferido mantenerse al margen, los comprendo perfectamente. Hay muchos que tienen el afán de publicar y no desean desde ya verse involucrados con las herramientas que más adelante les podrían servir de plataforma.

Para todos, vaya un abrazo y creo que mi próxima entrada se la dedicaré a Chejov.

B. Miosi


P.D. Acabo de recibir esta linda sorpresa. Aquí Por favor, no empiecen a decir que sólo me gustan las buenas críticas, ¡ me fascinan! pero también acepto las malas, no con la misma felicidad, por supuesto, pero las acepto. Espero que leyendo esto puedan conocerme un poco más como persona. ¡Gracias, Conchi!

18 comentarios:

  1. Ja,ja... me ha encantado la entrada. Figueroa es un gran tipo, ja,ja,... Creo que tiene mucha razón, pero para alguien que empieza (me refiero a mí) es difícil de pasar del resto del mundo, aunque desde luego es la mejor postura.
    Pues sí, querida Blanca las críticas te hacen crecer porque como dice el proverbio: "lo que no te mata, te hace más fuerte".
    Muchos ánimos que por lo que pude apreciar en las librerías tu libro El legado va viento en popa, por lo cual me alegro mucho.
    Por cierto, leí lo que dijiste sobre mí y Chejov (y perdona que hable de mí en tus comentarios), ¿sabes? Como no leído nada de Chejov fui a la librería a buscar un libro suyo pero no encontré ninguno... ¡ahora me pica la curiosidad!
    Tú sigue así, guapa, con paso firme y mirando al frente, como una diva pasando por la alfombra Roja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Blanca...
    Mi pródiga y fecunda Blanca...

    Estoy convencido que si nuestra intelectualidad es genuina seremos nosotros mismos nuestros mejores críticos y los mas duros censores de la labor propia.

    Quienes pueden acreditar su sapiencia como para juzgarme con objetividad ???

    Quienes pueden con veracidad absoluta condenar o venerar nuestra obra ???

    Quienes poseen en don divino de la justicia como para bendecir o sentenciar nuestro talento ???


    Preguntas sin respuestas mi estimada Blanca.

    He logrado vivir del ejercicio de la literatura, vendo desde chistes, hasta felicitaciones para fechas especiales, me editaron tres libros de cuentos, figuro con mi nombre completo 13.000 veces en Internet, y en formato digital hay unas 650 poesías mias pululando por la net...

    ...las criticas no me interesan, solo atiendo al sincero respeto de aquellos que me leen.


    Y si te sirve de algo: Blanca yo admiro tu obra.

    Atte.
    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  3. Blanca, a todos nos gustan las buenas críticas, es inherente al ser humano. No tiene nada de malo. Y críticos hay de todo, ya lo sabemos.

    BESOTES GUAPA.

    ResponderEliminar
  4. Realmente lo ideal es aceptar las criticas así de bien. Dá gusto leerte Blanca...as usual. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Blanca

    Te debo una reseña de El Legado en mi bitácora, que lo leí hace ya un par de semanas... a ver si encuentro un rato que tengo ganas de comentarte tu libro :) . Hablo de todo lo que leo, así que tu novela no se va a escapar :-D.

    Con respecto a la crítica de Anika entre libros no la veo tan mala. Después de todo, no niega que la historia sea buena.

    Un saludo.

    Juan.

    P.D.: Me alegro muchísimo de que te gustara mi cuento :-). Reutilicé una ambientación de otro relato que dejé a medias.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la entrada, Blanca. Y como tú dices, no perdamos la humildad, sigamos aprendiendo, sigamos dando lo mejor de nosotros y sintámonos felices si lo que queríamos transmitir llegó, al menos, a una persona.
    Gracias por poner el enlace a mi blog. Fue un placer conocerte y leer tu libro.
    Un abrazo grande y mucha suerte!
    Conchi

    ResponderEliminar
  7. Para un crítico, el respeto hacia el prójimo es indispensable si quiere ganar reputación. Se pueden mostrar las fallas de un producto—si las tiene—, pero hay que hacerlo con tacto.

    Un beso,

    Daniel DC

    PD: esperamos la entrada de Chejov.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Vázquez Figueroa. Para él un abrazo desde casi el anonimato; gran tipo. Cuando yo lleve casi 70 novelas escritas, me gustaría pensar como él... lo digo con humor, porque con sólo una novela en el mercado, y muy lejos de ser best-seller, para mí toda crítica es valorable, aunque todo crítico también (en silencio, claro). Una novela, igual que una hija, puede ser fea, bajita, revoltosa o toda un princesita, pero la quieres y la defiendes porque es tuya, sobre críticas inquisitoriales o palabras tan dulces que empalagan.
    Si está ahí, es porque alguien pensó que debía estar.
    Un abrazo, Blanca
    Nelo

    ResponderEliminar
  9. No se puede gustar a todo el mundo. No obstante, Blanca, por lo que veo tú le gustas a mucha gente.
    Siempre te estaré agradecida por brindarte a leer mi novela, y por ofrecerte, desinteresadamente, a ayudarme con ella.
    Gracias, Blanca.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto la entrevista y lo que dice el autor.
    Como decís vos siempre tenemos que estar agradecidos de quienes nos leen mas allá de criticas buenas o malas.
    Y que bonito lo que te escribió Conchi, debes estar muy contenta. Debe sentirse muy bien que hablen así de tu libro!
    Vivo en Argentina, ¿Como hago para conseguirlo?

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, excelente forma de terminar con el asunto, Blanca. ¿Ves? Hay que llegar a la conclusión de que lo mejor es pasar de todo. Tú sabes quién eres. Eres así y a quien no le guste, pues peor para él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Los críticos hacen su trabajo, pueden ser muy buenos críticos y unos pésimos escritores.

    Claro, que hay críticas que deben de hacer mucho daño, como todo en la vida, y algunas muy malintencionadas o con un fin comercial dudoso.

    De todas maneras, creo que la mayoría de las críticas hacia ti son buenas, por algo será.

    ¡Un beso!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, chicos, chicas, son ustedes mi principal apoyo para seguir en esto.

    Dedicarse a la escritura es en buena medida una locura, pero ¡me encanta esa locura! Inventar una historia y llevarla del teclado a la pantalla, y de la pantalla a las librerías, es un proceso inigualable, satisfactorio. Pero no termina allí, hay quienes se sienten conformes con lo que has inventado, otros, en cambio, quieren que el invento sea mejor, ¡Ah! el difícil arte de engañar, llevado a la máxima potencia! con la complicidad del lector... un acto tan sublime que sólo los humanos podemos llevar a cabo.

    ¿Cómo no agradecer tantas muestras de cariño al haberme acompañado a lo largo de tantas páginas?

    Lo menos que puedo hacer es sentir respeto por mis lectores, y un profundo agradecimiento, a los que gusten de mis libros y a los que no, doblemente, por haberme soportado.

    Los que no tengan intenciones de leerme también merecen mi respeto, por su sinceridad y por sus intervenciones.

    Besos a todos!

    ResponderEliminar
  14. Blanca, voy hoy a todo correr, pero bueno, aquí estoy, disculpa mi ausencia tan larga.

    Te dejo algo en mi blog, espero que te guste

    besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  15. Como se dice en el mundo del espectaculo: que hablen de ti, aunque sea bien (porque si no hablan, no existes).
    Y de las criticas, comentarios, o lo que sea, siempre se aprende algo.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  16. Eso, Lola, aunque sea bien, ja, ja,

    Besos, Preciosa!!

    Blanca

    ResponderEliminar
  17. Eres genial.
    Si además eres escritora, el éxito está asegurado.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. Lo de genial hasta me lo puedo creer. Lo de escritora, aún no lo sé...

    Otro beso!

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.