jueves, 24 de septiembre de 2009

¿Crítica literaria o egotismo?

Antes de empezar a escribir, poco sabía acerca del mundo que rodea la edición, publicación, corrección, crítica y reseña de libros. Lo mío era escribir y lo demás pertenecía a un mundo del que no sabía su existencia.

Hoy a ocho años del día en que por primera vez tomé un bolígrafo y escribí la primera línea de mi primera novela, he descubierto que tras la industria editorial existe un submundo que se alimenta de la publicación de libros, que a su vez nutre a los autores, a las editoriales y a los distribuidores, ayudándolos en sus campañas publicitarias y al mismo tiempo proporcionando un constante quehacer dentro del mundo literario a gran cantidad de personas afines al ambiente relacionado con los libros, muchos de ellos escritores en ciernes, que prestan sus servicios ad honores, a título de colaboradores.

¿Cuál es el aporte de los colaboradores? Hacer reseñas de los libros publicados en las páginas web que cada día inundan la red, para beneficio de sus propietarios. Dichas páginas sobreviven gracias al aporte gratuito de libros que las editoriales les envían, así como a la publicidad que hacen de las grandes cadenas de librerías, llámense Casa del Libro, El Corte Inglés o cualquier otro negocio relacionado con el ramo.

En apariencia todo funciona de manera bien engranada, pero en realidad ¿qué es exactamente lo que esas páginas creen que hacen? Les diré: Crítica Literaria.

¿Y qué es exactamente la Crítica Literaria?

La crítica literaria, tal como la comprenden los maestros, es un arte de los más bellos, tan alto y tan amplio, tan distinto de la fácil anotación de errores de forma, que para ejercerla se necesita poseer además de seguros conocimientos de variado orden, criterio tolerante y superior, sensibilidad capaz de apreciar en sus matices más leves, y en sus tonos más agudos y más sordos, las emociones sutiles y las ideas delicadas.
Nada tiene que hacer la crítica literaria con la gramática. Ésta es imprescindible para la buena organización social, pues el individuo de un país civilizado que no sabe hablar bien su idioma delata una carencia de cultura tan repugnante como la del patán enriquecido que a cada momento deja asomar su rustiquez indómita. La gramática es primero asunto de educación doméstica, y luego de enseñanza escolar.
Todavía con mucha gramática puede uno ser escritor inelegante, tosco y hasta chabacano, por radical defecto del gusto, es decir, porque no posee capacidad crítica. Se pueden escribir muchas majaderías y sandeces en excelente español. Porque todo buen literato, para serlo, tiene que ejercer de censor con sus propios escritos, el trabajo de composición lo forman dos funciones simultáneas: la de concepción y la de crítica. A medida que se van fraguando los períodos, el ánimo crítico los vigila, y va desechando lo inútil, lo impropio, lo redundante. Cuando falla la censura de la obra propia, sobrevienen los tradicionales cabeceos de Homero adormecido. Tal labor la realiza incesantemente todo el que escribe, así sea una carta de etiqueta.

Por José Semprúm 1882-1931, médico y crítico literario.

El pensamiento de este insigne crítico literario es muy respetable. Diría que hasta muy bien concebido. ¿Pero quién tiene el derecho de emitir una crítica de un trabajo escrito por otro? Y no estoy hablando de reseñas o comentarios, que a fin de cuentas tienen la finalidad de hacer un resumen de la obra y exponerla al público para que éste decida si vale la pena leerla o no, sea porque esté dentro de sus gustos literarios o porque necesita saber un poco más del libro que desea comprar.

Para ejercer de crítico y decidir si una obra está bien o mal escrita se requieren más conocimientos que ser un devorador de libros, y aunque se cumplieran con todos los requisitos señalados por José Semprúm no creo que alguno tuviese derecho de decidir si un libro es bueno o es malo. Eso lo resolverá el propio lector, de acuerdo a sus parámetros, sus conocimientos, sus íntimas necesidades y muchos otros factores que probablemente se escapan de mi percepción.

Pienso que las páginas dedicadas —quiero pensar que de buena fe—, a las reseñas de libros, deben quedarse en eso: en informar al público del contenido del libro, para que éste decida si lo lee o lo deja pasar.

Por otro lado, dudo mucho que en las innumerables páginas web dedicadas al tema, existan verdaderos críticos para emitir juicios y dictaminar como lo podría haber hecho un Roland Barthes, uno de los primeros en aplicar a la crítica literaria los conceptos consecuencia del psicoanálisis, la lingüística y el estructuralismo, o el famosísimo Edgar Allan Poe, uno de los mejores críticos literarios estadounidenses, además de escritor.

Tengo varios amigos a los que aprecio mucho, que son colaboradores de portales y revistas literarias, a ellos en especial va dirigida esta entrada, para que recuerden que una reseña es diferente de una crítica, y que cuando reciban en sus manos “un tostón” como llamamos coloquialmente al libro que nos cuesta leer, se limiten a hacer un recuento del contenido, sin caer en la tentación de emitir juicio.

En lo personal creo que si leo un libro cuya trama o contenido percibo como mal planteado, lo mejor es comunicarme con el autor de manera directa y discreta, antes que someterlo al escarnio público, para lo cual hay lugares específicos, como los foros literarios que en anteriores entradas he mencionado, adonde van los escritores con la finalidad de intercambiar ideas, aprender, o emitir comentarios, y el que participe en uno sabrá que allí todo es público. Y no estoy mencionando los blogs. No se puede comparar un foro literario con un blog. Este último es poco propicio para hacer correcciones, a no ser que el propio autor lo solicite.


Una de las razones por la que los buenos críticos literarios son más escasos que los buenos poetas o novelistas es la naturaleza de egoísmo humano. Un poeta o novelista ha de aprender a ser humilde ante el tema de su escritura, que es la vida en general. Pero el asunto del crítico, el tema ante el cual debe aprender a ser humilde, está compuesto de otros escritores, es decir, de individuos humanos, y esta clase de humildad es mucho más difícil de adquirir.

H.W. Auden
Poeta y crítico literario.

50 comentarios:

  1. Hola Blanca. Es difícil criticar. Se pueden separar criterios objetivos de los que no lo son, pero no hay que olvidar que detrás de un libro hay una persona que ha puesto su empeño (incluso su alma) en dar lo mejor de sí. Así que debe hacerse con tacto y discretamente, si es posible. Y con sinceridad, imprescindible.

    Y por cierto, que he leído tu última entrevista, con Armando Rodera. Muy conseguida.

    Un saludo, a día D-2

    ResponderEliminar
  2. Puff! me has hecho pensar...¿quien tiene el poder de decir esto es bueno o malo?....cambiemoslo siempre por "esto a mi me parece bueno o me parece malo"....Y me viene esa cosa de pensar en el esfuerzo del que "pare" un libro de 200 páginas....¿qué puede esperar leer acerca de su trabajo?...Le daré una vuelta a todo esto. Besos Blanca

    ResponderEliminar
  3. Qué pedazo de entrada, Blanca...haces reflexionar. Llevo unos meses cursando Crítica Literaria y lo cierto es que me veo en la tesitura de saber personalmente del esfuerzo en escribir una obra y la crítica que se puede hacer de ello. Me veo claramente en un bando (supongo que te figuras cuál es), pero la crítica me da armas tanto para valorar mejor mis propios escritos como los de otros. Creo que siempre se debería hacer con respeto, y buscar algo bueno en cada obra, por que lo hay (aunque hubiera muchas cosas malas).

    En fin, este tema da para muchas reflexiones!!! Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Blas, gracias por tu opinión. como escritor, y en algunos casos como comentarista de libros, puedes entender ambos casos. Creo que emitir juicios de valor requiere de una especialización en el tema, y no todos están capacitados. Por otro lado, lo que puede gustar a uno puede no gustar a otro, es un mundo subjetivo, muy difícil de enfrentar.

    ¡La entrevista fue una gran acierto de nuestro amigo Armando!

    Gracias por leerla!
    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Así es Winnie.

    Creo que es preferible reseñar que criticar. Al emitir un juicio de valor acerca de un libro puedes influir en personas con poco criterio, (y algunas con mucho) pero al mismo tiempo que enjuicias una obra lo haces con los lectores que la han leído y les ha parecido un buen libro.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Martha, no sabía que estudiases Crítica Literaria. entonces debes saber la labor delicada de un crítico. Por un lado, debes ser tan buen lector como para captar los matices de la historia, por el otro, una experta en el tema que estás leyendo, de lo contrario tu crítica carecería de validez. Yo me decanto por las reseñas, en donde se hace un bosquejo de lo que se ha leído sin influir en el lector, tratando de emitir los aspectos resaltantes de la obra.

    El lector sabrá si le conviene leerla. Si el libro a nuestro parecer no es muy bueno, tal vez encuentre otro lector al que le encante, estaríamos entonces emitiendo no sólo opinión del libro sino de los lectores.

    Un asunto peliagudo.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  7. He tenido la suerte de que las críticas que he recibido han sido dadas con mucho tacto. Sí es cierto que un editor me dijo que mi novela no estaba a la altura para ser publicada, pero lo hizo dándome ánimos para continuar intentándolo en otro sitio o corregirla. En lugar de desmoralizarme, me animó pues yo pensaba que sería más cruel. También tú fuiste muy cauta en tu análisis.
    Estoy contigo en que hay muchas maneras de criticar los trabajos de otros, simplemente porque esa persona he dedicado mucho tiempo y corazón en su trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Tuviste suerte, MJesus. Ahora, el asunto se torna peliagudo cuando la crítica se hace a un libro ya publicado. Se supone que ha pasaado por varios filtros, (el agente, los lectores editoriales, el editor, y luego alguien lo lee decide que es un libro muy malo.

    Por supuesto, hablo de los libros publicados en editoriales regulares. No autoeditados.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Excelente entrada Blanca.
    Me ha gustado especialmente la defensa que haces del "tacto" hacia las obras de los demás. No puedo estar más de acuerdo. Creo que en líneas generales la gran mayoría de comentarios acerca de libros ralizados en foros, blogs y demás formas digitales, son hechos por gente "amateur". Eso no es malo ni bueno, pero debemos saber dónde estamos. Yo, cuando hablo de un libro me dedico básicamente a mostrar lo que me gusta de él, pero siempre "desde mi punto de vista" que puede ser diametralmente opuesto al de otro lector. Pero, igual que pedimos humildad entre los que escribimos, y tratamos de hacernos un hueco en este difícil sector, debemos pedir humildad para nuestros comentarios acerca de las obras de otros, por la misma razón que ha dicho Blas: porque debemos ser conscientes del enorme esfuerzo y tesón que hay detrás de un libro, y, porque detrás de un libro hay: una persona. ¿Para qué hacerle daño inútilmente? Demasiado daños nos hacemos sin justificación en esta vida.
    Otra cosa es que esa persona te pida tu consejo para mejorar, para pulir, como ocurre en Prosófagos con Esther y los relatos. ESther es una gran correctora, tiene un don especial para detectar "arrugas", a mí me encanta que me de "consejos" que cuestione mis planteamientos. Ella lo hace encantada, profesionalmente diría yo, pero es más aún, yo (y muchos otros) recibimos sus comentarios como agua de mayo, la mar de contentos. "Sarna con gusto no pica", y, además, luego queda en tu mano si le haces caso o no.
    Amén.

    ResponderEliminar
  10. Excelente, Devoust, lo que dices es cierto, en un foro se entra con la expectativa de que otros leerán tu relato y recibirás comentarios que te ayudarán a mejorar.

    Esther es una compañera servicial y utilísima para cazar errores, y se le agradece.

    Pero una crítica de un libro, hecha en un espacio público -no hablo de un relato o un borrador-, merece una lectura atenta y respetuosa.

    Un abrazo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. La crítica es inevitable. Incluso nosotros lo hacemos cuando vamos al cine y la película nos decepciona. Pero como toda profesión, dentro de la industria literaria hay personas especializadas en aportar su punto de vista.

    Los críticos que han forjado una reputación, cuidan las palabras y son directos. Su intención no es destruir la obra de un autor; aportan comentarios que benefician al lector cuando decide comprar un libro.

    Pero existen críticos que por ser escritores frustrados, arremeten contra el éxito de un autor y su obra sin aportar consejos valiosos al lector.

    El mejor crítico de un libro exitoso, es el público lector.

    Gracias Blanca por esta entrada.

    Un beso,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  12. La crítica constructiva si es necesaria y además deberían pedirla los autores si quieren mejorar, puede que el critico que lleva dentro todo autor sea demasiado exigente o flexible y una segunda mirada objetiva puede acalarar determinados puntos. Yo creo que te refieres mas bien a los críticos maliciosos y con intereses ocultos que sistemáticamente se encargan de hundir a un autor y a su obra. En el fondo percibimos una crítica positiva o constructiva, no es demoledora, aporta puntos buenos y puntos mejorables. La crítica con mala leche es detestable y desde luego para que tenga fundamento una buena critica debería haber una contacto con el autor, saber sus intenciones, lo que pretendía comunicar, su estilo... no puede haber unas reglas matemáticas para todas los libros ni tampoco dejar a la subjetividad, me cae bien o me cae mal el autor, para emitir un juicio, que en ningun caso debería ser eso, un juicio.
    Varias opiniones estarían bien como crítica, así estaría mas equilibrada. Al ser públicada pasa a ser accesible a todos y se expone a la autopsia. Al final es como el vino, me bebo el que me gusta aunque te quieran colocar otro mas caro o mas famoso.
    Me ha gustado tu entrada crítica.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que Daniel tiene razón cuando habla de los escritores frustrados.

    Entradas atrás publiqué el análisis de uno de los escriores más leídos de España: Alberto V. Figueroa, se refería a la serie de desciertos de un supuesto crítico literario con respecto a una novela del "escritor". Según él los camellos tenían cascos...

    Como crítico el hombre era infalible, pero en su propia novela ni siquiera había averiguado que los camellos tienen unas almohadillas en las patas que les permiten no enterrarse en la arena del desierto.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Marien:

    Antes de presentar una obra a una agencia o editorial la novela tiene que haber pasado por cuanta crítica sea posible. Y ésta la pide el propio autor antes de atreverse a presentarla para evaluación editorial. Una vez la novela en circulación, ya publicada, se supone que debe estar bien escrita. Si no es así, ¿de qué sirve que venga un crítico a decir que está mal escrita?

    En mi entrada hay un comentario de un crítico muy respetado, que dice que los primeros críticos literarios debemos ser los propios autores:
    "Porque todo buen literato, para serlo, tiene que ejercer de censor con sus propios escritos, el trabajo de composición lo forman dos funciones simultáneas: la de concepción y la de crítica."

    Claro, es difícil ver los propios errores, A mí me han señalado muchos, y los he agradecido de corazón.

    No digo que todas las novelas han de gustarle a todo el mundo. Pero si criticas con el afán de destruir, mejor no lo hagas.

    Un abrazo, y muchas gracias por tu aporte.

    Blanca

    ResponderEliminar
  15. El tema de las críticas literarias es complicado de tratar. Obviamente, como decís, hay gente especializada capaz de dar una crítica acertada, pero no es menos cierto que todos los críticos se basan especialmente en su propio gusto (arropado por normas establecidas, como no). Estoy de acuerdo contigo, Blanca, en que debe ser el autor quien decida si el libro merece o no la pena. Una crítica debe ser ante todo respetuosa y no pretender que su opinión sea la verdad absoluta. Nunca, bajo ningún concepto, hay que hablar de "lectores menos exigentes" (a algunos la frase os sonará). Hay que cuidar mucho la argumentación de lo que se dice y no afirmar jamás, sino opinar. Y, lo más importante, dejar muy claro que se está opinando.
    Entiendo que todo el mundo es libre de dar su opinión. Ahí no se puede hacer nada. Pero me parece moralmente reprobable que haya crític@s que se nutran con libros enviados por las editoriales para luego destrozar dicha obra. Una cosa es que el crítico se compre el libro por su cuenta, pero ya que saca un provecho, qué menos que ser respetuoso y no boicotear esa editorial que te ha cedido un ejemplar.
    Yo hace poco que estoy haciendo reseñas y entrevistas para colaborar con algunas revistas y páginas web, pero cuando opino siempre trato de ser respetuoso (porque, ante todo, soy escritor). Si la obra no me gusta, directamente no hablo de ella. Por suerte, suelo ser bastante selectivo con la literatura que leo, me llevo pocos desengaños.
    Un saludo a tus visitantes y un abrazo bien grande para ti, Blanca.

    ResponderEliminar
  16. en el ambiente en que yo me muevo, uno quiere que reseñen su libro, ni siquiera pide que digan que su libro es bueno, solo pide que lo mencionen y hablen de él en la prensa

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Blanca!

    Nunca me dejo guiar por la crítica, me dejo llevar por mis gustos o preferencias. Igual me pasa en el cine.

    Por cierto, ¿quien hace de Crítico sobre los Críticos? yo creo que los lectores que hayan leido previametne la crítica del Crítico.

    ¡Un beso!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  18. En cualquier caso, creo que una crítica se ha de considerar en función de quien la hace. Hoy, al parecer, todos somos críticos, pero muy pocos están preparados para ejercer como tales. Lo cierto es que una frase poco medida o descuidada por parte de un crítico mediático, puede vanagloriar a cierto autor o sepultarlo en el ostracismo, por lo que su crítica (artículo) debe ser medida de igual forma que un ensayo periodístico, sin perder su punto de vista ni la libertad para expresarse de la forma que estime conveniente, pero con mucho criterio y cierta neutralidad. Así, no perderemos la oportunidad de descubrir nuevos talentos que luchan cada día por abrirse camino en este difícil mundo de las letras.
    Saludos
    Nelo

    ResponderEliminar
  19. No creo en los críticos, para mí siempre están sospechados ya sea, cuando destruyen una obra, o cuando la idolatran. Todos tenemos gustos diferentes y es imposible ser objetivo, porque nosotros mismos no lo somos. Te pongo un ejemplo básico y elemental: los que escribimos en un blog y tenemos la suerte de ser leídos, en los comentarios podés apreciar la increíble variedad de interpretaciones que cada visitante le da a lo que escribiste. Porqué tengo que pensar que un crítico coincidirá en lo que el autor quiso expresar?
    El que tiene la última palabra siempre es el público. Eso no significa que tenga la razón, que haya intrepretado al autor ni nada que se le parezca. Simplemente significa que pudiste llegar a él.
    Y a fin de cuentas es lo que vale.
    Esta es mi humilde opinión.

    BESOTES BLANCA.

    ResponderEliminar
  20. Es una reflexión muy interesante la que planteas.
    Yo diría que en realidad,nadie y todos tienen derecho a criticar un libro. No creo que ningun critico "profesional" tenga una preparación tan exaustiva como para juzgar la obra de otro, que por otra parte, como toda obra de creación, puede provocar muchos juicios diferentes.
    En todo caso es el lector, como consumidor, el unico con derecho a criticar y quien sabe si una novela le gusta o no. Independientemente del juicio de los supuestos entendidos.

    ResponderEliminar
  21. Ya veo que este tema da para mucho, según "amor y libertad" lo importante es que se fijen en el libro, no importa que hablen mal de él. Bueno, son formas de enfocar el asunto, no hablaba de publicidad, aunque también una crítica cuenta.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. Hay páginas que se nutren de los libros que les envían.
    Sus seguidores que al mismo tiempo son escritores, desean quedar bien con los administradores de la página, pues tienen la esperanza de que algún día se hable de sus libros.
    Javi, has demostrado ser un batallador y sabes dar a conocer tus ideas.
    Gracias por tu participación, siempre valiosa.

    Besos,

    ResponderEliminar
  23. Miguel: Esa misma pregunta me la hago yo, ja, ja,

    gracias por pasar, amigo,
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Toda la razón, Nelo. No se espera que toda crítica sea buena, pero cuanse se hace crítica lo menos que se espera es que sea congruente.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  25. Santley, por desgracia hay muchos seguidores de los críticos.

    Gracias portu magnífica participación.

    besos!

    ResponderEliminar
  26. Lola:

    Es al lector a quien debemos respetar, en primer lugar, que se gasta sus buenos cobres para comprar un libro y leérselo. Cuando un crítico ataca a los lectores, al decir que éstos no son exigentes, ya no está haciendo una crítica al libro. El asunto pasa a mayores.

    Es lo que ocurrió con una crítica que hizo Anika de mi libro. Dijo que la había enganchado tanto, que no lo podía soltar, pero que estaba dirigido a un lector poco exigente. ¿Se habrá aludido a ella misma?

    Mi próxima entrada tratará del tema.

    ResponderEliminar
  27. Querida Blanca,
    te contaré mi caso particular. Reseño para Anika entre Libros y también doy mi opinión. Creo que como lector tengo derecho a decir si un libro me gusta o no. Por supuesto, también tengo la responsabilidad de hacerlo desde el respeto. Y creo que lo hago porque como también escribo sé lo que a un escritor le duele lo que puedan decir sobre su libro.
    También te diré que en el caso de Anika no se reseña para quedar bien con el administrador de la página: primero fui reseñada y luego reseñadora, pero cada caso es diferente. Tal vez los que colaboramos en esos portales literarios no cumplimos todos esos requisitos que según tú debe cumplir un crítico pero te aseguro que ese crítico ideal del que hablas/-an es puro ideal.Como imaginaba no estás muy contenta con la reseña que se ha hecho en ese portal de tu obra. Mi consejo es que no te lo tomes tan a pecho. No creo que Anika haya faltado al respeto a nadie al hablar de lectores poco exigentes, en todo caso es sólo una opinión: la opinión de una lectora. Todas las opiniones no pueden ser buenas, ¡qué mas quisiera una! Y tampoco creo que sea tan malo lo que se escribe de tu libro, tal vez simplemente es que no te esperabas algo así. Lo dicho, no le des más importancia de la que tiene, si es que la tiene. Un saludo y muchas letras.

    ResponderEliminar
  28. Tema interesante y complejo, Blanca, no sé si podré aportar algo nuevo.
    Para empezar te diré que el artículo de Semprum, sin quitarle su razón, me parece muy de 1882-1931. Creo que hoy las cosas se miran de otro modo.
    Una reseña y una crítica son cuestiones distintas, eso creo que lo dejas bastante claro. La reseña no deja de ser la sinopsis contada por un tercero, por una persona que ha leído la novela pero no la ha escrito. En la reseña presentas, ofreces, muestras... en la crítica criticas, y te atreves a criticar lo que no te gusta, te parece inadecuado, mal escrito o pésimo. ¿Quién tiene derecho a hacer algo así? Yo creo que en principio todo lector tiene derecho a establecer un juicio sobre lo que lee, con más razón o menos, en cualquier caso será su razón.
    Ni todas las críticas son acertadas ni todas son unas bordes, y en el fondo te puedes fiar de pocas, porque los críticos suelen pasar de amigos íntimos de los autores a enemigos manifiestos. Creo que, en cualquier caso, y por abordarlo desde otro punto de vista, el autor que decide "tirarse al ruedo", aquél que decide exponerse lanzando una obra al mercado debe estar bien curtido y cubierto de una buena coraza porque le va a llover por todos lados. En todo este mundo y submundo que aparenta ser tan fantástico también hay mucho sufrimiento y uno tiene que saber dónde se mete y sobre todo no perder la confianza en sí mismo ni en su trabajo.

    Blanca, este asunto da para un largo café y buena tertulia, jajaja... ¿Quedamos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Bruja, me alegra que te hayas dignado pasar por aquí. Sé que eres colaboradora de Anika, he leído la crítica que hiciste del libro de relatos de Víctor Morata, en su blog, por supuesto, porque la página de Anika en bastante complicada. Se debe saber lo que se busca, de lo contrario, ni soñar con encontrarlo.

    Por supuesto que debo darle importancia. Y lo mejor de todo es que en esta entrada no hago mención para nada de ese portal.
    La que hizo mención de ello fuiste tú.

    También quería decirte que la discusión no la inicié yo. No hay una palabra que haya escrito en la polémica que se generó en Anika Entre Libros. Todos los participantes fueron personas que habían leído el libro, esta entrada trata de la crítica, si te sentiste aludida, no era esa mi intención.

    ¿No darías tú importancia a una discusión que haya generado tu novela? si no es así no veo a qué debo dar importancia. (aunque como repito, no mencioné para nada el tema aquí) De todos modos, pienso poner en una próxima entrada una pequeña mención al asunto.

    Gracias por tu oportuna visita.

    ResponderEliminar
  30. Exactamente, Maribel, José Semprúm escribió esos pensamientos en esas fechas, pero no sé si de haberlo hecho en la actualidad hubiese cambiado de idea. En todo caso, están ahí.

    Es posible que existan pocos críticos literarios "puros", pero cuando se hace una crítica pienso que se debe leer con atención. La verdad, no sé cuál sea la técnica que utilizan los críticos para leer la gran cantidad de novelas que aparecen en algunas páginas, supongo que la de "Lectura Rápida" que permite al tiempo que lees digerir lo que lees.

    Y tienes razón Maribel. Cuando una se lanza al ruedo debe estar dispuesta a recibir toda clase de reseñas o críticas. Yo en ningún momento hablo a motus propio. Hablo de los críticos. Pienso que una novela se defiende sola, no debo ser yo, (que sería rídiculo) la que la defienda, en todo caso, podrían hacerlo los lectores. Lo aclaro por el comentario anterior, en el que parece que "Bruja" piensa que yo he iniciado una cruzada o algo por el estilo. Nada más lejos de mi forma de ser.

    Muchísimas gracias por tu aporte, amiga,
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  31. Permíteme sólo aclararte, Blanca, que no había leído el comentario de "Bruja" (ando con el tiempo justo y no he podido leer todos los comentarios), pero al hacerlo ahora (a raíz de tu respuesta), da la impresión de que mi intervención está algo relacionada con la suya. Desconocía que hubieran hecho una crítica de tu obra en Anika. Por una parte me ratifico en que una vez que te expones al público esto es lo normal que puede ocurrir y hay que hacer caso lo justo, y por otra te doy la razón en que tú, ni ningún autor, podéis estar defendiendo vuestra obra, la obra se defiende sola y la defienden los lectores, nada más tienes que ver los comentarios después de la crítica (que ahora ya los he leído también). El autor crea, inventa, escribe y ofrece su obra, el lector la disfruta y, a veces, algún crítico trata de destrozarla, pero creo que la fuerza de los dos primeros es superior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Querida Blanca,
    "Es lo que ocurrió con una crítica que hizo Anika de mi libro. Dijo que la había enganchado tanto, que no lo podía soltar, pero que estaba dirigido a un lector poco exigente. ¿Se habrá aludido a ella misma?" es lo que puedo leer en tu respuesta a Lola Mariné, así que sí la mencionas.
    Encontré un comentario tuyo en el blog de Cristina y se me ocurrió pasar por tu blog. He seguido las criticas que se han hecho en diferentes blogs de tu novela y me ha extrañado tu entrada. Pensaba que estarías contenta con lo que se ha dicho, con los que han hechi crítica de tu libro, así que me ha asombrado. Entonces he ido a Anika y he leído lo que ha escrito sobre tu novela.
    ¿Aludida? Simplemente todos podemos opinar aunque cuando recomiendas a la gente que NO opine sobre los libros me da la sensación de que sólo las malas críticas están contraindicadas. España es un país democrático y todo el mundo puede opinar, ¿no? De hecho tú lo haces, concretamente en esta entrada opinas sobre el trabajo de mucha gente entre la que me incluyo. Estoy covencida de que la cosa hubiera sido diferente de haberte gustado la crítica de Anika, de haber seguido la línea de todas las demás.
    No he leído la novela ni creo que vaya a leerla pero para nada por una reseña, te lo puedo asegurar. Creo que la gente tiene, tenemos criterio. Lo de que no le des importancia a la crítica te lo digo de buen rollo, igual que todo lo demás y te noto no sé si molesta es la palabra pero sí que "dignarte a parar por aquí", "oportuna visita" no me suenan muy amigables. Siento también que estés dolida y mi intención era quitarle importancia a este tema pero la elección es tuya, por supuesto.
    Y, últimas aclaraciones: me digno a pasar por muchos blogs, que no le baile el agua a sus autores no quiere decir que no los lea. Y mi visita es todo lo oportuno que puede ser darse un garbeo por el ciberespacio. Siento si te ha molestado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Te doy absolutamente toda la razón María Dolores. Disculpa si mis palabras te parecieron poco amigables, eres muy amable en visitarme y dar tu opinión, no he sabido valorarlo. Muchas gracias por tu apoyo.

    A mí sí me encantaría leer tu novela, de hecho, voy a ver si la puedo bajar de Yo Escribo, si aún está disponible, claro.

    Tienes razón, fui yo quien mencioné a Anika en una respuesta a Lola Mariné, reconozco que fue un craso error.

    Un abrazo, y bienvenida, como siempre

    Blanca

    ResponderEliminar
  34. Míralo de esta manera, mucha gente leerá la novela por curiosidad (publicidad gratis) y son muchos los que salen a defenderte. Creo que el balance final es positivo. Tú sigue haciendo lo que haces. Dos novelas y lectores fieles quieren decir algo, lo hagas bien o mal. Y no te lo tomes tan a pecho que no merece la pena. Destina tus sentimientos a lo que realmente la merece.

    ResponderEliminar
  35. Tienes razón, brujita, ya lo estaba pensando, en buena cuenta hay muchos a quienes les gustó mi novela. Me siento mejor.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  36. Hola Blanca, yo también como Mª Dolores hago reseñas para Anika.
    También soy escritora, sé el trabajo que conlleva un libro ( voy por mi tercera novela y a punto de salir la semana que viene la primera) el esfuerzo que se pone en ello.
    Pero voy a decirte una cosa: Si accedes a entrar en el mundo editorial siendo publicada no te quedará más remedio que aceptar que habrá gente a la que tu libro no le guste en absoluto.
    Cuando nuestras novelas están ya publicadas, son los lectores los que tienen la última palabra no el escritor.
    Y Blanca también te vas a encontrar con lectores descontentos porque es inevitable.
    Yo como reseñadora lo hago desde el respeto, siempre intento buscar algo bueno en cada novela aunque al final no me haya gustado, pero no voy a dorarle la píldora a ningún escritor si el libro no me engancha o no me llena. porque yo quiero saber cuando mis novelas no le gusten a alguien , el motivo.
    las críticas negativas son una enseñanza y una prueba de valor.
    Si no estás preparada para afrontarla, deberías haberlo pensado antes de aceptar publicarlas a nivel nacional.

    Y sí los lectores tienen la sarten por el mango , por que son ellos los que compran tus libros.
    Hay que respetar a los que te iodolatran y a los que no más aun , porque los últimos son los que nos ponen los pies en la tierra.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Gracias por pasar, Morgan, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Son los lectores quienes deciden si una novela les gusta o no. Y es justamente lo que está planteado en mi caso. Que ha derivado en eso, cuando en realidad de lo que se trtaba era de los críticos literarios.

    Yo no estoy defendiendo mi novela. En ninguna parte podrás leer que estoy molesta por la crítica de Anika, la acepto, así como acepto las otras también.

    En esta entrada me he limitado a transcribir la opinión de dos críticos literarios y a decir lo que pienso de las páginas que se dedican a hacer críticas a los libros de los autores.

    Respeto mucho el trabajo que haces para Anika, y supongo que eres tan buena escritora como lectora, pues dices que tienes tres libros publicados, lo cual dice de ti mucho como escritora y te felicito sinceramente.

    Personalmente pienso que si una crítica es constructiva y se hace en privado, es mucho mejor. Yo suelo hacerlas a menudo cuando me envían trabajos y deseo ayudar de verdad. No acostumbro detallar los errores de los libros en público. Tal vez sea un error de mi parte, pero me gusta alentar, decir lo bueno. Lo malo, lo digo por e.mail.

    Para mí no tiene sentido que todo el mundo se entere que una novela carece de interés, o que sus personajes no sirven, o que es aburrida. ¿Qué sacaría yo como reseñadora con eso? que el autor que generalmente es novato se desanimase y tirase la toalla. No lo ayudo en nada. Pero si le escribo un correo y le señalo exactamente cuáles son sus fallas y cómo debe hacer para que sus novelas cojan vuelo, esa sí es una manera de ayudar. Y créeme que me siento feliz de hacerlo. No me gustaría ir por ahi diciendo en una revista lo malo que escribe tal o cual autor, no le veo utilidad ni me da placer hacerlo.

    No he leído tus reseñas, pero como escritora, se que tendrás la suficiente humanidad como para no hacer daño. Lo presiento.

    Te agradezco de corazón que hayas intervenido,

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  38. Estoy completamente de acuerdo en que para emitir un juicio de valor respecto de un libro se deben tener conocimientos especializados, si bien éste se puede obviar en muchas ocasiones si se hace una reseña del tema. Como tú bien planteas, el lector es el juez final del libro, y el único que vale.
    Criticar por criticar no lleva a nada positivo, en cambio, comentar al autor dónde está las incongruencias o fallas del libro es algo constructivo.
    Te felicito por tocar un tema tan vigente y mal usado además, ejemplos sobran.

    Cariños,

    Venator

    ResponderEliminar
  39. Os recuerdo a todos que la gente que reseña son lectores con mayúsculas, de muchos años.
    me parece que lo único que importa en éste tema es que se adule o no al escritor.

    y yo como escritora odio los cantos de sirena que magnifican en exceso y se ciegan ante los errores.

    ResponderEliminar
  40. Gracias, Venator por tu aporte. Un crítico tiene una gran responsabilidad por delante. Ojalá que algunos de ellos sean tan buenos escritores como críticos.

    No dudo que los haya, pero son los menos, pues los escritores se dedican a los suyo, que es escribir, mientras que los críticos leen a los escritores para dictaminar su juicio.

    ¿La finalidad?

    ¡Quién la sabe!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  41. Lo que importa en este tema, Morgan, es que existe un grupo de lectores con mayúsculas que se dedican a leer libros para hacer una crítica. Buena o mala, eso dependerá del libro que lean.

    Si es malo lo expondrán y dirán cuáles son sus defectos. Si es un buen libro lo felicitarán.

    Es todo.

    He recibido muchísimas críticas de muy buenos lectores -algunos de ellos escritores con obras publicadas- en su mayoría positivas, y algunas negativas. NO HE HECHO PÚBLICAS MI CONFORMIDAD NI CON UNAS NI CON OTRAS. Tan es así que en el blog de El legado he cerrado la parte correspondiente a "comentarios" de las opiniones que me dejan los lectores. Y eso que son tan buenos que podría ufanarme de ellos.

    YO NO DISCREPO DE LOS COMENTARIOS NEGATIVOS. Para pareces insistir en que debo decir en público que estoy de acuerdo con ellos. NO PUEDO OPINAR SOBRE LOS COMENTARIOS, BUENOS O MALOS, SÓLO AGRADECER A LA PERSONA QUE LO HIZO, Y A ANIKA, UNA EXCELENTE PERSONA, SE LO HE AGRADECIDO EN PRIVADO. No me pidas ahora que vaya y lo publique.

    Sé que saldrá tu primera novela el 1 de octubre, no diré el título ni tu nombre, el que desee información que acuda a tu blog. Pero espero que mi blog no te sirva de plataforma publicitaria, porque después de las dos exposiciones hiciste no veo qué más puedas aportar. ¿Esperas que diga que eres una magnífica crítica literaria? NO LO SÉ pues no he leído nada de lo que has escrito. Y no veo cómo puedes venir a decirme que acepte las malas críticas cuando nunca me he referido a ellas, y mucho menos has leído mi novela. ¿De qué estamos hablando?

    Te agradezco haber venido una vez más a aclarar tu panorama a mi blog. Pasé por el tuyo a felicitarte por tu libro, pero veo que en los agradecimientos a las personas que te visitaron que por otro lado fueron solo tres, te olvidaste de mencionarme, y yo me llamo Blanca Miosi, no "demás", como despectivamente te referiste a mí.

    No te he hecho nada. No tengo nada en contra tuya, No veo por qué insistes en que acepte críticas que jamás he negado. Tú misma dices que los lectores son los que tienen la última palabra, en mi caso es así. Y lo acepto.

    Espero no tener que volver sobre lo mismo, que el tema ya me está cansando.

    ResponderEliminar
  42. Querida Blanca, no subestinmes tu blog ni tu persona.
    Si quisiera promocionarme no necesito ni lo uno ni lo otro.Tengo una buena editora que trabaja muy bien.
    Yo tampoco te he hecho nada, tan sólo doy mi opinión tan buena como cualquiera y con derecho `pues soy lectora, escritora y reseñadora.
    Y te equivocas en una cosa, sí he leido tu novela.
    El que no te dore la píldora no significa que no la haya leido.
    mi opinión como ves me la guardo podría ser muy sincera y eso a tí no te gusta.
    Por cierto la inmensa mayoría de gente que me felicita no necesita ponerlo en mi blog, recibo muchos mails a diario de gente que me aprecia y ha leido mis cosas hace años y di las garcias a los demás por tí y por los que no recuerdo.
    no me hace falta un gran escaparate como el tuyo.
    T
    pero acabas de demostrarme una cosa:
    Tienes un ego demasiado alto para lo poco que has publicado.
    Te recuerdo que hay grandes escritores que no se dan las ínfulas de superioridad que tu te estás dando y tienen carreras bastante más grandes que la tuya y la mia.
    Creo que para ser maestro , hay que ser primero aprendiz.
    y tu estás empezando por lo primero cuando estás en lo segundo.

    Tema zanjado.

    ResponderEliminar
  43. Vaya, vaya, ahora encima de que escribo mal, tengo un ego súper inflado, me las doy de superior, y de maestra.

    Es muy fácil hacer leña del árbol caído. Qué empeño tienen algunas personas en decir que mi novela es mala. Si es así, lo acepto, está bien, nunca he dicho que sea una maestra, ni que escribo de maravilla. Y Ojo: Jamás dije que mi novela era buena. Ni en entrevistas, ni en mis mensajes anunciándola. No sé de dónde sacas todo eso del ego. Y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, Todos tenemos nuestro amor propio, pero si piensas que es un defecto únicamente mío, lo reconozco, aprecio las críticas, buenas o malas, pero me siento más feliz con las buenas.

    Probablemente haya cometido el pecado de estar feliz por haber publicado, por saber que a algunas personas les gustó mi novela. Es bueno que vengas a ponerme los pies en la tierra. Si eso te deja satisfecha, ¡qué bien!

    Me has hecho sentir divina esta tarde.

    Un abrazo, y te deso muchísima suerte con tu novela.

    Blanca

    ResponderEliminar
  44. Blanca,

    Como le decía a Elisabet, creo que no vale la pena hacer demasiado caso a las críticas, ni a las buenas ni a las malas. Basta con dar lo mejor de uno mismo, e intentar crecer todos los días un poco.

    Te dejo un poema de mi último libro, ;-).

    Un abrazo,
    Alejandro.


    ¿Crítico o creador?

    Señor crítico,
    de todo género y especie,
    usted que sabe como nadie
    las buenas, las excelentes prácticas,
    y las que no lo son,
    usted que tiene el poder
    de elevar hasta los cielos,
    o descender
    hasta la podredumbre misma
    el objeto que a sus manos llega,
    usted que es dios,
    que merece ser dios,
    ¿qué hace ahí sentado
    perdiendo el tiempo,
    rumiando críticas?

    ¡Vamos, anímese,
    sea libre,
    la creación lo espera!

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias, querido amigo, tus palabras son un delicioso bálsamo, y tu poema una oda a la razón.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  46. Mucha gente que tiene un blog o web tiene carreras, profesiones editoriales, son periodistas... Yo creo que todo el mundo es libre de dar su opinión en su propio medio, que para eso paga su mantenimiento. Si una novela es pésima, tiene todo el derecho a decir lo que piensa (a eso se llama libertad de expresión). Lo que es deleznable es que las editoriales contraten a agencias para que dejen comentarios en esos blogs y webs diciendo que la novela es maravillosa. Porque eso ocurre. Y, otra cosa, no es que una web se mantenga sólo con los libros que mandan las editoriales, sino que las editoriales llaman a la puerta de esas webs y blogs para que su catálogo aparezca ahí, porque resulta que Internet es el medio que más pegada tiene y donde los contenidos, a pesar del paso del tiempo, permanecen.

    Cuando dices: "¿Cuál es el aporte de los colaboradores? Hacer reseñas de los libros publicados en las páginas web que cada día inundan la red, para beneficio de sus propietarios": Mentira, los colaboradores lo hacen para beneficio propio (mejorar su currículum o leer gratis).

    Sigues: "Dichas páginas sobreviven gracias al aporte gratuito de libros que las editoriales les envían, así como a la publicidad que hacen de las grandes cadenas de librerías, llámense Casa del Libro, El Corte Inglés o cualquier otro negocio relacionado con el ramo": Mentira: el tiempo no se paga con libros gratis ni con los pocos céntimos que da la publicidad de las librerías.

    Otras: "Para ejercer de crítico y decidir si una obra está bien o mal escrita se requieren más conocimientos que ser un devorador de libros": Es como decir que nadie tiene derecho a criticar un plato de comida sólo por haber comido toda su vida. A partir de ahora, solamente diré que un plato es una basura o que está demasiado salado cuando estudie cocina.

    Por cierto, no he leído todavía tu novela, que conste.

    ResponderEliminar
  47. Es indudable que mi artículo ha calado hondo en algunas personas. No sé si serás o no propietaria propietario de una web o blog dedicada a reseñas de libros, pienso que sí, pues sabes mucho acerca de lo que se gana o se deja de ganar.

    En suma lo que das a entender es que dichas páginas son una especie de beneficencias, donde son los colaboradores los que ganan porque obtienen curriculum y leen libros gratis.

    Interesante.

    No tengo nada contra la libertad de expresión, abogo por ella, pues vivo en país donde cada vez se nos coarta más la libertad de expresión, y no es que voy por ahí publicando mis pareceres acerca de ella, LUCHO por ella, como solo se puede hacer desde el lugar de batalla, en un país donde existen menos libertades cada día. Y cuando digo esto es literal. No me limito a exponer mi opinión, abanderando la expresión "libertad de opinión" a ligera.

    Hoy mismo acabo de venir de la OEA, donde he pasado en vigilia junto a los muchachos que están haciendo huelga de hambre hace siete días para defender la libertad de expresión, a llevarles suero, agua y mantas y especialmente el apoyo que tanto necesitan.

    Así que no me hables de libertad de expresión.

    Si es tu gusto hablarme del sabor de la comida después que hayas estudiado cocina, es tu elección.

    Lo que es cierto es que no puedes ser un degustador de comida si no eres un experto gourmet.

    Si hablamos de lectores, todo el mundo puede opinar, ¿por qué no? pero no se hacen pasar por críticos.

    Un crítico debe ser un experto en la materia, es obvio.

    Ya que vamos hacia el asunto del paladar, existen los catadores que son los expertos en dar su opinión acerca de las diferentes bebidas espirituosas, y más aún: los hay de vinos, de cerveza, de whisky, si vamos a otro sentido como el del olfato, hay expertos llamados "narices" que son oledores profesionales, y ellos pueden dictaminar cuándo un perfume es bueno, malo, mediocre, de qué está compuesto y cómo. Creo que en toda profesión existe una experticia. Los que no son expertos pueden opinar, cómo no, pues cada cual tiene sus propios gustos, pero no se debe autocatalogar como críticos.

    Y lo repito una vez más: no me molesta que mi novela haya obtenido una mala crítica. Lo que me asombra es que exista gente que se dedique a criticar y se sienta satisfecha de hacerlo, especialmente cuando su crítica es negativa. ¿Ganan algo con ello? por supuesto que sí. Que las personas que pudieran ser potenciales compradores se desanimen y no compren una obra porque a alguien le pareció que era mala.

    ¿En dónde está la verdadera libertad de pensamiento? ¿en restringir la elección por haber decidido que no vale la pena leer tal o cual obra?

    Según estoy viendo, parece que A LOS CRÍTICOS NO LES GUSTA QUE CRITIQUEN SU CRÍTICA.

    Maravilloso. Ese adjetivo lo conozco muy bien. Y creo que sé de dónde procede.

    ResponderEliminar
  48. No es que una web sea una beneficencia, sino que es un proyecto altruista por difundir la literatura. En una web no sólo hay colaboradores, también críticos profesionales (con titulación o como quieras llamarlo). En el medio de cada cual, uno tiene derecho a expresar lo que le dé la gana (siempre que sea con respeto). Tú sugieres que no se diga que una novela (tu novela) no ha gustado por una cosa o por otra, pero te muestras muy contenta cuando dicen que es buena. Tienes lectores de todo tipo y deberías ser más deportiva y aceptar las diferente opiniones. Lo que tú propones es dar tijeretazo a la libertad de expresión. Si gobernaras un país, les dirías a tu pueblo: "no critiquéis que os gobierne mal, pues no sois políticos y, por tanto, no tenéis derecho".

    Y, en cuanto a la cocina, si alguien paga 30 euros por una cena y es una bazofia, tiene derecho a decirlo. Si lee un libro que le ha costado 20 euros y es una tomadura de pelo, tiene derecho a decirlo.

    A partir de ahora, que los libros traigan una nota: "si usted no tiene título o no es crítico profesional, no tiene derecho a opinar sobre el libro, solamente resúmalo".

    Sí, tengo varios blogs. No he opinado sobre tu libro porque no lo he leído, pero no pienso hacerlo. El caudillismo sobra y todo aquel que reprima la libertad de expresión: derecho fundamental en una democracia y tipificado en la Declaración Universal de los Derecjos Humanos.

    ResponderEliminar
  49. A veces las casualidades quieren que uno se sienta ofendido… sí , es cierto, uno se puede sentir ofendido por la casualidad. Permitidme que me presente… mi nombre en “Crítico Reseñador en Blogs y revistas”.. no entenderme mal, no quiero parecer ni grosero, ni sarcástico, ni siquiera gracioso. Lo único que pretendo es hacerme notar. Como todos.
    Yo pertenezco a la deleznable raza de los críticos “sin formación” (académica se entiende), pertenezco a esos “devoralibros” que no merecen llamarse críticos, pertenezco a la escuálida minoría de los “chupaletras engreídos” que presumen de biblioteca a costa de las editoriales.. (aún estoy pensando en montar mi propio chiringuito en el rastro…y no es broma… sería muy rentable).
    Buceando por Internet, intentando encontrar algo digno que hacer con esta tarde, a parte de leerme un buen tocho (infumable) sobre la menopausia, me he dado de bruces con el email de un escritor amigo que me dice :
    -¡Macho!, ¿qué le habéis hecho a la siempre poco reconocida Blanca Miosi?,¡ESO NO SE HACE!....
    Cómo comprenderéis el susto ha sido enorme, (que conste que uno ya tiene una edad…), y he decidido leer atentamente todo el post que me mandó en el enlace ..incluido comentarios y réplicas…y aportar mi opinión

    He decidido, como dicen ahora los jóvenes.., resetearme, y, como dije antes, hacerme notar… Pues bien…

    Querida Blanca, su literatura es adorable, hasta donde yo conozco, pero… no estoy de acuerdo con las afirmaciones que tan categóricamente intentas justificar.

    Yo me considero crítico, porque criticar es lo que hago, y porque por ello me pagan (en especies, en dinero,… o incluso carne –si la transacción fuese esa la acordada…que no lo es, no lo ha sido, ni lo será).. No nos vayamos de marras, todos sabemos en este país qué blogs “critican” y cuales “reseñan”.. los hay buenos, peores, malos y regulares… pero en su inmensa mayoría están totalmente cualificados para hacerlo. No estoy de acuerdo en ese símil que utilizas del sommeliers, o del experto en tal o cual faceta de la gastronomía… LOS HAY MALÍSIMOS, como en todas las artes, y sé de lo que hablo.
    NADIE, nadie, y en eso estoy de acuerdo, está autorizado en “desautorizar” tal o cual lectura, pero es que …NORMALMENTE no se hace..se opina, se reseña, se critica y se valora una obra por un CRITERIO personal, que cada cual debe aceptar, tomar en consideración, o no….
    El hacer del crítico es muy castigada, como la de los árbitros..y contra inferior sea la categoría en la que se juegue peor… de eso no hay duda.
    Yo le aconsejaría una cosa, (hago lo que quiera, por supuesto…), intente aprovechar esas críticas que le puedan hacer y no le gusten, y aprenda de ellas…siempre se aprende algo…aunque sea la de no hacerse notar…porque piense una cosa…también los críticos, aunque seamos “sin formación”, devoralibros” o “chupaletras engreídos”, tenemos corazoncito…
    Tengamos la fiesta en paz…como diría mi amigo Francisco Umbral.


    El “Crítico Reseñador en Blogs y revistas”

    ResponderEliminar
  50. Su palabra vaya por delante. Tiene usted razón en todo lo que ha expuesto. Veo que he sido muy parcializada en mis apreciaciones acerca de los críticos.

    También estoy de acuerdo en que algunos artículos respecto de la menopausia son infumables, pero gracias a dios hace muchos años que pasé por eso y he dejado de leerlos.

    Muchas gracias por su gran interés en participar en mi blog, de veras, ¿eh? me ha gustado el espíritu de su disertación, demuestra que es usted una persona con criterios propios y respeto eso.


    Saludos cordiales!
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.