jueves, 19 de julio de 2018

El autor detrás del libro


Empecé a leer desde muy niña. A la edad en que la mayoría suele jugar con muñecas yo prefería olvidarme del mundo que me rodeaba y vivir otras vidas. A medida que crecí empecé a desarrollar un profundo respeto por los autores, los imaginaba como seres especiales; había que serlo para escribir acerca de temas tan diversos, en ocasiones tan profundos que dejaron huella en mi manera de pensar.  En mi imaginación cada escritor tenía una personalidad característica que yo detectaba a través de sus letras, de la manera de expresarse, de plantear las situaciones, y hasta ahora pienso así.

A través de la escritura se puede conocer a la persona que está detrás, aunque no acostumbre hablar de sí misma. Se puede intuir cómo es, qué le gusta, su cultura, su manera de ser y hasta sus modales. Al menos es lo que me sucede y cuando he conocido en persona al autor de un libro no me he equivocado. No sé si les sucederá a todos los lectores, reconozco que me gusta ir más allá de lo que leo. En ocasiones me detengo en la biografía que aparece en los libros más de una vez tratando de identificar la sonrisa de la foto que la acompaña. Pero una foto es más difícil de definir, generalmente se posa. Y cuando es así, no se está siendo sincero. Y es normal, se trata de causar la mejor impresión, exhibir nuestro mejor ángulo, la mejor sonrisa o la mirada más inteligente posible. Con la escritura es diferente. No hay manera de ocultar lo que somos; lo digo ahora que escribo. A veces pienso que a través de mis novelas la gente me conoce mejor que yo misma.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en la persona que está detrás del libro?

5 comentarios:

Pepa Fraile dijo...

Muy buena reflexión, querida Blanca. Somos más transparentes de lo qoe pudiera parecer.

Blanca Miosi dijo...

Creo que sí, Pepa. Gracias por tu visita.

María Angélica Teherán García dijo...

Creo que es inevitable reflejar un poco de nosotros y de nuestra vida, es inevitable escribir pensando en un personaje que conocemos en la vida real, reflejar un pasaje de nuestra vida que nos marcó, sea por bueno o por difícil, pero sí es inevitable entregarnos en esas letras que salen de nosotros.

Manuel Barrero dijo...

Muy interesante reflexion, pienso igual, a través de nuestros libros los lectores tienen la oportunidad de ingresar a un mundo muy privado nuestro, el mundo de nuestros pensamientos, fantasias, ilusiones y reflexiones.

José Antonio López Rastoll dijo...

Estupenda reflexión. Todas las historias que inventamos hablan en realidad de nosotros mismos. En mi caso, cuanto menos biográficos son mis relatos más personales son.

Un abrazo.