miércoles, 13 de septiembre de 2017

¿Qué tan importante es la portada de un libro?

¿Qué tan importante es una buena portada o carátula de un libro? Algunos dicen que de ella depende el que el lector potencial se anime a cogerlo de la estantería.
Primera portada
Si partimos del supuesto de que se trate del libro de un autor desconocido, esa premisa puede ser cierta. La carátula profesional y llamativa podría ser determinante en el momento de la compra por impulso, pues se trata de un autor nuevo. Sin embargo, en general existen varios componentes en la fórmula portada  + título + tema + autor, y por qué no: + tendencia.
Voy a hablar de mi experiencia.
Una de las portadas más contundentes  entre mis libros ha sido la que en su día, hace unos seis años ya, me obsequió un amigo, Mián Ros, la de “El manuscrito I El secreto”. Ahora que tengo más experiencia con todo el proceso de publicación, reconozco que no es una portada demasiado elaborada, pero sea por el color, el misterio que se desprende de ella y, por qué no, el título,  la novela se vendió en cantidades impresionantes cuando por primera vez la publiqué en Amazon, sin ninguna clase de promoción pues no estaba pendiente de ella. Ya había publicado “La búsqueda” y “El legado” en Amazon, pero no tuvieron la misma fuerza que “El manuscrito”. 


Portada editorial
Portada amateur
Yo lo adjudico a la portada y no tengo dudas de ello.
Para entonces, en mi ignorancia había publicado en digital “La búsqueda” ellos me llamaron la atención. Dijeron que no podía usarla pues era de su propiedad. Lógicamente la cambié. Busqué de manera desesperada una solución a semejante dilema, y otro amigo vino con la solución.  En lugar de los dos niños mirando sonrientes al cielo, la nueva portada apuntaba a un solo niño con una mirada seria, retadora, que es la que llevó a esa novela a ocupar el primer lugar del top general durante un año y tres meses ininterrumpidos. Tampoco tengo la menor duda de que gran parte del éxito se debió al contenido, pero la portada tuvo mucho que ver pues ya antes la anterior no había llamado la atención. No es una carátula profesional, recuerdo que entre Fernando Hidalgo y Jordi Díez trataron de darle el pixelaje necesario y Jordi buscó una configuración excelente de letras para el título.


Una portada profesional la tuve con “El legado” y “El rastreador”, en esta última al primer vistazo el fondo se confunde con el Capitolio, y luego no puede dejar de verse el segundo rostro. El del hermano del protagonista. Ambas portadas las ejecutó un diseñador gráfico al que recomiendo por su profesionalismo: Ernesto Valdez.
Portada inicial
Actualmente sucede algo extraño. Mi novela más reciente, “La lista”, publicada el 16 de julio de 2017,  la subí a Amazon con una portada muy sencilla. Digo esto porque se trata de un camino difuso con una arboleda de un lado y postes de alumbrado del otro; todo en color amarillo ámbar, no existen árboles verdes ni cielo azul. Un hombre camina con las manos en los bolsillos y eso es todo.  Para mí el significado era un largo camino recorrido por un hombre, el protagonista. Incluso LA LISTA es un título bastante lacónico, hasta predecible, aunque  el contenido no lo sea. Me arriesgué y creo que logré mi cometido. La novela poco a poco fue ganando lectores y se ha mantenido en el top general. Pero hace una semana un gran amigo mío me quiso dar una sorpresa. Él es un joven escritor, su primera novela es un thriller de intriga y suspense de éxito, y me obsequió con una carátula extraordinaria hecha por un equipo de profesionales conformado por diseñadores
Portada con fondo claro
gráficos, dibujantes, y fotógrafos. En cuanto la vi me enamoré de ella, en primer plano se ve el rostro de un hombre mirando hacia arriba en una actitud esperanzadora. Atrás, las celdas de la prisión de San Quintín. El contenido emocional es alucinante. Opté por cambiar mi sencilla portada y subí esta otra.
¿Qué sucedió? La novela empezó a bajar de manera alarmante. Cambié la portada por la que tenía inicialmente y empezó a subir de posiciones. Deduje que era porque en el formato Kindle las portadas muy  elaboradas no se detectan, sobre todo si son un poco oscuras, así que cambié el fondo y puse el camino color ámbar con los postes y los árboles y volví a subir la preciosa portada del hombre mirando al cielo. La novela volvió a bajar, es decir, dejaron de comprarla. Anoche volví a cambiarla por la portada inicial y empezó a subir de nuevo. Es lo bueno de Amazon, se puede cambiar la portada, corregir el contenido, volver a editarlo, las veces que sean necesarias. Tal vez más adelante la vuelva a cambiar, ¡quién sabe!

¿Qué significa todo esto?
La portada para la versión digital debe ser clara. El título y el nombre del autor distinguirse a simple vista. Una portada puede ser artística y muy elaborada, pero si no se distingue en el tamaño Kindle pasará inadvertida.  Pienso utilizar la portada del hombre mirando hacia arriba para la versión en papel, creo se verá magnífica.
Si desean una portada espectacular, banners impresionantes y un video que llame la atención, les sugiero contactar con Shadowboy,  tienen unos paquetes promocionales muy buenos. El que no haya resultado en digital en mi caso tiene muchas explicaciones. La gente compra mis libros porque ha leído los anteriores y la portada para Kindle debe ser más comprensible; algo que hay que tomar en cuenta a la hora de encargar una portada. Yo diría que también es muy importante leer el libro. Saber el contenido dará una idea más clara de lo que se trata.
Ahí les dejo mis reflexiones, ¡Hasta la próxima, amigos!

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo respecto a lo que comentas de la portada. No entiendo lo que explicas que ha sucedido en La Lista. Personalmente opino que la segunda se ajusta más al contenido del libro. Tengo una opinión personal sobre ello, y creo que un buen número de lectores en digital se fija más en la portada, que le diga todo lo que quiere intuir e interpretar viéndola en un golpe de vista, pasando pantallas y de forma rápida, que observarla detenidamente. La primera portada desde mi cita, quizás por la tendencia del momento señala un contenido que no sé ajusta al 100% con su contenido. Misterio por resolver, lo que piensan los lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece mejor la que me hicieron, la del hombre mirando al cielo, pero al parecer funciona mejor la primera que no se ajusta mucho al contenido. Es un misterio, como dices, Dolors. Creo que se debe a que en el tamaño pequeño de un Android o lector electrónico que es por donde compran muchos no se detectan los detalles y se pierde un poco el rostro que en grande se ve espectacular.

      Eliminar
  2. Hola Blanca, gracias por compartir esta experiencia con todos nosotros, y aunque siempre será un misterio el por qué de los gustos del público que siempre será subjetivo, yo tengo una opinón. Creo que la segunda portada, si bien es tan profesional, necesita demasiada interpretación. El rostro o la imágen principal no aparecen de frente y resulta difícil comprender el símbolo. Nosotros vendemos evasión, no esfuerzo, y vivimos en un mundo que va deprisa.
    Fíjate en los libros que vendes más: "La búsqueda", el rostro del niño está hacia el frente, al fondo las calles devastadas por la guerra. Todo fácil de entender y que se puede captar muy bien en el formato digital. Creo que la portada no tiene por qué explicar demasiado de la historia, basta con que sea sugerente aunque sólo dé una pista del contenido, lo mínimo y necesario para que el lector se identifique.
    Un saludo y que sigas teniendo mucho éxito.
    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes, María. Ahora que lo dices me doy cuenta de que tienes razón. La imagen es difícil de interpretar y más si está en el tamaño pequeño como se ve en Amazon y en los lectores electrónicos. Tal vez en papel se comprenda mejor porque es más grande. Es cierto que una imagen clara y sugerente es a veces más que suficiente.
      Muchas gracias por tu opinión y por tus buenos deseos.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.