sábado, 16 de septiembre de 2017

¿Puede la carta de un lector dar inicio a una novela?

Ser escritora independiente ha permitido que mis lectores tengan un contacto más directo conmigo, pues al final de cada libro dejo mi correo electrónico, algo que no ocurría cuando publicaba por editoriales y los libros salían en papel. La edición digital permite no solo dejar el correo; también los enlaces al resto de novelas de mi autoría, de manera que con un simple "clic" pueden tener acceso al resto de mi obra.
Una de las experiencias más anecdóticas que tuve, amén de conseguir muy buenas amistades de esta manera, fue la de conocer a un joven lector que se hallaba en Fob Fenti, en Afganistán (el sitio adonde llevaron a Bin Laden después de muerto). Los miembros de una misión, tres norteamericanos y cinco puertoriqueños, desplazados a ese sitio, leían mis libros en Kindle en los momentos de descanso. Leyeron "La búsqueda" y uno de ellos, Jorge Guzmán decidió escribirme:
Soy un soldado del ejercito de los Estados Unidos de Norte América, mi patria es Puerto Rico, actualmente estoy en desplazamiento en el norte de Afganistán. El propósito de escribirle es simplemente felicitarle por ten excelente tacto en el modo de escribir sus libros. Recientemente leí El niño que se enfrento a los nazis, me encanto lo fácil de la lectura, lo interesante en el paso de los acontecimientos y los datos históricos que abarca, para un lector aficionado como yo es estupendo ya que mantiene el animo de leer el libro para llegar a su desenlace. Me encanto que incluyera a Puerto Rico en la lectura. Recientemente comencé a leer El Legado y por lo que he leído me da la misma satisfacción de continuar leyendo, muy interesante. Luego comprare El Manuscrito, estoy seguro que es igual de interesante. Gracias por darme una herramienta para los momentos difíciles que paso en este teatro," la guerra", con sus libros alimento mi conocimiento como lector y hago de mi tiempo libre un verdadero entretenimiento. "Que Dios le bendiga".
 SPC. Jorge L. Guzmán Díaz
Ya se pueden imaginar mi asombro. Y también la emoción de saber que mis libros tenían lectores en tierras tan lejanas. Pero esa carta no quedó ahí. Seguimos en contacto y pude enterarme de algunas cosas más, hasta que cierto día Jorge me dijo que "por qué no escribía una novela relacionada con la guerra o lo que ocurría por allá". Así fue como nació "El rastreador". Y en esa novela el amigo más querido del protagonista es un puertoriqueño, al que le di las características físicas de Jorge Guzmán; (en la novela se llama Daniel Contreras). Reconozco que si no hubiese sido por este encuentro fortuito jamás se me hubiera ocurrido escribir algo relacionado con Asia Central. El libro fue un bestseller y hoy se sigue vendiendo.


Son las historias que subyacen detrás de una novela. ¡La comunicación con los lectores me ha traído cosas muy buenas!
¡Hasta la próxima, amigos!

2 comentarios:


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.