miércoles, 1 de mayo de 2013

Acerca de la reciprocidad en las redes sociales


A lo largo de este par de años que llevo en Facebook y Twitter y poco más en mi blog he comprobado que el comportamiento virtual es similar al que se puede tener en la vida real.

Recibo muchas cartas. Las que más me gustan son las de mis lectores, ¡y cómo no! Pero no es porque me digan que mis novelas son magníficas.  No, al menos no es el motivo principal. Es porque se dan el trabajo de escribirme para en algunos casos decirme que mi novela les hizo recapacitar, o recordar a un ser querido, o les dio fuerzas para seguir adelante, o simplemente para darme ánimos para que siga escribiendo porque ya se leyeron todos mis libros y quieren más.  Es curioso que nunca haya recibido una carta con un mal comentario, como aquellos que se ponen en Amazon como si la única función fuese que los demás se enteren de que un libro es pésimo y que los demás no deberían leerlo. Un buen asunto para sacar conclusiones respecto al comportamiento humano.

Pero no es ese punto que quería tocar hoy. Deseaba referirme a las otras cartas o mensajes.

Me escriben con más frecuencia de la que quisiera con todo tipo de peticiones, desde que compre su libro y les diga si me ha gustado; también se ofrecen a enviármelo, o que entre a su página en Facebook o a su Web o blog, y lea la sinopsis de su obra, o me piden consejos sobre cómo hacer para publicar y vender con éxito y muchas otras preguntas, como si yo fuera el oráculo de Delfos o tuviera el poder de responder con propiedad a sus requisiciones.

Generalmente respondo a todos y dentro de mis posibilidades les doy ideas, consejos voy a sus respectivas páginas y le doy al “Me gusta”, entro a sus blogs… Pero cuando por cuestiones de cansancio, agotamiento por el mismo tema repetitivo o porque simplemente no tengo tiempo respondo de manera directa, diciendo que no es posible tener éxito en algo si no se es recíproco, y que en la vida no se puede ir pidiendo ayuda sin al menos dar las gracias o cuando menos un clic en “me gusta” en mi propia página, recibo como pago una respuesta con aires de ofensa, y de esta manera lo que empezó como supuestamente el pedido de un favor, termina convirtiéndose en una situación incómoda.

Las redes sociales son un reflejo de lo que somos. Y definitivamente he tenido que segregar lectores de escritores. Los primeros son más dados a entregar, a agradecer, a animar.  Los segundos son egocéntricos, egoístas y en algunos casos piensan que uno les hace el favor a ellos.

Desde aquí doy las gracias a todos los lectores, lean a quienes lean por su comprensión, por su pasión por los libros, por ser los depositarios de nuestros sueños.

Y claro, también saltarán muchos, especialmente en Facebook que digan: YO SOY ESCRITOR y también lector. Está bien, ¿y cuál es el problema? Si se dan por aludidos…

¡Hasta la próxima, amigos!

15 comentarios:

  1. Las personas andan confundidas buscando la luz. Tu eres esa luz que ellos o nosotros buscamos y que puede darnos respuestas o posibles soluciones. Sigue adelante y llena de éxitos
    Oscar Prieto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Oscarcito, pero hay maneras y maneras de preguntar. Hay quienes pierden la perspectiva y piensan que algunos tenemos el deber de ayudar sin recibir las gracias. ¡Muchas gracias amigo!

      Eliminar
  2. Blanquita en el camino vamos a encontrar de todo, pero lo mejor de ello es que nosotros podemos decidir si los acogemos o lo rechazamos. Tu trabajo en redes es estimulante porque has puesto al escritor accesible, y no en una maquina que produce novelas, vive en su torre y se vuelve inaccesible. Así como tu hay buenos escritores que comparten e ilustran, que salen del cuento, para volverse humanos. Sigue trabajando ... sigue batallando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé que hay otros que también son accesibles, Nancy, pero los que empiezan no tienen los pies sobre la tierra y tienen un comportamiento harto extraño.
      Un abrazo, amiga, y muy contenta por tu visita.

      Eliminar
  3. Pues de acuerdo con Nancy -hay de todo en la viña del señor-, y con Oscar -buscamos luz en esta vida tan contradictoria-. Y también con Blanca, por supuesto, en lo tocante al egocentrismo descarado de los que son o pasan por ser escritores. De todas formas, y conforme te vas adentrando más y más en este mundo, te das cuenta de que el rol del escritor semidivino se está cayendo a pedazos cada día que pasa. La competencia es tan bestial que da exactamente igual cómo y sobre qué se escriba. El otro día la editora o correctora de Vargas Llosa se vanagloriaba de tener su borrador para leerlo encima de la mesa, y yo me preguntaba: ¿Pero es que hay alguien que espere a Vargas Llosa ahora mismo? Y es un Nobel. El día que publique Vargas Llosa lo harán treinta autores más en Amazon, y otros quince con las llamadas editoriales estrella -si es que quedan todavía-.
    Con respecto a la reciprocidad, está claro que predicar y dar trigo no son la misma cosa. De todos modos yo no me asustaría mucho, Blanca, porque la experiencia demuestra que los que dan trigo siempre tienen mucha fuerza. En cambio los que predican, pronto se quedan afónicos.
    En cuanto a los comentarios ofensivos... ¿qué se puede decir frente a eso? Nada absolutamente. Y no hay autor que se salve de recibirlos. A veces incluso contra la propia persona.Supongo que está en nuestra naturaleza -aunque ya le vale a nuestra naturaleza-,y que lo único que se les puede oponer es resistencia. O mejor, indiferencia. Cabeza fría y matecito contra ellos.
    Saluditos desde Karlsruhe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este paso todos vamos a ser arrasados por una nueva camada de escritores a los que lo único que interesa es figurar. El escritor va perdiendo humanidad, olvida que ante todo la escritura es un don, un arte, un talento dado a muy pocos. El día que publique ese manuscrito Vargas Llosa, lo harán unos cuantos miles más en Amazon, y otros cuantos cientos en las editoriales, esto se está convirtiendo en un monstruo que nos está devorando.
      No me quejo por comentarios ofensivos, solo los comparo con los que recibo por correo con nombre y apellido. El anonimato da para mucho en cualquier ámbito de la vida. Tengo pocos comentarios ofensivos, por suerte.
      Saludos desde Venezuela

      Eliminar
  4. Hola blanca,
    Tienes toda la razón y es lo mismo en cualquier tipo de relación virtual, social familiar escolar, en fin, en cualquier tipo de relación que tengamos que tratar con mas personas que buscan un norte en su vida.
    Un gran abrazo Blanca,sabes que aunque no estoy últimamente activa como quisiera te sigo, te veo, te leo y te quiero.

    ResponderEliminar
  5. Hola Blanca. Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Las redes sociales no cambian a la gente, terminan siendo un reflejo del que escribe sus comentarios en ellas como bien dices. La única diferencia, es que a veces actuan con cobardía al saberse anónimos. Una pena. Así que no se porque los llamas escritores. Como bien dices escribir es algo que se lleva, y que tienes que perfeccionar. Si recibes consejos de algunos compañeros, lo que tienes que hacer es agradecerlos. Pero no todos lo entienden así desgraciadamente. Por suerte habéis formado un grupo que no entiende las cosas de esta manera. Esperemos que el ejemplo se extienda. Además el que tenga el valor de sentirse ofendido por tí, simplemente es que no te conoce. Un abrazo Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante este par de años he aprendido mucho de la gente. Y no creas, gente que me conoce constantemente me juzga.

      Eliminar
  6. Eso te pasa por tener éxito, Blanca! :-D

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si esto es el éxito, prefiero el anonimato.

      Eliminar
  7. Hola, Blanca.

    Leer a todo quien te lo pide es una carga demasiado pesada, que a la larga conduce al agotamiento intelectual. Yo, en tu lugar, no lo haría; nadie con un mínimo de empatía te lo va a reprochar. Tú eres escritora, y necesitas disponer de tiempo para pensar en lo que vas a escribir y para escribirlo luego. Esto lo ve cualquier escritor y cualquier lector, y no lo ven los pseudo escritores que sólo piensan y escriben para sí mismos. Tienes unos lectores fieles que te admiran y te quieren, pues cuídalos.

    Los lectores de Amazon que ponen de vuelta y media a los escritores será porque estos escritores les han defraudado en sus expectativas; o de mala leche, que también hay gente así. Los comentarios de Amazon tienen su lado bueno y su lado malo.

    Lo que yo veo, y me parece muy positivo, es que los indies os habéis unido y camináis con pasos de gigante; y tú has tenido que ver mucho en ello. Sois gente maja, de talento, y os merecéis lo mejor.

    Blanca, tal vez deberías cuidarte un poco y pensar más en tí, quiero decir en tus proyectos, en tus amigos y en tus lectores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón. Voy a empezar a ocuparme más de mi, de mis escritos, de mis lectores. Gracias por recordármelo.

      Eliminar
  8. Hola Blanca

    Vives en Venezuela...Dios que alegría

    Nací en Loja provincia ecuatoriana fronteriza con Perú. Me crié oyendo pasillos, valses, yaravíes, sanjuanitos y marineras. Luego fui a Venezuela a estudiar y regresar enseguida, y me quedé por 42 años y ahora estoy en Loja nuevamente, con pasillos, valses, yaravíes, sanjuanitos, marineras e impulsándome a escribir (sobre todo cosas técnicas orientados a la academia) e impulsando y enseñando para que otros lo hagan (sobre todo cosas sociales orientado a los agricultores). Un grano de arena si es bien recibido chévere, en todo caso habré pagado una parte de la deuda social que uno siempre tiene.

    Y algo importante soy como quiero ser y tengo la valentía de mantenerlo que es bastante y muchas veces los comentarios -buenos, malos, agradables, ásperos- me ayudan a corregir el rumbo que también es bastante y me siento orgulloso de tener dos eBOOKs que si se venden bien y si reciben comentarios, significa que alguien en el mundo los vio. Si lo hubiese hecho una edición impresa a estas horas estaría en una esquina llevando sol y tratando de venderlos para pagar la deuda con la editorial, que no es ninguna deuda social. No puedo negarlo he avanzado. Dios gracias

    Me animas

    Un abrazo y buen día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debí poner " con pasillos, valses, yaravíes, sanjuanitos, marineras, joropos,fulías e impulsándome"

      Siempre me pasa esto. Menos mal que ando en un mundo digital

      Saludos

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.