lunes, 29 de marzo de 2010

¡Qué riñones!

En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta:
-¿Cuántos riñones tenemos?

-¡Cuatro! -responde el alumno.
-¿Cuatro? Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala. -Ordena el profesor a su auxiliar.
-Y para mí un cafecito -replicó el alumno al auxiliar del maestro.
El profesor se enoja y expulsa al alumno de la sala.
-Usted me preguntó cuántos riñones “tenemos” -dice el alumno-. Tenemos cuatro: dos míos y dos suyos. Porque “tenemos" es una expresión usada en plural. Que tenga buen provecho y disfrute del pasto.

El alumno era el humorista Aparício Torelly, conocido como el Barón de Itararé (1895-1971)

El de arriba es un buen ejemplo de lo que tenemos que cuidarnos al escribir. Algunas veces es necesario ser específico, para no caer en ambigüedades.

B. Miosi

27 comentarios:

  1. Santa palabra. La palabra "desambigüar" ha sido aplicada varias veces en mi Informe. ¡Hay que tener mucho cuidado!

    El chisté es gracioso.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sí señor....jaja en esta vida hay que ser precisos y concretos...jaja Besos Blanca

    ResponderEliminar
  3. Y lo que me río yo con estas cosas (me refiero a reír no a la corriente de agua, y no me refiero a corriente de que corra si no a cualquier agua), ja, ja, ja, y así podríamos seguir buscando la ambigüedad de las palabras. Hay un compañero en mi trabajo que dice: me voy comprando, ahora os veo. ¿Y yo me pregunto? Para qué se quiere comprar si ya se tiene, ¡vamos digo yo!
    Me ha gustado el chiste del post, Blanca.

    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja.. qué buen ejemplo, y cuánto se aprende de él, Blanca.
    Una entrada genial, querida amiga, vaya si lo es.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Blanca, siempre dando das buenos consejos. Hasta nos entran ganas de escribir!
    Amiga, pasé a saludarte y darte las gracias por tus palabras de cariño.
    Espero que sigas bien y me alegro mucho de tus éxitos.
    Un abrazo grande
    Conchi

    ResponderEliminar
  6. Hola Blanca:
    Me he reído mucho con el chiste.
    Lo de hablar en plural es utilizado por mucha gente.
    La quiromasajista donde acudí por primera vez, rellenó una ficha con mis datos.
    ¿Cómo nos llamamos?
    ¿Cuántos años tenemos?
    ¿Cuánto pesamos?
    ¿Qué dirección tenemos?
    ¿Qué tipo de trabajo tenemos?
    ¿Qué nos duele?
    ¡Hace tiempo que tenemos ese dolor?
    ¿Hemos ido al médico?
    ¿Qué medicamento tomamos?
    Conclusión: teníamos una contractura muscular.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola!!!
    Siempre sorprendes dando buenos consejos que a mi me ayudan mucho.
    Me alegra mucho que "El legado" siga una trayectoria llena de exitos. Para mi eres un ejemplo del buen hacer como persona y amiga.

    Besos,
    Tessa

    ResponderEliminar
  8. JAJAAAAAAAAAA!!!!! pues que me traigan a mi otro poco de pasto, porque reconozco que soy muy asno en ortografía y gramática española.

    ¡Un beso!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  9. Pues entonces el graciosito resultó ser el más burro de todos, porque ignoró por completo el "plural mayestático", que es completamente apropiado que lo use una figura de autoridad como el catedrático. Y mejor así, que aprendemos no solo a decir precisamente lo que queremos decir, sino también a tomar en cuenta las lagunas que existan en la comunicación de lectores y autores, ya sea por diferencias de contexto o hasta de nivel del registro léxico.

    Pero es una manera bastante agradable de dejarnos una moraleja. Gracias por compartir la anécdota.

    D (en modalidad pedante)

    ResponderEliminar
  10. Blas, también trato en lo posible de evitar ambigüedades, este chiste me llegó por correo hace un par de días y me pareció una buena manera de recordarlas.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  11. ¿Verdad que es gracioso? ja, ja, Javier, sí me pude reír cuando lo leí...

    Winnie: precisos y preciosos, ja, ja, que conste que cuando se habla de concretos no te refieres a concrto armando, ja, ja,

    ResponderEliminar
  12. Qué buena tu respuesta Mián, como decía la otra vez conversando con una chica:
    -... Y es que idiosincrasia no tiene nada que ver con que seamos indios sin gracia, ok?
    -Ah... o sea que quieres decir que los indios no tenemos gracias, o que no somos agradecidos...

    Ja, ja,
    gracias por pasar, Mián!

    ResponderEliminar
  13. Cierto, Sergio, a mí me parece que este tipo de apuntes nos sirven por asociación de ideas.
    Celebro que te haya gustado!
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Amiga Conchi,
    Me temo que mi paso por tu blog no fue suficiente. Quisiera poder darte un abrazo muy fuerte, porque en momentos así es lo que se necesita.

    GRacias a ti por pasar, amiga,
    Blanca

    ResponderEliminar
  15. María, tal vez "nuestra" quiromasajista deseaba sentirse involucrada, se han visto casos, ja, ja, me ha encantado tu comentario, sobre todo la parte final:
    Conclusión: teníamos una contractura muscular.

    ja, ja, ja, eres grande, María!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Hola Tessa, muchas gracias por tus palabras, amiga, y este pequeño consejo puede ser muy útil a la hora de escribir, tienes razón,

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Miguel, ¿un poco de pasto? hijo, tienes que especificar, un poco de Pasto de Colombia? ja, ja, me temo que ahora estaré con las pilas puestas,

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Como siempre Dnaz, dando lecciones, ya se me hacía raro que no aparecieras por aquí, je, je, pues claro que se trata, en el caso del profesor, del plural mayestático, pero es un chiste, ja, ja, ¡un chiste! que no es lo mismo que un estornudo con té, ¿ok? ja, ja,

    Con todo se agradece tu excelsa participación, (que no es lo mismo que el ex de Elsa, ¿eh?) ja, ja,

    Abrazos, amigo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. jeje, muy listo el estudiante.
    Tienes razón, hay que andarse con ojo con las ambigüedades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Blanca, qué peligro tiene el lenguaje, y algunos alumnos, jajaja. La verdad es que está lleno de ambigüedades, como las que dijo Mían, o María y las contracturas. Es como cuando un jefe dice “tenemos que descargar ese camión en media hora y colocarlo en el almacén”, y tú te quedas esperando a que el tipo se levante de detrás del escritorio, inútilmente, por supuesto. O “Este año hemos ganado medio millón de euros” y a ti solo te ingresaron en la cuenta unos pocos miles. Te dan ganas de denunciarlo, jeje.

    Me hizo reír, sobre todo cuando el alumno listillo pide para él el café, es muy bueno.

    Un besazo, amiga.

    Margarita

    ResponderEliminar
  21. Blanca:
    me gusto el chiste.
    estudiante inteligente.
    es difícil ser precisos y concretos-
    el lenguaje es tan vasto¡
    Saussare hablaba de la ambiguedad en el lenguaje..
    pero lo que más me alegra amiga, es que el libro gana espacio en las librerías .
    en Buenos aires en abril se hace la FERIA DEL LIBRO. tal vez viaje.
    y pueda comprarlo-¡lástima que no esté su escritora, presentandolo¡
    soy cholula. ¡me gustaría que lo firmarás¡
    aunque ya firmaste mi corazón Blanca.
    por ese motivo te leeo
    besotes

    ResponderEliminar
  22. Cierto Lola, una más para mis apuntes.


    Margarita: Tu comentario me ha hecho mucha gracia, amiga, si es que tenemos que tener cuidado al hablar, al escribir y también al !pensar!, ja, ja,
    Besos, amiga!
    Blanca

    ResponderEliminar
  23. Ojalá que mi libro pudiese tener éxito, querida Norma, hasta ahora lo que sé es que en las librerías de España está bien exhibido, y que en algunas librerías de sudamérica se ha agotado, ahora falta ver cuántos ejemplares tenían!, ja, ja,

    Muchas gracias por tu lindo comentario,
    Un beso,
    Blanca

    ResponderEliminar
  24. Ja, ja, ja, Blanca, No habia leido este cuento... muy bueno, me mejoró el humor de esta mañana...
    Buen dia y besos

    ResponderEliminar
  25. ¡Muy bueno! Hay mucha razón en esas palabras, Blanca.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.