jueves, 11 de marzo de 2010

¿Censura?

En un mundo tan convulsionado como en el que vivimos, es una suerte contar con herramientas que nos permitan distraernos un poco. Hablo del mundo virtual, por supuesto, que tiene mucho de real. Creo que todos los que nos hemos animado a abrir un blog disfrutamos en una u otra medida del placer de la interacción, conocemos personas en cualquier parte del mundo y tal vez la única barrera sea el idioma, aunque hay muchos que se pueden comunicar en varios.

Hasta hace unos años, lo más que podíamos hacer es enviar faxes, y antes de eso, el telex, (tal vez muchos de ustedes no lo hayan llegado a conocer), ¿pero sabían que el fax, cuyo nombre técnico es “telefacsímil”, y aunque hasta hace unos pocos años proliferaban por todas partes, fue un invento patentado el 27 de noviembre de 1843, antes que el telégrafo? El primer servicio comercial de fax fue inaugurado en 1865 y cubría el trayecto París-Lyon.

Ahora los descubrimientos son cada vez más frecuentes, los actuales modelos de teléfonos móviles, los ordenadores portables, los blackberries, con seguridad estarán obsoletos cuando termine de escribir este artículo. Todo ello nos proporciona comunicación, que parece ser la finalidad más importante para el ser humano,.


Los blogs son lugares donde podemos mostrarnos al mundo, exponer nuestras ideas, recibir respuestas, y cosa extraña, aunque se hable de “química” entre los humanos y animales para entablar cualquier tipo de relación, en la blogosfera existe un cierto tipo de química virtual, que hace que nos decantemos por algunos bloggeros más que por otros. Con frecuencia vemos que algunos sitios tienen múltiples visitas, y no se puede decir que sus temas sean más interesantes que otros, es un fenómeno que no he podido dilucidar.

Como escritora, veo el blog como una enorme ayuda para contactarme con mis lectores, para promocionar mis libros, y recibir opiniones, y todas, buenas o malas, las dejo en su lugar: “comentarios”, no suelo borrar los que no me gustan o en los que se me haya dicho algo con lo que yo difiera. Es una pena que algunos sitios no sean tan consecuentes con este pensamiento, que no es otro que la libertad de expresión, y esto, tratándose de un país donde existen plenas libertades, como es España. Lo traigo a colación porque acabo de pasar por una página web muy visitada en la que se hace crítica de libros, y he visto con asombro que de los veintitantos comentarios a una de mis novelas, solo queda uno. Supongo que la administración de dicha página consideró que demasiadas opiniones favorables no le hacían ninguna gracia y que no tenía por qué hacerme publicidad gratis.

En fin, lo comprendo. Felizmente que la gran mayoría de las personas que he conocido a través de la red demuestran ser más amigables, cooperadoras, el tipo de personas que cualquier escritor que empieza, desearía tener como amigas, pues para nosotros es muy importante esa palmada en la espalda que es tan reconfortante.

Desde Venezuela, un país donde las cosas cada vez son más complicadas, les envío un gran saludo, amigos, no saben cómo envidio a aquellos que pueden vivir en plena libertad, y que pueden decir y escribir lo que quieran sin temor. Por eso, es una pena que haya personas que viviendo en libertad, hagan uso de la censura para hacer prevalecer sus ideas.

B. Miosi



40 comentarios:

  1. Cuánta razón ocupan tus palabras. Yo he descubierto en este blog un lugar donde descansar de las sacudidas del día, en él he descubierto un precioso libro, y lo más importante, he hallado a la persona responsable de toda esta sencillez de diamante mencionada, a Blanca, una mujer increíble, gracias.
    Esa es la magia que irradian algunos blogs.

    Besos, amiga.
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  2. Blanca que tristeza detrás de las palabras: sin libertad....¡qué duro tiene que ser vivir! Libertad de expresión.....la que nos hace sentirnos personas y seres pensantes...Te mando un beso enorme desde este humilde blog que sólo dice lo que siento.

    ResponderEliminar
  3. Es una pena lo que comentas, Blanca. La censura en un país donde impera la libre expresión (al menos en teoría) es todavía más reprobable. Pero me quedo con la otra parte de tu entrada, donde hablas de esa magia que nos lleva a encontrarnos unos a otros en el mundo virtual. Eso sí que es bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Blanca, disfruto mucho leyendo tus entradas, escribes muy bien y con gran cordura. En los blogs hay de todo, a veces prima el halago fácil, en la vida real también es así, no nos engañemos. Pero también encuentras personas sinceras, que se acercan a tu página por que le gusta lo que escribes y no solamente para que le devuelvas la visita y le dejes un comentario. No sé si me explico.
    En cuanto a lo que han hecho censurando los comentarios a tu novela, me parece un hecho reprobable, y que no habla a favor de esa página, que tú has tenido la deferencia de no nombrar.
    Un abrazo desde España

    ResponderEliminar
  5. No puedo entender cuál es la razón para borrar los comentarios a la novela de una compañera, sean buenos o malos, y menos siendo tú la perjudicada. Un placer, como siempre comunicarnos en este medio que todavía es libre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Blanca!

    Tenemos suerte en España de vivir en un pais, CON POCA CENSURA, porque no es verdad que te dejen expresar libremente cualquier pensamiento, tienes libertad de hacerlo, de ahí a dejarte expresarlo, CASI TODO, no todo.

    Con respecto a los comentarios en un blog. El número de comentarios que tengas en un blog es directamente proporcional al número de visitas que haga el autor del blog a otros blogs; y ahora que venga alguien a discutírmelo.

    ¡Un beso!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  7. ¡Uy, Mián! voy a tener que crecer para estar a la altura del concepto que tienes de mí. Muchas gracias, aigo, de veras.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  8. Dulce y querida Winnie, la libertad en todas sus facetas es por lo que la humanidad siempre ha luchado. Y lo seguiremos haciendo.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Hola, Sergio,

    Puedes quedarte muy contento, amigo, pues tu comentario es el único que escogieron para que se quedase. Supongo que es porque fue el último.
    Para mí lo más hermoso de este mundo virtual es haber conocido personas como tú, gente que tiene los mismos intereses, y por las que siento cariño a pesar de nunca haber cruzado palabra en persona.
    Eso es magia, tienes razón.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo, Felisa. Visito los blogs y dejo comentarios cuando encuentro algún tema que me interesa, pero también cuando siento simpatía por esa persona, aunque no siempre lo que esté allí expuesto sea de mi interés, pero no lo hago pensando en la retribución de visitas. Sería imposible, no me alcanza el tiempo físicamente, para hacerlo.

    Sin embargo, reconozco que es cierto, a veces las visitas son más para hacer acto de presencia, dos palabras sin más sentido que decir: "ya cumplí".

    La página no la voy a nombrar, aunque supongo que algunos deben saber cuál es. Y comprendo que otros no deseen emitir opinión al respecto, pues puede serles perjudicial en algún futuro. El mundo editorial es duro, sí, señor, y se la podrían cobrar.

    Felisa, yo prefiero ser libre y decir lo que me plazca sin tener que rendirle pleitesía a nadie. Ya bastante tengo con mi país. Con decirte que hasta he rechazado entrevistas que supuestamente estarían en sitios importantes. Mis principios están primero.

    Besos, y gracias por participar.
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Guillem,

    Yo tampoco lo entiendo. En esos comentarios no fui yo la perjudicada, tal vez sea por eso.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  12. Ja, ja, Miguel, el número de comentarios es directamente proporcional al número de visitas que hagas, es cierto. ¡Y eso se nota de inmediato!

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. HOla Blanca, lo primero decirte que me encanta tu nueva cabecera.
    Lo de que una web borre comentarios no lo entiendo, deberías decirnos cual es, para saber a qué atenernos.
    Y en cuanto a Venezuela, pues sí parece que la cosa está bastante revuelta.
    Aqui tambien sufrimos la censura durante muchos años, por suerte ahora disfrutamos de la libertad, uno de los valores más preciados del ser humano.
    Ánimo y un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Lolita,

    Gracias por lo de la cabecera de mi blog. La hice yo solita, je, je, aunque no quedó tan nítida como hubiera querido.

    Con respecto a la página, creo que ya todos saben cuál es, pero te lo diré en privado, no deseo influir en los que no son los afectados.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué tal, Blanca?
    En efecto, Internet, los blogs y en general el mundo tecnológico abre muchas sendas (si no, ¿cómo por ejemplo te habría conocido y hablaríamos de esta manera, estando cada uno a un lado del charco?)
    Con respecto a la censura, pienso que en efecto es de locos el caso al que te refieres, es cierto que la web es suya, pero quienes comentaron no creo que acepten que sus palabras no sirvan de nada, tal y como parece.
    Ánimo, Blanca, que ahora tu país no pasa por su mejor momento pero todo acaba, por suerte o por desgracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. No sé, Blanca, supongo que cada uno puede hacer lo que quiere en su blog, o en su web. Me parece que la contradicción está en que pongan comentarios libres (en lugar de moderados), para después quitar los que no coinciden con su forma de pensar. Hay algo de hipocresía, diría yo, más que de censura.

    Esto lo digo teniendo, como sabés, también comentarios libres en mi espacio.

    Un abrazo,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  17. Blanca, como bien dices la ética es tan importante como la creatividad y el buen decir.
    La censura solo busca afincar el miedo, y tu no tienes miedo.

    Abrazos liberadores.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  18. Acuerdo con Alejandro, la cuestión no está en no aceptar comentarios (la página es dueña de hacerlo, todos somos dueños de hacerlo en nuestras páginas), sino en dar marcha atrás luego de que esos comentarios han sido publicados. Eso es, creo, lo que no debería darse.

    Pero, compañera, la censura como forma social o política es solo una faceta. La verdad es que la censura es, en el fondo, una cuestión interna, de "huesos craneales para adentro". Por eso, porque la mantenemos dentro de la mente, es que puede mantenerse social o políticamente con tanta facilidad.

    Animo!!

    Abrazos,
    Esther

    ResponderEliminar
  19. Ah, y aunque no venga a colación del tema, hacía rato que no pasaba por aquí (sabés que suelo desaparecer por semanas de la blogosfera, jejeje), y encuentro el blog cambiadísimo, y mucho más lindo e interesante que antes, si cabe.

    !Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  20. Jesús, yo también creo que es cosa de locos, pero ¡vaya manicomio!, ja, ja,

    Lo bonito de todo esto, como dije, es que nos haya servido para conocernos, y eso es más valioso que cualquier web donde exista la censura.

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Tienes razón Alejandro, siempre tan racional en tus criterios. Cada quien puede permitir lo que desee sea expuesto en su blog. Pero borrarlos después que han sido publicados...

    en fin.

    Besos, amigo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  22. Hola Sergio, amigo, hacía tiempo que no te veía, por aquí!

    Estoy acostumbrada a enfrentar el miedo cada día, en todos sentidos, así que, una raya más al tigre...

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  23. Ja, ja, Esther, me encantan tus definiciones: "de huesos craneales para adentro" ¡Claro! cada cual sabe lo que esconden sus neuronas, en eso no hay discusión.

    Quería dejar sentada una experiencia, que siempre es bueno contar lo que ocurre en el ciberespacio.

    Me agrada mucho tu visita, amiga, ¿tu blog sigue en hibernación?

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  24. Interesante artículo, Blanca. No nos engañemos, la libertad plena no existe, ni en España ni en ninguna parte. Todas las libertades están siempre delimitadas por intereses y poderes. El poder de eliminar comentarios en un blog porque resultan favorables a otra persona no deja de ser un atentado a la libertad. Y como ése, desgraciadamente, hay otros poderes. Pero eso sí, no nos callarán.
    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Qué desperdicio, ¿no? Tener libertad y no hacer uso de ella. Aunque tal vez ocurra como con la salud, Blanca, que no se sabe que se tiene hasta que se pierde.

    Me encanta que sigas actualizando. Aunque no siempre comente, paso por aquí con frecuencia y no me gustaría que eso cambiara. Te mereces seguir expresándote porque dices cosas que merecen la pena.

    Un beso, Blanca

    ResponderEliminar
  26. Hola Blanca:
    Creo que es una suerte poder contar con la maravilla de Internet ya que nos da la oportunidad de conocer virtualmente a personas muy interesantes, tu como amiga por ejemplo.
    En cuanto al numero de visitas al de comentarios no estoy de acuerdo, en mi caso pongo un ejemplo: Me muevo en un club de escritores donde la mayoria de las personas no tienen blog, vivo en un nucleo urbano, donde participo con varias cosas las pesonas que entran en el blog prefieren contestarme o hablar de los temas de mi blog cuando nos vemos.
    Total 40 visitas diarias, es un decir, tiempo que tardo en ir simplemente a buscar el pan una hora. 0 comentarios en el blog, comentarios con calor humano posiblemente 20.
    Ayer se me aprobo una iniciativa solidaria de la cual soy responsablee y me llena de ilusion, ya os ire contando.
    Despues de que se apruebe la financiacion del proyecto.

    Besos
    Tessa

    ResponderEliminar
  27. Qué vergüenza lo de los comentarios eliminados en tu reseña. Patético. Pero yo voy a decir bien alto de qué página se trata, Blanca, porque yo también participé y me siento estafado: ANIKA ENTRE LIBROS. Por lo visto, y como bien dices, a esa señora no debió parecerle muy apropiado que algunos visitantes contradijeran (respetuosamente) su crítica. Eso sí, bien le pareció que tu editorial le enviara un ejemplar de prensa para reseñarlo. ¡Si al menos lo hubieran pagado de su bolsillo! ¡Si al menos hubieran respetado los comentarios de los visitantes de su propia página! Lo dicho, patético.
    Y de Venezuela mejor no hablamos, querida Blanca. Últimamente las cosas entre el país donde resides y España están muy liadas. Y yo prefiero no meterme en política.

    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  28. Me parece que esa inquietud tuya también la tendrán los lectores de ese blog -en menor medida claro está- y ya le pasará factura a dicha bloguera. Si mis comentarios son borrados en algun blog, con seguridad allí no vuelvo mas. Por otra parte los blogs son de personas -en su mayoría- y por tanto viciados por nuestros defectos y pasiones, en este caso puede haber una envidia grande que haya motivado el caso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Lo que contás es simplemente vergonzoso. Que te censuren los comentarios por envidia o porque no quieren promocionar tu obra, habla de una gran mezquindad. Animo Blanca, ya soplarán vientos mejores!
    Yo sigo leyendo tu novela, estoy atrapadísimo!!!!!!!!!!!!

    BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!!

    ResponderEliminar
  30. Maribel, la libertad plena es una utopía, claro, pero hay ciertas libertades que por ética deberíamos respetar.

    Es como que me escribieras un comentario, y después de haberlo publicado, como no me conviene tenerlo en el blog, decido borrarlo.

    He conocido a ciertas personas que publican en foros y en blogs, artículos bastante fuertes y después parece que se arrepintieran y los eliminan, o no les conviene lo que dijeron, lo cual nos hace pensar que antes de lanzarnos a decir tonterías deberíamos pensarlo dos veces.

    En este caso se supone que es una página hecha específicamente para dejar comentarios, no es tanto cuestión de libertad, sino de censura.

    Besos, amiga,
    Blanca

    ResponderEliminar
  31. Querida Natalia,

    Me gusta verte por aquí, y lo que has dicho es una gran verdad, ¡que desperdicio!

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  32. Tesaa, me alegra muchísimo que tengas tantas visitas a tu blog, que sé que es muy interesante, yo, la verdad, no cuento las visitas diarias, pero me gusta que lo hagan, pues me siento unida a las personas que aprecio, en este caso me refería a la química que parece existir entre personas que no se conocen personalmente. Tienes suerte de poder encontrarte cara a cara con los amigos (as) a mi me gustaría poder hacerlo también, pero las amigas que tengo no son muy aficionadas a la escritura.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  33. Javier,

    Me llamó mucho la atención ver que había borrado más de veinte comentarios, pero bueno, tendré que acostumbrarme a este tipo de reacciones.

    Yo tampoco quiero hablar de polícita, amigo, menos de la venezolana. Estoy hasta la coronilla!, ja, ja,

    Un beso!

    ResponderEliminar
  34. Gracias, Stan, espero que sigas atrapadísimo hasta el final, ja, ja, qué bueno es recibir estas buenas noticias!

    Oye, no sé si El legado sea una buena novela, en todo caso, agradezco de todo corazón a los que la hanleído y han dicho públicamente que les gustó.

    También agradezco profundamente a los que la leyeron y prefirieron guardarse su opinión, el daño, cuanto menor, mejor, digo yo. Pero si hubiesen dicho que les pareció mala, no hubiera borrado el comentario.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  35. NO te puedo creer!!!!!!!!!!!!!
    Es terrible lo que hicieron, como borrar los comentarios hacia tu libro. Es una vergüenza!

    ResponderEliminar
  36. Eso mismo pienso, Carlita. Eso mismo.

    ResponderEliminar
  37. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Blanca: No creas que he pasado por alto esta entrada. Pero en los últimos días he tenido problemas con el internet de casa y en el trabajo he estado muy "arrollada". Tuve que imprimirlo y llevármelo a la casa para leerlo anoche antes de que me venciera el sueño, junto con la entrada acerca de Los hijos de Herácles. Me sorprendió mucho lo que cuentas en esta entrada. Y bueno... las cosas que cuentas sobre la comunicación y su vertiginosa evolución y la herramienta en que se han convertido los blogs, para los escritores y etc, etc. Muy justa donde hablas de lo cálido o frío que podrían ser algunos blogs, de la cantidad de gente que puedes conocer, en fin... Para no cansarte, luego de llegar a donde querias llevarnos, me di un paseito por la pagina aquella y me he quedado con la boca abierta. No voy a abundar mas sobre el tema, pero mi presentimiento es que hay una pisca de celos, por no decir una tonelada, por la trayectoria que has tomado con tu libro. Aun no he leido tu libro, Blanca, pero lei el primer capitulo y las diferentes reseñas, por lo que te considero una gran escritora. No creo que tanta gente se equivoque con tu libro.. y despues de todo, lo que necesita un escritor son lectores y eso lo estas ganando... y beso desde aqui Blanca

    ResponderEliminar
  39. Colgaré con tu permiso tus libros en mi blog... Besos

    ResponderEliminar
  40. Vicsabelle, agradezco tu solidaridad. Por supuesto que puedes colgar mis libros en tu blog, ,

    Muchísimas gracias, amiga,

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.