jueves, 11 de julio de 2019

¿No te convence promocionar en Twitter?


Twitter es una red social que si se sabe utilizar resulta sumamente útil para difundir noticias, promover nuestros libros, enterarnos de los que ocurre en el mundo o con nuestros actores, series o  
películas favoritas, por no hablar de las noticias de la política nacional e internacional antes de que salgan en los diarios y la televisión. Al menos yo me entero de todo en Twitter, es una especie de diario simultáneo, más ahora que Putin, Trump, Guaidó o cualquier personaje de la realeza lo utilizan para lanzar amenazas, promesas, adelanto de leyes o invasiones extranjeras. Por estos y otros motivos me parece que tener una cuenta en Twitter hoy en día es indispensable. Pero ¿qué hace que tengamos acceso a determinadas noticias? Debemos SEGUIR a las personas que nos interesan. Así como deseamos que otros se enteren de lo que nosotros publicamos allí, a los demás también les interesa que nosotros sepamos qué piensan, qué venden o qué escriben, de manera que en este aspecto Twitter es extremadamente recíproco. Tus noticias se expandirán más a cuantos más sigas y cuantos más te sigan, de lo contrario quedarán reducidas a un pequeño círculo de personas que se aburrirán de ver siempre tus mismas noticias.
Esta plataforma amplió el número de caracteres que podían escribirse de 140 a 280, lo que facilita la explicación o el enunciado de cualquier noticia que deseemos dar a conocer.
¿Qué le funciona mejor a los escritores? Obviamente las imágenes. Como en todo sitio, las imágenes atraen poderosamente la atención y, por supuesto, no olvidarse del enlace. De lo contrario lo que deseamos publicitar quedará allí como algo que se vio y se olvidó. Ahora todo se centra en la accesibilidad. Cuantas más facilidades para encontrar el sitio, mejor.
En Twitter también se pueden formar grupos, en el caso de escritores, se ponen de acuerdo para tuitear los avisos de los demás, de manera que cada uno de esos avisos saldrá en Twitter no una, ni dos, ni tres veces, sino todas las veces que los demás del grupo hagan RT.  Yo prefiero publicar mis tweets personalmente. He comprobado que los libros que pertenecen a esos grupos raramente ocupan los primeros lugares en ventas, pese a que algunos tienen más de 20 o 30 RTs diarios. Mis Tweets no son tan retuiteados como otros (tal vez porque piensan que no lo necesito, o quién sabe por qué otros motivos) pero mis libros se venden y se leen, lo que es más importante. Eso sí, en mi mercado natural, que es el de amazon.com, un mercado que abarca los Estados Unidos y los países de Sudamérica, excepto Brasil, que tiene su propia Amazon y el idioma es el portugués.

A veces me encuentro a lectores desconocidos que me dejan Mensajes Directos (MD) que es como se llama a los mensajes privados en Twitter, diciéndome que leyeron mis novelas, otras veces me dejan comentarios recomendando mis libros, la verdad, es muy satisfactorio encontrarse con estas sorpresas. En ocasiones veo imágenes o fanarts publicadas en mi time line (imágenes de mis libros creadas por lectores u otros escritores) que son una verdadera pasada.
Los que se quejan de no comprender Twitter es porque no se han dado a la tarea de seguir a otros, de promocionar a otros, de elaborar imágenes para otros para que de esta manera los tengan presentes y los seguidores de estos otros vean también sus libros. Una buena idea es seguir a los superventas, porque ellos tienen muchos seguidores que son lectores, que se convertirán en potenciales lectores de nuestros libros. Repito: Si nos limitamos a seguir a nuestro círculo de amigos, también reduciremos nuestro potencial de ventas.
Dejar un comentario acerca de cualquier tema, hacer un RT o dar un clic sobre el pequeño corazón que allí significa “Me gusta” hace la diferencia. Las personas tienden a agradecer los gestos amables, y generalmente son recíprocos. Claro, como en todas partes, también hay quienes solo se limitan a dejarse promocionar. Cuando esto ocurre y veo que no hay interés de parte del autor del libro que ayudo a promocionar, simplemente dejo de hacerlo, porque no veo por qué gastar mi tiempo en algo que no le interesa al propio autor.

Gran parte de mis seguidores son de Estados Unidos. Los norteamericanos son bastante más recíprocos que los latinos, y son inmediatos. Empecé a seguirlos y a promover sus libros mucho antes de publicar mi primer libro en inglés, “Waldek” (La búsqueda), de manera que cuando lo lancé ya tenía seguidores que me ayudaron a promocionarlo, y me consta que muchos de ellos lo compraron. Así mi novela logró llegar a 99 comentarios, algo muy difícil de conseguir en el mercado angloparlante. Eran más comentarios, pero Amazon borró unos tantos, no sé a cuenta de qué.

Cuando otros escritores me piden que ayude a promocionar sus libros yo lo hago encantada, siempre y cuando vea que el autor también está involucrado en el trabajo de promoción, de lo contrario dejo de hacerlo. La mayoría de las veces actúo por reciprocidad, y no me limito a hacer RT sino a copiar íntegro el aviso, incluyendo la imagen y tuitear por mi cuenta.

Algo que se debe tener presente son los horarios. Por aquí en América, cuando en España es mediodía, nosotros apenas estamos abriendo los ojos; son seis horas de diferencia. De manera que los de España raramente me verán a las 9 o 10 de la mañana. Yo empezaré a estar presente a partir del mediodía, esto cuando tengo tiempo, claro. Mi mejor hora es por las tardes, a partir de las 4 o 5 y de ahí en adelante, aunque no siempre puedo estar en Twitter, debe ser el motivo de que mis libros se vendan más en América. Por eso promociono libros de autores españoles por la mañana (para mí) y libros de angloparlantes por las tardes.

Eso sí, mis libros que están en Alemania, Francia y Reino Unido necesariamente los publicito primero, (en la mañana para mí, mediodía para ellos) porque raramente están en Twitter demasiado tarde, no así los españoles, que me consta que están presentes hasta altas horas de la noche.

Como ven, hay muchos aspectos a tomar en cuenta, pero una vez que se adquiere el hábito resulta muy fácil. Y, créanme, cuando dejo de estar presente en Twitter por varios días, se nota en las ventas.

¡Hasta la próxima, amigos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.