martes, 13 de diciembre de 2016

Reseña: Bahía de la Habana, de Martin Cruz Smith

Bahía de la Habana, Martin Cruz Smith. relinks.me/B008LUWZLS

Mi hijo me regaló en mi cumpleaños un Kindle Paperwhite para reemplazar el anterior, y un amigo me regaló por el mismo evento “Bahía de la Habana”. Acabo de terminarla y diré que me quito el sombrero. El auténtico nombre del autor es Martin William Smith y nació en Reading, Pensilvania. Estudió en la Universidad de Pensilvania, situada en la localidad de Filadelfia, Pensilvania, y se licenció en escritura creativa en 1964.
Cuando leí el título me desanimé un poco, pues la literatura cubana no es la que más me atrae, no por sus escritores, sino por el tema recurrente en sus letras: revolución, la vida en Cuba, el lenguaje localista, y demasiadas autobiografías al respecto. No sé si es porque vivo en Venezuela, en donde Cuba me sale hasta por las orejas, o porque ya estoy hasta la coronilla de la realidad cubana y venezolana, pero al ir adentrándome en sus páginas me encontré con una historia de intriga que se desarrolla en La Habana en el período especial, como se denomina a la época en la que Rusia dejó de suministrar ayuda a la isla y empezó el desmembramiento de la Unión Soviética, hoy de nuevo Rusia. Es un período del que creo conocer lo suficiente debido a una novela inédita que tengo titulada: “Dos caminos un destino”; pero siguiendo con “Bahía de la Habana”, el protagonista es el detective Arkady Renko, un ruso que viaja a Cuba para investigar la muerte de su amigo Prilibuda, un supuesto espía ruso en un país (Cuba) en donde para ese momento los rusos son la peor escoria humana que existe. (Para entonces Fidel todavía no tenía a Chávez al alcance, y si lo tenía este no había llegado al poder).
Martin C. Smith nos envuelve en una vorágine conspirativa muy bien articulada, haciendo que nos preguntemos (al menos en mi caso) ¿qué tiene que ver esto con lo otro? Pero a medida que la novela avanza nos damos cuenta de que cada puntada tiene su hilo, y ese hilo narrativo no se pierde en ningún momento hasta llegar al final.  Es difícil, por no decir imposible que un novelista logre conservar el misterio hasta la última página, y este libro no es la excepción; difiero de los lectores que blandean comentarios triunfales como: “la novela es predecible llegando al final…” ¡Por supuesto que debe ser así! Toda novela comulga con el lector atento, le da la razón, le advierte, y en cierta forma el lector se siente protagonista o espectador de lo que ya viene sospechando; un final que no siempre será de la forma como el lector había imaginado, y es ahí donde reside la capacidad de intriga del autor, y en ese sentido Martin C. Smith es extraordinario.
La recomiendo.
Ente otras obras del mismo autor está "Parque Gorki”, llevada a la pantalla, donde apareció por primera vez el detective Arkady Renko.


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.