domingo, 30 de agosto de 2015

¡Ay, mi pobre Rastreador, hay algunos que de verdad te odian!

Casi todos mis doce libros han estado en los primeros lugares del top general de Amazon, especialmente Amazon USA; sin ir más lejos, mi novela “La búsqueda” estuvo un año y tres meses consecutivos en el primer lugar del top 100.
Mi última novela, “El rastreador” estuvo en el primer lugar un mes y medio, y se conserva entre los primeros cuatro lugares. En Amazon.com tiene un total de 86 comentarios, la mayoría de 5 estrellas. Algunos de 3 y un comentario de una estrella.
En España, sin embargo, de donde son la mayoría de mis amigos escritores, es de donde provienen los comentarios más agrios, no obstante he decidido tomármelo con humor, porque a través de sus comentarios puedo estudiar su perfil psicológico (así como ellos se toman la libertad de hablar de mis obras)

Aquí un comentario de 1 estrella de un lector impaciente, incrédulo, pero al mismo tiempo sensible, porque siente lo que dice:

Se buscan argumentos y situaciones, a veces inverosímiles, para rellenar páginas. Siento decirlo, pero abandoné su lectura al primer cuarto de libro.
Este lector además de faltas de puntuación, parece que se equivocó de novela, pues habla de una “tela” romántica. ¡Por otro lado es muy vergonzoso y se horroriza con facilidad!:
Novela romantica tela de mala disfrazada de thriller de acción. No hay por donde agarrarla, algunos pasajes producen vergüenza ajena. Un horror.
Aquí hay uno al que le gustan las novelas sumamente creíbles y realistas. ¡En lugar de leer novelas debería de leer el periódico o escuchar las noticias de la TVE!:
Trama sumamente increíble en algunos momentos. Muy cogido por los pelos y no realista con algunas situaciones de la cultura islámica.

Otro lector que le gusta el libro porque es fácil de leer, ¡qué suerte! Pero parece que no le gustan mucho las series americanas. Lástima, recordaré eso la próxima vez para escribir algo que sea más de su agrado.
Es un libro que se lee fácil, aunque la historia recuerda mucho a las típicas de héroe norteamericano.
Aquí un perito en traducciones. (No sabe que el libro está escrito en español), y debe tener algo en contra de los latinoamericanos. ¡A este paso tendré que aprender a hablar en español de España para poder satisfacerlo! ¿Discriminación?
La traducción al castellano a veces es extraña, con palabras o expresiones que diría son de Latino-América.
Una lectora que parece que se refiere a que amó a mi libro pero puso 1 estrella, algo me dice que tiene cierta neuropatía. ¡Si así me ama, mejor que no me odie! (Lo copio tal como lo escribió, ella es española por cierto)
I lovet it.
Y aquí uno que se lleva la palma. Pone 1 estrella a TODOS los que ocupan los primeros lugares, en este caso no solo es despectivo, parece que tiene odio en contra de los que no compran su libro: 
(Debe de darle cada pataleta cuando ve un libro arriba…)
Un desmadre que nunca llega a cuajar. El argumento de este libro es muy flojo. Libro del montón, no merece la pena.
Como ven, amigos, si una no se lo toma con humor podría terminar tan trastornada como ellos, porque solo siendo así pueden unas personas dejar comentarios tan hirientes, despectivos, y en algunos casos hasta con matices de discriminación racial. ¿O es que acaso los latinoamericanos no tenemos derecho a expresarnos en el idioma con el que hablamos?

Pero así y todo estoy muy contenta de como me va con mis libros. A finales de septiembre tendré el relanzamiento de  mi novela “El manuscrito I El Secreto” por Ediciones B y al mismo tiempo saldrán las ediciones en francés, alemán e inglés.

Y para finales de año la guinda de la torta: Todas mis novelas a través de la firma Audible podrán ser escuchadas. Ya el contrato está firmado y solo espero con ansiedad poder escuchar mis novelas. Un regalo caído del cielo.

Sé que no caigo bien a muchas personas. Más de las que puedo contar con los dedos de las manos. Reseñadore(a)s de blogs, lectore(a)s, escritore(a)s, sobre todo; muchos de ellos me han borrado de sus amistades en Facebook y otros tantos de Twitter, pero yo sigo adelante con mis proyectos, mis novelas, mis promociones y mi programa de radio. Y seguiré así duélale a quien le duela, que el mal se lo hace quien me odia, porque yo estoy feliz, este año me han sucedido muchas cosas buenas, tanto en mi vida personal como con mis libros.

¡Hasta la próxima amigos!

18 comentarios:

  1. Blanca. Los comentarios malos, o mejor dicho los malintencionados, son un porcentaje mínimo de la totalidad que tenés. Sé que duelen, pero hay que tratar de ignorarlos y alegrarse por la mayoría: los positivos.
    No es nuevo que en el mundo moleste el éxito.
    Si no lo tuvieras, no perderían tiempo y energía en calificarte.
    ¡Un beso grande y a seguir escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Federico, es lo que pienso yo, pero quería ponerle un poco de humor al asunto, tal vez alguno pase por aquí y se reconozca :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola José Luis, ese dicho español me cae de maravilla, ¡sucede que a veces ladran demasiado! jajajaja

      Eliminar
  3. La envidia es mala consejera, y como dice el refrán, "la mentira tiene las patas muy cortas". Y te lo dice un español que se avergüenza muchas veces de lo rastreros y envidiosos que son sus colegas escritores españoles. He escuchado auténticas barbaridades, como gente que compra a otros para que den votos negativos en las novelas de sus "competidores", como si comprar tu novela ya excluyese la compra de la suya. Mira también si esos comentaristas tienen la etiqueta de "compra verificada". Si no es así, más posibilidades de que el comentario sea falso.

    Por cierto, lo de la "tela" es una expresión española, muy de la calle, para referirse a algo en tono superlativo. Lo de "tela de mala" simplemente significa "muy mala". La verdad es que ese comentario no deja en muy buen lugar el nivel de redacción del comentarista, porque es una expresión que, siendo amable, calificaré de "poco culta".

    Y en cuanto al que comenta lo de la traducción, ese vio "Miosi" y ya no leyó más. Supongo que con"Fujimori" ya le daría vueltas la cabeza :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los escritores que no venden sus libros o que venden muy poco se desesperan, lo sé, pero algunos llegan a medidas extremas. También hay lectores que se las dan de críticos literarios y blogeros que se sienten con todo el derecho de descalificar una obra simplemente porque no les gustó. Yo puedo dar mi opinión, pero siempre será mía. No puedo basándome en ella desaconsejar la compra de un libro. Cada lector es un mundo y tiene sus gustos. Yo leo muchos libros que me parecen malos, en esos casos prefiero no opinar, habrá otros a los que sí les gusten.

      Eliminar
  4. Veo que tú también te has topado con la xenofobia lingüística, Blanca. O sea, españoles que le ponen pegas al español latinoamericano o latinoamericanos que le ponen pegas al español de España. No sé qué le pasa a la gente, ¿por qué no aprovechan la oportunidad para aprender expresiones extranjeras? Yo vivo en Uruguay y me crié con Verano azul (de España) y el Chavo del ocho (México), y a veces mis amigos en Facebook no adivinan mi nacionalidad porque me gusta usar las expresiones extranjeras que voy asimilando por el camino (considero que me enriquecen). Además de las locales, claro, aunque en mis libros evito las que podrían no entenderse fuera de Uruguay (o que incluso no son técnicamente correctas). Y NO pienso hacer ediciones separadas para Latinoamérica y España. Si escribo un libro ambientado en Latinoamérica, NO voy a usar "vosotros" en lugar de "ustedes", por ejemplo (vamos, que aquí no hablamos así, punto). Y en mis libros fantásticos pre-industriales sí usaré el "vosotros" porque le da ese toque antiguo que pega con la narración. Escribí un post para mi blog sobre el tema (http://ow.ly/kX3s9), y en mis libros en Amazon ya estoy aclarando a los lectores que disculpen cualquier expresión "extranjera" (conste que no debería disculparme; es para evitar más comentarios sobre el asunto).
    En cuanto a los comentarios negativos que no están fundamentados, pasa con todos los libros. Yo los ignoro a la hora de seleccionar una lectura. Si quieren hacer una crítica negativa, que fundamenten exactamente qué es lo que consideran que está mal con la novela (por ejemplo, errores de lógica en la trama).

    ResponderEliminar
  5. Yo uso el español internacional, y todas mis novelas están ambientadas en muchos lugares del mundo, menos en España. No sé por qué tengo que utilizar modismos españoles si el escenario está situado en Estados Unidos, Pakistán o en Perú. Pero en realidad es la primera vez que recibo esa clase de crítica.
    El rastreador tiene apenas tres meses en escena y entre España y USA suma poco más de cien comentarios, de los cuales solo 4 son de una estrella. Pero como dices, si calificas una obra de pésima o mala, debes dar más motivos que son "Es un desmadre".
    Mi novela La búsqueda tiene 573 comentarios en USA y también tiene unos pocos de una estrella, comprendo que haya gente a la que no le guste como escribo, pero la verdad, no veo por qué deben de ser tan hirientes o insultantes.
    Pasaré a ver el artículo que escribiste, Gissel.

    ResponderEliminar
  6. No se puede gustar a todo el mundo. Las críticas constructivas son positivas, pero lamentablemente, no todas lo son.
    Lo mejor es tomárselo con filosofía, como haces tú :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. En este mundo hay de todo y la envidia es uno de los peores sentimientos. La verdad es que a la mayoría le gusta tu obra. Y eso es lo más importante.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo unos lectores pueden sentir envidia. Es muy extraño todo eso. Gracias por tu visita, Iris.

      Eliminar
  8. Amiga Blanca. Cuánta razón tienes. Se me ocurrió publicar una novela por el sistema KDP. Se descargaron 284 ejemplares gratuitos. Sólo conseguí dos comentarios, uno atacándome por lo político con amenaza incluida, curiosamente le puso dos estrellas, otro se quejó (algo de razón tenía) sobre las comillas españolas famosas que no supe encontrar en el teclado (ahora sí), éste calificó directamente la novela de infumable. Llegué a la conclusión de que ninguno de ellos la había leído. No aguanté más de los tres meses convenidos, en cuanto pude la retiré. Los comentarios que muestras califican a los comentaristas. Y es verdad que este tipo de gente envidiosa y malintencionada pulula en este país más que en otros. Una escritora con doce novelas publicadas y que además se leen merece un respeto. Si fuera ciudadana de otro país y escribiera en inglés, por ejemplo, estaría muchísimo mejor considerada. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los comentarios que no son positivos también deberían tomarse en cuenta, Vicente, de los que difiero son de aquellos que califican la novela con adjetivos como "infumable" o cosas por el estilo. El escritor sabrá que su novela no es muy buena por la falta de comentarios y la poca venta. Entonces habría que revisarla, siempre he hecho eso y me ha dado resultado. Me parece que no deberías haber retirado tu novela, pero si es para una revisión exhaustiva, está bien hecho. Yo me quejo de los comentarios malintencionados, pero cuando alguno lleva razón estudio la situación y trato de corregirla si es posible.

      Eliminar
  9. Bueno, Blanca, yo me he encontrado con el problema contrario: Uno de los comentarios en Amazon.com pone que uso "un lenguaje muy nacionalista" (supongo que por España). En ese caso es comprensible, porque la novela en cuestión usa el lenguaje coloquial de los jóvenes en España (la protagonista tiene catorce años, y ella y su amiga hablan como hablan las jóvenes de su edad por aquí).

    En cuanto a comentarios "malos", supongo que hay que vivir con ellos. A veces tienen razón, a veces no. Lo suyo es mirar la distribución de los comentarios. Si es una "T de Student" (es decir, todos los comentarios están sesgados en una dirección y casi no hay comentarios en la otra), entonces está muy claro cómo de bueno (o malo) es el escritor. Marlene Morleon escribió un estupendo artículo al respecto en su blog.

    Algunos comentarios son simplemente raros. Yo tengo uno de dos estrellas que después de criticar el libro termina diciendo "...pero es una novela muy hermosa." Francamente, no lo entiendo. Pero no es el único.

    Y en cuanto a lo que dices de la persona que pone una estrella en todos sus comentarios, es evidente que es un resentido. Yo, en cambio, tengo una reseña de una estrella de una persona que me tacha de pederasta ¡sin haber comprado ni leído el libro! Y para colmo es la única reseña que ha hecho... Realmente desmoralizante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había leído este comentario, Ramón, estoy de acuerdo contigo, todo depende del lugar donde se viva y cómo se hable. Los de aquí criticarán por un motivo y los de allá por lo mismo. Creo que tenemos que tomarlo con humor porque no queda otra!

      Eliminar
  10. Pues yo soy española y debo confesar que estoy súper enganchada a todas sus novelas. Ahora mismo estoy leyendo La Búsqueda y me está encantando, eso sí, para una persona como yo, leerla en el metro (no tengo otro momento para leer por falta de tiempo) es difícil porque lloro con mucha facilidad y el libro tiene muchísimo sentimiento. Vamos, que se me llenan los ojos de lágrimas y la gente me mira raro, jeje.

    De todas las novelas que he leído suyas hasta el momento, La Búsqueda es la mejor con diferencia, pero El Rastreador también es muy buena y no se merece esos comentarios. Sobre todo me llama la atención el comentario del que dice no haberla terminado, entonces ¿por qué se atreve a opinar de algo que no sabe?. Dicen que en España tenemos un deporte nacional y es el criticar, que se nos da de maravilla. Y si es haciendo daño parece que nos gusta más. No lo entiendo.

    En fin, que yo sólo quería hacerle llegar mi opinión para que viera que no todos somos así. Que yo estoy encantada con sus obras y le pido por favor que continúe escribiendo estas historias tan hermosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Isis por leer mis novelas. Yo también soy aficionada a leer en sitios como salas de espera, así siento que no pierdo el tiempo. Como dije en el artículo, los escritores debemos tomar los comentarios con humor, supongo que no podemos gustar a todos, Isis. Tengo lectores españoles que me han dejado buenos comentarios últimamente, por suerte parece que El rastreador les está empezando a gustar. ¡Gracias otra vez!

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.