jueves, 24 de abril de 2014

¿Eres un "escritor de verdad" o uno "de mentira"?

¿Qué puedo decir de la auto-publicación o publicación independiente que no haya dicho ya?

Aparentemente todavía hay mucho que decir. Y aprovecho el Segundo Encuentro Literario de autores en Cartagena para retomar sobre este punto una vez más.

Hoy en día ya es usual ver que un autor ha auto-publicado. Algo que solo hace un par de años era impensable. Y que lo hizo con relativo éxito. Y la tendencia está en alza. Ya no parece una Utopía publicar y vender libros. Antes se veía a la auto-publicación como resultado de la vanidad. Ahora es todo lo contrario. Se mira a los escritores que publican por editorial como si ejercieran un acto vanidoso, pues auto-publicar es sencillo y muy fácil.

¿Por qué digo esto? Por lo que se ha hablado últimamente en algunos blogs y sitios de literatura. No todos los escritores que han firmado por editorial han obtenido los resultados que esperaban. Antes debo aclarar para quienes no lo sepan, que algunas editoriales escogen a sus próximos autores de las listas de Amazon, de manera que aquellos autores que han tenido éxito y ocupaban los primeros lugares en las listas de esa plataforma son ahora publicados a través de editoriales. ¿Qué los impulsa a aceptar sin detenerse a pensar demasiado en los pros y los contras? El saberse “aceptado” finalmente como un escritor “de verdad”. Como si antes hubiesen sido “escritores de mentira”.

Todavía hay escritores que publican por editorial que miran a los independientes con cierto aire de suficiencia. Pero estoy segura de que no se atreverían a publicar por su cuenta, pues tendrían que competir con la gran cantidad de obras que generan los “escritores de mentira” y que son las que ocupan los primeros lugares, a pesar del esfuerzo promocional que las editoriales prestan a sus autores favoritos situándolos indefectiblemente en los primeros lugares, producto de no sé qué manejos.

Hay ciertos escritores que publican de manera independiente y culpan el que sus libros no se vendan a que “ellos no se rebajarán a hacer propaganda o a promocionar sus libros”. Hay que ver… como si la gente los conociera de toda la vida y fuera a pelearse por comprarlos.  Y están allí, en el fondo, perdidos en la selva.

Apartando estos casos, las ventajas de hacerlo por cuenta propia son muchas, amén del hecho de que se gana mucho más y se tiene pleno control sobre las cifras y los pagos. Algunos piensan que aceptando un contrato editorial se liberarán de la promoción. Craso error. Tendrán que seguir haciéndolo, pero ganarán mucho menos.

Y cuando digo esto lo digo desde la experiencia que tengo como escritora híbrida. Publico por editorial y también soy independiente.

¿Hay libros auto-publicados malísimos, sin corregir y de temas incomibles? Los hay. Nadie lo niega. Pero también los hay muy buenos, tanto, que las editoriales desean publicarlos. Y lo más gracioso es que fueron producto del rechazo editorial, porque al fin y al cabo, ¿de qué depende que un libro sea aceptado por una editorial? Obviamente del lector editorial. Y no todos están preparados para una función tan delicada. Algunos se fijan simplemente en los errores ortográficos, cosa fácilmente corregible, sin fijarse en el tema de fondo, que puede ser extraordinario. Tampoco los correctores editoriales son una maravilla. He leído libros que dejan mucho que desear.

Pero en el mundo amazónico de la auto-publicación también existen fenómenos extraños. Libros malos, por no decir: re-malos, ocupan los primeros lugares. Lo que me lleva a pensar que tal vez los lectores se estén acostumbrando a la mediocridad. Aunque es cierto que también ocurre con algunos libros publicados a través de editoriales. ¿Es probable entonces que nuestra sociedad se esté acostumbrando a los temas banales,  al mero hecho folclórico, a un relato sin mayor profundidad, que no deje la mínima enseñanza y cuyo contenido no tenga la riqueza literaria con la que ha crecido la mayoría de los lectores que hoy son escritores?

Sí. Es posible. Pero no es culpa de la auto-edición. En este caso es responsabilidad de las empresas editoriales que por tener en sus manos un superventas, transan cifras millonarias por publicar obras que se convierten en el boom del momento y que al cabo de un par de meses nadie recuerda, y esto ocurre tanto a uno como al otro lado del charco. Personajes de farándula que fallecen o que se divorcian o algún cantante que no ha llegado a la treintena y ya desea contar su vida, para evitar tener que hacerlo cuando ya no tenga nada que decir.

De manera que yo diría a los que se halan de los cabellos hablando mal de los escritores independientes, que mirasen un poco más allá y observasen dónde surge el problema. Hasta hace poco eran las editoriales las que llevaban la batuta en cuanto a tendencias, ahora es el lector quien escoge lo que desea leer, y nosotros los escritores, tenemos el deber de que le llegue un material de buena calidad, perdurable en el tiempo y que nuestros libros no sean aves de paso.

Y recuerden: No todo escritor independiente es necesariamente malo por no haber pasado por el “filtro” editorial. Muchas veces esos filtros son verdaderamente malos y para muestra basta un botón.

¡Hasta la próxima, amigos!
Blanca Miosi

18 comentarios:

  1. Tengo en casa algunos libros publicados en editoriales, tan poco atrayentes que los abandoné en las primeras páginas aburrida de que en tantas páginas no me contase nada, ni me atrajese, ni me hiciera imaginar por un instante que todo el contenido, presentando de un modo tan muerto, tuviese algo bueno para ofrecer...tal vez nunca lo sabré, porque como lectora tengo mi propia preferencia en libros y la básica es saber sobre qué cosa leo. A veces hay que llegar a la mitad para saber qué te intentan contar y hasta entonces te lo han contado tan mal que solo puedes dejarlo.

    En cuanto a lo que dices de los lectores que leen libros malos, eso sucede al principio, cuando aún no has encontrado libros que te hayan calado. Cuando aún crees que todos los libros te aportan lo mismo. Después vas engrosando el músculo lector y es como todo, con los malos ya no puedes porque sabes que los hay muy buenos y sigues otras líneas de búsqueda. Al menos conmigo fue así...y lo que me queda por descubrir.

    Leo muchos blog de gente que escribe y aún no ha publicado, que en algunos casos nunca ha pensado en publicar, creo que si alguien escribe y es bueno, sabe transmitir, luego deduzco que el medio es lo de menos, lo importante es la materia prima, que por supuesto se disfruta igual. Lo bueno es que sabemos que ahora hay muchos caminos abiertos para quienes deseen hacerlo, aunque no todos alcanzarán el mismo lugar porque en eso de publicar y vender hay una parte de azar; lo mismo que en la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Begoña, lo importante es que ahora tenemos varios caminos, ya no tenemos que esperar una eternidad a que alguna editorial desee publicar los manuscritos. Creo que todo esto redunda en mejores oportunidades de lectura para los lectores.

      Eliminar
  2. Plas, plas, plas... Estoy contigo cien por cien. Nada que añadir, solo darte las gracias por esta lucha por una causa tan justa y tan verdad.
    Un beso, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tú tienes experiencia de ambos lados, Mercedes, lo que dije solo reitera lo que sabes. Espero que en adelante puedas tomar las decisiones más apropiadas para tu carrera.

      Eliminar
  3. Me quito el sombrero con este artículo, Blanca. Subrayaría varios párrafos, los podría en un cartel luminoso en pleno centro de Madrid y haría entender a los lectores que las modas son pasajeras y, mientras se llevan a cabo, la buena literatura lucha por sobrevivir.
    Gracias por este artículo, de verdad.
    Cita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy amiga de escribir siguiendo tendencias. Como he sido lectora toda la vida, sé lo que un lector espera de los escritores: historias o r i g i n a l e s, no copias al carbón de temas manoseados hasta el cansancio. Las tendencias son modas, de ellas quedan polvo que se lleva el viento.

      Eliminar
  4. Como en ti es habitual: extraordinarias reflexiones, Blanche...

    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, Rafael, tu presencia me conforta.

      Eliminar
  5. Que bien, Blanca, siempre concisa y contundente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Escritor es el que escribe. ¿Acaso no era escritores magníficos Kafka o Kennedy Toole, por poner dos brutales ejemplos, antes de ser publicados?
    La autoedición nos proporciona una fabulosa plataforma, un contacto más directo con el lector, y un compromiso de mejora constante. Tú y yo, por ejemplo, hemos elegido "pasar" de las editoriales. Sabemos bien que eso no nos hace más escritores, y sin embargo sí nos hace más libre y, desde luego, nos permite ganar mucho más dinero. Podría estar desde hace años en Planeta o Ediciones B, pero bajo condiciones que no me agradan en absoluto. Antes decirles NO a estos señores era sumirse en el olvido (para nada dejar de ser ESCRITOR), ahora los escritores empezamos a tener un poco la sartén por el mango.
    Qué voy a decir: debemos cuidar nuestros escritos al máximo, promocionarlos activamente y cuidar a nuestros lectores. Sólo así conseguiremos la fidelidad de los mismos.
    Nadie puede permanecer mucho tiempo en el TOP si no tiene una obra cuidada. Tengo una novela que supera los 400 días en el TOP-100, y tú Blanca cuentas con una ¡¡con más de 800 días!! Otra con más de 650, y una tercera, muy reciente, que se acerca a los 200 y que te aseguro que será un clásico en Amazon con cientos de días en el TOP-100. Son "clásicos" de Amazon, novelas que se han ganado a pulso permanecer ahí en lo alto muchos años, junto con Antonia Corrales o Esteban Navarro, gente que también empezó en la auto-edición. Y si siguen en lo alto (no digamos tú, que tienes 3 casi siempre no ya en el TOP-100, ¡¡tres en el TOP-20 y algunos días en el TOP-10!! Si siguen en lo alto es porque miles de lectores le han dado su conformidad, que tiene mucho más valor que cualquier editor.
    Gracias por este artículo.
    Seguiré defendiendo a muerte a los escritores "de mentira", que cada día luchan con ahínco para que sus obras lleguen a los lectores.
    Un abrazo "Reina de Amazon" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuidado que uno pone al escribir, empezando por la escogencia del tema, el desarrollo y la presentación de la obra, se nota cuando la publicamos, Enrique. No es casual que algunas novelas perduren por meses y hasta años en los primeros lugares. Ya llegar al top 100 es complicado, cuanto más permanecer entre los primeros 20. Eso lo sabes mejor que nadie. Sin embargo, hay quienes dicen que ser escritor independiente no es ser un escritor de verdad. Y lo dicen escritores que han publicado un par de novelas sin mayor relevancia por editoriales. Yo les diría que se atrevieran a publicar en Amazon, creo que no pasarían esa criba, la verdadera, la del lector de a pie, que dice lo que le hierve en las venas cuando algo no le gusta. No me refiero a reseñas edulcoradas de amigos bloggeros, que en algunos casos se creen críticos literarios y escriben las reseñas para leerse entre ellos, pues un lector rara vez entra a los blogs de reseñas para comprar libros. Ellos escogen desde su Kindle su próxima lectura, fijándose en algunos casos en la cantidad de estrella o comentarios que tenga la novela.
      Lo digo por experiencia, porque mi novela Waldek (La búsqueda en inglés) no tiene ni una sola reseña en ningún blog y se está vendiendo más que todas mis otras novelas que están entre las primeras del top general en español.
      Gracias por lo de reina, pero creo que es un título que me queda demasiado grande, amigo.

      Eliminar
    2. Gracias siempre a ti, Blanca.

      Y lo de "Reina" no te queda grande en absoluto: ayudas a muchos escritores, tienes casi todas tus novelas en el TOP, fomentas la lectura entre los lectores potenciales, apoyas la mejora y el desarrollo del Kindle... En fin, no acabaría nunca.

      Muchas felicidades por Waldek, que ya veo que se consolida. Yo en inglés no me puedo quejar en absoluto, pues vendo mucho más que en castellano, pero no consigo que mis obras se queden por mucho tiempo en lo alto de la lista. Fueron grandes éxitos THE RUMOR OF THE DEAD (Ahora SEARCHING FOR THE NECRONOMICON) o LUCK SEVEN SECRETS, pero apenas duraron unas semanas en el TOP. Eso sí, ¡vendiendo miles de copias! Ojalá algún día puedan estar mucho tiempo ahí, en todo lo alto :)
      Respecto al tema de los escritores "de verdad", mucha gente se asombra al descubrir que ya tenía libros publicados por editoriales, que he rechazado ofertas de Planeta o Ediciones B o que he ganado o sido finalista en alguno de los más importantes premios de poesía aquí en España. Me preguntan: Y entonces, ¿por qué te auto-editas? Como si auto-publicarse fuese algo similar a tener la sarna o la viruela... En fin.
      Me alegra saber que hay gente como tú, que está por encima de esos convencionalismos, y que cree más en el lector. Pienso que tú y yo bien podríamos firmar algún día de nuevo con una editorial... pero será bajo nuestras condiciones. Entretanto, mejor ir por libres ;)
      Un abrazo, amiga. Y ESCRITORA, de las de verdad.

      Eliminar
  7. Me encantó eso de "Escritora híbrida" Buen punto de vista, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así es como nos llaman a quienes publiamos de ambas formas, querida Flor. Muchas gracias por tu visita!

      Eliminar
  8. Excelente post, Blanca, en el que no falta un punto ni una coma y que comparto en toda su literalidad. El reciente Encuentro de Cartagena arrojó mucha luz en este oscuro sendero en el que las editoriales han tratado de cerrar puertas y ventanas con el único propósito de engordar sus cuentas de resultados y controlar, férreamente, el mercado de la edición, discriminando de manera selectiva y perniciosa a los autores que "no son de su cuerda".También a ellas les ha llegado la hora de ser de "verdad" o de "mentira". La autoedición tiene dos claras ventajas: 1.- Todo el que quiere verá publicada su obra con independencia de si es buena, mala, mal presentada, mal maquetada o ignorada por los lectores. 2.- Los autores que en la autoedición consiguen el éxito (como s tu caso) se sentirán libres para controlar todos los detalles de su obra, incluido, por supuesto, el mercadeo y las ganancias. El telégrafo, el télex y el fax son entrañables recuerdos de un pasado superado por las nuevas tecnologías. En el futuro, por mil razones, el libro electrónico será el gran difusor de las obras literarias. La edición en papel quedará seriamente resentida pero en ello nuestros bosques saldrán ganando.

    Fue un placer participar contigo en la mesa de Cartagena (España). La próxima esperemos que se celebre en la otra Cartagena (en la de Indias). Todos aprendimos mucho de tus sabios comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por participar, José Luis. Sé que también tienes claro cuál es el papel que juegan las editoriales en la literatura, pues al igual que yo y enrique Laso has publicado por editoriales y también como independiente. Me alegra que se estén aireando este tipo de debates y que ambas partes estén presentes, era necesario y en eso Francisco Gijón juega un papel importante.
      A pesar de que pertenezco a una generación que no es de esta época he sabido adaptarme con facilidad a la tecnología, y me llama muchísimo la atención cuando escucho a jóvenes decir aquello de que no podrían dejar de "oler el papel" como si leyeran un libro con la nariz. Se ve y se oye de todo y me encanta formar parte de los cambios. Algún día seremos recordados como los pioneros, amigo. Y los que vengan detrás podrán disfrutar de una vida mejor como escritores, algo que varias generaciones no pudieron hacer.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Recuerdo cuando Mercedes Pinto Maldonado me comentó muy ilusionada que iba a firmar un contrato con una editorial (cuando le pedí un artículo para el libro Bestseller 2.0). Los años me han enseñado a no dar opiniones ni consejos cuando no me los piden y me guardé ciertos temores ¿Era una editorial con gran distribución? ¿Por cuánto tiempo cedía los derechos? ¿Conservaba los derechos digitales?
    Hoy Mercedes pasó por esa amarga experiencia ¿Me habría oído si le hubiese dado consejos? Lo más probable es que no. Hay veces que hay que pasar por determinadas experiencias para aprender.
    El mundo editorial está cambiando. La mejor solución para la mayoría de los autores es publicar de manera independiente, y cuando venga el caso de un interés por alguna editorial, negociar las condiciones.
    El futuro es el autor hibrido, pero el autor tiene por primera vez el sartén por el mango. Puede decir: “Yo puedo publicarme, editar mi libro, encargar una portada, definir precios. Publicar en una plataforma o en múltiples. ¿Qué va a ofrecerme un contrato con una editorial?”. Yo veo nuevas funciones para los agentes literarios, pero las editoriales tienen que reinventarse.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.