lunes, 1 de abril de 2013

¿Por qué autopromocionar las obras está mal visto?

A veces pienso que la autopublicación a través de Amazon u otras plataformas ha trastocado tanto las cosas que escritores y editoriales están navegando a la deriva.

Ya se ha comprobado que publicar como independiente tiene muchos más beneficios que publicar a través de una editorial.

¿Pero quién puede resistirse a tener en su hoja de vida la mención de una editorial como prueba de haber publicado "con todas las de la ley"?  Después de eso: lo que venga.

Y aquí llego al punto que me gustaría tratar. Veo que entre los escritores que publican sea por editorial o por Amazon, por dar el nombre de una empresa, piensan que no deben autopromocionarse. Lo ven como una rebaja a su cateogoría, un estigma, o simplemente algo que no va acorde a sus principios. Se hacen eco de la crítica de algunas personas que consideran que no pueden exponerse a parecer un verdulero voceando la venta de sus repollos y zanahorias.

Ahora me pregunto: ¿De qué sirve escribir si nadie conoce lo que escribimos? No hacemos algo diferente a lo que hacen las editoriales por algunos escritores. Algunas suelen empapelar las grandes librerías con la portada o la foto del autor de turno. Les hacen aparecer en cuanto programa televisivo exista. "Crean" la necesidad del producto. A eso se le llama mercadeo o marketing. No es vergonzoso. Y si por unos cuantos que se consideran "ofendidos" de tener que ver en Twitter o en Facebook (que son los medios que tenemos más al alcance los escritores), vamos a dejar de hacerlo, estaremos cometiendo el peor error.

No soy una escritora famosa, de manera que necesito promocionarme. Es un trabajo tan válido como cualquier otro. No es perder el tiempo o "hacerlo cuando puedo". Debería ser una prioridad en nuestras vidas, tanto como escribir, pues si no hay ventas nadie nos lee.

Y si todavía les queda alguna duda, nosotros los escritores independientes, no solo tenemos que escribir para producir un libro; nos ocupamos de todos los aspectos, desde la formación de las ideas, hasta la maquetación de la novela pasando por el diseño de la portada.  ¿Tanto trabajo para dejarlo a la buena de Dios?

Es nuestra obligación, parte integral de nuestro trabajo de escritores vender y promocionar la obra, de lo contrario de nada vale haberla escrito, pues si es por el puro gusto, mejor no la hubiéramos publicado en Amazon, deberíamos dejar que las obras duerman el sueño de los justos en el fondo de un cajón del escritorio.

Y les digo algo más: Si piensan que por tener un agente o una editorial la promoción estará garantizada... Se equivocan. Ustedes tendrán que promocionar sus novelas para que la editorial pueda venderlas. Así de simple.

Hasta la próxima, amigos!
B.Miosi

Nota: Hago una aclaratoria que, gracias al participante Mundopalabras les recuerdo: No hay campaña ni promoción que surta efecto si el libro que pretenden publicitar está mal escrito. Ante eso no hay más remedio que releerlo, corregirlo y publicar un buen producto.

56 comentarios:

  1. Que razón tienes Blanca. Al fin y al cabo los que juzgan las obras son los escritores, pero para ello tienen que saber que están ahí, a su alcance. Y si no nos promocionamos nosotros (y entre nosotros) quién lo hará? Lo hacen todos los profesionales, gente de negocios, deportistas, cantantes, actores...incluso si son y famosos...
    Suerte y gracias por este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es claro que escribimos para ser leídos, Olga, y promocionar nustras obras no nos hace menos escritores.

      Eliminar
  2. Aunque tengo mis propias ideas al respecto (probablemente emanadas de la condición emocional de cada cual), en gran medida sostengo lo que has escrito, Blanca; y aprovecho para destocarme ante la fuerza y el carisma que te avala.
    Se corre el riesgo, por apuntar una idea, de que grandes vendedores superen a escritores de más valía.
    He percibido en estos meses -un año ya- las diferentes técnicas, tácticas, estrategias, que se emplean o empleamos para colocar nuestro producto, todas me parecen justas, dicho sea de paso, pero también es notable que no todos poseemos la misma munición ni el mismo calibre: tal vez por torpeza, tal vez por elección, el caso es que hay que apuntar muy bien cuando se tienen dos balas y el pájaro está escondido y más relajadamente cuando se posee una buena ametralladora y una bandada de gráciles estorninos dispuesta a que se les dispare.
    Seguramente no me explique con claridad, pero creo que sí tiene que ver con todo esto: el escritor ha muerto, ahora quien vale es el escriactor con todas sus consecuencias.
    Si no nos adaptamos ni Darwin nos amparará.
    Y me temo que más de uno y una (me incluyo) pronto terminaremos disecados en un museo con una bonita nota que nos clasifique, ya ni siquiera escrita a mano con puntiaguda letra.

    Saludos.
    Eres un espejo. Reluciente y diría que mágico, donde mirarse, claro.

    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rafael. Sé a qué te refieres, pero si no promocionas tu obras correrás el riesgo no solo de que termines disecado en un museo, sino que te guarden en la sección: "inclasificables". Debemos saber cómo dirigir la metralla. Es todo.

      Eliminar
  3. A mí, lo que más me molesta de todo esto es la gente que se promocionó hasta la saciedad, que nos invadieron a quienes teníamos blogs de correos pidiendo ser leídos, que cosechaban reseñas y presumían de ellas y ahora, no sé por qué, reniegan de lo que en su día empezaron.

    ¿Por qué? No me entra en la cabeza.

    No creo que sea indigno hablar de tus libros. Ni creo tampoco que el hecho de publicar con editorial, si se diera el caso, te exima de hacerlo. En los tiempos que corren, ese trabajo es del escritor (o del Comunity Manager de turno si alguien se lo puede permitir). De otro modo, entre tanto libro publicado, se perderían en el olvido. Entonces, ¿para qué escribes? ¿Para los de tu casa? Con estos no hacen falta redes ni editoriales.

    Me pregunto también si hay quien se apunta a carros por si cae algo y cuando no cae se bajan, enarbolando la bandera de la dignidad.

    Pues mira, yo creo que lo que escribo es digno, de otro modo no dejaría que nadie lo leyera, y no creo que publicitarlo sea ilícito, ni legal, ni moralmente. Hay otras cosas que sí lo son.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Mayte, cuando dices: "Me pregunto también si hay quien se apunta a carros por si cae algo y cuando no cae se bajan, enarbolando la bandera de la dignidad."

      Desgraciadamente es muy cierto.

      Eliminar
  4. Proveniente de tu experiencia como independiente y respaldada por una editorial, nos resumen perfectamente de dónde nacen las inquietudes de quienes critican nuestro actuar.

    Todo trabajo de promoción es válido. Vivimos una época en que los medios de publicidad son muy diferentes a los que existían 30 años atrás, por lo que no hay motivos para comportarnos si no existieran las nuevas heramientas.

    Saludos Blanca¡

    Adrián García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrian, se supone que estoy respaldada por dos editoriales. Sin embargo no he dejado de hacer promoción a favor de ellas, pues son las que ganarán con eso.

      Eliminar
  5. No solo lo suscribo sino que que ha sido mi experiencia y como tal lo voy a seguir haciendo. Bien es verdad que al principio de daba vergüenza hasta que me di cuenta de que cada uno usa las redes para lo que quiere y que si yo tenía que aguantar las chorradas de mis amigos pues que ellos aguantaran mi promocion y de paso que hicieran RT. Si alguno no le ha interesado no me lo ha dicho. Hacemos o que podemos con lo medios que tenemos a nuestro alcance y más allá, incluso, pero el resultado cuenta y que te lean cada vez más personas en un buen a meta.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que pone un twit para decir: tengo ganas de comer patatas. ¿Acaso nosotros no tenemos el mismo derecho de decir: "escoge entre estos libros el que más te guste"? ¿No es hasta más interesante y cultural?
      Yo nunca me dejé llevar por lo que dijeran los demás. Siempre he deseaado ser leída y encontré que la promoción es la mejor manera de lograr ese deseo.

      Eliminar
  6. Yunnuen Gonzálezlunes, 01 abril, 2013

    Totalmente de acuerdo contigo. Un Indie es escritor-revisor-editor-maquetador-diseñador-publicista en ¡uno solo! Me he topado con un escritor indie, muy bueno por cierto, pero no cree en publicarse en twitter. Me he cansado de decirle que como va la gente a conocer sus libros si no se promociona el mismo. Yo estudie Marketing y, créeme, lo primero que enseñan cuando se desarrolla un producto es que si no se promociona, de nada sirve el producto. Por muy bueno que sea. Yo trato de aplicar mis conocimientos universitarios en este ámbito. Solo eso nos queda. Nosostros somo nuestras propias editoriales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez ese amigo escritor tuyo no desea promocionarse porque sospecha que ni aún así podrá vender su libro.

      Eliminar
  7. El 90% del éxito de cualquier producto es la publicidad. Mientras respetes las normas de cada grupo, no creo que nadie pueda echarse las manos a la cabeza por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros no somos invasivos, hacemos uso de las herramientoas que nos da Internet. Yo no voy en Facebook posteando mi libro en cada muro o biografía.

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo contigo, Blanca. Es vital darse a conocer una vez que has escrito algo. Recuerdo cuando no existía ni Facebook ni TWitter, y algunos publicábamos en Bubok en Lulú. Era impensable vender en esas plataformas más de diez o quince ejemplares, normalmente a conocidos, precisamente porque no existía la gran facilidad que supone hoy FB o TW. Otra cosa es lo que dice Rafael, que gracias al marketing y a su gran experiencia en publictarse, algunos han conseguido convertir en superventas verdaderas bazofias, pero bueno, eso es otro tema sobre el que habría mucho que debatir. Yo personalmente creo que lo único que nos puede justificar de no hacer promoción de nuestras novelas es, precisamente, estar escribiendo una, jajajaja.

    No estoy muy de acuerdo con esa frase tuya, "Ya se ha comprobado que publicar como independiente tiene muchos más beneficios que publicar a través de una editorial.", o al menos la veo como muy difusa. Creo que deberías analizarla en otra entrada tuya. A algunos les va mejor como independientes, a otros no... No ceo que se pueda generalizar en un aspecto como ese. Y por supuesto, el que piense que publicitarse es algo indigno, debería hacérselo mirar.

    Muy buena entrada, como todas las tuyas. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Félix, "Ya se ha comprobado que publicar como independiente tiene muchos más beneficios que publicar a través de una editorial.", lo digo con toda la experiencia y la responsabnilidad del caso. Mientras tuve en mis manos El manuscrito, estuvo en las primeras posiciones de Amazon. Una vez que lo tuvo la editorial desapareció de la lista por meses hasta que a base de promoción DE MI PARTE, logré subirlo otra vez a los primeros lugares.
      Estuvo eso sí 7 meses en primer lugar en Gramatta y 6 meses en La Casa del Libro.
      Sin embargo, año y pico después no obtuve ganancias por esa novela, cosa que no ha sucedido con TODAS las otras que yo manejo.
      Supongo que tú tendrás mejores resultados que yo en Tagus, por eso replicas. Aunque ya se ha hecho costumbre que jamás estemos de acuerdo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. A, Blanca, perdona, pensaba que hablabas en general cuando escribiste esa frase, no de tu experiencia personal y única. Estaba equivocado entonces. Tu caso es excepcional, no extrapolable a todos los demás.

      No, no tengo ni mucho menos mejores resultados que tú en Tagus. Ni de lejos.

      En cuanto a lo de que jamás estemos de acuerdo...Mujer, me pongo a pensar y se me ocurren más ocasiones en las que hemos estado de acuerdo que en desacuerdo. Precisamente mi comentario empieza "Totalmente de acuerdo contigo", pero en fin, si tú lo ves así, amén, como dicen en mi pueblo. Un abrazo

      Eliminar
    4. Félix, dije que lo decía con toda la responsabilidad, pero no que era mi experiencia única y personal. Sé de muchos casos. La mayoría, que no han cobrado un centavo después de publicar su libro, y peor aún, han perdido sus derechos por un libro que ni aparece en las librerías. Por supuesto, al principio lo ponen en algún lugar visible, pero con tantos nuevos libros se van al foso con rapidez y créeme hay muy buenos libros, ya no hablo de independientes. Hablo de los que pasaron por la criba editorial.

      Eliminar
  9. AQh, otra cosa que se me olvidaba... ¿Quién es el que dice que está mal visto publicitarse o autopromocionarse? Ese sí que es un bicho raro y un inclasificable, jajajaja

    ResponderEliminar
  10. Pues yo estoy muy de acuerdo con varios de las opiniones aquí vertidas. Y de chapeau es la del amigo Rafael, al describir perfectamente al que escribe no ya como tal, sino como escriactor.
    También lo que del 90% del éxito se debe a la publicidad y a saber generar necesidades en los consumidores. Tenemos miles de posibilidades de consumir ocio, así que nos tiraremos por quien no los ponga más fácil, con tal de que tenga un poquito de aval.
    De todos modos supongo que aún es posible, como le ha pasado al extremeño Carrasco, hacer saltar la banca con un "producto" excelsamente escrito.
    Lo que ya no me queda claro es cómo acertar con el tema promocional. Y en este sentido me refiero al caso Twitter, que es el que más sigo. A pesar de la buena voluntad de los autores, no creo que sirva de mucho lanzar veinte ó treinta mensajes seguidos de una tacada, sobre todo si estos son estándares.
    Por lo demás, es verdad que aquí cada uno debería tener libertad para promocionarse como le viniera en gana, que para eso está hecha la vida, para hacer lo que nos pete sin lastimar al prójimo.
    Un último apunte. Estoy leyendo -aún en el primer tercio- El Legado, y me está gustando mucho pero mucho. Por qué no decirlo si es cierto, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Díaz-Rullo, no todo lo que se promociona hasta el cansancio es malo. No tenemos por qué pensar así, también en las versiones editoriales encontramos libros que nos hace preguntarnos cómo fue que llegaron a las librerías.
      Lo que dice Rafael sin embargo no deja de tener razón, hay muy buenos escritores que son malos prootores de sus obras, les falta ingenio, cpacidad o empuje para dedicarlo a la promoción, y sus novelas van quedando rezagadas, pero no será porque no sean vistas, también tenemos que hablar de las preferencias del publico. Es cuestión de marketing, La gente lee lo que está en boga. Yo todavía me asombro de que mis libros se vendan.

      Eliminar
  11. He crecido en un ambiente en el que ser vanidoso es un defecto, hablar de uno mismo es un defecto. Tenían que ser otros los que hablaran de uno mismo o los que dijeran lo recomendable o no que podía ser tu trabajo, ésa era hipotéticamente la grandeza del grande, que fuese humilde, era una cuestión casi de religión. A mí me cuesta anunciarme a mí misma porque tengo un exagerado sentido del ridículo, a veces pienso si no será mi libro un aborto de libro, entonces hago uso del recuerdo de mi padre diciéndome "me gusta" cuando lo leyó; él no suele decir "me gusta" con tanta facilidad como yo le doy al "me gusta" de facebook. También me animo recordando que le dije al auténtico prota de "Historias bir..." que contaría su historia... Me siento mejor hablando de otros libros que hablando de algo mío. Cualquier sabio entiende que no hay nada peor que creerse en posesión de la verdad y creer en uno, es creerse en posesión de la verdad. Tuve la suerte de no anunciar demasiado mi libro y no creer en mí, cuando lancé mi libro por primera vez; poco a poco descubrí que debía ser corregido, muy corregido... Me he sentido más feliz anunciando otros libros aunque creo que voy superando complejos y bloqueos mentales. Me encanta que mis compis hagan un twitt de mi libro, aunque algunos no lo hayan leído :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuela, me encanta como escribes y tengo tu libro pendiente desde hace muchísimo tiempo (entre otros de los colegas indies). El tuyo es especial porque, como sabes, yo también estuve allí. He percibido tu humildad y tu enorme generosidad desde el principio; solo quiero decirte una cosa: la humildad y la confianza en una misma no tienen por qué estar reñidas.

      Eliminar
  12. Quizás tendríamos que encontrar una estrategia común o estudiar todas las que hemos llevado a cabo para ver cual es la más óptima. Ahora ya tenemos una cierta experiencia. No creo que se venda solo por poner anuncios en facebook o twitter, creo que hay que hacer algo más, y eso a mi se me escapa. Tal vez lo que planteo sea otro debate. En cuanto a este, creo que es lícito exponerse. Facebook no deja de ser eso: publicidad. Así de simple lo veo. Y de opiniones, envidias y mediocridad hay en todos los lados. Buen debate Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanjo, no te veo en Twitter, de manera que no sé si habrás probado de promocionar tu libro allí. La publicidad en Facebook no es tan efectiva, aunque si hace ruido.
      De todos modos siempre tuiteo tu libro y espero que otros también lo hagan.

      Eliminar
  13. Hola, Blanca.

    Enla primera frase lo has clavado. Escritores y editoriales van a la deriva. Lo que valía ayer, no necesariamente tiene que servir para hoy. Hay nuevas tecnologías y nuevas oportunidades. Hay un libro empresarial que resume lo que has dicho con ideas muy sencillas. Su título: ¿Quién se ha llevado mi queso?
    Cuatro ratitas se enfrentan a sus miedos en un laberinto en el que han residido siempre y en el que hasta un día concreto, siempre habían encontrado su queso en el mismo sitio. Las cosas cambian y nos tenemos que adaptar. Somos una nueva generación, ni las editoriales te promocionan como deben ni los medios te acompañan si lo haces por tu cuenta. Aquí cuenta el ingenio y la tenacidad de cada uno. El mercado está saturado y si quieres que te lean, tienes que darlo todo. La iniciativa de los Indie tiene un futuro, porque el futuro, es de los atrevidos.
    Toda una parrafada para suscribir tu post! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído ese libro, David. Siempre me he preguntado por qué lo tradujeron así al español. Literalmente sería ¿Quién ha movido mi queso? Supongo que en castellano no queda claro. No es que alguien nos haya robado (o se haya llevado) algo, sino que alguien ha movido de sitio algo que creemos que es nuestro y eso ya nos desbarajusta los esquemas. Como dice Rafael más arriba, o como dijo Darwin y llevamos diciendo todos durante un año: hay que adaptarse a los cambios.

      Eliminar
    2. Debemos adaptarnos y no morir en el intento. Si yo, que soy una mujer de más de mediana edad he sabido hacerlo, me asombra saber que gente joven no sepa manejars en las redes y utilizarlas en su beneficio.

      Eliminar
    3. Blanca, estás equivocada. Eres de mediana estatura... tirando a pequeñita. En cuanto a la edad, eres una chiquilla!!! ;)
      Carmen, supongo que la traducción no está mal, si lo miras desde la perspectiva de la rata que daba por hecho que aquel era su queso y que nadie tenía derecho a quitárselo (una actitud que desgraciadamente suele predominar). Quejarse antes que ser proactivo y luchar. :)

      Eliminar
  14. Como toda revolución que se precie, y ésta de los libros en formato electrónico lo es, tiene sus detractores. La mayor parte de las veces con intereses en el sector que critican. En éste caso sean editoriales, autores o librerías. Primero fue que eran una mala sustitución al papel. Luego que no tenían calidad literaria. Posteriormente que estaban mal maquetados, etc, etc, etc. Ahora que ya están en papel toca lo de la pesada y molesta autopromoción. Falacias de inconformistas frustrados o inadaptados.
    Estamos un mundo global que si por algo se distingue es por la publicidad masiva en medios y en algunos casos axfisiante, cómo lo es sin ir más lejos y cómo paradigma la Coca Cola ¿saben cuántas pérdidas generaría si dejaran de promocionarla solamente cinco minutos? Ustedes puede que no lo sepan. Ellos, sí
    Cuando un fabricante de algo, me ha encargado una campaña publicitaria, lo primero que se ha medido es el público objetivo y los soportes adecuados a utilizar. Duración de la promoción y la estabilización en mercado hasta crear una cierta fidelización. Saben que sin ello su producto fracasará.
    Me van a permitir una reflexión – y máxima empresarial - que hacía siempre una persona muy querida por mí, hace muchos años. “En tiempos de crisis y de cambios importantes en un producto son fundamentales dos segmentos; los buenos vendedores y los buenos promotores publicitarios. Y cuando ambos productos se asientan, los dos nuevamente para mantenerlos como marca en el mercado”.
    Las editoriales han distribuido sus títulos a miles y han promocionado a muy pocos autores y no siempre primando la calidad del producto sino el famoseo de su autor. Hoy precisamente su problema es que no saben adaptarse a un mercado que ya no controlan a través de un escaparate y no saben dirigirse a un lector individual cómo se hace en internet.
    Los nuevos autores - cada uno como buenamente sabe, pero aprenden rápido gracias a la unión entre ellos -tienen que saber de todo un poco para evitar el ostracismo pero no hacen, ni más ni menos, que las grandes firmas con sus productos; promoción. ¿o es que no se utiliza publicidad agobiante para vendernos un móvil?
    El que no entienda esto y le ofenda, y cómo ha dicho muy bien Blanca, que meta sus escritos en un cajón conforme los vaya escribiendo. Y nadie le podrá negar el derecho a llamarse escritor porque lo será por haberlos escrito. Pero si quiere que lo lean, tendrá que informar a qué cajón hay que ir para leerlos. Y eso es publicidad y promoción.
    Y cómo ha comentado Díaz Rullo, los lectores también formarán parte de esa promoción al utilizar las redes para decir que tal novela, en éste caso El Legado, les ha gustado. Es su derecho en los nuevos tiempos.
    Enhorabuena por la entrada y disculpen la extensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu exposición Enrique Ríos, y sabes que estoy absolutamente de acuerdo contigo. Las editoriales no han terminado de adaptarse al mercado y me temo que muchas de ellas están sufriendo pérdidas porque siguen tratando al escritor como el pariente pobre. Mientras no nos hagamos respetar seguirán haciéndolo.

      Eliminar
  15. Blanca, yo lo que he observado, y quizás esté equivocada, es que todavía hay un estigma muy grande sobre los autoeditados. Algunos indies que empezaron como tales y luego consiguieron un contrato editorial se han relajado con el tema de la autopromoción porque ahora ya pueden decir que los avala una editorial, y eso, nos guste o no, todavía da prestigio. No importa que digamos, "no, si a mí me han ofrecido varios contratos editoriales, pero los he rechazado porque gano más por mi cuenta" (no es mi caso, que nadie se piense); en el momento en que tenemos editorial, hasta tus amigos te miran diferente. Para algunos escritores el prestigio cuenta más que el dinero o incluso que el número de lectores. Pero para los independientes, está clarísimo que si queremos llegar a los lectores además de escribir bien tenemos que tener una noción o dos sobre marketing.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que digo en alguna parte de la entrada, Carmen, todo escritor no se considera a sí mismo escritor mientras no haya publicado a través de una editorial. O es lo que le han hecho creer desde siempre. De ahí que todavía sigan tocando las puertas editoriales para ver si son buenamente aceptados y algunos hasta publican sin haber recibido anticipo, lo cual debería dar vergüenza a algunas editoriales.

      Eliminar
  16. La editorial no garantiza tu promoción. Eso lo se. o que tiene de bueno es el poder de apalancamiento, que es poder llegar a todo el mundo. Eso no es nada fácil. Sigamos adelante y hagamos nuestro mejor esfuerzo y camino.

    Exitos al equipo!! desde Chile hoy de vacaciones}
    Oscar Prieto

    ResponderEliminar
  17. Un libro no tiene sentido si no llega a los lectores, y cualquier método de promoción que no recurra al engaño o el menosprecio de otras obras, es totalmente válido.
    Aquellos a los que esto pueda molestar, o no han reflexionado sobre ello, o son unos hipócritas.
    Y respecto a las editoriales y el prestigio que otorga publicar en ellas, es un vestigio que afortunadamente iremos dejando atrás. Que un libro sea bueno o no, es algo que dictaminan los lectores, no un señor sentado tras un escritorio.
    Para mejorar cada día hay que ser muy autocrítico y esforzarse continuamente, aceptando las críticas ajenas, pero los escritores siempre estamos balanceándonos en la cuerda floja de la confianza en nuestro talento, y no debemos ponerla exclusivamente en manos de un tercero, ya sea un crítico literario, un editor, u otro autor.
    No dejéis nunca de escribir y confiar en vuestro talento, es la única manera de seguir adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, estoy más que segura de que algunos de los que estamos aquí hemos vendido más que cualquier autor publicado por editorial. Nuestro objetivo de ser leídos se está cumpliendo. El segundo que viene indiscutiblemente ligado al primero, es lograr ganar lo sufiiente mensualmente como para llevar una vida digna. Algo que dudo mucho se pueda conseguir a través de una editorial tal como están las cosas.

      Eliminar
  18. Interesante debate, Blanca, me han encantado las reflexiones de todos los comentaristas y por supuesto el post inicial.

    Es cierto que todavía hay un estigma sobre los autoeditados, afortunadamente algo menor que cuando los escritores publicaban en papel con editoriales de coedición o similares, gastando tiempo, dinero y categoría como se suele decir.

    Hoy en día tenemos que ser "hombres-orquesta" y encargarnos de todo el proceso de la novela: escritura, corrección, edición, maquetación, portada, promoción, etc. Pero yo prefiero eso, ser mi propio jefe y no aguantar impresentables en una oficina donde te tratan como al último mono.

    En ocasiones he pensado también que no puedo estar todo el día promocionando mis obras, pero como decís no tengo la suerte de vender sin ella, así que hay que seguir en la brecha, innovando y buscando nuevos medios de promoción. Yo he sido también de los que han publicado con editorial española, y os aseguro que no es la panacea por muchos motivos que no vienen al caso. De hecho la novela que tengo con ellos es la que menos ha vendido en 2012 de todas mis obras con muchísima diferencia, por algo será. Espero que al publicar próximamente en inglés con Amazon Publishing se vuelquen más en la promoción, ya que el mercado anglosajón es el más importante en estos momentos.

    En los círculos literarios siempre nos siguen viendo como los de "El digital" y nos miran con otros ojos, aunque a mí me da igual, ya no me afecta. Yo he elegido mi propio camino y por él seguiré. Y mucha gente ya se está dando cuenta de los profundos cambios que afectan al sector.

    Así que habrá que seguir trabajando, escribiendo, publicando y promocionando. No nos queda otra.

    Un abrazo a todos y perdón por la parrafada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, felicitaciones Armando por ese notición que está pasando por debajo de la mesa, pero ya veo que no necesitas promoción ni publicidad, pues lo estás logrando a base de inteligencia y esfuerzo propios. No sabes cuánto deseo ver tu novela publicada en inglés y que siga siendo tan o más exitosa que hasta ahora. Lo de los "Círculos literarios" cada vez afecta menos a cualquiera de nosotros, somos nosotros los que empezamos a verlos de cierta manera a ellos.

      Eliminar
  19. Está claro que el mundo editorial es un negocio y como tal las editoriales solo apuestan por lo seguro, así que solo nos queda por hacer dos cosas, apostar por nosotros mismos y ser nuestras propias "vallas publicitarias" o escribir e ir guardándolo para que nuestros futuros descendientes se solacen con lo que escribimos alguna vez. Una excelente entrada Blanca, como todas las que haces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hemos entendido, Frank, por eso empezamos a comportarnos también como un negocio.

      Eliminar
  20. Es lamentable que todavía tengas que escribir sobre los beneficios de utilizar herramientas a nuestro alcance para vender y dar a conocer nuestras obras. Los que critican este hecho también lo hacen, aunque a lo mejor lo que molesta es el compromiso, que hay mucho infantilismo suelto. Eso es lo que diferencia al grupo Autores Kindle/Indies: el compromiso. Estamos ahí para ayudar y ser ayudados cada uno en su medida y a nadie se ha exigido nada. Yo recibo tweets y apenas los hago, pero contribuyo a mi manera.
    No hace mucho asistí a una conferencia que impartía la Asociación Emprenaria, a la que pertenezco, sobre la necsidad de las Redes Sociales y con datos en la mano nos demostraron que es la mejor solución para nuestros días porque permite un contacto directo con el cliente.
    Gracias a la promoción he conseguido ser visible. Dicho esto, un gran artículo, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo, Mercedes, mi post no tiene otra intención que la de recordar y hacer conocer a los que no lo saben que nuestra actitud en las redes no se debe a un exceso de ego, sino por el contrario a una total carencia del mismo. Nos hemos decantado por ser prácticos y hábiles propagadores de nuestras obras.

      Eliminar
  21. Estoy de acuerdo contigo! yo autopromociono mi pequeña obra, eso sí procuro hacerlo de la forma más original y barata posible, es muy importante no aburrir con mensajes repetitivos y aportando algo de personalidad, y ya que somos independientes, por lo menos yo, no tengo un duro para poder invertir en promoción, así que a través de las herramientas que me da internet hago lo que buenamente puedo y si está mal, pues peor me parece que el marketing y las grandes campañas publicitarias, me intenten vender libros de dudosa calidad literaria, no diré títulos...
    Bueno diré el de mi libro que ya que estamos con el tema
    "Cerebros de Cristal" en Amazon y Bubok. Un abrazo y adelante valientes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de no aburrir con mensajes repetitivos es muy importante, sobre todo si es para un mismo libro. Es lo que trato de hacer! Muchas gracias por tu participación, Ürsula!

      Eliminar
  22. Quizás la clave de todo es saber si escribimos para qué, o por qué. Una pregunta íntima de cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blas, creo que todos escribimos para ser leídos. ¡Al menos yo siempre lo tuve muy claro!

      Eliminar
  23. Soy de pocas palabras, tu artículo me encantó, refleja lo que los escritores independientes hacemos y debemos de hacer en la realidad, por ello te diré que le daré hoy un tuit especial en mi sitio que ya llega a 5,000 seguidores —con mucho trabajo— para difundirlo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Dante, no sé cómo haces para obtener tantos seguidores, ¿tienes alguna varita mágica? :)

      Eliminar
  24. Blanca, para no ser famosa tienes mucho tirón.

    Me ha gustado mucho el artículo, y me he quedado enganchado con las respuestas de los escritores. Me ha llegado,especialmente, esta frase de Fernando Gamboa: "No dejéis nunca de escribir y confiar en vuestro talento, es la única manera de seguir adelante". Gracias por los ánimos, Úrsula.

    La publicidad por medio de "tuittes" a mí no me ha servido de gran cosa (por no decir de nada),y en Facebook ni lo he intentado. Si lo sigo haciendo en Twitter, ya no es por dar a conocer mi libro, del que no espero ninguna alegría, sino por ganar seguidores "tuitteros" para cuando saque mi próxima novela (si la acabo algún día).

    En mi opinión, los escritores que vendéis con éxito en Amazon es porque vuestras historias son interesantes, están bien narradas y están bien redactadas. La publicidad puede dar a conocer los productos, pero no los vende por sí misma.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E.Writer, tienes razón al decir que la publicidad por sí misma no hará que tu obra sea leída. Por eso siempre enfatizo en que antes de lanzar un libro debemos estar seguros de que es un buen libro, como uno que te gustaría leer, y por el cual tú pagarías por tenerlo. Una vez que está en el mercado si el libro no cala, no será muy comprado, pues las ventas son el resultado del boca-oreja, tal cual en la vida real, no virtual, pues son lectores rales quienes los compran y los leen. Igualmente, si un libro tiene demasiados errores o no tiene corrección de estilo, tampoco tendrá éxito, a menos que sea del género romántico, cuyos lectores son más flexibles (esto dicho por una conocida agente)

      Eliminar
  25. La autopromoción no tiene nada de malo; al contrario, como se ha comentado, es una herramienta más al alcance del escritor para darse a conocer. Ahora bien, como en todo, a este juego de difusión se apuntan artistas independientes de todo tipo. En concreto, he podido comprobar con bastante asombro (y tristeza) como algunos escritores independientes, cuya calidad literaria queda en entredicho una vez hojeas su obra, tienen una gran pujanza en las redes sociales. Y no me refiero a estilos o contenidos, sino a aberraciones lingüísticas que no hacen más que deformar el medio y fin de su creación: la palabra.

    Una vez alguien me dijo que "todo" tiene su público (la televisión ilustra esto a la perfección). Ciertamente, se trata de un hecho y, quizás, uno de los motivos por los que se menosprecia de algún modo la autoedición y autopromoción, pues cualquiera con unos recursos mínimos se apunta al carro y, con acierto o no, empaña en parte la labor y esfuerzo de aquellos que viven con pasión y responsabilidad sus creaciones.

    ResponderEliminar
  26. Estoy absolutamente de acuerdo con lo que dices, anónimo.

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena por tu blog Blanca. Sobre este gran tema, desde mundopalabras nos gustaría dar nuestra opinión al respecto. La autopromoción es imprescindible, para dar a conocer el libro, después del esfuerzo que supone la creación literaria es una lástima que no pueda difundirse. Si bien, nos gustaría incidir, el escritor debe cuidar la calidad de la obra final.

    Imaginen que visitan unos grandes almacenes. Entran a una tienda y se prueban una camisa de su color preferido. Al mirarse en el espejo del probador descubren que los botones están mal cosidos y que una manga es más larga que otra. ¿Se comprarían esa prenda por muy barata que fuese y recomendarían a sus amigos ir a esa tienda? La respuesta, evidentemente, es no. Ahora, imagínense que esto mismo les pasa con un libro: encuentran en su librería, on line o física, una obra cuya sinopsis es sumamente interesante pero al comenzar a leerlo descubren faltas de ortografía, errores de sintaxis o una maquetación que hace ilegible el texto. ¿Se comprarían ese libro por muy barato que fuera o se lo aconsejarían a sus amistades? Otra vez la respuesta es no. La aparición de internet como fuente de información ha traído infinidad de cambios a nuestras vidas. Uno de ellos es nuestra evolución como consumidores de libros. Ya no somos simplemente lectores, ahora somos lectores 2.0.

    Los lectores 2.0 no sólo adquirimos un libro, lo leemos y lo comentamos con nuestros allegados, sino que, además, encendemos el ordenador, tablet o smartphone y compartimos nuestra opinión con todas las personas que forman nuestras redes sociales virtuales. Con este simple acto nos convertimos en prescriptores y podemos influir en la opinión de otros lectores dándoles un último empujón para que lean un determinado libro o, por el contrario, alejarlos de él para siempre.

    Por tanto, si un libro, dejando aparte su calidad literaria, tiene deficiencias como una mala maquetación o faltas de ortografía, corre el riesgo de dar tan mala imagen al lector 2.0 que este lo vapulee en sus redes y lo lleve al fracaso aunque se lo haya descargado gratis y la historia le haya encantado.

    Los autores autoeditados son los que más sufren esta situación al no tener el apoyo de una editorial que cuide estos aspectos. Para ellos es mucho más importante contar con unos buenos servicios editoriales que mimen su obra y así poder dar una imagen profesional al lector, que es algo posible por muy novel que sea.

    Para subrayar la importancia de este tema, tomemos como ejemplo la evolución de la política de Amazon al respecto. Al comienzo de su andadura en el mundo de los e-books, el gigante del comercio electrónico admitía todos los textos que los autores subieran sin exigir un mínimo de calidad en su forma. Pero, a medida que los compradores-lectores 2.0 demandaban más calidad en los textos y los puntuaban negativamente por culpa de una mala maquetación o de errores ortográficos, Amazon cambió su postura, reclamando un mayor cuidado en los textos para satisfacer a los lectores 2.0 que, una vez leídos los libros, acuden a su página a dar su opinión convirtiéndose así en una enorme y valiosa fuente de reseñas.

    Por tanto, a la hora de lanzar un libro al mercado los autores (sean independientes, consagrados, noveles o autoeditados) deben tener en cuenta que hay que cuidar rigurosamente la forma en la que presentan su libro al lector porque de ello depende en parte la opinión que éste se forme y más tarde transmita a todos sus conocidos, virtuales o reales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mundo Palabras, no sé si eres un lector consecuente de este blog, si así fuera podrías notar que casi en todas las entradas hago énfasis en la calidad del producto. Es raro que en esta oportunidad no lo haya mencionado, pues es un tema recurrente.
      Estoy absolutamente de acuerdo con lo que expones. De nada sirve promocionar un producto que no tenga calidad, lo mismo ocurriría con una editorial, por más campaña, si el libro es malo de solemnidad, simplemente no lo podrían vender. Aunque también es claro que si fuese malo de solemnidad no lo habrían aceptado.
      Es lo que tiene de ser autoeditado, algunos escritores piensan que se puede publicar cualquier cosa, yo también he leído libros que tienen fallas desde la estructura hasta la maquetación, pero no me refería a estos libros. Cometí el error de hablar de la promoción en general sin puntualizar esta vez que lo importante es no solo promocionar, sino hacerlo con un buen producto.

      Muchas gracias por tu aporte.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.