martes, 16 de abril de 2013

¿Escribir por amor al arte? Excelente artículo de Dante Romero



Siempre serán de admirar aquellas escritoras(es) que suelen regalar su trabajo a la primera editorial que encuentran en su camino. Y es que en estos tiempos de recesiones, inflaciones, colapsos bancarios, los escritores, aunque usted no lo crea, regalan su trabajo tan solo por firmar un contrato editorial. Esto es a lo que se denomina: por amor al arte.

En Amazon solemos ver las posiciones cambiantes de los TOP100, algunos de ellos se han mantenido muy bien durante mucho tiempo, mi libro “Buscamos escritores” que enseña a negociar al escritor con la editorial se conserva entre ellos en su respectiva categoría.
 
 
He decidido tocar este aspecto dentro de lo que es la negociación con una editorial, dado que muchas veces el escritor cae en la trampa de regalar a la editorial su esfuerzo de cada día.

¿Ustedes pueden imaginar lo que es mantener una novela entre los 100 primeros? Si ustedes lo ignoran, pueden estar seguros que la editorial sí lo sabe, por esa razón nunca incluyen una cláusula que reconozca el valor monetario de esa publicidad.

O ustedes creen que por arte de magia la novela tal o cual llegó a ocupar ese lugar de tanta perspectiva y retos. Y ese es, damas y caballeros el lugar más apetitoso para un editor.

Veamos la deducción lógica del editor.

·        ¿Para qué vamos a leer obras de autores desconocidos y arriesgar dinero en ellos, si podemos firmar contrato con esos “ingenuos” Indies de los TOP100?

·        Estos autores Indies jamás le ponen precio a los días en que su obra se ha mantenido entre los TOP100.

·        Por tanto nuestra editorial no gasta ni un cobre, ahorrándonos ese dinero, que dicho sea de paso, si ese escritor hace su esfuerzo desde el Perú nos significaría pagarle algo de US$ 10.00 por cada día de trabajo, según el valor de un salario mínimo vital (SMV). Si lo hiciera desde España 21.51 euros/día. Desde los EE. UU 58 dólares/día.

·        Entonces, simplemente ignoramos ese pago, ese derecho de su trabajo y procedemos a hacerlo firmar un contrato que no reconoce absolutamente nada de ello y que además, nos hará administradores de su obra electrónica y en papel por el espacio de tiempo (años) en que la tengamos en alquiler. Por tanto mis amigos, este será: un negocio redondo.

Es increíble, pero sucede hoy en día con los escritores que no saben como negociar con una editorial sus legítimos derechos y necesidades, simplemente firman contrato y así “regalan su trabajo”.

Veamos las cifras del regalo, si este fuera mi caso.
 
 
Yo mantengo la publicidad de mi novela diariamente en las diferentes redes sociales, incluso algunos sábados y domingos, desde la ciudad de Lima-Perú y estas serían las cifras que yo regalaría de aceptar que no se incluya esa cláusula.

Días laborados en redes sociales para mantener el TOP100:

100 días – US$ 1,000

200 días – US$ 2,000

300 días – US$ 3,000

Esto es considerando el SMV del Perú. Hagan ahora sus cálculos respectivos según el país donde se encuentren.

Por otro lado, hoy en día por la crisis las editoriales han reducido el porcentaje de gasto publicitario y esto es una decisión acertada, que sin embargo, no ha incrementado para nada el porcentaje pagado al escritor. Y si un escritor piensa o alucina que dejará de hacer publicidad de su obra por las redes, después de firmar… está muy equivocado.

Por tanto, haga un esfuerzo por hacer incluir esta necesidad entre las cláusulas del contrato. ¿Qué no se puede hacer? Entonces yo le respondería que sí es posible y lo que usted requiere es simplemente aprender el orden de la negociación, cuando lo haga, podrá incluir, quitar o ampliar con facilidad toda cláusula de cualquier contrato editorial.

Ahora me despido dejándolos pensar en estas cláusulas adicionales:

-         ¿Qué sucedería si después de firmar mi contrato editorial mi novela baja de posiciones por causa de la editorial que dejó de hacerle la publicidad respectiva? ¿Cómo seré compensado?

-         Si hoy firmo el contrato, pero recién en 9 meses más mi novela estará en librerías. ¿Cuánto será el dinero que me abonará la editorial por cada uno de esos nueve meses de espera si yo asumo seguir emitiendo mensajes publicitarios de mi novela, entrevistas, etc.

Comprar aquí
 
Los invito a leer “Buscamos escritores” donde hallarán 24 capítulos llenos de ejemplos de negociación con editoriales.

Versión papel en Amazon: US$ 9.90

Versión ebook Kindle: US$ 1.99
 
Gracias por su compañía y buena inspiración para todos.

 
Los invito a seguirme en:










 Artículo escrito por Dante Romero Siña 

11 comentarios:

  1. Blanca, nunca me imaginé esto, gracias por dar a conocer mi artículo entre tus seguidores. Nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció relevante, Dante. Muchas gracias por permitírmelo.

      Eliminar
  2. Acertado, interesante, inteligente y verdad palmaria. Gracias por traernos este magnífico artículo, Blanca, y enhorabuena a su autor..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es interesante, Francisco, y como cosa rara, veo que muy pocos han dejado comentarios. Supongo que es por el pavor atávico que tienen de no ser fichados por las editoriales.

      Eliminar
  3. Un artículo genial!
    No creo que sea por miedo a las editoriales. Mucha gente lee pero no participa.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, curioso. Nunca había pensado en valorar cuánto vale mi tiempo en promoción efectuada o en promoción futura. Viene a decir el artículo que trabajamos gratis para las editoriales, que puede ser un punto de vista. Otro, que es el que yo me aplico: que no me supone un esfuerzo anunciar novedades mías, porque lo hago con alegría. El tiempo es oro, sí; para el que consiga que se lo paguen.

    ¡Un abrazo cordial, Blanca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata el artículo de Dante Romero, Blas, de que el tiempo es oro. Se dice que lo ideal es realizar el trabajo que más te gusta para sentirte satisfecho. Los pintores cobran por sus pinturas, y cualquier arte. Son los escritores los únicos en menospreciar el valor intrínseco de su trabajo. Lo hacemos con placer, como cualquiera que hace un trabajo que le gusta, pero la mayoría se niega a admitir que le gustaría ganar algo a cambio.

      Eliminar
  5. bueno no fui el 4, pero acá estoy, y leyendo este articulo tan interesante, se ahora que ahí la llevo, gracias por compartirlo...


    mario a.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gtracias a ti por tu visita, mario.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.