jueves, 7 de julio de 2011

En edición Kindle: dos escritores que prometen: Fernando Hidalgo y Daniel Franco

A finales del 2007 Amazon lanzó Kindle, un dispositivo electrónico que permite almacenar y leer libros.  Desde entonces, las ventas de libros en la tienda virtual Amazon se dispararon, pues los precios y las facilidades del dispositivo hicieron posible acceder a libros que anteriormente eran inaccesibles, tanto por el precio como por la incomodidad de tener que buscarlos o esperar a que la tienda los envíe. 

Ahora todo es instantáneo y mucho más fácil.  Inclusive publicar lo es. Lo que antes se hacía a través de Lulú, Bubok o algunas otras websites dirigidas a la autoedición, ahora lo puede hacer Amazon.com y en un par de días tener el libro soñado a la venta por una de las distribuidoras más exitosas de la historia.  Pero también existe la otra parte: No todo lo que se publique reunirá la calidad mínima necesaria que exigen las editoriales.  Sin embargo, hoy voy a anunciar a dos compañeros de camino, dos escritores como pocas veces he encontrado en mi peregrinaje por los foros literarios:  Fernando Hidalgo y Daniel Franco.

Algunos de ustedes deben recordar que en entradas anteriores hablaba de una persona que fue decisiva en mi inicio como escritora publicada; un amigo que a lo largo de estos años aún sigue objetando, corrigiendo, regañando y enseñándome que no todo lo que escribo es una maravilla como suelo pensar cuando termino de escribir algunos de  mis libros. Esta persona no es un filólogo, ni tampoco un crítico literario, es un doctor en medicina que aporta sus conocimientos de lenguaje, criterio y sentido común, mejor que muchos de los que han dedicado toda una vida a la enseñanza del idioma castellano. Creo sin exagerar, que es uno de los mejores Lectores que he conocido, pues no se le escapa una intención, un error o cualquier inconsistencia que un escritor por avezado que sea deje deslizar involuntariamente.   A él va dedicada esta primera parte de mi entrada, a Fernando Hidalgo, creador del Taller Literario Letras entre amigos

Quiero con esto, dar la razón a las innumerables personas que han comentado mi entrada anterior ¿Por qué no me publican? tanto en este blog como a través de mi correo electrónico (que temí por un momento fuera a colapsar); en que no siempre los escritores más selectos logran publicar, sino los que tienen más posibilidades comerciales. Es el caso que me trae hoy aquí. Empiezo por el libro Fábula de la cebra Felipa y otras fábulas del siglo XXI:

Compilación de fábulas para jóvenes y adultos. Adecuadas para comentario de textos, trabajo sobre vocabulario y gramática española, interpretación semántica, etc. 


PRÓLOGO

¿Qué es una fábula? Un relato breve, ficticio, con intención didáctica, en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados e inanimados. 
La intención de una fábula es enseñar, por medio de una historia atractiva, el comportamiento del ser humano. Yo no estaría de acuerdo con alguna definición que he leído en algún lado de que las fábulas están dirigidas al público infantil. Algunas de ellas son tan complejas que aun los adultos podrían encontrar dificultad para entender sus mensajes, por lo que estoy convencida de que los autores de fábulas son escritores que ven el mundo a través de una lente especial. Uno de ellos, Fernando Hidalgo, médico de profesión y escritor en sus ratos libres, es el autor de esta antología en la que cada historia destaca una cualidad o un defecto humano, pese a estar protagonizada por animales. Es justamente la clase de escritor que no «ve» el mundo: lo observa, lo estudia, lo analiza y saca conclusiones que luego vierte en sus fábulas muy del siglo XXI, pues las encuentro de esta época, comprensibles para quienes vivimos el día a día en los tiempos cambiantes y llenos de sorpresas que nos ha tocado vivir.
Un ejemplo de lo que acabo de decir es la primera: «Fábula de la serpiente y las gallinas». El autor nos adentra en el mundo del pensamiento de un gallinero desorganizado, necesitado de un líder o un pseudo héroe que los defienda de los males externos. Lo encuentran, ¡vaya que lo encuentran! Pero el precio a pagar es cada vez mayor; un símil con nuestra sociedad actual, pero al mismo tiempo un tema vigente porque ha perdurado a través de los siglos, y que el autor sabe exponer de una manera entretenida, por momentos llena de humor, para dejarnos un mensaje claro y al mismo tiempo poético. Otra de las cualidades de sus fábulas: conserva el sabor y la intención de antaño, nos hace reflexionar y reírnos de nosotros como «sociedad avanzada», agregando a cada una la moraleja pertinente, exquisitamente rimada, con un mensaje final.
En suma, se puede encontrar en este selecto grupo de fábulas desde asuntos que tratan de la economía, hasta verdaderos tratados de política. Dependiendo de la intención de quien lo lea. Amén de estar muy bien escritas, pues el autor es un avezado lector y corrector de textos, con quien he coincidido a menudo en el largo camino de la escritura.

Blanca Miosi. 
Caracas, julio 2011



Fábula de la serpiente y las gallinas  (Fragmento)

En un claro cerca del recodo, en la ribera, pasaba sus días un grupo de gallinas con sus gallos y polluelos. Lejano ya el tiempo en el que sus antepasados compartieron el Edén con los nuestros, también las aves aprendieron a esforzarse para ganar su sustento y conocieron el dolor y la desgracia. Picoteando aquí y allá, desgranando las espigas silvestres, tragando insectos y aprovechando cuanto la Naturaleza les regateaba, el grupo sobrevivía sin demasiadas dificultades. 
Al contrario que sus esposas, los gallos tenían mal carácter. No se soportaban unos a otros y eran frecuentes las trifulcas en las que alguien salía malparado. Eso no preocupaba mucho a los demás; en realidad los gallos no servían para gran cosa, en opinión de sus gregarias y laboriosas hembras. Pero, claro, había que tener polluelos. 

Todos miraban la linde del bosque con recelo. Les parecía un lugar terrible, habitado por criaturas ominosas cuyo simple recuerdo los espantaba. Seres con todo el cuerpo cubierto...


Y ALAMEDA CENTRAL:


Daniel Franco y su Alameda Central, El desperdicio y Flare #37; este último en inglés, tiene a disposición del público desde la semana pasada para la versión Kindle estos tres relatos:


Alameda Central es un soliloquio a ritmo de corriente de conciencia, que sucede mientras el protagonista se sienta en una de las bancas de la Alameda central en la Ciudad de México, tratando de comprender la trascendencia de la vida, y fallando por completo en hacerlo. Es un retrato melancólico de la Ciudad de México durante la década de los ochenta, logrado con un lenguaje defectivo y altisonante. Basado en sucesos de la vida real. 


El desperdicio: El adolescente Pedro se fuga del hogar, y el joven Greg deja a su novia a media discusión. Por mala fortuna sus vidas se intersecan y orillan a los lectores decidir qué se desperdicia, y a costa de quién. (Traducción del relato corto "The Wasting", por el autor)


Y para los que entiendan y lean en inglés, aquí una recopilación de personajes de cómics famosos:


Flare #37Comics' glittering goddess of the light returns at last in the pages of FLARE #37. It's her first new comic book in more than a year, featuring a guest appearances by Doctor Arcane, plus the previously untold tale of how Flare first met her best friend, Donnah Hannah. Also in this issue, from way back in the year 1932, it's a tale of Dark Malice and the original Giant!


Daniel Franco es el administrador del foro Prosadictos, creado por él a instancias de los participantes de un foro que se extinguió como la llama de una vela en una noche sin viento.  Desde aquí agradezco su pragmatismo y buena voluntad.  Daniel es intérprete/traductor en un hospital de alguna ciudad del enorme estado de Texas, Estados Unidos y un magnífico escritor. Pueden encontrarlo en su blog: Leve desliz hacia lo insano

¡A ambos les deseo un futuro prometedor y exitoso!

B. Miosi

15 comentarios:

  1. Blanca:

    Muchísimas gracias por mencionar mis primeros pasos en esto de la autopublicación. Es emocionante ver qué tan sencillo es publicar textos en el formato de Kindle. Esperemos que sea un esfuerzo exitoso.

    También mis felicitaciones a Fernando, y espero que sus fábulas diviertan y enseñen tanto a los lectores que apenas lo descubran como a los que lo hemos leído ya por años.

    D

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones a Fernando y a Daniel. Y comparto las apreciaciones que diste de los dos.
    Enlazaré sus obras en mi blogs.

    sALUDOS.

    ResponderEliminar
  3. Hola Blanca, agradezco tus elogios y tus buenos deseos. Me he reído mucho cuando dices que te regaño, ja ja. La verdad es que disfruto con la lectura de tus novelas y me siento privilegiado porque las compartas conmigo antes de darlas por finalizadas. Según la definición de Stephen King quizá yo sea tu "lector ideal", pero no te quepa duda de que aprendo yo mucho más de ti que tú de mí. Agradezco también a Daniel y a Antony su felicitación. Espero que el primero tenga el éxito que sus escritos merecen y que el segundo se anime a recopilar su ya bastante extensa colección de relatos, siempre de amena lectura.

    Esto de "publicar" en Kindle me parece más o menos como publicar en un blog, o el la web. Cada uno sube lo que quiere y, aunque creo que hay un control de contenidos —seguramente por imperativos legales—, no hay un control de calidad como lo habría en una editorial que aceptase un libro para publicarlo en papel. Ello ha de crear una comprensible desconfianza en el posible lector, que sabe que puede encontrarse con cualquier cosa. Digo esto porque no considero que haber subido el librito a Kindle vaya a tener importancia ni a cambiar nada. Pero está bien.

    Enlazando con lo que decías días atrás sobre publicar (en papel, y no en autoedición; o sea, lo que siempre ha sido publicar), y todos los comentarios que ello levantó, al menos habría que reconocer que si una editorial acepta una obra para difundirla, la obra ha de tener alguna calidad. Ninguna empresa editorial tira su dinero. Otra cosa es la promoción. Si simplemente editan y no publicitan ni promocionan de ningún modo, y el autor no es conocido, ¿cómo se va a vender? Es como una lotería. Pero a quien no juega no le puede tocar, eso está claro.

    No sé qué criterios siguen para seleccionar qué obras promocionan y cuales no. La Literatura siempre ha tenido una doble vertiente de cultura y ocio que creo que hoy día está marcadamente desplazada hacia el ocio. O quizá siempre lo estuvo. El conde de Montecristo, por ejemplo, salió como novela por entregas que la gente leía semanalmente por capítulos, algo que hoy consideraríamos más propio de una telenovela. Cabría esperar que desapareciese sin más, como la mayoría de las publicaciones de ese estilo y de esa época. Pero El conde es una gran novela y ha permanecido. Los tostones siempre han sido algo muy minoritario.

    Creo que hoy día no se puede eludir la vertiente de ocio en cualquier obra literaria. A la gente le gusta el fútbol y los futbolistas ganan millones porque mucha gente consume de ese negocio. Y les gustan muchas de las novelas y autores de moda porque son amenos y los entretienen; en el fondo es parecido. Hay una Literatura de consumo que no sobrevivirá al paso del tiempo (¿alguien se acordaba de Pelham 123, antes de la película?), que tiene calidad formal pero no tiene valor, pero que interesa a las editoriales, porque es negocio. Y dentro de todo eso, unos pocos consiguen aunar ambas cosas: Literatura y ocio. Y esos serán los que perduren. Publicar, si no es para perdurar, se me antoja muy corto recorrido. El más "perdurado" de los autores, Homero, ni siquiera sabía escribir, pues era ciego. Pero alguien lo hizo por él, y lo hizo muy bien :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Es un placer leerte! Y placer da, ver la persona que hay detrás de las letras escritas.

    ResponderEliminar
  5. Suerte a los dos. Espero que os vaya realmente bien.

    Panchito,

    Respecto al control de calidad que mencionas, en efecto, en Amazon no hay tal cosa. Yo considero que así debe ser. Amazon es una tienda, y como tal quiere vender, y lo que se vende es lo que la gente compra, no lo que algunos consideran calidad, que por otra parte tiene como poco un gran parte subjetiva.

    Las editoriales tradicionales también editan cosas de "baja calidad", estoy convencido de que estaras de acuerdo. Y los recortes que hacen no son por calidad. Son imposiciones de presupuesto, de espacio físico en la librerías y un largo etcétera. ¿No crees que editarían más libros si pudieran? ¿Si fueran gratis y no hubiera problemas de espacio? Yo creo que sí, que cuantos más mejor. Porque se trata de vender lo que la gente quiere.

    ¿No publicarías tú un libro de "baja calidad" que vende millones si los empleos y los sueldos de la gente dependieran de tu tienda? ¿Preferirían publicar una obra maestra que vende 100 ejemplares y mandar a gente al paro?

    La calidad, en mi opinión, se debe medir al otorgar el Nobel, en concursos literarios y cosas por el estilo. Pero espero que nunca llegue el día en que nadie pueda decidir lo que es digno de que otros lean. Los lectores no somos idiotas, sabemos escoger, y más en Amazon donde el 10% de todos los libros se lee gratis, desde casa, pulsando un par de botones.

    Respecto a publicar para perdurar, me parece un objetivo muy noble, pero creo que es un error pensar que es el único o el mejor. Es como si solo se pudiera jugar al fútbol para ganar el mundial.

    Espero no ofenderte con mi opinión, Panchito. Me interesa contrastar puntos de vista, es todo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Nando, respondo, por alusiones, con mis disculpas a Blanca por injerir en su blog.

    ¿Cómo podría ofenderme lo que dices? No sé ver apenas diferencias entre nuestras opiniones, sólo algún matiz. No he debido de explicarme bien. Diría que alguna de tus preguntas está ya respondida de antemano (Hay una Literatura de consumo que no sobrevivirá al paso del tiempo (¿alguien se acordaba de Pelham 123, antes de la película?), que tiene calidad formal pero no tiene valor, pero que interesa a las editoriales, porque es negocio). Decir que no tiene valor es demasiado drástico, lo reconozco, pero es mi opinión y me refiero a valor literario intrínseco.

    Y en cuanto a lo de perdurar, para mí —que no me considero escritor, aunque escriba algo de vez en cuando— sería la única razón que me movería a escribir. Me aburriría muchísimo, por ejemplo, siendo guionista de una serie de TV; que una cosa es arte y otra artesanía, también en Literatura. Hay magníficas obras de artesanía, por supuesto.

    Gracias por tus buenos deseos. Un placer contrastar puntos de vista contigo.

    Saludos.
    Fernando Hidalgo

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué tal, Blanca?
    echaremos un vistazo a tus dos recomendados (cuando Amazon llegue por estas tierras, alla por Septiembre). Y dentro de poco te avisaré, je, je, que también yo publicaré para Kindle.
    un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Siempre es un placer para mí, Daniel, dar buenas noticias.

    La autopublicación requiere de un serio compromiso por parte del autor, y conociéndote, estoy segura de que tus cuentos son magníficos.

    Kindle brinda una gran oportunidad, creo que hiciste muy bien en elegirla.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por pasar Antony, ambos conocemos a los autores y sabemos quiénes son.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, Fernando, tuve que aguantar tus regaños y correcciones, ja, ja, pero a lo hecho, pecho, como dicen por aquí, si no fuese por esa gran ayuda creo que jamás hubiese llegado a publicar.

    Para mí es un honor anunciar en mi blog que tus fábulas están a la venta en este interesante formato, sé de autores desconocidos que han tenido éxito, es una buena forma de exhibir tu trabajo, pues las editoriales no dedican mucho interés por los relatos o cuentos.

    Espero que te vaya muy bien con tus fábulas, Fernando, y ese ir bien quiere decir que mucha gente conozca tu trabajo, es didáctico y muy bien desarrollado.

    Felicitaciones y éxito!
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Para mí también es un placer leerte, Miguel, y ahora que se te ha dado por subir cuentos por capítulos, ja, ja, ¡el último te quedó buenísimo!

    ResponderEliminar
  12. Hola Nando, bienvenido, me interesa mucho tu opinión, pues tienes experiencia en vender a través del formato Kindle de Amazon y según tengo entendido eres un superventas, por encima de Juan Gómez Jurado, lo cual me llamó mucho la atención.

    Estoy segura de que Panchito y tú tienen más puntos en común que divergencias, por lo que les he leído, y tienes razón, escribir para perdurar es un anhelo que se cumple en muy contadas ocasiones.

    Te deseo que sigas teniendo mucho éxito, y también a los compañeros que se inician en esta nueva etapa.

    Un saludo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  13. Hola Jesús F. Creo que todos terminaremos publicando en Kindle, es lo más práctico, beneficioso desde el punto de vista del autor y práctico para los lectores, además de económico.

    Ahí nos vemos!

    Saludos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Hola Blanca, mi opinión muy resumida es que la publicación digital es el futuro, un futuro que se puede retrasar, pero no impedir. Y que gracias a que las editoriales españolas parecen empeñadas en hacer justamente eso, retrasar nuestro desarrollo hacia un nuevo modelo de mercado, existe ahora una situación única y privilegiada que no durará demasiado, y que mucha gente lamentará no haber aprovechado dentro de unos años.

    Lo comenté hace bastante en un post (http://eldesvandeteddytodd.blogspot.com/2010/11/no-puede-durar-para-siempre.html)

    Y creo sinceramente que ahí doy un muy buen consejo a quien quiera vender libros y llegar a mucha gente siendo desconocido.

    Cuanto más tiempo pase, será peor, mucho peor.

    Claro que a lo mejor me equivoco completamente, el tiempo lo dirá.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Se me olvidaba, Blanca, respecto a lo de superventas.

    En esta entrada muestro el último recuento de ventas después de un año en Amazon. Juzga tú misma.

    http://eldesvandeteddytodd.blogspot.com/2011/07/un-ano-en-amazon.html

    Para mí es algo inimaginable, que jamás hubiera creído posible, pero no lo considero un superventas ni mucho menos. Tiene que haber escritores que vendan eso en un día, y bastante más. Y eso sin contar que no son mis ventas solo, escribo con un amigo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.