martes, 6 de julio de 2010

PÉPLUM

Si buscamos en el diccionario encontraremos una escueta definición del término péplum: «Película ambientada en la antigüedad clásica».
La expresión fue acuñada por la crítica francesa después de la década de los cincuenta, aunque el género cinematográfico puede fecharse en 1914 con la película Pastrone, en la que causó sensación MACISTE.

Las superproducciones estadounidenses dieron gran acogida a este tipo de películas, sin embargo el género surgió claramente de los estudios italianos, donde desarrolló sus propios códigos.
El péplum utilizó actores y realizadores no italianos (como Jacques Tourneur) y se dividió entre el péplum histórico (Troya, Maratón, Cartago, Nerón, Cleopatra, Fabiola, entre otros temas) y el péplum mitológico con Hércules y su sucesor Maciste. El género tuvo sus especialistas, como Domenico Paolella o Vittorio Cottafavi, e incluso Sergio Leone en sus principios.
En 1958 se estrenó Hércules, de Pietro Francisci, protagonizada por el ex míster universo Steve Reeves. Esta cinta recoge los elementos característicos del péplum: sin exactitudes históricas o mitológicas, su protagonista es un héroe musculoso encargado de defender a los más débiles, siendo denominado irónicamente muscleman epic por la crítica estadounidense. En ocasiones, como en Salomón y la reina de Saba (1959, de King Vidor), se llegó a la más absoluta de las imprecisiones históricas, en pro del efecto dramático.
Las últimas décadas del siglo XX vieron un resurgir del género. En parte, gracias a las distintas series producidas para la televisión, como Yo, Claudio (1976, de Jack Pullman, para la BBC) y Jesús de Nazaret (1978, de Franco Zeffirelli), además de Xena y Hércules. También para la gran pantalla se produjeron películas de animación, como Hércules de Disney (1997) o El príncipe de Egipto (1998) de Dreamworks. Asimismo, en 2000 Ridley Scott dirigió Gladiator, y poco después se estrenaron Troya (2004, de Wolfgang Petersen) y Alejandro Magno (2004, de Oliver Stone).
Tal vez dentro de poco veamos un péplum con Hijos de Heracles, de Teo Palacios, en la gran pantalla, espero que él esté presente en los estudios en el momento de la filmación, no vaya a ser que transformen su espléndida novela en una telenovela.

B. Miosi

Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993

19 comentarios:

  1. Yo creo Blanca que desde hace unos años se están haciendo magníficas películas históricas de este género. Los avances de efectos especiales además han ayudado a ello mucho. Magnífica Gladiator....Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Un gran momento sería para Teo, sí¡¡ Ojalá no sea sólo un deseo, Blanca.

    He aprendido mucho con esta entrada, el asunto del termino y sus divisiones, entre o cosas. En cuanto a las películas que mencionas, de las antiguas no recuerdo haber visto ninguna. En cambio de las resientes creo haberlas visto casi todas y te puedo decir que me fascinaron, como El Gladiador, mi favorita, que he visto un montón de veces y es como si fuera la primera vez. Troya, Alejandro Magno, etc.
    Gracias por esta gran entrada.
    Un gran Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Siempre se aprende algo: no sabía que este tipo de pelis se llamaban así, pero siempre me han gustado.
    Ojalá se cumpla lo que dices y la novela de Teo tenga su pelicula.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. Yo recuerdo aún las películas de Maciste y cómo hacíamos cola en el cine para poder pasar cuando era ñajo ja ja ja.
    Eso, a ver si la novela de Teo conoce la gran pantalla.
    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  5. El cine ha cambiado mucho, muchísimo. El recuerdo de las películas antiguas es tan entrañable...

    Blanca, pasé a saludarte, pues hace mucho que no lo hago, pero no me olvido de ti!!!
    Te mando un fuerte abrazo esperando que sigas teniendo muchos éxitos.

    Conchi

    ResponderEliminar
  6. Ojalá se viera eso con Hijos de Heracles algún día, Blanca!! Dudo mucho que suceda, sin embargo. :P

    Besos grandes!!

    ResponderEliminar
  7. Qué entrada más instructiva, contigo siempre se aprende algo. Yo tampoco relacionaba el término Péplum con las películas históricas. Esperemos ver pronto en la gran pantalla la adaptación de la novela de Teo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Winnie: Las películas históricas siempre se han hecho, últimamente son mejores por los adelantos técnicos, claro, Gladiator... Uao! tremenda.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Claro, hija, eres demasiado joven para haberlas visto, aunque hay muchas de ellas que yo tampoco las vi, de las últimas me encantó Gladiator, TRoya, y una de espartanos, creo que se llama "300".
    Y por supuesto, espero la de Teo con ansias:)

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. A mí también me sorprendió saber que péplum significaba película histórica, Lola.

    Lo de Teo, pues crucemos los dedos!

    ResponderEliminar
  11. ¿Cola para ver a Maciste?, ja, ja, Mián, debiste haber estado pequeñín!!

    ¡Ya me llegó tu novela!

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  12. Querida Conchi:

    Me conformo con que de vez en cuando pases por aquí. Significa que no me olvidas. Muchas gracias por pasar a saludar, amiga,

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  13. Teo: Es posible que tu novela llegue a manos de algún productor o director de cine, nada es imposible, así que veamos, mientras tanto seguiremos disfrutando de tus otras novelas que estoy segura pronto serán publicadas!

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Querida Maribel, ¿verdad que el nombre es curioso? ¡ni sé cómo llegué a él, buscando información de otra cosa se me ocurrió estudiar la palabra y mira todo lo que encontré!

    Un beso,
    Blanca

    ResponderEliminar
  15. A mi me impactaron dos peliculas clásicas en mi juventud: "Jason y los argonautas" (con efectos "especiales" a mano, sin ordenador ni historia pero muy bien resueltos; no olvidaré cuando el rey de las Hespérides alza de entre los muertos a los esqueletos/hijos de la hidra) y por supuesto, "Ben-Hur" (los trirremes, y la carrera de caballos amuerte, contra Mesala)

    Y sin ordenadores, ni cosas digitales, todo artesanal, ¡increíble!

    Un abrazo, Blanca

    ResponderEliminar
  16. Ja ja, y bien ñajo que era, Blanca. En el cine del barrio, por aquel entonces, daban dos películas en sesión continua, obviamente no eran estrenos pero podíamos ver a Sansón, Hércules, Maciste junto a pelis de vaqueros y artes marciales que arrasaban a principios de los años setenta. Había días que nos quedábamos a verlas dos veces cada una, qué pasada; luego salíamos dándonos mamporros como los héroes de la pantalla, je je.

    Qué bien que te haya llegado “Ángeles”, pues sí que tarda el correo hasta allá. Espero que al menos disfrutes unos ratitos leyéndola.
    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  17. Blas, yo también recuerdo Ben Hur, ¡la carrera, inolvidable! el cine ha evolucionado mucho, pero antes también eran asombrosos los efectos especiales.

    Gracias por participar, Blas
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  18. ¿Dos veces cada una? hay que ser "ñajos", ja, ja, no conocía la palabrita.

    Por supuesto que disfrutaré con Ángeles, ni dudarlo.

    Un beso, amigo, y ¡gracias!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Blanca!

    Había oído la expresión, pero no sabía que significaba.

    Hay aunténticas obras maestras del cine en éste género.

    ¡Un besote!

    Miguel

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.