sábado, 24 de julio de 2010

Ángeles de cartón, por Mián Ros (Miguel Ángel López Matamoros)


Un hombre arrastrado por un sentimiento de culpa recorre por los turbulentos senderos de sus deseos reprimidos, transforma el mundo real en uno hecho a la medida de sus necesidades, en el que el amor por su hija ocupa todo espacio posible llevándolo a terrenos vedados, en los cuales aprende a perdonar, a comprender y finalmente a aceptar lo ineludible.

Pocas veces he tenido la oportunidad de leer un libro con tanto contenido emocional, en donde lo real aparenta ser y no es, y confieso que más allá de las tres cuartas partes del libro estuve pensando lo que no era. De pronto todo se va situando en contexto, las piezas van encajando una a una y me doy cuenta de que ese hombre que vive como un vagabundo en busca de la hija perdida tiene un único nexo con la realidad: su bolígrafo BIC. Es el que lo ata al mundo, es con el que escribe todo lo que su mente atormentada recuerda, vive e imagina, y hasta podría decir lo que su alma premonitoriamente asoma si las cosas hubiesen sido diferentes.

A lo largo de los apuntes que va haciendo en un diario dirigido a su esposa, la búsqueda de Ángela se torna por momentos en pesadillas, en las que se trastocan los ideales en sentido común, y éste en el reconocimiento de que todo hubiera sido de otra manera si él hubiese sido diferente, y esa pregunta que es la que nos lleva a investigar más allá de nosotros mismos: «y si…» queda en el aire, pues lo inevitable tarde o temprano llega, así como llegó para Champalán, (Carlos) el vagabundo, el padre, el esposo, el escritor, el jefe del bajo mundo, y uno de los ángeles de cartón.

Las veces que he leído textos de Miguel Ángel López Matamoros, (Mián) me he impregnado de su alto contenido intimista. Mián no escribe para agradar a otros, o porque desee complacer a editores. Él es de los que escribe con el alma en una pluma que en cada rasgo va dejando jirones de su alma. Ángeles de cartón es una novela cargada de frases magníficas, como:

…Ay, me ha vuelto a ocurrir, y la misma pregunta me interrumpe… ¿Cómo es posible que todos mis pensamientos confluyan hacia mi pasado? No quiero pensarlo, pero soy juicioso con mis sentimientos y sé que estoy apresado por los momentos ya vividos, soy reo y celda de mí mismo, es una pasión inevitable.

… Por un instante me doy cuenta de que mi cuerpo empieza a entrar en razón antes que mi cerebro cuando el calor del caldo calienta y curiosea todo mi interior. Es un momento inigualable. Creo que está dando resultado, pues el calor de esta sopa es como una pequeña panacea contra el frío. Poco a poco me reconforta y mengua en buena parte la destemplanza con la que he despertado, y retira de mi cuerpo parte de la humedad que nos ha presentado esta mañana el duro día invernal, arropándonos, desde que se fueron las sombras, con su sábana de color ceniza oscureciendo estos serios apéndices que llamamos edificios. Es una lástima, porque el cielo está cerrado como boca de lobo y creo que este calabobos persistirá sobre nuestras cabezas durante muchas horas más.

… Ahora ha venido a verme. Se para un instante, se tropieza con mi mirada y yo lo hago en su dejadez, en su rimel corrido por las lágrimas, en el negro pelo mal peinado y en su rebeca puesta con pereza, y despierto de bruces lejos de la imaginación que perfilaría un ángel de destellos deslumbrantes y maravillosos con el que soñé cientos de veces.

Muchas gracias, Mián por recordarme que la literatura es una de mis premisas.

Esta novela quedó finalista del I Premio de Creación Literaria Bubok
Si desean saber más de Miguel Ángel López Matamoros: http://mianros.blogspot.com/

B. Miosi

17 comentarios:

  1. Gracias por la recomendación . Un beso Blanca

    ResponderEliminar
  2. Con tu reseña entran ganas de leerla, y una se pregunta por qué Mián se quejaba hace poco de un rechazo editorial.
    Son tiempos dificiles en los que se pierden muchos talentos.
    Una pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu generosidad, Blanca, siempre dedicas espacios a los amigos. Y felicito desde aquí a Mián, debe estar muy orgulloso de su obra. En este mundo es muy difícil abrirse un hueco pero con trabajo de calidad, como el de nuestro amigo, seguro que lo consigue. Suerte a ambos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, MiánRos merece ese bello reconocimiento por tu parte, Blanca. Una reseña muy bonita, que deja entrever el artista sensible que hay detrás y que, como bien dices, hemos podido percibir a través de los relatos que cuelga en su blog.
    Mis felicitaciones a Mián por ser como es, con un fuerte deseo de que pronto, sus escritos estén en los escaparates.
    Y gracias a ti Blanca por darlo a conocer.
    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Blanca, me dejas sin palabras. Qué vuelco me ha dado el corazón cuando he visto tu nueva entrada... ¿Eh? Esa portada me suena... y mucho ─me he dicho─, y al entrar me he emocionado y todo.
    Y es la verdad, no sé qué decirte. Solo deseaba no defraudarte. Pero esto ya me da fuerzas para seguir escribiendo y aprendiendo, y más, con una instructora a mi lado como tú, que me aconseja y guía del mejor modo, gracias. Gracias por ser como eres.
    Guardaré esta reseña con todo el cariño del mundo.
    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Winnie0, Lola, Maribel, Sergio por vuestras palabras de ánimo, gracias amigos.
    Sigamos escribiendo.

    Besos y abrazos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  7. Blanca, muy buena tu reseña, me has despertado el interés por leerla. Te adentraste en la novela, la cual describes de manera magistral. Enhorabuena,

    Cariños,
    Venator

    ResponderEliminar
  8. Hola Blanca, tomo nota del libro de Mian. Auqnue estoy liado con otros menesteres literarios, buscaré por hacerle un hueco entre mis lecturas

    Espero que todo bien por allí, aquí con calor y más calor, en la España seca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Una reseña preciosa del libro de un compañero genial. El bueno de Mián es también asiduo a mi blog, y además compartimos finalista en el concurso de Bubok (yo con mi La Sombra de la Luna). A ver si me pongo las pilas con este libro, que tiene muy buena pinta.
    Un abrazo, Blanca, y también para Mián y el resto de tus visitantes.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, ojos soñadores, gracias por tu visita, honor que le haces a mi blog. Es cierto que llevo mucho alejado del blog y de la literatura en general, pero un gran proyecto ha caido en mis manos y me ocupa el 200% de mi tiempo, privándome de lo que más me gusta, leer, escribir y hablar con los amigos, entre los que te considero. Un beso e intentaré entrar con más frecuencia en tu blog para disfrutar de tu letura y el sueño de tus ojos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, amigos, por sus respuestas, el compañerismo siempre es importante, pero más es reconocer la calidad cuando se la ve. Mián pertenece a la rara clase de escritores autodidactas (como lo somos casi todos) que sin más herramientas que sus sentimientos, su forma de ver la vida, ha logrado lo que en muchos talleres no se consigue: belleza literaria.

    Javier: te debo la reseña de La sombra de la luna. Mi próxima entrada se la dedicaré.

    Y a todos los que han pasado por aquí:

    Gracias, espero que lean esta novela, les digo que vale la pena.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  12. Antes del lunes tendré la novela en mis manos y la leeré con mucho gusto. Blanca, gracias por apoyar la creación patria, como siempre magníficamente, en los próximos días haré publicidad en mis blogs de esta obra. Aunque lo conozco poco me sobra: Mián es un talento... y punto. No hay más que visitar su blog y amén. Gracicias por apoyar a los autores españoles y Mián, públicamente, mi enhorabuena desde Dublín.

    Saludos cordiales

    FG

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Blanca! Que emoción más grande cuando abrí tu blog y me encontré con Ángeles de Cartón. Caray, que detalle amiga. Me emocionó de veras.
    ¡Qué gran compañera eres, jolín!
    Yo que acababa de subir en mi blog una entrada que le dediqué hace unos meses, me dije: Es que Mián es muy especial (aparte del amor de hermana, claro).
    Mil besotes grandes, me encantó tu reseña.

    ResponderEliminar
  14. Hola Blanca:
    La reseña dedicada a nuestro amigo Mianros me ha despertado el interés por leer la novela.
    Desde aquí le mando muchos ánimos y besos a los dos.
    Tessa

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu entrada, Blanca. Como siempre tan generosa, apoyando a los escritores noveles que luchan por hacerse un hueco.

    Pero es que leyendo las hermosas frases del texto de MiánRos uno se pregunta: ¿Cómo puede haber tanto talento oculto en este país, y no venga nadie a sacarlo del anonimato?

    Esos retazos, pequeños jirones del alma del autor puestos al servicio de su obra, me han emocionado. Se nota que MiánRos escribe con el corazón, y eso a la larga, se tiene que notar.

    Gracias por compartirlo con todos nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Blanca, me has dejado anonadada con este despliegue de sentimientos del contenido de este libro. La reseña que haces es para no resistir leerla. Felicidades también al autor, espero un día hacerme de ella (pero con menos complicaciones que El legado, por supuesto)

    ResponderEliminar
  17. Ángeles de cartón es una novela originalísima, tanto por su concepción como por la forma en la que está escrita, como si la contara a alguna persona, pues a medida que transcurre la novela lo que en realidad se está leyendo es un diario.

    Un beso a los que pasaron hace poco, ¡y muchas gracias por su receptividad!

    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.