domingo, 28 de agosto de 2016

La responsabilidad del escritor.

Antes de dedicarme casi a tiempo completo a dar el último repaso a mi más reciente novela, leí Control Total, escrita por David Baldacci. Fue publicada en 1997, cuando las redes de la información no habían llegado a ser lo que hoy son: una vorágine que cuando se sabe utilizar para fines criminales, puede servir para casi cualquier fechoría.
Control total tiene un ritmo endiablado desde las primeras páginas; un avión se precipita a tierra como consecuencia de un sabotaje. En él viajaba el presidente de la Reserva Federal. Ciento setenta personas más mueren junto a él, carbonizadas. El motivo: un sucio juego de espionaje de secretos informáticos, cuyos alcances amenazan transformar la red en la que actualmente nos movemos en un arma de doble filo. En realidad, ya lo es; cada vez que accedemos a Internet vamos dejando un rastro que jamás será borrado. Si una persona decide hacernos la vida imposible lo único que debe hacer es entrar a nuestro correo electrónico, y hasta a nuestros archivos personales. Nunca hemos sido tan vulnerables como ahora, y sin embargo muchos de nosotros consideramos la red una herramienta ya imprescindible.
Pero me estoy alejando del tema de esta entrada, en realidad lo que me llamó la atención de la novela mencionada, fue la última página, la nota del autor, dice así:


El avión presentado en las páginas precedentes, el Mariner L800, es ficticio, aunque algunos de los datos indicados en el libro se basan en verdaderos aviones comerciales. Sabiendo eso, los entusiastas de los aviones no tardarán en señalar que el sabotaje del vuelo 3223 está lejos de ser verídico. Los «errores» descritos fueron totalmente intencionados. Mi objetivo al escribir este libro no ha sido el de preparar un manual de instrucciones para causar daño a las personas.

En otro párrafo continúa:

A medida que los ordenadores de todo el mundo queden vinculados a una red global, se corre el riesgo, que aumenta proporcionalmente, de que una sola persona pueda llegar a ejercer algún día el control total sobre ciertos aspectos importantes de nuestras vidas. Y, como se pregunta Lee Sawyer en la novela: «¿Qué pasará si el tipo es malo?»

Siempre me he preguntado si lo que escribimos tiene alguna repercusión en el lector, más allá de lo que significa la lectura como pasatiempo. Recuerdo que cuando leí por primera vez a Hermann Hesse quedé tan impresionada que empecé a ver el mundo de manera diferente. Creía a pie de juntillas que todo era producto de una ilusión, y que mi realidad, la que yo había dado por hecho desde que tenía uso de razón, era un invento de mis sentidos. ¿Cuántos libros habremos leído que nos han hecho reflexionar, creer en algo en lo que antes no reparábamos, o en pensar que tal vez exista algo más que el mundo que nos rodea? Al fin y al cabo el conocimiento proviene de los libros, tenemos una reverencia casi atávica por ellos, y hasta antes de que comenzara a escribir, yo particularmente, creía muchas de las teorías que en ellos se exhibían. ¿Acaso en algún momento no nos hemos parado a reflexionar profundamente sobre nuestro papel en la sociedad, después de leer «1984» de George Orwell? ¿O como consecuencia de El capital, de Marx, el planeta se conmovió en sus cimientos?

Creo que todos los escritores tienen una gran responsabilidad por las ideas que exponen en sus escritos, ensayos, y por supuesto, en sus novelas. El público ha sido influenciable desde siempre, recordemos a Orson Welles cuando hizo salir de sus casas a miles de personas, al relatar por radio un pasaje de La guerra de los mundos, de H. G. Wells, y en esta época en la que parece que ya nos hemos saturado de todo, siguen existiendo seguidores de sectas de las más disparatadas creencias. Es como si la gente deseara creer en algo. No podemos contar con el sentido común de las personas, pues en realidad, son muy pocas las que lo tienen, y no lo digo en sentido peyorativo, yo misma me considero una persona con muy poco sentido común, si no fuese así, jamás habría empezado a escribir novelas, pues no existe nada más lejos del sentido común que pasarse horas tras horas argumentando situaciones que sabemos que son irreales, para que los demás piensen que sí lo son; y por otro lado, están los lectores que desean creer que lo que leen es cierto a sabiendas de que es una ficción, es más: si encuentran alguna muestra, por más ligera que sea de que lo que están leyendo no los ha engañado suficientemente, se sienten defraudados. Pero existe el peligro que dentro de la miríada de escritores, haya unos cuantos cuyos argumentos, por ejemplo, convenza a buena parte de la población de que la Guerra Santa es sagrada y obligatoria, y que autoinmolarse los llevará directamente al paraíso, ¿no correríamos entonces todos el riesgo de ser objeto de atentados terroristas, como ya está sucediendo?

Existe un libro llamado: La anatomía de la brujería, por Peter Haining. En él se describen los rituales seguidos por las sectas satánicas, adoradores de la magia blanca, costumbres y rituales demoníacos, con un despliegue de información espeluznante. Me pregunto cuántos de los asesinos en serie que existen actualmente habrán tomado ideas de este libro. ¿Y qué me dicen de la Biblia? sus millones de seguidores en todo el mundo creen firmemente que es la palabra de Dios.

Ahora, díganme ustedes: ¿Es o no es una gran responsabilidad ser escritor?

B. Miosi

6 comentarios:

  1. Muy buena reflexión Blanca. Creo que los libros también están abiertos a varias interpretaciones que dependerán del lector. Pero cuando lees con el alma y conectas con una historia...siempre queda algo y posiblemente, casi seguro, influirá para mal o para bien en ti. Yo creo que uno suele quedarse con el para bien...pero claro, hablo por mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabremos a ciencia cierta qué dejamos realmente en la mente del lector. Espero que yo haya dejado buenas influencias con mis libros.

      Eliminar
  2. Muy interesante tu entrada, Blanca. Lo que vienes a plantear es el "contrato de ficción", que explicó S.T Coleridge describiéndolo como la "suspensión de la incredulidad". Así, el lector suspende su incredulidad y acepta lo que el autor está describiendo, ya sea cómo efectuar un crimen perfecto, ya sea la supuesta existencia de un mundo de hadas. Pero no culpemos a un libro por cuanto pueda efectuar un lector insano. Ni mucho menos. El problema está en el lector, no en el libro. Porque entonces...¿no voy a poder escribir un relato de un crimen por si acaso algún loco lo imita? Puede suceder, pero no se piensa; creo que no debe pensarse. Ante todo, la libertad en la creación.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pienso que en nombre de la libertad de la creación se puede influir en los lectores, tanto en la política como en la filosofía de vida, y no siempre los lectores que se dejan influir son insanos.
      Escribir acerca de obras de ficción en las que se hayan involucrados asesinatos no creo que sea algo malo, el asunto es no hacer representarlos como algo positivo. Creo que hacer una apología de un asesino en serie pera personificarlo como un héroe sería una mala influencia, por ejemplo.

      Eliminar
  3. Un interesante articulo, no me lo habia planteado, considero que no se trata del libro en si sino del lector que sea influenciado por supuesto que hay historias que te hacen reflexionar y te preguntas ¿puede pasar?, como otras que se plantean situaciones y hechos que realmente ocurren llámalo coincidencia o no como dije anteriormente es dependiendo de cada lector lo que le pueden influenciar o no como siempre haciéndome pensar mas allá de mi intelecto jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Olimar, también dependerá de la madurez de cada lector. Por eso creo que las lecturas deben ser dirigidas a un público determinado.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.