miércoles, 11 de marzo de 2015

¿Cómo vender más libros?, la gran pregunta de hoy.

Hoy voy a hacer mención a un artìculo publicado por el agente literario Guillermo Schavelzon, titulado: ¿Cómo vender más libros? La gran pregunta de hoy. Y la razón por la que hago esta entrada en mi blog es porque no puedo comentar en su blog debido a que debo poner una contraseña que ya he olvidado. Eso de las claves, la verdad, me tienen cansada, no veo por qué uno deba registrarse a un blog. Lo raro es que algunas veces he podido comentar allí sin necesidad de recurrir a ninguna contraseña. En fin.

La respuesta que iba a dejar es la que sigue, creo que valía la pena darla a conocer porque interesa tanto a los escritores como a los lectores, quienes hoy por hoy son la parte más importante del pastel.

Escribo, promociono y vendo libros. Empecé publicando por editoriales y todavía hoy tengo cuatro libros con ellas. Los restantes; tengo doce en total, los he autopublicado en Amazon, una plataforma que ha comprobado que los libros sì se venden, solo hay que saber dónde buscarlos.

No creo que la ediciòn digital tenga mucho que ver con el hecho de que las editoriales vendan menos, pues muchas de ellas se han sumado a la ola digital. La mayorìa, dirìa yo.

Segùn mi punto de vista, el lector llano, el que acostumbra leer como mìnimo dos libros al mes, encuentra ahora un mercado mucho màs amplio, tan grande que se pierde en èl. Y si vamos al catàlogo de Amazon, en el que se puede conseguir casi todo tipo de obras, y no solo vende libros digitales sino tambièn fìsicos, encontraremos que el lector ha pasado a ocupar el lugar del crìtico literario.

No podemos pretender que el lector siga siendo el invitado de piedra que està obligado a digerir una novela porque sì. Ahora tiene la palabra. puede calificar un libro aunque estè escrito por un famoso, y de estas crìticas no se salvan ni los libros de Gabriel Garcìa Màrquez, de manera que las editoriales deben dejar de ver al lector como una cifra, e integrarlo al "valor agregado" del libro.

Un libro mal escrito, y me refiero a uno que tenga datos falsos, poca credibilidad o se sumerja en cuestiones desconocidas por el autor ùnicamente porque estàn de moda (hay editoriales que solicitan obras de determinada tendencia), es fàcilmente detectable por un lector que en este momento tiene la herramienta màs poderosa del planeta: la red. Hoy en dìa es mucho màs difìcil "engañar" a un lector. Conozco lectores tan acuciosos que leen mis libros con Google abierto. Los blogs de reseñas no solo leen, comentan o recomiendan un libro; tambièn cuestionan y critican, antes algo impensable. Y a esto que estoy exponiendo aquì se le llama estar en contacto directo con los lectores, lo que antes no existìa. El escritor era un ser intangible, lejano, incomunicado, que vivìa segùn la mente de los lectores en alguna isla solitaria o un oasis en medio del desierto dedicado exclusivamente a escribir sus fantasìas.

Hoy en dìa debe interactuar con sus lectores, recibir directamente las crìticas y, si hacen como yo y ponen el correo electrònico al final de cada novela, recibir las preguntas directamente, como por què por ejemplo en mi novela "El legado" Oliver Adams deja repicar tantas veces el telèfono casi al final de la historia. O el motivo por el que siendo la viuda del protagonista de "La bùsqueda" nunca aparecì en la novela que relata su vida.

Por supuesto que se venden libros. En estos tres ùltimos años que he publicado en Amazon he vendido una cantidad que jamàs alguna editorial hubiera soñado, tanto en digital como en papel.  Pero no voy a utilizar este sitio para promocionarme sino para responder a la pregunta: ¿còmo vender màs libros?

Muy sencillo: haciendo que los autores bajen del pedestal en que las editoriales los han puesto y se acerquen màs a sus lectores. Es lo que se estila hoy, y excepto unos cuantos monstruos sagrados, la mayorìa de autores que conformamos este nuevo mundo de la ediciòn tenemos la obligaciòn de estar cerca de ellos.

Es muy fàcil encontrar en Twitter a los escritores famosos, escribirles unas lìneas y esperar respuesta. A mì me ha sucedido que escritores de libros superventas se han comunicado conmigo para aclarar que la portada de su libro ha cambiado, o a John Locke agradecièndome la menciòn de su libro y hacièndose mi seguidor, por mencionar a dos. Y asì como ellos yo sin ser famosa recibo mensajes de lectores agradecièndome por poner mi libro gratis o unas lìneas para que sepa que han leìdo mis libros. Y es obligatorio contestarles, pues son la columna vertebral de mi incipiente carrera como escritora. Si se han tomado el trabajo de comprar, leer mi libro y encontrarme en Twitter o escribirme un correo, no puedo menos que agradecerles.

Por eso no comprendo lo que plantea Schavelzon en su artìculo. Èl es consciente de que hoy se lee mucho màs que en ningùn momento de la historia de la humanidad, porque las personas tienen màs acceso a los libros, en parte gracias a la digitalizaciòn de la literatura. Las editoriales y los agentes deberìan prestar màs atenciòn al contenido de las obras que publican y no a los nùmeros y resultados de las ventas, si lo hicieran se darìan cuenta de la enorme cantidad de nuevos lectores que existe pero que no compran sus libros porque son más de lo mismo. Lo contrario de los escritores amazònicos, que proveen de una literatura fresca, acorde con los tiempos, con criterios de modernidad y en algunos casos tan brillante como el mejor publicado por editorial.

¡Hasta la pròxima, amigos!

6 comentarios:

  1. Me llama la atención que Schavelzon hable mucho de marketing y de editoriales y de tropecientas cosas más pero que casi no mencione al segundo eslabón principal de la cadena después de los escritores: LOS LECTORES.
    Es cierto que soy escritora, pero también soy una lectora voraz, y cada vez estoy comprando menos libros en las librerías. ¿Por qué? 1) Porque las librerías no traen los libros que me interesan. 2) Porque los libros están demasiado caros. 3) Porque más de una vez he pillado un libro que parecía interesante y resultó ser de pésima calidad (esto me ha ocurrido tan a menudo que ya no compro libros por impulso, sino que anoto el título y luego voy a leer las críticas a Amazon y Goodreads).
    Al final, me resulta más satisfactorio en muchos casos sentarme a ver una serie de TV (de las que tienen buenos guiones, claro).
    Encima, la gente tiene hoy menos paciencia que nunca. Una historia tiene que despertarles MUCHO interés para que se tomen el trabajo de sentarse a leer, porque hay formas de entretenimiento más inmediatas y fáciles de digerir.
    En lo personal, no me interesa tanto que los autores hablen conmigo, sino que demuestren la dedicación a sus lectores y que se exijan a sí mismos para ofrecer historias de la mejor calidad posible. O sea, ¡que larguen un producto que no me haga arrepentirme de haberlo comprado! Y este criterio es válido para libros autoeditados o de editorial.
    El problema con las editoriales, en muchos casos, es lo que pusiste en tu último párrafo: están tan concentradas en vender para sobrevivir que no se dan cuenta de que la sustentabilidad del negocio también pasa por COMPLACER a los lectores. O sea, vender mucho PERO dejando contentos a los lectores. A veces tengo la impresión de que miran el dinero que ganan en el corto plazo pero no los clientes que pierden a la larga por publicar libros decepcionantes o repetitivos. Así me han perdido a mí. Lo bueno es que, con Amazon, me puedo bajar las páginas de muestra del libro que sea, ver si me engancha o no, y saber por los comentarios si la calidad se mantiene hasta el final. Y yo creo que la gente sigue buscando buenas historias. De lo contrario, ya no se daría el fenómeno de los libros que causan furor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre Gissel, estàs clara en tus planteamientos. No siempre los libros editados por editoriales son necesariamente buenos en el fondo y en la forma. Es un mito. Asì como es una creencia sembrada no sè por quiènes que todos los libros de autores independientes carecen de calidad.
      A mì sì me interesa que los lectores se comuniquen conmigo, y como lectora tambièn me gustarìa tener la oportunidad de conversar con ellos acerca de alguno de sus libros. No dudo de que cada autor desea escribir la mejor historia cada vez que enfrenta un nuevo reto, pero no siempre sale bien o gusta tanto a todo el mundo, lo que no deberìamos descuidar es la calidad.
      Muchas gracias por participar, amiga.

      Eliminar
  2. Creo que en el modelo de publicación tradicional es imposible saber cuánta gente lee el libro que ha comprado y al final ha terminado por no importar. El libro electrónico cambia un poco eso porque normalmente se compra para leerlo en el acto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas cosas que han cambiado con el libro electrònico. Y si se trata de la autopublicaciòn lo màs importante es que cada autor sabe cuàntos libros vende, y el poder hacer cambios de precios, portada, contenido, las veces que desee. En era tecnològica todo suicede demasiado ràpido,yo tambièn tengo la sencaciòn de que aquel que compra un libro digital es para leerlo ya. Aunque sè de muchos que acumulan demasiados por la cantidad de ofertas que existe.

      Eliminar
  3. Como siempre, sale una de tu blog con ´´algo en el bolsillo´´, no solo por lo que tu escribes sino incluso, por los comentarios. Lo de hay quien lee con Google abierto me llamó la atención, pues imagino que revisan si los momentos históricos que se mencionan tuvieron lugar, aunque ello podría ser importante si el libro es ´´histórico´´, lo demás, siempre va a quedar a la imaginación del escritor, y digo esto como mea culpa, pues incluso en la que escribo ahora, mezclo sucesos históricos reales, con personajes inventados que jamas participaron en esos acontecimientos, como también hice en La Perla Negra. En fin, lo de que se solicitan novelas ´´a pedido´´´, sobre asuntos de moda, creo que siempre ha existido, pues lo he leido desde hace años que le ha sucedido incluso a autores famosos, por parte de sus editoriales.
    Concuerdo totalmente conque el lector se pierde entre tanta oferta de libros, teniendo con Amazon por ejemplo la ventaja de los comentarios que hayan dejado otros lectores, si es que sabe ´´filtrarlos´´, lo cual no sucede con los de editorial. ¿Como vender más libros? Eso es algo que me sorprende continuamente, especialmente cuando observo las ventas de las novelas de sexo explicito, y que no son precisamente baratitas. Yo misma he recibido cantidad de sugerencias de que ´´le entre a esa área´´, cuando me quejo de bajas ventas. Todos queremos vender, decir lo contrario es absurdo, pero creo que debemos escribir sobre lo que nos motiva, lo que nos sale del alma, sin pensar en esa parte del asunto.. Si han de quedar para la ´´posteridad´´, pues que asi sea...¿Una cosa que si me entristece de los lectores?:su apatía por dejar comentarios. No es lógico que entre promociones gratuitas y precios regulares se descarguen,por ejemplo, no muchos, digamos unos 200, y te dejen uno o dos comentarios. Creo que pertenezco al gremio de escritores que escriben para si mismos... con esa lucesita por allá adentro de que alguien me lea... Si no tuviera esa esperanza no me promovería, pero quiero decir, no es en lo que pienso cuando estoy en la etapa creativa. Solo me concentro en lo que quiero decir, que aun dentro de la fantasia, tiene mucho que ver con lo que creo.

    Mis saludos




    Mis saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Adelfa, hoy en dìa es muy difìcil escribir de algo que no pueda comprobarse en Internet, por ejemplo, si tal o cual direcciòn existe, si tal o cual personaje històrico QUE NOMBRAS en la novela fue en realidad como dices, etc. Por supuesto, los que escriben novelas de ficciòn històrica mezclan la realidad con la fantasìa y es vàlido, pero lo que se escribe de la realidad debe ser estrictamente cierto, no asì los personajes inventados.
      La novela eròtica està muy de moda, pero no todas se venden en la misma medida, creo que debe tener un trasfondo, una historia creìble o vàlida para que surta el efecto de enganchar a los lectores, no siempre lo eròtico es atractivo per se. Mis novelas son de otro tipo y tambièn venden, creo que hay pùblico para todo, y siempre que una novela estè escrita con la calidad standard a la que los lectores estàn habituados, la novela se venderà. Hay ciertos paràmetros que el lector promedio no conoce pero que sì intuye, sobre todo si es un lector habitual se da cuenta cuando una novela està escrita por un novato que no sabe la tècnica,
      Hay muchos lectores que no acostumbran dejar comentarios, entra ellas me encuentro yo, pero lo hago normalmente cuando no tengo nada bueno que decir de alguna novela.
      Todos los escritores partimos de que lo que escribimos es fantasìa, de lo contrario serìamos historiadores, querida amiga, y eso es lo bonito de la creatividad.
      Besos y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.