lunes, 8 de diciembre de 2014

De los niks y de los independientes. Una lista de los mejores.

Vamos a ver… ¿por qué algunos escritores se esconden detrás de un nick impronunciable? ¿Tendrá algo que ver Freud con esto?, tal vez no vaya por ahí el asunto, pero es probable que exista algún lío psicológico.
Una persona, sea hombre o mujer, vamos, un ser humano para dejarnos de problemas de género, que ahora ya hay muchos, si desea ser escritor lo primero que tiene que hacer es darse a conocer para que, en caso de que publique, puedan localizarlo por su nombre en Facebook, Twitter, y demás canales de las redes sociales.
Hasta para los que promocionamos los libros es un caos; por poner un ejemplo: en lugar de decir:

“El resplandor de la jungla” por @RobertoManzano Una novela que te llevará por los senderos perdidos linkxxxxxxxxxxxx.

Uno tiene que poner:

“El resplandor de la jungla” por Roberto Manzano @mataratoncito Una novela que te llevará por los senderos perdidos linkxxxxxxxxxxxx.

Y es que siempre se debe etiquetar, de lo contrario el autor del libro nunca se enteraría que alguien tuiteó su libro y no podría hacer RT o clicar la estrella de favoritos. Y entonces las 140 palabras que permite Twitter no alcanzan.
¿A que no suena mejor un nombre y apellido como nick que @mataratoncito?
Es más serio, práctico y facilita la labor a todo el mundo, tanto a los lectores como a los amigos. Y lo más importante: más profesional. 


Pasando a otra cosa:
Hace unos días leí un post en Facebook de mi querido amigo Rafael R. Costa, que por suerte tiene un nick igual a su nombre, en el que decía:

NOVELAS QUE INTENTÉ LEER
y no pudo ser

RAYUELA
CIEN AÑOS DE SOLEDAD
ULYSSES
EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO
TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA
LA MADRE
ALGUNOS INDIES


Obviamente los comentarios abundaron sobre todo al referirse a los escritores indies (o independientes, como prefiero llamarlos), especialmente de otros escritores, algunos también independientes, que por lo visto se creen luminarias. No me agrada hacer público mi descontento por el hecho de que existan escritores independientes incomibles, como si yo fuera una literata consumada. De hecho, con la cantidad de libros que llevo vendidos y el volumen de comentarios que generan mis libros podría darme ese lujo y hablar mal, burlarme o despotricar de los indies, pero no lo hago. Creo que todos tenemos cabida en este mundo, y como se referían a Amazon específicamente, me parece que en esa jungla hay de todo, buenos, malos, mediocres, tanto independientes como de editoriales.

Sé que algunos se creen superiores y miran a los demás por encima del hombro. Yo los veo como seres humanos que intentan el camino de la escritura y que a fuerza de ensayo y error terminarán aprendiendo, tal vez algunos no, pero no veo por qué deba hablar mal de los escritores que no lo hacen tan bien como los mejores. En todas las circunstancias de la vida existen niveles; en literatura no podía ser menos. Lo gracioso de todo es que algunos de esos escritores que hablan mal de los que no escriben muy bien, ni son tan buenos ni venden mucho. Pero lo atribuyen a que sus libros son demasiado buenos para que los lea la plebe que compra a los que sí venden. Es probable que tengan razón, no lo pongo en duda. Lo que me desagrada es el aire de superioridad que asumen.

Yo no voy a poner a los autores de libros que no me han gustado. Prefiero tomar el camino desde el otro extremo: Pondré a los que he leído y que me han parecido admirables, fuera de lo común. No enlistaré a los escritores famosos porque son demasiados, me referiré a los independientes aunque algunos hayan publicado por editorial.

Heberto Gamero
José Vicente Alfaro
Jordi Díez
Krina Ber
Francisco Gijón
José Luis Palma
Roberto López-Herrero
Carmen Grau
Rafael R. Costa
Peter Joshep
Micky Baine
Mercedes Pinto
Pablo Martínez Burkett
Julio G. Castillo
FG Labandal
Neo Coslado
Mois Benarroch (En su particular uso del español)
Estos escritores son los que a mi juicio muy personal poseen genialidad. También la mayoría de los que he mencionado tienen un cuidado escrupuloso en la presentación, una gramática impecable, se nota que sus obras han sido el resultado de horas de corrección y de trabajo y los temas escogidos son originales. Hay más escritores con libros igualmente bien corregidos, pero los temas, las historias de sus novelas no me han calado o en algunos casos me han parecido demasiado farragosas o poco convincentes, eso de ninguna manera los desmerita como escritores, es solo cuestión de gustos. También sé que hay muchos otros que no he leído, por eso no figuran en esta lista.

Es probable que algunos escritores al ver esta escasa lista se sientan excluidos, pero no deberían. En esta lista ni yo entraría. Me considero una escritora del montón que vende porque sus libros no son precisamente alta literatura.

¡Hasta la próxima, amigos!

8 comentarios:

  1. Desde luego es un post valiente. Te comento, Blanche, que después de escribir ese post sobre libros que no había podido leer (de grandes y reconocidos escritores, una cosa no quita la otra) y apuntar algunos "indies", aun que a estos por respeto no los nombre... sin embargo recibí no uno ni dos, sino varios mensajes "animándome" a descubrir esas identidades... Esto me lleva a pensar que "la gente" quiere sangre, quiere espectáculo; algo que no contemplo en mis parámetros.
    Personalmente, quien escribe una novela me merece bastante respeto. Aunque sea mala. Ponerse a escribir, terminar una historia, de 200, 300 o más páginas es una labor de constancia. Otra cosa es el nivel literario alcanzado. Además... esto es muy subjetivo, el único dato bien objetivo son las ventas: quien más vende es mejor. Esto es así. Ser bueno o malo no pasan de ser apreciaciones personales.
    No digamos ya lo de "alta lit1eratura"; acabo de ver un artículo de ese tipo crítico el Harold Bloom o como se llame, quien afirma contundente: En literatura, hoy día, no hay nada nuevo. ¡Ni que el fulano se hubiese leído todas las novelas del mundo? ¿Acaso se ha leído las mías? ¿O las tuyas?
    En fin, esto es delicado, pero tampoco hay que tomarlo demasiado en serio. Cada cual sabe (o debiera saber) cuáles son sus posibilidades en una maratón.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo, Rafael. Tu post solo fue la punta del iceberg. Fueron los comentarios los que me animaron a escribir este. Siento que hay demasiado escritor que se cree luminaria cuando no lo es y demasiado lector que se cree crítico sin serlo por el único hecho de que le gusta más este género que aquel.
      Si le gusta el romance califica al resto de novela mediocre y viceversa. Hay otros que por no tener el nivel cultural para entender una novela la tachan de mala y le ponen una estrella. (Eso de las estrellas es como para estrellarse), creo que no se dan cuenta que cada vez que critican un libro se desnudan ante el mundo porque es muy fácil darse cuenta de su nivel cultural. (Esto me da para otra entrada)
      En fin amigo, creo que la galería quiere que corra la sangre. ¡No tienen suficiente con los políticos!

      Eliminar
  2. Sí que es un artículo valiente, ya lo creo, a veces para hacerte entender solo tienes pronunciarte siempre sinceramente, aunque guardes verdades. Se sobreentiende que si no le dices a alguien lo guapo que luce, cuando sí lo comentas en otras ocasiones, sin ofender (no es necesario), claramente no te gusta cómo va.
    Es cierto, como dice Valdemar, que el arte (como lo es novelar), tiene mucho de subjetivo, pero no estoy de acuerdo en que el solo hecho de rellenar 200 páginas otorgue respeto al autor, en todo caso, tolerancia, que dista mucho del significado de "respeto". Sí, todo el mundo tiene derecho a escribir, faltaría más, y a publicar, pero el respeto hay que ganárselo con el trabajo prolongado y bien hecho. Creo que hay una parte objetiva, toda creación va unida a un método y requiere aprendizaje.
    Hay muchas obras de independientes realmente buenas, mejor o peor posicionadas; el número de ventas no es garantía de nada, y al contrario.
    Como bien dices, los hay que se creen superiores solo por vender y miran por encima de hombro a otros de los que hay mucho, pero mucho que aprender. Qué curioso es este mundo de las letras.
    Al final estamos en manos de los lectores, ellos tienen el poder. A veces me pregunto si son conscientes de ello.
    Un abrazo, Blanca, y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El número de ventas no es garantía de calidad, Mercedes, es la prueba del grado cultural de una sociedad.
      Por eso vemos cómo libros que hablan de la vida de la gente de farándula se vende tanto. Yo podría decir que Venezuela no es un país farandulero, aquí es lo que menos se vende, En cambio los libros de buenos escritores tienen mucha demanda. En México, si te vas a la lista de Amazon, los veinte primeros lugares están ocupados por libros de autoayuda. Es una pequeña muestra de cómo andan las cosas en cada país.

      Eliminar
  3. Coincido con los comentarios de Valdemar y Mercedes Pinto (dos grandes escritores, por cierto). Un muy famoso periodista español que durante muchos años fue jurado de los concursos de mises solía decir siempre a la hora de emitir su voto, justificándose: "Ni son todas las que están ni están todas las que son". Con las listas de buenos escribidores, muy buenos, mediocres o escribidores mediopensionistas ocurre lo mismo. En literatura hay dos cosas básicas que debe cumplir todo buen escritor: argumento (más o menos novedoso) y estilo. Luego está el lector que pone a cada cual donde le corresponde. Ayer, sin ir más lejos, Pérez Reverte (no he podido terminar ni uno sólo de sus libros) le decía al ministro español de cultura Wert que tendría que imponer la lectura analista obligada de El Quijote en todas las escuelas. Y yo me preguntaba: ¿Estará este señor en sus cabales o es que el capitán Alatriste le ha comido el coco?. ¿Un niño de diez años haciendo un análisis crítico del Hidalgo de la Mancha? ¿Cabe mayor tortura psicológica? Con diez años era obligatorio en mi colegio leer El Quijote en voz alta a lo largo de todo un año, y puedo asegurar que acabé odiándolo, porque encima el profesor, luego, nos hacía preguntas de examen. Un cabronada. Lo volvía leer de mayor "motu propio" y fue cuando lo entendí y lo disfruté. Pues eso; que cada cual lea lo que quiera y que cada uno se haga su lista de favoritos. En la mía figuras tú, Blanca, y los anteriormente mencionados. Gracias por incluirme en la tuya. Un abrazo. (P.S. ¡Qué comentario más largo!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi se me pasa este comentario, José Luis. Hay escritoes que por obra y gracia de la fama alcanzada se creen gurús de la literatura. Tal vez Reverte sea uno de ellos. tiene su público y es famoso, pero de ahí a decir que tiene que ser obligatorio leer El Quijote en primaria...
      Gracias por figurar en tu lista hipotética, amigo, y por dejar tu excelente comentario.

      Eliminar
  4. Valdemar dice que este es un post valiente. Pero yo creo que todo tu blog es valiente ¡De verdad!
    He estado curucuteando y leyendo algunas entradas y no tienes el más mínimo reparo en poner toda la carne en el asador.
    Ahora me doy cuenta de que si alguien puede hacer una crítica -palabra muy bien definoda en uno de tus post cuando la diferenciabas de "reseña"- para los libros de manera tajante, esa eres tú. Me vas a perdonar el abuso pero tengo que verte para darte los cuentos que he escrito y conversar luego al respecto. Anota mi correo y me pones un mensaje ¿Puedes? alijrh@gmail.com
    Por cierto, estoy a las órdenes en mi blog. Espero muy entusiasmado tu visita por allá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ola Alí, qué gusto tenerte por aquí. Me alegra que hayas estado curioseando el blog, Iré a visitar el tuyo!
      Un abrazo!

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.