viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Cómo escoger el tema de una novela para que sea exitosa?

No hay duda de que el tema influye en la venta de un libro. En una conversación en Facebook surgida a partir de una encuesta que hizo Marlene Moleon referente a si era conveniente el intercambio de comentarios entre autores como factor de promoción de los libros, una de las respuestas hecha por Enrique Vélez (escritor y promotor) fue que no son tan importantes las reseñas o comentarios, ni siquiera el tema de la novela sino ser un buen vendedor (cito):

“Lo más curioso de todo es que realmente si lo que queremos con los reviews es que la novela se venda, no es escritor ni lector lo que necesitamos, sino un buen vendedor.”

¿Qué opinan ustedes?

Pero como en todo arte, la escritura no escapa a la subjetividad de los espectadores. Un texto que un autor puede calificar de maravilla, a cualquier lector podría parecerle soso.

Lo que acabo de decir está confirmado por mi último lanzamiento “Quién era Brian White”.  Según Enrique Vélez soy una buena vendedora, sin embargo esta vez a pesar de haber puesto en marcha algunas estrategias que no utilicé antes, como enviar un correo personal a todos mis fans (personas que me escriben cada vez que leen un libro mío para felicitarme o darme su opinión), logré llevar la novela a la lista de los más vendidos tanto en España como en Estados Unidos en menos de 48 horas, pero al cabo de un par de días desapareció de la lista. ¿El motivo?

Puede deberse a que lo compraron y no lo leyeron, de manera que no actuó el boca/oreja.

Lo compraron, lo leyeron y les pareció malo, por lo tanto no lo recomendaron.

Les pareció malo en comparación de mis otros libros que sí se venden a un ritmo regular.

¿Qué prueba esto?

Un libro puede estar bien escrito. Puede tener un tema que a nosotros nos parezca interesante, pero no por ello ni por más promoción que hagamos se venderá, porque no está dentro de los parámetros de interés o intelectuales de los lectores.

Yo había escrito siempre novelas de aventura, de guerra, de misterio y hasta de ciencia-fición, y el factor común era la intriga, el misterio y la acción. En ¿Quién era Brian White? Me introduje en el mundo interior de Blanca Miosi. ¿Y a quién rayos le interesa conocer mi mundo interior? Era lo que yo siempre había pensado, pero no hice caso de mi instinto y terminé publicando el libro, lo que me enseñó que más allá del hecho de que desee ser leída, si deseo vender libros debo escribir acerca de temas que sé que los lectores esperan de mí.

Para temas filosóficos existen muchos autores más conocidos con los que no podría competir porque tienen su nicho de lectores.

¿Quién era Brian White? Sin embargo no es tan profundo como me hubiera gustado, son solo simples pinceladas de pensamientos que me rondan, transformadas en la historia de un joven con todos los ingredientes de mis anteriores novelas: misterio, intriga, y en este caso agregué un componente más: amor. Apasionado, loco, ciego. Pero no resultó. Las personas que lo leyeron dejaron comentarios positivos en Amazon pero más bien creo que lo hicieron por tratarse de mí, y porque son buenas personas.

De manera que, ¿qué se necesita para vender mucho? En pocas palabras:

Dar al público lector lo que espera de uno. Por eso mi próxima novela ya en marcha será: “El rastreador”. Espionaje, intriga, acción.

Pero no se equivoquen. No es que yo escriba a pedido del público porque de esa manera sé que venderé. Lo hago porque básicamente me encanta escribir ese tipo de novela, ¡disfruto haciéndolas y espero que los lectores también lo hagan al leerlas!


Hasta la próxima, amigos!
Blanca Miosi

14 comentarios:

  1. Creo que cuando un escritor se mantiene dentro de un género lo tiene más fácil porque un gran porcentaje de lectores leen géneros específicos, por ejemplo, las lectoras de romántica.
    Isabel Allende ha experimentado con distintos géneros. Su incursión con el thriller o novela policial no dejo satisfecha a lectoras que prefieren Paula o Hija de la Fortuna.
    Mi conclusión es que no se puede satisfacer a un100% de los lectores, incluso a tus fans. Habrá obras que les guste más que otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te daré la razón, Marlene. Yo misma prefiero a ciertos autores porque tengo una idea de lo que encontraré en sus libros. Creo que hace falta ponerse en el lugar de los lectores para acertar.

      Eliminar
  2. Para mí, sí resultó !!
    No te lo dije en privado por no pecar de "pesada". Todos nosotros deberíamos conocer la filosofía de los sabios y éste es un libro absolutamente delicioso,pero la filosofía no está de moda, pensar, tampoco.
    Me hubiera gustado desde un principio comentar contigo este libro charlando un ratito y tomándonos un cafeciito, claro.
    Un abrazo transoceánico !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José: eres una de esas "rara avis" que cualquier escritor pagaría por tener de lector. Un lujo que se ve muy pocas veces. ¡A mí también me hubiera gustado mucho conversar contigo tomándonos un cafecito en un sitio acogedor!
      Un beso, amiga!

      Eliminar
  3. Mi anterior reflexión no se el porqué no apareció publicada. Pero igual vuelvo a escribir y me apoyo en una reflexión que puse en el grupo, "La escritura como expresión creativa del hombre, debe y tiene diferentes matices dependiendo del autor y así como es de libre creación debe ser de libre aceptación. A muchos nos gustan los pintores Renacentistas, no a todos nos gustan el Cubismo o el Surrealismo de Picasso o Dalí."
    Pongamos los pies sobre la tierra, si uno se dedica a la escritura y tiene la necesidad económica de vivir de ello, lo mejor es darle a nuestros lectores, que son al final de cuenta nuestros consumidores, lo que ellos esperan de nosotros. Si tenemos la dicha y la solvencia económica para poder aventurarnos y con ello poder satisfacer un sueño o aspiración, al fín y al cabo, no es esto lo que al final nos llena, poder satisfacer nuestros deseos. Por otro lado si la novela ¿Quien era Brian White?, que a mi realmente me gustó, hubiera estado precedida por una campaña previa de mercadeo, hubieras abierto un grupo de escritores de solo temas románticos, retwitteado puras novelas y autores románticos, y enfilado todos tus esfuerzos de venta, no solo a tus tradicionales lectores, si no a crear un nuevo nicho de lectores para un nuevo genero, pudiera haberte ido mejor? o pensarías que esto, el querer surgir en otro genero, podría debilitar el que ya dominas?. Interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Enrique, lo que dices tiene mucho sentido. No a todos los lectores les gusta todo tipo de novelas. A lo mejor fue un error no haber dirigido la campaña exclusivamente al sector que correspondía, pero tú que leíste la novela, sabes que no es absolutamente romántica, no tiene género definido por así decirlo. Sin embargo lo dices claramente: Si la idea es vivir de los libros se debe satisfacer al consumidor. Si lo que deseo es satisfacer un sueño o una aspiración, escribo lo que me apetece.
      A mí realmente me apetece (por suerte) escribir novelas de acción, de manera que al hacerlo cumplo con ambos requisitos. ¿Quién era Brian White? fue un experimento del que aprendí mucho. No cometeré el mismo error.
      No sé si al surgir en otro género debilitaría el que ya domino, lo que sé es que los lectores que buscan a Blanca Miosi esperan encontrar aventura, misterio, acción y es lo que les voy a dar.
      Un abrazo y muchas gracias por la reflexión.

      Eliminar
  4. Pues seguiremos disfrutando de aventura, misterio y acción. Gracias Blanca. Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Blanca, creo que aun partiendo de la base de que se sea un buen escritor, de que se tenga un círculo de lectores fieles, de que se escriba lo que se supone gustará al lector, es difícil acertar.
    Leo a menudo consejos y reflexiones, casi siempre razonables, sobre cómo vender en Amazon, pero lo que no veo son los resultados (tu caso es aparte).
    En fin, que parece que el lector es un ente extraño y misterioso que se mueve por impulsos y actúa al azar. No sé...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que el lector actúa por impulso. Soy lectora y no soy predecible. Lo que sí tengo claro es que cuando me gusta cómo escribe un autor, sé que compraré más libros de él. Creo que es lo único válido y verídico para captar lectores, un buen libro, una buena historia.

      Eliminar
  6. Bueno, creo que ya conocéis mi opinión respecto a este tema; incluso se abrió un interesante debate en el foro que Blanca tiene en FB a raíz de un post en el que daba varios consejos, entre ellos el uso de pseudónimos (yo actualmente tengo 9).
    Descubrí que mis lectores, los de Enrique Laso, no querían ni manuales de autoayuda, ni novelas literarias, ni otras cosa que no fueran... ¡thrillers!
    Así surgió, por ejemplo, Henry Osal (el único que he admitido hasta la fecha), ¡y ha vendido decenas de miles de copias de sus libros de autoayuda, disponibles en 12 idiomas y en 25 plataformas digitales! Y así con los otros 8 (algunos con más suerte y otros con menos. Un par de ellos compartidos con un colega de USA).
    Blanca, me parece muy acertado que te centres en los géneros que los lectores esperan de ti. Triunfarás seguro, y sabes que estaremos muchos para ayudar en la promoción. Pero si deseas introducirte en otros géneros, mi humilde consejo (los consejos una vez lanzados sirven para que el que los recibe haga lo que más conveniente crea, y tú eres muy brillante) es que uses algunos pseudónimos. Ya sabes que a mí me está funcionando muy bien. La mitad son con nombres anglosajones, porque ellos casi siempre compran a sus compatriotas, y sólo excepcionalmente lo harán a un iberoamericano. Siempre un placer pasar por tu Blog, saludarte y seguir aprendiendo de una gran MAESTRA. Toda una referencia para mí, que te estoy infinitamente agradecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu caso es excepcional, Enrique. Has hecho de la escritura una profesión actuando de manera sistemática. No todos podemos llegar a ello, Te felicito por los resultados que has logrado, y deseo de que sigas en esta buena brecha, ¡inspirado y trabajando mucho! Te saludo a ti y a tus nueve alter egos! Éxito a todos, amigo!

      Eliminar
  7. Enrique Laso presenta una elegante solución de utilizar seudónimos. Ello puede tener sentido cuando mezclas temas muy dispares, como por ejemplo novelas de intriga o de autoayuda.

    No obstante, no creo que siempre es necesario acudir a los seudónimos. Yo, por ejemplo, escribo (hasta la fecha) novela romántica y ciencia ficción, y tengo lectores para ambas categorías, aunque es muy probable que no sean los mismos.

    Eso sí, lo que hago es separar claramente los dos géneros, para no confundir a los lectores. De hecho, al final de mis libros indico mis obras, pero separadas por género, para que el lector sepa a qué atenerse. Creo que así se es honesto con los lectores (no se les confunde con una novela de un género que quizás no les guste) y al mismo tiempo se evita tener que recurrir a una publicidad duplicada ("venta" de dos marcas personales -nombres- diferentes).

    De todas formas, probablemente no haya una solución perfecta para esta problemática. Pero hay muchos autores que han compaginado literatura en varios campos sin que perjudicase su carrera (pienso por ejemplo en Isaac Asimov, uno de los "grandes" de la ciencia ficción, que también publicaba libros de divulgación científica). Lo que sí hay que tener en cuenta es que los lectores de un genero no son necesariamente los lectores de otro género, y que por lo tanto no podemos esperar que lean todo lo que escribimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante comentario, Ramón. No se me había ocurrido separar por géneros las recomendaciones de mis novelas al final del libro. Lo voy a tomar en cuenta para hacerlo, gracias por la idea.
      Por mi parte puedo decir que la mayoría de lectores han leído casi todos mis libros,al menos es lo que me parece cuando en la página de venta en donde pone: "El que compró este libro también compró..." se ven mis libros unos tras otros. Supongo que hay muchos que leyeron La búsqueda y El legado, que tratan la II Guerra, no compraron Dimitri Galunov que es de ciencia-ficción, pero en general he tenido mucha suerte sin tener que usar seudónimos, lo cual me ocasionaría un verdadero rompecabezas a la hora de promocionar mis libros. He estado viendo las ventas y ¿Quién era Brian White ha empezado a despegar, a pesar de que no le hago más promoción que a los demás. Y todo se lo debo a personas como tú, Ramón y a tantos amigos que promocionan mis libros.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.