domingo, 4 de agosto de 2013

Un tema recurrente: II Guerra Mundial

La II Guerra Mundial fue una de las más trascendentales de la historia, cuyos ribetes lindan con la ciencia ficción, desde todo punto de vista. Desde una teoría racial aria pasando por la parte mitológica; la capacidad científica de los alemanes en la fabricación de armas de largo alcance; los campos de concentración que albergaban en calidad de esclavos a millones de muertos vivientes y todo lo acontecido en esos infaustos seis años se confabula para que sea caldo de cultivo de toda clase de novelas, teorías y suposiciones ambientadas convenientemente en aquellos años.

Una de las primeras novelas que leí hará unos veinte años acerca del tema nazi fue “El séptimo secreto” de Irving Wallace, pero no fue sino hasta hace unos ocho años que el tema me interesó tanto como para escribir “El legado”.

A pesar del tiempo transcurrido de la finalización de la guerra, existe una amplia literatura de ficción al respecto, algunos de ellos de compañeros escritores, como Félix Jaime con "Elhombre de Grafeneck" y Daniel De Cordova con “La estrella de David”. "El péndulo de Dios" de Jordi Díez tambíen toca el tema nazi y últimamente tuve oportunidad de leer otra novela muy buena: “Falsos dioses”, de Peter Joseph, ambientada en plena conflagración de la II Guerra. Y alguien a quien no podría dejar por fuera es Rafael R. Costa, quien tiene varios libros sobre el tema, entre ellos uno que leí y me encantó: "La interpretadora de sueños".

A los nazis se les ha atribuido gran cantidad de eventos, algunos con base y otros sin ella, pero las características de los personajes que tuvieron que ver en esa guerra son por sí mismos novelísticos: Churchill, Eisenhower,Patton, Rommel, Charles de Gaulle, Montgomery, Roosevelt, Stalin, Mussolini, Hiroito entre muchos y, por supuesto, Adolf Hitler. Y la realidad fue que la calidad de los científicos alemanes, entre ellos los judíos alemanes como Albert Einstein, estaba por encima de los de la época. Los que fueron acogidos por los Estados Unidos iniciaron el programa espacial de la NASA, y a Mengele se le atribuyeron toda clase de teorías acerca de la inmortalidad de la raza, que han servido para dar vida a enorme cantidad de literatura de todo tipo, aunque la realidad haya sido diferente.

A pesar del tiempo transcurrido fueron unos eventos que han permanecido en nuestra memoria porque la literatura y el cine se han encargado de que los recordemos, y puedo decir que he puesto mi grano de arena a que ello ocurra: tres de mis novelas tocan el tema, dos de ellas de manera directa: “La búsqueda” y “El legado”“El manuscrito I Elsecreto”, lo hace en menor grado, pero el tema es una de las bases de la novela.

En un género dominado básicamente por escritores masculinos como es el militar, tengo el honor de que mi novela “El legado”, ocupe el primer lugar en esa categoría desde hace dos años en Amazon.com; en ella la figura de Hitler es co-protagónica con la de Hanussen, otro personaje que existió y forma parte de la historia.

También tuve el privilegio de vivir al lado de un hombre que vivió en carne propia los rigores de esa guerra, y que por cosas del destino me dijo: “Quiero que escribas mi historia”. Y así lo hice. Es mi novela “La búsqueda”.

¡Hasta la próxima, amigos!

6 comentarios:

  1. "La búsqueda", magnífico relato.
    El hecho de saber que el protagonista sufrió en sus carnes la barbarie de los campos nazis convierte a la historia en una obra estremecedora.

    Besos, Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer "La búsqueda", Ester. Un beso.

      Eliminar
  2. En cierta medida, es una fuente inagotable.
    La Segunda Guerra Mundial es un prisma con tantas caras que siempre quedará una historia por contar.

    Gracias por la mención junto a los demás colegas.
    Aprovecho para decir que "La Búsqueda" refleja, como pocas novelas, ese ambiente a gasolina, pan húmedo y uniforme que desprende esa mina de novelas.

    Rafael

    ResponderEliminar
  3. Es lo que pienso yo, Rafael, fue una época que jamás se olvidará.

    ResponderEliminar
  4. Hola Blanca, creo que a pesar de que en realidad ha pasado poco tiempo desde entonces, en cierto modo es una época oscura y, como tal, llama mucho la atención a nivel literario (además de cinematográfico y de muchos otros), intentamos tal vez comprender las motivaciones de aquellos que provocaron aquel horror.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue una época especialmente oscura, precisamente por eso se presta para toda clase de leyendas a su alrededor, nada mejor para desatar la imaginación de cineastas y escritores.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.