domingo, 25 de agosto de 2013

¿Estar en Twitter es perder el tiempo?

En julio pasado se cumplieron exactamente dos años desde que empecé a publicar en Amazon. Quién hubiera dicho que al hacerlo el rumbo de mi carrera como escritora iría a cambiar tanto.

La primera vez que subí mis novelas lo hice con todo el temor del mundo, pues no sabía si lo que estaba haciendo era correcto, pero por suerte las indicaciones eran muy claras y sencillas hasta para alguien como yo, poco acostumbrada a manejarme en Internet (registrarme en alguna página ya significaba un terrible reto, y no digan de Facebook, tardé varios meses en ponerme al corriente de ese mundo "amigable" y al mismo tiempo tan huraño).

Los primeros meses fueron en blanco, lo que quiere decir que no vendía ni medio libro. Al tercer mes como si se hubiesen despertado de un largo letargo mis libros empezaron a aparecer en los informes de ventas, y ya para finales del 2011 vendía con frecuencia diaria. Noviembre y diciembre fueron meses claves para mí. Uno de mis libros despegó como un bólido y lo demás fue cuestión de suerte.

Una editorial conocida me contactó y publicó dos novelas, una de ellas inédita, y yo me animé a publicar otras que ya tenía escritas como independiente. 

Fue en 2012 en los que empecé a incursionar con mayor fuerza en Facebook y quise probar en Twitter, una plataforma a la que no le veía mucho atractivo, pero que ahora la considero imprescindible para cualquiera que desee propagar su obra a los confines del planeta. En Twitter lo importante es a quién seguir, mantener una relación "cercana" con las personas que frecuentan nuestro Time Line, pero también buscar nuevos seguidores fuera del ámbito conocido, es la única manera de expandirse, pues de lo contrario queda uno secuestrado por el mismo círculo de seguidores.

Aprendí que en las redes sociales se deben seguir ciertas reglas de cortesía, las cuales no tomaba en cuenta al principio, sobre todo en Facebook. Hoy sé que se deben respetar al máximo las biografías o "muros ajenos". Invadirlas con una noticia que no incumbe al titular es faltar a la más elemental educación, por más amistad que exista.

Yo suelo etiquetar a otros cuando la noticia es directamente de su interés, pero no se me ocurre poner en su muro algo que únicamente me concierne a mí.  Sé que muchos lo hacen para aprovechar la popularidad del "amigo", pero desde ya les digo que eso no se debe hacer por varias razones, una de ellas es que si por ejemplo, acabo de postear una noticia que es de importancia para mí, llega otro a ponerme la suya encima. No me queda más remedio que borrarla. Casi nunca lo hago, pero de vez en cuando tengo que hacerlo.

Y al igual que digo que tampoco se me ocurre criticar a los que tuitean con frecuencia, no concibo que alguien me diga a mí qué debo publicitar en Twitter. Sin embargo hay escritores que se toman la molestia de decirme que no debería hacerlo, no sé a cuenta de qué, cuando ese sitio existe justamente para hacer publicidad y dar noticias.  Como yo no soy periodista ni me considero capacitada para dar el reporte del tiempo, ni tampoco me interesa que los demás sepan si almorcé, me enamoré, si estoy cansada o si mi marido me abandonó, lo que hago es hablar de los libros de mis amigos y obviamente, de los míos.

Es curioso, pero cierta vez una escritora me dijo que no debería de promocionar tanto mis libros, y después ella me pedía RT (retuitear) su novela. Ahora la veo  en Facebook en cuanto grupo existe promocionando su libro. Lástima. Si ella supiera moverse mejor en Twitter su noticia llegaría no solo a su círculo de amistades, sino a quienes verdaderamente debería llegar.
También se da el caso de que amanezco con veinte seguidores nuevos, y apenas empiezo a tuitear dejan de seguirme unos cinco, son generalmente los que tienen poquísimos seguidores, lo comprendo, pues su Time Line se llena con mis noticias aunque no las lance una detrás de otra. No obstante mi número de seguidores crece día a día, calculo que para fines de este mes tendré 4.000 y para finales de año unos 7.000 si sigue el mismo ritmo.

Otro hace muy pocos días me dijo que me dejara de "gilipolleces" y me dedicara a trabajar. Como si estar en Twitter no fuese parte de mi trabajo de escritora. Supongo que sería un escritor frustrado que no vende lo suficiente y piensa que estar en Twitter es perder el tiempo. A mí me da muy buenos resultados y las pruebas están a la vista, de las siete novelas que tengo cinco de ellas están de manera permanente en las listas de los más vendidos. Pero ya me voy acostumbrando a que gente para mí desconocida interfiera en mis quehaceres,así que solo les doy una importancia anecdótica.

Hoy en día mis novelas son retuiteadas en Australia, Reino Unido, Norte, Centro y Sudamérica, Japón y la India, justamente porque mis seguidores son globales, y así como ellos promocionan mis libros yo los promociono en mercados que para ellos son nuevos y poco conocidos.

¿Qué he conseguido a través de las redes sociales? No solo que mis libros interesen a editoriales, también a grandes agencias literarias, emisoras de radio, revistas, páginas web... también me han contactado para comprarme los derechos de traducción de mis novelas, como es el caso de La búsqueda al francés, y El manuscrito al turco. Este año saldrá La búsqueda en inglés y próximamente en polaco, ¡y todo eso a través de Twitter y Facebook!

No sé cuánto tiempo más prosiga Amazon como la plataforma más visitada de libros online y físicos; hoy por hoy la librería más grande del mundo, solo sé que seguiré vendiendo por allí y seguiré publicando mis libros próximos a salir: El manuscrito II El coleccionista, Jardines mágicos, Dos caminos un destino y El pacto, que actualmente están en revisión.

Una prueba de que sí trabajo, además de incursionar en las redes sociales.

¡Hasta la próxima, amigos!

26 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus experiencias con nosotros, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo encantada, creo que siempre habrá escritores que les interese saber cómo se inició uno en la publicación independiente, y cómo moverse enlas redes sociales.

      Eliminar
  2. Unos buenos consejos sobre las redes sociales. Son relativamente nuevas y a mucho nos queda mucho por aprender. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, rodoreda, aunque ya tienen varios años son muchas las personas que solo saben subir fotos personales y familiares a Facebook. Saber utilizar las redes en beneficio de un trabajo es más que eso.

      Eliminar
  3. Blaanca: Muy interesante tu opinión sobre el trabajo con las redes sociales. La tomo como una certeza para seguir haciéndolo, pues yo estoy en la etapa inicial igual que tú lo hiciste. Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. altirado, tienes la suerte de que las redes sociales están en una etapa de expansión, ideal para cualquier persona que se esté iniciando en alguna labor y desee hacerla conocida.

      Eliminar
  4. Al final terminaré utilizando twitter, porque siempre que he seguido tus consejos he acertado. Un propósito para este nuevo año, que para mí siempre comienza en septiembre, por mucho que el calendario diga que es en enero.
    en cuanto a los que se permiten decirte lo que debes hacer... Sin comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca te he visto en Twitter, Mercedes. Es cierto que se requiere de mucha colaboración para que sea verdaderamente efectivo, pero una vez que tomas impulso, es uno de los mejores medios de difusión.

      Eliminar
  5. Interesantisima esta entrada, Blanca. Siempre presta a dar tus conocimientos y experiencias. Particularmente yo tardé mucho tiempo en incursionar en la redes, desconfiada y asqueda por la manera que veia como la mayoria menejaba sus paginas. La cantidad de tonterias e intimidades que se cuelan etc, etc. Puedo decir que me he asomado a las redes con timides, sí, y dandote la razón, admito que cuando hago actividades de promocion en ellas los resultados son evidentes. Por ejemplo hoy es un ejemplo patente de ello con Los dos soles. Pero como dices hay que saber usarlo.
    Un beso Blanca y muchas felicidades por tus logros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Visabelle, no es casual que cuando uno promociona se sube en las listas. Aunque hay algunos que se quejan porque no suben nunca, es más debido a su falta de constancia. No se puede estar un par de días y desaparecer un par de semanas.
      Gracias por las felicitaciones, amiga!

      Eliminar
  6. Blanca,

    Está bueno lo que hacés y evidentemente te da resultado. Justamente lo que a mí no me sale, lo que no me surge desde adentro, y acabo de contar en mi blog (ya lo hemos hablado alguna vez). Pero bueno, cada con lo suyo, creo yo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Alejandro cada cual a lo suyo. A ti te va muy bien con tus libros en papel vendiéndolos personalmente, es algo que así como a ti no te sale lo de las redes sociales, a mí no me sale lo de la venta en persona. Y si es beneficioso para ti, ¡enhorabuena!

      Eliminar
  7. Al margen de la generosidad que ofrece el consejo expuesto por nuestra scriptor, hay que plantearse lo siguiente: ¿vendemos lo que escribimos (que requiere un tiempo en planificación, borrador, pasado a limpio, correcciones...) por sus cualidades intrínsecas, o agasajamos para que nos compren, por ínfima que sea la calidad de lo escrito?
    Obviamente, una elegante campaña de promoción es más que deseable: recomendable; las editoriales lo hacen desde siempre y con amplio aparato de recursos.
    Porque eso de hacer esta promo en red social parece más un hambre psicológica de sentirse valorados por terceros antes que defender la importancia de nuestro esfuerzo. Algo como el vampirismo anímico, ¿entendéis? Debo recibir constantes elgios; sino, mi estima se hunde. ¡Y mi producción detrás!
    No empleo redes sociales, salvo mis blogs. Una red social es una ventana que abrimos de nuestra intimidad a no sabemos quién, ni cómo empleará dicha información. Y porque... Dios, pensemos: Twain, Wells, Cervantes, Dent... publicaron sin red social. Y no vale demasiado decir que los tiempos "han cambiado", "el mundo se ha movido". Confío en la fuerza de mi prosa, el estilo de mi línea de dibujo, para ganarme la adhesión del público, el interés editorial.
    ¿Somos escritores y lo proclamamos a través de la calidad de nuestras narraciones, o vendemos postales de ésas de felicitaciones y carantoñas similares esperando palmaditas electrónicas, virtuales e insinceras, en la espalda que una vez y otra nos digan qué excelentes somos... sin quizás serlo?
    Y, finalmente (excusas por la extensión del comentario), si Amazon fuese la gran Jauja que se predica en numerosos espacios, ¿por qué todos persiguen la edición en papel y el contrato con una editorial poderosa?
    Amazon es solo un recurso, no EL recurso. La letra impresa sigue siendo todopoderosa.
    Gracias por vuestra paciencia y atención al leerme.

    ResponderEliminar
  8. antonio santos, no aconsejo, solo comparto mi experiencia. Probablemente mis libros se vendan porque estén sometidos a una campaña en las redes sociales de postales reclamando palmaditas en la espalda, pero al menos en mi caso, esas carantoñas y palmaditas en la espalda se convierten en ventas tangibles.

    No deseo publicar por editoriales, es más, he rechazado hacerlo con mi última novela, así como también he rechazado vender los derechos de traducción de mi novela La búsqueda, pues desconfío de los contratos y de las editoriales. (publico por dos de ellas, y son importantes), así que por mi parte no persigo a las editoriales. Eso sí, vendo a través de Amazon mis libros en papel, porque también nos da esa opción, y mis ventas con seguridad son mejores de las que tuve con cualquier editorial, pues se envían a todo el mundo.

    Lamento que no estés bien enterado y que tengas esa pobre impresión de los escritores independientes que publicamos en amazon, allí no solo se venden libros digitales, también hay audiovisuales y en formato impreso de muy buena calidad.

    Te felicito por la fuerza de tu prosa y la línea de tu dibujo y supongo que debes tener mucho éxito publicando y vendiendo por las editoriales. Cada cual a lo suyo.

    Gracias por tu intervención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimmada Blanca:
      Lejos está de mi intención ofender a los autores independientes que tratan de abrirse brecha en el complicado mundo editorial a través de Amazon u ofertas similares.
      Sólo quiero comentar que no es el alucinante mundo de éxito-y-ventas instantáneas que se augura en algunos espacios. Todos conocemos el percal: dime de qué presumes, y te diré de qué careces.
      Y, sí, cada vez tengo más claro que la inmersión en una red social durante un tiempo imprescindible para adquirir destreza, conocimiento y práctica, es una búsqueda desesperada de elogios que ceben una baja, si no nula, autoestima.
      Evidentemente, ignoras por completo la relevancia de mi obra y qué labor de promoción y elogio suelo hacer en mis blogs de los autores independientes, que corren más riesgos que el resto por dar a conocer su trabajo, que, en numerosos casos, es mejor y de mayor calidad que el de bastantes firmas reputadas.
      Me alegra leer que tienes tan importante éxito en Amazon. Y me ha gustado mucho tu penúltimo párrafo. Su ingeniosa exposición hace el fidelísimo retrato que de ti pintaba Mr. R. L. cuando hablaba de ti.
      Te agradezco la inversión de tiempo que has empleado en la respuesta.
      Ah, sí: addenda: cantidad no equivale a calidad. Rarísima vez se aúnan.

      Eliminar
    2. Pues la verdad, no sé adónde quieres llegar con esta polémica innecesaria, antonio. Solo espero que tus diferencias con ese amigo que nombras se hayan terminado y hayan dejado de culparse mutuamente por apropiación de obras.
      Vendo mucho, sí. Supongo que a muchos les parecerá que por eso mis obras no son de calidad. Y les doy toda la razón.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Qué envidia se lee entre líneas... yo tampoco conocía la "relevancia de su obra", y digo conocía porque entré a su blog. Y me encontré con un caricaturista que se piensa escritor. Pero la libertad nació sin dueño.

      Eliminar
  9. Yo no tengo experiencia alguna en publicación, ni digital ni en papel. Lo que creo es que la imagen del escritor con el manuscrito bajo el brazo en busca de editorial ha pasado a mejor vida. Ahora son ellas, las editoriales, las que están ojo avizor a lo que se cuelga en Amazon.
    Lo que sí sé es que cuando publique, Amazon será mi punto de partida.

    Besos, Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Ester:
      Suerte considerable en tu futuro intento.
      La imagen que pintas del escritor, perdura. Es un peregrinaje que te perfecciona, como autor, como persona, como creador. Te purga de arrogancias.
      No la desprecies tan a la ligera.

      Eliminar
    2. Antonio, siento haber dado esta impresión. No desprecio la idea de las editoriales. Los dos mundos han de compaginarse.

      Un abrazo, Ester

      Eliminar
  10. Haces bien, Ester, hoy en día se pueden hacer ambas cosas simultáneamente.

    ResponderEliminar
  11. Estimada Blanca, lamento no haber leído antes tanto sus consejos como su obra. Me pongo al día en ambos aspectos. Gracias por sus consejos al respecto de las redes sociales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que algunos de los posts te sirvan de algo, encantada de tenerte por aquí. Pasé por tu blog y me gustó mucho la historia de los rusos!

      Eliminar
  12. Muy interesante este artículo. Ya casi me estoy convenciendo de abrir mi cuenta en Twitter. Espero poder gestionar bien el caudal de información que allí se genera. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.