lunes, 6 de agosto de 2012

¿Qué es un buen libro?

¿Qué es un buen libro? Esta pregunta la hacía Marlene Moleon en su Web Original Books.
Es difícil de responder, pues la pregunta es subjetiva. No todos los lectores leen el mismo libro igual, ni a todos les parece bueno un mismo libro. Es fácil deducirlo al ver los comentarios de los blogs de reseñas: lo que para unos es magnífico, para otros es un verdadero tocho. 


¿Los mejores libros son los que más se venden?
Aunque muchos no estarán de acuerdo conmigo, creo que sí. Siempre y cuando aceptemos que un libro puede estar mal escrito, pero el tema sea original y atractivo. Un ejemplo claro lo tenemos con Las 50 sombras de Grey. 


Su autora E.L. James, una ex productora de televisión británica de cuarenta y tantos, confesó en una entrevista reciente con NBC que aún no sale de su sorpresa. “Mi libro no tiene nada de revolucionario, ni siquiera está bien escrito”, dijo, “lo escribí en mis ratos libres, como un hobby. Fue mi modo de enfrentar la crisis de la edad mediana”. 


Después de ser lanzado por una pequeña editorial australiana, “Fifty shades of Grey” se hizo rápidamente popular a través de Facebook, Twitter y otras redes sociales. Fue el secreto peor guardado de millones de apasionadas lectoras. Ahora
fue adquirido por la editorial Vintage de Estados Unidos en una cifra no determinada de siete dígitos, y sus derechos cinematográficos acaban de ser vendidos a los estudios Paramount. Según informes de prensa, Ian Somerhalder encarnaría a Grey, descrito en el libro como “el hombre más rico, seductor y escurridizo de todo el estado de Washington”.
¿Es casual que esa novela se haya convertido en un fenómeno en la era digital? Obviamente no. Según la propia autora su éxito se debe al eBook. Sus principales lectores son mujeres, y pueden leerlo en cualquier parte con la complicidad que da el libro electrónico. Pero hay más detrás de eso. 


“El libro ha tenido eco porque después de un largo día supervisando empleados, tomado todas las decisiones y cuidado a los niños, una mujer ya no quiere seguir a cargo. Desea entregar el control”, explicó a The New York Times una “dominatrix” llamada Jennifer Hunter. 


Como escritora, mi visión es diferente. Creo que el ingrediente principal de este libro consiste en su originalidad. Escribir acerca de temas que nadie se atreve a tocar, como el sadomasoquismo, que al parecer a todo el mundo causa repulsión pero que el morbo hace que deseen saber de qué se trata, especialmente si está ambientado en una novela, es su punto fuerte. 


Así como lo fue “El código Da Vinci”. Nadie se había atrevido a poner en entredicho el papel de María Magdalena, o sembrar dudas sobre la virginidad de María la madre de Jesús. Y vino un escritor llamado Dan Brown y barrió con todos los mitos. Todos dijeron que la novela estaba mal escrita, (a mí me encantó); esa novela, sin embargo, fue inspiración para miles de escritores, hasta ahora surgen como hongos obras en las que el ingrediente principal es la Iglesia, los templarios, los masones, el Santo Grial, y la búsqueda de secretos relacionados con oscuros misterios religiosos. 

¿Podría decirse entonces que las buenas novelas nada tienen que ver con la calidad? Es probable. Lo importante es el contenido. Y también saber hacerla llegar al grueso del público. E. L. James dijo claramente que si no fuera por las redes sociales su novela no se habría dado a conocer. Pero la novela no fue dada a conocer por ella tanto como por sus lectoras. Fueron ellas quienes se recomendaban la novela y se llegaron a vender dos millones en un mes en Amazon. 


Pero hablamos de un mercado gigantesco de más de 200 millones de lectores, (no de habitantes) y en donde predomina el idioma inglés. Dos puntos que tenemos en contra los que publicamos en español. 


Creo que para que una novela tenga éxito en el ámbito internacional debe tratar un tema muy original y atractivo, ser publicada en formato digital por el enorme alcance que tiene, y preferiblemente estar escrita en inglés. 


También existe un gran mercado hispanohablante, solo en los estados unidos existen 42 millones, de los cuales supongamos que un 10% dedique algún tiempo a la lectura, tendríamos cuatro millones doscientos mil lectores potenciales solo en USA. Sin contar América del Sur, Centroamérica, El Caribe y México. Y si hablamos de la población de origen hispano que vive en otras partes del mundo como Australia, Europa…, estamos hablando de una enorme cantidad de lectores potenciales. 


El asunto es escribir una novela diferente, atractiva, que rompa esquemas, no más de lo mismo; antes que nada seamos originales. Y preferiblemente que esté bien escrita.

Hasta la próxima, amigos! 
B.Miosi

Fuente: Cosas.com

30 comentarios:

  1. Hola Blanca, muy interesante tu post. Es un tema que por lo que veo llevas sacando a colación en tus últimas entradas, y se reafirma en ésta: ¿qué es un buen libro? ...Yo todavía no lo sé, sinceramente. Si ponemos el ejemplo de Cincuenta sombras de Grey, si te fijas en Amazon, tiene realmente muy pocas estrellas de valoración, no está bien valorado narrativamente. Conozco a varias personas que lo han leído, y no les ha gustado en muchos aspectos. Incluso por lo que cuentas, hasta la autora reconoce que no está bien escrito, PERO SE HA VENDIDO COMO CHURROS! Eso reafirmaría tu tesis de que lo importante es el contenido.
    Bueno ése es un tema delicado, tú, si me lo permites, apuntas al mercado y a las ventas, y puede que tengas razón, aunque también a que preferiblemente esté bien escrito, ¿son las dos cosas compatibles?
    ¿Sabes? Yo sigo dándole vueltas a ese asunto, pero creo, sinceramente, que es una cuestión de principios. A estas alturas de la vida, no quiero ser intransigente. Así que te daré mi comentario personal, sin ningún tipo de acritud: no creo en eso que has expuesto. ME resisto a creer en ello.
    Yo pienso que uno debe amar la literatura si le gusta de verdad escribir, no puede estar pensando como objetivo último y estrictamente en millones de lectores, en masas de gente agolpadas a las puertas de las librerías, porque, de alguna manera, el arte, si se considera arte escribir, estaría mancillado.
    No habrían existido la mayoría de los grandes maestros.
    Así que prefiero continuar con mi dosis de humildad, y, de momento, leer a los grandes (eso es lo que hago básicamente ahora), y darme cuenta de lo pequeñito que soy y de lo que me falta. Las redes sociales están muy bien, los millones de lectores también, pero, me pregunto, ¿que pasa con la literatura?
    Se me acaba de ocurrir que podría trasladarse al plano futbolístico: lo importante es ganar, ¿no? Pero, ¿acaso el Barcelona no gana basando su juego en jugar bien? ¿No es precisamente jugar bien lo que les hace ganar?
    PErdona la metáfora, es una tontería.
    Respecto a lo que dices de que publicar en inglés y el mercado norteamericano son cosas obvias y aplastantes.
    Pero bueno, disculpa este rollo, no me hagas mucho caso, sólo soy un aprendiz, je,je.. un simple aprendiz.
    Un besote, Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio, qué gusto tenerte por estos lares...
      Sé que mi post puede resultar contraproducente, y lo asumo. Aunque sea difícil deducir qué es un buen libro en los tiempos que corren. ¿Por qué un libro se vende más que otros? No siempre se vende el libro que está mejor escrito. Hay joyas publicadas tanto en digital como en Papel que una vez lanzadas al mercado mueren en el anonimato. Antes también ha ocurrido y al paso de los años se han reconocido sus autores como genios.

      Solo al leer la muestra de 50 sombras de Grey, ya en la primera página deduje que estaba pésimamente escrito, o tal vez mal traducido, y no lo compré. El hecho de que yo acepte que hay libros que sean súper ventas y que estén mal escritos no me ciega a la realidad. A mí también me gusta la buena lectura, y quisiera que todos escribieran obras de arte, pero no es así.

      Ahora, mal puedo opinar solo por haber leído la primera página de la muestra. Tal vez el libro contenga matices que yo no conozca. El hecho es que es un éxito. Hasta ahora no sé de qué depende que un libro lo sea con exactitud. Sé escribir libros que han tenido relativo éxito, pero no uno tan avasallador como ese.

      Creo que todo el que escribe lo hace porque ama hacerlo. No concibo a nadie escribiendo sin que le guste o que no sienta la necesidad de hacerlo, algunos lo hacen mejor, otros peor, pero estoy segura de que todos lo hacen porque lo desean y con toda la mejor voluntad de mundo esperan que lo que están escribiendo sea admirado por todos. Nadie escribe pensando que su obra es mala.

      Yo humildemente, como dices, cada vez que termino de escribir una novela pienso que es la mejor del mundo, aunque no lo diga en mis promociones, me limito a dar el título y decir de qué se trata. En cambio he visto a muchos que dicen: ¡No te la puedes perder! ¡Es una historia trepidante de acción e intriga! ¡Cómprala, te sorprenderá! prefiero que sean otros los que lo digan...

      Tienes razón, somos pequeñitos en este universo de escritores, algunos verdaderos genios, yo como siempre, digo: Me conformo con que me lean, y si encima me caen unos reales, bienvenidos sean.

      Un abrazo, Sergio

      Eliminar
  2. Hola, Blanca. No he leído ni leeré 50 Sombras de Grey. Para aclararte la duda: no es una mala traducción, la versión inglesa, por lo visto, es igual de mala. Yo soy lectora empedernida y también lo son muchas de mis amigas, una de ellas aquí, en Australia, también escritora. Todas me han puesto a este libro y los siguientes por los suelos. Lo cual me recuerda a Sabrina, una italiana que cantaba "Boys, boys, boys!" en los años 80. ¿Os acordáis de ella? Era pésima pero durante cinco minutos se hizo famosísima por la manera que tenía de vestir y seducir. Pero esta mañana una de mis amigas intelectuales me ha dicho algo de 50 Sombras de Grey que a mí no se me había ocurrido y veo que puede que tenga razón. Lo que me ha dicho es que este libro ha hecho por las mujeres cuarentonas del mundo lo que J.K. Rowling hizo por los niños: escribir un libro que les ha aficionado a la lectura. Es decir, según mi amiga, la gran mayoría de mujeres que han comprado 50 Sombras de Grey antes NO leían, por eso no ven lo mal que está escrito, son poco exigentes, se fijan solo en la historia. Porque cuanto más leemos, más exigentes nos volvemos. (Por cierto, los libros de J.K. Rowling sí que están bien escritos.) Así que eso es lo que hay que agradecerle a E.L. James. Las que amamos la literatura esperamos que no haya empezado una tendencia y que ahora empiecen a salir E.L. James como hongos. En cambio, sería ideal que todas estas nuevas lectoras se den cuenta que se pasa mejor el rato leyendo que mirando la televisión y se pusieran a leer más libros. Como digo siempre, hay libros para todo el mundo y ¡menos mal! Yo siempre desconfío de los súper ventas porque lo fácil es que no me gusten; la única excepción de los últimos años es Stieg Larsson, que sí me gustó. En cambio, dos de los mejores libros que he leído en los últimos años, Middlessex de Jeffrey Eugenides y Una parte del todo, del australiano Steve Toltz, y que no me canso de recomendar a gente que también aprecia la buena literatura, no fueron súper ventas, que yo sepa. Pero sí que ganaron prestigiosos premios, uno el Pulitzer y otro fue finalista para el Booker Man Prize.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, todo libro que venden tantos millones de copias sea en digital o en papel, debe tener algo de bueno. Por eso me refería al contenido, no a la forma. Es probable que 50 sombras sea uno de esos envergadura que hizo posible que mujeres cuarentonas que jamás leían hayan empezado a hacerlo. Y ese sea su aporte a esta época en la que la televisión ha sustituido gran parte de las diversiones, como la sana lectura.
      Yo también tengo en mi biblioteca libros de autores apenas conocidos que me parecen formidables, pero que en ningún momento llegaron a ser súper ventas.
      Sin ir más lejos hay un escritor australiano, Morris West, de quien he leído varios libros, en su época fue un best seller, pero ahora sus libros ni se encuentran en las librerías, creo que reúne ambas cosas: fue un auténtico best seller y escribía muy bien.

      Eliminar
    2. Gracias, Blanca. Morris West es un ejemplo de escritor de ficción literaria de los que me gustan a mí. Es curioso que mientras sus libros se vendían a millones en el mundo, en Australia apenas fue reconocido. En cambio, ahora sus libros sí que se siguen encontrando en las librerías de aquí, como clásicos contemporáneos. Algo parecido ha pasado con el único libro (de momento, espero que haya más) que ha publicado Steve Toltz y que en España creo que se vendió muy bien. En Australia no le hicieron ningún caso, de hecho lo rechazaron todas las agencias literarias y al final encontró una en Estados Unidos. El mundo de los libros es muy curioso, de eso no hay duda. Te envío un abrazo virtual.

      Eliminar
  3. Hola Blanca,la pregunta es buena: ¿qué es un buen libro? Mi respuesta es que cada lector supongo tendrá su propia definición. Para mí, un buen, buen libro es aquel que no me ha dejado indiferente, que me ha hecho devorar sus páginas y que ha planteado preguntas que me han hecho reflexionar. Un buen libro es aquel que deja huella tal que diga uno mismo, "de ahora en adelante, por culpa de este libro mi vida es un poco más diferente que antes y agradezco esa diferencia"

    Eso me ha pasado hoy mismo que he terminado un libro, que compré por impulso hará unas semanas, y que ha sido un descubrimiento personal asombroso. Pocas páginas (266 págs), pocos personajes y mucho con qué pensar. Un libro de 1963 y que no es ahora mismo un best-seller ni se ve anunciado en ninguna parte. Yo ni conocía al autor, ha hecho que me sienta como un niño que no sabe nadar pisando la orilla de un vasto mar.

    Cada lector puede encontrar un buen libro para él, aunque no sea best-seller. ¿Son los best-sellers buenos libros? Como lector, algunos de estos los he aplaudido a rabiar, otros no he comprendido cómo han adquirido su éxito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Blas, nunca sabremos con exactitud cuán un libro es bueno, teniendo en cuenta la diversidad de gustos y de niveles intelectuales de los lectores. Algunos best sellers son indudablemente muy buenos, otros no lo son, definitivamente, pero se venden mucho. ¿Está decayendo el el paladar degustativo de los lectores? Es probable, con tanta mala televisión.
      Y hasta en el cine pueden verse refritos de películas antiguas, es como si de pronto se hubiese acabado la inspiración.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¿Qué es un buen libro? Decía Forster que un buen libro es aquel por el que guardas cariño; el mismo tipo de afecto que se tiene por las personas, los animales, las plantas, la vida misma, añado yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y supongo que Forster tenía razón, Pilar, los buenos libros se recuerdan aunque pasen años.
      Un abrazo!
      Blanca

      Eliminar
  5. A mi entender, un buen libro es aquel que tiene la capacidad de cautivar al lector desde las primeras páginas y que esté escrito con un mínimo de calidad literaria. Debe tener un buen ritmo, una buena ambientación y una óptima descripción de los personajes. A partir de aquí nos podemos plantear otras cuestiones: ¿Cómo hacerlo atractivo al público? o ¿Cómo venderlo?
    La primera pregunta tiene una respuesta clara: Ha de ser innovador o provocador; como los títulos que has citado "50 sombras de Gray" o "El Código Da Vinci".
    Y la respuesta a la segunda pregunta continúa a debate. Solo publicitando algo se logra que sea visible; por lo tanto, un título que esté en todos los medios de comunicación será caballo ganador.
    Un abrazo, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, para mí un buen libro es el que avanza poco a poco en el camino hacia la cumbre, en este caso la famosa lista de los rankings.
      Los que llegan el primer día de golpe y porrazo bajan con la misma velocidad, y eso lo hemos observado todos los que estamos en Amazon. Los otros, los que van subiendo la cuesta poco a poco y se mantienen son producto del boca oreja, y por eso tardan más, aunque reconozco que algunos son visibles durante un tiempo largo y no son tan buenos, pero como ocurre con 50 sombras, deben tener su público. A veces no estoy tan segura de que la publicidad influya demasiado, un ejemplo es "La última cripta" de Fernando Gamboa. Rara vez veo que publicite su libro, sin embargo conserva el primer lugar en Amazon España. Es indudable que el libro es bueno.
      Un abrazo, amigo!

      Eliminar
  6. Yo a la pregunta de qué es un buen libro respondería que es un libro que te hace disfrutar como lector. Independientemente de que esté mejor o peor escrito, o que el tema sea más o menos original, si el libro hace que al lector se le peguen las manos a sus páginas y no pueda despegarlas hasta que termine su lectura, para mí es un buen libro. Porque lo que la mayoría buscamos cuando leemos es entretenernos, divertirnos, pasar un buen rato. Si lo consigue, para mí es un buen libro.
    Ahora bien, para que sea no sólo un buen libro sino EL libro, tiene, además, que tocarme la fibra sensible: enternecerme de alguna manera, conectar conmigo; sólo así conseguirá perdurar en mi memoria pasado un tiempo de su lectura.
    Besos Blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu definición de lo que es un buen libro para ti, Lacky, comparto tu idea.
      Besos

      Eliminar
  7. Hola Blanca, te hago un matiz. Tú lo que quieres decir es "¿qué es un buen libro HOY DÍA?". Evidentemente ya no son tiempos de Faulkner, Anatole France, Guy de Maupassant, Herman Hesse o Mark Twain. Ya no hay literatura (ni se la espera). Bueno, creo que queda claro lo que quería apuntar. Un besito y enhorabuena por tus acertados artículos, siempre estimulantes de la reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, en defensa de los escritores que siguen escribiendo literatura, tengo que discrepar contigo. Hoy en día se sigue escribiendo lo que se conoce como ficción literaria. No son libros que suelen llegar al récord de los más vendidos pero sí son los que suelen ganar el premio Man Booker Prize, que es el más prestigioso en lengua inglesa. A mí me gusta este tipo de libros, aunque no todos. En alguno que he leído realmente no pasa nada, por eso entiendo que no se vendan tanto. Son libros que más que hacerte pasar un rato entretenido te hacen pensar o inspirarte.

      Eliminar
    2. Hola Carmen, los autores que cito a modo de ejemplo no se caracterizan precisamente porque en sus obras, amén de estar bien escritas, de contener lirismo y extraordinario uso del idioma, no pase nada. Creo que no hablamos de lo mismo. Obviamente hay de todo en la viña del Señor. Yo solamente menciono lo que echo de menos (que seguramente existe en alguna parte, pero ni siquiera llama la atención de los editores o de la librería que suelo frecuentar). A eso me refería.

      Eliminar
    3. Ah, vale. Como todos los autores que citas están muertos yo creía que querías decir que ya no hay más como ellos. Yo pienso que sí los hay, lo único que cambia es que pertenecen al siglo XXI.

      Eliminar
    4. Francisco, hace poco leí "Luz de Agosto" de Faulkner y no me gustó para nada. A Herman Hesse lo leí en mis años mozos y reconozco que me impresionó, hoy en día con mis propias ideas y experiencia de vida, no lo hace de la misma manera. Con esto te digo que no todos los grandes son buenos para todo el mundo.
      Creo que siguen existiendo muy buenos escritores, algunos han llegado a ser súper ventas, otros no se los conoce, pero los hay y los seguirá habiendo.

      Eliminar
    5. Me refería a las editoriales, no a los autores. Talento va a haber siempre mientras queden bípedos artistas. Otra cosa es que las editoriales prefieran lecturas más sencillas, accesibles y susceptibles de ser adquiridas por un mayor número de lectores. Mi padre trabajó toda su vida en una importante editorial (venida muy a menos actualmente) que apostó siempre por la calidad y se centró en sacar libros que formasen, educasen y aportasen cultura al lector -amén de buenas historias-. Eso ya no pasa o pasa en muy contadas ocasiones. Blanca, te recomiendo a Elías Canetti o, mucho más cercano, a Torrente Ballester (La saga/Fuga de JB, novela experimental donde las haya), por no mentar a Mújica Lainez... Pero en fin, sigo hablando de muertos, es verdad...
      En otro orden de cosas creo que nuestra amiga Blanca es un buen ejemplo de que el público prefiere siempre que le den algo más (pero no suele encontrarlo). Sus novelas La Búsqueda o El Legado -de muy reseñable calidad- triunfan porque la gente agradece, como dice ella, historias interesantes, novedosas y bien escritas. Por cierto que Dan Brown, en su estilo -no lo he leído en español, que me llevo chascos con las traducciones- es francamente bueno y eficaz, independientemente de que sus historias tampoco busquen otro objetivo que entretener, y mucho (yo me lo paso muy bien con él)

      Eliminar
  8. Independientemente de la no siempre armónica relación entre calidad y mercado, sucede que no todos los libros tienen (o han tenido) las mismas oportunidades de promoción y ventas. No es lo mismo un libro publicado por una editorial española de prestigio, con distribución internacional, reseñado en los medios de comunicación de mayor difusión, que un libro publicado en una ciudad del interior de un país latinoamericano por una institución cultural sin fines de lucro, con un presupuesto modesto para la edición y a quien nadie se moleste en escribirle una reseña. El primer libro venderá, sin duda alguna, mucho más que el segundo, sin tomar en cuenta su contenido.

    Cuando estudiaba Letras en Maracaibo y estaba en la Asociación de Escritores del Zulia, leí muchos libros buenos en ediciones muy económicas, visualmente poco atrayentes, que nunca se distribuyeron más allá de círculos muy restringidos y tampoco se les dio publicidad de ninguna clase. En otras circunstancias, estos libros pudieron haber tenido (y se merecían) una mejor suerte. Entonces, el criterio del “éxito de ventas” no se les podría aplicar.

    Por cierto, cuando vivía en Venezuela, la gente se mostraba muy reacia a leer textos extensos en Internet y prefería imprimirlos para leerlos en papel. Blanca, ¿crees que esto está cambiando en Venezuela? ¿Hay mercado para los libros electrónicos allá? Una amiga, asidua lectora, me dice que no conoce a nadie con un Kindle o dispuesto a leerse una novela en una tableta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valentina,
      En Venezuela no existen muchas editoriales que apuesten por los escritores venezolanos noveles. Yo fui una de ellos. Presenté mi novela "La búsqueda" a algunas editoriales y después de un año ni siquiera había recibido respuesta. Decidí enviarla a editoriales españolas y envié unos cuantos correos electrónicos a algunas. La primera en responderme fue Editorial Roca, creo que fue el mismo día, dijo que le enviase el manuscrito (como archivo adjunto) y quince días después estaba firmando contrato con ellos.
      Así ocurrió con "El legado" al año siguiente, y ahora tengo esas y otras novelas en Amazon y todas ocupan lugares en el ranking del top 100 general.
      Creo que el problema principal de los escritores venezolanos es que no buscan más allá de sus fronteras, porque me consta que hay varios que descollan en mercados extranjeros.
      Debido al control de cambios férreo que existe en Venezuela es difícil que aquí se vendan libros digitales, conozco a una sola persona que tiene un lector digital: Pedro Penzini. No sé si habrá algunos más. El principal mercado de mis libros sigue siendo La Unión Europea y ahora con el digital todos los países con facilidades de comprar en divisas extranjeras, Norte, Sudamérica y Australia.

      Eliminar
  9. Blanca,

    Como se ha dicho por ahí, creo que un libro es bueno, malo o regular dependiendo de quién lo lea. Entran en juego los gustos personales, la experiencia como lector, el momento vivencial, etc.

    Hace tiempo vengo pensando que no dista mucho de lo que ocurre con la televisión. Infinidad de programas suelen juzgarse malos, y sin embargo tienen un éxito descomunal. Osea que la gente los ve, aunque luego les de vergüenza reconocerlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, tienes razón. Cada persona es un mundo, cada una lee de acuerdo a sus vivencias, experiencias de vida creencias, ideologías... Y lo que dices es cierto, todos hablan mal de los Talk shows, ¡inclusive los adictos a ellos!
      Un beso,

      Eliminar
  10. ¡Hola! te encontré por curiosidad en Globedia.com y te dejé por allí un comentario. Veo que te gusta escribir y leer, por ello me he atrevido a dirigirme a ti para invitarte a que te unas a una web de literatura que siempre estuvo llena de gente y ahora poco a poco vamos repoblando. Buscamos genet que le gusta leer y escribir, compartir con los demás. Si te interesa, te dejo el enlace o por favor, pásalo a quien creas que le pueda interesar. Gracias, un saludo
    http://tallerliterario.creatuforo.com/index.php

    ResponderEliminar
  11. Coincido contigo, Blanca, en que un buen libro es el que los lectores, con su lectura, digan que es bueno. En cuestiones estéticas, el criterio a seguir es el de los usuarios (en este caso los lectores), no de un sector de críticos o de puristas de la literatura, con sus cánones y sus análisis quirúrgicos del texto. Un libro sin lectores no es nada; otra cosa es que podamos desear que suba el nivel intelectual de los lectores, o que sus gustos sean cada vez más exigentes.
    De esta manera, un libro puede ser malo en el siglo XVIII y bueno en el XXI, o viceversa. Todo es cuestión del aprecio de los lectores, que son los que hacen vivir a los libros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los puristas de la lengua tienen sus libros preferidos. Los simples mortales como nosotros leemos para entretenernos, al menos es mi caso, y en otros, para documentarnos.
      Probablemente algunos de los libros de culto de hoy, antes ni se hubieran dignado a leerlos, todo depende la evolución, las tendencias, la cultura y el gusto.
      Otro abrazo para ti, Antonio

      Eliminar
  12. Sucede que en libros como El Código de Da Vinci la editorial invierte mucho dinero y de pronto se convierten en best sellers, lo que no los hace los mejores libros, sino los más leídos, he aquí el caso de Coelho. Umberto Eco, merecería más lectores que Dan Brown... Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Hola, Blanca. Mi opinión es que un buen libro es que está bien escrito. Parece una aseveración muy simple pero no es así. Independientemente del éxito que tenga, de sus ventas, del vil metal, un libro debe ofrecer una calidad literaria mínima, ser sincero y coherente con el lector y no engañar a nadie. Quizás estoy distinguiendo entre "mercado" y "Literatura" (no ya Alta Literatura, que ese es otro cantar), pero el escritor debe conocer el medio, la técnicas, la narrativa y las fórmulas literarias para ofrecer su relato de la mejor forma posible.
    Un saludo. Espero leerte en el tercer número del Hombre de Mimbre.

    ResponderEliminar
  14. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy guapos de leer y compartir, te felicito y éxitos!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@gmail.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas veces un buen libro es el que te recomienda y se extiende su fama de boca a boca....sin necesitar publicidad. Un besito a tu alma Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.