sábado, 30 de junio de 2012

Andrew Wylie uno de los agentes literarios más polémicos en Barcelona


Este conocido agente literario también conocido con el sobrenombre de El chacal responde  a unas preguntas de Ernest Alós, y sus respuestas en algunos casos ambiguas y en otros, contradictorias, son muy interesantes.  Lo que resulta claro es que dice representar solo a buenos escritores. Y que está en contra de vender malos libros que venden bien.  

Andrew Wylie, pionero y visionario, es además fundador de Odyssey Editions, un sello dedicado a la publicación digital de grandes clásicos del catálogo de su agencia para ser comercializados en exclusiva a través de Amazon.com. 

Les dejo la entrevista:
 Con unos orígenes de patricio de Nueva Inglaterra, estudios literarios en Harvard y una juventud agitada en el underground de Nueva York, Andrew Wylie revolucionó en los años 80 el negocio de las agencias literarias. Editores y colegas damnificados por su agresividad lo bautizaron como El Chacal, pero le confían sus intereses Martin Amis, Philip Roth, Salman Rushdie, Bob Dylan, los herederos de Borges, Bolaño, Calvino... y así hasta 700. Ayer clausuró, como han hecho otros primeros espadas en las 16 ediciones anteriores, el Máster en Edición IDEC-Universitat Pompeu Fabra que dirige Javier Aparicio Maydeu.

-¿Qué explicará a los estudiantes?
-Por qué dedicarse a la edición, qué pienso de la edición en estos momentos difíciles, qué importa y qué no, y cómo sobrevivir.

-¿Cómo?
-Si quieres ganar dinero, dedícate a la banca. Si quieres leer obras interesantes, dedícate a la edición. Pero deberás ir con cuidado con no acabar publicando basura. Es un buen negocio publicar buenos libros, pero tienes que entender cómo funciona, mantener un nivel y trabajar duro. Ciertamente, necesitas vender. Pero no vender malos libros. Los malos libros tienen un alto riesgo comercial. Puedes ganar mucho, pero también lo puedes perder todo.

-En el paso a lo digital se habla mucho de desintermediación. ¿Qué eslabones cree que caerán?
-La edición digital y la impresa deben ir juntas, no separadas. Si no es así, los editores de libros impresos se quedarán fuera del negocio y los vendedores digitales bajarán cada vez más los precios, y eso será el final de la posibilidad de que los autores se ganen la vida con su trabajo. La edición digital debe seguir en manos de los editores, no de los vendedores. Debe haber un proceso de selección, un análisis crítico, posicionarte en el mercado.... hay muchas cosas que un editor puede hacer.

-En estos tiempos tan duros, ¿cómo cambia el trabajo de un agente?
-He dedicado en los últimos tres años muchísimo tiempo a pensar y hablar de las retribuciones digitales. Francamente, es como si yo quisiera ser un jardinero pero me tuviera que pasar el tiempo hablando solo del abono. Es aburrido. Lo que me importa son los autores, pero las cosas cambian muy deprisa y eso exige dedicar mucho tiempo a la distribución.

-¿La digitalización tiene más riesgos u oportunidades para el autor?
-Tiene cosas maravillosas. Llegar a otros países, donde hay pocas librerías... pero yo no leo en dispositivos, quizá porque tengo 64 años. Los dos formatos deben seguir disponibles.

-¿Ya se ha llegado a un reparto razonable para los autores de los ingresos digitales?
-Los editores deben invertir una cantidad desproporcionada de tiempo y dinero para preservar la industria, en cuestiones de supervivencia y de competencia con las tiendas digitales. Es razonable que en este contexto los ingresos de los autores sean más bajos de lo que deberían, pero cuando todo se haya asentado la parte que obtienen los autores debería crecer. La generosidad natural de los editores les llevará a ello...

-Y si no, allí estará usted.
-Bromeaba, pero también lo digo muy seriamente. Los editores que sean más generosos con sus autores lo tendrán mejor.

-¿Qué opina de las acciones contra los editores acusados de formar cartel con Apple por acordar que respetarían los precios fijos para defenderse del monopolio de Amazon.com?
-Amazon tiene mucho dinero y lo utiliza con la fuerza bruta. Tienen a muchos lobistas trabajando en Washington. También creo que el Departamento de Justicia presentó la demanda porque tenía que hacerlo. Pero está mal orientada, es como si denunciaran a la gasolinera de Joe para proteger a la Standard Oil.

-¿Dice que el Gobierno actuó como consecuencia de esa labor de lobi?
-No digo que sea una consecuencia, sino que las dos cosas coinciden en el tiempo y el espacio.

-Ha publicado mucho material inédito de autores fallecidos. ¿Hasta qué punto los herederos pueden disponer de esos textos?
-Cuando un autor muere hay extraños que creen que saber mejor cuál era la voluntad y los intereses del autor que sus herederos. Es ridículo. Me gustaría que la familia de Shakespeare hubiese conservado sus derechos, que los hubiese gestionado con buenos abogados... ¡ahora Amazon sería una filial de Shakespeare Co.!

-Representa a unos pocos autores de lengua española. ¿Aumentarán?
-Tengo planes a 200 años vista. Así que espero representar a muchos más autores en español. No personalmente, pero mi agencia seguirá.

-Bueno... pero, ¿y a dos años vista?
-Siempre estoy hambriento.

Para contactar a su agencia : The Wylie Agency


3 comentarios:

  1. "La generosidad natural de los editores le llevará a ello..." Esta frase me ha llegado al alma.

    ResponderEliminar
  2. Por algo será, querida Antonia. :)

    ResponderEliminar
  3. Interesante, pero muy corta, Blanca.

    Besos.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.