viernes, 9 de marzo de 2012

“El espíritu del lince”, Javier Pellicer: La entrevista. A pocas horas del lanzamiento…

Conocí a Javier Pellicer Moscardó hace poco más de tres años. Aún recuerdo el cuento “El gran bibliotecario”, que publicó en el desaparecido foro literario Prosófagos. Fue lo primero que leí de él e intuí que tras esas letras existía un gran escritor. El tiempo me ha dado la razón. El día 12 de marzo de este año, bajo el sello Editorial Pàmies, publicará su novela “El espíritu del lince. Iberia contra Cartago”. Una novela de ficción histórica que tuve el placer de leer y me dejó en el alma el sabor inconfundible del buen hacer de un escritor.

Hoy lo traigo a mi blog para que por sus propias palabras nos cuente un poco él:

―Hola Javier, cuando apenas faltan horas para la publicación de tu novela, dime qué se siente al saber que tu sueño se hará realidad.

―Es una sensación abrumadora, una mezcla de enorme satisfacción por haber alcanzado la primera escala del camino y de cierta inquietud ante la reacción del público. Porque, en cuanto salga el primer ejemplar de “El espíritu del lince”, la obra dejará de ser mía y se convertirá en propiedad de los lectores. Mi máximo deseo es que éstos la disfruten y den por bueno el dinero que les ha costado el libro.

―No es tu primera novela, tampoco es la primera publicada, pues antes lo fue “La Sombra de la Luna”. Tampoco la primera que has escrito, dime en total cuántas novelas tienes en tu haber.

―Tengo bastantes novelas escritas, la verdad. Soy muy pródigo a la hora de escribir. Cuando acabo una novela no puedo pasar mucho tiempo sin ponerme manos a la obra con otra. Así que debo tener una decena de textos largos en diferentes fases de desarrollo, aunque de ellos podría decirse que alrededor de cuatro podrían ser publicables hoy en día (lo cuál no quiere decir que vayan a serlo, no depende de mí).

―Tuve el placer de leer “La Tercera Generación. El horizonte”, una novela que me dejó una grata impresión, pues me parecía leer a un escritor del tan denostado género thriller, una novela situada precisamente en los Estados Unidos, ¿tienes pensado publicarla en algún medio digital como Amazon?

―De momento todavía no tengo pensado dar el paso hacia Amazon, aunque me tienta. Estoy convencido de que tarde o temprano ocurrirá, y cuando llegue el momento no me resistiré. Uno no puede oponerse al progreso.

―Pues deberías, creo que arrasaría. Es muy buena y lo digo en serio. ¿Qué piensas del fenómeno Kindle?

―Es un fenómeno en plena expansión, y por tanto es difícil sacar conclusión veraces a día de hoy. Cuando algo es novedoso tiende a deformar la apreciación de la gente. Por lo que llevo visto, creo que el maremágnum de obras presentes en Amazon, y su facilidad a la hora de publicar en la plataforma, lleva a que muchas de ellas no tengan una mínima calidad literaria. La falta de filtros permite que cualquier escritor cuelgue su primera obra, sin pasar por el proceso de aprendizaje recomendable que hemos tenido autores como tú y yo. Aún así, las ventajas de este nuevo modo de acercarse a los lectores son superiores a las desventajas (precio, comodidad, disponibilidad...) y hay obras maravillosas que bien podrían haber sido editadas de modo tradicional. Cuando se asiente estaremos ante una magnífica forma de adquirir literatura.

―¿Cómo fue el proceso de publicación de “El espíritu del lince”?

―El paso clave llegó cuando mi agente, Mamen de Zulueta, aceptó representar la obra. Ella fue quien luchó por la novela ante las editoriales. Consiguió que varias se interesaran, pero fue Ediciones Pàmies la que dio un paso al frente y apostó por completo por el libro. Fue un proceso largo, pero tremendamente satisfactorio. No se puede describir con palabras lo que uno siente cuando su agente le dice “tenemos editorial”. Aún hoy me cuesta creer que esté pasando.

―¿Cuánto tiempo te llevó escribirla y qué fue lo que te animó a incursionar en la novela de corte histórico?

―El proceso de escritura avanzó a la par que el de documentación, así que se extendió, incluyendo las correcciones, alrededor de nueve meses. Fue como un parto en toda regla (risas).
Mi incursión en la novela histórica creo que era un paso lógico. Como sabes, como escritor siempre he estado ligado a la literatura fantástica, en todas sus variantes, pero especialmente en la llamada “fantasía épica”. Crecí con “El Señor de los Anillos”, que casi podría decirse que es una obra histórica (al menos, dentro de su mundo imaginario). Pero como lector he disfrutado mucho con la novela histórica, un género que me imponía muchísimo respeto desde el punto de vista del escritor. Al principio no me atrevía a abordarlo porque es de una exigencia tremenda (la imaginación está limitada por el aspecto histórico), pero soy un autor al que le gusta abordar retos. Así que llegó el día en que decidí probar suerte.

―¿Por qué elegiste una época y una sociedad como la íbera?

—La chispa que encendió “El espíritu del lince” fue el Sitio de Sagunto, un capítulo de la Historia fundamental pero olvidado por el público en general. Cuando alguien piensa en las grandes batallas transcurridas en la península ibérica en la antigüedad recuerda siempre el Sitio de Numancia. Pero años antes hubo quienes realizaron una hazaña casi de la misma dimensión: los saguntinos, que resistieron durante meses al ejército de Aníbal, el general que tiempo después tendría contra las cuerdas a la mismísima Roma. Este fue el detonante. A partir de este capítulo, fui creando unos personajes y unos sucesos que condujeran la historia hasta este momento álgido. Como añadido, pude ambientar la novela en paisajes de mi tierra natal, Valencia, lo cuál ha sido determinante para que el proyecto fuera algo especial y cercano a mí.

Otro motivo de que la sociedad íbera me atrapara fue que aquella época encaja a la perfección en el modo en que estoy acostumbrado a narrar cuando escribo fantasía. Hizo que mi acercamiento a la novela histórica fuera menos abrupto, pues pude imprimir ese estilo épico y dramático que tanto me gusta. Casi podría decirse que estamos ante una novela de “fantasía histórica”.

―¿Desde cuándo escribes? ¿Alguna vez estudiaste literatura?

―Escribo casi desde mi adolescencia, aunque jamás me lo había tomado en serio hasta los veinticinco años, más o menos. Y la verdad es que jamás he estudiado literatura. He progresado mediante la práctica, el ensayo y error, y los consejos de amigos escritores como tú, Blanca.

―¿Crees que el talento se puede adquirir con el estudio?

―Es complicado responder a esta pregunta, porque cada escritor es un mundo. Algunos, como yo, han desarrollado el talento en base a la práctica y el estudio (aunque en mi caso de modo autodidacta); otros en cambio parece que nacen con él. Hay autores que tienen la calidad para triunfar desde su primera novela. Pero lo que es innegable es que el estudio jamás resta, siempre suma. Yo siempre animo a los escritores que empiezan y me piden consejo a que no tengan prisa por publicar, a que escriban sin parar, a que interactúen con otros escritores y sopesen los consejos que reciben. A eso también se le puede llamar estudio, creo.

―Javier, aparte de ocupar tu tiempo en el trabajo, veo que despliegas constante actividad en las redes sociales, y cuando se trata de ayudar o promocionar a los colegas eres el primero en hacerlo, ¿cómo haces?

―No puedo ni quiero evitarlo. Yo recibí mucha ayuda de otros compañeros (como tú), y mi conciencia no me permite hacer menos. Y en cuanto a cómo consigo tiempo para hacer todas esas cosas... ¡robándole horas al sueño! (risas)

―¿Qué piensas del mundo editorial de la actualidad?

―Estamos en un momento delicado y complicado. A la crisis actual se le suma el cambio que estamos viviendo gracias a las nuevas fórmulas que antes hemos mencionado. Es la época más convulsa en las últimas décadas porque Internet está modificándolo todo. Y los cambios llevan tiempo, y por desgracia se cobran “víctimas”. Yo abogo por una transición lo más pausada posible para que todos podamos adaptarnos a esta nueva realidad editorial. No quiero una revolución, sino una evolución.

―¿Cuál crees que sea el motivo por el que tu novela haya sido seleccionada para ser publicada?

―Bueno, esa es una pregunta para mi editor (risas). Aunque según me comentó, le gustó el tono épico de la historia, la carga de emociones que transmite la narración. Y, por supuesto, el género ayuda. La novela histórica es muy demandada por los lectores.

―¿Tienes agente literario? ¿Fue crucial en la publicación de “El espíritu del Lince?

―Sí, mi agente es Mamen de Zulueta, de ZW Agencia Literaria. Y sí, fue crucial en la publicación. Sin ella no creo que hubiera podido llegar a las editoriales que valoraron muy en serio mi novela, todas ellas de primer nivel. Jamás habría logrado, siendo un autor novel, que Pàmies, una editorial joven pero con magníficas críticas, apostara por mí. Mamen ha sido de lo mejor que me ha pasado como escritor.

―¿Hay alguna otra novela en el horno?

―Por supuesto. Siempre tengo algo entre manos. Estoy corrigiendo un nuevo proyecto del que, por ahora, no puedo decir nada. Y planeo volver con la novela histórica en cuanto termine, con una historia muy especial ambientada ni más ni menos que en un antepasado mío. Y hasta aquí puedo decir.

―¿Planes para su publicación?

―Todavía es pronto para eso (risas). Hasta que no termino de escribir una novela no me planteo su posible publicación. Ten en cuenta que a veces los proyectos, por un motivo u otro, no se llevan a término.

―Expón una breve sinopsis de “El espíritu del Lince”.

―Siglo III antes de Cristo. La Primera Guerra Púnica, que enfrenta a cartagineses y romanos, tiñe de sangre las aguas del Mediterráneo. Mientras tanto, en Iberia, una sacerdotisa anuncia la llegada al mundo de un niño tocado por los Dioses Antepasados: Icorbeles, el Edetano. Años después, una Cartago derrotada volverá sus ansias conquistadoras hacia Iberia, e Icorbeles tendrá que abrazar su grandioso destino para defender a su patria, aunque eso suponga renunciar a su mejor amigo y a la mujer que ama, ambos cartagineses.

“El espíritu del lince” narra los sucesos que dieron origen a la Segunda Guerra Púnica. A través de los recuerdos de Icorbeles, el lector se adentrará en la cultura íbera y vivirá momentos legendarios: el asedio de Helike, la muerte del general cartaginés Amílcar Barca, la ascensión del mítico Aníbal, y la caída de Sagunto, tras la valiente defensa de sus habitantes. Fielmente documentada, la obra acerca una etapa convulsa de nuestra Historia Antigua, donde la que un día sería España tuvo que involucrarse en un conflicto que cambiaría para siempre su lugar en el mundo.

―Me gustaría que nos regalaras un pequeño párrafo de tu novela, un abreboca para los que aún no conocen tu estilo. (Podrías copiar algún párrafo que te parezca importante, crucial o extraordinario de tu libro)

―Por supuesto. Os ofrezco el prólogo completo, en exclusiva:
El humo de las hogueras de Arse se eleva a mis espaldas. Ensordecedor estruendo: acero contra acero, bravura contra dolor, muerte sobre vida. Visión escalofriante: un tapiz de cadáveres sobre el suelo, ladrones de la blanca pureza de las losas. Odioso hedor: a sangre encharcada y a esfínteres vencidos por el miedo. 
Pero para mí no existe nada más que aquellos ojos penetrantes, atentos a los míos: la mirada de mi enemigo. Un rival de tal estirpe que engrandece mi hazaña: Aníbal Barca, el Conquistador, Estratega de Cartago. El mayor héroe de su patria; poseedor, dicen algunos, del espíritu flamígero de su dios Baal. Aníbal el León.
Derrotado.
Y ni aún así humilla el rostro. Tiene el torso recto, los hombros elevados y el pecho hinchado. Tal vez haya derrotado el cuerpo, pero su espíritu sigue indomable. Tienes mi respeto, pero no mi compasión, pienso. No puedo mostrarle piedad, no después del angustioso sendero que me ha llevado hasta este momento. Debo apagar su vida para convertir su destino en el mío: ser leyenda.
Iberia derrotará a Cartago. Iberia tendrá un futuro.
Grito mi nombre en honor a la sangre que corre por mis venas, al pueblo que me ha convertido en hombre: Icorbeles, el Edetano, a quien muchos han llamado Hijo de Iberia. Siento que todas las penurias han merecido la pena, que cada sacrificio, incluso aquel por el cual perdí mi corazón, ha servido para llegar a tan grandioso instante.
Alzo el brazo y me preparo para descargar el golpe que cambiará el curso de la Historia.
―Ha sido un placer formar parte de este evento en tu vida, Javier. No sabes cuánto me alegra la publicación de una de tu novelas, te deseo el mayor de los éxitos y agradezco que me hayas concedido esta entrevista.

―El placer siempre es mío. Ya sabes cuánto te aprecio, Blanca. Eres una de esas personas especiales que tiene el mundo. Y ya que me das esta oportunidad, me gustaría animar a tus seguidores a que visiten el blog oficial de la novela, donde encontrarán varias sorpresas interesantes. Un abrazo a todos.

http://elespiritudellince.blogspot.com/
http://tierradebardos.blogspot.com/

Bibliografía del autor:

Javier Pellicer (Benigánim, Valencia). Ganador del I Premio Cryptshow Festival de Relato Fantástico 2008 y finalista de la edición posterior del mismo certamen, en la categoría de ciencia-ficción. También fue finalista en el "Monstruos de la razón" 2009, en la sección de terror. Su obra "La ciudad de los monstruos" obtuvo un premio finalista, accésit y mención especial en el I Premio de Novela Corta Katharsis 2008.

Ha participado en diversas antologías, entre ellas varias relacionadas con la web H-Horror (donde fue colaborador). Otros relatos suyos han aparecido en colecciones como "Su universo a través" (DH Ediciones) y "Crónicas de la Marca del Este" vol. 1 y 2 (Holocubierta Ediciones).

Su novela corta "La Sombra de la Luna" se ofrece gratis, en formato e-book, desde la plataforma solidaria de Save the Children: "1libro1euro".

Actualmente es colaborador en la web Cultura Hache, y tiene su propio blog, Tierra de bardos.

"El espíritu del lince. Iberia contra Cartago" (Ediciones Pàmies), es su primera novela publicada profesionalmente.

26 comentarios:

  1. Blanca:
    Estupenda entrevista a Javier Pellicer.
    Me imagino su nerviosismo, con semejante debut "El espìritu del lince".
    Deseo que sea todo un èxito la publicaciòn, es un talentoso escritor.
    besos a ambos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Blanca.

    Magnífica entrevista. Enhorabuena.

    Le deseo lo mejor a Javier en su andadura. Estoy segura que esta novela será el comienzo de un largo camino como escritor. Qué duda cabe que con “peldaños” así su escalera sólo puede conducirle al éxito.

    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrevista Blanca, es un libro que estoy deseando leer desde la primera vez que me crucé con la portada, sin ninguna duda será de mis próximas lecturas
    besos

    ResponderEliminar
  4. Magnífica entrevista Blanca. SIn dua lo leeré y ojala triunfe Javier. Un abrazo para los dos

    ResponderEliminar
  5. Ha quedado genial la entrevista, Blanca. Me encantaron las preguntas y cómo la has abordado. Gracias por tu tiempo y mostrar mi trabajo en tu blog.
    Un enorme abrazo para ti y tus seguidores.

    ResponderEliminar
  6. Nada que agradecer, Javier, eres un buen escritor y mereces ser conocido, te deseo mucho éxito y que la fuerza te acompañe!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  7. Ahora podemos presumir de saber un poquito más de Javier Pellicer y de su Espíritu novelesco, una obra a la que estoy deseando hincarle el ojo. ;)

    Un abrazo a los dos, Blanca, Javier.

    Mián Ros

    ResponderEliminar
  8. Una entrevista estupenda. Felicidades, Blanca. Felicidades, Javier.

    ResponderEliminar
  9. Es una entrevista muy completa, Blanca, me ha gustado mucho. Y veo que, otra vez, la sombra de JRR Tolkien es alargada...

    Le deseo muy buena suerte a Javier, es una muestra más que publicar es una carrera larga y pausada, donde hay que dar los pasos poco a poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Mi enhorabuena para Javier, le deseo mucho éxito en esa aventura.
    Y enhorabuena para ti también, compañera, de nuevo una magnífica entrevista, tocando temas de actualidad literaria que a todos nos atañen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Estoy segura de que Javier estará feliz de que lo vaya a leer, Mián,

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Gracias MJesus!

    Es verdad, Blas, la del escritor es una carrera larga y pausada. Es como mejor salen los libros.


    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola Jesús, Javier es un joven muy fácil de entrevistar, tiene las ideas claras y las respuestas precisas.

    Un beso!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que, a día de hoy, es un error publicar exclusivamente en papel en un principio y dejar el eBook para más adelante. Y pongo el ejemplo:
    Tengo un hermano que tiene una librería pero yo no puedo comprar todos los libros que me interesan, no tengo dinero para ello.
    He descubierto a Blanca hace poco y sí me he podido permitir comprar un par de eBooks al precio que ella los vende, lo cual me ha facilitado la lectura y, como me han gustado, seguro que compraré más.
    El libro de Javier me interesa mucho pero tal y como digo antes no puedo permitirme comprarlo, pues a ese precio puedo comprar 20 libros de Blanca. La alternativa sería comprarlo en eBook pero como no está disponible tendré que esperar. Pero el tiempo pasará, leeré otros libros, pondré en cola otros muchos y el libro de Javier quedará en el olvido y cuando el eBook esté disponible yo ya ni me acordaré ni seguramente me entere de que salió al mercado.
    El resultado de todo ello es que Blanca ha ganado un lector, pues me facilitó la lectura al instante en cuanto la descubrí, la leí y la añadí a mi lista de autores, y Javier acabará perdiendo un posible lector al centrarse exclusivamente en los lectores analógicos, ignorando a los digitales.
    Es mi punto de vista, que puede ser erróneo, pero es como yo lo veo. Cuando alguien lanza algo al mercado creo que debería ponerlo a disposición del máximo número de clientes potenciales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Amigo Ummo, me temo que no es tan sencillo como lo planteas. No depende de mí que el libro salga en ebook o en papel, sino de la editorial. Algunas editoriales tienen una línea de trabajo a seguir, y consideran (acertada o erroneamente), que su mercado es el tradicional. Es tan respetable como el otro camino. Blanca en su día también publicó en papel del modo tradicional.
    Yo he dicho hasta la saciedad que soy un defensor de los ebooks y las plataformas de compra como Amazon. Pero el libro en papel también tiene su mercado. Hay todavía muchísimos lectores que prefieren tener el libro físico y pagan estos precios con (relativo) placer. Yo diría que la mayoría aún prefieren tocar el libro, pasar las páginas y sopesarlo entre sus manos.
    Para mí, el mejor futuro sería el que ambas posibilidades convivieran con placidez.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu planteamiento, Ummo, es cierto lo que dices, las facilidades económicas de leer en digital no se comparan con las de comprar un libro impreso, pero habría que ver el aspecto desde el punto de vista de un escritor. Se podría decir que para un escritor publicar por medio de una editorial reconocida es como pasar un examen de admisión. Comprobarse a sí mismo que su literatura tiene valor, y la sensación es inigualable.

    Comprendo lo que siente Javier al ver su obra publicada porque también me ha sucedido. Ahora dependerá de la editorial para que al igual que lo están haciendo otras, llegue el momento en que vea conveniente publicarla en digital, que las dos maneras como dice Javier, pueden darse sin conflicto.

    Espero que sea pronto para deleite de los que prefieren el e-book, y para los que como yo, estamos lejos de España, y no podemos disfrutar de la novela de Javier Pellicer.

    De acuerdo totalmente contigo en ese aspecto: precios bajos e internacionalización del autor, para eso no hay como el libro digital.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  17. En efecto, Blanca.
    Debemos también tener en cuenta que el mundo de los ebooks aún es joven. No podemos pretender que el mercado editorial cambie de la noche a la mañana. Los cambios deben realizarse con calma, para que todo el mundo pueda adaptarse, y que los formatos lleguen convivir: el lector al que le gusta tener el libro en papel no debe perder esa posibilidad, al igual que quien deseea leer en ebook debe tener la opción de hacerlo.
    Siempre lo digo: las cosas, como las novelas, se hacen poco a poco. Sin prisa pero sin pausa.

    ResponderEliminar
  18. Sí, sé que no es tan sencillo, pero lo es tanto como los escritores queráis.
    No depende de ti quizá en tu caso, porque quizá hayas cedido tanto los derechos analógicos de tu libro como los digitales, por eso la editorial tiene el poder de decidir cómo y de qué manera se publican tus libros. Pero no todos los escritores negocian así; algunos gestionan ambos derechos separadamente. Te pongo un ejemplo que ya no se puede comprobar, pero te garantizo que así era:

    Juan Gómez-Jurado, que imagino que conocerás, tuvo sus libros en Amazon por duplicado, unos a 1,49€, como tiene ahora, y otros, que ya no se pueden encontrar, mucho más caros. Alguien, en Twitter, le preguntó el porqué de esa duplicidad, cómo es que tenía dos libros iguales a distinto precio, y su respuesta fue que unos los puso él, los económicos, y los caros los puso la editorial, que parece ser que al final ha retirado. Y el motivo que explicó es que él tiene los derechos digitales de los libros, por lo que puede ponerles el precio que quiera. El resultado es que sus libros están desde hace muchísimas semanas entre los 100 más vendidos (al igual que Blanca) e incluso uno de ellos está el primero desde ya no se recuerda cuándo.
    No te lo digo para convencerte de nada e imagino que todo esto ya lo conocerás. Solo quería constatar el hecho para el que no lo sepa que ambos derechos no van juntos necesariamente. Sé de escritores que no quieren publicar en papel (Fernando Trujillo, por ejemplo http://eldesvandeteddytodd.blogspot.com.es/2011/12/el-cortejo-de-las-editoriales-desfasado.html) precisamente porque las editoriales os obligan a ceder los derechos digitales, con lo que las mismas editoriales no publican eBooks para que no compitan con el papel, su verdadero negocio. Por supuesto ambos son muy respetables y yo de hecho prefiero el papel, pero no tengo sitio ni dinero para todos ellos, así que me decanto por el digital, que también tiene sus ventajas. Una de las cuales, para un escritor, es su internacionalización (uff, me ha costado ;-), que permite llegar a muchísimos más lectores. Yo soy de esos que, como dices, prefiere tocar el libro, oler sus páginas, pero hay que ser práctico y admitir que los libros digitales han puesto en evidencia sus defectos.
    Y por supuesto el libro en papel no morirá jamás, como creo que pasará con el soporte físico de la música, sea CD, DVD o lo que traiga el futuro.

    Pero creo que es un error y un perjuicio para el autor, verdadero artífice de la obra y la cultura, a quien el lector aprecia, como no ocurre con los editores, a quienes muchos lectores les tenemos manía hoy en día por lo que nos impiden el acceso fácil y asequible a la lectura y por lo que explotan a los autores, es un error y un perjuicio para el autor, como decía, ceder siempre juntos derechos analógicos y digitales. Yo creo que el autor debería gestionar sus derechos digitales, compartir su obra como mejor le plazca, pues siendo digital no le supone costes de distribución, cosa que no ocurre con el papel y que, necesariamente, precisa de un editor, distribuidor, librería, etc.

    Sí, sé que es una utopía y que las editoriales obligan a ceder ambos y si quieres publicar en papel no hay más remedio. Pero sería ideal que no fuera así.

    Blanca, yo creo que estás equivocada en un punto; no sé exactamente cómo definirlo, pues no soy escritor, pero voy a tratar de explicarlo. O quizá no sea que estás equivocada sino que no has distinguido dos valores distintos.
    Dices que publicar en una editorial da valor a la obra, pero yo creo que el valor que le da es el económico, principalmente para los editores. El valor real de una obra es el cultural y ese solo lo dan los lectores, y ese creo que es el valor principal. Lamentablemente ese valor por sí mismo no os da de comer a los escritores, ¿verdad?
    (Y sigo en un nuevo comentario, que las limitaciones de Blogger no me dejan escribir tanto ;-)

    ResponderEliminar
  19. Conoces de sobra el caso de, por ejemplo, Bruno Nievas. Su novela "Realidad aumentada" no tenía valor económico para las editoriales, ninguna se la quiso publicar. Eso no hizo que su novela fuera más o menos valiosa. Y, como no pudo publicarla en papel, la regaló por Internet. Los lectores empezamos a leerla, a comentarla, a compartirla. En resumen, a darle valor cultural. Empezamos a pagar por ella, un precio razonable, y su valor, tanto el cultural como el económico, fue creciendo. Y eso fue lo que, finalmente, con el valor ya añadido, vieron las editoriales y han querido publicar en papel. En este caso ellas no le han dado nungún valor a la obra, solo han puesto precio al libro físico, que, por otra parte es el único valor que pueden dar ellos a cualquier libro. Nosotros, como lectores, somos los que damos ambos valores, el económico, lo que estamos dispuestos a pagar, y el cultural, por el número de veces que lo compramos, compartimos, descargamos o reseñamos. Y para ello, a día de hoy, no son necesarias las editoriales.

    Pero por supuesto, comprendo perfectamente que un escritor piense que la culminación de su trabajo sea ver su libro físico, en papel. Un libro en papel es algo real, algo que se puede oler y tocar. Un eBook no son más que unos y ceros.
    Aunque la lectura, en el fondo, sea la misma.

    Y ahora que tengo este texto preparado, que lo he ido escribiendo desde ayer por falta de tiempo a trozos, veo que Javier ha añadido algo con lo que no estoy de acuerdo, así que dejaré mi punto de vista, que puede estar equivocado, por supuesto.

    Dices, Javier, que el mundo de los eBooks es joven, lo cual es cierto, como también lo fue en su día el de los MP3. Pero al igual que ocurrió con ellos creo que acurrirá ahora. El eBook ha venido para quedarse.
    No pretendemos que el mundo editorial cambie, sino que evolucione, y que lo haga a tiempo real, no cuando la locomotora del progreso le haya pasado por encima. Eso mismo fue lo que le ocurrió a Microsoft en su día con Internet, que no le prestó la suficiente atención y cuando quiso subirse al tren ya casi había pasado, con lo que ha estado casi siempre tras los pasos de quienes supieron ver que el futuro era el presente. Y lo mismo le ocurrió, por poner otro ejemplo, a Nokia. Se durmió en los laureles cuando el mercado era suyo y nadie le hacía sombra, hasta que se dio cuenta de que su competencia había evolucionado y le habían pasado por encima, perdiendo el puesto de privilegio que mantuvo muchos años. Ahora pretende volver a ocuparlo, pero eso le ha supuesto unos cambios estructurales y un coste brutal, para, seguramente, no recuperarlo nunca.

    Este tipo de cambios no necesita calma por parte de quien hace que algo se venda, que es el comprador. El lector, el que compra o lee, ya está adaptado a la lectura digital. No todos ellos, por supuesto. Pero sí los suficientes como para ser tenidos en cuenta. Hoy, no mañana, no en el futuro. El futuro es hoy. El eBook debe estar disponible ya, hoy, para todos aquellos que lo prefieran comprar hoy. El que no lo compre hoy posiblemente no lo haga mañana, no va a estar esperando a que salga. Este mercado es así: veo el libro, lo compro, lo descargo y lo leo. Todo a un clic, como ha sabido ver Amazon. Su opción de comprar con un solo clic es magnífica, es algo que han sabido ver desde el principio, no como Libranda, que comprar un eBook en su tienda es una odisea.
    No se trata de tener prisa o de correr más o menos. Disponer de un eBook al mismo tiempo que el libro en papel no es cuestión de prisas, es cuestión de poner a disposición de un número mayor de lectores la obra de un escritor y eso se puede hacer ya, no hay que esperar a nada, no hay que correr. Es simple y sencillo. Es, como digo, el presente.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  20. Amigo Ummo.
    Una vez más repito que estoy a favor del mercado digital literario. Y conozco esos casos que citas (a Bruno Nievas yo mismo le di algunos humildes consejos con la primera versión de "Realidad aumentada", que él mismo reconoce que tenía bastantes fallos, algo que ha mejorado mucho). Pero el problema está en que un autor novel, que no es nadie todavía, no puede separar los derechos del libro físico de los derechos digitales. Juan Gómez Jurado no es un buen ejemplo: ya era un superventas cuando comenzó con esa práctica de ofrecer sus ebooks a bajo precio. Podía permitirse negociar con las editoriales, porque ellas sabían que si no le daban lo que quería perdían la gallina de los huevos de oro. Yo no puedo hacer eso, la mayoría no podemos hacerlo. Que una editorial seria y profesional como Pàmies me respalde es algo muy grande, porque me otorga no sólo prestigio (algo que en el fondo es lo menos importante), sino visibilidad, alcanzar lugares que por mí mismo no puedo. Ver expuesto mi libro en las librerías de toda España es una emoción muy grande (y no hablo del ego). Así que a cambio tengo que ceder en algunos aspectos. Pero es mi obra, y creo que igual que soy el primero en defender a los autores "Amazon", también creo que se debe respetar mi decisión. Sé que tarde o temprano yo también estaré en las plataformas digitales, pero de momento el camino que he decidido tomar es este.
    Y dices bien: el mercado debe evolucionar. Eso implica tiempo. De otro modo sería una revolución. Y éstas suelen perjudicar a alguien.

    ResponderEliminar
  21. Hola Blanca

    Vi la referencia a la entrevista a Javier Pellicer en Facebook, pero hasta ahora no he tenido tiempo de leerla entera.

    Muy interesante la entrevista y muy interesante también el debate que se ha organizado sobre libros en digital y en papel.

    Ahhh, y cuando me dejen otro ratito libre, me lo compro. El espíritu del Lince, quiero decir.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  22. Javier, yo no digo que estés en contra del mercado digital ni los ejemplos que he puesto son para compararlos contigo. Solo he querido constatar el hecho de que hay varias formas en que el escritor puede gestionar sus derechos. Y, al igual que tú, también he reconocido que hoy en día es muy difícil separar los derechos digitales de los analógicos si no tienes un prestigio ya creado.
    Igual me he metido donde no me llamaban, pues no he pretendido ni llevarte la contraria ni discutir contigo. Es, como bien a dicho Juan, un simple debate.
    Imagino que siento una necesidad especial de plasmar mis ideas acerca del tema cada vez que puedo, pues pienso que el libro digital, dejando de lado las ventajas obvias del papel, solo trae beneficios a los autores y, mucho más importantes por la parte que me toca, a los lectores. Imagino que el motivo final no es convencerte a ti de nada sino, teniendo la esperanza de que algún editor acabe leyendo este debate, convencerlos a ellos de que estrangular o sacar los libros digitales con cuentagotas solo perjudica a los autores y lectores, quienes, finalmente, les dan de comer a ellos.

    Te entiendo perfectamente cuando hablas de esa emoción que sientes cuando ves tu libro expuesto en las librerías. Yo no lo he sentido en carne propia, pero llevo desde muy pequeño pisando librerías y algo conozco de su entorno. Imagino que la sensación de ver el libro en papel en una librería o ver la portada de tu eBook en una lista de Amazon no es, ni en una ínfima parte, comparable en lo más mínimo.

    Respeto tu decisón respecto a tu obra, por supuesto. Todos los autores me merecéis mi mayor respeto y admiración. Siempre he dicho que solo hay una cosa en este mundo que me provoca envidia y esta es la capacidad de juntar palabras para crear una historia que otros puedan leer, ese dominio del lenguaje para crear algo surgido de a imaginación.

    Por cierto, si quieres presentar el libro en la mejor librería de Castellón dame un toque, que tengo enchufe ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. En una entrevista anterior, la de Daniel De Cordova, hablamos bastante del tema de la publicación digital Vs la publicación impresa, Ummo.

    Él como editor y al mismo tiempo escritor, subrayó los motivos por los que las editoriales hasta ahora se han mostrado reacias a ofertar sus libros ya editados en papel, en formato digital, situación que está cambiando, para fortuna de los autores porque conviene para su internacionalización a bajo costo y para los lectores porque tienen acceso a más títulos de calidad.

    Llegará el momento como muchas editoriales ya lo están haciendo, en que TODOS los libros tengan su versión digital. Supongo que la edición impresa seguirá saliendo en pequeñas cantidades, para los que aún prefieran o puedan darse el gusto.

    Hoy en día puedes encontrar inclusive audiolibros, para los que han perdido la vista o las personas que tienen dificultades para leer o sostener un libro en sus manos.

    Las facilidades que la tecnología está dando son muchas, y no dudo que más adelante el libro de Javier Pellicer se adapte a las circunstancias, pero eso dependerá de la editorial Pamiès, pues está bajo contrato.

    Me ha gustado mucho tu participación pues ha significado un interesante punto de vista para nosotros, los escritores, aunque ya venía yo diciéndolo desde hace un tiempo, cuando empecé a publicar mis libros en Amazon.

    Muchas gracias, Ummo, y besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  24. Hola Juan!

    Espero que pases con más calma a leer la entrevista y, tienes razón: los comentarios no tienen desperdicio!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  25. Tranquilo, Ummo, no me he sentido atacado ni nada parecido. Al contrario, me encantan estos debates, sobre todo cuando hay gente como tú que razona tan bien sus puntos de vista (que son muy válidos). Y que conste que estoy de acuerdo con mucho de lo que dices.
    Como Blanca bien sabe, soy una persona abierta a todo, y sobre todo al progreso.
    Un abrazo, Ummo, y que no quede la impresión de que había mala onda. :)

    ResponderEliminar
  26. No, Javier, no era por una mala onda, que sé que no la había. Era para evitar quizá una impresión equivocada, no solo por tu parte, sino por cualquiera que pudiera leer los comentarios. Me alegro mucho de haber debatido el tema y ver que, en el fondo, todos pensamos más o menos igual, salvo, como sigo creyendo, las editoriales, que siguen sin ver que el futuro ya está aquí.
    Mira si está aquí el futuro que me gustaría contar algo que me enteré ayer. La saga de George R. R. Martin, "Canción de hielo y fuego", tan de moda ahora por la serie de televisión, ha sido publicada en España hasta su cuarto libro. El quinto, "A Dance with Dragons", no ha sido publicado todavía aquí, aunque está disponible en inglés desde el año pasado. Es una saga que ha creado muchas espectativas y tiene una legión de seguidores, que están esperando un año a que la editorial española se digne a traducir el libro y publicarlo. ¿Qué ha pasado? Pues que la gente se ha cansado de esperar y la legión de fans que tiene han hecho una traducción no oficial y la han colgado en Internet. El resultado será que muchos lectores que hubieran comprado el libro nada más salir ya lo habrán leído y quizá ya no lo compren, con lo que al final tanto la editorial como el autor perderán dinero. ¿Es que eso no es capaz de verlo la editorial? ¿Qué demonios están esperando? ¿Es que no tienen visión comercial?
    Bueno, no viene al caso, pero me ha parecido un hecho digno de mencionar para que se vea qué clase de visión de futuro tienen algunas editoriales.

    Blanca, es indudable que tarde o temprano todo se digitalizara pero, mientras tanto, como sucede en el caso que acabo de contar, el problema es el daño que las mismas editoriales se causan a sí mismas y a los autores por no adaptarse a los tiempos que corren.

    Y yo no me merezco las gracias. Sois vosotros, los escritores, los que os las merecéis, por todos esos momentos felices que nos regaláis con vuestras historias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.