miércoles, 25 de agosto de 2010

Ernest... siempre Hemingway


Hoy después de un receso debido a problemas de salud en la familia nuevamente retomo mi blog. A los amigos bloggeros que pasaron por aquí y no han visto respuesta a sus mensajes les ofrezco disculpas, pero fueron causas de fuerza mayor.
Voy a dedicar esta entrada a uno de los escritores más fascinantes del mundo literario:

Ernest Hemingway, nacido en Oak Park, Illinois, Estados Unidos, el 21 de julio de 1899, fue un escritor que trascendió su época. Aún hoy muchos aspirantes a escritores le rinden homenaje y lo tienen como ejemplo de tenacidad y buen hacer literario.

A finales del año pasado adquirí un grueso libro negro llamado ENVIADO ESPECIAL, editado por Planeta. Una recopilación de artículos seleccionados correspondientes a cuatro décadas de Hemingway como corresponsal y articulista de diversos periódicos. No diré que los he leído todos, pues si bien su estilo es pulcro, algunos artículos están redactados de manera meramente descriptiva, que es como supongo debe hacerse un trabajo periodístico, aunque en alguno de ellos existe alguna pizca de picardía o de genio literario.

Me llamó la atención uno en particular: Diálogo con el maestro, en el que narra cómo un joven abandona todo para ser escritor y va en su busca a Cayo Hueso, se presenta en la puerta de su casa y le dice que lo que más deseaba en el mundo era ser escritor. Hemingway relata este pasaje autobiográfico, (como casi todo lo que escribió) con fina ironía, refiriéndose al joven como una persona con grandes deseos de aprender: … y la seriedad es una de las prendas esenciales en la dedicación a la literatura, la otra es el talento, desafortunadamente…

Una charla amena con preguntas y respuestas, en las que el joven se ganó el título de “maestro” en la embarcación de Hemingway porque sabía tocar el violín. Trabajó para él una temporada, y según el escritor afirma, jamás leyó nada escrito por el aspirante a escritor, quien lo acribillaba con andanadas de preguntas acerca de cómo hacer para convertirse en un buen escritor. Terriblemente realista, y por partes con una jocosidad parapetada tras el estilo que conocemos de Hemingway, en donde las elipsis son más importantes que lo que se describe, es un pasaje de su vida que merece la pena ser leído.

Otra de las adquisiciones que hice posteriormente fue Adiós a las armas, una novela en la que narra su experiencia como conductor de ambulancias y héroe por su valentía durante la Primera Guerra Mundial. Hemingway es uno de esos escritores parco en aderezos. Esta novela en particular posee una narrativa bastante plana, diría yo. Hay partes interesantes como cuando es tomado por desertor del ejército italiano y escapa de manera cinematográfica lanzándose a un río, pero en general, la novela es bastante sencilla: Su paso por la guerra y enamoramiento de una joven enfermera inglesa que muere al dar a luz un hijo suyo.

No he leído últimamente Por quién doblan las campanas, según dicen, su obra maestra. Es difícil que la pueda conseguir aquí, lo haría esta vez con ojos de escritora. Para ser sincera, Hemingway me llama la atención más por la riqueza de su vida y experiencias en diferentes frentes, que por su literatura, merecedora del Premio Nobel de Literatura en el año 1954, un año después de ganar el Pulitzer por El viejo y el mar, una novela que vi también en el cine hace muchos años ya.

Ernest Hemingway trabajó como periodista durante los primeros años, y sus primeros libros no tuvieron éxito: Tres relatos y diez poemas, 1923 y En este mundo, 1925 pasaron por debajo de la mesa, hasta que escribió Fiesta, en 1925. A partir de allí su carrera como escritor se consolida y gana fama y renombre internacional. Su fama trascendió su muerte de una manera romántica, debido a la manera extraña en la que sucedió. Muchos piensan que se disparó a sí mismo con una escopeta, poco después de enterarse que tenía Alzheimer. Pienso que es de los pocos escritores que poseen una aureola especial que los hace diferentes del resto de los mortales, y esta es básicamente la que brilla en la imaginación de sus lectores, la imagen del hombre guapo, complicado, introvertido, aventurero, y excelente escritor, que dejó de existir el 2 de julio de 1961 en Ketchum, Idaho, Estados Unidos.

B. Miosi

19 comentarios:

  1. Excelente entrada de un escritor de pies a cabeza sin duda. Yo sí lei Por quien doblan las campanas y me entusiasmó. Pero apenas nada más de él....Es cierto que su vida debió de ser muy interesante.... Blanca bienvenida de nuevo...espero que todo vaya mejor. Animo y un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante entrada, sin duda todo un personaje a tener en cuenta. Lo que una vida intensa da de sí... Y es que no hay nada como las vivencias propias o cercanas como base de una gran historia.
    PD. Un abrazo, por tu ausencia. Espero que los problemas que mencionas hayan tenido la menos mala de las soluciones.

    ResponderEliminar
  3. Hola Blanca:
    Magnifica entrada de uno de los grandes escritores,muy conocido por su manera de ver la vida y disfrutar al maximo de ella.
    Gracias por recomendar su lectura.
    Espero que...No, deseo que todo te vaya ido bien.
    Bienvenida de nuevo al blog, amiga.

    Tessa

    ResponderEliminar
  4. Sin apelación alguna. Un escritor que dejó su huella al pasar.

    Bienvenida, Blanca. Deseando que el mal que mencionas se haya quedado simplemente en un susto, querida amiga.
    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  5. Se te echaba de menos por la blogosfera, Blanca, me alegra verte de nuevo por aquí. Espero que los temas médicos se hayan resuelto de la mejor manera posible.

    Yo leí "El viejo y el mar" hace muchos años y me encantó. No he vuelto a leer nada de este gran escritor, y eso que tengo cogiendo polvo en una estantería un antiguo ejemplar de "Por quién doblan las campanas". Tendré que ponerme algún día y compensar tal sacrilegio.

    Gracias por traernos esta interesante entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Blanca. Deseo de todo corazón que los problemas de salud que mencionas vayan a mejor.
    A mí me gusta mucho Hemingway, creo que su estilo roza el minimalismo, carece de adornos, pero no sé por qué razón llega con gran fuerza en mi interior. Quizá se deba a lo complicado de escribir con sencillez, a llamar las cosas por su nombre.
    También es verdad que a mucha gente le atrae la otra parte, la del hombre popular... con esa aureola que tan bien has definido. Hace tiempo hizo una reseña de Por quién doblan las campanas, os dejo el enlace por si os interesa, y pongo una frase que dije entonces: "Leer a Hemingway es hacer un doctorado sobre la realidad que nos rodea".

    Besos y mejores deseos, querida amiga.
    http://elalmaimpresa.blogspot.com/2010/01/por-quien-doblan-las-campanas.html

    ResponderEliminar
  7. Blanca, te echaba de menos pero pensé que estarías de vacaciones. Espero que esos problemas de salud se solucionaran.

    Muy buena tu entrada sobre un grandísimo escritor.

    Abrazos
    Conchi

    ResponderEliminar
  8. Winnie:
    Esa novela la tendré que conseguir tarde o temprano, para volver a leerla, esta vez con ojos de escritora. Su vida fue tan interesante que se basó en ella para casi todas sus novelas.

    Nelo:
    Creo que los grandes escritores tuvieron también grandes experiencias, lo que les da verosimilutd a lo que cuentan...

    Tessa,
    Gracias por pasar, amiga, Hemingway se merecía esta entrada y yo se la debía.

    Mián:
    Fue todo un personaje, como dicen: genio y figura hasta la sepultura.

    Armando:
    El viejo y el mar es una de sus novelas de su etapa madura, y es magnífica. Imperdonable que teniendo "Por quién doblan las campanas" no la hayas leído, espero leer la reseña en un futuro cercano en tu blog.

    Sergio:
    Tienes toda la razón al decir que escribir con el minimalismo de Hemingway no debe ser tan sencillo, ya que sabe llegar al lector. Es mágico. Voy a leer lo que escribiste en ese enlace.

    A todos:
    Los problemas que tuve fueron por razones de la salud de mi esposo, espero que pronto se recupere, es un luchador nato. Los que han leído "La búsqueda" sabrán a qué me refiero, pues es una novela que escribí basada en su vida.
    Hasta el momento nuestro Waldek Grodek da muestras de la misma enteresa de siempre.

    Muchas gracias a todos por sus buenos deseos.

    Besos,
    Blanca

    miércoles, 25 agosto, 2010

    ResponderEliminar
  9. Que se mejore tu marido, Blanca. Yo también admiro a Heningway más por su dinámica vida que por sus novelas, que no digo que escriba mal, al contrario, sino que yo soy más partidario de los escritores actuales, siempre me ha pasado. Buena entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Blanca un gusto pasar a leer tu blog y ponerme al día en todas tus entradas.
    Yo hace muchos años leí el libro de Hemingway.
    El viejo y el mar y fue apasionante su lectura pagina por pagina como narra la historia.

    Un abrazo de MA para ti amiga bloguera y bienvenida de nuevo .

    ResponderEliminar
  11. ¡Blanca!

    Has reaparecido y eso es bueno. Me alegro y espero que todo vaya mejorando.

    Has tocado un gran escritor. El escritor de las frases cortas. ¡Qué difícil es escribir con frases cortas toda una novela y hacer de ese estilo una seña de identidad!

    De lo que he leído de él me quedo con "París era una fiesta" (qué raro en mí, ¿verdad?).

    Besos y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  12. Feliz recuperación, eso lo primero.

    Y lo segundo decir que leí Por quien doblan las campanas y me encantó, ese no preguntes por quien doblan las campanas, doblan por ti se me viene a la mente siempre que tocan a muerto desde la iglesia cercana a mi casa. Me recuerda que todo tiene un fin y que es necesario no dejarse nada en el tintero, sino exprimir toda la tinta acumulada para que quienes vienen detrás nunca nos echen en falta.
    Soy rara, lo sé, pero recomiendo ese libro a todo el mundo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Blanca, espero que esos problemas que te han mantenido alejada de nosotros se hayan resuelto felizmente.

    En cuanto a Hemingway, estoy contigo: a mi siempre me ha resultado un personaje sumamente atractivo, aunque tambien disfruté mucho con "por quien doblan las campanas", que fue la novela con la que lo descubrí hace miles de años.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Paco, por fortuna hay escritores para todos los gustos, antiguos o contemporáneos, la vida de Hemingway es toda una aventura.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  15. MA: El viejo y el mar. ¿Quién no lo ha leído? Definitivamente fue su mejor etapa.

    Gracias por la bienvenida!

    Besos

    ResponderEliminar
  16. París era una fiesta, otra de sus novelas autobiográficas... ¿será por eso que sus escritos son tan especiales?

    Gracias por los buenos deseos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  17. Begoña, esa frase que pertenece a otro escritor John Doone, pero que Hemingway tomó prestada, es una de las más famosas. Esto, unido a la literatura de nuestro admirado autor hicieron de esa obra una novela inmortal. Espero que muchos sigan tu consejo y empiecen a leerla.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  18. Querida Lola,

    Creo que estamos saliendo de los problemas de salud, y eso me da ánimo para incursionar en la red de nuevo.

    A mí también me atrae la parte aventurera de Hemingway, ¡Qué vida, no?

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. Querida Blanca, pasé a darte las gracias por tu visita a pesar de imaginar que tendrás poco tiempo. Te lo agradezco de corazón.
    Espero que poco a poco tu marido se esté recuperando y muy pronto se encuentre perfectamente bien.
    La enfermedad nos sorprenden a veces y debemos de dejar todo para estar junto al que la sufre. Eso es lo más urgente y lo que debemos hacer. Lo demás ya se hará.
    Que tengáis mucha felicidad y que el amor os inunde.

    Un abrazo con todo mi cariño y apoyo.
    Conchi

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.