sábado, 21 de febrero de 2009

Personajes: Al maestro con cariño


Haré un paréntesis para hablar un poco de mí.

Empecé a escribir en el 2001. Lo hice con una novela llamada El Pacto, que para algunos de los que siguen este blog puede ser familiar por las veces que la he mencionado. Fue la primera. Y no puedo negar que en su momento creí con firmeza que era muy buena. Han transcurrido ocho años desde entonces y ya son varias las novelas que llevo escritas, al menos, eso pensé cuando las daba por terminadas al teclear el último párrafo. Digo pensé, porque comprendí después que eran simples bosquejos de novelas. Cada una de ellas contenía una historia interesante, pero sin el acabado final que convierte una historia en una obra digna de ser presentada a una editorial.

¿Por qué digo esto? Porque seis años después, cuando empecé a corregir “La búsqueda”, mi segunda novela, llegué a comprender que no es suficiente tener una buena idea, desarrollarla y escribirla. Se necesita mucho más que eso. Se requiere tener la humildad necesaria para escuchar críticas, y aceptar que se puede estar equivocada. Que es importante seguir consejos, porque no somos infalibles. Que los que escribimos, vemos nuestras creaciones sin objetividad por más que nos esforcemos en ser autocríticos, y que muchas veces no sabemos siquiera en qué fallamos, de manera que es improbable que podamos corregir si no sabemos dónde y cómo hacerlo. Y que cuando damos a leer nuestros manuscritos lo hacemos más por el deseo de ser leídos y reconocidos que por ser calificados. Ansiamos con fervor que nos digan lo que queremos oír, y cualquier argumento que nos señalen, por más razón que tenga nos parece un oprobio a nuestra supuesta capacidad intelectual, y simplemente nos cerramos al escuchar la frase: no sabes escribir. Y lo cierto es que si no se interioriza en ello, no se puede aprender.

Me paseo por muchos blogs de escritores que ven con frustración cómo su obra es rechazada por las editoriales, y mientras la solidaridad de los amigos que siguen el mismo rumbo es encomiable desde el punto de vista humano por el apoyo incondicional, todo su esfuerzo se reduce a seguir intentándolo, una y otra vez, sin tomar en cuenta el factor más importante, el que quizás marque la diferencia, pues no se trata de “luchar”, “intentar”, “no perder la fe”, de que algún día una editorial dé la respuesta tan esperada. Se trata de preguntarse: ¿Por qué no desean publicar mi libro? Y examinar la situación. Tantas editoriales y tantos evaluadores no pueden estar equivocados, pues demasiadas coincidencias, solo indican que existe una realidad, que el manuscrito necesita una buena revisión, que es necesario buscar ayuda para saber en qué se está fallando. No importa cuántos consejos se lean acerca de cómo publicar, o cómo buscar un agente, o cuál es la mejor manera de presentar un manuscrito. Si el material carece del mínimo valor estilístico, si la historia por más interesante que sea está mal planteada, si los diálogos son acartonados como los de una telenovela, si en lugar de narrar se explica lo que sucede, si el autor no logra alejarse de la trama y en lugar de ello opina; si en suma, es incapaz de crear un vínculo con el lector que haga que éste se involucre en la obra, difícilmente puede esperar que un evaluador de editorial preste la atención suficiente a la novela como para engancharse con ella y decidir que tal vez con unas pocas mejoras, valdría la pena publicarla.

Porque no debemos engañarnos: toda novela por muy bien escrita que esté, pasa por la mesa de un equipo de edición, y no lo digo yo. Lo dicen escritores renombrados, como un García Márquez, un Vargas Llosa o un Vázquez-Figueroa. Pero la materia prima debe tener un mínimo de calidad, de coherencia, de luz propia, que indique al lector de editorial que es la obra que estaba buscando. Y no hablemos de temas, pues a estas alturas es casi imposible inventar nada nuevo, lo difícil es tomar lo que existe para contarlo de otra manera. Claro que de vez en cuando, surge algún genio como Patrick Süskind y escribe una obra como “El perfume”, o un Umberto Eco, que nos plantea su genial “El nombre de la rosa”; pero son los menos, la gran mayoría tenemos que ingeniárnosla para reinventar lo inventado.

No voy a aconsejar a nadie, sólo cuento lo que por experiencia llegué a comprender. A veces el ensayo y error deja más huella que el aprendizaje regular. Pero no quiero dejar pasar este espacio sin mencionar a la persona que significó para mí un giro de ciento ochenta grados en la forma de ver la escritura, un hombre que sin ser escritor, sino médico, tuvo la suficiente claridad, la paciencia de lidiar con mi escaso coeficiente intelectual, y el desprendimiento de dedicar muchos meses a mi aprendizaje, para lograr que yo al fin entendiera de qué trata todo este asunto de escribir para otros, pues cuando uno escribe es para que otros comprendan con absoluta claridad lo que se intenta contar. Fue el que hizo posible que la Editorial Roca se fijase en mi novela “La búsqueda” y le diese una oportunidad.

Dedico pues, esta entrada a mi buen amigo Fernando Hidalgo, sin cuya enseñanza hoy yo no podría haber imaginado llegar a publicar, ni hubiera soñado en contar con Antonia Kerrigan, una de las mejores agentes literarias de la actualidad, que ha hecho posible que mi próxima novela “El legado”, tenga fecha de lanzamiento: 19 de mayo de 2009, y que la siguiente, “Dimitri Galunov”, esté camino a su publicación.

Lamento no poder dar más detalles de la editorial que publicará “El legado”, pues es una empresa que empezará funciones en la fecha señalada, y supongo que por cuestiones de marketing, no estoy autorizada a divulgar su nombre, pero llegado el momento será conocida por todos los que nos movemos en este mundo literario e iniciarán su singladura con mi novela.

Publicar no sólo es posible, es la consecuencia natural cuando se sigue la senda correcta. Lo he aprendido a lo largo de ocho años.

B. Miosi

38 comentarios:

  1. Un día, Cela dijo que su mejor novela era 'La Colmena' y le repliqué esa afirmación. Le dije que yo, fiel lector de su obra, era quien debiera decirlo. No lo decía por mí, sino por el lector.
    Me resulta difícil ponerme en el lugar del lector, así que hasta una simple carta pido a alguien que lo lea, y admito sus críticas, pues en realidad va dirigido a él o a alguien como él.
    Otra cosa es que el lector entienda otra cosa distinta a la que quiero explicar. Ahí, me tiro de los pelos.
    Siempre, siempre, el autor debe tener empatía con el lector.

    ResponderEliminar
  2. Llevas mucha razón en lo que dices, Blanca. Hay que aprender a escribir, y aceptar los consejos y puntos de vista ajenos. Y, desde luego, tener una buena historia que contar.

    Y por otro lado, enhorabuena por esa magnífica noticia. Supone una gran alegría.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Blanca,

    Muchas gracias por tus palabras llenas de cariño. Obviamente exageras al describir mi papel en tu aprendizaje, sólo soy un amigo sincero al que le gusta leer y comentarte sobre tu obra.

    Escribir literatura es un don del cielo y tú lo tienes, lo has tenido siempre. Es imposible leer cualquiera de tus novelas sin quedar enganchado desde la primera página. Me alegro mucho y te felicito por tus recientes logros, te deseo todo el éxito -estoy seguro de que lo tendrás-, y te animo a que no dejes de escribir, cosa que estoy seguro de que no harás, conociendo tu pasión por la Literatura.

    Un fuerte abrazo, con cariño

    Fernando

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el post y adhiero a todo. Ayer hablaba con un amigo que es pintor y hablaba lo mismo.
    Saludos Blanca

    ResponderEliminar
  5. Está claro que leeré La búsqueda cuando salga editada; hasta ese momento, me conformaré con los retales que vas dejando en tu blog. Te he leído atentamente y aun después de años, creo que voy por ciencuenta, desde que escribí mi primer poema, con más de mil poemas escritos, cientos de relatos cortos, novelas , ensayos y cuantas más cosas se te puedan ocurrir, este 2009 me he atrevido a enviar un cuento a un concurso, posiblemente abducido por algún diabólico ser, pues jamás intenté ponerme en contacto con un editor. Por eso hoy, al leerte he comprendido que hay, por lo menos, dos tipos de escritores; unos los que consiguen editar porque tienen verdadera fe en sus posibilidades y un gran amigo Fernando junto a ellos; los otros, los más, los que como yo jamás editarán porque no cremos en nosotros mismos.
    No te envidio, Blanca, lo siento pero, eso sí, te admiro profundamente por como pareces ser y por como escribes. Mi enhorabuena de todo corazón.

    ResponderEliminar
  6. Pasaté por aquí,Blanca.

    Que han dejado una cosilla para ti ;)

    http://angelpalabras.blogspot.com/2009/02/premio-symbelmine.html

    ResponderEliminar
  7. Tito, te doy la razón: el mejor jurado es el lector. Es quien decidirá si le gusta o no una obra.

    Teo: escribir es un arte, y al igual que el arte, también requiere de técnica. Muchas gracias por tus palabras.

    A ambos: un gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por pasar, Fernando, lo que dices es muy importante, y si tú lo dices, debe ser cierto (quiero creer que es así) con todo, sabes que lo dije es cierto.

    Un gran abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Germánico, eso demuestra que somos varios que pensamos lo mismo, no estoy muy descaminada...

    Incongruente: Pienso que no has deseado publicar no porque no creas en ti mismo, sino porque no lo has deseado hacer. Cada uno de nosotros sabemos cuánto valemos, aunque no lo admitamos ante los demás. Recuerda que si lo quieres hacer, nunca es tarde, yo soy una prueba de ello.

    ¡Ah! y mi novela "La búsqueda está a la venta, fue publicada en enero de 2008.

    Ángel: muchísimas gracias por el premio, ¡Esta semana he recibido tres!! empiezo a hacerte competencia con tus premios de Cartas de Amor.


    Un abrazo para todos, son ustedes una excelente compañía,
    Blanca

    ResponderEliminar
  10. Blanca, has hecho una exposición muy valiosa, primero por ponerte como ejemplo, siempre es difícil "desnudarse" para los demás. Tienes mucha razón en todo.
    1º). Cuando escribimos la primera novela nos parece genial, solo hay que dejar pasar el tiempo para cambiar de opinión.
    2º). La lectura de un tercero es esencial, siempre lo he dicho, hay que leer la propia obra con los ojos de otro.
    3º). Las editoriales que rechazan obra podrían tener la amabilidad de explicar el porqué, mientras no nos digan "tu obra no tiene calidad, mejórala" pensaremos que sí la tiene. Hay que dejar claro que no siempre se rechaza obra por falta de calidad, en muchas ocasiones las razones son económicas, a veces la consabida frase de "no se ajusta a ninguna de nuestras colecciones" también es cierta, y otras veces rechazan obra sin haber abierto una página.
    4º). Importantísimo aprender y aprender, cada día más, no dejar de escribir, perfeccionar, escuchar al lector y hacerle caso, hasta ser capaces de ver con claridad nuestros defectos.
    5º). Por último solo me resta felicitarte por esas próximas novelas, desearte suerte y que sigas adelante creando para nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Blanca, muchas gracias por tus mensajes y toda la suerte también para ti y tus historias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Blanca! No te imaginas la alegría que recibí al leer tu historia, ya que era justamente lo que necesitaba para aconsejar a una amiga que pretende empezar a escribir. Tu historia fue como una rayo de luz, pues predicas con tu mismo ejemplo de cuan difícil puede resultar el ser criticados y sobretodo el ser rechazados una y otra vez por las editoriales!

    Me ha encantado tu blog!

    Te saludo con cariño, desde la hermana Isla de República Dominicana.

    Milagros

    ResponderEliminar
  13. Blanca, una lección honesta y sencilla, con la humildad del esfuerzo y el amor a las palabras.
    Felicidades por la publicación de tu próxima novela.
    Un abrazo fuerte.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  14. Querida amiga Blanca, cuando leo tus palabras veo que la calidad de este texto ya avisa de algo bueno que hay detrás y no sólo me refiero a la persona sino a la novelista. Me alegra pasar por aquí porque me voy con la clara idea de haber aprendido algo, de llevarme conmigo un pedacito de experiencia. Nunca me voy con las manos vacías, te lo aseguro. Me alegro muchísimo de tus dos nuevas novelas que a punto están de ver la luz y, mucho más, de que hayas conseguido lo que hasta ahora. Yo me encuentro entre ese montón de gente que envía a editoriales cartas de presentación sin respuesta o con un negativo por bandera (más bien referido a la línea editorial, al catálogo, a que no se ajusta la historia a su perfil, etc... nada que ver con la calidad de lo que yo pueda ofrecerles, pues aún no lo han leído) Pero sí es cierto que de ser rechazado me gustaría recibir una crítica constructiva que me ayude a ver dónde fallo y, sobre todo, como mejorar y aprender. Tan sólo tengo dos novelas a mis espaldas (los más de 300 relatos, de los que ya tienes habida cuenta con alguna muestra en el bestiario, no son significativos para ninguna editorial) y ahora recién estoy empezando otras dos que por el momento son bosquejos de lo que serán, pero espero seguir un camino tan sabio como el que veo que llevas adelante y llegar a un punto en el que pueda dedicarme a ello en cuerpo y alma y aprender, sobre todo seguir aprendiendo y experimentar, crear y dar la forma deseada al cien por cien a mis letras. Mientras, os tengo a ti y otros cuantos por aquí para aprender de lo que buenamente nos ofrecéis. Gracias por eso y mucha suerte. Lamento haberme extendido tanto. Un fuerte abrazo. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado esta reflexión.
    Uno consigo mismo, no puede ser objetivo, no está en nuestra naturaleza pero, sí poseemos la capacidad racional de aceptar los consejos de las personas que amamos. Yo he tenido que aprender mucho de los tropezones, en ocasiones me invadía el desaliento repaso mi manuscrito una y otra vez, cambiando palabras, moviendo escenas, siempre con ese sentimiento de, lo estoy empeorando.
    Los amigos están para animarnos y no para insuflarnos adulaciones ficticias pero, cuánta alegría da sentir ese abrazo de comprensión cuando las puertas se cierran delante de nuestros ojos, una y otra vez.
    El mejor consejo que me dio mi mentora Marina cuando se enteró que quedé finalista del premio planeta fue, "lo puedes hacer mejor".
    Muy buena la reflexión, un beso.

    ResponderEliminar
  16. Un magnifico artículo. Tus consejos son perfectos para los que, como yo, comenzamos a escribir.
    Comencé a seguirte allá por el mes de junio del año pasado (al leer un comunicado tuyo). Comencé a leer tu blog, en la sombra, pero te he seguido desde entonces. Y te admiro por tu forma de escribir, por tu profesionalidad, y sobre todo, porque eres una gran persona.

    Dicen que una novela a de engancharte en las primeras diez páginas, que si no es así, no es buena. Tengo tu libro, he comenzado a leerlo, y confesaré que me ha cautivado desde la primera página, antes incluso del primer capítulo.

    Te felicito por tus dos próximas publicaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. hola blanca, lei la entrada hace creo que un par de días pero no la comenté, así que lo hago ahora.

    Como tú bien dices si podemos tomar los consejos de los demás, aplicarlos en su justa medida y mejorar, pero no todo el mundo lo hace. Yo la verdad he tenido suerte de no encontrarme con personas que me han aconsejado en este mundo literario mal, aunque sí he dado con personas que pedían un consejo pero no después no lo admitían y eso la verdad me volvía un poco..."Loca" no se bien como decirlo ahora mismo.

    Es una entrada muy interesante. Prometo que la proxima vez te comento antes. Ahora me voy a la cama que tengo un gripazo enorme

    besos y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  18. ¡Cuanta sabiduria en tus palabras, Blanca!
    Tienes mucha razón, pero es dificil ser objetivo con el propio trabajo, todos creemos que hemos escrito una obra maestra, y los amigos no quieren ser crueles con nosotros.
    Cierto que si te rechazan varias veces hay que preguntarse el por qué y revisar lo que hemos hecho, pero tambien es importante no desanimarse y luchar por lo que queremos.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  19. Maribel, poco puedo agregar a lo que has dicho, los cuatro puntos son importantes para quien toma en serio la escritura.

    Algunas editoriales sí te dicen de qué adolece la obra, sucedió con La búsqueda, cuando la presenté a Alfaguara de Venezuela. Me entregaron la carta del evaluador y aún la guardo como recordatorio de lo que esperan de una obra.

    Muchas gracias por tu felicitación, Amiga, y por tu valioso aporte.
    Besos
    Blanca

    ResponderEliminar
  20. Milash: el mejor consejo que puedes dar a tu amiga es que se pregunte por qué rechazan su novela y trate de contestarse con sinceridad. Bienvenida a mi blog, un saludo a República Dominicana desde Venezuela!

    Blanca

    ResponderEliminar
  21. Clara, gracias a ti por pasar y mucha suerte con la presentación de tu novela, ganadora del Premio Yo Escribo.

    Sergio, te agradezco por hacerte presente y dejar tu rastros,

    Un gran abrazo a ambos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  22. Victor, tus palabras me abruman, sólo soy una persona a la que le apasiona escribir, y creo que a ti también, pues una obra tan extensa como la tuya no se hace si no lo llevas en la sangre.

    Por desgracia los cuentos o relatos parece que no tienen mucha cabida en el mundo editorial, por magníficos que sean, a noser que los escriba algún escritor reconocido. Justamente en estos días compré un libro pequeño con tres cuentos de Frederick Forsith: El guía, El chantaje, y Cuestión Zanjada, pero el autor se hizo conocido primero por sus famosas Odessa, Chacal y otras tantas.
    Pienso que poner todo tu empeño, conocimiento y esfuerzos en una novela te abrirá las puertas, pues sabes que eres bueno, has ganado un concurso de relatos en Yo Escribo, y eso dice mucho de ti.

    Gracias por tus palabras, amigo,
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  23. Querida Arlette, tienes razón al decir que las personas que nos rodean son las que nos animan a seguir esribiendo. Ellas no son críticas literarias, ni forman parte de un equipo evaluador, leen con ojos de lector y es suficiente.
    Tu amiga es sabia, y es buena amiga.

    Un gusto y un honor tenerte en mi blog,

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  24. MJesus, todo lo que pueda hacer para hacer el camino de los demás menos duro, ten la seguridad que lo haré, y si mis palabras ayudan, me siento bien conmigo misma.

    Muchísimas gracias por haber comprado mi novela, espero de todo corazón que disfrutes con ella.

    Muchos besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  25. Soy yo el que se siente abrumado. Es un gran placer para mí recibir respuesta a mis palabras y saber que me tienes en tan buena estima y aprecias mis escritos. No obstante, no me voy a repetir y trataré de ser menos pesado para no ponerte en un aprieto y ruborizarte, pues no es mi intención, jejeje. Tan sólo quería hacer patente mi admiración por lo que haces. Por otra parte, hoy estoy de celebración pues, por fin, he conseguido tu libro. Ayer, después de buscarlo aquí y allá, lo localicé en la FNAC de Murcia y pronto comenzaré a leerlo. Lo pondré detras de Tokio Blues de Murakami. En cuanto lo lea te dejaré un post en tu web dedicada a La Búsqueda. Seguro, no obstante, que será una lectura tan agradecida como todas las que he tenido el gusto de hacer de tus escritos en el blog. Un fuerte abrazo. Besos.

    ResponderEliminar
  26. Linda Arwen, tu presencia siempre se echa en falta, pero me gustaría que tomes la vida con calma, eres muy joven para sufrir de estrés, cuídate, y si no puedes pasar, no te preocupes, tu salud está primero.

    Gracias por tus palabras,
    Blanca

    ResponderEliminar
  27. Lolita: aprecio que tomes en cuenta mis palabras, este mundo es muy competitivo, y algo que dejé por fuera en mi artículo: es muy importante el factor suerte. A veces es determinante pero reconozco que es también muy esquivo.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  28. Querido Victor: Justo llegó tu mensaje mientras contestaba los comentarios, me alegra tanto que tengas mi novela, me hace mucha ilusión que la leas, y por supuesto, me des tu opinión sincera, que aunque no sea positiva ten la seguridad que la colgaré en el blog de "La búsqueda".

    Un fuerte abrazo, amigo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  29. Lo primero de todo es felicitarte, Blanca. Me alegro mucho por tí, es una magnifica noticia lo de tus novelas. Esperamos que vayas adelantando cuando puedas mas detalles, pero veo que vas lanzada en compañía de Antonia Kerrigan.

    Ojalá hubiera conocido blogs como el tuyo mucho antes. Tu entrada de hoy no tiene desperdicio y me hace reflexionar sobre el tiempo que he perdido inútilmente. Yo soy de los que pensaba que su obra no tenía demasiado errores y no sabía porque nadie me daba una oportunidad, independientemente de lo que dicen otros compañeros sobre las susodichas cartas de rechazo que no mencionan nada.

    Pero como rectificar es de sabios, tuve que conocer a gente tan maravillosa como tú para darme cuenta de mis tremendos errores. Por supuesto que hay que seguir trabajando, leer mucho para aprender y todo lo demás, pero si te cierras en banda con una cosa, nunca superaras ese punto. Gracias a tu inestimable ayuda y a la de otros compañeros que me la han prestado desinteresadamente, se hizo la luz en mis ojos. Creo que poco a poco conseguiré ir despejando de piedras el camino que me he trazado y podré seguir evolucionando como escritor.

    Así que ya sólo nos queda esperar a la publicación de tus obras para poder disfrutar de ellas, igual que disfrute con la increible historia de "La búsqueda", narrada con gran maestría.

    Gracias de nuevo. Y mis más efusivas felicitaciones.

    Un fuerte abrazo.
    Armando

    ResponderEliminar
  30. Daniel De Cordovamartes, 24 febrero, 2009

    Liberando un poco el stress, me paseo por diferentes Blogs y al entrar en el tuyo consigo este magnífico post.

    Blanca, querida amiga, recordar las veces cuando nos sentábamos en tu Atelier a comer dulces con café mientras bordabas algún traje femenino, o cuando gentilmente te ofreciste a transformar un rollo de tela de muebles y convertirlas en trajes de prisioneros sabiendo que tu mayor pasión era “bordar letras”, y ver ahora que ya tienes tus novelas accesibles al público y las próximas en camino, me llena de felicidad.

    Tanto Henry como tu los llevo en el alma, y cada logro que obtienes es un triunfo que celebro.

    Tienes razón en todo lo que planteas en el post y me gustaría contribuir con lo siguiente:

    Cada año se escriben aproximadamente 6 millones de manuscritos en todo el mundo y aquí en Estados Unidos las editoriales (grandes, medianas y pequeñas) publican solo 160,000 cada año; imagínate los que quedan por fuera, y los que logran ser publicados tienen una competencia no muy grata.

    La idea no es desfallecer o perder el animo; ser escritor es una tarea que para los que todavía no han publicado requiere de aguante y para los que ya publicaron… AGUANTE A LA ENÉSIMA POTENCIA.

    A veces se piensa que un manuscrito mientras más folios tenga, las editoriales lo tomaran en cuenta, pero para un manuscrito que pretenda ser una novella (novela corta), las editoriales exigen tres veces mas del autor.

    Suena paradójico: menos cantidad de páginas = costo de producción menor, pero al tratar de contar una historia en pocas palabras, el riesgo es mayor.

    Por eso es raro que una editorial publique una novela corta de algún autor desconocido y si alguna editorial asume ese riesgo, la presión que le generarán al autor es indescriptible.


    Bueno querida amiga un beso y estamos en contacto.

    ResponderEliminar
  31. Querido Armando, sé que lograrás publicar, eso ni lo dudes. El enigma de los vencidos, es una gran novela, me alegra que hayas tomado en serio corregirla a fondo, y te agradezco por los conceptos que emites a mi favor, y por haber leído mi novela La búsqueda.

    Espero un día no muy lejano pasar por tu blog y ver la noticia que nos alegre a todos, confío en que así será.

    Un fuerte abrazo, compañero,
    Blanca

    ResponderEliminar
  32. Daniel, qué placer tu visita, claro que recuerdo tantos momentos en mi atelier, hablando de nazis, de cascos, de soldados, de fechas, de mapas, y de uniformes de los prisioneros, que al final terminamos haciendo con metros y metros de tela de tapicería, ja, ja, ¡cómo olvidarlo! y cómo olvidar los días de la filmación, en Bajo Seco, con prisioneros en trajes de rayas por un lado y soldados nazis por el otro, y luego todos revueltos comiendo el almuerzo, eso jamás lo olvidaré, forma parte de mi vida.

    Lo que dices es contradictorio pero es cierto. Cuanto más corta la obra, más difícil su publicación, pero al mismo tiempo si la historia es buena y la obra es corta, la editorial te exigirá mayor calidd para poder colocarla en el mercado. Espero que estés a punto de culminar tu novela "La estrella de David" y conociéndote, sé que será un gran éxito.

    Un abrazo fuerte, amigo, ojalá algún día nos volvamos a reunir como antes y hablar durante horas.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  33. Hola Blanca. Soy un emborrona-cuartillas, así que aunque duela siempre estoy abierto a recibir criticas. Por eso cuando recibo un rechazo editorial o de agencia lamento que no me indiquen qué falla, qué no gusta, qué es mejorable.

    AUnque supongo que eso es un negocio de por sí. ¿Por qué dar pistas gratis si pueden cobrar por ello?

    Por curisiodad, ¿cuántas veces revisaste la búsqueda antes de que la agencia o la editorial la aceptase? Por hacer estadísticas

    Un saludo, e interesantísima entrada.

    ResponderEliminar
  34. La búsqueda fue una de mis novelas más revisadas. Empezando porque la rescribí dos veces en tercera persona, una en primera persona y la revisé durante tres años.
    Aunque no siempre las editoriales evitan dar indicaciones o en algunos casos hasta consejos.
    La primera versión la leyó Alfaguara de Venezuela y me entregaron la carta del evaluador, la guardo como recordatorio de "Cómo no escribir una novela"
    Fue una crítica muy dura, pero me sirvió mucho.
    El último año fue crucial. Una corrección a fondo en la que la ayuda de Fernando fue determinante.
    A partir de entonces comprendí de qué trataba la escritura.
    El legado, la que publicarán próximamente tuvo un proceso de corrección más corto: unos siete meses, y esta vez la hice yo sola, pues quería comprobar si había aprendido. Porque has de saber una cosa, amigo Blas, una cosa es escribir y otra saber corregir.

    Espero haber aclarado tu panorama.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  35. ¡Cuanta razón en tus palabras, querida Blanca! Pues sí, los escritores aficionados como yo tendemos a revolcarnos en la autocompasión cuando se nos rechaza algún trabajo. Y sí, nunca somos objetivos. Te comento, comencé a escribir "en serio" más o menos por las mismas fechas que tú. Inicié el camino a lo grande, con una novela, para colmo primera parte de una trilogía, que luego se convirtió en saga. Incluso cuando terminé la primera versión hice encuadernar un ejemplar para mi propio regodeo (era mi secreto por entonces). Ahora veo ese ejemplar y me entra la risa. Llevo seis años retocando esa historia (entre otras muchos proyectos), ahora casi es irreconocible, y aún siento que no tiene la calidad necesaria, aunque en su momento me creía que era genial. Supongo que algo aprendemos, y eso es lo importante.
    Y va bien leer posts como el tuyo, nos devuelven la humildad que a veces perdemos de vista. No olvidemos que no todos, aunque no lo queramos ver, estamos hechos para ser escritores profesionales. Algunos tal vez tendremos que conformarnos con pequeñas antologías de concursos. Pero esto es una pasión, y al menos yo no voy a apartarla de mi vida, pase lo que pase.
    ¡Y quien sabe, quizás algún día se nos presente la oportunidad!

    Un fuerte abrazo, Blanca, es siempre un placer visitarte.

    PD: pásate por mi blog, le he otorgado un premio al tuyo, desde el cariño y la sinceridad. ¡Lo mereces con creces por tu amabilidad! Seguro que todos tus seguidores también lo creen.

    ResponderEliminar
  36. Bueno, es hora de que te pases por mi blog para recoger algo que te pertenece. Es algo que, sin duda, te mereces. Un fuerte abrazo. Besos.

    ResponderEliminar
  37. Javier, agradezco tu visita y tu comentario. Todos los escitores empezamos siendo aficionados, pero llega un momento en el que empezamos a tomarnos en serio el asunto de escribir, pues la mayoría lo hacemos porque deseamos comunicar nuestras inquietudes, y la mejor manera es publicando nuestras obras.
    Los concursos, como ya lo han dicho personas valiosas como Arlette Geneve, por ejemplo, son valiosos pues te aportan seguridad, y te indican que vas por buen camino. Creo que tú al igual que otros compañeros lograrás publicar tus novelas, pero recuerda: busca ayuda de una persona que sepa, y que esté dispuesta a brindarte el apoyo necesario para culminar una obra que no sólo contenga una gran historia, sino que esté bien contada.
    Pasaré por tu blog y retiraré el premio que con tanto cariño me estás otorgando.
    ¡Muchas gracias por acordarte de mí!
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  38. Querido Víctor, con gusto pasaré por tu blog, para retirar el premio, no sé cómo agradecer tantas atenciones, de veras, me emociona.

    Un beso,
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.