jueves, 5 de julio de 2012

Cosa de tres, (cuento de una página) por B.Miosi

No comprendo por qué elegimos siempre una cafetería para tramar algo. Pese a estar rodeados de personas nos sentimos libres para planear, contar nuestras cuitas, romper con el novio, o si es el caso, amistar con él; hablamos, lloramos, reímos, sin tomar en cuenta al mesero, o a los vecinos de la mesa de al lado. Y muchas veces el primer encuentro con la persona que formará en el futuro parte fundamental de nuestras vidas, se da en una cafetería.

Siempre me he preguntado por qué se me ocurriría juntar a mis tres mejores amigas en una cafetería. Empezando por el hecho de que ninguna tomaba café. Éramos adictas al té, acompañado con galletas; de esas que son rellenas con crema pastelera. Pero así fue. Nos juntamos una tarde para hablar en privado acerca de la manera de resolver el matrimonio de una de nosotras. «Resolver el divorcio», sería la expresión adecuada.

Una de mis amigas había descubierto a su marido en la cama con su mejor amigo. El mejor amigo de él. Y ella no era mujer de medias tintas. Era todo, o nada. Tratamos de convencerla para que no armase tanto alboroto por esa nimiedad, le dijimos que hoy en día ser gay daba cierto caché, que los gays eran individuos muy interesantes, inteligentes y capaces, pero qué va. Lo que le dolía a ella no era que su marido fuese gay. Ella sentía tal complejo de inferioridad, que se reprochaba su falta de argucia femenina, como si hubiesen dependido de ella los cambios en los gustos de su marido.
—Los hombres que sienten atracción por personas de su mismo sexo, están claros. —Todas volvimos el rostro hacia la voz que provenía de un hombre de mediana edad, sentado en la mesa vecina, sin acompañantes—. Soy sexólogo, especializado en parejas gays —explicó con sencillez.
—Pero mi marido nunca dio muestras de ser homosexual.
—Un gay no tiene que ser homosexual, puede ser bisexual —respondió el sexólogo, acercando su silla.
A mí su flema me estaba soliviantando. ¿Acaso le habíamos pedido opinión? Mis pensamientos fueron interrumpidos por nuestra amiga, la directamente afectada.
—¿Entonces usted cree que mi marido supo desde siempre que era gay?
—En el caso de su marido, no lo sé, pero muchos otros lo descubren después de que se casan y tienen hijos. Están como en estado latente, basta una leve señal y el asunto se dispara.
—¡Lo sabía! —dijo ella—, sabía que era mi culpa.
—No creo que sea culpa suya, de ninguna manera. —Afirmó una vieja, sentada a nuestra derecha—. No pude evitar escuchar su conversación, y al ver que el señor sexólogo tomó parte, me animé a participar.
«Vaya, esto va pareciendo un foro», pensé.
—¿Por qué asegura que no es culpa de mi amiga? —pregunté con curiosidad.
—Es culpa de los tiempos que corren —aseveró la anciana—, en mis tiempos no había tal cantidad de gente con esas tendencias.
—Las había, pero no se hablaba como hoy, señora —aclaró el sexólogo— la hipocresía de antes encubría muchas cosas…
—Mire, señor sexólogo, yo puedo decir mejor que nadie, que antes no había tanta gente rara. Me casé cinco veces, y enviudé dos. Tengo suficiente experiencia.
—¿Y por qué se divorció?
—Porque nuestros gustos no eran compatibles —contestó la anciana, de manera escueta.
—¡No hay derecho! —reclamó mi amiga, la afectada—, yo necesito una respuesta a mi problema, no que usted, señor sexólogo, se ponga a sonsacar a una anciana asuntos de su vida privada.
Todos guardamos silencio. El hombre, que había arrimado su silla a nuestra mesa, se alejó un poquito. La vieja tenía la suya ladeada, parecía una mesa para seis. El mesonero se acercó con su acostumbrado gesto ambiguo, que todas conocíamos, y dijo:
—Vivir y dejar vivir, ese es nuestro lema. —Dio la vuelta y regresó a la barra.
—Voy a pedir el divorcio. No soporto acostarme con un hombre que estuvo con otro.
—¿Y si fuese con otra?
—Así la cosa cambia.
—¿No cree que es él quien no desea estar casado con usted? —preguntó el sexólogo.
—Usted no se meta. No es su problema —dije yo.
—Pero hija… en eso él tiene razón, si fuese yo, hablaría primero, aclararía las cosas, o tal vez… ¿Nunca has probado el ménage á trois? —dijo la venerable anciana mirando a mi amiga, como si preguntase la hora.

El mesonero se acercó presto y veloz a una seña mía. Tal vez pensaría que le pediríamos consejo, pero pedí la cuenta. Iríamos a mi apartamento, mis amigas y yo, obviamente. No el mesonero. Allí, sin interrupciones externas solucionaríamos el problema. Observé el rostro de mi amiga y vi un brillo inusitado en sus ojos cuando dijo que lo dejásemos para otro día. Esa reunión nunca se dio. Parece que ella arregló el problema a su manera. Yo sigo pensando que las cafeterías son el lugar ideal para discutir de manera privada nuestros problemas, nunca se sabe cuándo puede surgir una idea que formará parte fundamental de nuestras vidas.

B. Miosi

17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Esa abuela se las sabía todas!, ja,ja,ja!!

      Eliminar
  2. Felicitaciones Blanca, me ha gustado mucho. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Jonás, me alegra mucho verte por aquí!

      Eliminar
  3. Un estudio sexológico americano publicado en los años setenta afirmó rotundamente que un 65% de hombres y un 70% de mujeres tienen experiencias homosexuales a lo largo de sus vidas. Por tanto; los personajes del divertido cuento de Blanca Miosi se incardinan perfectamente dentro de los datos estadísticos que fueron posteriormente reforzados con más estudios. Por cierto; ¿ya han pensado ustedes cuál o cuáles fueron sus momentos "desviados" a lo largo de sus heterosexuales vidas?
    Enhorabuena Blanca. Interesante y aleccionadora historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que no conocía esos datos, pero intuitivamente supongo llegué a esa conclusión. Esa pregunta la dejo para que te la respondan en privado, ja,ja!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. De nada, Pablo, de vez en cuando es bueno un poco de alegría en nuestras vidas.

      Eliminar
  5. Muy divertido el cuento Blanca, terrible la vieja (me habria gustado saber un poco mas de ella, je,je) El final parece obvio pero... con quienes se haria el menage a trois? Pues igual podrian ser las tres amigas ?Eh?
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que más bien la mujer que tenía el problema con el marido gay, siguió el consejo de la vieja y transó, ja,ja,ja!!!

      Eliminar
  6. Bueno, nunca se sabe quién puede estar escuchando en el asiento de al lado, ¡cuidado! De esta manera el sexólogo prestó ayuda desinteresada, pero tan o más la anciana, menuda se las gasta la experiencia, jeje.
    Me encantó leerte, Blanca.

    Besos!
    Mián Ros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja, Mián, cuando prestamos atención a lo que dicen en otras mesas nos enteramos de cosas increíbles!

      ¡Me da gusto que hayas pasado, amigo!
      Besos

      Eliminar
  7. Jajaja! Muy bueno, Blanca!
    No solo en las cafeterías nos gustaría intervenir más de una vez en las conversaciones ajenas.
    Ahora con los moviles dan ganas de meterse en la vida ajena en cualquier parte.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me inspiré en Nunca fuimos a Katmandú, en eso de las cuatro amigas, Lolita, ja,ja,ja!!!

      Bess!

      Eliminar
  8. ¡Qué divertido, Blanca!

    Mis amigas y yo tenemos la costumbre de ir a una cafetería nada más dejar a los niños en el cole. Es nuestro rato de relax. En nuestra charla de media hora hay varias consignas: nada de niños, ni maridos, ni preocupaciones. Este año, por alguna razón (pensamos en algo que le ponen al café, no creas) la mayoría de las conversaciones han girado en torno al sexo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor es cierto, Mayte, debe ser algo en el café. je,je,je!!!

      Eliminar
  9. Acabo de "tropezarme" con esta pequeña joya de humor inteligente, muchas gracias Blanca, todavía no tuve el placer de leer ningún libro tuyo pero lo haré apenas pueda. Un abrazo.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.