martes, 30 de junio de 2015

¿Eres lo que lees?

El mundo virtual es real y puede hacer mucho daño para quienes no estén preparados para afrontarlo.

Hace unos tres años empecé a formar parte del mundo que ahora muchos consideramos imprescindible. Hay pocas cosas que podamos hacer sin usar la nube, desde ver nuestra cuenta bancaria y hacer nuestros pagos o transferencias y comunicarnos; muchísimo más que antes, cuando solo existían el teléfono, los faxes y el correo postal. Incluso llamar por teléfono no era un sistema que utilizáramos demasiado por el alto costo, si las llamadas eran al exterior.

Hoy con Skype la comunicación lejana se ha transformado. Y así como ha ocurrido con las familias y amigos a los que la distancia ha separado, igual ocurre con las relaciones que a diario incrementamos en las redes sociales, nos hemos habituado a usarlas hasta el punto de que cuando no existen porque se nos va la conexión, nos sentimos extraños.

No solo los escritores aprovechan esta tecnología. Lo hacen los gobiernos, industriales, empresarios, comerciantes, vendedores, amas de casa, la educación, la televisión, radio... no creo que exista una manera de hacer algo sin que sea a través de la red. Claro que habrá todavía quienes por falta de conocimiento o inseguridad se alejen de los cajeros automáticos y prefieran ir a los bancos... que no podrían funcionar sin Internet.

La publicación de libros sufrió una transformación cuando algunos emprendedores iniciaron las editoriales digitales, en las que se podían descargar los libros y leerlos en la pantalla del computador, luego vinieron los lectores electrónicos, y la guinda del pastel fue cuando a Amazon se le ocurrió no solo facilitar la autopublicación sino vender un aparato con el que pudieran comprar los libros de su extensa librería.

De la gran masa de escritores publicados o no anteriormente por editoriales que adoptaron el sistema de Escritor Independiente, no todos tuvieron el éxito esperado, para algunos que se habían creado muchas expectativas fue un auténtico fracaso, otros idearon la manera de suplir su falta de calidad con cantidad, algunos aprendieron la lección y acometieron la autopublicación con verdadera seriedad, y unos cuantos prefirieron firmar con editoriales que los habían elegido por estar en los primeros lugares y se alegraron por formar parte del mundo literario regular, para evitar el trabajo de representarse a ellos mismos.

Todas las posiciones son válidas, no todas las personas somos iguales, yo no creo en la igualdad. Cada individuo ve el mundo de diferente manera y lo siente según su modo de ser y de razonar. A esa gran diferencia debemos el estar donde hoy estamos, unos inventan y otros hacen uso de los inventos. Unos venden, otros compran y así podría enumerar hasta el infinito.  Como también podría decir que algunos se consideran escritores muy buenos y no lo son (para mí) y sí para otros. Y algunos se consideran mediocres y son muy buenos (para mí), y no para otros.

Lo malo es no aceptar el gusto de los demás. A mí me encanta vestirme de negro, es un color que me favorece y en ocasiones compro dos o más prendas exactamente del mismo modelo y en el mismo color porque sé que después de unas cuantas lavadas, el negro tiende a perder la apariencia suave y el color negro de cuando era nuevo. Pero también me gustan los marrones, los rojos, los azules... creo que depende de la ocasión y como me sienta para elegir usarlos. Y aunque a la gente no le guste que me vista de negro o no esté tan de moda, lo uso porque es lo que mejor me va.

Igual ocurre con la literatura. Me encantan las intrigas internacionales, el misterio, el thriller, y también alguna novela histórica, pero soy capaz de leer cienciaficción, y hasta alguna novela romántica siempre y cuando el tema sea interesante y me atraiga. El erotismo también lo soporto cuando es de altura y mientras menos explícito mejor, porque como escritora sé que es el más trabajado, el más difícil de narrar y aprecio la narrativa que a mi modo de ver está bien hecha.

No es porque me considere una gran escritora, ojo, es porque soy lectora, y lo soy desde que tenía ocho años. Sé distinguir un libro mediocre de uno extraordinario, al menos desde mi punto de vista, porque ya he dicho: cada individuo tiene el suyo. Lo que para mí es bazofia para otro puede ser una maravilla, ¿de qué depende? Indudablemente de nuestra formación. De nuestra manera de ver la vida, de nuestra experiencia, de nuestros gustos y un sin fin de cosas más.

Hay personas que pueden leer historias eróticas sin parar, una tras otra, páginas y páginas de escenas explícitas y  gritarán a los cuatro vientos  que son maravillosas,  que quieren más,  que es lo que les llena, les gusta y los estimula. ¡Bien! Es su vida y son sus gustos.

Hay otras, en cambio, que se apasionan con las historias de zombies y de vampiros, o con guerras intergalácticas, o con secretos de los templarios, o con biografías de personajes históricos, o con la vida de la gente de farándula. Cada persona tiene derecho a leer lo que más le atrae, Y también cómo no, hay quienes leen de todo. Como era yo. Leía hasta la guía telefónica cuando no tenía qué leer. Ahora lo que me falta es tiempo, por eso soy más selectiva y me decanto por literatura de ficción, preferiblemente thrillers.

No soy una persona extraordinariamente cultivada, he leído a los grandes que la mayoría de los escritores se sienten obligados a mencionar, pero no todos necesariamente me han gustado. Y escribo lo que me gusta leer. ¿Tengo éxito? Tal vez. Tal vez más de lo que algunos colegas quisieran o piensan que debería tener, pero así es la vida. No todo es como nos gusta y debemos aceptarlo.

¡Hasta la próxima, amigos!


lunes, 22 de junio de 2015

Una mirada de Krina Ber sobre "El rastreador"

Krina Ber escribió acerca de El rastreador:

"Ocurrió lo que temía, Blanca: leí lentamente la parte que medio conozco por haber asistido a la génesis del libro, y paff, anoche quedé enganchada hasta terminarlo completo a las 4 AM. Ja, ja, ja, ya me imaginaba que sería así. Lo entendí cuando se me fue el sueño y sentí el corazón latir acelerado como cuando me pego a un libro de Katzenbach, Mankel o Camila Lackberg y no puedo soltarlo hasta que todas las cosas se resuelvan y los protagonistas estén a salvo de todos los peligros. Bravo, amiga. No voy a incurrir a esa especie de pudor que a menudo nos impone la parquedad en alabar los libros escritos por nuestros amigos más queridos, por la duda de que precisamente la cercanía y el cariño personal influya a su favor, o que parezca que es así. ¡El Rastreador es un excelente libro y un tremendo thriller! Desde que te conozco (y no es mucho tiempo) admiro tu capacidad de imaginar y narrar, y especialmente este último año, cuando te vi concebir una idea totalmente nueva y seguirla de frente —por más lejana que esté de nuestras vida y ámbito cotidiano (tan lejana como Pakistán y la lucha antiterrorismo) y por diferente que esté de todas las que has escrito antes—; te vi investigar muy en serio aquellos sitios, grupos, culturas, organizaciones, formas de comportarse y de hablar, inimaginables para mí, e incorporar todo ese conocimiento en una historia sólida de principio al final, con acción trepidante y una narrativa tan fluida y eficaz como la pide este género; te vi escribir los primeros capítulos, y sobre todo, comenzar y terminarla en muy pocos meses. Un abrazo y felicitaciones!"

Krina Ber es escritora, políglota, crítica literaria, ganadora de premios de narrativa y, ante todo: amiga. 

¡Muchas gracias, querida amiga por dejarme tu impresión de El rastreador!

domingo, 21 de junio de 2015

¿Eres el reflejo de lo que escribes?

Cuando era lectora y ni siquiera había cruzado por mi mente la idea de escribir una novela me preguntaba: ¿qué sentirían los escritores cuando los lectores se introducían por horas en lo que ellos habían plasmado en sus libros? Me imaginaba que sentirían la sensación de un zumbido dentro de sus cerebros, o algo por el estilo, sobre todo si eran superventas. 

Hoy, después de catorce años de escribir sé que no es así. No existe una conexión invisible entre el lector y el autor, aquella idea romántica que yo tenía de una especie de vinculación mental sé que es imposible. Existe, sí, una conexión bastante fuerte entre el lector y la obra que el autor escribió. Puedo decirlo por experiencia. Cuando leo un libro y me engancha y cala en lo profundo de mí ser puedo pasar días pensando en el protagonista, aun después de haber terminado de leerlo. Es lo que supongo sucede con todos los buenos libros.

Hoy en Facebook publiqué una pregunta que hizo una amiga lectora, María José Feria, en Google+: 
"A veces, abres un libro y estás mirando la radiografía de su autor; a veces..."
Tal cual, con los puntos suspensivos y todo. ¡Ah... esos puntos! Sugieren mucho más que un etcétera. Mucho más. Por eso debemos tener tanto cuidado al usarlos en la narrativa, su exceso puede convertir un texto en algo ilegible.

Pero volviendo a lo que iba: No es verdad que todos los escritores utilicen las novelas como una especie de psicoanálisis en el que vuelquen sus frustraciones, carencias o experiencias propias. Así como no tenemos mentes criminales ni somos la esencia de la madre Teresa de Calcuta, nuestras historias reflejan solo lo que nuestras mentes imaginan que podría ocurrir en determinadas circunstancias.
Una novela tiene dos mundos: el del que la escribe y el del que la lee.
En lo personal prefiero no dejar trazos de mí en lo que escribo. No soy muy dada a contar mi vida ni a hablar de mí misma. Jamás llevé un diario, creo que porque tenía tendencia a ocultarlo todo, a guardarlo todo, a hablar lo menos posible para pasar inadvertida.Tampoco pienso algún día hacer una autobiografía, porque no quisiera involucrar a otras personas que necesariamente tendrían que estar en ella. Y créanme, hay pasajes muy oscuros de mi vida. Demasiado tenebrosos como para que algún día pueda la luz llegar a iluminarlos.

Es todo lo que pienso decir de mi niñez y adolescencia. Mientras tanto prefiero alejarme con mis libros y sus personajes lo más posible de mí propia existencia. De eso se trata la labor de un escritor. De crear de la nada y hacer que los lectores piensen que es un evento que sí ocurrió. Como lectora que soy lo percibo así, y es como deseo que me recuerden mis lectores. "La mujer que escribía historias de hombres que gustaban a las mujeres". Como cierta vez Marlene Moleon explicó sabiamente en una sola frase en un artículo de Eriginal Books.

Es todo por hoy, amigos,

¡Hasta la próxima!

martes, 16 de junio de 2015

Los precios de los libros en Amazon

Cuando empecé a publicar en esa plataforma el 2011 decidí que era mejor poner mis libros al precio mínimo permisible: US$ 0,99.

Estuvieron así por largo tiempo y daba resultados. En comparación con libros publicados a través de editoriales la diferencia era notoria y fue así como los independientes nos fuimos dando a conocer. Hoy en día ya no tengo mis libros a ese precio pues he comprendido que los lectores que compran en Amazon en muchas ocasiones asocian el precio con la calidad.

No niego que siguen existiendo libros bastante mediocres a precios altos, pero tienen su público cautivo y son sus lectores (as) fieles quienes los seguirán comprando al precio que sea, como ocurre con cualquiera de los grandes escritores conocidos, o famosos, por decirlo de otra manera.

Por un tiempo pensé que si subía los precios nadie los compraría, y en efecto, sucedió por un tiempo, pero no era por el precio en sí, sino por la enorme cantidad de títulos nuevos que se publican a precios bajos que luego de ser leídos no convencen, y mis libros siguieron vendiéndose, sea por recomendación, promoción o porque simplemente a la gente les gusta.

Mi consejo es que los escritores independientes deberíamos tener nuestro libros por encima del habitual US$ 1.99. Así nos ayudamos todos, porque las regalías a partir de US$ 2.99 son del 70% y porque aunque vendamos un poquito menos, a la larga en ganancia el resultado será mejor.

Y lo más importante: nuestros libros tendrán la apariencia de ser valiosos, no baratijas a precio de ganga. La parte más difícil la hicimos los pioneros (con ciertas excepciones), dimos a conocer al mundo que existían escritores independientes que tenían mucho que ofrecer a los lectores sacrificando ganancias por volumen, pues era la única manera de que nos compraran en masa. Aprovechen pues, esta época en la que muchos independientes empiezan a vender a precios reales y eleven el precio de sus libros, estoy convencida de que los resultados que obtendrán serán mejores.

Y hablando de precios: Amazón escogió a EL RASTREADOR como una de las promociones de verano y del precio regular US$ 3,99 ahora lo está ofreciendo a US$ 1,39, ¡Qué barbaridad!
¡Aprovechen la oferta, amigos, que durará poco tiempo!

¡Hasta la próxima!




viernes, 5 de junio de 2015

EL RASTREADOR, mi nueva novela


"El rastreador se mueve entre la pasión por un amor imposible y el apego al deber en un escenario conflictivo en el que luchan dos religiones, dos pensamientos y formas diferentes de ver el mundo. Si alguien piensa que la lucha contra el terrorismo está terminando, cambiará de idea. Acción, intriga, odio y amor son los ingredientes que acompañarán al lector desde el principio al final. 
Kevin Stooskopf, un ex miembro de las fuerzas especiales norteamericanas. Habla árabe, pashtún, inglés y francés. Su apariencia facilita su adaptación, según Charles Day, la mano derecha de Jonh Brennan, es el único capaz de llevar a cabo la misión. Lo convierten en terrorista y es encarcelado en Belmarsh, puesto en libertad y lanzado a la aventura."


Es la sinopsis de El rastreador que aparece en Amazon

Toda la vida he sido lectora de novelas de aventura, me inicié leyendo a Salgari, Verne, Dumas... y después proseguí con Forsythe, Morris West, Grisham, Archer, Connelly... creo que fueron mis influencias y aunque no sea tan buena como ellos disfruto una enormidad escribiendo argumentos enrevesados, historias que hacen viajar de un extremo a otro del mundo para tratar de solucionar los problemas que la trama va gestando.

Algunos dicen que lo hago bien, otros quizá no estén de acuerdo. Lo importante para mí es entretener, comunicar, informar, y deseo hacerlo a través de mis novelas. Durante muchos años solo fui lectora apasionada, admiraba a los escritores capaces de hacer que me abstrajera del mundo, me asombraba su capacidad para entretejer historias, y cuanto más complicadas, más era el goce que sentía al ser llevada de la mano del autor hacia el desenlace final, ¡Ah... qué delicia es la lectura!

Hoy sigo leyendo y al igual que antes lo hago con la misma fruición.

Pero hace unos años me atreví a incursionar en la escritura. Al principio con timidez, recuerdo la primera novela que escribí. Una romántica, cursi, ahora que la recuerdo... en la que intenté poner todo lo que me parecía interesante hasta hacerla parecer una guía para un turista perdido. Por suerte no salió a la luz. Con los años aprendí que menos es más. Que el arte de escribir consiste en utilizar la menor cantidad de palabras con el mayor significado posible. Aprendí que tres páginas pueden reducirse a una sin perder su esencia.

Así escribí La búsqueda, El legado, El manuscrito... y ahora presento El rastreador

En menos de diez días está en el top 10 de los más vendidos en Amazon.com lo cual me regocija, porque era un tema nuevo para mí y pensé que no podría con él. Dejo a su criterio opinar si es buena, mala o mediocre. Como sucedió con todos mis libros, cada minuto que pasé escribiéndola fue de una intensidad extraordinaria. Ahora ya no me pertenecen esas sensaciones, ahora son los lectores quienes decidirán si acompañan a Kevin Stooskopf a llegar al final.


¡Hasta la próxima, amigos!

A la venta en relinks.me/B00Y1LRWBO 

martes, 2 de junio de 2015

La Hora Amazónica, desde la Bahía de San Francisco

Hoy les voy a hablar de este maravilloso proyecto que junto a mi querido amigo Freddy Piedrahita, director y moderador del programa Voces Unidas estamos llevando a cabo desde hace algunas semanas, con el apoyo del dinámico grupo Divinas Lectoras administrado por Cecilia Pérez, China Yanly y Yesebeth Ollarve en Facebook.

Como algunos de ustedes saben el grupo divinas lectoras se formó hace escasamente cuatro meses y ya lleva la cifra récord de 16.000 participantes. No es un grupo más de Facebook en el que cualquiera que tenga un libro postea su promoción y desaparece. No. Bajo la tutela diaria de Cecilia Pérez desde Uruguay, los autores son constantemente promovidos por medio de fan arts artísticamente elaborados por China Yanly en Miami y con sorteos y concursos limpiamente ejecutados a cargo de Yesebeth Ollarve de Venezuela. 

Además de La Hora Amazónica que presento durante media hora los días miércoles a las 14:00 horas California, también el grupo Divinas Lectoras tiene un espacio dirigido por Cecilia Pérez llamado La hora Romántica, que se pasa los días lunes, martes y jueves a las 11:00 horas de California.

Todo esto gracias a la confianza que puso en nosotras Freddy Piedrahita quien amablemente es el que coordina toda la logística para que los programas se lleven a cabo. También en la misma frecuencia dirige dos programas más: ENTRELÍNEAS que pasa los viernes a las 14:00 horas, California y
El Rincón de las Artes con la poetisa Katia Barillas de Nicaragua, residenciada en San Francisco, California.

En La Hora Amazónica estaré entrevistando a escritores, lectores, periodistas y a gente relacionada con la literatura, también daré noticias de libros, comentarios, tips para hacer mejor uso de su cuenta en Amazon, trucos para mejorar las ventas de sus libros y tocaré algunos temas más de interés para escritores y lectores. Espero que les sea de utilidad y si tienen oportunidad de escuchar el programa dejen su opinión y participen en el chat en comentarios.

Aquí los programas en orden de fecha:

3 - Entrevista al escritor Esteban Navarro
4 - Entrevista al escritor Manuel Navarro
5 - Conversación 2° Concurso de Amazón
6 - Entrevista al escritor Jordi Díez
7 - Entrevista al presentador Ismael Cala
8 - Entrevista a la escritora Mercedes Pinto
9 - Entrevista a la editora Marlene Moleon
10 - Entrevista a la escritora María José Moreno
11 - Entrevista a la escritora Pepa Fraile
12 - Entrevista al escritor Rafael R. Costa
13 - Entrevista al escritor Favio Ayala
14 - Entrevista al escritor José Vicente Alfaro
15 - Conversación con Freddy Piedrahita
16 - Entrevista a Mercedes Gallego
17 - Entrevista al escritor Enrique Laso
Entrevista que me hizo Cecilia Pérez en La Hora Romántica
18 - Entrevista al escritor Lucas Barrera
19 - Entrevista al escritor CJ Benito
20 - Entrevista al escritor Francisco Zurita
21 - Entrevista a la escritora Myriam Millán
22 - Entrevista al soldado de Afganistán Jorge L. Guzmán
23 - Entrevista al escritor Paul Andreas Wunderlich
24 - Entrevista al escritor Fernando Gamboa
25 - Entrevista a la escritora Delmi Anyó
26 - Entrevista al escritor Mario Villén Lucena´
27 - Entrevista al escritor Federico Labandal
Programa especial de Entre Líneas con Pancho Tronera y Freddy Piedrahita
28 - Entrevista al escritor Heberto Gamero
29 - Entrevista al escritor Mister M
30 - Entrevista al escritor Javier G. Valverde
31 - Entrevista con la escritora Adelfa Martin
32 - Entrevista con la lectora Marina Collazo
33 - Entrevista con el escritor Alexander Copperwhite
34 . Entrevista a la escritora Rocío Castrillo
35 - Conversación con Freddy Piedrahita, Primer programa del 2016
36 - Conversación con la lectora Roxy González
37 - Conversación con Marina Collazo
38 - Conversación con la lectora María José Feria
39 - Conversación con Tatty - El Universo de los Libros
40 - Conversación con Jordi Díez
41 - Conversación con Marlene Moleón
42 - Conversación con María Loreto Navarro
43 - Conversación con Neo Coslado
44 - Conversación con Pablo Rodríguez
45 - Conversación con el escritor Franklin Díaz
46 - Conversación con Mark Reklau
47 - Conversación con Cita Franco Parrilla
48 - Conversación con Ernesto Valdes
49 - Favio Ayala
50 - Rotze Mardin
51 - Lee Vincent
52 - Lizzy Kashougi
53 - Rafael Guerrero 
54 - Marcos Nieto Pallarés
55 - Sol Taylor
56 - Cándido Macarro
57 - Víctor Mirete
58 - Marlene Moleon
59 - Francisco Hernaiz Requena
60 - Jaime Blanch
61 - Jordi Díez
62 - Rachel Bels
63 - Geovanni Andrade
64 - Lisa Aidan
65 - Teresa Guirado
66 . Enrique Laso
67 - Marina Collazo
68 - Fernando Cotta
69 - Pedro Delgado
70 - Mario Escobar
71 - Stefania Bloom
72 - Dolors López
73 - Sonsoles Fuentes
74 - Olga Núñez Miret
75 - Pedro Martí
76 - Lorena Franco
77 - Isabel Acuña
esp - Mario Escobar y Mercedes Pinto (FIL Guadalajara)
78 - Roberto Miranda Moreno
79 - Lusa Guerrero
80 - Luis Chonati
81 - Aída del Pozo
82 - Ana Ballabriga y David Zaplana
83 - Ulises Bértolo García
84 - Jacobo Otero Omaña
85 - Nathaly Meléndez
86 - Freddy Piedrahita
87 - Adrián Henríquez
88 - Sergio Llanes
89 - Silvia Sanfederico Roca
90 - Maite R. Ochotorena
91 - Ingrid Gómez Natera
92 - Diego Vidal - Editor
93 - Alberto Guaita Tello
94 - C.H. Dugmor
95 - Enrique Vidal
96 - Celia Velazco
97 - Nicolás López Cisneros
98 - Liliana del Rosso
99 - Especial con Freddy Piedrahita
100 - Andrea Golden
101 - Blanca Miosi/Mercedes Pinto (Especial)
102 - José Antonio González Queiró
103 - Francisco Casero Viana
104 - Simón Trujillo