domingo, 30 de agosto de 2015

¡Ay, mi pobre Rastreador, hay algunos que de verdad te odian!

Casi todos mis doce libros han estado en los primeros lugares del top general de Amazon, especialmente Amazon USA; sin ir más lejos, mi novela “La búsqueda” estuvo un año y tres meses consecutivos en el primer lugar del top 100.
Mi última novela, “El rastreador” estuvo en el primer lugar un mes y medio, y se conserva entre los primeros cuatro lugares. En Amazon.com tiene un total de 86 comentarios, la mayoría de 5 estrellas. Algunos de 3 y un comentario de una estrella.
En España, sin embargo, de donde son la mayoría de mis amigos escritores, es de donde provienen los comentarios más agrios, no obstante he decidido tomármelo con humor, porque a través de sus comentarios puedo estudiar su perfil psicológico (así como ellos se toman la libertad de hablar de mis obras)

Aquí un comentario de 1 estrella de un lector impaciente, incrédulo, pero al mismo tiempo sensible, porque siente lo que dice:

Se buscan argumentos y situaciones, a veces inverosímiles, para rellenar páginas. Siento decirlo, pero abandoné su lectura al primer cuarto de libro.
Este lector además de faltas de puntuación, parece que se equivocó de novela, pues habla de una “tela” romántica. ¡Por otro lado es muy vergonzoso y se horroriza con facilidad!:
Novela romantica tela de mala disfrazada de thriller de acción. No hay por donde agarrarla, algunos pasajes producen vergüenza ajena. Un horror.
Aquí hay uno al que le gustan las novelas sumamente creíbles y realistas. ¡En lugar de leer novelas debería de leer el periódico o escuchar las noticias de la TVE!:
Trama sumamente increíble en algunos momentos. Muy cogido por los pelos y no realista con algunas situaciones de la cultura islámica.

Otro lector que le gusta el libro porque es fácil de leer, ¡qué suerte! Pero parece que no le gustan mucho las series americanas. Lástima, recordaré eso la próxima vez para escribir algo que sea más de su agrado.
Es un libro que se lee fácil, aunque la historia recuerda mucho a las típicas de héroe norteamericano.
Aquí un perito en traducciones. (No sabe que el libro está escrito en español), y debe tener algo en contra de los latinoamericanos. ¡A este paso tendré que aprender a hablar en español de España para poder satisfacerlo! ¿Discriminación?
La traducción al castellano a veces es extraña, con palabras o expresiones que diría son de Latino-América.
Una lectora que parece que se refiere a que amó a mi libro pero puso 1 estrella, algo me dice que tiene cierta neuropatía. ¡Si así me ama, mejor que no me odie! (Lo copio tal como lo escribió, ella es española por cierto)
I lovet it.
Y aquí uno que se lleva la palma. Pone 1 estrella a TODOS los que ocupan los primeros lugares, en este caso no solo es despectivo, parece que tiene odio en contra de los que no compran su libro: 
(Debe de darle cada pataleta cuando ve un libro arriba…)
Un desmadre que nunca llega a cuajar. El argumento de este libro es muy flojo. Libro del montón, no merece la pena.
Como ven, amigos, si una no se lo toma con humor podría terminar tan trastornada como ellos, porque solo siendo así pueden unas personas dejar comentarios tan hirientes, despectivos, y en algunos casos hasta con matices de discriminación racial. ¿O es que acaso los latinoamericanos no tenemos derecho a expresarnos en el idioma con el que hablamos?

Pero así y todo estoy muy contenta de como me va con mis libros. A finales de septiembre tendré el relanzamiento de  mi novela “El manuscrito I El Secreto” por Ediciones B y al mismo tiempo saldrán las ediciones en francés, alemán e inglés.

Y para finales de año la guinda de la torta: Todas mis novelas a través de la firma Audible podrán ser escuchadas. Ya el contrato está firmado y solo espero con ansiedad poder escuchar mis novelas. Un regalo caído del cielo.

Sé que no caigo bien a muchas personas. Más de las que puedo contar con los dedos de las manos. Reseñadore(a)s de blogs, lectore(a)s, escritore(a)s, sobre todo; muchos de ellos me han borrado de sus amistades en Facebook y otros tantos de Twitter, pero yo sigo adelante con mis proyectos, mis novelas, mis promociones y mi programa de radio. Y seguiré así duélale a quien le duela, que el mal se lo hace quien me odia, porque yo estoy feliz, este año me han sucedido muchas cosas buenas, tanto en mi vida personal como con mis libros.

¡Hasta la próxima amigos!

sábado, 29 de agosto de 2015

Reseña de EL MANUSCRITO en Libro Magno

LIBRO MAGNO es un blog de reseñas.  Como dice su administrador, solo publicará las reseñas de los libros que le han parecido buenos. Creo que hace falta más sitio como estos, y aunque sé que muchos blogs de reseñas evitan leer y reseñar mis libros, a veces encuentro análisis como este, lo que me proporciona una gran satisfacción y agradecimiento. Copio la reseña:

El Manuscrito - Blanca Miosi



¿Qué harías si te encontrarás un manuscrito (libro antiguo) con propiedades especiales que hacen que el texto desaparece cuando cierras el libro o que cada vez que lo abres encuentras una nueva historia? Ese es el contexto de la historia que vive el escritor Nicholas Blohm en la novela "El Manuscrito".

"El Manuscrito" de Blanca Miosi, es en pocas palabras, una novela perfecta. Una extraordinaria mezcla de creatividad, suspenso, conocimiento y mucha historia, es lo que nos presenta esta excelente autora, con una fantástica narración entretenida llena de suspenso y de buenos personajes.

Una historia singularUn escritor en busca de ideas para su próxima novela se encuentra con un manuscrito mágico, lleno de propiedades extraordinarias. El extraño manuscrito de origen desconocido no solo tiene una excelente historia muy interesante (la de un hombre llamado Dante Contini-Massera y un extraño secreto oculto en Europa desde hace varios años), sino que quien lo lee se encuentra con una historia diferente (cuando se cierra el manuscrito la novela desaparece), lo cual es muy misterioso, pero cautivante para el escritor Nicholas Blohm.

Es en este contexto que se desarrolla una fantástica historia de suspenso, intrigas y mucha emoción alrededor de secretos antiguos, obras de arte, historias dentro de historias, literatura, nazis, narcotráfico, y hasta prostitución.

Una buena estructura
La historia tiene tres partes claramente diferenciadas:

En primer lugar, está el contexto. Aquí el lector se encontrará con Nicholas Blohm tratando de entender un extraño manuscrito y al mismo tiempo disfrutando una novela fantástica sobre Dante Contini-Massera. Esta primera parte es la de conocer a los personajes (curiosamente dos protagonistas: Dante y Nicholas). Una parte con mucho suspenso, y con un excelente desarrollo de la "historia dentro de la historia" que deja sin aliento al lector.
Luego llega un giro excelente y absolutamente inesperado que hace que el lector resulte leyendo una sola historia (demasiada creatividad). La verdad creo que la mayoría de los lectores quedarán sin respiración con el extraordinario giro que da la historia de Nicholas. Sencillamente fantástica esta segunda parte, donde más que desarrollar nuevos personajes, lo que hace Miosi es comenzar a desarrollar los existentes, revelando su pasado, sus intenciones para que el lector comience a sentirse en una historia de suspenso, conspiraciones, decisiones difíciles y muchos secretos a partir de objetos antiguos, obras de arte, tratados científicos, y mucho más.
La parte final de la historia es la revelación de secretos, decisiones fuertes y un cierre que resulta brindando lecciones de moralidad al lector. Esta última parte es muy buena (tal vez es un poco rápida), pero tiene un cierre de ensueño, al proporcionar enseñanzas para el protagonista a partir de una muy buena historia de desempeño.

Un derroche de creatividadComo siempre ocurre con las reseñas de novelas, es difícil describir con palabras una novela sin contar la historia a los lectores pero hay muchos elementos que vale la pena mencionar.

En primer lugar la creatividad de la historia. Cuando el lector se encuentra con la narración, los diferentes giros que ocurren alrededor de los personajes, la mezcla de conceptos (pasan de hablar de cuadros del siglo XVIII a hablar de prostitución y narcotráfico en Colombia) es evidente que la creatividad de la señora Miosi es "de leyenda". ¿Una historia dentro de una historia? ¿Un manuscrito con este tipo de comportamientos extraños? ¿Temáticas de la Segunda Guerra Mundial y el comportamiento de Nazis en América Latina? La obra no es muy extensa pero es impresionante como en tan poca longitud, Miosi pudo crear una muy buena historia.

Creo que "El Manuscrito" de Blanca Miosi, es lo que precisamente el Manuscrito de la historia genera en Nicholas Blohm: Una extraordinaria fuente de inspiración, una novela que cautiva, y que quieres seguir leyendo desde el principio hasta el final. Felicitaciones a la autora.

Mucho conocimiento
Otro de los ingredientes de éxito de esta historia es el conocimiento relatado en la historia: Es evidente que Blanca Miosi es una investigadora y una lectora total. Se encuentran relatos y personajes de la segunda guerra mundial, historias de algunos países de América Latina, descripciones muy completas de diferentes lugares de Italia, costumbres del sistema comunista de la antigua Unión Soviética, fantásticas obras de arte europeo de siglos pasados, entre muchas cosas más.

En toda esta información se ve no solo conocimiento académico sino cultural (es genial una descripción de como los europeos ven a los americanos que además de ser muy bien escrita es sumamente real). Hay un sinnúmero de ejemplos a lo largo de la historia que demuestran la buena escritura de Blanca Miosi.

Y a pesar de la gran cantidad de información expuesta, la forma como se narra logra que sea entretenido leer la historia desde el inicio hasta el final sin que el lector se sienta atiborrado de información. Muy buena historia.

Ahora bien, como colombiano que soy, no puedo negar que en un momento de la historia, se habló un poco fuerte de Colombia. Lastimosamente no solo este libro, sino muchos más, cuando hablan de Colombia, solo hablan de temas como narcotráfico entre otros conflictos sociales más. Y aunque no es culpa de Blanca, pues desafortunadamente esa imagen de país todavía se mantiene gracias a nuestro pasado y a los medios, si es bueno enfatizar que Colombia tiene más cosas positivas que negativas.

Desarrollo de los personajes
Con lo poco que puedo contar, puedo decir que es evidente que cada personaje fue muy bien pensado: Tanto Nicholas Blohm como Dante Contini-Massera son excelentes protagonistas, que exhiben sus miedos, sus historias, sus romances y hasta sus caprichos.

Y no solo los protagonistas, el mayordomo, la madre, el monje, el científico, el soldado, el guardaespaldas, el militar, ... cada personaje es bien pensado, bien modelado, bien detallado.

Y esto hace que cuando a veces la narración cambia de protagonista, es fácil para el lector ubicarse y no confundirse o no preguntar por qué una cosa o la otra.

Excelente.

El final rápido pero genial
La versión que leí del Manuscrito fue digital, lo que me permite ver un porcentaje de lo que llevó leído en cualquier momento, y les confieso mi reacción cuando se iba acercando el final de la historia. Cuando iba en el 88% leído estaba tan en medio de tanta emoción que tuve temor de que una obra tan buena fuera a tener un final demasiado rápido, pues para el ritmo de la historia (muy bien manejado por cierto) lo que quedaba por leer era demasiado poco para clausurar la historia de una forma fantástica.

Y efectivamente ocurrió pues sucedió lo que temía: Los últimos capítulos fueron demasiado rápidos para el ritmo que tenía la historia. Ese es el punto que creo que podría mejorarse.

Sin embargo, debo aclarar que a pesar de eso, el final es sencillamente espectacular: En medio de una muy buena historia de suspenso, hay una excelente lección de principios. Muy buen final que genera preguntas, que motiva a seguir leyendo, y que motiva a ir más allá en las historias de esta excelente escritora.

Para terminar, un poco sobre Blanca Miosi
Quiero terminar esta reseña detallando algunos detalles sobre la autora.

Hace unos meses comenzó a surgir en mi la expectativa de leer una obra de Blanca Miosi. Además de que ella había comentado una de las reseñas de nuestro sitio Web, es innegable que su nombre se ha comenzado a sentir en el mundo editorial.

Les cuento un poco sobre Blanca Miosi como autora: Un blog con un nivel de actividad bastante alto (Blog de Blanca Miosi), una colección bastante numerosa de historias, títulos en su mayoría muy originales, un nivel de actividad bastante interesante en redes sociales, sin contar su actividad de promocionar a otros autores en Internet.

Cuando se medita en estos hechos y después de haber leído "El Manuscrito", es claro que Blanca Miosi es una autora excelente y con un potencial aún mejor: Creo que una mujer tan preparada y tan activa es un excelente ejemplo para autores en desarrollo.

Así que si el lector de mi blog es alguien que sueña con convertirse en un autor en el género literario le recomiendo revisar los libros de Blanca Miosi.

Con seguridad reseñaré aquí más libro de Blanca Miosi.

En Libro Magno podrán encontrar reseñas de libros de actualidad, no todos son de escritores independientes, figuran en el blog obras de autores tan diversos como Gregory Mankiw, Steve Pavlina, Dan Brown, Marcos Chicot, Howard Gardner, John C. Maxwell, Doland Trump, John Katzenbach, entre otros.

lunes, 17 de agosto de 2015

Venezuela: El país de Latinoamérica con más autores en el Concurso Independiente 2015 de Amazon

page1image416page1image584page1image752
Venezuela representa el país de Latinoamérica con más autores participando en el Concurso Literario de Amazon para libros en Español
Tras la gran respuesta obtenida el año pasado en España, donde se realizó la 1.o edición del Concurso Literario de Autores ‘Indie’, Amazon decidió realizar por segundo año consecutivo el certamen y amplió la convocatoria para hispanohablantes alrededor del mundo. Hasta el 31 de agosto los títulos pueden ser ingresados a la plataforma de KDP (https://kdp.amazon.com) para participar.
En la quinta semana de inscripciones de esta 2.o edición del Concurso, el número de participantes venezolanos es impactante y sigue creciendo. Venezuela se sitúa como el segundo país con más participantes después de España (1o), sobrepasando a México (3o), Estados Unidos (4o) y Argentina (5o). Caracas, después de Madrid es la segunda ciudad con más títulos, le siguen: Ciudad de México, Barcelona (España), Valencia (España), Sevilla y Miami.
De las 24 Entidades Federales de Venezuela, hay participantes de 19 de ellas, las que tienen más obras suscritas son: Miranda, Distrito Capital, Carabobo, Zulia y Lara.
En lo que va del Concurso (Desde el 1 de julio), hay 450 títulos participando que han sido inscritos desde 25 países de todo el mundo, entre ellos España, México, Canadá, Francia, Israel y Australia. Hay obras de géneros como: Literatura y Ficción, Ciencia Ficción y Fantasía, Misterio, Thriller y Suspenso, Niños, Auto-Ayuda, Romance, entre otros.
Para más información, se pueden consultar las bases en: http://www.amazon.com/concursoindie y subir las obras en: https://kdp.amazon.com. El ganador obtendrá: $2,500 USD, su obra en edición impresa por la editorial La Esfera de los Libros y en audio por Audible, traducción al inglés y publicación en formato digital, impreso y audio por AmazonCrossing (Sello de Amazon Publishing que traduce y publica obras literarias internacionales).
Los títulos participantes están disponibles en la Tienda Kindle y se podrán leer en dispositivos Kindle, así como en las aplicaciones de lectura Kindle gratuitas para dispositivos iOS, smartphones y tablets Android.
Kindle Direct Publishing (KDP), es una plataforma que permite a autores y editoriales publicar libros digitales en todo el mundo, de forma rápida, sencilla y gratis.
Si necesita más informaciones, envíe un correo para prensakindlelatam@amazon.com.

sábado, 8 de agosto de 2015

El rey de los gitanos

EL REY DE LOS GITANOS
Blanca Miosi


A la mujer y los dos niños no les interesaban las ratas que corrían libremente por los recovecos de los bloques de adobe con que estaba construida la precaria vivienda, una más del barrio Mendocita, más conocido como “el basurero”.  Martha se encontraba allí de vacaciones; era lo que su madre había dicho al dejarla al cuidado de la abuela. A sus ocho años, la niña estaba acostumbrada a vivir en diferentes domicilios, situación que consideraba en extremo interesante.  Para el inicio de clases faltaban tres meses, y para Martha cualquier sitio era bueno. Al asomarse a la puerta podía ver la escalera excavada en la misma tierra, hasta lo alto del cerro. Más abajo quedaba el vertedero, donde columnas de humo grisáceo se elevaban formando volutas que se mezclaban con el olor nauseabundo de los deshechos en descomposición. Desde la punta del cerro se podía observar la capital: “Lima, la Ciudad de los Reyes”, como la habían bautizado los españoles. Para la niña este título tenía su encanto. Su pequeña nariz se acostumbró con rapidez al permanente olor nauseabundo de Mendocita, y pasaba las horas correteando por el cerro con su tío Ernesto, que apenas era dos años mayor que ella.

Una de las estancias de la choza servía de dormitorio. En la otra la abuela criaba cuyes, unos animalillos sospechosamente parecidos a las ratas que suelen servirse en las mesas peruanas como platillo especial. Servía al mismo tiempo de cocina, baño y para llevar a cabo cualquier otro menester. No había más. Martha nunca pudo diferenciar los cuyes de las ratas que se movían libremente junto a las jaulas.  Cuando la abuela preparaba cuy, ella saboreaba hasta el último huesito, sin importarle si eran o no parientes de aquellas.    

Por lo general los niños trataban de alejarse todo lo posible del basurero, a veces llegaban hasta el barrio vecino de La Parada  y se perdían por las callejuelas llenas de gente de toda clase que se movía afanosamente de un lado a otro acarreando bultos, a veces sobre la espalda, otras, en carretillas, camino del mercado mayorista situado justo en el centro de ese revoltijo de gallinas, pavos, cerdos, pescados y gritos. Había tal bullicio que para entenderse todos debían hablar a gritos.
—Martha, ¡es el rey de los gitanos! —Señaló Ernesto con el brazo.
—¿Rey de los gitanos?
—¡Y viene hacia acá! —añadió el niño, bajando el tono.
Un hombre delgado con la camisa desabotonada, un pañuelo amarrado en la cabeza y un diente de oro que sobresalía en su sonrisa se acercó a ellos.  A su lado, una  mujer con el atavío propio de las gitanas caminaba contoneándose, tratando de seguirle el paso.
—¿Me señalabas? —preguntó el hombre, dirigiéndose al pequeño.
Ernesto se quedó mudo. Martha esperó inútilmente a que reaccionara y cuando vio que el hombre iba a abrir la boca, se adelantó.
—Sí. Dijo que eres el rey de los gitanos.
—¿Y tú que piensas?
—Que debes serlo.
—Veo que no me tienes miedo…
—No creo que sea cierto que los gitanos despellejen a los niños para volverlos más blancos. Es una tontería —explicó Martha.
El hombre soltó una risotada y acarició la cabeza de Martha. La mujer que estaba a su lado también sonrió y acomodó las pulseras que tintineaban en sus muñecas.
—Señor rey de los gitanos…, nosotros ya nos íbamos a casa —articuló por fin Ernesto.
—Nada de eso. Ustedes me han caído bien; vengan conmigo.
Los niños se quedaron de una pieza. El hombre les dio un pequeño empujón para que se animaran y pronto estaban cruzando la puerta abierta en una larga pared blanca.
—Me llamo Miguel y soy el rey de los gitanos, es verdad. Si sabes quién soy, debes saber a qué me dedico —dijo el hombre, dirigiéndose a Ernesto—. Todos aquí trabajan para mí. Yo te enseñaré a ser un buen gitano.
—Señor… yo no quiero ser gitano, yo quiero ir a mi casa…
—Un buen gitano sabe predecir el futuro, pero primero debe saber cómo hacer que se cumpla, ¿me entiendes? Tienes que ser cauteloso. A todo el mundo le gusta que le lean el futuro, ya lo comprobarás, solo tienes que acercarte a las personas y preguntarles si desean conocer su futuro, el resto corre de nuestra cuenta.
—¿De veras puede saber el futuro? —preguntó Ernesto a punto de llorar.
—Por supuesto, hijo. Ellos vendrán, yo les quitaré el dinero y después se irán un poco más pobres,  ¿Ves como sé predecir el futuro? —El hombre soltó una carcajada tan contagiosa que hasta Martha empezó a reír con él.
—En cuanto a ti… —la miró detenidamente—, tú no eres de por aquí, ¿verdad?
—Estoy de vacaciones —dijo ella—.  Solo  unas semanas, de vacaciones—enfatizó.
—Ya veo… tratándose de… ¿cómo te llamas? —preguntó dirigiéndose a Ernesto.
—Ernesto, señor… pero no puedo…
—Ya que estás con Ernesto, mi amigo y futuro colaborador, te haré un favor especial. Morgana —señaló a la mujer—, léele el futuro a esta niña.
—Me llamo Martha, pero no tengo dinero, así que temo que no podrás predecirme el futuro.
El rey de los gitanos sonrió al mirarla.  Su rostro cambió de manera sorprendente. Ya no era el hombre de gesto grotesco y risa escandalosa. Hizo una señal con los dedos sin dejar de observarla y la mujer se acercó, tomó la mano de Martha, puso la palma hacia arriba y la observó como si leyese un libro. 
—Dile lo que ves. Díselo —ordenó el rey de los gitanos.
Morgana habló con voz hueca.
—Algún día serás muy famosa. Te codearás con gente importante, vivirás con un extranjero y en el extranjero harás tu fortuna. Solo tienes que rodearte de papeles, muchos papeles. Recuerda: papeles.
—Quiero verte aquí a partir de mañana —ordenó el hombre a Ernesto.
Luego el rey de los gitanos y Morgana dejaron de prestarles atención, como si dieran por hecho que todo debía cumplirse.
Ernesto y Martha regresaron a Mendocita, sin hablar una palabra, dejando La Parada cada vez más lejos.
A partir del día siguiente, Ernesto desapareció todas las mañanas, y al regresar siempre  traía algo de comida.  Le contó a la abuela que había empezado a trabajar.  Los juegos con Martha se hicieron más escasos y empezó a mirarla de manera diferente, hasta con cierto respeto, como si las palabras de la gitana hubieran calado hondo en él.

Un  día Marta sintió picor en el cuerpo,  tanto que no podía dejar de rascarse hasta lastimarse la piel. Empezaron a brotarle granos con pus que ella misma reventaba con las uñas y acababan formando costras en una sucesión interminable. Cuando su madre la recogió de casa de la abuela, la llevó directamente al Hospital del Niño. Dijeron que tenía sarna. Le limpiaron todas las costras y aplicaron sobre las llagas un líquido que le dejó el cuerpo ardiendo. Siguió el tratamiento en casa de su madre y un mes después  Martha estuvo curada y pudo volver a ducharse,  cosa que no había hecho durante los tres meses  que pasó con la abuela. Por las noches se sumergía en los libros que sacaba prestados de la biblioteca, aguardando el día en que su madre la enviaría a otro hogar diferente, como era costumbre. En esta ocasión fue a casa de unas tías, ya había estado con ellas una temporada anteriormente, y se alegró de volver a convivir con su prima Francisca.
Ambas dormían en la misma cama y les gustaba hablar cuando se acostaban juntas. La primera noche Martha empezó a contar:
—Paquita, esta vez vengo de una casa de donde yo nunca hubiera querido salir.
—¿De veras? ¿Cómo era?
—Tenía una entrada suntuosa, una gran sala, una escalera curvada que llevaba directamente a mi habitación, preciosa,  con cortinas de seda  rosada.  El dormitorio era para mí sola... Pero no es eso lo que quería contarte.  Cierto día bajé al sótano…
—¡Tenía sótano! —exclamó Francisca abriendo tanto los ojos que podían verse en la oscuridad.
—Por supuesto.  Todas las casas así tienen sótano. Un día bajé y encontré cosas increíbles.  Había una casa de muñecas que había pertenecido a Zaida, la hija de la dueña, cuando era niña.  De mayor Zaida murió arrojándose desde el tejado.
—¿Y por qué lo hizo?
—Porque estaba enamorada de un torero.
—¿Y qué tenía eso de malo?
—El torero estaba casado.
Francisca asintió con la cabeza, comprendiendo la lógica de la explicación.  Satisfecha del efecto de su historia, Martha prosiguió.
—La casa de muñecas se iluminaba sola por las noches y todo era tan pequeño que yo apenas podía meter los dedos por las ventanas. En alguna ocasión logré ver dentro algunas sombras, como si allí viviese gente diminuta...
Martha calló cuando sintió la respiración acompasada de su prima. La abrigó con la colcha y dio un suspiro. Aún sin sentir sueño, siguió imaginando mundos que solo había conocido cuando su madre, al no tener donde dejarla, la llevaba a la Biblioteca Nacional, un lugar mágico donde las horas transcurrían sin sentirlas. Cerró los ojos y se vio a sí misma muchísimos años después, escribiendo libros tan grandiosos como los que allí había leído. Recordaría todos los lugares, todos los momentos, todas las penas por las que había pasado, y todas las comidas que no había tenido, para plasmarlas por escrito. Tal vez así, algún día, otra niña que como ella fuese en busca de refugio a una biblioteca nacional y pudiera sentir su soledad acompañada.


jueves, 30 de julio de 2015

Todo llega en su debido momento

Cuando era niña no tenía la menor idea de lo que me depararía la vida. Después de tantos años empiezo a creer que tenemos el destino trazado desde que nacemos y una serie de coincidencias hace que nos topemos con las personas adecuadas a lo largo del camino, para llegar al sitio justo en el tiempo preciso. No antes ni después.

Como toda adolescente soñé con mi príncipe azul. No importaba que yo viviera rodeada de personas con las que tenía nulas probabilidades de encontrarlo. Yo creía firmemente que algún día sería rescatada como una princesa, sería diferente a todo lo que conocía, mi príncipe debía ser fuerte, valiente, y ya lo admiraba antes de conocerlo. Ese día llegó y conocí a Waldek.

Pero muchos años tuvieron que transcurrir para que yo supiera cuál era mi verdadero camino; ese día llegó cuando Waldek leyó la primera novela que escribí y le gustó tanto que me pidió que escribiera la historia de su vida.

Así empezó esta parte de mi existencia, descubrí una faceta a la que nunca había dado importancia pese a que siempre estuvo allí haciéndome guiños, como cuando ganaba concursos de narrativa en la escuela o escribía cartas comerciales e informes que convencían a mis jefes o a empresarios.

Fue a partir de La búsqueda que supe que ya no podría dejar de escribir, y tuve la fortuna de que esa novela fuera publicada antes de que mi querido Waldek falleciera, así él pudo leerla muchas veces y admirarse él mismo de haber llevado una vida extraordinaria. Hoy ya no se encuentra conmigo, nunca llegó a enterarse de que su novela ocupaba los primeros lugares de ventas, ni de la cantidad de gente que llegó a encariñarse con él a través de la novela de su vida. Pero fue gracias a ella que tuve el valor suficiente para seguir adelante y disfrutar estos años de momentos increíbles, cuando pensaba que estaba en el declive (como diría mi querido amigo José Luis Palma). Hoy más que nunca me encuentro haciendo lo que más me gusta y, como siempre, Waldek tuvo mucho que ver en ello. Creo que si me viera se sentiría satisfecho de lo que he logrado hasta ahora en estos años, siete más o menos, desde que publiqué por primera vez,  y los últimos tres que fueron como un torbellino, en el que cada día tengo un motivo de satisfacción.

Mis libros, doce en total, se venden en todo el mundo. Una renombrada
editorial  tiene dos de ellos, otra me está traduciendo todos al francés, una tercera al alemán, tengo un programa de radio: "La Hora Amazónica" y próximamente la totalidad de mis libros saldrá en formato de audio a través de la empresa más importante del mundo como es Audible. ¿Qué más puedo pedir? Cuando empecé no aspiraba sino a llegar a la última página de mi novela.

A veces pienso: si hubiera empezado antes... Pero no. El momento no había llegado. Tenía que estar preparada para lo que me está sucediendo.

Muchas gracias por leer mis pensamientos, queridos amigos. Me despido como siempre:

¡Hasta la próxima!

martes, 30 de junio de 2015

¿Eres lo que lees?

El mundo virtual es real y puede hacer mucho daño para quienes no estén preparados para afrontarlo.

Hace unos tres años empecé a formar parte del mundo que ahora muchos consideramos imprescindible. Hay pocas cosas que podamos hacer sin usar la nube, desde ver nuestra cuenta bancaria y hacer nuestros pagos o transferencias y comunicarnos; muchísimo más que antes, cuando solo existían el teléfono, los faxes y el correo postal. Incluso llamar por teléfono no era un sistema que utilizáramos demasiado por el alto costo, si las llamadas eran al exterior.

Hoy con Skype la comunicación lejana se ha transformado. Y así como ha ocurrido con las familias y amigos a los que la distancia ha separado, igual ocurre con las relaciones que a diario incrementamos en las redes sociales, nos hemos habituado a usarlas hasta el punto de que cuando no existen porque se nos va la conexión, nos sentimos extraños.

No solo los escritores aprovechan esta tecnología. Lo hacen los gobiernos, industriales, empresarios, comerciantes, vendedores, amas de casa, la educación, la televisión, radio... no creo que exista una manera de hacer algo sin que sea a través de la red. Claro que habrá todavía quienes por falta de conocimiento o inseguridad se alejen de los cajeros automáticos y prefieran ir a los bancos... que no podrían funcionar sin Internet.

La publicación de libros sufrió una transformación cuando algunos emprendedores iniciaron las editoriales digitales, en las que se podían descargar los libros y leerlos en la pantalla del computador, luego vinieron los lectores electrónicos, y la guinda del pastel fue cuando a Amazon se le ocurrió no solo facilitar la autopublicación sino vender un aparato con el que pudieran comprar los libros de su extensa librería.

De la gran masa de escritores publicados o no anteriormente por editoriales que adoptaron el sistema de Escritor Independiente, no todos tuvieron el éxito esperado, para algunos que se habían creado muchas expectativas fue un auténtico fracaso, otros idearon la manera de suplir su falta de calidad con cantidad, algunos aprendieron la lección y acometieron la autopublicación con verdadera seriedad, y unos cuantos prefirieron firmar con editoriales que los habían elegido por estar en los primeros lugares y se alegraron por formar parte del mundo literario regular, para evitar el trabajo de representarse a ellos mismos.

Todas las posiciones son válidas, no todas las personas somos iguales, yo no creo en la igualdad. Cada individuo ve el mundo de diferente manera y lo siente según su modo de ser y de razonar. A esa gran diferencia debemos el estar donde hoy estamos, unos inventan y otros hacen uso de los inventos. Unos venden, otros compran y así podría enumerar hasta el infinito.  Como también podría decir que algunos se consideran escritores muy buenos y no lo son (para mí) y sí para otros. Y algunos se consideran mediocres y son muy buenos (para mí), y no para otros.

Lo malo es no aceptar el gusto de los demás. A mí me encanta vestirme de negro, es un color que me favorece y en ocasiones compro dos o más prendas exactamente del mismo modelo y en el mismo color porque sé que después de unas cuantas lavadas, el negro tiende a perder la apariencia suave y el color negro de cuando era nuevo. Pero también me gustan los marrones, los rojos, los azules... creo que depende de la ocasión y como me sienta para elegir usarlos. Y aunque a la gente no le guste que me vista de negro o no esté tan de moda, lo uso porque es lo que mejor me va.

Igual ocurre con la literatura. Me encantan las intrigas internacionales, el misterio, el thriller, y también alguna novela histórica, pero soy capaz de leer cienciaficción, y hasta alguna novela romántica siempre y cuando el tema sea interesante y me atraiga. El erotismo también lo soporto cuando es de altura y mientras menos explícito mejor, porque como escritora sé que es el más trabajado, el más difícil de narrar y aprecio la narrativa que a mi modo de ver está bien hecha.

No es porque me considere una gran escritora, ojo, es porque soy lectora, y lo soy desde que tenía ocho años. Sé distinguir un libro mediocre de uno extraordinario, al menos desde mi punto de vista, porque ya he dicho: cada individuo tiene el suyo. Lo que para mí es bazofia para otro puede ser una maravilla, ¿de qué depende? Indudablemente de nuestra formación. De nuestra manera de ver la vida, de nuestra experiencia, de nuestros gustos y un sin fin de cosas más.

Hay personas que pueden leer historias eróticas sin parar, una tras otra, páginas y páginas de escenas explícitas y  gritarán a los cuatro vientos  que son maravillosas,  que quieren más,  que es lo que les llena, les gusta y los estimula. ¡Bien! Es su vida y son sus gustos.

Hay otras, en cambio, que se apasionan con las historias de zombies y de vampiros, o con guerras intergalácticas, o con secretos de los templarios, o con biografías de personajes históricos, o con la vida de la gente de farándula. Cada persona tiene derecho a leer lo que más le atrae, Y también cómo no, hay quienes leen de todo. Como era yo. Leía hasta la guía telefónica cuando no tenía qué leer. Ahora lo que me falta es tiempo, por eso soy más selectiva y me decanto por literatura de ficción, preferiblemente thrillers.

No soy una persona extraordinariamente cultivada, he leído a los grandes que la mayoría de los escritores se sienten obligados a mencionar, pero no todos necesariamente me han gustado. Y escribo lo que me gusta leer. ¿Tengo éxito? Tal vez. Tal vez más de lo que algunos colegas quisieran o piensan que debería tener, pero así es la vida. No todo es como nos gusta y debemos aceptarlo.

¡Hasta la próxima, amigos!


lunes, 22 de junio de 2015

Una mirada de Krina Ber sobre "El rastreador"

Krina Ber escribió acerca de El rastreador:

"Ocurrió lo que temía, Blanca: leí lentamente la parte que medio conozco por haber asistido a la génesis del libro, y paff, anoche quedé enganchada hasta terminarlo completo a las 4 AM. Ja, ja, ja, ya me imaginaba que sería así. Lo entendí cuando se me fue el sueño y sentí el corazón latir acelerado como cuando me pego a un libro de Katzenbach, Mankel o Camila Lackberg y no puedo soltarlo hasta que todas las cosas se resuelvan y los protagonistas estén a salvo de todos los peligros. Bravo, amiga. No voy a incurrir a esa especie de pudor que a menudo nos impone la parquedad en alabar los libros escritos por nuestros amigos más queridos, por la duda de que precisamente la cercanía y el cariño personal influya a su favor, o que parezca que es así. ¡El Rastreador es un excelente libro y un tremendo thriller! Desde que te conozco (y no es mucho tiempo) admiro tu capacidad de imaginar y narrar, y especialmente este último año, cuando te vi concebir una idea totalmente nueva y seguirla de frente —por más lejana que esté de nuestras vida y ámbito cotidiano (tan lejana como Pakistán y la lucha antiterrorismo) y por diferente que esté de todas las que has escrito antes—; te vi investigar muy en serio aquellos sitios, grupos, culturas, organizaciones, formas de comportarse y de hablar, inimaginables para mí, e incorporar todo ese conocimiento en una historia sólida de principio al final, con acción trepidante y una narrativa tan fluida y eficaz como la pide este género; te vi escribir los primeros capítulos, y sobre todo, comenzar y terminarla en muy pocos meses. Un abrazo y felicitaciones!"

Krina Ber es escritora, políglota, crítica literaria, ganadora de premios de narrativa y, ante todo: amiga. 

¡Muchas gracias, querida amiga por dejarme tu impresión de El rastreador!

domingo, 21 de junio de 2015

¿Eres el reflejo de lo que escribes?

Cuando era lectora y ni siquiera había cruzado por mi mente la idea de escribir una novela me preguntaba: ¿qué sentirían los escritores cuando los lectores se introducían por horas en lo que ellos habían plasmado en sus libros? Me imaginaba que sentirían la sensación de un zumbido dentro de sus cerebros, o algo por el estilo, sobre todo si eran superventas. 

Hoy, después de catorce años de escribir sé que no es así. No existe una conexión invisible entre el lector y el autor, aquella idea romántica que yo tenía de una especie de vinculación mental sé que es imposible. Existe, sí, una conexión bastante fuerte entre el lector y la obra que el autor escribió. Puedo decirlo por experiencia. Cuando leo un libro y me engancha y cala en lo profundo de mí ser puedo pasar días pensando en el protagonista, aun después de haber terminado de leerlo. Es lo que supongo sucede con todos los buenos libros.

Hoy en Facebook publiqué una pregunta que hizo una amiga lectora, María José Feria, en Google+: 
"A veces, abres un libro y estás mirando la radiografía de su autor; a veces..."
Tal cual, con los puntos suspensivos y todo. ¡Ah... esos puntos! Sugieren mucho más que un etcétera. Mucho más. Por eso debemos tener tanto cuidado al usarlos en la narrativa, su exceso puede convertir un texto en algo ilegible.

Pero volviendo a lo que iba: No es verdad que todos los escritores utilicen las novelas como una especie de psicoanálisis en el que vuelquen sus frustraciones, carencias o experiencias propias. Así como no tenemos mentes criminales ni somos la esencia de la madre Teresa de Calcuta, nuestras historias reflejan solo lo que nuestras mentes imaginan que podría ocurrir en determinadas circunstancias.
Una novela tiene dos mundos: el del que la escribe y el del que la lee.
En lo personal prefiero no dejar trazos de mí en lo que escribo. No soy muy dada a contar mi vida ni a hablar de mí misma. Jamás llevé un diario, creo que porque tenía tendencia a ocultarlo todo, a guardarlo todo, a hablar lo menos posible para pasar inadvertida.Tampoco pienso algún día hacer una autobiografía, porque no quisiera involucrar a otras personas que necesariamente tendrían que estar en ella. Y créanme, hay pasajes muy oscuros de mi vida. Demasiado tenebrosos como para que algún día pueda la luz llegar a iluminarlos.

Es todo lo que pienso decir de mi niñez y adolescencia. Mientras tanto prefiero alejarme con mis libros y sus personajes lo más posible de mí propia existencia. De eso se trata la labor de un escritor. De crear de la nada y hacer que los lectores piensen que es un evento que sí ocurrió. Como lectora que soy lo percibo así, y es como deseo que me recuerden mis lectores. "La mujer que escribía historias de hombres que gustaban a las mujeres". Como cierta vez Marlene Moleon explicó sabiamente en una sola frase en un artículo de Eriginal Books.

Es todo por hoy, amigos,

¡Hasta la próxima!

martes, 16 de junio de 2015

Los precios de los libros en Amazon

Cuando empecé a publicar en esa plataforma el 2011 decidí que era mejor poner mis libros al precio mínimo permisible: US$ 0,99.

Estuvieron así por largo tiempo y daba resultados. En comparación con libros publicados a través de editoriales la diferencia era notoria y fue así como los independientes nos fuimos dando a conocer. Hoy en día ya no tengo mis libros a ese precio pues he comprendido que los lectores que compran en Amazon en muchas ocasiones asocian el precio con la calidad.

No niego que siguen existiendo libros bastante mediocres a precios altos, pero tienen su público cautivo y son sus lectores (as) fieles quienes los seguirán comprando al precio que sea, como ocurre con cualquiera de los grandes escritores conocidos, o famosos, por decirlo de otra manera.

Por un tiempo pensé que si subía los precios nadie los compraría, y en efecto, sucedió por un tiempo, pero no era por el precio en sí, sino por la enorme cantidad de títulos nuevos que se publican a precios bajos que luego de ser leídos no convencen, y mis libros siguieron vendiéndose, sea por recomendación, promoción o porque simplemente a la gente les gusta.

Mi consejo es que los escritores independientes deberíamos tener nuestro libros por encima del habitual US$ 1.99. Así nos ayudamos todos, porque las regalías a partir de US$ 2.99 son del 70% y porque aunque vendamos un poquito menos, a la larga en ganancia el resultado será mejor.

Y lo más importante: nuestros libros tendrán la apariencia de ser valiosos, no baratijas a precio de ganga. La parte más difícil la hicimos los pioneros (con ciertas excepciones), dimos a conocer al mundo que existían escritores independientes que tenían mucho que ofrecer a los lectores sacrificando ganancias por volumen, pues era la única manera de que nos compraran en masa. Aprovechen pues, esta época en la que muchos independientes empiezan a vender a precios reales y eleven el precio de sus libros, estoy convencida de que los resultados que obtendrán serán mejores.

Y hablando de precios: Amazón escogió a EL RASTREADOR como una de las promociones de verano y del precio regular US$ 3,99 ahora lo está ofreciendo a US$ 1,39, ¡Qué barbaridad!
¡Aprovechen la oferta, amigos, que durará poco tiempo!

¡Hasta la próxima!




viernes, 5 de junio de 2015

EL RASTREADOR, mi nueva novela


"El rastreador se mueve entre la pasión por un amor imposible y el apego al deber en un escenario conflictivo en el que luchan dos religiones, dos pensamientos y formas diferentes de ver el mundo. Si alguien piensa que la lucha contra el terrorismo está terminando, cambiará de idea. Acción, intriga, odio y amor son los ingredientes que acompañarán al lector desde el principio al final. 
Kevin Stooskopf, un ex miembro de las fuerzas especiales norteamericanas. Habla árabe, pashtún, inglés y francés. Su apariencia facilita su adaptación, según Charles Day, la mano derecha de Jonh Brennan, es el único capaz de llevar a cabo la misión. Lo convierten en terrorista y es encarcelado en Belmarsh, puesto en libertad y lanzado a la aventura."


Es la sinopsis de El rastreador que aparece en Amazon

Toda la vida he sido lectora de novelas de aventura, me inicié leyendo a Salgari, Verne, Dumas... y después proseguí con Forsythe, Morris West, Grisham, Archer, Connelly... creo que fueron mis influencias y aunque no sea tan buena como ellos disfruto una enormidad escribiendo argumentos enrevesados, historias que hacen viajar de un extremo a otro del mundo para tratar de solucionar los problemas que la trama va gestando.

Algunos dicen que lo hago bien, otros quizá no estén de acuerdo. Lo importante para mí es entretener, comunicar, informar, y deseo hacerlo a través de mis novelas. Durante muchos años solo fui lectora apasionada, admiraba a los escritores capaces de hacer que me abstrajera del mundo, me asombraba su capacidad para entretejer historias, y cuanto más complicadas, más era el goce que sentía al ser llevada de la mano del autor hacia el desenlace final, ¡Ah... qué delicia es la lectura!

Hoy sigo leyendo y al igual que antes lo hago con la misma fruición.

Pero hace unos años me atreví a incursionar en la escritura. Al principio con timidez, recuerdo la primera novela que escribí. Una romántica, cursi, ahora que la recuerdo... en la que intenté poner todo lo que me parecía interesante hasta hacerla parecer una guía para un turista perdido. Por suerte no salió a la luz. Con los años aprendí que menos es más. Que el arte de escribir consiste en utilizar la menor cantidad de palabras con el mayor significado posible. Aprendí que tres páginas pueden reducirse a una sin perder su esencia.

Así escribí La búsqueda, El legado, El manuscrito... y ahora presento El rastreador

En menos de diez días está en el top 10 de los más vendidos en Amazon.com lo cual me regocija, porque era un tema nuevo para mí y pensé que no podría con él. Dejo a su criterio opinar si es buena, mala o mediocre. Como sucedió con todos mis libros, cada minuto que pasé escribiéndola fue de una intensidad extraordinaria. Ahora ya no me pertenecen esas sensaciones, ahora son los lectores quienes decidirán si acompañan a Kevin Stooskopf a llegar al final.


¡Hasta la próxima, amigos!

A la venta en relinks.me/B00Y1LRWBO 

martes, 2 de junio de 2015

La Hora Amazónica, desde la Bahía de San Francisco

Hoy les voy a hablar de este maravilloso proyecto que junto a mi querido amigo Freddy Piedrahita, director y moderador del programa Voces Unidas estamos llevando a cabo desde hace algunas semanas, con el apoyo del dinámico grupo Divinas Lectoras administrado por Cecilia Pérez, China Yanly y Yesebeth Ollarve en Facebook.

Como algunos de ustedes saben el grupo divinas lectoras se formó hace escasamente cuatro meses y ya lleva la cifra récord de 16.000 participantes. No es un grupo más de Facebook en el que cualquiera que tenga un libro postea su promoción y desaparece. No. Bajo la tutela diaria de Cecilia Pérez desde Uruguay, los autores son constantemente promovidos por medio de fan arts artísticamente elaborados por China Yanly en Miami y con sorteos y concursos limpiamente ejecutados a cargo de Yesebeth Ollarve de Venezuela. 

Además de La Hora Amazónica que presento durante media hora los días miércoles a las 14:00 horas California, también el grupo Divinas Lectoras tiene un espacio dirigido por Cecilia Pérez llamado La hora Romántica, que se pasa los días lunes, martes y jueves a las 11:00 horas de California.

Todo esto gracias a la confianza que puso en nosotras Freddy Piedrahita quien amablemente es el que coordina toda la logística para que los programas se lleven a cabo. También en la misma frecuencia dirige dos programas más: ENTRELÍNEAS que pasa los viernes a las 14:00 horas, California y
El Rincón de las Artes con la poetisa Katia Barillas de Nicaragua, residenciada en San Francisco, California.

En La Hora Amazónica estaré entrevistando a escritores, lectores, periodistas y a gente relacionada con la literatura, también daré noticias de libros, comentarios, tips para hacer mejor uso de su cuenta en Amazon, trucos para mejorar las ventas de sus libros y tocaré algunos temas más de interés para escritores y lectores. Espero que les sea de utilidad y si tienen oportunidad de escuchar el programa dejen su opinión y participen en el chat en comentarios.

Aquí los programas en orden de fecha:

viernes, 29 de mayo de 2015

Los secretos de los buenos libros

Hace unos días me entrevistó Ana Nieto, directora de la agencia de marketing digital Web Empresa 2.0, autora del exitoso libro "Triunfa con tu ebook".

Una de las preguntas que me hizo fue: ¿Qué hacía que un libro se convirtiera en un bestseller?, desde mi punto de vista, como autora de novelas. 

Ella tiene una página web en la que suele dar recomendaciones para posicionarse en las redes y ser un buen SEO, y, al igual que en su libro, los consejos son prácticos y eficaces, pero van dirigidos específicamente a los que escriben libros de autoayuda, crecimiento personal, o manuales de "Cómo hacer para". 

Supongo que no es lo mismo, como ella aclaró, hacer una portada para un libro de autoayuda que uno para una novela, y tiene toda la razón. Los mecanismos que hacen que se dispare la atención del público son absolutamente antagónicos en ambos casos. 

En una novela priman más las tendencias, y con esto no digo que todos debamos acogernos a una determinada moda, no me refiero a eso. Así como Alejandro Dumás se hizo famoso escribiendo de sus mosqueteros y de la corte francesa, y John Grisham lo es por sus novelas basadas en problemas legales, cada época tiene determinada tendencia. Hoy en día el panorama es mucho más complicado, pues tenemos exceso de información de todo tipo gracias al uso de Internet y a la información que nos llega de forma masiva y simultánea.

Sin embargo, siempre sobresalen las tendencias: En el cine tienen mucho éxito las películas de acción: autos que salen de aviones y aterrizan en paracaídas para seguir siendo conducidos como si nada hubiera pasado, efectos especiales extremos; películas de ciencia-ficción en los que ya nada parece imposible y en cuanto al romance... la eterna búsqueda del amor verdadero nunca pasa de moda. Es una tendencia que se ha mantenido a lo largo de los años y las editoriales hoy más que nunca están sacando provecho de este filón inagotable, en el que los finales siempre deben ser felices.

La diferencia es que las novelas románticas de estos días deben, necesariamente, contener escenas de erotismo lo suficientemente explícitas como para mantener el interés en una trama que suele tener un final predecible. Lo que antes apenas se leía, hoy se repite a veces con demasiada frecuencia para tapar errores de narrativa o de estructura, pero después de Las 50 sombras de Grey ya todo es válido, y la mayoría de las lectoras se sienten más libres de expresar en público sus sentimientos respeto al sexo, porque está de moda ser una mujer liberada en ese sentido.

Por supuesto, siempre quedan los lectores que preferirán otro tipo de lectura, pero siempre dentro de estos parámetros: acción-aventura extrema-erotismo-romance.

Quien logre reunir estos ingredientes más una portada que impacte, y una narrativa que atrape al lector, puede tener la seguridad que tendrá entre sus manos un bestseller.

Es muy fácil decirlo. Hablar de ello es casi un tema obligado en las tertulias literarias, en las conversaciones entre escritores y supongo que también en las editoriales. Todos andan en busca del próximo bestseller que arrase y venda millones de libros. Pero de hablarlo a hacerlo, aunque se sepa cuáles son los ingredientes, hay bastante espacio. 

Lo que para mí sí está claro es lo que en el día de hoy no se vende, o se vende poco: Novelas cuyo contenido se limite a problemas existenciales del personaje principal, y si la narrativa es demasiado culta o utiliza términos poco comprensibles para un lector medio, peor aún. Novelas que cuenten vidas comunes, amoríos sin sexo explícito, o con una historia que no sea del interés del lector porque aunque esté muy bien escrita, no tenga mayor significado ante la avalancha de noticias que vemos a diario. 

Tal vez sea el motivo por el que Stephen King siga vendiendo tanto. Ya lo real no es suficiente. Hoy en día una novela preciosa como "María" de Jorge Isaacs -por poner un ejemplo-, no sería debidamente apreciada, pese a haber sido llevada a la pantalla una docena de veces (casi todas en el cine colombiano); lo que llama la atención en esta época no son los amores contrariados de dos adolescentes en un ambiente idílico, sino los argumentos con la profundidad y la fuerza suficientes que hagan que los asiduos espectadores de la pantalla chica se dignen dejar de mirar las series cada vez más espectaculares que pasan en televisión, para dedicar unas horas a una lectura que colme sus sentidos.

Y no es fácil. Todos sabemos qué debe contener una buena novela, lo difícil es llevarla al papel, o al teclado. También cuenta la buena estrella. Eso sobre todo lo demás.

¡Hasta la próxima, amigos!
Si desean escuchar la entrevista que me hizo Ana Nieto: Entrevista


lunes, 18 de mayo de 2015

La evolución de la lectura

Hoy en día la lectura electrónica ya es un hecho. No es una moda, llegó para quedarse, como lo hizo el teléfono celular. Necesariamente debo mencionar a la plataforma virtual Amazon como la pionera en la venta de libros on-line, empezó como muchos saben, en un garaje y su nombre era cadabra.com. Pero la verdadera revolución tecnológica empezó cuando su fundador Jeff Bezos en 2007 no solo lanzó a la venta el e-reader Kindle; acompañó a este lector electrónico el programa KDP (Kindle Direct Publishing).

Fue lo que hizo la diferencia. Ya anteriormente Sony tenía un lector electrónico: el Sony Reader, pero sin mayor éxito, porque no existían títulos suficientes en formato digital. El programa KDP permitió que escritores que no tenían acceso a las editoriales convencionales autopublicaran sus libros en Amazon de una manera sencilla, rápida y eficiente, percibiendo una ganancia superior a la que ofrecen como norma las editoriales regulares y las de autopublicación, al mismo tiempo Amazon tenía ya 90.000 títulos disponibles digitalizados, los que sumados a la riada de escritores que se animaron a autopublicar hizo que la lectura electrónica tomara un impulso que pocos habían previsto.
Leer en una tablet se ha convertido en algo normal; es cómodo, se pueden llevar muchos libros dentro del dispositivo y hay aplicaciones para leer desde los teléfonos celulares, de manera que ahora el que no lee no es porque no tenga acceso a los libros, pues se pueden conseguir gratis en muchas tiendas on-line (sin hablar de los libros digitales piratas), que al igual que sucede con la música o con las películas han invadido la nube.

¿Cuáles son las ventajas de leer en una tablet?  Muchas, aunque todavía quedan los lectores que prefieren los libros de papel por aquello del olor y el tacto, algo incomprensible, porque cuando uno lee se olvida de todo y se introduce en el mundo que nos cuenta el libro. Otro argumento es que los libros físicos pueden adornar una biblioteca, y es verdad, pero llega un momento en que tenemos que deshacernos de los libros porque nos falta espacio en la biblioteca. El libro electrónico permite almacenar de manera ordenada un promedio de 1.500 títulos. Tiene incorporado un diccionario, muchos libros hacen uso de enlaces que dirigen al lector a la zona geográfica a la que hace referencia, y también se puede escuchar la música de la novela mientras se lee. La lectura se ha convertido en un pasatiempo interactivo, en el que el lector puede no solo imaginar el escenario, también puede verlo y escucharlo.

El formato electrónico permite que los libros de texto sean mucho más didácticos, que las clases de historia, geografía, arte, música, física, etc., puedan comprenderse y verse mejor en los nuevos dispositivos a colores, todos con acceso a Internet que se venden actualmente, haciendo la educación más interesante en una época en la que los niños y jóvenes desde muy temprana edad están familiarizados con la computadora y los teléfonos celulares.

No sabemos qué nos deparará el futuro, pero por ahora es un formato que está creciendo día a día, para el año 2014 la cuarta parte de los libros vendidos en los Estados Unidos eran electrónicos, y el motivo además de la comodidad es el precio. Se pueden conseguir libros a precios realmente económicos, haciendo que se incremente el número de lectores. Aunque muchos digan que en esta época se lee menos que nunca, personalmente pienso que nunca se ha leído más que hoy en día, si tomamos en cuenta el crecimiento de la población mundial el porcentaje sigue en alza. Solo en Facebook existen miles de grupos literarios en los que convergen, no cientos; miles de lectores y escritores, sin hablar de la enorme cantidad de blogs dedicados a la lectura y divulgación de libros. Es
un fenómeno que no solo se le puede endilgar a los libros electrónicos; es la lectura en general la que se ha transformado en la era de Internet, en la que un lector cualquiera puede convertirse en crítico literario, comentarista en Youtube, o promotor de libros haciendo uso de Twitter, Facebook, Pinterest, Google+, Tumblr, por mencionar solo algunas de las redes sociales más representativas.  Ahora me despido, debo terminar la corrección de mi próximo lanzamiento digital.

¡Hasta la próxima, amigos!

Blanca Miosi

Si deseas saber más de Amazon y los trucos para vender tus libros te invito a escuchar "La Hora Amazónica" todos los miércoles a las 13:00 hora de California.