lunes, 23 de abril de 2018

¿De dónde viene tu inspiración?


Es la pregunta que siempre me hacen en las entrevistas. Es difícil responder, al menos para mí. Cuando escribí mi primera novela recuerdo que simplemente pasé al papel una idea que tenía en la cabeza, como cuando uno divaga y crea historias, algo que hice siempre, desde muy chica. Tuvieron que pasar muchos años antes de ser consciente de que las imágenes que rondaban en mi mente, las historias que tejía para no aburrirme, podrían ser llevadas al papel, y es que siempre sentí un respeto reverencial por los escritores y no me atrevía a pensar que yo sería capaz de hilvanar una historia de principio a fin como las muchas que leí desde niña.

Crecí rodeada de libros, no porque en mi familia fuesen fanáticos de la lectura, fue porque mi madre no tenía dónde dejarme en vacaciones y me enviaba a la biblioteca. Allí encontré un mundo incomparable. Podía pasarme horas sentada frente a la mesa en una dura silla de madera sin sentirla, porque mis cinco sentidos estaban puestos en el libro, sea “Mujercitas”, “Moby Dick”, “El conde de Montecristo”, “La isla misteriosa” o “Los tres mosqueteros”. 

Mamá sabía que me gustaba leer; yo le había contado que en casa de papá encontré una caja llena de libros debajo de la cama y me los había leído todos. Había muchos libros de vaqueros, de esos de cowboys, también de Julio Verne y encontré un libro que me impresionó de por vida: “La metamorfosis” de Franz Kafka. ¿Cómo no iba a reverenciar a los escritores? ¡Eran unos genios!

Tal vez la respuesta para la pregunta ¿De dónde viene tu inspiración?,  esté allí. En esa enorme cantidad de libros de toda índole que leí desde niña. No fui aficionada a los cuentos para niños, nunca tuve uno con esos gráficos a colores que después conocí, ya de grande, y cuando los leí me parecieron realmente crueles. Madrastras que tratan de asesinar a sus hijastras, brujas que alimentan a niños para cocinarlos y comérselos,… ¿Pueden haber mentes más retorcidas?  El final, claro, siempre feliz. Tal vez es el motivo por el que algunas de mis novelas tengas finales realistas, no siempre las historias terminan como uno desea, la vida es diferente. Cuando acaba una historia (o la vida) acaba y punto. Hasta podría decir que todos los finales de la vida son infelices. Por suerte, en las novelas podemos poner “fin” sin ir más allá de ese final que hemos creado y que quedará impreso por los siglos de los siglos.

Después de quince novelas de diversos géneros, porque nunca quise encasillarme ―creo que pese a que mis libros son catalogados por la mayoría como comerciales, y la principal regla del marketing es crearse un nicho de lectores, es decir escribir para un determinado grupo―, decidí que escribiría acerca de lo que a mí me atrajera más. Y lo que más me gusta es escribir historias extraordinarias,  poco comunes. No podría escribir acerca de las desgracias de una mujer que no es correspondida por un hombre, por ejemplo, a menos que sea la parte secundaria de la trama. Tampoco dedicaría horas de escritura a las desgracias de una mujer abandonada (aunque muchas amigas me escriban diciéndome que su vida da para una novela). Claro que si mi amiga fue abandonada por un hombre que resultó ser un espía del Kremlin, y la utilizó para conseguir información a través de la red de traficantes que se movía en su salón de belleza sin que ella fuera consciente de ello, el asunto sería diferente.

Creo que la inspiración es la conjunción de varios factores: El deseo de incursionar en un terreno desconocido (no hay nada mejor que investigar acerca de una enfermedad extraña, por ejemplo);  la curiosidad por saber “qué sucedería si…” Una fórmula que utilizo con frecuencia, y el deseo de crear personajes diferentes. No todos los malos son remalos, ni los buenos rebuenos,  el ser humano es como es, con virtudes y defectos. A partir de estos factores empiezo a crear en mi mente, a imaginar situaciones, a contestar mis propias interrogantes: de haber estado yo en tal o cual situación… Entonces surge la historia. Pero eso de pensar que de pronto uno se sienta frente al teclado y la inspiración viene como si se tratara de un hada madrina, nos toca con su varita mágica y ¡Pum!, se enciende una musa es absolutamente falso. Al menos en lo que a mí respecta.

La inspiración requiere de un profundo ejercicio de imaginación, investigación, suposición y, de alguna manera, talento para llevarla al papel de manera atractiva, coherente e interesante, con un lenguaje claro, sencillo y comprensible.

¡Hasta la próxima, amigos!

martes, 17 de abril de 2018

Las habladurías en el mundo de la escritura

Hoy me gustaría hablar acerca de la manera como enfocamos nuestra carrera de escritores. Es carrera, sí, señor, y es una de fondo, en la que el que no soporta la presión no llegará muy lejos.

¿A qué presión me refiero? A la que nos vemos sometidos todos los escritores, seamos independientes o no. Un escritor debe dedicarse en primer lugar a escribir, es una perogrullada pero la digo porque en la actualidad hay escritores que dedican la mayor parte del tiempo a ver qué hacen otros, qué piensan otros, cómo les va a otros, en lugar de ocuparse de lo más importante: escribir buenos libros. Y, en general, los escritores que ponen más atención a lo que hacen los demás son los que menos bien les va con sus libros.

Comentarios como "no sé por qué mi libro no se vende"; "promociono todo el tiempo y no sirve de nada"; "los comentarios son hechos por amistades"; "fulano no es un bestseller"; "mis libros se piratean por miles y por eso no vendo"; "he mandado mi libro a muchos blogs, pero sin embargo no puedo entrar a las listas"... son indicativos de que no están enfocados en lo principal: escribir. Y escribir una buena historia. No una sino dos, tres, cuatro, ¡o más!. 

Además, creo yo, son comentarios contraproducentes, porque la gente se dará cuenta de que si a pesar de tantos esfuerzos no leen sus libros, "por algo será".

En lugar de dedicar el tiempo a hablar de los demás o de lo mal que les va, ese valioso tiempo deberían de ocuparlo en crear la mejor de las historias. Yo no pierdo el mío enviando mi libro a los blogs de reseñas. Si desean reseñarlos ¡Qué bien! y agradecida quedo, pero que nadie diga que solicité una buena reseña o un comentario a cambio de mis libros. Creo que es la manera más honesta de llevar una carrera de escritora.

¿En qué otra cosa ocupo mi tiempo además de escribir? En promocionar mis libros, obviamente. Y muchos libros de otros, pero sin pedir compensación ni a cambio de nada. Lo hago porque me gusta y porque soy así.

Por eso cuando recibo un mensaje de alguien a quien he promocionado y dejo de hacerlo y me dice: "No estás promocionando mis libros". Me quedo de piedra. No es mi obligación. Así como no obligo a nadie a propagar mis libros, tampoco estoy obligada a hacerlo con los de alguien en particular. Claro, pongo más empeño en las novelas que me han gustado, creo que como cualquiera haría, pero soy libre de ayudar a quien yo desee.

Observarán que esta entrada tiene cierto regusto negativo, y tal vez estén en lo cierto. Últimamente las personas se han vuelto agresivas. O quizá hayan sido siempre así, y cuando encuentran la manera de descargar en otros su frustración van a por él sin importarles el ridículo. Pero nosotros, como buenos escritores, tenemos una carrera de fondo a la que hacer frente y no nos dejaremos amilanar por habladurías ni dimes ni diretes. 

Enfoquémonos pues en lo nuestro. Hagamos cada vez mejores obras, y que sean ellas las que hablen por nosotros.

¡Hasta la próxima, amigos!

lunes, 9 de abril de 2018

Las ventajas de publicar en Amazon

Hoy encontré en Twitter un artículo de Stefanía Gil en su Web Autopublicar exclusivamente con KDP… o no… ¡He ahí el dilema! en el que habla de las ventajas que tiene Amazon comparada con otras plataformas de autopublicación como iTunes, Kobo, Tagus, Nook...  Y le doy la razón.

No es la primera vez que me entero de la inefectividad de otras plataformas aunque algunos escritores de manera excepcional tengan experiencias afortunadas con ellas.  La mayoría termina regresando a Amazon y su inigualable servicio de autopublicación KDP.  Me consta porque es el único sitio donde publico y puedo decir con orgullo que soy exclusiva de Amazon KDP.  Y no se trata de hacer publicidad gratuita ni nada por el estilo, es la realidad. Según contaba Stefania, su paso por otras plataformas no fue una buena experiencia no solo en ventas (Con mucha ventaja Amazon es la que más vende siempre) sino también en relación con los pagos. 

La plataforma de Jeff Bezos es la única en el mercado de autoublicación que trata a los escritores con el respeto que merecemos. Soluciona nuestros problemas con diligencia, las ventas se reflejan no solo diariamente sino a cada hora, y los pagos mensuales llegan con puntualidad inglesa los días 20 de cada mes (al menos en mi caso). No hay necesidad de hacerles recordar ni exigir, ni patalear para que nos paguen. Los libros se venden y se exhiben más que en otras plataformas, y los escritores que dedican más horas del día a promocionar sus libros, si estos son buenos, a la larga tendrán su recompensa.  

Hoy más que nunca estoy convencida de que haber publicado a través de KDP de Amazon es la mejor elección que he hecho en mi vida. Me siento reconocida como escritora, he logrado llegar a miles de lectores de todo el mundo, y mi sueño de ser leída se ha convertido en realidad. Lo compruebo diariamente al recibir cartas de lectores desconocidos de los lugares más lejanos, y no hay nada que se pueda comparar a la sensación de que lo que he escrito lo está leyendo alguien en alguna parte del mundo.

Los libros impresos que ahora también pueden subirse directamente a KDP, se venden en las librerías Barnes & Noble y no se imaginan la emoción que me produce abrir cualquier página de Internet, diario o lugar de noticias y encontrarme con "El secreto, El manuscrito 1", libro de mi autoría, al lado de grandes escritores de renombre promocionado por Barnes & Noble. Algo que años atrás no pensé que fuera posible.

Estoy muy agradecida de haber encontrado a Amazon, hoy por hoy la que me permite vivir como escritora en una etapa de mi vida en la que difícilmente podría ejercer cualquier otra labor.  Siempre que me preguntan ¿dónde puedo publicar?, les sugiero a Amazon. Me miran con aires de suficiencia y comprendo que se sientan menospreciados como escritores. Y aquí quiero hacer una acotación: Las editoriales rara vez aceptan manuscritos de autores que uno haya recomendado. Hay escritores o amigos/as que piensan que como he publicado por editoriales pueden usar mi nombre para que les presten atención al yo haber publicado por tal o cual editorial y desafortunadamente no es así. Sin embargo, les doy los datos, los nombres a quienes pueden dirigir sus correos, inclusive pueden mencionarme si les apetece, pero eso no garantizará que serán publicados. Luego de un tiempo me cuentan su mala experiencia, el rechazo editorial y su frustración, es entonces cuando se deciden por Amazon. A algunos les va igual de mal; otros tienen mejor suerte (o mejores libros) y logran hacerse un lugar.

Para los que siguen pensando que las editoriales son el camino a la fama, les recomiendo entrar a Google y buscar como hice yo las páginas de las editoriales y enviar sus manuscritos. Tuve suerte de que los míos fueron aceptados y publicados, pero lo hice sin pedir favores. Solo una escueta carta de presentación y una sinopsis de quince líneas de mi obra. Pero les aconsejo no dejar de probar en Amazon. No es que todo el que publique allí tenga altas ventas, eso dependerá del libro obviamente,  porque no todo lo que allí se publica se vende, pero si están seguros de que tienen una buena historia, está bien escrita y sobre todo bien corregida, con seguridad conseguirán ser leídos por muchas personas, que es al fin y al cabo el deseo de todo escritor.

¡Hasta la próxima amigos!

domingo, 1 de abril de 2018

¿Eres escritor? Tu nombre es importante


Primer día de abril. Estoy en la última etapa de corrección de mi novela “El sustituto” para poder publicarla en abril, tal vez después de la Semana del Libro que festeja Amazon con una selección de libros ofertados al -65% entre los que estará “El rastreador”, también de mi autoría.

Hoy iba a hablar de un tema importante para cualquier escritor: la marca. Conocemos a autores famosos solo por la mención de sus nombres, a algunos no los hemos leído, pero cuando se mencionan sus nombres sabemos de quiénes se trata. A eso se le llama tener una marca. Dije “iba a hablar” porque Pedro Araque se me adelantó en el artículo que acaba de publicar en su web Libretería , muy interesante por cierto.

Aun así, creo que hay algunos puntos importantes que me gustaría exponer aquí. Crear una marca requiere de visibilidad en las redes, pero de una visibilidad clara, que lleve al nombre del autor y su obra. He recalcado algunas veces en mis artículos que no es posible construir una marca si se utilizan varios nombres, aunque algunos sean supuestamente “estrategias” de ventas, como en el caso de los escritores que escriben bajo diferentes seudónimos por considerarlo más rentable, lo cual pongo en duda.

Si se utiliza un seudónimo debe ser siempre el mismo, y convertirlo en su marca. Y, por favor, no utilizar nicks estilo @cositalinda o  @nituito o cosas por el estilo. El nombre y apellido del escritor debe quedar claro para que la gente lo asocie al del escritor y, obviamente, a los libros que escribe. No todos son amigos del escritor, de manera que para un lector potencial encontrarse en Twitter con @cositalinda no significará nada. Mientras que si ven la imagen del libro y el nombre del autor en él, sabrán que es el autor con quien podrán vincularse, comentar o conversar. Igual ocurre en cualquier red social.

La marca debe ir acompañada de una imagen potente, que igualmente sea identificable, y en los libros el nombre y apellido del autor en un tamaño que se pueda apreciar a simple vista. No comprendo a aquellos autores que ponen su nombre como si tuvieran miedo de ser asociados a la novela que han escrito. Algunas veces en sus perfiles de Facebook o Twitter ponen claramente “escritor” y sin embargo en los libros su nombre apenas figura.

Todos estos detalles van dando forma a una marca que con el tiempo y el buen trabajo, me refiero a la publicación de buenos libros, se irá haciendo conocida.

Está claro que quienes perdurarán en el tiempo como escritores reconocidos serán los que ahora escriben novelas con historias bien ensambladas, buenos personajes, que no dejen cabos sueltos y ante todo, que sean originales, no meras copias o repeticiones de temas ya conocidos. ¿Quién no recuerda “El código Da Vinci”? Y de inmediato salta el nombre del autor: Dan Brown. Corto, contundente. No hablo de calidad, hablo de marca.  Aunque a mí esa novela me encantó y pienso que Dan Brown es un buen escritor de thrillers, sé que hay mucho escritor que difiere y lo considera definitivamente malo.

No soy una autora muy conocida, sin embargo me ha tocado estar en alguna reunión y cuando alguien sabe que soy Blanca Miosi de inmediato me asocian con “La búsqueda”, mi novela más vendida.  Tal vez no recuerden mi nombre, pero sí mi novela. Y creo que también es una forma de hacerse una marca. Por eso recomiendo que no se olviden de la novela que más han vendido; es la que hará que los recuerden.

Últimamente he visto en cada página de noticias que abro en la web mi novela “El Secreto, El manuscrito 1” promocionada por Barnes & Nobles al lado de otras en idioma inglés. Hago mención de esto porque es muy peculiar lo que ha sucedido con este libro. Es el que me ha abierto las puertas en muchos sitios. Actualmente está en manos de Maud Hillard, mi agente francesa quien, con la editorial Editions Univers de Gwendydd están preparando un gran lanzamiento en ese país en el formato de papel. Los editores se muestran encantados con esa trilogía. Amazon Publishing la publicó el año pasado con unas portadas espectaculares y es la que está detrás de su promoción. Ediciones B también la publicó y en general parece que es una novela que nació con buena estrella, gracias a ella los lectores llegaron a leer “La búsqueda”.

Con esto quiero decir que todo escritor necesita de una novela que le abra puertas. Una que sea tan diferente a otras, que marque un hito en su carrera. Y siempre, siempre, no escribir por escribir o porque piensen que necesitan vender. Hay autores que publican novelas como si fuesen rosquillas, una cada mes o cada quince días. Supongo que deben tener una plantilla y cambiar nombres y locaciones cada vez. ¿Pero alguien se acuerda de esas obras? Cuando un lector me escribe para decirme que una de mis novelas la ha leído dos veces, o que lo ha impulsado para empezar a leer, o que mi novela le ha enseñado a superar el dolor, o simplemente me da las gracias por escribir, recibo la mayor recompensa. Hace unos días recibí la carta de un invidente. Había escuchado “La búsqueda” en formato audible. Son motivos que hacen que desee que sea cada vez mejor escritora. Y desde aquí agradezco infinitamente a todas las personas que han leído mis libros, sin ellas no habría logrado nada.

Hasta la próxima, amigos.


sábado, 24 de marzo de 2018

¿Eres de los que se quejan de que sus libros no se venden?


Cada escritor cree que su obra es magnífica. Y puede que lo sea, pero no lo sabrá hasta que sea publicada y los lectores den su opinión.

Cuando escribí mi primera novela estaba segura ―por la opinión de las personas allegadas a mí, que la habían leído― que había escrito una historia estupenda. ¡Qué lejos de la realidad! Pero en esa época yo tenía poco, por no decir nada de conocimiento literario. Mi experiencia era la de lectora, y está visto que una cosa es ser lectora y otra muy diferente, ser escritora. Después de dieciséis años y de quince novelas veo todo desde un ángulo diferente.

Me he convertido en una escritora más autocrítica, ya no creo que sea la estricta verdad cuando alaban en exceso mi escritura, y prefiero callar cuando se trata de dar opiniones sobre las mejores tácticas para escribir, porque he llegado a la conclusión de que cada persona es un mundo y cada lector también.

A lo largo de estos años he ido ganando un sitio entre los escritores que son leídos, un lugar bastante modesto pero del que me siento orgullosa. No hay nada más satisfactorio que saber que tengo lectores fieles que esperan mi próximo libro, lo que significa que les gusta lo que escribo. Reconozco que también hay lectores que recomiendan no leer mis libros ―no se puede ser monedita de oro para todo el mundo―; por fortuna, son los menos, y cada persona es libre de opinar y decir lo que le gusta y también lo que no le agrada leer, pero en términos generales me siento bastante satisfecha con el camino recorrido hasta ahora.

A veces en los grupos de escritores de Facebook leo que se quejan por no vender suficientes libros, o por no tener comentarios. Es verdad que no todos son leídos por muchos lectores. Los motivos suelen ser siempre los mismos:

ü  No soy conocido/a: Todos los que publicamos en Amazon empezamos como reverendos desconocidos. Fueron nuestros libros los que hicieron que empezaran a venderse. Cualquier escritor empieza primero escribiendo un libro que guste, y después se hace conocido.
ü  No estoy acostumbrado/a hacer promoción: Para que un libro llegue a la vista de los lectores se debe dar a conocer. No esperar a que otros lo hagan por uno, la promoción es necesaria, pero debe ser inteligente, de lo contrario espanta a los posibles lectores.
ü  Hay libros que son malos y sin embargo venden: Es posible. Pero, ¿han leído esos libros que dicen que son malos? Tal vez por la sinopsis no parezcan muy buenos, pero es posible que la historia sea interesante, o al menos que seduzca a un nicho de lectores interesados en el tema.
ü  No se venden mis libros por más promoción que haga: En ese caso es bueno hacerse una autocrítica: ¿Por qué no se vende? Tal vez no sea tan bueno como piensan, y ante la enorme oferta de libros, una obra mediocre pasa inadvertida. Nadie la recomienda, ergo, no la compran.

Me parece que, y esto lo digo porque es lo que hago, uno debe enfocarse más en lo propio. No fijarse en los que venden más, o utilizar prácticas para desacreditar a otros ni andar por ahí publicando posts victimistas quejándose de que no venden nada.

Yo como escritora no voy buscando a quién echarle la culpa si no vendo. Soy consciente de que si no compran alguno de mis libros es porque no debe ser tan bueno como los de otros autores. Y que si fulano vende más que yo, obviamente es porque escribe mejor que yo, de manera que tendré que mejorar, encontrar un tema estupendo la próxima vez y desarrollarlo con cuidado, hacerlo cada vez mejor y no dejarme llevar por el hecho de que como mis libros se venden bastante bien regularmente, el siguiente también lo hará.

Un escritor debe ser ambicioso, y yo lo soy. Ambiciono escribir una próxima novela mejor que la anterior, no para ganar más sino para tener más lectores, que creo que debe ser la meta de todo escritor.

¡Hasta la próxima, amigos!


jueves, 22 de febrero de 2018

FG Labandal habla de LA LISTA

FG Labandal
Lectura de LA LISTA, de Blanca Miosi
Pasar dieciocho años en la cárcel por un crimen no cometido. Si existen sufrimientos mayores a este, deben de ser pocos. La nueva novela de Blanca Miosi demuestra con realismo y maestría un tópico de este mundo: quien tiene dinero y amigos se burla de la justicia.
A Toni Montero le faltaban ambas cosas. Fue despreciado por su padre y criado por una madre soltera. El destino quiso que estuviese en el lugar y en el momento equivocado. Inexperto y casi sin reacción, atravesó un juicio plagado de pruebas plantadas y testigos falsos que lo enviaron al infierno de San Quintín, la única prisión del estado de California que cuenta con el corredor de la muerte. Y como si fuera poco, le mataron a su madre.
Las reglas de la prisión existían, pero no figuraban en ningún lado. A lo largo de los años, se dio cuenta de que San Quintín era una máquina transformadora de personas, una fábrica de criminales funcional al poder. La delincuencia lubricaba el engranaje económico y político de la sociedad. Y Toni no estaba exento a esta transformación, porque el odio comenzó a multiplicársele en la bodega de su alma. Y tarde o temprano debería aflorar, subir a la superficie para ser liberado. ¿Pero acaso la venganza no era un daño que produciría más daño? ¿No le habían enseñado eso?
Las casi dos décadas de reclusión le endurecieron el corazón, le enfriaron la mirada y le pusieron ojos en la espalda. También le dieron contactos. Un judío ricachón que había ido a la cárcel por matar a su mujer y a su amante. El hombre tocó las teclas de sus influencias para dejarlo en libertad. Entonces Toni Montero abandonó la prisión con una nueva identidad — Edmund West—, y con una lista de los responsables de haberlo metido en el infierno. Una lista de venganza, su nueva razón de vivir.
Hábil con los números, entró a trabajar al despacho contable de su mentor. Y poco a poco, se conectó con el crimen organizado de Los Ángeles. Entendió que el narcotráfico y la corrupción no eran fuerzas paralelas al Estado. Eran un Estado. En semejante entorno, Toni/Edmund deberá utilizar la inteligencia y el pulido instinto de supervivencia. Pero no le será fácil confiar en la gente. No le será fácil aceptar que se sentía solo. Porque la desconfianza es la madre de la soledad. Por fortuna, los encuentros con Martha pasarán de sexuales a maternales. Ella lo ayudará, le aplacará la sensación de aislamiento y le dará valor para llevar a cabo su objetivo.
Además del excelente argumento, Blanca acierta en la elección del estilo y del ritmo.
Con un lenguaje sobrio —y no por eso poco expresivo—, consigue meter al lector dentro del personaje principal. Es decir, a medida que leemos, iremos sufriendo, protestando y odiando a la par de Toni Montero. Y este es el aspecto más importante de una historia. Es la habilidad —a mi juicio— más sobresaliente de un escritor. Además, los pasajes duros, violentos, prescinden de los golpes bajos y del vocabulario soez. Blanca maneja muy bien el arte de sugerir. Pinta las escenas y apela a la inteligencia del lector para que las complete. Hace un uso moderado y calculado de la elipsis.
El ritmo de la novela podríamos calificarlo de «endiablado». Y para esto sobresalen dos cualidades: la dosificación de la información y los capítulos cortos. A pesar de sonar a cliché, el efecto de «querer leer un capítulo más» no es tan común ni fácil de lograr. En más de una ocasión he tenido que abandonar libros, o juntar toda mi paciencia y energía para no hacerlo. Creo que esa habilidad de «gancho» está subestimada, y por eso la subrayo en Blanca. Y para no ser pesado, terminaría por resaltar la muy buena ambientación, el realismo de los diálogos —uno realmente escucha diferentes voces—, y el final sorprendente, inesperado.
Los fanáticos del thriller, novela negra, suspense no querrán perderse La lista. Tampoco lo harán los lectores exigentes que saben leer entre líneas, que disfrutan del subtexto de las novelas.
FG Labandal
Periodista, escritor

lunes, 19 de febrero de 2018

¿Amazon es una buena plataforma para publicar?

Los últimos días se ha puesto en entredicho la efectividad de Amazon como un un lugar confiable en el cual publicar. Hablo de los libros de los escritores independientes, claro. 
Yo diría que no se trata de la plataforma sino de las personas que hacen uso de ella. Sé de muchos correctivos que ha hecho Amazon para desenmascarar individuos que actúan de mala fe, como en un conocido caso de los comentarios de una estrella de un tal Book Lover. También de los cambios que hizo como consecuencia del fraude con las páginas leídas de Kindle Unlimited, (en inglés) pero no puedo echarle la culpa a Amazon y decir "no pienso publicar más allí" porque unos cuantos "escritores" tengan tendencias delictivas.
Pero yo más bien quiero referirme a los escritores que caen en las garras de este tipo de personas. Aquellos que con tal de ver sus novelas en los primeros lugares del top, aún sospechando de que no hay forma viable de hacerlo a menos que sea de manera fraudulenta, pactan con editoriales fantasmas.
No entiendo muy bien cuál es el motivo, si fuera el de publicar el problema estaría resuelto, hacerlo en Amazon es fácil y gratis. ¿Qué ganan con hacerlo a través de editoriales absolutamente desconocidas que utilizan prácticas ilegales?
¿notoriedad?, ¿ventas?, ¿lectores? 
Probablemente notoriedad la consigan pero por estar involucrados con las personas inadecuadas.
¿Ventas? tal vez. Aunque ya se sabe que la mayoría de los libros situados en esos primeros lugares bajan tan pronto suben, y si se mantienen es por la descarga constante de páginas leídas a través de Kindle Unlimited, que ni son legales, tampoco lectores reales ni les producirán un colchón verdadero de lectores fieles a sus obras.
La única manera que conozco de que mis libros sean leídos es de la forma normal. Esforzarme por contar una buena historia, promocionarla y esperar a que me lean. Si no gusta mi libro, mala suerte para mí, la próxima vez lo haré mejor. Pero no utilizo los caminos verdes para llegar a la cima. Voy por el camino correcto. No todos mis libros gustan, hay algunos de los míos que apenas se venden, con esto aclaro que ni me creo la mejor de las escritoras ni echo la culpa a los demás de que tal o cual libro mío no se venda.
Amazon se ha portado conmigo de la mejor manera que yo pueda desear. Las cuentas claras, los pagos puntuales, las invitaciones, los viajes y presentaciones internacionales, el haber sido jurado... todo tiene un motivo, y creo que me lo he ganado siendo honesta, escribiendo, y tratando de mejorar cada vez más. 
Me he ganado la oportunidad de que se fije en mí, por ese motivo por ejemplo, mis obras están en Audible. Yo no fui quien les solicitó que salieran en ese formato. Ellos se comunicaron conmigo. Igual sucedió para la traducción al alemán, y para publicar a través de Amazon Publishing. 
Y hace unos días firmé la exclusividad con Amazon, lo que supuestamente me dará ciertas ventajas promocionales, y el contrato dura solo un año, después del cual mis libros quedarán libres, pero no es porque yo haya recurrido a praxis ilegales para estar arriba y que ellos se fijen en mis libros, todo me lo he ganado a pulso. 
Para que un autor obtenga ciertas ventajas de Amazon debe ser primero un autor que sobresalga, no al revés: que Amazon lo haga sobresalir para que esté arriba. Y de la única forma que conozco es yendo por la vía correcta. 
Es triste ver cómo hay escritores que se desviven por publicar por editoriales como si fuesen la panacea y después se arrepienten amargamente por la mala decisión y los peores resultados. 
La mejor manera de llegar a publicar hoy en día es a través de Amazon KDP, en la que no existen contratos que atan los libros por años y años, pues al firmar un contrato están cediendo los derechos del libro en cuestión, y no se podrá hacer nada con ellos pues ya no pertenecen al autor.
Obviamente hay autores a los que les va de maravilla con las editoriales, pero no todos tienen esa suerte, podría mencionar a uno que conozco: Mario Escobar. Pero me consta que es un hombre correcto, trabajador, exitoso, no se anda por las vías extrañas y la editorial norteamericana para la que publica lo lleva de gira internacional, me consta. También lo hace a través de Amazon Publishing y Amazon KDP, es decir es un escritor híbrido.
Así que amigos, es mejor dejar de creer en cuentos de sirenas y asumir el papel de escritores serios, entregados a la escritura. Procuren dar lo mejor de sí, pues es la única manera de llegar a la meta.
¡Hasta la próxima, amigos!

domingo, 11 de febrero de 2018

La trilogía EL MANUSCRITO al 50% durante 28 días: ¡922 páginas de intriga, acción y misterio que espero disfrutes!
EL SECRETO http://rxe.me/GWLVSB
EL COLECCIONISTA http://rxe.me/1HCA54
EL RETORNO http://rxe.me/XZWXD2


Amazon promociona durante el mes de febrero la trilogía El manuscrito, una saga que puede leerse de manera individual porque cada libro tiene un comienzo y un final. Sin embargo, ¡lo ideal sería leerlos  cronológicamente!

martes, 6 de febrero de 2018

Una entrevista en De Autor a Autor, por Stefania Gil

De autor a autor, por Stefania Gil


Más de trece publicaciones tiene en su haber, abarcando todos los medios de publicación posibles: digital, papel y audible. Ha sido publicada por editorial pero a su vez, Blanca no ha dejado pasar la oportunidad de experimentar en la autopublicación con KDP. Así es como llega su primera novela a Amazon en 2011, año en el que aún la plataforma de autopublicación no era tan conocida por los escritores hispánicos. Las versiones digitales de La búsqueda, El legado y Dimitri Galunov fueron sus primeras obras en ver la luz con la autopublicación, pero no fue hasta que publicó de la misma manera «El manuscrito» que sus ventas aumentaron permitiéndole posicionar —de ahí en adelante— todas sus obras entre los más vendidos. «La búsqueda» destaca por haber estado más de un año en el primer lugar del ranking de todas las categorías de Amazon y en la actualidad, lleva más de seis años como una de las novelas más vendidas.

Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, alemán y turco. También están siendo traducidas al chino «La búsqueda y el manuscrito.»

Además, conduce el programa La Hora Amazónica desde el 2015 en la emisora Voces Unidas dirigido por Freddy Piedrahita, con entrevistas y temas de interés para escritores independientes y lectores en general.

¡Empezemos!

¡Hola Blanca! Bienvenida a este rincón de la web en el que voy a hacerte algunas preguntas de autor a autor para que, a través de tu experiencia, podamos aprender y ser mejores escritores.

Muchas gracias por la invitación, Stefania.

Blanca, la escritora, ¿se deja guiar por las musas o prefiere que las musas sepan a qué hora encontrarla frente al ordenador para darle inspiración? ¿Nos podrías contar un poco de tu rutina de escritura?

La escritura es un proceso basado en la imaginación. Las musas no siempre están con uno en ese proceso; aparecen en ciertos tramos de la obra, son como sombras que van y vienen.
Cuando empiezo una novela no es debido a una epifanía. Simplemente sé que debo escribir una novela y la hago. Previamente es posible que haya tenido una idea, imagino los personajes, el meollo del asunto o lo que los conocedores llaman nudo, y me enfoco en el desenlace. No me gustan los finales improvisados, debo ir preparándolos desde el comienzo.

¿Qué opinas de la publicación con sello editorial? ¿Y sobre la independiente? Entre las dos, ¿Cuál nos recomendarías?

Sé que para muchos escritores es importante la aprobación editorial, sin ella no se sienten verdaderos escritores, pero actualmente es difícil hasta para las editoriales saber cuáles obras aprobar, porque no existe una tendencia clara que es en la se basan para dar su aprobación. Yo recomendaría no perder el valioso tiempo que a veces puede tardar años en espera de una aprobación editorial. Si están seguros de sus obras autopubliquen en Amazon o en cualquier plataforma de las tantas que existen en la actualidad. Si la obra es verdaderamente buena conseguirá lectores, son los principales difusores, y tal vez sea una editorial la que se acerque al autor.

Tu novela «El cóndor de la pluma dorada» quedó finalista en el concurso Yo escribo. Ese dato, no lo sabía A mí me gusta participar en concursos pero últimamente, apartando el de Amazon que se rige por otras condiciones, no me fio mucho de los mismos. No lo sé. Me da la impresión de que para darle más importancia y publicidad al concurso los ganadores siempre acaban siendo autores de mucha fama o con una trayectoria medianamente reconocida en el mundo literario. Quizá mi impresión está juzgando de mala manera, me gustaría saber tu opinión sobre estos concursos y además, si has participado en otros.

Es el único concurso en el que participé y fue porque frecuentaba el foro literario que lo conducía. No recuerdo qué sucedió con el ganador de ese concurso, ni de los otros finalistas. No siempre el ganador de un concurso adquiere fama y fortuna. Y eso ocurre con casi todos los Premios Literarios, excepto con Planeta, que siempre otorga el premio a uno de sus escritores fichados y el ganador se queda con un buen premio en efectivo, aunque después nadie se acuerde de él. Los demás ganadores de concursos pasan sin pena ni gloria, y ni hablemos de los finalistas. No me gusta decir: “fui finalista del premio tal…” eso para mí carece de todo valor. Será por eso que nunca hablo del concurso de YoEscribo. Se gana o se pierde, así de sencillo, los finalistas son simples comparsas puestos ahí para hacer creer que fueron escogidos. Excepto raras ocasiones ni siquiera consiguen contratos editoriales.

¿Estableces un tiempo determinado para organizar y documentarte para la siguiente historia? ¿Cuándo lo haces? Mientras terminas de escribir la novela que está en curso o ya cuando has puesto punto y final.

Cuando empecé a escribir, antes de terminar la novela en curso ya tenía en mente otra. Así fue hasta la sexta o séptima, después me volví más cautelosa, presto más atención a la edición, corrección, al repaso, a la lectura en voz alta… uno va aprendiendo con el tiempo. Hoy en día después de terminar una novela dejo pasar un par de meses antes de empezar otra. Me sirve para aclarar un poco el tema. Empiezo a documentarme cuando ya estoy en el proceso de escritura, pues es cuando me hacen falta los datos para darle a la novela la credibilidad necesaria para hacer del lector un cómplice.

Cada autor maneja a su antojo la extensión de sus novelas para establecer el tiempo que tardarán en escribirla. ¿Cuánto se tarda Blanca en la escritura de sus novelas?

Hasta ahora, y no es porque cronometre mi tiempo, escribo una novela en seis meses de promedio. Mis libros suelen tener entre 300 a 400 páginas.

La escritura y la lectura van de la mano. ¿Lo crees así? ¿Cuál es tu media de lectura al año y cuáles son tus géneros favoritos?

El año pasado leí cerca de cincuenta novelas. Eso te da un promedio aproximado de una novela por semana. Leo muy rápido. Mi género favorito sin dudarlo son los thrillers de acción e intriga. También leo de vez en cuando novela histórica. Leo básicamente para entretenerme.

¿Alguna vez te has visto afectada por el «Bloqueo del escritor»? Cuéntanos, ¿Cómo lo superaste? ¿Crees que la rutina y organización de la escritura ayuda a que este bloqueo no aparezca?


El bloqueo del escritor es difícil que aparezca cuando uno tiene como rutina escribir todos los días. No me ha sucedido que mientras estoy escribiendo no sepa qué más va a suceder. Una vez que empiezo no me detengo sino para descansar y lo hago leyendo. Eso de estar sin escribir un tiempo largo porque no se me ocurre nada no me ha sucedido.

Qué puedes recomendarnos para la promoción de las novelas en las redes sociales basándote en tu experiencia.

Justamente utilizar las redes sociales. Hacerlo de manera inteligente. Es muy fácil hoy en día que los lectores descubran si les estás mintiendo. No puedes decir que tu libro es un bestseller cuando no lo es, simplemente todos los datos salen en las páginas de venta del libro, o en las famosas listas del top de Amazon. No puedes decir que vendiste millones de libros cuando sacas cuentas y en determinado tiempo es prácticamente imposible, en fin… no puedes decir que eres número 1 cuando fácilmente se puede saber que tu libro no está en el número 1. Ese tipo de errores cuesta caro. Se pierde credibilidad. La promoción debe ser inteligente, porque está dirigida a lectores inteligentes, pensantes. Una persona que lee tiene un nivel intelectual por arriba del promedio.

Lo más difícil de ser escritor es…

No gustarles a todos los lectores. Siempre habrá alguno que disienta de tu obra, pero es natural. Yo misma como lectora tengo mis preferencias.

Desde tu experiencia, qué consejo te gustaría darle a todos los que se inician en el camino de la escritura.

Es difícil aconsejar a los principiantes porque no escuchan consejos, deben tropezarse con sus propias piedras para que puedan aprender. Así me sucedió a mí.

Por último, cuéntanos algo sobre tu última publicación. ¿Algún adelanto sobre futuras publicaciones?

Escribo actualmente “El sustituto”. Es una novela de intriga en la que dos personas muy similares se hacen pasar la una por la otra debido a motivos que están fuera de sus alcances resolver. No se trata como lo sugirió una amiga mía de una sustitución amorosa o marital. Eso lo dejo para las novelas románticas. “El sustituto” tiene mucho que ver con la ingeniería genética y la psicología de los personajes.

Blanca, mil gracias por haber accedido a esta entrevista. Que tus obras sigan siendo todo un éxito.

Muchas gracias a ti por interesarte en mi persona y por permitirme dar mi opinión acerca de puntos tan interesantes como los que has planteado.

Si desean leer la entrevista completa pueden hacerlo en la página de Stefania Gil: http://stefaniagil.com/de-autor-a-autor-con-blanca-miosi/

lunes, 8 de enero de 2018

Y llegué al 2018.

Dios, y llegué al 2018.
No puedo quejarme de estos últimos años, esto de escribir ha llenado mi vida. Ser escritora es dejar de ser yo por unas horas todos los días para ser parte de alguna historia asombrosa. Codearme de tú a vos con personajes geniales, vivir momentos de intriga, misterio y suspense que jamás podrían suceder en mi vida diaria.
No sé cuánto más seguiré escribiendo, todo dependerá del espacio de vida que me quede porque el tiempo es inexorable. Cuando empecé ya pintaba canas, hoy con más arrugas, con la deficiencia en uno de mis ojos, con el cabello cada vez más ralo, todavía siento que puedo hacer soñar con mis historias, y mientras mi mente se llene de ellas trataré de volcarlas en libros antes de que desaparezca de la faz de la tierra.
Mi nueva novela EL SUSTITUTO:

Dos personajes intrigantes.
Dos personalidades diferentes.
Fedor Mogliani y Mark Carter son los protagonistas de EL SUSTITUTO.
No se trata de un engaño marital. ¡No!
Va mucho más allá.

Aquí la portada:


sábado, 6 de enero de 2018

Kindle Flash por Bajada de Reyes - LA LISTA

Empezando el año mi novela LA LISTA ha sido seleccionada para formar parte del Kindle Flash de Reyes. Es una gran oportunidad para comprarla a un precio muy económico.

Sinopsis:

Toni Montero fue sentenciado a la edad de diecisiete años a cadena perpetua por un asesinato que no cometió. Recluido en la prisión de San Quintín conoce a un recluso influyente: Marc Lecury, acusado de homicidio.

Lecury y su socio, el abogado Leko Tabone, se valen de la Proposición 47 y logran la libertad de Toni Montero después de dieciocho años. Transformado en una persona irreconocible; un rostro desfigurado y el tiempo transcurrido hacen posible llevar a cabo su venganza.

¿De quiénes debía vengarse? ¿Quiénes eran Marc Lecury y Leko Tabone en realidad? ¿Quiénes están en la lista de Toni Montero?Cada ser humano tiene sus motivos particulares, sus necesidades ocultas y sus vicios inconfesables.

Una historia de intriga y suspense que llevará al lector a encontrarse con un final inesperado.


¿Dónde comprarla? Aquí: http://rxe.me/GYWZJ5


viernes, 22 de diciembre de 2017

La importancia de la promoción de nuestros libros


Faltan muy pocos días para que finalice el año 2017 y, como casi todos los años, acostumbro publicar una entrada con algunas reflexiones generales.

Este año publiqué dos novelas. No. No es que escriba como alguna persona sugirió: una novela mensual. El año anterior no había publicado ninguna, pues estaba terminando El Manuscrito III, y empecé La lista, que pude publicar en junio de este año. Y estoy satisfecha con los resultados.

La publicación independiente se ha expandido de una manera insospechada, hoy en día no solo publican los que tenía las puertas cerradas en las editoriales; también lo hacen autores reconocidos, lo cual de alguna manera incrementa la importancia de este tipo de publicación. Y los escritores hemos aprendido mucho, no solo a ser más cuidadosos con nuestras obras en cuanto a calidad de edición sino también a la variedad de temas. Hace un par de años yo apenas leía a algún independiente, pues cada vez que asomaba mis ojos por las páginas de muestra, surgían ante mí tal cantidad de dislates, que elegía libros de autores más experimentados. Este año he leído 24 libros de autores indies, y la mayoría de ellos son tan buenos como los de cualquier autor publicado por editorial.

Los escritores independientes también han mejorado la manera de proyectarse al público. Los banners o carteles publicitarios son cada vez más atractivos, más profesionales, más sutiles (con algunas excepciones), y se nota un trabajo sistemático de promoción, pues lo he comprobado, lo que no se exhibe, sencillamente no se vende. Los que publicamos a través de Amazon lo hacemos básicamente para vender libros digitales, aunque también los tenemos en papel y otros formatos como audible. Pero los que entran a comprar a Amazon, en su mayoría, al menos por ahora y desde que se inventó el Kindle, lo hace para adquirir libros digitales, por el precio y la comodidad. ¿Qué sucede entonces? Que todavía gran parte de la sociedad lectora no tiene un Kindle ni sabe que existe. Siguen con la costumbre de ir a las librerías, y generalmente compran los que están en exhibición en primer plano, es decir: los que están de moda o acaban de ser lanzados al mercado.

Nosotros, los que publicamos libros digitales a través de plataformas como Amazon u otras, no contamos con ese respaldo; los que nos compran tienen que ser, invariablemente, personas que estén familiarizadas con las redes sociales y sepan operar un ordenador o un móvil inteligente, personas de una era en la que la digitalización y las nuevas formas de comunicación, compra y servicios son diferentes del pasado. En pocas palabras: pertenecemos a esta época. Y no hablo solo de jóvenes, que he visto muchachos que no tienen idea de lo que es un lector electrónico, hablo de personas de cualquier edad que no se han quedado estancadas. Por suerte, Facebook ha contribuido en gran parte a que los mayores se “arriesguen” a utilizar un computador, a poner sus datos en la red y a navegar para encontrar a sus amigos y seres queridos, y eso está muy bien, así se empieza, porque la edad no tiene nada que ver con la capacidad intelectual o cognoscitiva de las personas. Así, hoy en día tenemos personas que pasan los sesenta años y son expertas subiendo sus libros a Amazon, ingresan a Twitter y suben imágenes, promueven sus libros, incentivan a comprarlos y ayudan a otros escritores, algo impensable solo unos seis años atrás. En suma, la promoción de nuestros libros es de suma importancia para los que publicamos en plataformas digitales. Y aquí hago un acápite: Yo promociono libros de muchos autores, eso no quiere decir que los haya leído todos, creo que igual pasa con gran parte de nosotros. De manera que SOLO promociono. Cuando los he leído y me han gustado suelo poner: "Lo recomiendo". Creo que es bueno aclararlo, porque he visto por ahí tweets haciendo mención a su libro como si fuera una recomendación mía, y no es así.

La fascinación que ejerce Internet después de que se ha empezado a usarlo, no solo para enviar correos electrónicos sino como una herramienta gratuita de gran utilidad para los fines que perseguimos, es imparable. Me alegra mucho que todo esto esté ocurriendo en la época que me ha tocado vivir.

Aprovechemos pues, la tecnología para nuestro crecimiento como escritores y como personas, y publiquemos historias cada vez mejores, porque lo que hoy publicamos perdurará después de nuestra muerte. Ningún dato se pierde. Si dentro de veinte años alguien busca en la red a Blanca Miosi probablemente me encontrará, y también al niño que se enfrentó a los nazis.

Es la magia de Internet,

¡Hasta el próximo año, amigos!

jueves, 14 de diciembre de 2017

Una entrevista en #DetrásDeLa Arroba, cosas que nadie me preguntó.

Tendría que mirarlo pero, así de cabeza, las únicas personas de nacionalidad no española que he entrevistado residen en España… Hoy, creo que es a la primera escritora que entrevisto del otro lado del charco. Y es que un día hablando con Mercedes Pinto Maldonado me dijo: “Manuel, tienes que hacer una entrevista a Blanca Miosi“… Y aquí estamos. Es la escritora que tiene el libro en castellano más vendido de la historia en Amazon: La búsqueda. Comparto con ella un especial cariño por la radio. Y hoy, si te apetece, podrás descubrir si Blanca Miosi se siente más latina o japonesa (madre latina, padre japonés), qué es lo que ella busca, cómo es la Venezuela con la que sueña, o qué haría si la nombran CEO de una gran editorial… Entre otras muchas cosas. Así pues, te invito a no perderte esta…
 Entrevista a Blanca Miosi, autora de la obra en castellano más vendida en Amazon.

Durante 10 años he tenido programas en una radio local de Sevilla. Esta etapa finalizó en mayo de este año, pero mi vena “periodística” sigue con entrevistas en mi blog. Sé que participas en un programa de radio habitualmente… ¿Qué tiene la radio que engancha? ¿Alguna anécdota en la radio que no vayas a olvidar?
La radio es diferente a cualquier otro medio de comunicación porque acompaña. Puedes escucharla mientras vas conduciendo el coche (es el único momento en que la pongo), o cuando estás navegando en Internet, porque ahora todas las emisoras radiales también se pueden escuchar en la red. En mi programa “La Hora Amazónica” me han ocurrido algunos tropiezos, pero recuerdo uno en especial en el que me dio un ataque de risa y no podía parar, mientras mi interlocutor, que para ese momento era Jordi Díez, seguía hablando tranquilo, como si no se percatara de que yo reía más cuanto él más hablaba.
¿Blanca Miosi se siente 100 % latina o también se siente japonesa? ¿Qué podríamos aprender los latinos de la cultura oriental?
Me siento latina en un 90% porque fui criada por mi madre, que es peruana. Tal vez de mi parte japonesa haya heredado las facciones y el amor por la organización y el trabajo.
Indiana Jones buscaba el Arca perdida. Otros buscan la fuente de la eterna juventud. ¿Qué busca Blanca Miosi?
La fuente de la eterna juventud ya la encontré a través de la escritura; vivo la vida de mis personajes, en su mayoría jóvenes, así que tal vez sea el secreto: extraer la juventud de ellos.

libros blanca miosi
Fuente imagen: Blanca Miosi y Rotze Mardini
La pregunta típica sería: ¿Blanca, por qué empezaste a escribir? Pues esa no es mi pregunta; es esta: ¿Blanca, qué tendría que ocurrir para decir “hasta aquí llegué, dejo de escribir”?
Tendría que haber perdido las ganas de vivir.
¿Cómo ha cambiado la vida de Blanca Miosi tras La Búsqueda? Por cierto, una vez se consigue el éxito… ¿alguien ha tratado de acercarse a ti para beneficio propio?
Ningún éxito es permanente. La búsqueda tuvo su momento, bastante largo, pero ya pasó. Tengo otras novelas que tuvieron sus momentos también. Yo en lo personal no creo ser una persona exitosa, de manera que acercarse a mí no será beneficioso para ellos. De todos modos, lamentablemente, ¡el  éxito no se contagia!
Hasta la crisis que tenemos ahora en España con el tema Cataluña, todo el año anterior los medios informativos españoles nos han hablado más de Venezuela que de España. ¿Cómo ve o qué piensa sobre eso alguien que vive en Venezuela? ¿Crees que puede ser una tapadera de nuestras propias vergüenzas?
Los noticieros buscan lo que más vende. No importa lo que sea, siempre que asegure el rating.  El año anterior y parte de este lo dedicaron a Venezuela, ahora a Cataluña… No sé si sea una tapadera, porque según leo siempre se ha hablado de los problemas de España, que en cierta forma son bastante similares a los de aquí: el problema de los okupa, la corrupción… por supuesto, llevado a lo que vivimos aquí son problemas ínfimos. La diferencia es que ustedes tienen la seguridad de que pueden salir del gobierno que no quieren por medio de los votos.
¿Cómo sería la Venezuela con la que sueña Blanca Miosi?
Una Venezuela parecida a la que me hizo decidir quedarme aquí: oportunidad para todos, abundancia, progreso, gente amable… Eso sí: sin la corrupción y el despilfarro, que fue lo que nos llevó a lo que tenemos ahora.
Si mañana te nombraran directora general de una gran editorial. ¿Qué medidas tomarías?
La verdad, no me gustaría ese cargo. Creo que los directores de editorial deben ser los seres más incomprendidos del mundo.

blanca miosi y pepa fraile fuente imagen pepa fraile
Fuente imagen: Blanca Miosi y Pepa Fraile

Ronda rápida de preguntas (I):

– ¿Un amor puede durar toda la vida?

No. El amor se transforma a lo largo de la vida.

– ¿Qué tiene Blanca Miosi para que Mercedes Pinto me hable tan bien de ti?

Probablemente tiene una muy buena amiga.

– ¿Blanca Miosi vive de la literatura?

Puedo decir que sí.

– ¿Por qué crees que, en términos generales, la gente prefiere la TV a un libro?

Porque está acostumbrada al facilismo. Ver es más fácil que leer e imaginar.

– ¿Qué es eso de que escribes como un hombre?

Es lo dicen otros, no yo. Tal vez sea por los temas que escojo.

Ronda rápida de preguntas (II):

– Ya que te he hablado de Mercedes Pinto, te hago una pregunta que le hice a ella: una bebida, entrante, plato principal y postre con la que quedarías plenamente satisfecha:

Una copa de vino, coctel de camarones, seco de cabrito y mazamorra morada.

– Como el querido Cándido Macarro, ¿también reflexionas alguna vez desde un retrete?

No.

– Cuándo fue (y qué ocurrió) la última vez que pensaste… “¿y yo para qué me meto en estas cosas/estos líos?

Tengo por filosofía de vida no aceptar más de lo que me siento capaz de hacer. Así que, si acepto un reto, lo cumplo sin arrepentimientos de ninguna clase.

– ¿Qué es lo más atractivo en un hombre? ¿Y en una mujer (me da igual que sea en el plano físico, en su forma de ser…):

En un hombre: su inteligencia. En una mujer su capacidad de aceptarse a sí misma.

– ¿A qué escritor/a (y por qué) me recomendarías hacer una entrevista como esta?

Te sugeriría a Adrián Henríquez. Me parece un joven con mucho empuje y un gran futuro como escritor.
 Blanca, como todos los entrevistados, tienes la posibilidad de realizarme una pregunta, así que ¡dispara!
 Blanca Miosi pregunta: Quisiera saber qué esperas de la vida a largo plazo. ¿Dónde te ves de aquí a veinte años?
¡Dentro de 20 años estaría cerca de los 60 años! Me veo trabajando seguro en otra cosa distinta a la de ahora, el tiempo me ha demostrado que hay que reinventarse día a día, me veo quién sabe si con algún nieto, y me veo con mi mujer seguro. Y corriendo hasta que el cuerpo me aguante; ese hobby espero mantenerlo y poder seguir haciéndolo. Por lo demás, no tengo unas grandes aspiraciones más allá de seguir junto a los míos; y si por mi mujer fuera, viviendo en el campo.
 Hasta aquí la entrevista a Blanca Miosi. Espero que te haya gustado y te haya servido para conocer más sobre esta gran autora. Próximamente más entrevistas a escritores en #DetrásDeLaArroba.
Nos vemos.
Fuente:
https://manuelmirandaj.es/detrasdelaarroba-entrevista-blanca-miosi/

miércoles, 13 de diciembre de 2017

2017 que se va y mi lista de lecturas

Y llegamos a diciembre. Un año 2017 que pasó volando pero que me trajo mucho, como viene ocurriendo desde que me he dedicado a la escritura.

Este año fue para mí uno de retos. Me había comprometido a entregar la tercera parte, el final de la trilogía El manuscrito que, como algunos saben consta de El secreto, El coleccionista y El retorno. Al ser publicados a través de Amazon Publishing requerían nueva edición, de manera que entre correos que van y vienen con el equipo de Amazon tuve varios meses entretenidos hasta su publicación el 25 de abril.

Al mismo tiempo escribía mi novela La lista que estaba a punto de concluir para ser publicada el 15 de junio de este 2017.  Todo un logro para mí, haber publicado dos novelas este año después de un año sin hacerlo, porque escribía dos novelas casi simultáneamente: El retorno y La lista.

Puedo decir ahora que me siento satisfecha con los resultados, considero que El retorno es el mejor cierre para la trilogía y La lista es una novela que resultó ser del agrado de los lectores, aunque hubo detractores en ambos casos, como suele suceder. Algunos dicen que El retorno se deja llevar por modas porque planteo el amor entre personas del mismo sexo (un comentario despectivo dejado por algún homófobo) y a La lista algunos la tacharon de novela rosa. Ambos argumentos con los que no estoy de acuerdo, pero respeto la percepción ajena. Cada cual tiene derecho de expresar lo que piensa, aunque la intención de la novela no haya sido esa.

En otro aspecto también este año fue importante para mí porque fui invitada especial porAmazon al Perú en el mes de julio, para participar en la presentación del Cuarto Premio Literario de Amazon para Escritores Independientes, en el cual fui una de los jurados y también para estar presente en el taller magistral acerca de autopublicación en KDP dictado por Carlos Liévano en el hotel Belmont Miraflores Park, un lugar de ensueño. Aproveché el viaje para visitar a mis familiares en ese país, y pasar unos días muy agradables en el frío clima limeño, un lugar que bulle de actividad, y que se perfila como uno de los países con los índices de crecimiento más altos de Sudamérica.

De regreso me di con la sorpresa de encontrar mis novelas muy bien situadas en las listas de Bestesellers, y en especial, La lista entre los primeros lugares del top de Estados Unidos. Quiero agradecer a todos los que la han leído y en especial a los que dejaron sus comentarios en Amazon,  para nosotros los escritores, son invaluables. También sigo recibiendo correos de los lectores con sus impresiones, y siempre, por supuesto, mensajes sobre mi novela La búsqueda; creo que entre todas mis novelas es la que más cartas ha recibido; después de seis años de publicada en Amazon todavía la siguen comprando y comentando, algo que con ninguna editorial sería posible.

Pero este año no solo fue de escritura, viajes y ventas. ¡también he leído!,  desde novelas de autores independientes hasta de los autores consagrados, aquí una muestra de mis lecturas de 2017:

  1. A la captura de Shadowboy, de Adrián Henríquez
  2. Sed de venganza, Freddy Piedrahita
  3. Luna Negra, Cándido Macarro
  4. El laberinto del Hindú, José Vicente Alfaro
  5. El alano, Zoilo Hernández
  6. Anacaona, Jordi Díez
  7. Ángeles del Nuevo Mundo, Silvia Sanfederico
  8. Raziel, José Antonio González Queiró
  9. Los secretos de un recuerdo, Andrea Golden
  10. Pandemia Selectiva, Nicolás López Cisneros
  11. Desde la terraza, Francisco casero Viana
  12. Bajo el puente de los vientos, José de la Rosa
  13. El amargo don del olvido, A.V. San Martín
  14. Los crímenes del lago, Gemma Herrero Virto
  15. El legado de Ava, Elena Fuentes Moreno
  16. El coleccionista de flechas, Cristian Perfumo
  17. Habet, Francisco Gijon
  18. El callejón de Jack, Joaquim Colomer
  19. Seis novelistas y un crimen, Julio García Castillo
  20. Destino: El retorno infinito, Leno Bermúdez
  21. No digas que fue amor, F.J. Zornoza
  22. Berenice, la chica de guantes negros, Juan de Haro
  23. Matar a Dawood, Alfredo de Braganza 
  24. Proyecto Adán y Eva, Favio Ayala
  25. Amazon y sus algoritmos, César Leo Marcus
  26. Frío como el acero, David Baldacci
  27. El rey de los pleitos, John Grisham
  28. El intermediario, John Grisham
  29. Proceso por asesinato, Charles Dickens
  30. Aislamiento, Sean Black
  31. El espía inglés, Daniel Silva
  32. El secreto de Gray Mountain, John Grisham
  33. Zona Peligrosa, Lee Child
  34. El índice del miedo, Robert Harris
  35. El atraco, Daniel Silva
  36. El valle de los Leones, Ken Follet
  37. El proyecto Williamson, John Grisham
  38. En el último minuto, David Baldacci
  39. El sexto hombre, Charles Cumming
  40. En la guarida del zorro, Charlotte Link
  41. La hermandad, John Grisham
  42. Redención, John Hard
  43. No apto para mujeres, P D James
  44. No confíes en Peter Pan, John Verdon 
  45. Los años perdidos, Mary Higgins Clark                  
Como pueden observar, las primeras 24 novelas son de escritores independientes, y las 21 restantes de autores consagrados o publicados por editorial. Actualmente hay muchas novelas de escritores independientes que son extraordinariamente buenas, tanto en el fondo como en la forma, historia espléndidas, bien estructuradas, que no tienen nada que envidiar a las salidas de las imprentas editadas por una editorial. También es cierto que hay algunas que no me han gustado por diferentes motivos: porque no eran de la línea de mi preferencia; porque el tema me pareció estrambótico; porque no me engancharon desde el comienzo (algo importante); y no me gusta leer quince páginas para enterarme de qué va el asunto... Las novelas que no están numeradas en esta lista simplemente no las seguí leyendo, por lo tanto no vale anotarlas en la relación.

Recibo peticiones de lectura por correo, mensajes en Twitter y en Facbook con la intención de que dé mi opinión. Lamento decirles que no soy una lectora editorial, por lo que no es obligatorio tener que leer lo que me envíen. Para mí el encanto de la lectura reside en escoger lo que deseo leer, si coincide con alguna de las novelas que me envían con gusto procederé a leerla.

En esta relación de novelas leídas no figuran las de mis queridos amigos de tertulia Heberto Gamero con una novela que me encantó pero no puedo dar el título porque no estoy autorizada, y otra novela, la de mi preciosa amiga Krina Ber, una obra extraordinaria de poco más de 600 páginas, que por ahora ha sido presentada a un concurso, por lo tanto tampoco puedo develar el nombre.

Como ven, leo un promedio de 3.75 novelas al mes, y al mismo tiempo escribo las mías. Cuando empecé con esto de la escritura temía hacerlo, pensaba que podía "contaminarme" de alguna manera al leer obras ajenas mientras estuviera escribiendo; ahora leer a otros me distrae, y puedo estar escribiendo dos novelas simultáneamente y leer otras obras sin que ello menoscabe mi capacidad de concentración, porque cuando escribo me abstraigo del mundo y solo me dedico a los personajes y la historia que voy creando.

Creo que este ha sido un año productivo, me siento feliz de culminarlo
con la expectativa de publicar el 2018 próximo, otra novela: "El sustituto". Una historia que nada tiene que ver clones ni con lo que he escrito antes, pero como siempre, tendrá una buena dosis de intriga y suspense.

¡Hasta la próxima, amigos!