miércoles, 14 de junio de 2017

Leído y recomendado; EL ESPÍA INGLÉS, Daniel Silva


EL ESPÍA INGLÉS, de Daniel Silva

Soy aficionada a las novelas de espías, y el título me llamó la atención. No había leído nada de Daniel Silva y cuando me paseé por los primeros capítulos de la muestra quedé enganchada.

Su manera de narrar es típica de las novelas de acción, aunque tiene pasajes en los que se regodea con el ambiente, pero solo lo necesario para darnos una idea del entorno en el que se mueven la multitud de personajes en una historia que da la impresión estar escrita por alguien que estuvo dentro de los diferentes organismos de espionaje, seguridad y del gobierno inglés. Realmente una novela deliciosa, que se debe leer con atención para no confundir los nombres.

La novela empieza con un personaje del que no se sabe el nombre hasta bastante avanzada la trama, porque acostumbra adoptar múltiples personalidades, así como pasaportes y nacionalidades. Es un asesino a sueldo, utilizado por gobiernos para eliminar a los personajes que consideran peligrosos o simplemente para poder seguir sus conveniencias dentro del ajedrez internacional de la política. Su contraparte es un judío considerado un cerebro en el espionaje internacional que antepone cualquier asunto por más personal o cercano que sea para cumplir con lo que tiene en mente.

He pasado unos días sumergida en esta historia de buenos y malos, de mujeres adiestradas desde su nacimiento para hacer lo que tengan que hacer con tal de lograr sus objetivos, de hombres a los que no les tiembla el pulso para cometer atrocidades terroristas… y todo con un nivel de veracidad que por momentos pensaba que estaba viviéndolo. Me ha encantado leer a Daniel Silva, realmente un gran escritor.

Para quienes no lo conozcan:


De origen portugués, de adulto se ha convertido al judaísmo. Daniel Silva comenzó su carrera escribiendo como periodista para la agencia de noticias United Press International (UPI) en 1984 en San Francisco; un año más tarde fue trasladado a la sede de Washington DC y en 1987 se trasladó a El Cairo como corresponsal en el Oriente Medio. Silva regresó a Washington DC para trabajar en la cadena de televisión CNN, donde trabajó como productor de varios programas de televisión.

Comenzó a escribir su primera novela, The Unlikely Spy, en 1994. Publicado dos años más tarde, este libro La novela se convirtió en un best-seller y en 1997 Silva dejó la CNN para consagrarse a la literatura.

Actualmente vive en Georgetown, Washington D.C. con su mujer, Jamie Gangel, periodista de la NBC -a quien conoció en el Golfo Pérsico-, y sus dos hijos mellizos: Lily y Nicholas.

Fuente: Wikipedia.

sábado, 10 de junio de 2017

El 4° Premio Literario de Autores Indie en Español, ¿Cómo participar?

Amazon ya dio a conocer el 4° Premio Literario de Autores Indie en Español, es el cuarto año consecutivo y este año cada uno de los finalistas recibirá como premio un Kindle Oasis.
La obras podrán empezar a subirse a Amazon a partir del 1° de julio de 2017.


El Premio Literario de Amazon se inició en el año 2014, en el que ganó Jorge Magano con "La mirada de piedra"; en 2015 la ganadora fue Myriam Millán con "La hija del Dragón", y el año pasado, 2016 los ganadores fueron Ana Ballabriga y David Zaplana con "Ningún escocés verdadero". Todos los premios correspondieron a autores españoles, veamos si este año lo gana algún escritor de América.

Ana Ballabriga y David Zaplana                     Myriam Millán                              Jorge Magano     

El Ganador recibirá el paquete de Primer Premio, que tiene un precio de venta aproximado de 30.439 USD, e incluye el premio mencionado anteriormente, más:

    1. Un acuerdo de publicación que, entre otras cosas, le otorga a Amazon Publishing los derechos exclusivos a nivel mundial de publicación del Libro en todos los formatos e idiomas, incluyendo los derechos de:
      a. traducción del Libro al inglés, y
      b. publicación del libro en español; y

    2. Un premio en efectivo de 5.000,00 USD que será depositado directamente o mediante transferencia electrónica a la cuenta del Ganador.

    3. Actividades promocionales de marketing para el titulo ganador en Amazon.com, Amazon.es y Amazon.com.mx (con un valor aproximado de 25.000 USD).

    4. Impresión de 25 ejemplares del libro ganador (valor aproximado de 150 USD).
Para aquellos que deseen participar pueden entrar a este enlace de PREGUNTAS FRECUENTES, donde encontrarán respuestas a la mayoría de preguntas que se plantean los interesados en concursar.

Creo que es una buena oportunidad para hacer que sus libros sean más visibles dada la cantidad de lectores que estarán interesados en leer las obras que estarán a la venta, algo inusual en cualquier concurso, el público podrá de esa manera apoyar a las obras de su agrado, aunque habrá un jurado calificador.

Queridos amigos, ¡les deseo mucha suerte y que gane el mejor!

jueves, 18 de mayo de 2017

¿Por qué Twitter para vender libros?


Hay escritores que me preguntan: "¿Para qué sirve Twitter? No lo pillo". ¿Y quieren saber algo? a veces me parece un sitio en donde uno va para darse el gusto de ver sus libros expuestos a un público que ni le va ni le viene lo que uno publica.

Pero cuando pienso en lo que dicen los conocedores del marketing digital, de que Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin y Google+ son sumamente efectivos, me parece que vale la pena permanecer en ese universo de individuos en el que todo el mundo se cruza con nosotros a través de frases con palabras contadas, muchos hashtags y enlaces, y sobre todo muchas imágenes.

Nunca he sido partidaria de pertenecer a grupos. En Facebook visito uno o dos, y los que más frecuento solo para promocionar libros (generalmente de otros escritores) son los que he creado yo: Autores Hispanoamericanos, Blanca Miosi y su Mundo; eBooks gratis y ¿De qué se trata tu Libro? Raramente publico mis libros en grupos ajenos a los míos. Prefiero hacerlo en mi página de Facebook o en mi muro.

Igualmente en Twitter lo hago a nombre propio; estuve durante unos meses en un grupo pero a pesar de ser la que menos lo usaba y muchas veces era para promocionar a otros, hubo escritores que se quejaron de mi falta reciprocidad. Tal vez tengan razón, pero nadie puede decirme que yo sea una persona que solo publicito mis libros. Mencioné lo de los grupos no para hablar de ese mal momento (al final me dijeron de una forma sutil que me retirara y lo hice de inmediato, faltaría más); lo que deseo exponer es lo siguiente:

Hay escritores que están dentro de esos grupos cuyos Tweets son retuiteados 40, 50, 60 veces y vistos por más de 1000 personas pero no venden. Hay otros que son retuiteados por 5 personas y dos de ellas hacen clic en el enlace.

¿Cual es el valor de un tweet? El verdadero valor consiste en la cantidad de "clic en el enlace" que aparece en las estadísticas. De nada sirve que los amigos de siempre hagan RT en cantidades fantásticas si ninguno de ellos se interesa por entrar a la página del libro que se está anunciando.

Por ejemplo:
Aquí podemos ver que este Tweet fue visto por 509 personas, retuiteado 42 veces, me gusta 22 veces, pero en ningún momento alguno de ellos hizo "clic en el enlace".  Eso es lo que se obtiene en los grupos, mucha bulla y poca efectividad. Ojo: "Abrir el detalle" solo significa que abrieron la imagen.

Yo prefiero hacerlo en solitario:

Unas modestas 137 vistas, 2 "me gusta" y 4 "clics en el enlace" lo que significa que es muy probable que de esos 4 alguno llegue a comprar mi libro.

Por otro lado si no se ofrece algo tangible, sino solo anuncios de "Cómprame la maravilla de libro que estoy publicando", la gente dejará de prestar atención, máxime si siempre es el mismo libro. Se puede variar, y lo mejor que tiene Amazon es el "Embeb" de Amazon.com o: "Incrustar" como aparece en Amazon.es. Se encuentra debajo del precio y del sitio de compra del libro. Si hacemos clic allí nos levará a una ventana en la que aparecerá un link que podremos copiar y pegar en cualquier sitio para que la gente entre directamente al libro. Un ejemplo de esto es el Tweet que hice para Sergio Llanes:

¿Se fijan cuántos "Clics en el enlace"?: 18, ni más ni menos, y solo 9 "me gusta", en total captó la atención de 1072 personas. Eso en el término de un par de horas.

Debo aclarar que los Tweets de mis novelas son los menos retuiteados, no porque yo no sea recíproca, que me gasto varias horas diarias promocionando a otros autores, debe ser porque muchos suponen que no necesito ser promocionada. Bueno, no es verdad, TODO el mundo necesita publicitar sus libros, pero no me quejo ni hago alboroto por eso. Si no desean hacer RT de mis libros lo acepto, siempre me ha ido bien promocionando en solitario y en el camino encuentro buenos amigos y nuevos lectores que de vez en cuando me dan sorpresas maravillosas. Eso sí, hay unos cuantos amigos a quienes considero especiales, siempre publicitan mis libros aunque algunos días me ausente de Twitter y se los agradezco de corazón. Ellos saben quiénes son.

Así que, amigos, ya saben: Estar en Twitter no solo es darle al ratón y hacer clic en "me gusta" o hacer RT de todo lo que se vea. Es utilizar de manera inteligente esa herramienta ofreciendo contenido que proporcione interés.  Más vale poco y efectivo que una cantidad de RT inoperante. Vean esto:


Aquí tienen otro ejemplo, un Tweet promocionado por mí con el enlace al libro de Juan soto Miranda.
Solo 117 impresiones, y 2 me gusta, pero ¡4 clics en el enlace! Eso es efectividad.

Yo seguiré promocionando a los escritores en Twitter aunque algunos digan que no lo hago porque soy así. antiparabólica, como decimos por aquí.

¡Hasta la próxima, amigos!

martes, 9 de mayo de 2017

Las ideas para escribir una novela

En una entrevista que me hizo Sandrin Julien para su magazine Gwendydd (una distribuidora en Marsella, en el sur de Francia) me preguntó ¿Cómo surgió la idea para escribir “El manuscrito”?

Es curiosa la manera como a uno le llegan las ideas. Recuerdo que estaba en un parque y vi sentado en una banca de madera a un hombre enfrascado en la lectura de un libro. Más allá, a unos cuantos metros, otro hombre, esta vez de apariencia humilde llevaba a cuestas una enorme bolsa negra de plástico. Se sentó a descansar al borde del sendero y miró con atención al hombre que leía. Esa imagen me quedó grabada. De inmediato imaginé que el hombre de la bolsa era un ser misterioso que le había entregado al hombre sentado en el banco un manuscrito con cualidades especiales. Lo demás surgió camino a casa. Ya tenía la historia. Sabía cómo empezaría y cómo terminaría; el asunto era fabricar la carpintería para que la historia se sostuviera desde el principio hasta el final.

Creo que para escribir una novela se debe tener en la mente el comienzo y el final. El nudo, los giros, los personajes adicionales irán apareciendo a medida que la historia los requiera. Al menos para mí no perder de vista el final hace que la historia que voy narrando mantenga coherencia y tenga un rumbo directo hacia el final. Prefiero no divagar. Todo lo que escriba debe de estar alineado de tal manera que empate con ese final que tengo en mente. Esto no quiere decir que en mis novelas no ocurran sucesos; todo lo contrario.  Ocurren muchos eventos, pero no pierdo de vista el objetivo principal de la historia: la resolución del conflicto o los conflictos creados en las primeras páginas.
Recuerdo que mi hijo leyó “El manuscrito” y me preguntó si tendría continuación. Le dije que no. La novela me había resultado sumamente difícil, y repetir la trama bajo otras circunstancias se me hacía cuesta arriba. No obstante, él me dio una idea:

“Mamá, no es necesario que sean los mismos personajes, esta vez deben ser otros, y cuando escribas la tercera parte que aparezcan los del primer manuscrito”.

Después de pensarlo un poco su idea me pareció fantástica. ¡Serían tres libros que se podrían leer individualmente! Pero pasaron tres años antes de que me animara a escribir “El manuscrito II El coleccionista”.  Tuvo buena aceptación y algunos dijeron que era mejor que el primero. Hoy después de siete años de haber escrito el primer manuscrito veo el tercero, “El retorno” ya a la venta. Es emocionante mirar la trilogía. Es emocionante saber que en cada libro hay una historia diferente y es emocionante saber que lo pude hacer.

La trilogía ha sido remozada, editada y con nuevas portadas por Amazon Publishing, la editorial de Amazon. Ya no está en Kindle Direct Publishing (KDP) es decir, no es autopublicada, aunque “El manuscrito I” debido al éxito en Amazon fue publicada por Ediciones B. Una vez cumplido el contrato la tiene Amazon Pub. Espero que cubra las expectativas de ambos (de ellos y las mías) y que muchos conozcan su contenido.

“El manuscrito I” fue la novela con la que me inicié en los temas que llaman thrillers. A partir de ese libro supe que me encantaba escribir historias de aventuras, acción e intriga.  Así es, poco a poco me voy descubriendo a mí misma y sigo experimentando y aprendiendo. La escritura es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

¡Hasta la próxima, amigos!


jueves, 13 de abril de 2017

Una noticia sorpresa

Para una persona como yo que empezó a escribir bastante tarde sin mayor ambición que la de pasarla bien, lo que me está ocurriendo es sencillamente imposible de creer. Posteo a diario al igual que lo hacen muchos, las noticias que generan mis libros. Y, la verdad, es bastante más de lo que merezco.
Hoy mi traductora y agente francesa Maud Hillard, me dio una noticia que me hace muy feliz. Mis cinco libros en francés se exhibirán en Universde Gwendydd, una galería en Marsella, en el sur de Francia. ¿Quién podría pensarlo, cuando tomé por primera vez un bolígrafo para escribir una historia, que más adelante sucedería esto? También aparezco en su página web de autores.

Y por si fuera poco el 25 de abril, es decir, dentro de trece días, será el lanzamiento ya a la venta (por ahora está en preventa) de la trilogía de “El manuscrito”, de la que “El coleccionista - El manuscrito 3”, es el nuevo volumen que cierra la saga. Estoy ansiosa, y también bastante nerviosa por la acogida de esta novela, pues nunca se sabe cuál será la reacción de los lectores. Los que leyeron los dos primeros manuscritos podrán satisfacer la curiosidad que generó el pequeño hombre de la bolsa negra, quien toma un protagonismo especial en esta tercera entrega.

Pero eso no es todo: ¡Amazon dijo que sería la escritora del mes en la segunda quincena de abril con seis de mis novelas, ahora que se celebra el mes del escritor y las pondrá en oferta!

Siempre soñaba con que mis libros fueran traducidos y vendidos en todo el mundo, hoy puedo decir que gracias a que publiqué en Amazon y al impulso que eso dio a mi carrera como escritora mis libros están traducidos al inglés, francés, alemán y dentro de unos meses saldrán en chino.

Para mí lo más importante siempre fue competir conmigo misma en lugar de competir con otros y enfrentarme a nuevos retos. Quise que mis libros no fueran fáciles y nunca quedé satisfecha. Creo que mi actitud de alcanzar metas escandalosas como escribir acerca de personajes históricos controversiales dándoles una pátina de humanidad (El legado); sumergirme en aguas profundas con la historia del imperio incaico dando humanidad a sus personajes (El cóndor de la pluma dorada); empezar una novela en la que el principal protagonista parecía ser un manuscrito (la trilogía El manuscrito), para luego atreverme a incursionar en el thriller más puro y duro con un tema que incluía el terrorismo (El rastreador), no estaba equivocada. Y pensar que todo empezó con “La búsqueda”, la novela con la que aprendí a escribir, me llena de alegría, pues es una novela que escribí por amor.

Si todo va como tengo pensado, para junio o julio publicaré el libro que escribo ahora: “La lista”; espero sea del agrado de los lectores. Pero los nervios, la inseguridad y la ansiedad siempre están conmigo, creo que ahora sé que son la clave para nunca estar satisfecha conmigo misma y aspirar cada vez a más.

¡Hasta la próxima, amigos!

viernes, 7 de abril de 2017

Escritores independientes en el futuro

—¿Cómo fue que te convertiste en escritora, abuela?
—No fue que me “convertí” aunque sé de muchos que sí lo hicieron en esa época, querido Pepe. Allá por el 2011, a un gringo llamado Jeff Bezos se le ocurrió acordarse de que en el idioma español también había mucha gente que leía y abrió su portal Amazon para que los escritores que no podían publicar por editoriales lo hicieran a través de su plataforma llamada Kindle Direct Publishing en Español o KDP en español.
—¡Ah, creo que he oído hablar de eso!
—Claro que tienes que haber oído, fuimos los pioneros de lo que se llamó “la Generación Kindle”, no porque hubiéramos nacido todos en la misma fecha, sino porque viejos, jóvenes, maduros, escritores, poetas, abuelos, nietos y toda la gente que tenía algo que decir por escrito pudo publicar a través de un sistema sencillo, en el que nadie se fijaba si su manuscrito era bueno o malo, ¡fue una época sensacional!
—¿Es decir que todos se volvieron famosos?
—¡No, qué va, hijo! Algunos ya sabían escribir y fueron los que llegaron a hacerse conocidos. Otros también eran muy buenos, pero no encontraban público apropiado para sus libros, pero lo más importante era que estábamos unidos, nos ayudábamos unos a otros, nos aconsejábamos, y también, claro, empezaron los problemas porque algunos decían que no los tomaban en serio y que Amazon tenía sus preferidos.
—¿Y eso era cierto?
—Supongo que sí. Como empresa al fin, ellos se fijaban en los que más vendían o en los que se habían hecho más conocidos y probablemente debido a eso les daban cierto apoyo promocional con sus Kindle Flash, pero primero había que ganárselo.
—Oye abuela, y si todos se ayudaban quiere decir que todos era buenos escritores.
—Pues cuando ayudas a alguien no necesariamente debe hacerse porque sea una luminaria, sino porque lo necesite. Y si lo necesita es porque o no es muy bueno, o tal vez no sepa cómo hacer para que su libro se venda y se lea.
—¿Recuerdas a algunos, abuela?
—¡Claro! ¡Cómo no voy a recordarlos, pero fueron tantos, y todavía hay uno que otro que se ha convertido en un bestseller mundial; tuvimos al comienzo un semillero de talentos, los más persistentes lograron afianzarse, los que se dieron por vencidos o abrieron los ojos y se dieron cuenta que publicar los que les había sucedido en la vida no cuajaba, se retiraron.
—Supongo que tú tenías tu grupo, ¿no? Siempre ocurre.
—Claro, porque la buena vibra se atrae, hijo, no importa la diferencia de edades, recuerdo a uno que escribía como cuatro novelas al año, y si le encargaban escribir acerca del Papa seguro que lo hacía en menos que canta un gallo, el hombre era un fenómeno, era el más prolífico de Amazon.  También a otro, experto en marketing, que descubrió su veta de oro no por el marketing sino por un detective al que puso un apellido como el de la compañía alemana de partes y piezas para vehículos tan conocidas, bueno, y el personaje era del gusto de los lectores, a eso se le llama encontrar su nicho.
—Ay abue, ya empezamos a hablar de la muerte.
—No en esta ocasión, hijo mío, nicho es como decir: “lugar”. Cuando deseas escribir para un grupo determinado de gente escribes para un nicho.
—Bueno, la palabra es un poco terrorífica…
—También eran terroríficas las cosas que sucedían entre los autores de la Generación Kindle, nieto mío. Y no estoy hablando del tema de sus libros, sino de los serruchos con los que algunos de nosotros teníamos que lidiar. Unos cuantos se disfrazaban de lectores y escribían bajo seudónimo unos comentarios en Amazon que eran para desanimar a cualquiera a seguir escribiendo. Otros inflaban la cantidad de libros que vendían, algunos hablaban mal de sus compañeros, y no hablo solo de escritores, también los lectores empezaron a formar parte de esta Generación Kindle en la que ellos empezaron a tener voz y voto.
—¿Los lectores?
—¡Claro!, ¿cuándo antes se había visto semejante bochinche? Lectores, escritores, ensayistas, poetas, piratas, reseñadores, cantautores (y eso que no te hablo de Bob Dylan quien se ganó el Premio Nóbel, solo para que te des cuenta de la época en la que vivíamos), un desfase total, lectores que se convirtieron de noche a la mañana en críticos literarios, correctores y padrinos de la novia. Unos escritores que decían que estaban negados a la promoción y otros que se la pasaban todo el día Twiteando sus libros…
—¿Twiteando? ¿Qué es eso?
—Es difícil de explicar, pero hasta yo andaba metida en ese berenjenal: novela que me gustaba, novela que promocionaba en Twitter, una plataforma gratuita en la que podíamos hacer publicidad de todo cuanto fuera leíble y no leíble también. Y es que cuando le agarrabas gusto, ingresabas a una especie de Hermandad Twuitera.
—¿Y no usaban Facebook? He oído mucho de eso.
—Claro que sí, todo lo que sea gratis y estuviera disponible. En Facebook a veces se armaban unas discusiones descomunales en la que no faltaban los insultos, entonces automáticamente aparecían los bloqueos y las amistades dejaban de ser amigas, así no te enterabas de lo que hablaban a tus espaldas.
—¡Fue una época muy divertida, abuela!
—Claro que sí, al menos yo la veía así. Hasta tenía un programa de radio llamado “La Hora Amazónica” en la que entrevistaba a escritores, lectores, y mira que yo jamás había sido locutora, pero era una época en la que nos creíamos capaces de todo.
—¿Y qué pasó con Amazon?
—Compró un grupo de editoriales y empezó a seleccionar a los escritores cuyos libros más se vendían, lo cual fue transformando la empresa en una editorial en la que había que firmar un contrato si la novela había pasado por la criba editorial, es decir, igualita que las otras, con la diferencia de que esta tenía un programa de promoción de apoyo para sus autores en una plataforma con millones de afiliados. Y es que Bezos no daba una puntada sin hilo.
—Qué bien, abuela, ya sabes que soy tu fan número 1. ¿Hasta cuándo vas a escribir?
—Gracias, Pepe, escribiré hasta que muera. Todavía tengo mucho que contar, y sé que hay otros como yo que harán lo mismo, porque la escritura no es solo un pasatiempo. Es una carrera de fondo y no se termina porque no hayas vendido ni una hoja.  Se termina cuando sientes que ya no tienes de qué escribir; eso sí, tienes que divertirte cuando lo haces, de lo contrario sería una tarea tediosa, como algunos libros que todavía circulan por ahí.

Diciembre 15 de 2044.

martes, 28 de febrero de 2017

Así nació LA BÚSQUEDA

Me costó empezar a escribir mi novela La búsqueda. Había prometido a mi marido que lo haría pero pasaban los días y no me sentía muy atraída con la idea de escribir acerca de una época que me era tan ajena, o tal vez tenía miedo de enterarme de cosas que me perturbarían demasiado y no deseaba dejar mi zona de confort. Cosa rara en mí, porque cuando trazo un plan es para ejecutarlo de inmediato, no acostumbro dejarlo para después.
Una tarde al regresar del taller Waldek me preguntó mientras cenábamos: “¿Cuándo empezarás a escribir mi historia?” Yo lo miré y vi en sus ojos los deseos de empezar a contar algo que era probable necesitaba hacerlo. Sin embargo un temor penetró en mi alma. Un raro presentimiento que no supe descifrar hasta después.
Vi en sus ojos azules claros como el cielo la inocencia de un niño. Él siempre tenía esa forma de mirar, nunca perdió la curiosidad por la vida, por los inventos, por toda la tecnología que lo rodeaba y que él iba adquiriendo con más avidez que yo. “Hoy” le dije. “Cuando acabemos la cena”.
Esa misma noche, sin que yo tuviera un bolígrafo en mi mano ni un papel frente a mí empezó a contar: “Recuerdo a mamá cuando era joven y todavía me parece ver su rostro de ojos siempre sonrientes…”. Habló de su padre, de su hermana y de su tío Krakus, una familia a la que yo conocía pero que había visto como se ven a los familiares políticos cuando se está de visita: solo la superficie, sin profundizar en las arrugas de sus rostros ni ir más allá de las palabras corteses y cariñosas que suelen tener tan a la mano los polacos.
Conversamos casi hasta medianoche, y de pronto noté que su historia me había envuelto, que necesitaba saber más de ese hombre que tenía delante y del que sabía muy por encima acerca de los últimos treinta años. Porque uno nunca sabe quién es realmente la persona con la que vive. Siempre hay una parte de ella que quedará en el misterio, y tal vez es mejor que sea así, de lo contrario se perdería la magia, la atracción, el deleite de vivir al lado de alguien que en cualquier momento podría sorprenderte.
Hoy después de varios años de su muerte y doce años ya desde que escribí las primeras líneas de mi novela más querida, puedo verme como si fuese una película, sentada en la mesa de la cocina, él con un cigarrillo en los labios y yo atenta a cada una de sus palabras. Me enteré de sus primeros amores, de sus ilusiones, de su valentía. Empecé a conocer al verdadero Waldek que se ocultaba bajo una capa de rudeza, la misma que hacía juego con su exterior, y que esta vez abría para dejarme entrar. Vi que el hombretón que no temía a nada había vivido todos esos años ocultando un pasado que deseaba olvidar y tal vez lo había logrado, pero por una extraña razón quiso confiármelo para que otros lo supieran, sin saber que esa vida que me estaba contando durante las noches que duró su confesión, me serviría para poder trazar la mía cuando él muriera. Es el legado que me dejó mi amado Waldek y por el que le estaré siempre agradecida. Gracias a él supe que podía escribir, que podía remontarme al pasado y hurgar en la vida de los personajes históricos para trasladarlos a mis libros. Y hoy, años después de aquellas confidencias, todavía recuerdo cada vez que me siento en la mesa de la cocina, su voz calmada contándome su vida, sin lágrimas ni lamentos, sin odios ni rencores, como un pasado que fue y que no se puede cambiar. Solo recordar. Me enseñó que vivir el presente es más valioso que aferrarse al pasado pues no tiene sentido odiar ni sufrir por lo que pudo haber sido.

Siento mucha alegría al ver la cara del niño de la portada, es como si me hiciera un guiño, y me recordara: “Aún estoy aquí”, porque después de seis años de subir a Amazon La búsqueda, todavía se mantiene en los primeros lugares del género Histórica en Amazon.com. Y hay días en que amanece de primero y se da el lujo de entrar al top 100 general. Una novela testimonio que en un comienzo fue publicada por una editorial importante en España sin mayores remilgos. Waldek siempre fue un chico con suerte, como decía él.

martes, 14 de febrero de 2017

¿Quieres causar de entrada buen efecto en tus lectores?

¿Cuál es la mejor manera de presentar un libro en Amazon, o en cualquier plataforma de autopublicación?

Además de la portada que, como ya sabemos, debe ser sugerente y atractiva, hay unos cuantos tips que me parecen importantes tener en cuenta:

1. La sinopsis. Las editoriales ponen un especial cuidado al redactarlas; raras veces utilizan las que proporciona el autor, porque generalmente están escritas desde una visión subjetiva.  

Una buena sinopsis no necesariamente debe explicar de qué trata la novela, es más bien una sugerencia de lo que el lector encontrará en ella. Si es posible eviten connotaciones políticas o aseveraciones de advertencia acerca de lo que van a encontrar, en algunos casos podrían resultar contraproducentes. Recuerden que el lector deberá sacar sus propias conclusiones. Tratar de dirigir su atención hacia determinadas ideas no es recomendable. Yo personalmente huyo de los consejos dados por el propio autor.

Demás está decir que se debe tener cuidado con la redacción y cuidar al máximo la ortografía y la gramática. La sinopsis es una muestra de lo que el lector encontrará en el interior de la novela.

2. Las primeras páginas. Después de la portada y el título, podría ir una dedicatoria muy simple, no una alegoría ni tampoco largos epígrafes que en el primer momento dirán nada o muy poco al lector que empieza a leer. Los agradecimientos se suelen poner al final, así como las notas de autor. Particularmente yo evito los prólogos. Muchos autores piden prólogos a lectores amigos para que hablen de forma positiva de la obra. Creo que no son necesarios, en todo caso ese tipo de prólogos son poco creíbles.
Creo que solo son aceptables si el autor es muy conocido y se cuenta en él su trayectoria y su obra, como en los casos de Fedor Dostoievski, Gabriel García Márquez, u otros autores célebres. He leído unos prólogos muy ricos en información; especialmente recuerdo uno de Nietzsche en Así habló Zaratustra de 21 páginas, en el que está su interesante biografía.

En estas primeras páginas debería de figurar La Tabla de Contenidos o Índice. Muchos de los que publicamos en Amazon sabemos que no está permitido que vaya al final del libro, especialmente si esa novela está suscrita a Kindle Unlimited. La razón es muy sencilla: Amazon contabiliza las páginas leídas para pagar al escritor por cada libro prestado. Si el índice está al final, el lector irá directamente al final para buscar el capítulo que le interesa y el sistema detectará que el libro fue completamente leído. Amazon ha penalizado a los autores que incurrieron en esta especie de fraude, y aunque algunos no lo hacen como práctica fraudulenta sino por ignorar ciertas directrices, cuando menos lo esperen recibirán una notificación diciendo que su libro fue retirado de la venta.


Añadir leyenda
3. El primer capítulo. No hay nada más agradable, al menos para mí, que entrar directamente al primer capítulo sin tener que leer epígrafes, agradecimientos, largas dedicatorias y las razones que llevaron al autor (especialmente si es un absoluto desconocido) a escribir el libro. Y ese primer capítulo debe ser tan bueno que "enganche" desde el primer párrafo. 

Si tomamos en cuenta que en Amazon se puede leer la muestra de los primeros capítulos de la novela, me parece imprescindible que despierte interés desde el comienzo. Por supuesto, hago la suposición de que el libro ya esté bien corregido, a estas alturas es algo que se debería hacer sí o sí. 

Yo cuidaría mucho dar a leer mi novela recién acabada a un lector beta que sea un amigo, o cualquier persona que por ser un lector consuetudinario se crea con la capacidad de dar una opinión acerca de si el libro está bien o mal escrito, si tiene fallas en el lenguaje, la gramática o en la estructura. Los lectores solo son lectores. Y por más que hayan leído cientos de novelas nunca podrán detectar ese tipo de fallas. Para eso se requiere la ayuda de personas especializadas que detecten los artículos sobrantes, las frases hechas, los errores históricos, geográficos o costumbristas.

Bueno, amigos, como saben, no soy persona de escribir largas entradas, me despido esperando haber contribuido a aclarar algunos puntos que de vez en cuando me preguntan.

¡Hasta la próxima!

jueves, 26 de enero de 2017

El retorno - El manuscrito 3


¡Por fin! ¡La última novela de la trilogía ya está en Amazon!




Richard Raising se encuentra en una encrucijada: ha dejado el trabajo, su mujer lo ha abandonado y sus planes de ser escritor no dan frutos. Cuando, en su desesperación, siente que no saldrá a flote, recibe un manuscrito de manos de un enigmático personaje que parece tener datos sobre sus antepasados y le aconseja que busque a Nicholas Blohm y Dante Contini-Massera, protagonistas de la primera entrega de El Manuscrito.
Siguiendo el extraordinario texto, los tres se embarcan en una aventura en la que descubrirán los secretos del linaje de Richard Raising, se asomarán al mundo de la Baja Edad Media y se adentrarán en los oscuros tiempos en que se forjó la historia de Inglaterra, íntimamente vinculada a la leyenda artúrica. ¿Hallarán la solución a los enigmas de la trilogía? ¿Conseguirán que el amor y la amistad se impongan a la traición y la muerte?


Para los que hayan leído El manuscrito 1, esta novela es una secuencia perfecta.
la pueden conseguir ya en preventa en Amazon en formato digital y de papel: http://rxe.me/XZWXD2

lunes, 23 de enero de 2017

La verdad acerca de los escritores independientes

Mercedes Pinto
Hoy voy a hablar de un tema recurrente pero que creo necesario enfatizar. Me he topado tanto en Twitter como en Facebook con comentarios como: "Yo no soy independiente, la editorial tal se ha arriesgado conmigo...", sin embargo me ponen la imagen de su libro en los avisos en los que promociono a los escritores independientes, (supongo que con la finalidad de que me entere o ayude a promocionar su libro).

Este tipo de manifestaciones como de "advertencia" de que publica a través de una editorial es pasada de moda y adolece de conocimiento acerca de lo que ocurre actualmente en el mundo de la edición. 
Mario Escobar

Hay escritores que se avergüenzan de que los consideren autopublicados, sin saber que muchos de ellos publican también a través de grandes editoriales, en ocasiones de mucha más importancia de la que se imaginan. Puedo poner algunos ejemplos:

Mario Escobar publica gran parte de sus novelas con Harper Collins y varias más. También Publica por Amazon Publishing.
Enrique Laso lo hace con Martínez Roca
Rafael R. Costa también por Planeta para su sello Espasa.
Jordi Díaz, Ediciones B
Fernando Gamboa, Ediciones B.
Mercedes Pinto con Ediciones B, Libros Mablaz, y Amazon Publishing.

Y así podría seguir. Yo misma empecé publicando hace siete años por Ediciones Roca, Viceversa y también por Ediciones B, y mis libros en francés los publica Les 2 Encres Editions; en alemán Amazon Crossing y en inglés los he mandado traducir por mi cuenta, a un coste bastante alto. de manera que no se nos puede acusar de mala calidad.
Fernando Gamboa


Cuando la gente me escucha decir que publico por Amazon hace un gesto de comprensible tolerancia cuando en realidad no entienden de qué se trata.  En esa plataforma existe de todo, es verdad, pero también hay muy buenos libros. Mejores que muchos publicados por editorial. Algunos de ellos con premios de Literatura. Pero el asunto es peor cuando las ideas provienen de los propios autopublicados. Algunos al no vender muchos libros asumen que no son leídos porque no los respalda una editorial. Creo que en esos casos deberían hacerse una reflexión: ¿Qué es lo que falla en sus libros?

Si no fueron aceptados por una editorial tal vez tengan demasiadas fallas, o la historia no interese. Aunque ellas también se equivocan; lo hicieron con uno de mis libros y creo que es lo mejor que pudo sucederme porque gracias a ello me decidí a publicar como independiente con bastante éxito.
Jordi Díez

Las editoriales no son la panacea. Admito que la sensación de ser aceptados por una casa editora da una gran satisfacción por aquello de las cribas, pero en la vida real no significa que el libro se convierta en un Best Seller o que nos hagamos conocidos en todo el mundo. La mayoría de las medianas o pequeñas editoriales no tienen distribución en el extranjero, mientras que empresas como Amazon y similares venden a través de Internet en todo el mundo, y cuando hablo de libros no me refiero solo a los digitales, también hablo del formato en papel y en audible. Por cierto, mis libros se venden en los tres formatos.
Enrique Laso

Hoy en día ser escritor independiente no significa solo ser autopublicado. Ser independiente abarca mucho más, amén de lo que ya se sabe: lo de promocionarnos, pagar las correcciones, maquetación, etc. Ser independiente significa ser nuestros propios agentes. Hemos dejado a un lado el pudor al hablar de nuestros libros y podemos escoger la editorial que más nos convenga. Ser independiente significa que nosotros no vamos en busca de editoriales; son ellas las que llaman a nuestra puerta. Esa es la realidad, y no porque no tengamos agente literario; que hay algunos de nosotros que sí los tienen y también yo tuve una de las mejores de España. Los que publicamos por nuestra cuenta decidimos qué libros deseamos publicar por nuestros medios y cuáles dejarlo en manos de una editorial, pero estamos claros en algo: Tenemos que involucrarnos en la promoción de nuestras obras, porque las editoriales no se hacen cargo de ellas aparte del lanzamiento y tal vez un par de meses más. 

Algunos se habrán fijado que entre las editoriales mencionadas arriba puse "Amazon Publishing". No la confundan con Kindle Direct Publishing o KDP.
Amazon Publishing es una editorial formada por un grupo de editoriales adquiridas por Amazon hace algunos años, y funciona como una editorial regular; es decir: seleccionan los manuscritos, pagan un anticipo, los trabajos son sometidos a una rigurosa corrección ortotipógrafica y de estilo y también se especializan en la parte histórica y documentada de la obra para que todo concuerde. Los diseños de sus portadas son encargados a empresas especializadas y lo más importante: la promoción que hacen de los libros publicados por ellos es la más eficiente del mercado. Algo que ninguna editorial puede darse el lujo de emular.

¿Por qué la promoción de Amazon Publishing es tan efectiva? Porque tienen una base de datos de millones de lectores y la penetración inigualable de su portal, algo que ninguna otra editorial posee. 

¿Qué se necesita para publicar en Amazon Publishing? Tener una buena novela y comunicarse con ellos. Toman muy en cuenta los títulos autopublicados en Amazon, especialmente si han ocupado buenos lugares en sus listas. Aunque ellos empezaron en Estados Unidos ahora existe Amazon Publishing es España; si escriben a "contacto" en esa página sus cartas serán remitidas a España.

Espero que haya aclarado el panorama a los escritores y lectores que se muestran escépticos ante un autor independiente. 

¡Hasta la próxima, amigos!
Blanca Miosi

miércoles, 4 de enero de 2017

¿Deseas tener tu libro traducido al chino?

¿Deseas tener tu libro traducido al chino? Aquí tienes la solución, una plataforma seria que llevará tu obra a uno de los mercados más grandes del mundo.

Lo que publico a continuación es una traducción de un artículo de  publicado en  Mar 9, 2015 by Catherine Shu (@catherineshu) en la revista TL.


El mercado de edición de libros de China está alrededor de $ 20 billones de dólares, y los libros electrónicos son un segmento de rápido crecimiento, pero es difícil para los autores extranjeros para hacerse un hueco. Primero tienen que encontrar un editor y luego esperar a que su libro sea traducido y editado, un proceso que puede tardar hasta un año. Fiberead, una startup con sede en Beijing, está haciendo el proceso más rápido y más sencillo.

Fundada por Runa Jiang en 2011, Fiberead participa actualmente en el programa de aceleración de 500 Startups.  Jiang dice que puso en marcha la empresa “porque las plataformas de libros digitales están proliferando en China y hay un fuerte interés en las obras de autores extranjeros, pero la industria editorial tradicional no pueden mantenerse al día con la demanda lector”.

Al principio, Fiberead  se centró en libros sobre espíritu empresarial, nuevas empresas, y el Internet, pero su catálogo se ha ampliado para incluir la ficción, autoayuda, biografías, y otros géneros.

Fiberead cuenta actualmente con 100 autores en su plantel y 200 títulos disponibles en su página web. Treinta y tres de ellos han sido lanzados también a través de otros canales de distribución, incluyendo Amazon.cn, Alibaba, JD.com, Dangdang, NetEase, Baidu, y iBooks. Una novela, "Sugar & Spice" por la autora británica Saffina Desforges , llegó a la número uno en Amazon.cn.
“Antes de Fiberead, estos autores tenían que pasar por los editores tradicionales. Hay más de un millón de libros en inglés que publican todos los años, pero sólo 10.000 son traducidos al chino y se publicaron en China", dice Jiang. "Con tales probabilidades, ser publicados en China es muy competitivo. La mayor parte de los mejores escritores en los EEUU nunca tienen la oportunidad de ser publicados en China".

Fiberead agiliza el proceso con su plataforma en línea. Después de que se firma un acuerdo de publicación, los autores deben subir su manuscrito y metadatos al sitio de Fiberead, donde se pone a disposición de los traductores y editores.
Una de las razones de que Fiberead es capaz de colocar un libro en el mercado chino más rápidamente que los editores tradicionales es porque trabaja con unos 300 traductores cualificados, que se redujo de un grupo de 2.000 aplicaciones, después de la publicación de información en redes sociales como Weibo, WeChat y Douban. Esto permite a Fiberead lanzar un libro al mercado en aproximadamente dos a tres meses.

Mike Moyer , un empresario de tecnología y el autor de "Slicing Pie", dice que decidió trabajar con Fiberead después de una anterior colaboración con una editorial tradicional. "Yo no tenía una forma práctica de acceder al mercado chino por mi cuenta y trabajar con ellos fue muy fácil", dice Moyer, que vive en Illinois. "Tengo otro libro que fue licenciado a un editor chino a través de un editor tradicional de Estados Unidos", añade. "Me tomó mucho más tiempo para llegar al mercado y las regalías son tan pequeñas que no tengo ningún interés en trabajar personalmente para promover el libro. En el modelo Fiberead se siente más colaboración ".

El modelo de reparto de ingresos de Fiberead da el 30 por ciento del dinero ganado por un libro a los autores y el 40 por ciento de sus traductores y editores. La compañía, que no requiere un pago inicial de los autores, mantiene el resto.

Desforges dice que vendió cerca de 7.000 ejemplares de su novela a través Fiberead entre noviembre y finales de diciembre de 2014. "El mercado chino es enorme y de rápido crecimiento. Queríamos estar allí temprano y llegar al mayor número posible de lectores, "dice ella.


Fiberead también mantiene un ojo hacia fuera para las versiones pirateadas de libros en su catálogo. "Trabajamos con nuestros autores para proteger su propiedad intelectual en China observando e informando de cualquier uso ilícito de la propiedad intelectual de nuestros clientes", dice Jiang. "La demanda china es alta por libros al extranjero y muchos títulos se traducen de manera ilegal y se extendió debido a que una traducción legítima no está disponible."

Espero que esta información les haya servido, ¡es importante aprovechar los sitios cuando están empezando!

¡Hasta la próxima, amigos!

lunes, 19 de diciembre de 2016

El 2016 que se va, ¡y La trilogía El manuscrito en el que viene!

En el 2016 como desde hace algunos años, específicamente desde que empecé a publicar en el 2008, me han sucedido muchos eventos. No sé si tenga que ver con el hecho de que ahora escribo, pero que yo recuerde, antes de eso mi vida era menos interesante, al menos desde el punto de vista intelectual.

Este año mis libros se han seguido leyendo, lo cual me llena de satisfacción; no en la misma medida que el año anterior o los años anteriores, pero no puedo quejarme. Mi novela bandera La búsqueda sigue siendo una de las que más compran las personas que por primera vez me leen y también El rastreador, que publiqué en mayo de 2015, lo que me lleva a la conclusión de que es casi necesario publicar al menos una novela al año para mantenerse en las listas principales de Amazon; no así en las de Best Sellers por categorías, porque en ellas siempre están presentes. 

Otra de las novelas que publiqué en el 2015 fue El pacto, una novela que había escrito años atrás. Desde el comienzo se situó en los primeros lugares de las listas pero bajó también rápidamente, porque no es una obra que cubra la expectativas de las lectoras de novela romántica, que es como la clasifiqué. Y no es que El pacto tenga un final infeliz o desastroso, simplemente es un final que va más allá de lo que cualquier novela que se precie de ser romántica tendría. En suma pues, El pacto es diferente. 

Pero alejándome un poco del tema de mis novelas y yendo más hacia la parte funcional de lo que es ahora mi vida como persona que escribe, me ocurrieron sucesos interesantes. El motivo por el que no publiqué una nueva novela este año es porque estuve absolutamente sumergida en una novela que cerraría la saga que creé hace algunos años: la del Manuscrito. Así, este año me dediqué a El manuscrito III El retorno, (ya en preventa). Fueron meses en los que me sumergí en una historia que espero cumpla con las expectativas creadas en el Manuscrito I El secreto. Y la noticia que acompaña a este suceso es que Amazon Publishing, la empresa editorial de Amazon, se interesó en la trilogía y la publicará el 7 de febrero de 2017. Los tres libros saldrán con nueva carátula, después de que sus contenidos pasaron por una criba editorial impecable, de la cual hablaré en otra oportunidad, porque vale la pena conocerla.

Este año 2016 lo pasé bastante atareada, no solo con la creación del manuscrito III; también con la revisión y corrección de este y de los anteriores que forman la trilogía, así como de mi programa semanal de los viernes: La Hora Amazónica en RVU, www.radiovocesunidas.com pues no es muy fácil encontrar, estudiar, aprender de cada uno de los invitados para mantener una conversación coherente con ellos. También empecé una nueva novela: La lista, que espero publicar el próximo año.

El 2016 fue un año interesante en cuanto a traducciones: mi novela Opération Rastreador fue publicada en francés en abril y tengo el placer de decir que se sumó a WALDEK: Un garçon face aux nazisL'Héritage: La fille de Hitler Le manuscrit - Tome 1 : Le secret, que están bastante bien en ese idioma.

Y la novela que definitivamente es la que me abrió las puertas en el mercado de Amazon y dio lugar a que se conociera La búsqueda, fue definitivamente El manuscrito I El secreto. Una novela que fue rechazada por una editorial que anteriormente había publicado mi novela El legado

Es impresionante lo que esta novela hizo por mí: me llevó al primer lugar por primera vez y fue por ella que mis otras novelas se hicieron conocidas. Hoy en día está traducida no solo al inglés y al francés, también al alemán: Das Geheimnis des Manuskripts y para estas fechas ocupa el primer lugar en dos categorías en Amazon Alemania y está en la lista de bestsellers en Kriminalliteratur compitiendo con lo más granado en ese género. 
   
Y siguiendo con lo de las traducciones, mis novelas La búsqueda y El manuscrito 1 están siendo traducidas al idioma chino. Espero dar noticias de su publicación el próximo año.

Queridos amigos, no puedo más que agradecer a todos los que me han acompañado a lo largo de este 2016 en el que he hecho muchos amigos tanto escritores como lectores,  y a través de ellos he participado en numerosas entrevistas, de veras, me siento bendecida por todo lo bueno que me ha ocurrido en este año que dentro de pocos días acabará para empezar uno nuevo, que espero sea tan interesante como el actual.

¡Hasta la próxima, amigos!

martes, 13 de diciembre de 2016

Reseña: Bahía de la Habana, de Martin Cruz Smith

Bahía de la Habana, Martin Cruz Smith. relinks.me/B008LUWZLS

Mi hijo me regaló en mi cumpleaños un Kindle Paperwhite para reemplazar el anterior, y un amigo me regaló por el mismo evento “Bahía de la Habana”. Acabo de terminarla y diré que me quito el sombrero. El auténtico nombre del autor es Martin William Smith y nació en Reading, Pensilvania. Estudió en la Universidad de Pensilvania, situada en la localidad de Filadelfia, Pensilvania, y se licenció en escritura creativa en 1964.
Cuando leí el título me desanimé un poco, pues la literatura cubana no es la que más me atrae, no por sus escritores, sino por el tema recurrente en sus letras: revolución, la vida en Cuba, el lenguaje localista, y demasiadas autobiografías al respecto. No sé si es porque vivo en Venezuela, en donde Cuba me sale hasta por las orejas, o porque ya estoy hasta la coronilla de la realidad cubana y venezolana, pero al ir adentrándome en sus páginas me encontré con una historia de intriga que se desarrolla en La Habana en el período especial, como se denomina a la época en la que Rusia dejó de suministrar ayuda a la isla y empezó el desmembramiento de la Unión Soviética, hoy de nuevo Rusia. Es un período del que creo conocer lo suficiente debido a una novela inédita que tengo titulada: “Dos caminos un destino”; pero siguiendo con “Bahía de la Habana”, el protagonista es el detective Arkady Renko, un ruso que viaja a Cuba para investigar la muerte de su amigo Prilibuda, un supuesto espía ruso en un país (Cuba) en donde para ese momento los rusos son la peor escoria humana que existe. (Para entonces Fidel todavía no tenía a Chávez al alcance, y si lo tenía este no había llegado al poder).
Martin C. Smith nos envuelve en una vorágine conspirativa muy bien articulada, haciendo que nos preguntemos (al menos en mi caso) ¿qué tiene que ver esto con lo otro? Pero a medida que la novela avanza nos damos cuenta de que cada puntada tiene su hilo, y ese hilo narrativo no se pierde en ningún momento hasta llegar al final.  Es difícil, por no decir imposible que un novelista logre conservar el misterio hasta la última página, y este libro no es la excepción; difiero de los lectores que blandean comentarios triunfales como: “la novela es predecible llegando al final…” ¡Por supuesto que debe ser así! Toda novela comulga con el lector atento, le da la razón, le advierte, y en cierta forma el lector se siente protagonista o espectador de lo que ya viene sospechando; un final que no siempre será de la forma como el lector había imaginado, y es ahí donde reside la capacidad de intriga del autor, y en ese sentido Martin C. Smith es extraordinario.
La recomiendo.
Ente otras obras del mismo autor está "Parque Gorki”, llevada a la pantalla, donde apareció por primera vez el detective Arkady Renko.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Los pro y los contra de la autopublicación

Aunque hay muchos que todavía no conocen que existe una plataforma gratuita para publicar sus libros y venderlos en todo el mundo, hay editoriales llamadas de coedición en las que cualquiera puede hacerlo pagando. También hay algunas que no cobran por sus servicios, pero a la larga puede resultar en una relación de pesadilla, pues jamás pagan nada a los autores y se apropian de las obras hasta per saecula saeculorum, lo que quiere decir hasta que el contrato se venza, y en estos tiempos cuatro o cinco años significan demasiado para un escritor.

Esta entrada la voy a dedicar a los escritores que publican por publicar en las plataformas más conocidas, como Amazon, Kobo, Tagus, etc. Digo esto porque leí hace poco un artículo de George Parker: Cheap Words, Amazon is good for customers. But is it good for books? Palabras baratas, Amazon es buena para los clientes. ¿Pero esto es bueno para los libros?

Aunque el artículo tiene un par de años, la situación, específicamente la que corresponde a la mala fama que acarreamos los que publicamos por Amazon, hoy tiene más vigencia que nunca y se lo debemos a la enorme cantidad de gente que se cree capacitada para publicar y se pone muy oronda el título de "escritor", ya sea en su blog, en sus perfiles de Facebook, de Twitter, o donde sea que figuren en las redes sociales, sin ser verdaderos escritores. Es más, algunos ni siquiera han terminado de escribir el libro y ya tienen el título de escritor.

Es un hecho que hay muy buenos escritores que autopublican en Amazon, pero también lo es que hay demasiada basura. Da pena abrir la muestra de algunos libros y ver que en la primera página cometen errores de bulto. A veces las portadas y los títulos son tan buenos y llamativos que supongo los lectores caen en la trampa sin fijarse primero en la muestra gratis. Un error que jamás deberían de cometer, pues para eso existe. Se pueden leer cuatro o cinco capítulos de la novela antes de adquirirla.  

Creo que debo hacer una aclaración porque existe cierta confusión en cuanto a lo que significa "Autor Independiente". Yo me considero una Autora Independiente. ¿Por qué?

Porque elegí autopublicar. No tengo un historial de rechazos editoriales, y he publicado a través de ellas, pero mi experiencia no fue la que esperaba. Tal vez pequé de impaciente y quise ver resultados en poco tiempo, tal vez mis novelas no fueron lo suficientemente buenas como para que se convirtieran en éxitos. Pueden existir muchas causas, pero pasaron por la criba de casas editoriales importantes y fueron aceptadas de manera rápida y sin contratiempos.

Porque como autora independiente puedo escoger con quién publicar. Si Amazon tiene muchas ventajas, una de las más importantes es que un libro bien escrito puede alcanzar buenos lugares (también los mal escritos), y son las editoriales las que nos buscan para publicar esos mismos libros que alcanzaron ventas de muchos miles de copias. Antes era impensable que una editorial se interesara en un libro que no sea inédito. Con Amazon esa visión cambió, porque vieron el filón que tienen algunos autores. También es de gran ayuda la autopromoción que hacemos de nuestras obras; yo he sido contactada por editoriales a través de Twitter, y mis libros en francés están siendo traducidos por una editorial que me encontró en Facebook y en mi blog. 

Porque como autora independiente puedo elegir qué libro publicar, cuándo hacerlo, qué precio poner, elegir la portada que más me guste, y cobrar puntualmente. Pero también puedo estudiar las propuestas que me ofrecen las editoriales, y escoger la que mejor me convenga.

Porque como autora independiente puedo tratar directamente con las firmas interesadas en mis libros para convertirlos en otros formatos como el audible, o estudiar una propuesta para una traducción de cualquiera de mis novelas. Y somos varios los autores independientes que no tenemos problemas para publicar al mismo tiempo también por editoriales regulares, no soy la única.

El autor autopublicado lo es porque no le queda otro camino. Después de haber presentado su libro o manuscrito a varias editoriales ha sido rechazado en todas, excepto las de coedición, obviamente; es entonces cuando se deciden a publicar por Amazon. En algunos casos les va genial y su libro llega a las alturas. En otros no lo logran. Creo que estos últimos deberían estudiarse y releer y corregir a profundidad sus escritos, pues no solo se dañan ellos, dañan a los buenos escritores que publican en Amazon.

También se da el caso de escritores muy buenos que no logran vender demasiado y muchas veces me pregunto la razón de que esto ocurra. Puede deberse a que la mala literatura que se vende en Amazon ha acostumbrado a cierto tipo de lectores a leer historias fáciles con finales felices, o novelas que se escriben en un dos por tres y son lanzadas como churros para satisfacer una generación de lectores poco habituados a la lectura de los clásicos, porque de hecho estamos viviendo una era cultural fomentada por la televisión desbordada de programas de baja calidad que se ocupa de la vida y milagros de gente de la farándula o de los talk shows y pretenden pasarlos como "testimoniales". Lo cierto es que la baja calidad de los lectores es preocupante, y estos buenos escritores no encuentra público para sus obras. 

No es verdad que los que vendemos mucho es como consecuencia de las "amistades" que tenemos en Facebook o en cualquier red social. La mayor parte de las personas que leen mis libros son completos desconocidos; dejan de serlo después de que me envían sus cartas o contactan conmigo a través de Twitter o Facebook, no al revés. La mayoría de mis amistades son escritores, y ellos pocas veces leen mis libros. Están más interesados en vender los suyos.
Tampoco es cierto que los comentarios sean producto de una confabulación amistosa. Tengo comentarios de todo tipo, buenos, regulares y malos, y en general hay algunos escritores que escriben de manera muy mediocre y me han dejado comentarios de tres o cuatro estrellas. Con esto no digo que mis novelas sean obras de arte, pero hay quienes Miran la paja en el ojo ajeno y no miran la viga en su ojo. Así que cuando de lectores se trata prefiero que no sean escritores. Claro que hay excepciones.

En suma, lo que me parece importante es que tratemos de elevar la calidad de lo que publicamos en Amazon y demás sitios similares, porque a la larga saldremos perdiendo todos. Llegará un momento en que los lectores dejarán de prestar atención a los autopublicados independientes y se limitarán a leer solo a los autores consagrados, entonces nos veremos obligados a publicar solo por editoriales, lo cual no es lo que más conviene.

¡Hasta la próxima, amigos!

Blanca Miosi

sábado, 15 de octubre de 2016

Hoy se lee más que nunca

Leer abre horizontes. Una persona habituada a la lectura será más crítica, aprenderá a deducir, se enterará de cosas que jamás hubiera imaginado que existieran, y por si fuera poco, disfrutará mientras lo hace. Las personas que leen son en cierta forma peligrosas para los gobiernos, pues dejan de ser meros instrumentos de votación para convertirse en jueces.

Muchos tienen la creencia de que Internet con sus redes sociales ha perjudicado el interés que las personas tienen en el mundo que los rodea y yo diría que es todo lo contrario. Hoy en día cualquiera que esté interesado en el planeta y también en lo que ocurre fuera de él puede acudir a numerosas fuentes de información en Internet —sí, ya sé: no todo lo que ahí se publica es 100% verídico—, pero eso también es parte de nuestra formación. Con el tiempo vamos aprendiendo de qué fuentes nutrirnos y localizamos las más fidedignas. La gente no abandona la lectura, como comentan muchos, por estar metida en las redes sociales; creo que la gente se nutre de toda clase de información al hacerlo. Facebook, por ejemplo, es una fuente de información. Se publican no solo los cumpleaños y las fotos del niño recién nacido, las fotos de la mascota bailando merengue o de la boda de una pareja hace cincuenta años; también encontramos artículos interesantes acerca de lo que ocurre en política en el mundo, los inventos tecnológicos, los ganadores de los premios Nobel, Pulitzer, o quién es el científico más reconocido de la actualidad, algo que antes hubiera sido imposible saber o al menos enterarnos de toda la información al mismo tiempo, y ¿cómo se entera la gente de todo? Leyendo. Así de simple. También en las redes sociales se lee.

Claro que no todos comprenden lo que leen. Algunos se limitan a ojear los encabezados de las noticias y emiten opiniones disparatadas. Cuando lo notan (si llegan a hacerlo), aprenden que la próxima vez para no quedar en ridículo deben darse el trabajo de informarse mejor. Eso pasa muy a menudo, incluso a mí me ha sucedido. En las redes sociales, como en la vida normal, todos intentamos mostrar la mejor cara —a algunos no les interesa esta parte, aclaro—, pero la mayoría desea mostrarse más culto, más inteligente, más informado… y todo eso se obtiene leyendo, buscando, escarbando entre la infinidad de noticias que aparecen sobre un mismo tema.

Algunos estudios determinan que frecuentar las redes sociales influye en la memoria, desarrolla partes del cerebro: “Gary Small de la Universidad de California, advierte que el uso excesivo de Internet (más de 10 horas al día) puede reducir gravemente las aptitudes sociales de una persona, sin embargo, su moderación representa una fuente sorprendente de ejercicios para la mente y atenúa la degradación del cerebro producida por la edad.” Yo no estoy muy de acuerdo con la primera parte del enunciado, pues a través de las redes sociales nos relacionamos con gente de diversas culturas que antes jamás hubiéramos tenido oportunidad de contactar —no hablo de conocer porque ni teniendo en frente a la persona se la podrá conocer— e intercambiar gustos, ideas o costumbres.  Eso también es socializar, y si se vive en una misma ciudad es frecuente que las personas que se contacten a través de Internet puedan reunirse, con lo que se estarían incrementando las aptitudes sociales. Y no hablo de encuentros con fines románticos sino de reuniones grupales con fines determinados, como de escritores, lectores, gente amante de las artes culinarias o también por el simple deseo de tratar a las personas con las que se conversa a través de la pantalla.


La lectura es un medio que nos conduce hacia nuevos horizontes, como escribí al principio, y de la única forma de conectarse con el mundo a través de Internet es leyendo y escribiendo. Por eso pienso que hoy se lee más que nunca. Los que antes eran simples lectores tienen blogs en donde escriben de libros; muchos entran, leen y opinan, y no solo hay gente escribiendo de libros: existen blogs con toda clase de temas y gente que opina. Tal vez también sea por eso que hoy existen más escritores que nunca.


¡Hasta la próxima, amigos!