jueves, 18 de abril de 2019

Hijo del pasado: ¿Son válidos los comentarios de amigos?


Hoy Jueves Santo, tranquila en casa, entro a Facebook y veo que mi querida amiga Krina Ber me ha etiquetado en un comentario. Me causa regocijo y a la vez asombro, pues aunque sé que es lectora de mis libros es la primera vez que habla de ellos por escrito. Se trata de mi novela Hijo del pasado, publicada recientemente.
Sé que es difícil y comprometido escribir opiniones de los libros de los amigos porque uno los conoce, los quiere y no siempre nuestra visión de su narrativa tiende a ser objetiva, y veo que a Krina le sucede igual que a mí. Copio lo que leí en Facebook:
"Por regla general no suelo hablar aquí de libros escritos por mis amigos de corazón... porque eso no se hace, es difícil mantener un juicio objetivo. Pero no temo exagerar con la última novela de Blanca Miosi,"Hijo del pasado": es realmente deliciosa para quienes disfrutamos de leer una buena historia bien contada (y me cuento entre ellos como amante que soy de Elena Ferrante, Fred Vargas, Joel Diecker, y pare de contar...) 
"El hijo del pasado" combina elementos de misterio de un thriller, pero sobre todo a personajes nada típicos que el azar lleva a encontrarse en la misma casa, persiguiendo cada uno su destino. Es fabuloso sobre todo el protagonista, un hombre que llegó por su propia valentía y habilidad desde un campo de sobrevivientes de Auschwitz a las cimas de la alta sociedad de Los Angeles, que ha sido un gran neurocirujano, cinturón negro y caza-nazi, pero siempre fue indefenso ante las mujeres que amaba. La novela intercala elementos de acción presente con episodios del pasado, exactamente como me gusta, y todo fluye en el momento preciso en que la historia lo necesita. 
Somos amigas desde hace unos diez años y cada vez admiro más cómo Blanca logra fabular tantas ideas, investigarlas, ubicarlas en contextos reales o verosímiles y trabarlas en una trama bien resuelta, puliendo y mejorando la narrativa de una novela a otra. No en vano llega siempre a los primeros puestos en Amazon, y eso, entre decenas de millones de autores independientes que allí publican, no es una hazaña fácil."
Es gratificante recibir comentarios tan positivos de lectores que, a la vez que son amigos, son a su vez escritores sobresalientes. En el caso de Krina Ber, una autora premiada y reconocida por la crítica venezolana. Ella es de origen polaco y vive en Venezuela desde hace muchos años. Su página Web: http://krinaber.com/

Otro comentario, esta vez publicado en su página Web es del conocido escritor y empresario venezolano Heberto Gamero, autor de una variada bibliografía y también premiado por la literatura de este país:


"Cuidado con Hijo del pasado porque es una novela adictiva y cuyas consecuencias pueden afectar su salud y relación de pareja. Lo digo porque anoche se me olvido cenar, me robó varias horas de sueño y, cuando finalmente pude dormir, tuve pesadillas. Soñé que mi mujer (la copiloto) me había sido infiel con un joven que se presentó en nuestro apartamento diciendo que el piso era suyo, que lo había heredado de su abuelo y que debíamos desalojarlo de inmediato porque guardaba un secreto ancestral que solo a él le había sido develado. Cuando le grité que estaba loco y que se fuera de mi casa, la copiloto, inexplicablemente, corrió hacia él, se aferró a su brazo y me dijo que lo amaba y que le devolviera su propiedad. Enfurecido me abalancé sobre ellos para hacerles pagar su osadía. Él entonces sacó una maleta llena de dólares, la abrió en el aire y dejó caer al suelo cientos de billetes de diferentes denominaciones, que al pisarlos resbalé y caí cuan largo era golpeándome la cabeza. Al recuperar el conocimiento y me vi flotando en tal cantidad de dinero, lejos de pensar en mi mujer y en su amante, no sé por qué, pensé en el cuadro de Hitler que estaba en el closet. Corrí hacia él y ya no estaba, en su lugar había nueve maletas con un millón de dólares cada una. ¿Habían preferido llevarse el cuadro antes que el dinero? ¿Qué había en ese cuadro que valiera más que los millones en las maletas? Me asomé a la ventana y los vi huir en mi Cherokee gris. Me pregunté entonces cómo haría para transportar todo ese dinero, qué banco lo recibiría sin hacer preguntas y cómo mi mujer había sido capaz de semejante engaño. Al sonar el despertador y verla a mi lado recordé con preocupación parte de la pesadilla y los cabos, al igual que en la novela, comenzaron a atarse como por arte de magia. Me levanté todavía un tanto confuso. Antes del café no se me ocurrió otra cosa que invitarla a tomar un trago de vodka polaca. Me preguntó si ya podía leer el Hijo del pasado y le dije que aún no la había terminado. Mentí.
Si desean visitar la página de Heberto Gamero:  https://hebertogamero.wordpress.com/

Como podrán imaginar me siento en las nubes. Muchas gracias a Krina y Heberto por los comentarios, el mejor regalo que pueden hacerle a un escritor.

lunes, 8 de abril de 2019

Mis libros en francés

Hace algunos años tuve la suerte de conocer a Maud Hillard, en aquella época editora de Les 2 Encres. Me propuso traducir mi novela La búsqueda al francés y yo accedí encantada. A partir de entonces todas mis novelas fueron traducidas a ese idioma y los resultados han sido muy buenos. Ahora somos amigas y como consecuencia del cierre de su editorial es mi agente en Francia. Maud Hillard está abriéndome espacios en Francia y ya hay muchas personas que leen mis libros en ese país. 
Mi novela El retorno, la tercera parte de la trilogía El manuscrito ha recibido buenas críticas, entre ellas la de una influyente lectora de nombre Cassiopée, reseña que dejo a continuación, y que no podría haber captado mejor el significado de la novela y también de la fusión que existe entre una escritora y su traductora.
También quería expresar que me satisface enormemente que este tercer libro de la serie, ambientado en el año 486 de Gales y Britannia y en la Francia Medieval, haya sido tan bien recibido por los lectores franceses. Mi agradecimiento para ellos, porque no es nada fácil escribir acerca de épocas y lugares tan lejanos a mi entorno. 

Et si un mystérieux livre racontait ta propre vie ? Oserais-tu le lire jusqu’au bout ? Le Manuscrit III - Le Retour de Blanca Miosi https://amzn.to/2Uo3qld

Reseña de Cassiopeia traducida al español:
"Francia y el castillo de Tiffauges alrededor de 1440, Gales y Bretaña en el año 486, y Nueva York e Italia en 2014 ... Eso es más o menos, los tiempos y lugares a los que nos llevará Blanca. miosi. 
Richard Raising no se siente bien. No puede convertirse en escritor, su vida da un giro y ni siquiera sabe lo que quiere, lo que anhela en lo más profundo de sí mismo. Y luego, una reunión cambia el curso de los días anteriores, tal vez para cambiar una de sus vidas ... Termina con "el manuscrito", el que revela los eventos, lo pone en una pista, desaparece cuando lo cierra antes de volver a "comunicarse" cuando lo vuelve a abrir .
En esta colección, Richard descubre hechos que parecen estar relacionados con su historia personal, se pregunta a sí mismo, se pregunta a sí mismo ... Y todas estas cosas que permanecen sin resolver durante mucho tiempo antes de ser explicadas, verificadas de forma cruzada, mantienen al lector en la narrativa. Es absolutamente "mágico" porque todo encaja, se entrelazan hábilmente en forma de matrioskas.
Cuando leo a Blanca Miosi, tengo la impresión de que ella me susurra lo que escribió, su escritura es magnética, cautivadora. Creo que el hecho de que siempre sea traducida por la misma persona, Maud Hillard, da peso a sus palabras. Como si, por fin, hubieran escrito juntos ...
Realmente disfruté este álbum. Me gusta que el autor me haga viajar en su universo con sus personajes trabajados, buscados. El contexto de cada época se describe a la perfección, siempre hay giros, un "ambiente" en el que buceamos con deleite ... y en el que nos gustaría quedarnos ..."

martes, 2 de abril de 2019

¿Por qué crees que algunos libros "enganchan"?


Hoy voy a hablar acerca de los autores que se creen unas luminarias y sin embargo sus libros venden muy poco.

¿A qué se debe? Tal vez la historia que cuentan no es muy atractiva, impresionante, interesante, o quizá está mal contada. No mal escrita. Creo que la diferencia radica ahí. Una historia interesante pero mal contada aburre.

Hay escritores que cuentan una historia simple, a veces cursi, y sin embargo escriben de tal manera que solo deseas seguir leyendo porque su narrativa te engancha hasta el punto de no poder soltar el libro hasta llegar al final. ¿Qué es más importante?  ¿Una novela interesante o una que enganche?

Desde el punto de vista del lector diría que una que enganche. Y si, además, es interesante, logrará un éxito relativo. Digo relativo porque hasta ahora nadie ha descubierto por qué unas novelas se venden más que otras, aunque tengo ciertas pistas al respecto en Amazon, que es donde publico.

Los que publicamos en Amazon tenemos cierto público cautivo debido a las novelas que hemos publicado antes, y ese lector es el que comprará primero nuestras novelas apenas salgan a la venta, es una muestra de que vamos por buen camino, pero no debemos confiarnos, ¿eh?, porque día a día la oferta crece de manera exponencial y autores noveles o consagrados irrumpen en el panorama amazónico con ofertas en algunos casos muy buenas, y cuando digo ofertas no me refiero a los precios sino a los libros y su contenido. Bien, ese nicho que hemos creado con nuestras novelas puede ir creciendo o decreciendo conforme nos desenvolvamos en el mundo de la literatura. No todas nuestras novelas son excelentes, a veces lo que nos parece un tema formidable a nuestros lectores les puede parecer poco interesante, y eso ocurre también con los consagrados.

Los que publican a través de editoriales no lo tienen tampoco tan fácil. Si la novela no ha sido lo suficientemente bien expuesta en las librerías o no ha despertado el interés que se esperaba desaparece y va a parar a las estanterías, donde es más difícil que los lectores la encuentren, y eso no dependerá de la editorial sino del libro en sí mismo. La diferencia consiste en que los que somos independientes podemos dar un nuevo impulso a nuestro libro en Amazon a través de algunos cambios: portada, sinopsis, promoción, ofertas especiales, rebajas de precio, inclusive hasta haciendo una revisión a fondo y ver en qué hemos fallado. Y nuestros libros se pueden volver a publicar tanto en digital como en papel. Para la versión audible sí es más complicado, por no decir imposible. Por eso debemos asegurarnos de que nuestras novelas sean interesantes y estén escritas en un estilo narrativo que no aburra desde el comienzo, ¡que en lugar de que se use para dormir quite el sueño, aunque después el lector nos culpe de cuánto le costó ir al trabajo al día siguiente!

Muchos de mis lectores me escriben a dos días de haber publicado una novela para decirme: ¡Ya la terminé! Mira que me tomó un año documentarme, escribirla, corregirla, repasarla… pero así y todo me siento feliz porque es una muestra de que la historia que conté los atrapó. Triste sería si me dijeran que lo están leyendo y, dos meses después, que lo siguen leyendo.

Cuando un libro me apasiona lo leo en dos días, o en tres. Siempre ha sido así y mi ritmo de lectura no ha bajado con el tiempo, al contrario, desde que tengo el Kindle se ha incrementado, en lo que va de año debo haber leído unas treinta novelas y estamos empezando abril. Es como quiero que lean mis libros, con avidez, con interés, con emoción, y solo puedo lograrlo escribiendo de una manera fácil de entender aunque el tema sea complicado. Creo que para lograrlo debo situarme en el lugar del lector. ¿Qué pensaría yo si leo esto en una novela? Si la respuesta es: «aburrido», borro y planteo el tema de otra manera.
Imagen relacionada
Hay muchas novelas con temas interesantes, pero narradas de una forma tan plana que no suscitan interés. También los personajes atrapan. Un personaje atrayente aunque sea deforme y con más años que Matusalén puede ser formidable, ¡no todos los héroes y heroínas tienen que ser perfectos!

Y esto me lleva a la novela que empiezo a escribir ahora. Uno de los personajes principales es una mujer que sufre de estrabismo. Uno de sus ojos mira al frente y el otro parece que buscara algo en otro lado, sin embargo, posee una personalidad arrolladora. De cuerpo tampoco es que sea tan atractiva, pero eso ya lo sabrán cuando lean la novela. Por ahora les dejo esta inquietud: ¿Crees que escribes de una manera que enganche?

jueves, 28 de marzo de 2019

Una reseña de Gerardo González 

HIJO DEL PASADO

He terminado de leer un libro, un gran libro debo decir, de esos que te dejan, al final, un sabor de boca perfectamente equilibrado y exquisito.
Una novela escrita con la compleja sencillez que solamente Blanca Miosi sabe utilizar llevándote de la mano, letra a letra y párrafo a párrafo por un intrincado camino de aventura, intriga, sexo, historia y amistad
Una espectacular obra entintada de historia, de héroes y villanos que anduvieron pisando las tierras de nuestra Tierra aderezando la vida de nuestros protagonistas.
He terminado de leer la historia de los Hamilton, de los Kozlowski, de los Skósyrev y un poquito más, si así Blanca Miosi me lo permite, de la vida de tú muy amado Waldek.
Gracias por tu pluma y tus invaluables letras.
Abrazo desde México.
(Nota: pongo en Amazón solo 5 estrellas por que no me permite más)
Lo encuentras en Kindle, Kindle Unlimited y Amazón viewbook.at/HijodelPasado

lunes, 18 de marzo de 2019

¡L A N Z A M I E N T O!

HIJO DEL PASADO viewbook.at/HijodelPasado


John Hamilton decide desheredar a Howard, su único hijo. Veinticinco años después, el robo a un banco desencadena una serie de circunstancias que descubrirán lo que se esconde detrás de cada uno de los personajes principales: Daniel Kozlowski, un judío polaco que terminada la II Guerra huyó del campo de refugiados en Caraolos, Chipre, y se radicó en Chicago. Viveka, su joven esposa, que nos conducirá a momentos insospechados. Y Francis Hamilton, hijo del desheredado Howard, que, como experto restaurador, descubre en la Casa Hamilton un cuadro misterioso que forma parte de la vida real y tiene que ver con un regalo que Francisco Franco hizo a Giovanni Battista Montini en 1963 cuando asumió el papado como Pablo VI.
¿Qué encontrarán en esta novela?
Historia, investigación, arte, y una parte desconocida en la captura de Adolf Eichmann en Argentina que el Mossad siempre trató de ocultar.


Otras obras de la autora: La búsqueda, El legado, La trilogía El manuscrito, El rastreador, La lista, El sustituto, entre otras.
A la venta en todas las tiendas Amazon en formato digital y en papel.

domingo, 3 de febrero de 2019

¡SOLO POR HOY!
03-enero-2019

La oferta es válida para Amazon España y México




K I N D L E    F L A S H !!!!! Domingo 3 de febrero 2019
¿Podrías hacerte pasar por un genio sin que los que te rodean se dieran cuenta? Sucedió con Mark.
Fedor era el genio, pero no contaba con que Mark podría superarlo.
EL SUSTITUTO 
http://viewbook.at/ElSustituto

El Kindle Flash es una promoción que permite comprar el libro en versión digital a un precio muy por debajo del regular, ¡en este caso a un 80% menos!

domingo, 6 de enero de 2019

El mejor regalo que recibí en mi vida.

Empiezo el año 2019 con el mismo ímpetu con el que terminé el 2018.  Siempre he pensado que pasar de un año otro no hace diferencia, solo marca una fecha, y no le doy más importancia que eso. El día siguiente.
El día siguiente ha sido siempre el que en los momentos más oscuros es lo único que he tenido a mi alcance como una tabla de salvación. Sabía que volvería a amanecer y tal vez, solo tal vez vería las cosas de manera diferente. Nunca fui de las niñas que jugaban con muñecas, no porque no me gustasen, simplemente porque no las tenía. La única muñeca que me compró mamá cuando ya tenía cinco años fue una de tamaño bastante grande, casi como yo a esa edad. Todavía no sé cómo la conseguiría, tal vez con la ayuda de papá. Me causó impresión tocar su piel, se hundía con suavidad. Intenté investigar de qué estaba hecha y le hice un pequeño agujero. Por dentro tenía una especie de goma espuma de color marrón oscuro en forma de gusanitos recortados que empezaron a salir y deperdigarse por todas partes. Me dediqué entonces a investigar sus cabellos rubios y noté que cada diminuto mechón estaba incrustado uno al lado del otro y al verlos unidos formaban la cabellera rubia que parecía verdadera. Saqué uno de los mechones y quedó un agujero diminuto, redondo. Saqué otro y otro y otro más hasta dejarla completamente calva. El resultado me dio tanta risa que mi madre acudió a ver que sucedía. Yo no paraba de reír a carcajadas y es que en realidad la muñeca se veía muy graciosa. Obviamente en esa época no existían las leyes en defensa de los menores, y me cayó una paliza, pero no dejaba de reír, la verdad, no recuerdo qué me ocasionó tanta gracia, lo único que sé es que nunca más volví a tener una muñeca. "¡Cómo pudiste hacer eso, Blanca, es una muñeca alemana", y como para mí eso no tenía el menor significado, no me importó de dónde venía la bendita muñeca. Poco después mis padres se divorciaron y fui a vivir con mamá y todo fue más austero.
Pero los niños nos acomodamos a todo. Y fue así como tuve la oportunidad de vivir en muchos lugares diferentes, tías, abuelas, tíos, madrinas, amigas de mi madre, y muy de vez en cuando pasaba algunas temporadas con mi padre. Cada casa para mí era una aventura, y aprendía a comportarme de acuerdo a las circunstancias. Si intuía que en alguna casa extraña debía de ayudar en la cocina lo hacía sin que me dijeran nada. Si en otra lo importante era observar buenos modales a la mesa copiaba exactamente todo lo que los demás hacían.
Para mí fue una época fascinante. No extrañaba a mi madre porque simplemente no tenía tiempo de hacerlo. La adaptación requiere concentración y toda mi atención estaba dedicada a conocer, experimentar, y saber cómo tratar a los miembros de la nueva casa a donde iría a vivir. Fue así como estudié la primaria en cinco colegios y la secundaria en siete porque me cambiaban a medio año. Los dos últimos años fueron los únicos que seguí en el mismo centro de estudios, para entonces ya mi madre se había vuelto a casar.
Pero antes de eso, a medida que pasaban los años y conocía a otras niñas de mi edad en la escuela me asombraba que ellas jugaran con peluches, muñecas o figuras estáticas. Y a esa edad, siete años, ya dibujaba tomando en cuenta la perspectiva. Jamás hice casas en las que las ventanas, las puertas, la parte de atrás y la de adelante estuvieran todas dibujadas de forma plana.Y aún ahora en pleno siglo XXI no deja de asombrarme el hecho de que todavía existan niñas de diez hablando como si tuvieran seis y se comporten como criaturas desamparadas sin la ayuda de sus madres y coleccionen figuras de animalitos que para mí son solo muñecos inmóviles sin ninguna función. Yo aprendí a sobrevivir a partir de los siete años. Aprendí a defenderme de los depredadores sin que nadie me hubiera aleccionado, y sabía de quién debía cuidarme y a quién entregarle mi confianza. No me entretenía con juguetes normales, prefería leer. Y tuve la suerte de descubrir en una de las enormes casas donde mi madre en ocasiones me dejaba, la existencia de lugares llamados bibliotecas. Fue uno de los hitos en mi vida. A partir de ese día no pude separarme de los libros. Nunca leí libros para niños como Blanca Nieves o La Cenicienta (aunque  lo hice de grande por curiosidad), la sencilla razón era que nadie me formó literariamente hablando. Pensaba que los libros se guardaban en cajones de cartón como lo hacía mi padre en su casa cuando iba a visitarlo. Hallé en esos cajones los libros de Salgari, Alejandro Dumas, Julio Verne; a los nueve años leía toda clase de libros, incluyendo los de cowboys. Y cuando descubrí la biblioteca en esas enormes casas  mi universo se expandió. Fue entonces cuando encontré a Ouspenki, Herman Hesse, Freud, Adler, Jung, y aunque a mis once años no comprendía mucho de lo que leía, se abrió un mundo diferente ante mis ojos. Supe que había gente que escribía de diferentes temas y que los libros eran los que movían el mundo. Y cuando mi madre se casó descubrí a los grandes músicos: Vivaldi, Beethoven, Chopin, Shostakóvich, Telemann... y empecé a leer "Historias de Belcebú a su nieto" de Gurdjieff, y entonces supe que existía un cuarto camino. Pero ni por ese ni otros motivos pensé que algún día sería escritora. Sencillamente para mí eran personajes inalcanzables, genios que estaban más allá de mi comprensión en cuanto a cómo podían escribir tantas y tantas páginas de ideas, de aventuras, de teorías o de mundos que jamás podría conocer. Para mí eran unos sabios.
Mis vacaciones transcurrían en las bibliotecas públicas, pues nunca hubo dinero para ir de viaje o hacer algo mejor. De manera que dediqué mi vida a la lectura sin más aspiraciones que a cumplir lo que me proponía y a hacerlo bien.
Hoy 6 de enero para mi es un día que precedió al 5 de enero. No tiene otro significado más que el del día siguiente. Nunca creí en Santa Claus, ni en los Reyes Magos. La Navidad, si alguna vez tuvo cierto significado, era el día en que mi madre nos regalaba a mi hermano y a mí algunos obsequios modestos que yo misma había ayudado a elegir, siempre dentro de nuestras posibilidades. Por eso cuando veo el mundo y tantos y tantos y tantos saludos de Navidad, buenos deseos y todo ese tipo de cosas, y tantos niños esperando a  un gordo vestido de rojo que se supone les dejará regalos, pienso que esos niños son más inteligentes que yo. Solo se dejan engañar para que sus padres piensen que deben esforzarse por regalarles a través de ese gordo de rojo o involucrar al Niño Jesús que no sé si alguna vez tuvo que ver algo en ese embrollo, de encontrar el regalo más caro, o más deseado, o más inútil para ellos.
Así y todo no cambiaría mi infancia por ninguna otra. Fue el mejor regalo que me dejó mi madre.
¡Hasta la próxima, amigos!