viernes, 2 de marzo de 2012

Libros electrónicos, mundo editorial digital, por Daniel De Cordova


SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA, El mundo editorial digital desde adentro:

—Hablando de Kindle, hace unos días me diste una lección de Kindle. Ya ves que me compré uno. Dime: ¿Qué piensas de la digitalización? ¿Cómo se mueve en este país? En España está empezando, pero aquí tiene cierto background, a mí me costó conseguir un Kindle, no encontré el de la oferta y me compré este, blanco por que los otros estaban agotados. Cualquiera pensaría que en Estados Unidos no se lee, me habían dicho que aquí el nivel educativo es bajo si lo comparamos con Europa.

—Si hablamos de cultura, España es un país rico. Estados Unidos un país de inmigrantes con mentalidad de progreso. Una sociedad demoraría 5,000 años en alcanzar el progreso que obtuvo Estados Unidos. Este país lo consiguió en 235 años.

—Es decir que es un mito eso que el norteamericano promedio no es culto.

—Depende. Recuerda que el norteamericano es patriota y ama su país. Como podrás comprobar, Estados Unidos tiene tamaño de continente. Las personas viene a estudiar aquí porque consiguen las mejores universidades.

—Una amiga con la que estuve conversando, es maestra de escuela pública aquí; me dijo que hay una diferencia que la da el poder económico. No todos tienen acceso a Harvard, ni a las universidades más reconocidas como las de Oxford o Yale, por mencionarte algunas. Los que van a esas universidades son los que toman las riendas de la cultura, los inventos y la investigación. Es lo que ha hecho grande a este país. El porcentaje de personas que llegan a esos estadios más altos es ínfimo comparado con la gran población del país. Yéndonos hacia el punto de vista literario, aquí existen muy buenos escritores que han seguido el camino que te acabo de decir. El que escribió El Código Da Vinci por nombrar a uno muy exitoso, es profesor universitario, otros de su mismo nivel, tienen una cultura muy amplia, pero el lector promedio, ¿qué es lo que busca?

—El mercado es inmenso. Te voy a revelar datos editoriales; es necesario que tus lectores los conozcan. Cuando sacamos una tendencia el resto del mundo la copia. La industria literaria local marca la pauta mundial. Lo mismo sucede en el cine. El público sí lee; viven metidos en las redes sociales todo el día. Europa y América son dos culturas diferentes. Aquí estás trabajando todo el día, absorto en tus cosas; prácticamente aislado. Cada quien está en lo suyo. Tienes que pagar tus impuestos, vivir el día a día. Aquí las leyes funcionan; si no estás al día te quitan tus bienes. Vives endeudado todo el tiempo. Tienes que producir dinero continuamente para vivir. La crisis del 2007 todavía afecta al bolsillo. ¿Qué pasa en la industria literaria? Normalmente las editoriales cuando lanzan el libro de un autor lo sacan primero en tapa dura. Es ahí donde se enriquecen. Un libro tapa dura cuesta entre veinticinco a treinta dólares. Las editoriales obtienen márgenes de ganancias que ascienden al 30% sobre el precio de venta. De seis a ocho meses después, sale la versión tapa blanda; más barato al público pero difícil para enriquecer las arcas editoriales. Amazon empezó a desarrollar a principios de la década pasada el software de lo que hoy conocemos como el Kindle. Al principio las editoriales se resistieron al cambio; pensaban que la era digital demoraría pero el cambio fue violento. Amazon sacó el Kindle en noviembre del 2007; hoy en día (julio 2011) por cada cien libros tapa dura que se venden en librerías, Amazon vende doscientos libros digitales. Las ventajas son económicas y prácticas.

—Eso te da un nivel de apreciación de que aquí sí se lee.

—Y mucho. Ahorita hay en el mercado más de doce millones de usuarios Kindle y se añaden trescientos mil cada mes. Las proyecciones indican que de aquí a finales del 2012 habrán cincuenta millones de usuarios Kindle. Y antes de que termine este año 2011, Amazon sacará a la venta diferentes modelos Kindle incluyendo una tableta a color más económica que el iPad.

—Eso nos lleva a otro punto: Si eres un autor novel y publicas en Kindle con la facilidad con la que se está haciendo ahora, ¿qué garantiza al lector que lo que está comprando es de buena calidad?

—Diste en el blanco. Random House comentó que para el 2015 el cincuenta por ciento del dominio en ventas serían libros digitales. Otro editor dijo que antes del 2020 el libro digital dominaría el setenta y cinco por ciento de las ventas. Si seguimos ese patrón, el libro impreso será pieza de museo para antes del 2030. Las personas que hablan mal del libro digital es porque no han tenido en sus manos un Kindle. Yo no volveré a comprar un libro en papel a menos que no esté disponible en Kindle. Puedes almacenar hasta tres mil quinientos libros. ¡Una biblioteca en las manos! Y la batería te puede durar cerca de dos meses, dependiendo del uso que le des al equipo.

—Pero eso no me indica que el que vaya a publicar por Kindle sea un buen escritor.

—¿Cuál es la famosa crisis de la industria literaria? Simplemente la lucha de las editoriales por controlar el mercado digital; un mercado creado y dominado por Jeff Bezos; Fundador, Presidente y Director Ejecutivo de Amazon.

—Ahora está sucediendo lo mismo. Hay escritores que no han podido publicar por una editorial regular y simplemente se han mandado hacer una portada y publicarlo por Kindle. Amazon no hace revisiones de un manuscrito.  El éxito del libro depende del lector. Si a él le gusta, empieza a venderse.

—Pero es un arma de doble filo. Tú puedes publicar por Kindle, darle publicidad y hablar con todos tus amigos; al principio tu novela se empezará a vender bien y lograrás ubicarla en Top 100 de una categoría, pero cuando tu trabajo sea evaluado y salgan los Reviews, el panorama cambiará para bien o para mal.

—De dónde proviene esa crítica.

—De los lectores.

—Eso me lleva a otra pregunta: ¿Tú crees más en la crítica de un lector común y corriente o en la de uno especializado?

—Depende. El lector común es honesto en su comentario. A él no le van a pagar por hacer un comentario. Un crítico vive de ello. Cobra prestigio al dar su opinión acerca de un libro.

—¿Podría ser que no sea veraz en lo que dice?

—El comentario que salga de la boca de un crítico especializado puede dañar o mejorar un producto. Como es tan fácil publicar en Kindle, el 99.2% de las novelas son mediocres. Los autores saltan los filtros editoriales y deciden lanzarse directo al libro digital. Publicar en Kindle te ahorras tiempo pero corres el riesgo que tu trabajo empiece a obtener criticas negativas innecesarias. El beneficio que obtienes al publicar a través de una editorial es el equipo que se encarga de editar.


—¿Cómo puede hacer el escritor que no ha logrado pasar por el filtro editorial y desea publicar su libro en digital? 

—Los libros publicados por editoriales inspiran más confianza en el comprador que los publicados por autores anónimos. Yo enseguida noto cuando un libro fue publicado directamente por un escritor con solo ver la portada. Aun así, si el concepto expresado en la sinopsis me atrae, descargo gratuitamente los primeros capítulos en mi Kindle. Lamentablemente el 99% de las veces que leo la primera página de esas novelas, encuentro que están plagadas de errores. Eso me desanima a comprarlas.

—Tu logras verle los errores porque eres Director Ejecutivo de una editorial, ¿pero crees que el lector común note esos errores?

—Depende del lector. Lo importante para un escritor es que el lector se sumerja en la historia y se olvide que está leyendo una novela. Si esa obra está plagada de errores, la sensación que siente el lector es parecida a la de un aficionado al cine cuando ve una película en mal estado. La historia puede ser buena pero si continuamente detectas problemas en la imagen o sonido, esos problemas lograrán distraerte y te sacarán de la experiencia audiovisual. Es como un ruido constante que te perturba. Lo mismo sucede con la lectura de novelas no corregidas. Un escritor que quiere publicar a través de una editorial y no puede comete el error de entregarle su manuscrito a un amigo, colega o profesor de castellano para que lo corrija. No es suficiente. Si ese escritor desea que su trabajo quede con calidad editorial, deberá invertir dinero. Primero contratará a un lector profesional. El LP lee dos o tres páginas por hora y simultáneamente va creando el informe. Al acabar el manuscrito, se lo devolverá al escritor. El informe consta de las impresiones generales, errores de estructura y estilo narrativo. En este país un LP cobra en promedio unos $15 la hora. Finalizada esta etapa, el escritor corregirá el manuscrito de acuerdo al informe dado por el LP. Después, el escritor deberá contratar a un copyeditor (corrector). El corrector es un profesional dedicado a darle claridad, concisión y armonía al texto. Sus habilidades son enfocadas en la gramática, ortografía, sintaxis, morfosintaxis, estilo y formato. La tarifa promedio de un Corrector es $30 la hora. Esto no finaliza ahí; el escritor deberá buscar un diseñador que le elabore la portada. Si hablamos de un manuscrito de 256 páginas con calidad editorial, la inversión total ascendería a unos $3,000 (tres mil dólares americanos). Todos esos costos se los ahorraría si lo respalda una editorial. Lamentablemente la mayoría de los escritores desconocen esas cifras; cifras que manejamos las editoriales cuando preparamos una novela para su lanzamiento a la venta. Ese desconocimiento del escritor lo conduce a lanzarse a publicar por su cuenta sin corregir y preparar su obra como se debe. Lo mínimo que le aconsejo a un escritor que desee publicar por su cuenta, es que trate en lo posible que su obra luzca profesional. Así el lector común no notará la diferencia si la novela que adquirió provino de una editorial o directamente del autor.

—Fíjate en algo muy curioso, la mayor parte de los contratos firmados con editoriales y agentes literarios no han tomado en cuenta la digitalización. Lo cual le da a una persona como yo que ha publicado por editoriales regulares, la oportunidad de publicar en Kindle sin romper ninguna norma. Pero no puedo poner el nombre de la editorial, no puedo poner el nombre de la agencia. No ocurre así con 24Symbols, que sí va a través de mi agencia, mas no el nombre de la editorial pues no tiene esos derechos.

—Esa era la guerra para destruir el libro digital. Pero se llegó a un acuerdo donde ahora las editoriales americanas controlan los derechos digitales. Es posible que en un futuro no muy lejano, las editoriales extrajeras hagan lo mismo.

¿Por qué?

—Cuando se anunció el libro digital, las editoriales pensaron que tardaría dos décadas en volverse cotidiano. No pensaron que el cambio sería violento. Todo es un negocio. Primero sale a la venta el tapa dura porque las ganancias son inmensas; después sale el tapa blanda y finalmente el digital. Cuando el Kindle destronó en ventas a los libros impresos, las editoriales tambalearon. Los costos en Kindle son ínfimos. Un libro tapa dura está cerca de los treinta dólares; uno en Kindle lo puedes conseguir incluso en $0.99 centavos de dólar. Si el consumidor consigue el mismo producto, comprará la versión más económica. La industria editorial no aceptó las ordenes de Jeff Bezos. Amazon exigió que si publicaban en Kindle, no podían hacerlo por arriba de $9.99. Las editoriales acostumbradas a las enormes ganancias que les genera el tapa dura, rechazaron la exigencia de Jeff. Solicitaron la posibilidad de colocar sus libros en Kindle a más de $9.99. Amazon aceptó pero impuso reglas: «las editoriales pueden poner los precios que les de la gana a sus libros digitales pero la comisión variará. Las editoriales obtendrán un 70% sobre el precio de venta entre $2.99 a $9.99 (menos $0.06 centavos de dólar por cada transacción) por cada venta realizada en territorio estadounidense (para ventas realizadas fuera de Estados unidos se otorgará un 35% de comisión sin importar el precio del libro); la comisión del 35% en territorio estadounidense se aplicará si publican por debajo de $2.99 o por encima de $9.99» En Amazon hay muchas editoriales que tienen sus libros en $12.99; $13.99 o incluso en $14.99; lógicamente su comisión a esos precios es de 35% pero lo hacen porque desean vender sus libros impresos; en especial los tapa dura. Recuerda que no se puede destruir instantáneamente el negocio del libro impreso para darle paso al digital. El papel ha reinado en la industria durante siglos. Si tu ves que un tapa dura cuesta en oferta $15 (su precio original estaría por encima de los $20) y la versión en Kindle está en $12.99 optarás por el tapa dura. Es la mentalidad de la industria. Los autores que no tienen los derechos digitalizados comprometidos, aprovechan y publican sus libros en Kindle. Tus primeros libros pasaron por corrección editorial, por ende lucen profesionales pero hay millones de escritores que tienen sus manuscritos sin corregir; esos son los que tendrán problemas.

—Pero los precios que colocan las editoriales a sus libros digitales son exorbitantes comparados con la versión impresa. Justifico el precio en papel porque requiere todo un proceso de producción, pero el libro digital es algo virtual. ¿No crees que las editoriales abusan al colocarle precios tan elevados a sus libros digitales?

Esto es un negocio, no lo olvides nunca. Solo está cambiando el formato de distribución. Las editoriales siguen teniendo su mismo personal al que deben pagarle sus honorarios. Es cuestión de adaptarse a este formato y llegar a un nivel razonable en los precios. Te doy un ejemplo; cada vez que surge un nuevo producto en el área electrónica, su precio es elevado al comienzo porque están experimentando el posible éxito que pueda tener. Cuando ese producto comienza a venderse y supera los pronósticos, el precio en el mercado se estabiliza y las versiones anteriores que existan de ese mismo producto las rematarán a precios ínfimos. ¿Recuerdas la época del betamax y VHS? Eran los reproductores líderes del mercado hasta que surgió el DVD. Al comienzo los reproductores de DVD costaban una fortuna pero a medida que se vendieron en cantidades industriales, su precio se estabilizó. ¿Qué sucedió con los reproductores betamax y VHS? Dejaron de fabricarlos en masa hasta que quedaron obsoletos. El DVD reinó durante años; incluso sacaron una versión mas grande: Laserdisc pero no tuvo éxito y la descontinuaron. Hace unos años surgió un nuevo formato: Blu-Ray Disc. Su calidad de imagen y sonido destronó al DVD. Hoy en día está el video digital en alta definición transmitido por cable o Internet. Así seguirá la industria; desarrollando nuevos formatos y mejorando la tecnología. La industria literaria era una de las ultimas en apartarse al cambio de formato. Ahora lo está logrando de forma violenta. El libro impreso será pieza de museo. Mejor así; evitarás la tala innecesaria de árboles. Lo que verdaderamente importa no es el formato en que leas; es la información que obtienes de la lectura.

—Si un escritor desea publicar su novela por su cuenta ¿cuál sería el precio recomendable que debería colocarle a sus obras en Kindle?

—Los precios de las novelas digitales deben estar ajustados a la elasticidad de la demanda. Tu puedes ver novelas a $0.99 que no se venden tan bien como aquellas en $2.99 o viceversa. Lo mismo sucede con los precios que colocan las editoriales a las obras digitales. Todo está determinado en la respuesta del público a una obra o tendencia literaria.

—¿A qué precio oscilarán tus novelas en Kindle?

—Estoy conciente de las necesidades y limitaciones económicas del lector común en esta era digital; por ende mis novelas en Kindle se venderán a precios razonables.

—Como Director Ejecutivo de la editorial tienes una opinión netamente profesional de tu novela, pero quisiera saber tu punto de vista como autor. ¿Qué significó para ti, El Manto?

—Mi primera novela, La Estrella de David, provino de un proyecto cinematográfico; El Manto nació para la literatura. Yo comparo la literatura con el cine; si tu primer trabajo gusta, tu siguiente proyecto generará expectativa. Si tu trabajo iguala tu proyecto anterior, puedes dormir tranquila; tendrás un grupo de personas que te seguirán. Si tu nueva obra supera las expectativas, te convertirás en una persona reconocida de la noche a la mañana. El resultado es dinamita; explota y todo el mundo se entera enseguida.

—Entonces eso es lo que ocurrirá con El Manto.

—Bueno, vamos a ver (risas)

—Tus novelas parecen películas adaptadas al papel; ¿se debe a tu formación como cineasta?

—Sí; el lector se olvida que está leyendo y siente que está viendo una película.

—Te dedicas exclusivamente a la novela corta y tengo entendido que las novelas cortas siguen patrones cinematográficos en sus estructuras ¿Hay mucha diferencia entre escribir una novela corta y un guión cinematográfico?

—Un guión no se escribe para disfrutar su lectura sino para orientar al equipo técnico. Una novela corta luce como un guión depurado de tecnicismos.

—¿Depurar ese tecnicismo en una novela corta es difícil?

—Si partes de un guión hacia novela corta, tienes que eliminar terminología cinematográfica y estilizar la prosa. Como cineasta conozco las reglas. Si en cine tienes una escena impregnada de emociones, automáticamente sabes cuantas palabras necesitas para obtener su equivalente en un capítulo de novela corta. También conoces el ritmo de tus actores cuando interpretan los personajes; la modulación y entonación en la voz; los tiempos verbales; los movimientos de sus cuerpos. Todo se calcula. Para describir un edificio empleas una oración o media página; en cine haces uno o dos posicionamientos de cámara y listo. La cantidad de palabras que empleaste para describir ese edificio equivalen a segundos de imagen editada.

—Entonces tu escribes tus novelas como si estuvieras desarrollando una película.

—Sí. Por eso demoro un par de años entre la publicación de una novela y la siguiente.

—¿Me pudieras dar una idea de cómo influyes a nivel cinematográfico cuando desarrollas una novela corta?.

—Cuando tengo claro lo que voy a escribir, dedico el primer año a la estructura. Recuerda que además de cineasta, me formé durante una década en las Finas Artes. Yo veo la estructura de una obra de la misma forma que un arquitecto ve los planos de una casa. Lo que más demora en construir una vivienda son las fundaciones. Una vez listas, el resto es sencillo. ¿Por qué la mayoría de los escritores dedican más tiempo a reescribir sus manuscrito y cada vez que reescriben le encuentran más fallas a sus obras? No dedicaron el tiempo suficiente a la planificación y elaboración de las fundaciones de sus obras. Un arquitecto no construirá una vivienda sin haber planificado en detalle las fundaciones. Si no lo hace, la vivienda será un desastre. El mismo sentido de responsabilidad debe existir en un escritor al verter parte de su vida en la escritura de sus obras. Volviendo a tu pregunta, yo me siento a escribir como si fuera a desarrollar una película. Lo hago como productor, director, actor y editor de la misma. Como productor, me mantengo alerta de los costos del proyecto a medida que plasmo palabras en los capítulos. Sé si estoy escribiendo una superproducción de alto presupuesto o un proyecto independiente. Como director, visualizo toda la historia, dirijo al elenco y equipo técnico y me mantengo al timón creativo del proyecto. Como actor influyo emociones en los personajes y como editor armo y corto la historia en el sentido correcto. Mis novelas son cortas porque se ajustan a los tiempos cinematográficos. Por eso no me verás escribir una novela que supere las 160 páginas. El Manto tiene 152 paginas de historia y 8 páginas de relleno. Transferida al cine, El Manto equivaldría a una película de dos horas y media.

—Todas mis novelas superan las 200 páginas; El Legado tiene 416. ¿Cómo haría para adaptarlas al formato cinematográfico?

—Te hablaré como cineasta. Si tuviera la oportunidad de adaptar tu novela al cine, haría un bosquejo de lo más importante y esquematizaría el tiempo que quiero que dure la película. Por ende, sacrificaré capítulos que no funcionen bajo el ritmo cinematográfico o incluso variaré algunas cosas.

—¿Entonces escribí de más?

—No necesariamente. Tu creaste tu novela bajo el ritmo que querías. Quizás no pensaste en una posible adaptación cinematográfica cuando la armaste. Si un autor desea que su novela tenga posibilidades de ser adaptada al cine, se ajustará a los patrones estructurales cinematográficos. Los puntos que te ayudarán a reducir considerablemente el número de páginas son: no violes la privacidad como autora al introducir tus pensamientos y opiniones en la historia y personajes. No narres eventos en la vida de los personajes; muéstralos. Estiliza la prosa. Emplea verbos activos. Evita abusar de gerundios y adverbios. Y la clave de todo: escribe historias que muevan las fibras emocionales del lector y sean fáciles de adaptar al cine.

—Una vez me hablaste de una técnica que tienen ustedes para evitar el aburrimiento en el espectador.

—Sí, existen herramientas.

—¿Esas herramientas pueden ser trasladadas a la literatura?

—De hecho, las mejores novelas poseen estructuras impecables. Por eso las productoras compran de inmediato los derechos cinematográficos.

—¿Esperas que tus novelas sean adaptadas al cine?

—Si surge el interés de una productora o estudio cinematográfico en adaptar mis obras, tendré la ventaja y autoridad sobre mis obras por ser cineasta.

—Espero que lo logres Daniel, sería tu mejor retorno al mundo del cine; dirigiendo tus propias obras.

—Todavía es prematuro hablar de ello. Si se presenta la oportunidad, estaré agradecido de regresar. Pero quiero aclarar que no abandonaré la escritura de novelas cortas; serán parte integral de mi profesión.

—Creo, Daniel, que has respondido a todas las preguntas que tenía en mente. Muchísimas gracias por esta entrevista y por recibirme en tu casa.

Gracias a ti Blanca, ha sido un placer.


Si desean más información de Daniel o quieren interactuar con él, pueden visitarlo en su página Web:

Síguelo en twitter:

17 comentarios:

  1. Muy bien, Blanca, me entretuvo esta entrevista con Daniel, parecía que yo estuvieta leyendo un buen cuento. Todas las preguntas y respuestas fueron interesantes y útiles para cualquiera que le guste escribir.

    Besos.

    Nota, estos caracteres que hay que colocar hacen fastidiosa la tarea, ninguno coincide, y eso quepongo las letras grandes, je je je.

    ResponderEliminar
  2. Una interesantísima entrevista que desvela muchas claves del mundo literario y cinematográfico. Como entusiasta aficionado al cine, he disfrutado de las conexiones que establece Daniel entre una obra literaria y su adaptación cinematográfica. Muy interesante, Blanca. Os felicito a ti por las preguntas y a Daniel por su experiencia y exactitud en las respuestas.

    ResponderEliminar
  3. Una entrevista muy interesante.
    Estoy de acuerdo con Daniel en que el lector detecta los errores en un libro y le molestan, aunque no sea consciente de ello.
    Bueno, estoy de acuerdo en otras muchas cosas de las que ha dicho...
    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lectores acostumbrados a leer detectan cuándo un libro no es muy bueno. Eso es seguro.

      Eliminar
  4. Gracias nuevamente querida amiga por haber publicado la segunda parte de la entrevista. Disfruté cuando la hicimos el año pasado. Mira como se cumplió todo lo que te dije.

    Gracias a todos los comentaristas por interactuar con Blanca y su Blog.

    Daniel DC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Daniel. Tienes razón todo se ha ido cumpliendo.

      Eliminar
  5. Estupenda e instructiva entrevista, tanto por las preguntas como por las respuestas.

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido muy amena y muy interesante la entrevista, Blanca. Os felicito a los dos.

    Un abrazo

    Mayte Esteban

    ResponderEliminar
  7. Que bueno Blanca,muy interesante la entrevista,así como lo expresé en los comentarios de fb..red social de la que amas participamos amiga..
    un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Barbie, creo que servirá para todos los que deseen publicar en Amazon. Besos amiga!

      Eliminar
  8. Muy interesante, Blanca. Sobre todo cuando Daniel cuenta sobre la secuencia de venta del libro: 1) tapa dura, 2) tapa blanda, 3) digital. Allí queda claro por qué la editorial fija precios altos para el libro digital: es que quiere mantener sus ventas con tapa dura, que le da buenos márgenes.

    Pero bueno, parece que se tendrán que adaptar. De hecho, ya lo están haciendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alex, yo también me enteré de muchas cosas del mundo editorial. Las editoriales ya se están adaptando, al menos eso creo!

      Eliminar
  9. Interesantísima entrevista, blanca. También yo estoy pensando en publicar en Amazon y me ha resultado muy útil conocer sus opiniones cualificadas y sus reflexiones. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avisa cuando tengas tu obra en Amazon, Isabel!

      Eliminar
  10. Profundamente enriquecedora. Excelente respuestas a excelentes preguntas.
    Muchas gracias, Blanca.
    Muchas gracias Daniel por expresar tu sentir sobre libros digitales, edición, puntos de vista como cineasta.
    Saludos a ambos¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer para mí dar a conocer los intríngulis de la publicación digital, Adrian. Muchas gracias por pasar y actualizar el tema.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.