jueves, 25 de octubre de 2018

¿Se debe estudiar para ser escritor?


El escritor ¿Nace o se hace?
Escribí mi primera novela en cuatro meses. No voy a hablar del contenido pues no viene al caso, pero era tanto mi entusiasmo que apenas puse la última letra le di a imprimir y de inmediato la mandé a encuadernar. La leyó mi marido, mi hijo, mi hermana y dos amigas y todos se mostraron encantados. Aún hoy dieciséis años más tarde, ellos siguen pensando lo mismo de esa primera novela, sin embargo, cada vez que yo leo la última versión de ese texto, (porque después hice como diez versiones) tengo deseos de guardarla en lo profundo del cajón.

Una de mis amigas decidió seguir mi ejemplo, pero lo hizo de la manera correcta: se inscribió en un taller de narrativa. Dieciséis años después no ha escrito la primera novela. ¿Por qué? Le pregunté. Dijo que se había dado cuenta de que escribir era más complicado de lo que parecía. Y yo se lo creo, pues cuando en esa época me trataba de explicar lo que aprendía en aquellos talleres que duraron más de un año, no pude entender de qué hablaba cuando mencionaba al escritor omnisciente, el nudo, los puntos de quiebre, el desenlace, la concordancia, la adjetivación, la perspectiva, la primera, segunda y tercera persona… en fin, que si yo hubiese comenzado a estudiar para ser escritora creo que hubiese tirado la toalla antes de empezar.

Con el tiempo y el método más a mano que tenía: el del ensayo y error, he logrado comprender todo aquello que en su momento mi amiga trataba de enseñarme; algunos puntos ya los ejercía yo por intuición desde el principio, y otros, no obstante, he tenido que aprender a ponerlos en práctica porque se trataba de mi supervivencia como escritora. De todo lo pasado deduje que para ser escritor lo importante es escribir. Y para escribir se necesita el deseo de hacerlo, debe ser un placer, más que una imposición académica y, sobre todo: haber sido un buen lector durante gran parte de la vida. Un lector atento, no como los muchos que leen y al escribir cometen fallas garrafales. Cuando uno tiene la intención de ser escritor lee de diferente manera, fijándose en algunos términos, en la puntuación, en cómo enfocar mejor una idea en palabras.

Día a día se aprende, y siempre hay de quién hacerlo, lo importante es escuchar las críticas, los elogios también, pues nos animan a seguir, pero debemos prestar atención a los que ven los defectos en nuestros escritos, pues no veo de qué otra manera se pueda mejorar.

Sé que muchos de los que escriben piensan que sus obras son maravillosas, y es posible que lo sean, pero si no tienen estilo, (y ya saben que cuando me refiero a estilo hablo de estilo literario, no del estilo particular de cada escritor), si las ideas no están expuestas con claridad, si los diálogos son insulsos y solo sirven de relleno y no para informar, que es la verdadera función de ellos, si se confunde la narrativa con largas explicaciones dirigidas al lector; o si en lugar de proseguir con la historia que se cuenta el autor se recrea en largas digresiones —no digo que las digresiones no deban existir, en algunos casos se escribe una novela remontándose al pasado de cada personaje, y lo mejor es hacerlo en capítulos separados—; lo que se intenta contar por más interesante que sea, resultará aburrido, y en muchos casos causará indiferencia. Y para lograr aprender a subsanar errores, es básico saber dónde están, de lo contrario nunca los encontrarán.

Mi recomendación es que una vez hayan terminado las primeras novelas, (ya saben que son capaces de escribirlas), acudan a un taller de narrativa. No antes. Puede ser contraproducente. Los talleres de escritura creativa como también se llaman, enseñan técnicas muy útiles y pueden significar la diferencia entre publicar o ser rechazado. Hace un tiempo un amigo que escribe y que no ha logrado publicar aún, me dijo algo muy curioso: «Sé que lo mío no es la escritura pues he estudiado ingeniería. Generalmente doy mis novelas a un par de amigos para que me las corrijan». Yo ni siquiera le pregunté si sus amigos eran escritores. No valía la pena. Me di cuenta de que no tenía idea de lo que es escribir.

Si el que escribe no es capaz de tener la suficiente autocrítica y capacidad como para corregir su obra, debe contratar a un corrector calificado, hay muchos que pululan en las redes y sus correcciones se limitan a la ortografía. Un buen corrector se fijará en todos los aspectos del texto, inclusive en las incongruencias históricas, musicales, artísticas y científicas. Particularmente pienso que todo aquel que aspire a escribir para el público puede prescindir de los estudios gramaticales si le causan tedio, pero tiene que realizar entonces un trabajo de lectura abundante, metódico y constante durante largo tiempo, a fin de empaparse en la esencia del lenguaje y adquirir agilidad, presteza y soltura en el manejo del idioma, que lleve sus escritos a otro nivel, en el que los lectores se sientan hipnotizados y no puedan despegarse de la novela una vez que la empiezan.

Sé de autores que escriben de manera impecable. Sin redundancias, sin cacofonías, sin rimas, sin repeticiones y sin lograr enganchar al lector. La tarea principal de un escritor es atraparlos desde la primera línea.

He llegado a la conclusión basándome en mi experiencia que primero se escribe y después se aprende.

¡Hasta la próxima, amigos!

14 comentarios:

  1. Gracias por compartir este excelente texto.

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo que deberíamos cuidar del mismo modo el
    qué contamos y el cómo lo contamos. Si creáramos unos argumentos maravillosos, supiéramos generar expectativa, nuestros personajes fueran sublimes, conociéramos las restricciones del narrador y del punto de vista elegidos; pero después nos expresáramos con un estilo farragoso: no conseguiríamos que nos leyeran. Ocurriría lo mismo si nos expresáramos bajo los parámetros de la claridad, la brevedad, la sencillez y el orden; y no contáramos nada. Las historias (realistas, de ciencia ficción o de fantasía) contienen una estructura interna, basada en una relación subordinada de causalidad. Entonces: si nos dedicáramos a enlazar coordinadamente anécdotas, aunque poseyéramos un estilo cervantino, no estaríamos escribiendo una novela o un relato. Respecto al aprendizaje, creo que cada uno ha de decidir su propio método. Yo aprendo mejor a partir de mis errores. En relación con los talleres de escritura, casi siempre, son extremadamente teóricos. A veces, resulta difícil encontrar uno que se adecúe a nuestras necesidades. Y ya por último: gracias por el artículo, ha sido muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, Jorge Luis por leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Cada escritor tiene su estilo, Carol, y dentro de él debe estar preparado para traspasar sus ideas de la manera más clara posible. Los talleres ayudan, pero no siempre son necesarios. Muchas gracias por tu visita y por dejar un comentario.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen artículo. Te invita a reflexionar sobre que la escritura no es fácil, por mucho que quieran pintarlo así y lo desvaloren. Se necesitan ganas y aprender a dejar esas ideas fluir.

    Muchas gracias por este artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente que piensa que escribir es muy sencillo. Tal vez lo sea, pero escribir bien es difícil.

      Eliminar
    2. Muy interesante tu exposición, Blanca (mui hinteresante tu hespoxicion, Vlanca :) Llo tanbien leo, ja,ja,ja ) Está claro que, como en todas las artes, hay que tener un don para escribir. Se tiene o no se tiene y por mucho que alguien que no lo tiene se empeñe en escribir es incapaz de conseguir algo bueno. Otra cosa es que solo busque divertirse escribiendo, sea más o menos correcto el resultado. Estoy de acuerdo contigo en que, una vez constatado ese don, tras haberlo puesto en práctica por tu cuenta, es interesante perfeccionar la técnica. No conozco suficientes talleres de escritura como para hablar bien o mal de ellos. Si que conozco alguno que, tras el curso, curso que ha costado su dinero, publica alguna cosa, una recopilación de relatos de cada uno de los participantes, o cosas por el estilo. Lo que he visto publicado tras ello ha sido algo infame, lleno de faltas de ortografía y faltas de expresión, coordinación, planteamiento... que me han dejado confuso. ¿Para qué el curso entonces? ¿Es que el coordinador del curso no se ha molestado en hacer las más mínimas correcciones? ¿qué han aprendido en verdad los participantes? En fin, son casos concretos y no tengo derecho a generalizar. Pero huele. Por mi parte procuro leer mucho, muchísimo, y siempre con ojo escrutiñador, para ver cómo los autores que admiro encaran las historias, qué recursos utilizan y cómo desarrollan su estilo en la novela. Esa es una fuente de aprendizaje estupenda. Y, por supuesto, lo que mejor te enseña, siempre que lo aceptes con humildad y deseos de mejorar, es una crítica constructiva.

      Eliminar
    3. Cándido, cuando una persona decide inscribirse en un taller de escritura se supone que habrá pasado por la etapa de los errores ortográficos. Es penoso lo que cuentas, hay muchos talleres llevados por gente que no tienen idea de la escritura. Si al menos fuera unos escritores destacados... pero la mayoría son dictados por escritores que no han tenido mayor éxito con sus libros, entonces ¿qué pueden enseñar? Y si no es un escritor sino un teórico también me pregunto: ¿cómo cerciorarse de que lo que está enseñando servirá?
      Conozco personas que sin haber escrito un libro dan mejores consejos que los que se obtienen en los talleres.
      Sin embargo, asistir a un taller (uno bueno) siempre redundará en algún beneficio pero para los que ya han escrito algo: cuentos, novelas cortas o largas pero que ya hayan probado las mieles de la escritura y deseen perfeccionar sus aptitudes innatas, porque con talento se nace, salvo algunas excepciones.

      Eliminar
  6. Excelente post, Blanca. Un tema muy interesante sobre todo para los que comienzan en la escritura.
    Cada caso es diferente, pero en mi experiencia, lo más importante es leer, analizar lo que se lee, escribir mucho, analizar lo que se escribe, tirar varios manuscritos a la basura (incluso durante años) hasta que aflora tu estilo, conocés por dónde ir y por dónde no, entendés qué significa crear un personaje, dominás el ritmo de la narración como un editor una película.
    Si uno estudia teoría sin experiencia, la va a entender, pero a la hora de escribir, le desaparecerá de la cabeza. Construir historias elaboradas, profundas, con personajes que no sean de pierda/cartón se adquiere con horas y horas (años y años, mejor dicho. El dolor y el error son los primeros maestros =). La teoría te podría aportar buenas cosas recién cuando sabés qué significa crear una novela.
    Y hablando de buenas novelas, “El sustituto” me llama desde mi Kindle, pero estoy corto de tiempo. Soy un lector lento, porque me gusta analizar. En cuanto tenga más tiempo me meto de lleno. Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, Fede. Estudiar la teoría sin experiencia no es aconsejable. Ya la estudiamos en la escuela: ortografía, gramática, lectura, escritura... el que desee dedicarse a escribir tendrá que leer mucho a los buenos escritores para aprender de ellos. Y el aprendizaje por error sirve de mucho porque quedará grabado para siempre en la memoria.

      Eliminar
  7. Un gran artículo, Blanca.
    Tienes toda la razón, si no sientes la necesidad de escribir, y escribes, no vas a ir a ninguna parte. Si esperas a "aprender a escribir", entonces es muy posible que escribir no sea lo tuyo. El escritor escribe porque le sale del alma, tanto si es bueno como si es malo. (Lo de publicar es otra cosa.)
    Aprender a escribir mejor es siempre una buena idea, pero un consejo que siempre doy es que también lea. No puede haber un gran escritor si no es también un gran lector. También con la lectura se aprende mucho, quizás incluso más que con algunos de esos talleres de escritura, que por desgracia no siempre están a la altura que debieran estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, es, Ramón, leer y sobre todo a los grandes contemporáneos. Estoy de acuerdo contigo en que los talleres de escritura no siempre están dirigidos por personas que están a la altura de las circunstancias. Gracias por participar.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.