martes, 19 de febrero de 2008

Hablando de foros literarios... Parte 1

Prosófagos es uno de los foros mejor moderados que existen. Empezando porque el administrador no sabe leer, y las normas están impuestas por Dios, que para variar, sólo dictó sus leyes y después dijo que todos tenían libre albedrío. Su ausencia se siente en cada rincón de ese foro, y como sabemos, Dios suele hacerse notar cuando no está. Así suele ser él, tan omnipresente que hasta cuando está ausente se siente. Y el verbo se hizo escritura, y se hizo el principio, y se juntaron los apátridas, desterrados y exiliados, que como náufragos llegaron a la Tierra Prometida

En poco tiempo Prosófagos ha logrado reunir en sus filas gran cantidad de personajes diversos, algunos de los cuales pasan como las lluvias en el desierto, dejando caer unas gotas sin mayor trascendencia como es mi caso. Pero hay gente interesante, muy interesante, de las cuales vale la pena hablar:

Forke merece una mención especial, porque con sus comentarios certeros parece estar y no estar. Un joven escritor cuyos cuentos son reconocibles al empezar la primera línea. Tiene la virtud de utilizar las palabras justas para lo que desea expresar, y por lo general expresa asuntos inexpresables. Y lo hace tan bien que muchas veces nos quedamos sin expresar lo que sentimos al leer tal despliegue expresivo. Hace poco entré a su blog y degusté con fruición sus cuentos forkeanos. Mis respetos a un escritor de cuentos de tal envergadura.

Esther es el personaje que todos quisieran tener en sus foros literarios. Con alma de médico forense, hace un examen profundo hasta de los cuentos que parecen no tener vida, con sapiencia, paciencia y otras tantas ciencias, siempre encuentra algún germen vital que hace que valga la pena seguir escribiendo. Ella es un valor agregado, pues dudo que el foro pudiera ser igual sin su presencia. Si un cuento no es leído y diseccionado por Esther, obviamente no existe. Pero no sólo ausculta, detecta, corrige y cura algunos males literarios; también aconseja, y suele invitar a algunos lugares inapreciables en donde mucho se aprende. No conforme con eso, se da tiempo para escribir, y la verdad, algunos de sus cuentos son de antología. Faltaba más.

Aureliano Babilonia, un nick que lo dice todo. Es joven, sí, pero por momentos pareciera tener cien años de soledad. Sus cuentos suelen ser entendibles para los que tienen la suficiente inteligencia para bucear en los sentimientos del autor. Y sobre todo, se ha de saber que su musa es Muriel, una jovencita que fue la causante de que él volcara sus sentimientos en letras, al tratar de reconstruir una carta que ella hizo pedazos una tarde a la salida del colegio. Posa sus ojos sólo en lo que considera digno de ser leído, y cuando lo hace, deja comentarios cáusticos. Pero cuando se explaya lo hace como todo un escritor, y es cuando parece tener más que los diecisiete que acaba de cumplir. Ojo, cuando él dice que la espiral de fuego se esfumó llevándose con ella las miserias humanas, quiere decir exactamente eso, pues en sus cuentos todo es natural.

Elisabet deja tras de sí un rastro parecido al que deja el arco iris, la esperanza de encontrar tesoros perdidos. Siempre sabrá leer un cuento y encontrar algo positivo en él, y compartirá con todos sus experiencias en el mundo literario y contará sus tropezones con el mismo optimismo que haber ganado un premio Planeta. Hace poco hice un recuento de sus logros en menos de dos años de empezar a participar en los foros, y concluí que es posible que la inexistencia de Dios en el foro se deba a que se la pasa con ella. Es el vivo ejemplo de lo que se puede lograr siendo sistemática, y por encima de todo, tener capacidad creativa. Amén del conocimiento del lenguaje escrito. Un libro publicado, y dos en vías de ver la luz son prueba más que suficiente de ello, y eso, sin contar el incontable. Y sus Cinco noches… vaya, dejaron a más de uno en plan de tertulia en plena madrugada.


Por ahora dejaré este pequeño análisis hasta aquí, mis tiempos son cortos y mi experiencia muy larga...
Proseguiré en la próxima entrega con los que mi precaria memoria pueda recordar.

7 comentarios:

  1. Blanca, he llegado aquí siguiendo tu mensaje... Y he quedado gratamente sorprendida leyendo lo bien y bellamente que has relatado la génesis de Prosófagos y cómo nos retratas a algunos de sus miembros. Pluma artística y certera. ¡Vaya! No puedo evitar sentirme halagada y agradecida.

    Un abrazo,

    Elisabet

    ResponderEliminar
  2. De nada, Elisabet, sólo digo lo que siento. Gracias por tus palabras,
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué tonta! se me había olvidado cómo responder, y entré como "anonimo", jaja, esto es sólo para probar...

    ResponderEliminar
  4. Hola Blanca. Encantado de leer tus reflexiones en este bonito blog. Como ya lo sabes, creo que eres una gran escritora y una gran persona. Pese a haberla leído antes de ser publicada, volveré a leer La Búsqueda porque creo que es una excelente novela. Me siento honrado de ser tu amigo. Un abrazo. Ricardo

    ResponderEliminar
  5. ¡Ricardo! Es una linda sorpresa verte por aquí, a mí también me honras con tu amistad, amigo,
    Muchas gracias,
    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  6. busco cuentos de escritores noveles para proyecto solidario

    queremos hacer un libro

    http://endriga.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  7. se me olvidó soy rosa la del anterior mensaje

    recojo los cuentos en mi correo

    rosa.mundua@gmail.comb

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.