domingo, 26 de febrero de 2012

Daniel De Cordova, entrevista


Queridos amigos, uno de mis objetivos al viajar a La Florida en Julio del 2011 fue visitar al director de cine, escritor y visionario Daniel De Cordova. Así que una mañana de domingo, Daniel pasó a buscarme y nos dirigimos a su casa. En ese encantador lugar situado a orillas de un lago donde cualquiera se inspiraría, es donde Daniel da origen a sus obras y visiones. Después de siete años sin verlo, Daniel no ha cambiado, sigue siendo el joven atractivo y delgado que conocí en Caracas, con el mismo entusiasmo y vitalidad; con el mismo ímpetu.

En un pequeño salón adyacente a la piscina, empezamos nuestra charla.

—Tu trayectoria como cineasta iba en ascenso. Lograste competir por una nominación al Oscar y recibiste un premio de los estudios 20th Century Fox International en Venezuela. ¿Por qué te retiraste?

—El convulsionado mundo del cine me estaba succionando mi posesión más preciada: la ética.

—¿Retornarás a la silla del director?

—Todo dependerá de las circunstancias y el proyecto.

—Quisiera que me hables de tu experiencia con La Estrella de David, tu primera novela, ¿qué esperabas de ella?

—Como sabes, La Estrella de David fue en principio una película. Tuve que claudicarla por problemas en posproducción. Para no perder la historia, la transferí al papel y nació la novela.

—¿Por qué Las Naciones Unidas te considera un escritor de alcance mundial?

Quizás se deba al poder del mensaje que encierra mi novela La Estrella de David.

—¿En algún momento pensaste que recibirías los dos premios más importantes de la literatura hispana en los Estados Unidos?

—Cuando escribo no lo hago pensando en recibir premios.

—¿Quiere decir entonces que no te presentarías a un concurso?

—Me puedo presentar a un concurso pero no es lo que me motiva. Mi intención es ser leído. Cuando sopesas eso con el deseo de triunfar, ser famoso, amasar una fortuna o ganar premios, comprendes que los deseos egoístas como autor no deberían absorber la esencia personal. Si tu historia es genial y el mensaje que trasmites llega al lector, ten por seguro que el éxito, fama, fortuna y premios llegarán. Eso le pasó a J.K. Rowling; autora de Harry Potter. Stephenie Meyer; autora de la saga Crepúsculo y a Dan Brown; autor de El Código Da Vinci. Nunca escribieron pensando que ganarían la fortuna que tienen; lo hicieron porque tenían una idea y quisieron expresarla.

—De todas maneras yo creo que recibir un premio para un escritor es un aliciente, ¿no? Es muy diferente presentarse a un concurso para ganar el dinero que el premio aporta. Hay mucha gente que se presenta para ver si al ganar logra ser publicado; es el deseo de la mayoría; otros lo hacen para ganar los suculentos premios de Planeta o Alfaguara.

—Un premio te da prestigio, pero si ese es tu objetivo primario, estás sacrificando la historia amoldándola a los requerimientos de un concurso; error que comete la mayoría. Para concursar, debes tener claro el certamen al que presentarás tu obra. Si una editorial te patrocina, ella se encargará de poner tu novela a competir. Usemos un símil del mundo cinematográfico; no es lo mismo que tú tengas treinta premios equis y yo los cinco más importantes (Oscar, Globo de Oro, BAFTA, Palma de Oro y Goya)

—¿Y qué aprendiste con esa novela; la primera?

—Vengo del cine, lo que hice fue transferir toda mi experiencia a la literatura. Mi trabajo como cineasta me enseñó a pulir; depurar información superflua en un manuscrito. Cuando leo una novela, lo hago como productor, director, guionista, editor, actor, director de arte, diseñador de vestuarios y compositor musical. Al seguir este patrón de lectura, automáticamente detecto todas las fallas de esa obra. Los escritores que se dedican exclusivamente a novelas, vierten todo lo que su imaginación desee expresar. En cine no puedes tener esa libertad; cada palabra que escribas en el guión costará una fortuna cuando se realice la película. Si creas veinte personajes, son veinte actores que tienes que contratar (aparte de los secundarios, figurantes y extras); los vestuarios que usarán; las locaciones donde se desarrollará la historia; el tipo de cámara e iluminación que permitirá lograr imágenes estéticas de las escenas; etc. Si en el futuro deseas que tu historia se adapte al cine, estarás claro lo que vas a escribir; de ahí nace el poder de síntesis. Durante los ensayos y rodaje de una película, me dirijo al equipo técnico y talento con las palabras: luces; cámara; ACCIÓN. Lo mismo hago cuando escribo mis novelas: muestro las cosas; empleo el punto de vista en tercera persona limitado; es decir, ni siquiera sé los pensamientos del protagonista.

—Se podría decir entonces que no aprendiste, sino aplicaste el mundo del cine a tu primera novela. ¿Qué fue lo que te llevó a escribir tu segunda novela titulada El Manto? Tiene un tema completamente diferente al primero. ¿De dónde salió esa idea? ¿tuvo algo que ver la primera novela para hacer la segunda o es partir de cero?

—Creo que una vez lo comenté en una entrevista; La Estrella de David fue particular. Tuve un sueño lúcido un par de semanas antes de la tragedia del 11 de septiembre de 2001. Aclaro que experimento sueños lúcidos desde mi niñez. En ese sueño se me apareció un individuo vestido de nazi y me mostró lo que fue su vida. Me rogó entre lágrimas que contara su historia. Le di mi palabra y nació La Estrella de David. La realicé como película pero por problemas económicos en la posproducción no se pudo concluir. Decidí transferirla al papel. A la semana de su lanzamiento, me contactó el editor en jefe de las Naciones Unidas solicitando mi aporte creativo para encontrar soluciones ante la crisis que atraviesa el planeta debido al recalentamiento global. Esa invitación me sirvió para analizar el alcance que uno tiene como escritor. A raíz de eso, la puse a concursar. Entre tantos certámenes encontré una institución que entrega los premios más importantes de la literatura hispana en los Estados Unidos; los International Latino Book Awards. Tienen diversas categorías pero el niño mimado de ellos es el Mariposa Award (premio a la excelencia en la primera novela de un autor). Yo cumplía con los requisitos y me presenté. No lo hice con la intención de ganar sino más por saber qué sucedía. Ese premio lo han ganado figuras como Isabel Allende, Carlos Ruiz Zafón, Guillermo Arriaga, Carlos Cruz; escritores que hoy tienen una exitosa trayectoria en este país. Recibí una invitación del Director General donde me notificaba que era finalista y debía asistir a la entrega de premios. Fui sin saber quiénes serían los ganadores. Resulta que obtuve el segundo lugar a la mejor novela histórica y me entregaron el Mariposa Award.

—Teniendo ese precedente, el compromiso de la siguiente novela es mayor. Se podría decir que la primera novela fue un experimento; no tienes que dar razones a nadie. Ahora tienes a tus seguidores; los lectores de tu primera novela. Ellos esperan la segunda.

—Traigo a colación la pregunta que me hiciste acerca de El Manto. Mi nueva novela tiene la fusión del suspenso, ciencia-ficción y un género que apenas se ha explorado: ficción filosófica. Si preguntas por ese género, no existe. Lo estoy desarrollando. Es la matriz de mi novela. ¿Qué es ciencia-ficción? Los hechos y descubrimientos que la ciencia actual no ha comprobado. Los científicos buscan conceptos plasmados por autores de CF para estudiarlos y ver la posibilidad de desarrollarlos. En la saga La Guerra de las Galaxias (1977), George Lucas escribió una escena donde el personaje Leia Organa en una reproducción holográfica le agradece a Obi-Wan Kenobi el haber luchado con su padre en las guerras clones. Eso fue en 1977. La oveja Dolly fue clonada en 1996.

—En la literatura siempre han existido precursores; hubo una serie de televisión, “Viaje a las Estrellas” donde se implementaron gran cantidad de técnicas para dar vida a la historia. Los de la NASA se dieron cuenta después que muchas de ellas eran posibles. Y yendo para atrás sabemos de Julio Verne.

—Y Leonardo Da Vinci. Se escribió un libro donde se mostraba su genialidad; el famoso Código… Son personas que han cambiado la historia.

—Pero lo del Código tiene una connotación religiosa…

—Oculta un mensaje.

—Exacto. Entonces, si retomamos la parte de la conversación donde me decías que tu novela El Manto es una ficción filosófica, podría decirse que El Código Da Vinci cabe en ese género que estás fusionando?

—Lo rasguña.

—Creo que ese libro fue el comienzo; no de la ficción filosófica porque por lo que yo más o menos sé de lo que trata El Manto, no tiene nada que ver con el Código Da Vinci.

—Para nada.

—Lo estamos tomando como un simple punto de referencia, ¿no es cierto?

—Claro.

—La idea de hacer El Manto ¿de dónde provino? Esa fusión de la que hablas.

—Cuando tenía siete años, comencé a experimentar una gama de fenómenos que en aquella época la opinión popular llamaba paranormales. Cuando uno es niño no está viciado por la sociedad. Si ves un amigo imaginario, para ti es tu amigo y muy real. Pero los adultos no te creen; piensan que estás fantaseando; que eso es propio de esa edad. Bueno, empecé a experimentar cosas extrañas. Hubo momentos en que estando dormido me sentía flotando en el techo. Veía mi cuerpo en la cama. Tenía la capacidad de salirme del cuerpo y vagar por la casa. Veía a mis padres durmiendo, a mi perro dándole con la pata a la puerta porque sentía mi presencia. Desde ese momento le perdí el miedo a la muerte. Si tengo la capacidad de salirme del cuerpo y mi conciencia sigue activa, entonces existe otra realidad. También veía personas que otros no veían y me decían cosas que después se verificaban. Me decían que tenía la capacidad de hablar con los espíritus (como el famoso niño de Sexto sentido); yo ni sabía que esos espíritus ya habían abandonado su vestidura carnal al momento de morir. Para mí esos seres eran tan reales como te veo a ti, excepto por su actitud; era como si no comprendieran su estado actual. Son muchísimos fenómenos: objetos que se mueven; se apagan las luces; llego a un lugar y mi carga electromagnética influye en los equipos eléctricos. Los que me conocen me quieren lejos de sus equipos electrónicos (risas). Incluso hoy en día cuando voy al médico para un electrocardiograma sucede que el equipo se apaga.

—¿Hasta ahora?

—Hasta el día de hoy.  Aprendí a controlarlo. El cuerpo funciona gracias al sistema nervioso central donde las redes nerviosas transmiten información del cerebro al cuerpo y viceversa a través de descargas eléctricas.

—Interesante información Daniel. ¿Entonces quiere decir que alguno de tus personajes de El Manto lo conociste por intermedio de esas visiones o fenómenos que has experimentado?

El Manto fue una experiencia extraña. No es la típica vivencia del escritor que se sienta y visualiza lo que desea escribir. Empezó a ocurrirme desde 1981. Una fuerza invisible accionó una red neuronal en mi cerebro y empecé a experimentar otra época. Para que lo entiendas mejor, la sensación es como si de repente estuvieras suspendida dentro de una capsula virtual de cuatro dimensiones en la que te proyectan imágenes y sonidos tan reales que sentirías como si estuvieras viviendo esa época. Lo extraño fue que esas visiones diferían sobre eventos registrados en la historia convencional. Para no crear un choque emocional en mi psique, entrené mi mente y logré mantenerla por períodos prolongados en el rango de frecuencia electromagnética theta. Al estar en rango, me puedo conectar a la central etérea de conciencia colectiva unificada universal. Quizás tú la conoces bajo el nombre popular de registros akáshicos. La historia emanó de esa central hacia mi cerebro. Luego la transcribí. Si empleo un símil, mi conciencia se asemeja a una gota de agua que se funde en el océano. Esa gota no pierde sus propiedades moleculares; siempre será H2O, pero cuando se conecta, deja de ser una entidad individual y se unifica al océano.

—Entonces, para escribir El Manto te conectaste a esa central del Universo y extrajiste la historia. Por lo que sé hasta ahora, esa novela es extremadamente polémica. La portada sugiere el contenido, es controversial y muy simbólica. Y lo que dices en la sinopsis es impresionante. Los que profesan religiones abráhamicas pudieran sentirse ofendidos por lo que muestras como la posible historia. Qué opinas al respecto.

—Yo no escribo para ofender; no es mi estilo y va en contra de mi ética. Haré eco a las palabras de uno de mis personajes de El Manto: «Las personas tienen arraigado un sistema establecido de creencias en sus psiques; producto de la crianza que recibieron desde la infancia, experiencias de vida y cultura donde se desarrollaron como individuos. Ese sistema moldea la personalidad, nutre al ego y filtra toda información que obtiene. Si la información perturba la psiquis del individuo, el cerebro emitirá una orden de rechazo; considerará esa información como un virus letal y el conocimiento que conduce a la sabiduría será destruido por el sistema para salvaguardar la personalidad y ego humano»

—Con eso me estás diciendo que El Manto dará lugar a mucha polémica. Todos tenemos un punto de vista diferente de la misma cosa. Tu puedes observar el mismo cuadro y verlo diferente de lo que yo aprecio. Esto llevado a tu novela genera muchas preguntas, por ejemplo: el nombre, ¿por qué se llama El Manto?

—La percepción de la realidad es como un diamante de infinitas caras, cada persona debe buscar qué cara le tocó sin olvidar que es una fracción del todo. Respondiendo a tu pregunta sobre el título de mi novela, no puedo revelarlo ahora; es parte de la historia. Todo gira en base a ese nombre.

¿Será una trilogía?

El Manto es una historia en tres reminiscencias.

—Tu novela está llena de simbolismos, he leído los cuatro primeros capítulos y tengo una curiosidad por saber qué es lo que va a pasar. Pienso ser de las primeras en comprarla y leerla. Ahora dime algo, ya que no quieres hablar mucho de tu novela para no develar la historia. ¿Qué función cumple El Manto?

—Activar un concepto en la mente del lector; un concepto que cambiará o cuestionará su percepción de la realidad.

—¿Cuándo será el lanzamiento?

—A comienzos del 2012.

—¿Y La Estrella de David?

—A raíz del boom con el libro digital, haremos un relanzamiento simultáneo.

—¿Con la misma portada?

—Será la portada que quería desde un comienzo.

—¿Por qué deseas convertir ahora La Estrella de David en una saga?

La Estrella de David es una historia de cuatro personajes. En la obra original muestro la vida de Ralf Holz e introduzco a los otros tres. Los lectores me solicitaron que continuara la historia; quieren saber en profundidad la vida de David, Rebecca y Roberto.

—¿Entonces quedarían tres novelas más de La Estrella de David?

—Sí.

—¿Cuándo saldrán a la venta?

—Estoy trabajando en ellas. Posiblemente en el 2012 o 2013.
  
León Peraza Napolitano, actor,
 prestó
su imagen para la portada
LA ESTRELLA DE DAVID (LIBRO I): RALF HOLZ

Hitler estaba seguro de dos cosas; Ralf Holz era el prototipo de la raza Aria y Josef Dietrich lo ayudaría a cristalizar ese sueño. Bajo el amparo de Dietrich, Ralf convirtió la 1ra división Leibstandarte-SS en la unidad blindada élite de la Segunda Guerra Mundial; hazaña que se ganó la admiración de la Waffen-SS y el odio de la Wehrmacht. Ralf no le temía a las amenazas de muerte o perder la vida en combate; lo único que atormentaba su alma era un secreto; de conocerse, desestabilizaría las bases del nazismo.

Luego de ser traicionado en una planificación militar que traería la victoria germana sobre los aliados, Ralf recibe un choque ideológico y emocional que lo obligan a encarar su temor. Ahora deberá redimir el error que cometió en su juventud cuando arriesgue su vida para salvar a sus mejores amigos; una familia Judía.


   EL MANTO (REMINISCENCIA I)

Apreciado lector: Estamos convencidos que develar el procedimiento de cómo encontramos a David Laurel, estropearía el concepto que usted tiene de la realidad, pero es nuestra obligación revelarle las tres reminiscencias de David: está marcado por una profecía que nunca quiso; será perseguido por un pasado del que no podrá escapar y solo un hombre tendrá el poder de revelarle el misterio que cambiará el destino de las almas.
Si decide sumergirse en la lectura de esta obra, acompañará a David en un viaje insólito; un viaje donde el silencio que ha protegido El Manto, terminará.

Cordialmente,
Los Viajeros

Esta entrevista no termina aquí, la he cortado por su extensión, pero en la próxima parte Daniel nos hablará desde su perspectiva como editor, desde el interior de su experiencia en el mundo editorial digital, de los lectores electrónicos, y qué esperan las grandes y pequeñas editoriales de los cambios en estos tiempos. 

BIOGRAFÍA DEL AUTOR

DANIEL DE CORDOVA nació en la ciudad de Caracas el 4 de Julio de 1973. Tras una década de formación en las artes aplicadas, decidió incursionar en la cinematografía y se graduó summa cum laude en el 2002. Como cineasta ha realizado siete películas. Su último trabajo: Un Símbolo de Amor, ganó la competencia organizada por los estudios 20th Century Fox Internacional en Venezuela y logró calificar para una nominación a los Premios de la Academia. En el 2006 se radicó en Estados Unidos y emprendió su carrera literaria.

Su novela debut: La Estrella de David, fue doblemente laureada con los prestigiosos International Latino Book Awards—galardones que se entregan a las mejores novelas hispanas del año en Estados Unidos—y suficiente para que Las Naciones Unidas solicitara el aporte de Daniel en la búsqueda de soluciones creativas ante la crisis que atraviesa el planeta debido al recalentamiento global.

Para más información o comunicarse con el autor:

Síguelo en twitter:

Síguelo en facebook:


18 comentarios:

  1. Rafael Hernándezdomingo, 26 febrero, 2012

    Una escalada prometedora y una gran persona. Sin duda alguna un autor a tener en cuenta y que dará mucho que hablar.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda un autor a tener en cuenta. Gracias por descubrirlo para nosotros, Blanca. Devorará "El manto" (ya lo tengo en mi hondle) en cuanto pueda. Magnífica entrada, como todas las tuyas.

    ResponderEliminar
  3. De Daniel llevas hablando maravillas desde hace tiempo, Blanca, así que estaba convencido de que realmente había un gran escritor en él. Con esta entrevista me lo confirmas definitivamente. :)

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga, es un honor ver la entrevista publicada en tu Blog. Te extiendo mi gratitud y cariño por el apoyo incondicional que nos das. Gracias a los comentaristas por sus palabras; me siento agradecido por la satisfacción que les dio la lectura de esta entrevista.

    Un cordial abrazo,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  5. Hola Blanca,
    Excelente y maravillosa entrevista. La verdad es que me ha gustado mucho, tanto por sencillez que transpira tu amigo Daniel como por sus obras. Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Qué entrevista más interesante. Me ha dejado una sensación, que Daniel tiene mucho que contar, y que lo va a hacer. Ya tiene una fan en mí que adoro las novelas basadas en la Segunda Guerra Mundial. ¡Había tantos villanos! Pero también algunos héroes.
    Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  7. Conozco a Daniel desde hace muchos años y es una gran persona, Rafael. Un escritor excelente.

    ResponderEliminar
  8. Félix, no sé cuándo te darás tiempo para leer todo lo que tienes en el Kindle, pero no te pierdas El manto, está escrita como si vieras una película.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, Javier, pero también hablo maravillas de ti, no te puedes quejar! ja,ja,

    Daniel es muy especial, y escribe de maravilla!

    ResponderEliminar
  10. Daniel: Siempre darás que hablar. Es tu sino. La entrevista es interesante porque lo es el entrevistado.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Arlette! amiga querida, qué alegría verte por aquí, hay que ver que si no es por Daniel no pasas ¿eh?

    Gracias por tu concepto, tienes razón.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  12. Felicito a Daniel por sus premios y a ti, Blanca, por acercarnos esta entrevista tan interesante.
    Me gustó lo de la ficción filosófica y me llaman mucho la atención los sueños lúcidos de Daniel.

    Felicidades a ambos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Maribel, como ya dije antes, Daniel es un joven muy especial y la entrevista lo confirma.

    Besos, amiga!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Excelente entrevista. No conocía a Daniel de Córdova y me ha resultado un personaje lleno de personalidad. Es curioso que muchos escritores tienen un discurso parecido. En el fondo, lo más importante es que alguien lea esa idea que plasmamos en un papel.
    Un abrazo Blanca!

    ResponderEliminar
  15. Es muy interesante la entrevista, Blanca. Espero con ilusión la segunda parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Eso es, Josep, plasmar las ideas en el papel, cosa nada fácil, por cierto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Hola querida Pilar,

    La segunda parte de esta entrevista viene en camino, pero debo cumplir primero con otros compromisos,


    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  18. Excelente entrevista, Blanca. Felicidades a tí y a Daniel, quien expresa su sentir respecto a sus novelas, algunas de ellas que esperamos pronto.
    Daniel se expresa bastante respetuoso de las religiones, pero comparto su opinión respecto de que todos somos producto de enseñanzas que desde nuestra crianza hemos recibido conforme a la religión que profesamos.

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.