jueves, 29 de diciembre de 2011

E-books versus Libros de Papel

Hoy ya 29 de diciembre y empezando a amanecer en esta parte del mundo,  voy a dedicar esta entrada a hacer un balance de estos doce turbulentos meses.   Turbulentos en muchos sentidos, especialmente los políticos y en lo que nos atañe a los escritores, en la revolución digital.

Están cayendo los mitos. Me refiero a los mitos de las publicaciones editoriales, a los mitos de lo difícil que es encontrar quién publique. Al mito de que en este planeta se lee poco y al principal mito de que las editoriales son las que tienen la última palabra en cuanto a decidir si un libro es bueno o es malo; criterio que deducen muchas veces por alguna opinión de un lector editorial con sus propias buenas o malas circunstancias.  De otra manera no se comprendería cómo escritores rechazados tantas veces se hayan convertido después en baluartes de la escritura.

Voy a hablar desde mi propia experiencia.  Publiqué en dos oportunidades. Algunos de ustedes lo saben. Una vez por Editorial Roca, a quien estaré eternamente agradecida por darme el empujón inicial que hizo que empezara a creer que puedo llegar a ser escritora y una segunda vez por Editorial Viceversa, que entonces empezaba a formarse y tenía grandes aspiraciones que creo las están cumpliendo.   La primera publicación, «La búsqueda» tuvo un éxito relativo. Fueron 2.000 ejemplares en su primera y única edición. Lo extraño del caso es que a pesar de venderse bastante bien, nunca salió una segunda edición.  Supongo que la editorial tenía demasiados títulos nuevos para dedicarse a un libro como el mío. Dos años después les escribí para que me consiguieran al menos cincuenta ejemplares, cuya búsqueda exhaustiva  tardó cuatro meses y solo pudieron venderme treinta.  Fin de la historia.

Luego llegó la publicación de «El legado».  Una mejor distribución hizo que se conociera en casi toda Sudamérica, Centroamérica y México. Y, por supuesto en España, lugar de la edición. Cinco mil ejemplares cuyos remanentes deben estar todavía en alguna que otra librería debajo de montañas de libros nuevos, mejores o peores que el mío, pero eso sí: recién salidos del horno.

Tras un año sin publicar debido a una tragedia familiar que me llevó muchos meses del 2010, entregué a mi agente un libro que había escrito a principios de ese año.  Ella lo leyó y consideró que era lo suficientemente interesante como para publicarlo con relativa facilidad  y lo entregó a Viceversa, pues dicen que la editorial que publica el último libro tiene prioridad.  Ellos decidieron que no era el momento apropiado por la crisis, aunque me consta que muchos libros sí tuvieron la suerte de salir por ese sello. Pero bueno, sus razones tendrán.

Escuché hablar de las versiones digitales a un amigo, Daniel Franco, que acababa de publicar en Amazon.com su novela corta Alameda Central, sin pagar un cobre y que  estaba expuesta a miles de lectores en prácticamente todo el mundo.  Decidí entonces que publicaría mis novelas por Amazon, pues los contratos que había firmado tanto con las editoriales como con mi agente no tomaban para nada en cuenta las versiones digitales, y así, sin anestesia me lancé al ruedo. Para entonces ya lo había hecho Armando Rodera, y FernandoTrujillo Sanz, este último desde el 2007, con un éxito rotundo.

Los escritores que acabo de mencionar tuvieron un largo recorrido editorial, fueron leídos, releídos y puestos a esperar durante meses para obtener una simple respuesta: “sí o no”.  Algo que se puede decidir sin ocasionar tanta angustia y sufrimiento de ver cómo el tiempo transcurre y nada sucede. Pero el mundo editorial es así, lento, ambiguo, oscuro y en ocasiones (la mayoría) insensible; aunque reconozco que ese no fue mi caso.  Lo cierto es que mi novela “El manuscrito” ya llevaba casi medio año de espera, con un rechazo encima y sin vistas de publicación.  La agregué entonces a mis otras novelas y de golpe y porrazo publiqué cuatro novelas en Amazon.com: “La búsqueda”. “El legado”, “Dimitri Galunov” y “El manuscrito”.

Lo bueno de tener varias novelas a la venta en Amazon es que da más oportunidades de figurar y por ende, de vender, lo que equivale a ser leído.  Julio y agosto fueron meses tranquilos, aunque para mi sorpresa, pues lo había hecho en calidad de experimento, veía en los reportes que se habían vendido poco más de treinta ejemplares.  Poco a poco la cifra fue incrementándose y para octubre era normal que los libros vendidos pasaran de los diez diarios.

A partir de noviembre algo debió suceder en la mentalidad de los lectores en libros digitales, pues empezó a repuntar «El manuscrito». Llegué a vender 400 ese mes aparte de mis otras tres novelas que también se vendían.  Y en lo que va de diciembre 823 personas han leído esa novela.  Si sumo los otros títulos puedo decir que hasta hoy 29 de diciembre, 1.078 personas me han leído o están leyendo alguno de mis libros, solo en diciembre.  Si sumo los meses anteriores podría llegar a unos 1.800 libros vendidos, porque empecé a tomar nota diaria apenas en el mes de noviembre.  Y todo esto en solo seis meses.

¿Cómo sucede este fenómeno en el mundo virtual? Dudo mucho que las redes sociales como el Twitter o Facebook tengan algo que ver.  Muchos de los que visitan mi muro solo se limitan a saludar o clicar «Me gusta»,  y a autopromocionarse, lo cual no critico, pues me alegran las buenas noticias (aunque debo reconocer que hay quienes entran en mi muro con la misma noticia tres y cuatro veces y la cosa se vuelve fastidiosa). Los pocos que han comprado los puedo contar con los dedos de UNA mano.  Es allá, en esa maraña virtual que no conozco, en lugares que jamás imaginé que alguien se interesaría por una escritora desconocida, donde la gente de carne y hueso busca, investiga, lee recomendaciones, o tal vez escuche que alguien leyó tal o cual novela y la recomienda.

Las cifras que indico son ínfimas en comparación con los verdaderos superventas apoyados por campañas de promoción editorial, y también porque son, hay que decirlo, excelentes escritores.  Pero al menos las ventas digitales dan la oportunidad de llegar a cualquier parte del mundo, pues ahora con un clic nos podemos trasladar y hacer compras en China, India, Rusia o Bolivia.  Una facilidad que cualquier editorial no la da.  Sé de muchos cuyos libros publicados no han salido de España, o del país de origen.

Ahora viene lo bueno, lo ¿positivo? O la parte práctica de todo este asunto:
Los escritores ya no son los que buscan a las editoriales.  Ellas lo único que tienen que hacer es fijarse en las listas de Amazon cuáles son los más vendidos y se evitan el gasto adicional del lector editorial, cuyo veredicto sin dudarlo digo que está sometido a sus propios gustos y aficiones.  En empresas como Amazon o cualquier otra, es la escogencia de los lectores la que marca la pauta, la tendencia, la simpatía, el gusto o como quiera llamársele a ese contacto íntimo entre lector-autor, que es lo que al fin y al cabo buscamos los escritores: Que nos lean, pues para eso escribimos.

La parte negativa o depurativa sería que si una novela (ya toqué el tema antes) no está escrita correctamente, según los cánones establecidos por la literatura estándar y según las reglas gramaticales e idiomáticas a las que los lectores están habituados, simplemente se quedarán rezagadas.  Aunque también es probable que se deba a una portada poco atractiva, a un título poco sugerente, a una descripción del contenido que no conlleve el interés por leerla…  Son muchos los factores que juegan en la venta de una novela, entre ellos la suerte.

Hoy tengo al igual que algunos escritores que están publicando por Amazon,  una oferta editorial por mi novela «El Manuscrito».  Y no es una editorial cualquiera, es una de las más importantes. Pero ya no recibo la noticia con la avidez que hubiera tenido de no estar publicando en Amazon, por la simple razón de que una editorial me obliga a cumplir con muchas reglas que para mí hoy en día son inadmisibles: ceder los derechos digitales de mis obras, la exclusividad de por lo menos cinco años o más de mi novela, tiempo durante el cual no podré hacer absolutamente nada con ella aunque no se venda ni un solo ejemplar, y lo peor de todo: no saber en efecto cuántas novelas se están vendiendo y a cuánto asciende mi ganancia real.  Y no se trata de hacerse millonario con esta profesión, pero al menos me satisface tener las cuentas claras.

No sé aún cuáles serán las condiciones que me propongan, esta vez yo no los busqué a ellos. Pero si no me satisfacen, con seguridad seguiré mi rumbo y no perderé el sueño.  O mejor dicho: seguiré mi sueño y no perderé el rumbo.

¡Hasta la próxima, amigos!

49 comentarios:

  1. Me ha encantado todo el artículo y tienes muchísima razón, entiendo perfectamente esos pequeños factores respecto a las editoriales que dan pie a reflexionar.

    Lo cierto es que estoy esperando ahora mismo la resolución de un concurso literario al que me presenté, pero tengo claro que en caso de no ganarlo (lo más seguro), publicaré la novela en Amazon. Llevo tiempo leyendo todos tus consejos sobre este tema (y en cuanto me decida, me gustaría también poder hacerte unas preguntas más técnicas sin robarte mucho tiempo).
    Admiro que te decidieses por otro camino. Son muchos los que tienen una mente demasiado cerrada y no son capaces de buscar otras alternativas.

    Un saludo! Y mil gracias por informar sobre tu experiencia!

    ResponderEliminar
  2. Un gran resumen, Blanca. Muy interesante.

    Con lo que cuentas, y lo que sucede en otros países que van por delante, no es complicado adivinar cómo será el mundo editorial dentro de varios años.

    Estoy seguro de que el año que viene te irá mejor. Y 7000 ventas, que te publicaron las dos editoriales, te parecerán ridículas, las cubrirás en dos o tres meses, sin necesidad de que decidan o no sacar más ediciones, teniendo tú el control de tus novelas. Mientras no paren de vender y agotarse los lectores digitales, las ventas no dejarán de crecer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Blanca, supongo que hay agencias e editoriales unas más serias, otras menos...

    No niego que conozco a gente que ha tenido malas experiencias con agencias y editoriales, sobre todo con la indefensión de un autor ante el número real de ventas y la distribución.

    Un intermediario hace labores que uno no puede hacer por sí mismo, por falta de conocimiento, formación o tiempo (éste último es mi caso). En mi caso ambas figuras intermediarias me han aportado elementos positivos. O quizás yo he sido especialmente afortunado, doblemente ya que los míos de momento siempre han sido claros y rigurosos.

    La Red y sitios como AMAZON dan oportunidad de hacer las cosas de otra forma; y como nueva forma de difusión tendré (tendremos, todos los autores) que probarla antes de opinar con más profundidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues lo primero mi enhorabuena por esa oferta sea cual sea tu decisión, porque como dije en Facebook es el resultado de la tenacidad y el trabajo bien hecho. Entiendo todo lo que comentas del mundo editorial, e imagino que la decisión que tomes será muy meditada. Espero que aciertes en ella, aunque creo que has llegado a un punto que cualquier decisión que tomes será acertada. No sé si me explico.
    Me quedo con la última frase, me parece genial. Un beso y a por todas, sea con quien sea.
    Marta Querol

    ResponderEliminar
  5. Da gusto leerte, Blanca. Transparencia y dignidad.
    Sé que elegirás bien.
    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  6. Existen muchos sitios aparte de Amazon dónde publicar en la actualidad, sin que te cueste medio y donde te ofrecen transparencia y un público internacional.

    El más conocido es Amazon, por eso lo menciono, y porque yo publico ahí. Cuando quieras puedes escribirme y si puedo contestaré tus preguntas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  7. Así es, Nando, no es malo publicar por una editorial, siempre y cuando los contratos leoninos no te obliguen a ceder tanto. Creo que ea era ya terminó, la de aceptar cualquier cosa con tal de publicar a toda costa.

    Gracias por tus sabios consejos, amigo,
    como siempre,

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Blas, agradezco a las editoriales que creyeron en mi como novata y me publicaron. Eso no lo puedo olvidar. Pero con estas nuevas oportunidades que se nos ofrecen me puse a pensar que muchas veces firmamos sabiendo que el fruto de nuestra creatividad quedará en manos de otras personas: derechos cinematográficos, distribución, edición, y pare de contar, a cambio de un libro con una portada y páginas impresas que si no fuese por el autor, no existirían.

    Tu caso es excepcional. Y no creo que sea algo casual. Escribes muy bien y has logrado una traducción a otro idioma en un tiempo relativamente corto. Tienes garantizada otra publicación, en fin, que también en todo esto tiene mucho que ver el material, pero no todos tenemos el mismo talento que reconozco en ti, Blas. Y creo que también tenemos derecho a oportunidades, mejores de las que se nos ha dado hasta ahora.

    Un abrazo, amigo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  9. Hola Marta, un placer tenerte por aquí. Las decisiones que tome respecto a si debo firmar para publicar dependerá de qué tan buena sea la oferta y espero que de eso se encargue mi agente, pero si no me conviene ten la seguridad de que no aceptaré.

    Como dice Nando, en unos cuantos meses puedo vender lo que una editorial tarda años. Y no tengo que esperar un año o año y medio para saber si realmente gané algo aparte del conocido adelanto.

    Un abrazo, amiga!
    Blanca

    ResponderEliminar
  10. Gracias por pasar, Pilar, otro abrazo muy fuerte para ti y te deseo de todo corazón un 2012 lleno de prosperidad.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  11. Oye, me ha gustado mucho la entrada, Blanca. Es un buen resumen. Sí, mirada en perspectiva parece que las ventas y la maraña editorial (esa nebulosa donde no hay datos claros de ventas) son ridículas. Lo que queda claro, para mí, es que el sistema editorial como se conoce está obsoleto. No se puede permitir que un escritor que escribe en castellano se pierda la cuarta población mundial que habla ese idioma, no sé si me explico. Con Amazon, en un click, puedes llegar a cualquier rincón del planeta, cosa que con una editorial es prácticamente impensable. Eso demuestra que los tiempos cambian y que hay que adaptarse. Otra cosa es que aceptes o no la oferta, porque una editorial grande puede traerte otra serie de cosas que pueden ayudarte en un futuro: por ejemplo, más popularidad. Pero es una decisión tuya y sólo tuya y yo, menos que nadie, puedo opinar, ;)
    Me quedo también con otras cosas que comentas, como que la gente que conoces apenas te ha comprado las novelas. En eso debo darte la razón. A mí, personalmente me ha chocado el poco apoyo recibido por gente a la que he apoyado mucho durante estos años. Aunque siempre lo hice porque sí, sin esperar nada a cambio. Sin embargo, me he topado hace poco con una lectora que ha léído mis libros en una semanas (los tres!) y eso me ha hecho muy feliz. Eso me deja un pequeño resquemor: que esta sociedad de escritores en la que nos movemos es, también, como el resto de la sociedad, un poco de teatro y bla, bla, bla.. pero a veces le falta lo más importante. Un corazón que se salga de la escala. Tú tienes ese corazón.
    Mil besos. Sergio.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, Blanca. La publicación digital comienza a darnos a los escritores cierta libertad que luego cuesta resignar: aun cuando haya una oferta de una editorial importante.

    Como bien sabés, mi fuerte no es lo digital sino la venta personal de mis libros en papel. Pero en definitiva la situación es parecida. Tengo las cuentas claras, soy responsable por completo de mi trabajo (para bien y para mal), y no creo estar dispuesto por el momento a ceder derechos sobre aquello en lo que ya me está yendo bien.

    Claro que siempre resulta halagador que una editorial pueda interesarse por el trabajo propio. Estará luego en nosotros tomar la decisión definitiva.

    Un abrazo, y feliz año!

    ResponderEliminar
  13. Que interesante esta entrada, Blanca. Felicidades por todas esas ventas. Es una gran muestra de que ciertamente vale la pena lanzarse y probar otros medios.
    Un gran abrazo
    Ingrid G.

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena por tu estupendo año literario, Blanca!! Me alegro mucho por ti y ojalá esto sea sólo el principio d elo que está por llegar.

    Por mi parte agradezco también que me menciones en tan interesante entrada. Empezamos en Amazon más o menos a la vez, aprendiendo poco a poco, pero no todos podemos llegar a vuestro éxito, con las fabulosas cifras que Fernando o tú manejáis. Yo por mi parte estoy encantado con mis logros y ojalá sigan creciendo y evolucionando.

    Es cierto que los tiempos están cambiando y ya hablamos que esta revolución digital lo trastocaría todo. Ahora estudia bien lo que te propongan y decide lo mejor para tus intereses, eres tú la que tiene la sartén por el mango. De todos modos es una estupenda noticia que las grandes editoriales se den cuenta también que los paradigmas habituales del sector cambian a marchas forzadas.

    Esperemos que el 2012 sea un año aún mejor para todos nosotros. Un abrazo y Feliz Año Nuevo!!

    ResponderEliminar
  15. Sergio: alguna vez las cosas tenían que cambiar y hemos hecho bien en probarlos por nosotros mismos, estoy segura de que tus libros empezarán a cobrar cada vez más impulso, igual como está sucediendo conmigo o con otros compañeros.
    No te dejes amilanar si algún día ves que no has vendido, porque el fenómeno de la red es completamente diferente a lo que ocurre en las librerías al uso.
    Si tu novela es atractiva con seguridad venderás. Fíjate solo en cuáles son las más vendidas: Auto-ayuda, infantiles, juveniles y entretenimiento. Nadie quiere complicarse la vida leyendo a un Joyce. Con esto no quiero decir que lo que escribamos carezca de calidad, ya hemos hablado de eso, el lector detecta cuándo una novela no va bien.
    Es como el fenómeno cinematográfico, a veces se gastan millonadas en una película que al público no le agrada.
    Y por los amigos... bueno, ya sabes cómo es, no son todos los son ni están todos los que son. La vida es así, solo vive y ve tras tus sueños, Sergio.

    Espero que este año que viene sea venturoso para ti, tus obras, tu familia y todos gocen de buena salud, que sin eso no hay nada.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  16. Así es, Alejandro, cada vez que leía tus logros me preguntaba por qué dejar en manos de otros algo tan personal como mis escritos? ¿Quién mejor que uno para velar por ellos?
    Era que nos habíamos acostumbrado a que otros lo hicieran. Tú tomaste el toro por las astas y lograste dar ese paso.
    Ahora con las ventas digitales todo está cambiando, para algo tenía que servirnos tanta tecnología!
    Me alegra mucho tu visita, Alejandro, y te deseo un Feliz Año 2012!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  17. Hola Vicsabelle!

    Ciertamente, las ventas digitales te dan oportunidad de probar. Si no resulta bien, te sales y no pasó nada. Con una editorial no puedes hacer eso. Pierdes tus derechos durante varios años, y la verdad ya no soy tan joven para esperar.

    Besos y Feliz 2012!

    ResponderEliminar
  18. Querido Armando:

    Estoy segura de que el año próximo también tendrás oportunidad de escoger. A todos les llega la hora, y las ventas de tus libros no están muy lejos de las mías, lo que pasa es que yo las digo porque tengo la boca muy grande, ja,ja,ja!!!

    Por lo pronto te veo situado en muy buenos lugares, especialmente El color de la maldad, no sale del primer lugar, y El enigma de los vencidos por lo que veo sigue por el mismo camino!, lo que refuerza lo que dije: cuantas más títulos vendas mejor venderás, porque los lectores empezarán a ser tus seguidores.

    Apenas estamos empezando nosotros, no podemos exigir demasiado, todo lleva su tiempo, Fernando Trujillo está en esto desde casi su inicio, y vende como nadie, puede darse el lujo de rechazar cualquier oferta que le hagan, esa debe ser nuestra meta. Aparte de que es un amigo estupendo, tiene una nobleza muy pocas veces vista por mí.

    Saludos y un venturoso año 2012, Armando, un abrazo muy fuerte para Arantza!!

    Blanca

    ResponderEliminar
  19. Blanca, recordada amiga pletórica de pertinentes vicisitudes literarias y editoriales:

    Como le decía al escritor amigo Alexánder Obando, también en su blog, esta entrada es para secuestrarla y degustarla lentamente como lo hacen las cabras con las biblias, talmuds y coranes.

    Esto le decía a Alexánder en “El más violento paraíso”, te lo comparto Anto y amigos:

    Hablando de leones y canciones como tú, que junto a José León Sánchez, sois los más grandes escritores vivos de Tiquicia, aprovecho esta gran bitácora electrónica de literatura y de tu vida y obra, para poner esta anécdota.

    Deseo a nuestro escritor José León Sánchez pueda vivir con salud óptima este año, fatídico para muchos tullidos espirituales y mentales, del 2012. Ha escrito su novela “Domingo en primavera”, cuyo escenario se sitúa en la zona del Volcán Arenal cuando este explota y barre con una especie de Pompeya a la tica (viví todo eso en 1968 con tres años, mi familia tuvo que huír a España por un año). No he hojeado el libro porque no lo he visto. Tal vez nunca lo leeré, conociéndome. Solo les digo algo que José León me relató hace unos tres años o por ahí.

    Joder: esto parece el Parque Bolívar cuando habitaba el viejo león: vivía en barrio Amón (1994), costado norte de la Alianza Francesa, en la casa de Niña Mae. Todas las madrugadas sus rugidos estremecían los cristales de mi habitación y se me desmontaba la plancha de dientes del gran susto. Sobre Niña Mae, otra vieja leona: ella murió con 93 años. Era solterona, inteligente, de mucho carácter pero muy buena. Había trabajado por muchos años en la Agencia de Viajes Costa Rica Express, ahí, cerca de su casa. Cuando murió sus sobrinas pérfidas y acaparadoras me sacaron junto con Consuelo, la señora zarcereña que cuidó por veinte años a Niña Mae. A la semana no quedaba piedra sobre piedra ni madero con madero de la vieja casona señorial. Sufrí mucho. Luego hicieron un parqueo, que creo, aún está ahí.

    Consuelo habrá muerto, porque estaba cerca de los 70 años. Jugábamos los tres dominó y reían ellas a mares con mi yeguadas de periodista y vate loco. Trabajaba yo en el extinto periódico El Heraldo.

    Ah memorias las mías: todo nombre, todo apellido, evocación o cosa da pie a un cuento o una novela. Ya veo que mis días de antipoeta están contados. Nunca he leído un libro en mi vida. Debería hacerlo y pulirme, al rato me convierto en escritor.

    Abrazos, discupen estos pensamientos y evocaciones en voz alta, me estoy haciendo viejo, eso creo,

    Frank Ruffino

    ResponderEliminar
  20. Blanca:

    Te invito a leer en mi bitácora electrónica de poesía, antipoesia y cuento: mis cuentos "Con el Diablo no se hacen tratos", que aparece con fecha del 03 de diciembre, autobiográfico; y "Un mal día", del 25 de noviembre.

    ResponderEliminar
  21. Eres una ganadora, amiga, y ahora tienes el garrote por la mano, y por ello ninguna editorial te puede
    echar cuento,felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por compartir los temas de tu blog en el mío, Frank Ruffino, ya pasaré por el tuyo para dejarte alguna anécdota también.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  23. Amtony:

    Uno va aprendiendo de las experiencias, supongo que no soy la única.

    ¡Gracias por pasar, amigo!

    Blanca

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Una entrada muy interesante, Blanca.
    Las cosas están cambiando en el mundo literario y los editores ya no son dioses que nos conceden o no su gracia.
    Yo todavía no me decido a entrar en el mundo del e-book, pero empiezo a pensarlo...
    Viceversa tampoco ha querido mi segunda novela despues de tenernos esperando una respuesta medio año y pese a que Nunca fuimos a Katmandú ha funcionado muy bien, aun con su falta de apoyo (un dia tengo que hablar de este tema, aunque la lie parda, jeje).
    Este año publicaré mi segunda novela de una forma o de otra, ya he perdido un año esperando por unos y otros.
    Bueno, que esto no es para hablar de mi.
    Me alegro de que te vaya tan bien y que estés tan animada.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Estoy fascinado con su artículo Blanca, extremadamente informativo y simpático. Nos hace ver a los nuevos escritores que la esperanza brilla con una luz más potente de la cual creímos ser alguna vez, eso es, aquellos publicadores que somos "Indie" (prefiero la palabra aventureros). Como usted bien lo mencionó, una de las partes más bellas de poseer los derechos, es el poder ver con ansia y emoción cómo van las ventas de la obra, y dependiendo de los comentarios, por qué rincón del mundo se ha entrometido. Aún no he llegado al nivel que usted cursa con el éxito cual regocija, sin embargo, lentamente pues las cosas marchan en un rumbo destinado a ser afable, al menos, al gusto de uno; espero poder seguir sus pasos. He gozado desde conocerla su manera tan grácil de ver la vida y las situaciones, sean éstas adversas o no. Repito, su experiencia es un portal de amplitud positiva para seguir empujando con tenacidad. Siempre agradecido, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Bien, tal y como dice Frank Ruffino, esta entrada es como para secuestrarla y degustarla lentamente.
    Hice tal que eso, espero que no te importe ;)
    Como siempre planteas temas muy interesantes, y las respuestas que obtienes son de nota.
    saludos

    ResponderEliminar
  28. Hola Blanca,
    Hay tantas cosas que decir..., primero, agradecerte estos posts, ya sabes que para nóveles como yo significa mucho y aprendemos cada día que escritor@s a los que os sobra la generosidad y nos mostráis unas experiencias que nos preparan para nuestros caminos. Segundo, como también han apuntado, es buenísimo la puesta en escena del comentario final. Marcas un punto de partida con las editoriales tradicionales para llevarnos a un desarrollo que nos dejará con la expectación de su desenlace.
    Hace un tiempo estaba hablando con mi amigo Batet, ante una duda que tenía: presentar mi novela a un concurso literario (200.000 euros), o entregarla la editorial donde está en la actualidad. La respuesta era evidente, no valía la pena presentarla a concurso, ya que los 200.000 euros se daban a cuenta de anticipo de las ventas, por lo cuál, ya lo decían todo, un novel era imposible que pudiera ganar ese concurso. Ahora estoy a unos diez días de publicar... o por la vía tradicional o por vía digital. Sea como sea, la imagen de marca, blog, portada, booktrailer y próximamente web, ya está en el horno y a punto de salir. Dentro de poco sabremos como acabo, pero tanto tus apuntes, como los de Fernando, Armando y Xabier, me han servido de mucho en mi toma de decisiones.
    Gracias Blanca! Feliz año nuevo!!!

    ResponderEliminar
  29. Me ha recordado muchísimo a mi propia experiencia editorial... y me alegra un montón ver que hay otras posibilidades y que tú has logrado tirar p'alante contra todas las adversidades. Un abrazo enorme =)

    ResponderEliminar
  30. Una gran aportación por tu parte, Blanca, muy interesante, como todo lo que escribes. Creo que tienes toda la razón, aunque opino que el camino en Amazon resulta más llevadero si realmente has tenido contacto anteriormente con el mercado editorial, como es tu caso. No creo que al revés, publicar primero en Amazon, funcionara sin un bagaje previo. Tienes razón que en este momento es la red la que marca tendencia, porque las editoriales han apostado muy fuerte por criterios mediocres que en muchas ocasiones nada tienen que ver con la literatura de calidad, y al final prevalece la calidad, que hoy por hoy puede ser más alta en Amazon que en la editorial tradicional.

    Al final, en un medio o en otro, lo que prevalece es la obra bien escrita, como es tu caso. decidas lo que decidas con la oferta de esa editorial, triunfarás, porque escribes muy bien, y esa es la clave de todo este negocio. Te doy mi más sincera enhorabuena y me siento muy orgulloso de tus logros y triunfos, y sabes que lo digo de corazón. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  31. Lola, yo estoy segura de que la mayoría de los que han logrado publicar por editoriales se encuentran en un punto muerto.
    Lo bueno es que ahora si las editoriales se ponen las pilas, todas esas novelas que fueron publicadas en papel, podrán hacerlo en digital sin perder nada, se trata de un ganar. la economía 2.0 quedó atrás. Ahora la que está vigente es la 3.0 o lo que es igual a ganar y dejar ganar. Acabaron los tiempos en los que unos se enriquecían a costillas del esfuerzo de otros, todos nos necesitamos.

    Espero que este año salga otro de tus libros, sería lo justo, y si no, tienes a Amazon, es un buen trampolín para los que prefieren todavía continuar con la opción tradicional.

    Yo siempre estoy animada, pues para mí la escritura es un pasatiempo que me entretiene mucho, no la he tomado como mi fuente principal de trabajo, lo cual sería imposible, pues para mí no es trabajo, es un placer escribir.

    Besos,

    ResponderEliminar
  32. Raquel Alamán_ Bienvenida y celebro que estés de acuerdo conmigo, ¡tenemos algo en común!

    ResponderEliminar
  33. Paul, para mí todo esto es una aventura, en realidad, la vida es una gran aventura y debe vivirse así. Siempre habrá salidas, llegado un momento uno tiene que convertirse en su propio líder y elegir el camino.

    Y es mejor hacerlo de buen humor y compartiendo las experiencias con los demás, que siempre se aprende algo.

    Si lo que cuento en mi blog te ha servido aunque sea para arrancarte una sonrisa, me doy por satisfecha, pero estoy segura de que a muchos de ustedes les servirá para algo más que eso.

    Un abrazo, amigo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  34. Querida Begoña, será porque me gusta compartir. Siempre he pensado que se escribe para comunicar. Me encanta que hayas degustado el platillo del día,
    ¡Gracias!

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  35. David, los concursos sirven para algo, pero tienes razón, los premios fuertes deben tener un ganador con antelación, pues no se explica tal derroche en un novato.

    Sin embargo la esperanza es lo último que se pierde, tal vez este año hayan decidido jugar con las cartas limpias.

    Creo que más que publicar debería importarnos: ser leídos. Y para eso hay muchos medios hoy en día. El digital es idóneo, pues estás expuesto a gente de todo el mundo.

    Yo recibo correos de personas que me agradecen haber escrito porque les ha encantado, y ya sabes que no hay nada mejor que saber que te leen y disfrutan de lo que cuentas. Para mí es el mayor de los premios.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  36. Hola Ninotchka,

    La vida te presenta retos, otros lo llaman adversidades. Creo que he tenido más suerte que muchos, y cuando algo no funciona busca la solución. Siempre he sido así y me ha dado buenos resultados.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  37. Felix, amigo, ya te enmpezaba a echar en falta, se ve que los festejos de fin de años te perdieron por algún lugar desconocido, ja,ja,ja!!!

    Tal vez tengas razón, tal vez el hecho de haber publicado antes me da cierta ventaja, pro te podría poner otros ejemplos que dicen lo contrario.

    Estoy convencida de que si escribes porque te gusta, si te esfuerzas en hacerlo bien, en no defraudar al lector y escoges bien tus temas, el libro se venderá. Hayas publicado en papel o no.

    Yo no sé si mis libros sean tan buenos, pero lo que sé es que gustan a las personas porque escribo como soy. No intento escribir como los grandes porque me saldría mal. Y disfruto mucho escribiendo, no te imaginas cuánto, tal vez eso se trasmite y el lector lo capta.

    Lo importante es que tenemos ahora muchas opciones, una de ellas buena, bonita y barata. Antes no la teníamos.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  38. Hola, Blanca. Venía a desearte un feliz año y me encuentro con esta entrada en la que haces un resumen de tus éxitos durante los últimos meses del pasado año. Me alegro muchísimo por ti y sé (así te lo deseo) que este nuevo año que acabamos de empezar también será muy fructífero para ti. Como dices, lo importante es que te lean porque es una triste guasa que el libro se quede en el baúl de los recuerdos sin que nadie pueda disfrutarlo, por culpa de las editoriales. Muchos intereses hay detrás, amiga.

    Algún día, cuando puedas y tengas tiempo, me gustaría que me escribieras un correo y me explicaras cómo va esto de Amazon, y cómo se gana dinero con esos precios tan baratos. ¡No llego a entenderlo!

    Bueno, amiga, lo dicho, que este año esté lleno de felicidad y alegría para ti y los tuyos.
    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar
  39. Hola Blanca,

    Yo creo que el problema de Amazon en cuanto a libros electrónicos parte de una ambición desmedida, desproporcionada... En una edición en papel, donde hay una editorial que supervisa, da adelantos, corrige, diseña, imprime, promociona (a veces) y procura la distribución, puede entenderse que toda esa labor, gran parte de ella gastos fijos que no se sabe si se recuperarán, pues toda esa labor amerite una participación importante en el precio final de venta. Pero Amazon sólo pone un motor informático en la Red. No hace nada más, por muy sofisticado que ese motor sea. Ni repasa los libros, ni diseña portadas, ni está limitada en volumen por la producción de imprenta, ni da adelantos... Todo muy fácil. Y por eso se llevan el 65% del precio de venta, más las irregularidades, que no son pocas.

    El gran volumen de obras a la venta en Amazon Kindle es otro factor más que les permitiría trabajar con comisiones más bajas, en beneficio de los autores. Lo único que tienen realmente es una URL conocida, donde vamos todos a parar, y uno o dos ingenieros informáticos creando el motor de ventas. Eso es todo. ¿Cuánto ganan por ello? Sólo en tu caso, que estás vendiendo del orden de cien libros al día, por ejemplo a 3 euros, para ti son 105 euros y para ellos, que no han hecho nada, 195 euros. Multiplica por el número de ventas que tendrán y calcula... El negocio es para ellos. Ellos ganan por no hacer nada más que poner la máquina en marcha el doble que tú. Y obtienen ese beneficio de todos los miles de autores que están allí.

    Creo que Amazon tendría que cobrar como máximo el 10% del precio de venta, como cobraría un agente más o menos, y no esos porcentajes "como si hicieran algo", porque no hacen nada. Esto puede tener otro problema añadido: que las editoriales de toda la vida, las que entienden del negocio y saben de Literatura, se vayan a garete. Y nos quedaremos con esta gente, que lo mismo les da El Quijote que Corin Tellado. Yo sería partidario de que quienes escribís no dejéis de lado otras vías de comercialización porque esto ni siquiera es pan para hoy, pero será sin duda hambre para mañana. Si los autores en la red quisieran se podría formar un círculo de blogs y webs que al menos hiciera competencia a Amazon, pues una actuación tan leonina y prepotente sólo puede basarse en la ausencia de competencia. Como e-Bay.

    Te felicito, porque creo que estás en ciernes de publicar de nuevo a través de una editorial, y de las mejores. Besos!

    ResponderEliminar
  40. He seguido todos tus posts sobre Amazon, Blanca, con mucha atención. Es más les he escrito un mail para saber su tiempo de respuesta... Y para una empresa que se lleva el 65% de las ganancias con mi trabajo, la respuesta es nula. En eso estoy de acuerdo con Panchito. Ni Amazon, ni Lulú ni ninguno de los portales que venden ebooks o libros en papel por encargo cuidan a sus autores, tan sólo son un número, un vendedor más con salario a destajo.
    Por otra parte, como nadie mira la calidad de lo que se expone y siendo que cuantos más títulos tengas a la venta más posibiliddes de que alguno alcance puestos de avanzada; el riesgo es que pronto os veáis invadidos de literatura basura.
    Sin embargo te doy la razón respecto a la decrepitud, indiferencia y hasta mala educación de muchas editoriales convencionales. No tienen ideas, no quieren arriesgar, son mediocres y luego se quejan que los libros no se venden. Y no hay grandes diferencias entre las grandes y las pequeñas. Si consideramos lo que escribimos como un producto (y lo es porque estamos en un sistema capitalista extremo), la oferta crea su propia demanda; por lo que cualquier editorial podría publicar como amazon, pero de manera personalizada y cuidando el producto que tenga un mínimo de calidad. No sé, me gustan las máquinas y la tecnología pero mientras sea yo el que las use y no que ellas me usen a mí

    ResponderEliminar
  41. Fernando, las editoriales tienen gastos, costos inevitables y también una ambición desmedida. Creo que la experiencia Amazon puede servir para poner las cosas en su lugar.
    El escritor merece más respeto de parte de las editoriales, pus producen la materia prima de su industria. No es justo que solo unos cuantos se lleven los beneficios.
    Desde mi punto de vista Amazon está sirviendo para saber la opinión del lector. Y no creo que todos los que compren un determinado título sea porque son malos lectores. Algo bueno tendrá ese libro. Yo recibo correos de personas que acostumbran comprar y leer muchos libros, y por ahí voy deduciendo que no son precisamente unos iletrados.
    Ojalá todo esto sirva para que tanto Amazon como las editoriales dejen de pensar en su propio lucro y que todo sea llevada hacia una economía 3.0, o lo que equivale a ganar-ganar para todos, incluyendo el medio ambiente.

    El encanto del libro de papel no va a pasar de un día al otro, y supongo que seguirán imprimiéndose libros por un tiempo largo, aunque en ediciones reducidas, pues sus costos son altos.

    Muchas gracias por tu intervención, Fernando, sabes cuánto respeto tu opinión. Y lo de la editorial está en veremos, aunque sí hay una buena oferta.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  42. Ricardo, tienes razón, la indiferencia hizo pensar a un grupo de gente y empezó la revolución Kindle. Todo es un negocio, pro me gustaría pensar que el negocio del libro debería regirse por normas especiales. Somos una huella de la sociedad, formamos historia, hacemos historia. Nos merecemos más que dos meses de atención. Yo tomaría a Amazon como una vitrina de oportunidades, lo cual me parece práctico y hasta democrático. No ser escogido por el humor que ese día tenga el lector editorial.
    Pongo mi ejemplo pues es mi experiencia y puedo hablar con propiedad. No hice campañas publicitarias, pues no cuento con la maquinaria para ello. La gente que a comprado mis libros no me conocía, y sin embargo la novela se ha ido vendiendo y escalando posiciones. Hasta podría decir que Amazon me quitó de las listas porque no le convenía demasiado la visibilidad de El manuscrito, por motivos que no vale decir en este momento, y la novelita siguió su rumbo. Las otras también se venden pero esta en especial, más que El legado y La búsqueda, que fueron escogidas por lectores editoriales. Yo misma no tengo explicación de cómo sucede eso. Pero está sucediendo, y no solo conmigo.
    Comprendo tu desconfianza hacia la tecnología, pero por desgracia o por fortuna, no pudiéramos tener esta conversación sin ella.

    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Hola Blanca,

    Antes de nada quiero aprovechar para desearte un muy feliz año nuevo.

    Hace muchos días que quería contactarte, pero hasta hoy no había encontrado el momento. Te escribo para felicitarte de todo corazón por tu éxito en Amazon.

    No sé si recordarás que en el año 2007, cuando yo estaba que no tocaba suelo de felicidad por la publicación con Ediciones B de La virgen del sol, nos "e-maileamos" algunas veces porque tú estabas a punto de sacar La búsqueda, y comentamos y nos deseamos suerte mutuamente.

    Ahora, tras leer tu artículo tengo que decirte que mi experiencia ha sido muy parecida. Yo tuve mucha suerte con La virgen del sol porque la editora que la había escogido tenía previsto sacar 3000 ejemplares, pero en esos días tomó la baja por maternidad y su sustituto decidió hacer una tirada inicial de 15.000 ejemplares. Después vino una reedición en bolsillo y una edición para toda Latinoamérica. Esta última parte fue la que más feliz me hizo, la verdad. En total se llegaron a vender hasta marzo de 2010 unos 35.000 ejemplares. Uf! pensaba yo, este escalón me permitirá llegar con mayor tranquilidad a ver mi segunda novela publicada.

    Nada más lejos de la realidad. Tras varias negativas por parte de Ediciones B, de escuchar de mi agencia que no era el momento, que el género del Thiller ya no funcionaba, etc. etc., estuve más de dos años con la novela en el disco duro de mi ordenador y con la tristeza del "fracaso" en la mente. Sé que parece mentira, pero mi trabajo me absorvió y dejé la escritura muy de lado.

    Parecido a lo que cuentas, un día leí en la prensa que el número uno de ventas en Amazon era un señor que se autopublicaba, y comencé a interesarme. Entré y vi la obra de Fernando Trujillo, y me quedé sorprendido de que toda una obra como la suya no tuviera respuesta editorial en papel. Vi lo sencillo que era publicar con Amazon y, tras mucho meditarlo, me hice una portada y lo publiqué.

    Allí te reencontré.

    Los primeros meses se vendía un ejemplar cada dos o tres días, después uno diario (siempre pensé que serían mis amigos), poco a poco pasaron a venderse 2 ó 3 diarios y ahora, lejos de las cifras que tú manejas, ahí está El péndulo de Dios entre los más vendidos. Siempre detrás tuyo !!! MUCHAS FELICIDADES.

    Y quería decírtelo, quería felicitarte por el éxito, y darte las gracias por el ejemplo. Jejeje, me acuerdo cuando yo era un "escritor consagrado" porqué había publicado una novela y tú andabas en ciernes, la alegría con qué planificábamos cada paso.

    Ahora eres la maestra, y Amazon un gran motivo para seguir escribiendo.

    Un abrazo muy fuerte, besos desde Dominicana, y MIS MEJORES DESEOS !!!!

    Éxitos!

    Jordi Díez

    ResponderEliminar
  45. Hola Jordi!

    Pues claro que me acuerdo de ti, especialmente por tu primera novela, porque también yo había escrito una novela relacionada con los Incas hace unos ocho años. Aún no la he presentado para su publicación, pues me la reservo para algún concursos, pero al paso que vamos... a lo mejor la vez por Amazon.

    Quiero decirte que acabo de comprar tu novela "El péndulo de Dios", parece ser magnífica, pero con esto del Kindle tengo tantos libros, ja,ja que la leeré más adelante.

    Me parece extraño lo que me cuentas, sobre todo por las cifras que manejas, ¡35.000 libros son un montón! si la editorial agotó todas las ediciones no comprendo la razòn para que no siguiera publicándote, es por ese y otros motivos que ha surgido Amazon con tanta fuerza y pronto habrá más sitios similares, de hecho ya los hay.

    Estás muy bien posesionado en el ranking, Jordi, en cualquier momento llegas al primer lugar, así que yo no soy maestra de nada. Al contrario. Es cierto que Fernando Trujillo ha abierto los ojos a muchos escritores y me alegro, porque no es justo que los talentos se desperdicien por la indiferencia de las editoriales.

    Tambièn TE FELICITO por tu novela y por tu éxito en Amazon, ¡que bien merecido te lo tienes!

    Un abrazo, amigo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  46. en verdad, lejos del galanteo y simples caravanas, que suerte tener a una experimentada compañera de letras entre amigos...

    objetivo tema y mas el trato que le das. encantado y sobre todo quedo bien informado.


    mario a.

    ResponderEliminar
  47. Estimada autora,

    Me gustaría proponerle una idea que está tomando buena forma en el panorama tecnológico actual: convertir su libro en una aplicación para iPhone/iPad o Android y ponerlo a disposición de todos los usuarios de este tipo de dispositivos móviles.

    Le ruego que revise nuestra propuesta en la web que hemos preparado para ello:

    http://www.ibookio.com

    Una de las mayores ventajas de convertir su libro en una aplicación es la gran visibilidad que se aporta ya que los usuarios de iPhone/iPad o Android lo tendrán disponible en su terminal y no sólo como un libro o revistra electrónica más perteneciente al quiosco de Apple.

    En cuanto al modelo de negocio de esta solución es muy sencilla: Si elige distribuir gratuitamente la aplicación, nosotros sólo les cobraríamos por el proceso de elaboración de la misma y por el contrario, si eligen distribuirla con un cierto coste, podemos ir a éxito con Ud. y cobrar un porcentaje de las ventas obtenidas (de esta forma todos ganamos o perdemos).

    Le ruego que estudie nuestra oferta porque es una muy interesante forma de distribuir sus contenidos de forma sencilla al gran público.

    Reciba un cordial saludo,

    ResponderEliminar
  48. Gracias, Mario, por tu visita y por el concepto en el que me tienes.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.