lunes, 22 de febrero de 2010

CUYABENO, LA SANGRE DE LA TIERRA, una novela de Manuel Pérez Recio


Manuel Pérez Recio, un amigo que conozco desde los tiempos de Bibliotecas Virtuales, publicó en mayo del 2008 esta novela que acabo de leer: Cuyabeno, la sangre de la tierra. Para estas fechas ya está a la venta la segunda edición, (Bohodón Ediciones) y espero que siga teniendo éxito para muchas más.

Cuyabeno es un río, afluente de otro río, que da nombre a una de las reservas naturales más importantes de la amazonía; alimenta catorce lagunas encadenadas entre sí, una extensa zona pantanosa y cientos de pequeños canales de aguas oscuras y cenagosas.

Es parte de la introducción, y tanto el título como el mismo río, es el hilo conductor de una historia que se desarrolla en medio de la maraña de la selva, y que gracias a las excepcionales descripciones del autor, como lectora pude oler la húmeda vegetación de la selva ecuatorial, sentir las hormigas recorriendo mi cuerpo, las tarántulas de piel aterciopelada caminando por mi espalda, y el sudor y el fango impregnando mis ropas al cuerpo. Tal vez haya sido un reencuentro con lo que conozco, pues he vivido en la selva peruana y sé lo que se puede encontrar allí. Un lugar donde no existe el silencio: de día los monos aulladores, las guacamayas, el zumbido de insectos gigantes… de noche no sólo el croar de los batracios. La noche jamás es silenciosa en un sitio como ese. Y es allí donde se desarrolla esta historia, que nos lleva suavemente de la mano, sin presentir lo que encontraremos más adelante.

El misterio que envuelven las culturas indígenas, siempre mezcladas con el chamanismo, la brujería, y gran parte de candor, se mezcla con la mente lúcida y escéptica del protagonista, Diego, que junto a su amigo y compañero de viajes, Mateo, decide internarse más allá de los límites de la razón, logrando que en nuestras mentes se mezcle la realidad con la fantasía, de tal manera que al final nunca sabremos con exactitud la verdad. Unido a este viaje de los sentidos se desarrolla una historia de amor que nace fuera de los límites convencionales. Empieza de manera apasionada para transformarse en un amor de dolor dulce, casi masoquista, del que únicamente los que han conocido el amor sabrán comprender.

Con un lenguaje claro, sencillo, y no por ello fácil, Manuel Pérez Recio logra hacernos reír, inculcarnos temor, suspense, rabia, impotencia, y por último, sentir los placeres del amor, relatados de manera magistral.

Comprendo ahora el éxito de esta novela, y no podía ser menos. He leído los relatos que Manuel postea en el foro literario Prosófagos, y sus comentarios, siempre indicativos de su capacidad analítica, dan fe de su gran capacidad literaria.

¡Enhorabuena, Manuel! Te doy las gracias por permitirme leer tu novela!
B. Miosi

11 comentarios:

  1. Muchas gracias por la recomendación Blanca....por supuesto la tendré presente. besos

    ResponderEliminar
  2. Habrá que tenerla en cuenta. Gracias por compartirla!!

    BESOTES BLANCA Y BUENA SEMANA!!

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría leerla. Y es que tú, Blanca tienes una manera de convencernos de los libros que lees, que es muy difícil resistir a la tentación, Ja, Ja, Ja!!!.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tomo atenta nota, además el tema me llama mucho la atención.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es una novela que todo el que planea viajar por la selva amazónica debiera leer. Los relatos de las aventuras son veraces, vívidos, creíbles, y yo, personalmente doy fe de que son ciertos. La selva es así, tal cual.

    Para los que no gusten de los viajes, pueden conocer desde un cómodo butacón mucho del misterio de esas tierras, y sumergirse en una historia amena, con grandes raciones de suspense.

    Una abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tu análisis, Blanca, podemos hacernos a la idea de la peculiaridad del libro. Dan ganas de leerlo y sentir esa maravillosa y complicada aventura entre los escasos silencios de la selva. Desde luego nos traspasas las sensaciones de la novela de modo excepcional.
    ¿Sabes? Me ha gustado mucho el título: Cuyabeno. La Sangre de la Tierra. Es lo primero donde cae mi interés, en los títulos, y más cuando no conozco ni siquiera la sinopsis. El título dice mucho de lo que podemos encontrarnos dentro. Éste tiene que ser un lamento latente a cada vuelta de página tal y como lo describes.

    Besos, amiga.
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias por la recomendación!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  8. Blanca, me fascina que te encuentres en pleno acto creativo. Espero con avidez lo que resulte.

    Te animo a no perder el ritmo.

    Abrazos fuertes.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  9. Blanca,

    El libro suena muy interesante. Vamos a tenerlo en cuenta.

    Por otra parte, te comento que terminé de leer el tuyo, El Legado, y mi próxima entrada será sobre él, ;-).

    Un abrazo,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  10. Pues es una entrada muy bonita, Blanca. Le deseo toda la suerte del mundo a Manuel, aunque parece que no la va a necesitar porque su libro va ya muy bien encaminado.
    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  11. Manuel ha puesto a la disposición de las personas que quieran leer su novela su correo electrónico, se la pueden pedir y él les enviará un ejemplar gratis!!

    Entren al blog de Manuel que aparece en el artículo.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.