martes, 8 de agosto de 2017

De bestsellers, promoción y otras cosas

No sé de qué depende figurar en la lista de los bestsellers de Amazon. Todavía no logro descubrirlo a pesar de que por lo general mis libros llegan a exhibirse en la dichosa lista. Tampoco sé si los lectores saben de su existencia; supongo que sí, al menos deben ver la lista general que aparece en el lector Kindle. Esta acotación viene como consecuencia de la enorme cantidad de novelas románticas eróticas que copan la lista. En la que me fijo de vez en cuando es en la de amazon.com la que por mi zona geográfica me corresponde y donde más vendo.

Hoy pasé por allí y vi "La lista", mi última novela, luchando por hacerse un lugar entre otras con títulos como: "Déjame compartir tu vida"; "La hija sorpresa del multimillonario"; "Los mellizos no deseados del multimillonario"; "El bebé no deseado del multimillonario; "El bebé inesperado del seductor multimillonario"; "El bebé no deseado del multimillonario Alfa"; "Los trillizos del multimillonario", "Multimillonario desenmascarado"; y no conforme con tantos multimillonarios además, cada novela es una saga. También hay títulos como "El billonario impulsivo"; "La proposición del novio billonario" y "El insólito deseo del príncipe billonario", entre otros.

A este paso voy a llegar a pensar que los o las lectoras de Amazon solo andan en busca de novelas que tratan de enormes fortunas, eso sí, con mucho erotismo y sexo explícito, una tendencia que ya tiene varios años desde las 50 Sombras.

Es una verdadera lástima que se pierdan entre este laberinto de multimillonarios novelas espectaculares como por ejemplo "El Alano" o "Anacaona"; un par de novelas históricas que merecen más atención. Y si se trata de thrillers una novela que me parece estupenda: "A la captura del Shadowboy", o también otras con suficiente calidad como "Ángeles del Nuevo Mundo", la leí y me pareció interesante, aunque un poco corta, pero tiene una segunda parte: "La Unión de dos continentes", aunque me temo que por el título espantará a los acostumbrados a elegir novelas de multimillonarios o eróticas. Hay libros muy interesantes que combinan el espionaje con los hallazgos científicos, como "Pandemia selectiva", o los que mezclan la intriga y la novela negra como "Ortodoxia", que no tienen oportunidad de encabezar estas listas, y sin embargo son excelentes opciones, que enriquecerían la lista de los más vendidos de Amazon. No tengo nada en contra de una buena novela romántica, al fin y al cabo en toda novela existe una historia de amor, pero de ahí a esos títulos descaradamente comerciales, hay mucha distancia. Algunos autores se salvan, como José Vicente Alfaro con "Bajo el cielo de los celtas" y Enrique Laso con su serie de Ethan Bush que ha calado entre los amantes de la novela negra, pero con muy raras y fugaces excepciones libros que realmente son buenos jamás tendrán la oportunidad de escalar posiciones porque, además, las escritoras de novela romántica lanzan un libro tras otro cada dos por tres y todos los libros van directamente a los primeros lugares el primer día de publicación. En fin...

Quería hablar un poco acerca de los grupos que se forman en Twitter. Como ya una vez mencioné, me parecen absolutamente inútiles. La multiplicidad del retuiteo no es efectiva, lo comprobé yo misma cuando por un corto tiempo formé parte de uno de ellos. Lo único que se consigue es copar Twitter con una  máquina reproductora del mismo anuncio. Sé que la mayoría piensa que en la repetición constante está el éxito de una promoción, pero creo que no es así. Yo prefiero tuitear en solitario. Sé que mis avisos son retuiteados pocas veces y lo prefiero, porque de lo bueno poco. Agradezco, eso sí, a los amigos que se dan el trabajo de hacer un Tweet y no limitarse a hacer RT.  Es muy cómodo retuitear. Los que se dan a la tarea de elaborar avisos ingeniosos para otros merecen una entrada aparte.  A veces recibo mensajes directos pidiéndome que los ayude a promocionar su libro a cambio de retuits. Yo lo hago de buena gana, y en ocasiones elaboro imágenes para ellos, pero esos mismos personajes al cabo de un tiempo ni se acuerdan de mis libros. En las redes es muy importante la reciprocidad. No esperen que yo los promocione eternamente a cambio de nada, porque mi tiempo también es muy valioso.

Creo que el sistema de simple anuncio en Twitter, Facebook o cualquier otro sitio gratuito no funciona. No porque sean gratuitos sino porque para promocionar hace falta creatividad, no repetir inútilmente lo que ya todos los que frecuentan esos sitios conocen. También hay "gestores" o "promotores" que a cambio de cierta cantidad se dan a la tarea de promocionar de igual manera a como lo haría el propio autor sin ninguna clase de resultado. Los avisos pagados en Facebook tampoco incrementan las ventas de libros, eso dicho por un escritor que vende mucho, pero no gracias a pagar a promotores. Sin embargo, hay algunos bastante efectivos, no sé en cuanto a cifras, pero creo que en lo que se refiere a creatividad es un buen ejemplo Pedro Araque y su Libretería. Tiene una Web atractiva, me consta que se da el trabajo de leer a los autores, hace unos análisis extraordinarios, en suma es un buen lector y sus ideas de marketing son también estupendas, repito, no sé sus cifras ni si lo que allí se promociona ayuda a vender los libros, pero es una web fantástica. Mención aparte se merece Fernando Cotta Pollo, el creador de Barrio de Letras, un sistema muy original ideado por él que me parece tiene mucho futuro. Vale la pena que se pasen por allá, especialmente los que tienen libros publicados en papel y viven en España.

¿A qué me refiero cuando digo "creatividad"?  A algo que muchos autores no toman en cuenta y es a crearse una MARCA, y a partir de allí empezar su campaña. Para crearse una marca se requiere antes que nada contar con un grupo de buenas novelas, bien escritas, revisadas y, si es posible, con muy buenas portadas. Una vez que los lectores se familiaricen con el nombre del autor buscarán sus libros porque les dejó un recuerdo imborrable. Lo mismo sucede con nosotros como lectores. Cuando leo a un buen autor tomo nota mental para volver a leer otro libro suyo. ¿Y cómo debe ser esa marca?, muy sencillo: el simple nombre. Mi marca es Blanca Miosi. He trabajado en ella desde que empecé a publicar. No utilizo seudónimos ni nicks en las redes sociales, de esa manera soy fácil de ubicar.

Otro punto importante es la manera de presentar nuestros libros. Jamás se me ocurriría decir: "No dejes de leer esta novela trepidante..." No. No. No. el autor no debe autocalificar su propia obra. Es mejor dar una somera explicación (Twitter nos ha amaestrado en ese sentido) y utilizar los hashtags.
Ejemplo:
La búsqueda: Una vida, Una historia. Un bestseller. #Historia #Thriller Aquíhttp://relinks.me/B005BVW0PG 
o:
EL SECRETO. Si un misterioso libro relatara tu vida, ¿te atreverías a leerlo hasta el final? http://rxe.me/GWLVSB
Es preferible siempre acompañar los avisos con imágenes atractivas, y jamás olvidarse del enlace. ¡Sigo viendo con asombro que hay muchos que solo ponen la imagen de la portada del libro y el título! Así no se captan lectores. En donde sea que promocionen deben dar todas las facilidades para que ese libro pueda ser accesible con un solo clic.

Este post ha sido demasiado largo. Espero que hayan llegado hasta el final. En otro traeré algunas otras ideas.

¡Hasta la próxima, amigos!


22 comentarios:

  1. Excelente entrada, Blanca. Tus ideas acerca del márketing literario -concepto tan complicado, a veces- son muy valiosas. En cuanto a las sagas de los trillizos del multimillonario sigo sin comprender esos grandes éxitos; por suerte las obras que nombras tienen su hueco y su público, también. En cualquier caso, comparto la opinión sobre la reciprocidad en la promoción, muy importante, y sobre los grupos de twitter habría que hacer una entrada aparte porque aún cuando en ocasiones no son efectivos, en otras, sí. Las marcas, como bien dices, han de trabajarse, pero a muchos autores les cuesta y en cierto modo todo este "arte" de la promoción no deja de ser complicado y un trabajo más a añadir a la lista de tareas del autor. ¿Cómo actuarían Dickens, Tolstoi, Poe, hoy en día si tuvieran que autopromocionarse? Para reflexionar...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo harían ahora, Martha, lo que sé es que por ejemplo, Dickens trabajaba como periodista y después en una editorial. Y se le ocurrió lanzar sus novelas por entregas para facilitar su lectura a la gente. ¡Me parece que fue una buena campaña promocional!

      Eliminar
  2. Gracias por nombrarme Blanca. Lo cierto es que tienes más razón que una santa, fallan muchas cosas en la promoción. Antes me preocupada de hacer twitts distintos y amenos que rompieran con los protocolos, pero llega un momento en que el tiempo que empleas es terrible, en especial porque además hay quien se aprovecha de ello y luego no tiene el mismo resultado de vuelta. Ya sabes, creas algo que llame la atención y te dan un rt que para colmo no lleva un me gusta de muchas gracias.
    Son cosas que aún no entiendo, pero el sector es tal cual se ve, muchos autores y autoras detrás de una zanahoria sin darse cuenta que el secreto está en responder al menos en la misma proporción, y que en realidad, dependen de los demás.
    Buen artículo Blanca y un fuerte abrazo.
    P.D.
    BarriosdeLetras es para todos los que quieran, pero en papel, tal como has comentado, pero igual da que estés en Venezuela que en EE.UU., en estos casos me los envían a mí y me encargo de repartirlos y que se fotografíen, eso sí, poco a poco.
    De manera que si te animas, ya sabes. Cuenta con mis manos y la cámara de los dueños de los bares, que la mía es del siglo de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena noticia, Fernando, pensé que Barrio de Letras era solo para libros de España, porque había que estar presente, pero tomaré en cuenta tu ofrecimiento, ¡creo que es una idea estupenda para difundir la buena lectura!

      Eliminar
  3. Hace unos meses se hicieron públicos lo que se conoció como "los papeles de Panamá", en los que aparecían todo tipo de personajes forrados de dinero, y entonces lo primero que hice fue buscarme a ver si yo tenía la fortuna de estar entre ellos. Ahora, con esa lista de millonarios, billonarios y trillonarios (el próximo será omnimillonario) lo único que echo en falta es no ser yo uno de ellos!!!!
    Más allá de este anhelo sin resolución, y tras agradecer la mención a mi última novela, te doy la razón en cuanto a la marca pero reconozco mis dudas acerca de ella. Es decir, nosotros somos personas, no marcas. En mi caso, y perdón por ponerme de ejemplo de nada, soy escritor, pero también soy del Barça, de la Real, tengo una posición política muy marcada, me gusta polemizar y debatir todo, y eso las marcas no lo hacen. Por eso venden. Pero si he de decidir entre una persona con aristas y claroscuros, o una marca lineal tipo emoji de la sonrisa para vender más, soy incapaz de posicionarme en la segunda opción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jordi, te contesto lo mismo que en Facebook: Considero que mi marca es Blanca Miosi, sin embargo sigo conservando mis ideas políticas, sociales y económicas sin dejar de llamarme Blanca Miosi. Soy una librepensadora y acostumbro dejar bien en claro mi posición respecto a todo.

      Eliminar
  4. Siempre saco algo de tus entradas. Los que llevamos años en esto hemos constatado lo que dices y también de lo difícil que es salir adelante en este complicado mundo literario. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, María José. Y cada día se torna más complicado justamente por lo que dije arriba. Otro abrazo para ti, querida amiga.

      Eliminar
  5. Soy una simple lectora de muchos anos y como lectora coincido con lo que dices. Considero tambien que Amazon posibilita que se vendan esas series de novelitas rosas pues siempre estan en las ofertas y cuestan muy poco. Ademas de que desgraciadamente las novelitas romanticas y eroticas tienen un gran publico,no solo entre jovenes, sino entre mayores que todavia suenan con el principe azul.Claro que no debian estar en el mismo rango de libros con contenido de otro tipo,pero ahi si ya no puedo opinar. Como siempre te felicito,como escritora y como persona,considero que constituyes un ejemplo para muchos.( Me disculpan las tildes,mi tablero no las permite)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No niego que esas novelas tengan muchísimo público, la prueba está en que se venden en grandes cantidades. Como escritora y lectora me gustaría que Amazon diera más visibilidad a otro tipo de novelas, porque al ser esas obras las que destacan en las listas de los más vendidos se tiene la impresión de que todo lo que se autopublica allí es solo romántica.

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo con todo lo que expones. Aunque formo parte de grupos de Twitter, mi trabajo lo realizo en solitario, siempre en aras de apoyar a los escritores. Muchos de las obras citadas y sus autores los he leído, y sí se toma nota de ellos. Considero que falta una educación lectora selectiva, de la misma manera que no todo lo que se escribe debe ser o puede ser publicado, también en beneficio de los lectores.
    No puedo estar más de acuerdo con tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos(as) escritoras que se han decantado por escribir lo que está de moda o lo que más vende. Yo creo que ese es el problema. Se han acostumbrado a ganar dinero por escribir lo que saben que venderán.

      Eliminar
  7. Muy interesantes tus palabras Blanca, las tendré en cuenta. También creo q ser original es muy importante. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Soy de la misma idea. Aunque dicen que todos los temas ya han sido tratados, siempre hay una manera de narrarlos desde otro punto de vista. Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  8. Gracias Blanca, totalmente de acuerdo con tu artículo que paso inmediatamente a compartir. Es fundamental crearse una marca a partir de un gran trabajo si buscas continuidad. Un fuerte abrazo ♥️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos trabajar más en favor de nuestro nombre y de nuestras novelas si deseamos sobresalir. Es mi manera de pensar, Andrea. Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  9. Estimada Blanca, leo tu artículo y me asombro, pero no por lo que escribes, sino por las verdades que dices. Las novelas rosa y eróticas son las que más se venden en Amazon. ¿Falta acaso calidad lectora para comprender aquellos textos que se apartan del tipo de novelas mencionadas anteriormente?
    Hace un tiempo, una reseñadora que arrastra a un montón de seguidoras, blogueras y reseñadoras, me dijo que las novelas con información histórica no le gustaban. Prefería aquellas que se leen de un tirón, sin cabilamientos de cabeza ni nada que le hiciese tener que pensar.
    ¿Serían estas personas capaces de leer a García Márquez, Víctor Hugo, Dostoievski, Delibes, Pío Baroja o Unamuno?
    Yo creo que no; y supongo que todo va en consonancia con su preparación y la rapidez con la que todo cambia, donde nos bombardean continuamente con noticias con noticias tristes y desalentadoras desde cualquier lugar del mundo.
    Como tú, como Jordi Diez y como otros tantos, yo también tengo mis propios criterios y a mi edad va a ser difícil que los cambie, pero tienes mucha razón en cuanto a la reciprocidad. Yo también me canso de dar en muchas ocasiones y no recibir por ello ni las gracias. Tampoco es el caso de otros muchos lectores o escritores que re-twitean o comentan tus post en Face.
    Creo que comencé muy tarde a entrar en la auto-publicación de mis novelas, hasta el punto de que me tuvieses que echar un cable en Twitter porque solamente tenía dos seguidores: tú, mi querida amiga, y yo mismo. ¿Lo recuerdas?
    La imagen de marca, o de uno mismo, se la ha de ganar a pulso con la calidad de sus libros, aunque eso lleva mucho tiempo al encontrarte con millones de libros en Amazon, unos excelentes y otros menos, que te impiden una mayor visibilidad, pero así está este negocio en estos momentos.
    Solo me queda, darte las gracias por tu enorme apoyo y los consejos que nos das con tus artículos, y con tu permiso lo publicaré en mi blog.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que la tendencia actual es leer novelas que hagan soñar, pero yo soy de la idea que todas las novelas entretienen. Dependerá de la cultura, del alcance intelectual, de la preparación, del carácter del lector, para que se decida qué clase de literatura escoger. Por fortuna yo tengo muy buenos lectores, y a ellos les debo el que mis novelas se vendan. ¿Pero cómo me gané esos lectores? Publicando novelas bien trabajadas, con temas interesantes y en una época en la que Amazon abría sus puertas a los escritores independientes. Ahora todo es más difícil. Por eso ayudo a promocionar los libros de escritores nuevos, poco conocidos siempre y cuando sean buenos.

      Eliminar
  10. Excelente artículo como siempre... Eriginal Books monitorea lo que más se vende y la gente va a pensar que solo se lee novela romántica...
    Por otro lado, coincido que este año el premio ha ido para mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema. Cuando se monitorea lo más "más vendido" en lugar de "los mejores libros". Veamos cómo va el concurso este año.

      Eliminar
  11. Buenos días Blanca,
    Estoy muy de acuerdo contigo en que el RT masivo del que se nutren algunos grupos no es efectivo, todo lo contrario. Hace que muchos seguidores se cansen de ver en todos los perfiles los mismos tuits.
    Buscar una manera creativa de promocionarte y de llegar a gente diferente y lejana y es complicado... pero seguiremos luchando. Y, como siempre, muchas gracias por tus consejos. Seguiremos creando nuestra imagen de marca.
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo veo que los libros más retuiteados son los que menos se venden. Ocupan posiciones muy bajas. No sé si es consecuencia de ese retuiteado sin sentido o si en realidad son libros que no gustan.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.