jueves, 30 de julio de 2015

Todo llega en su debido momento

Cuando era niña no tenía la menor idea de lo que me depararía la vida. Después de tantos años empiezo a creer que tenemos el destino trazado desde que nacemos y una serie de coincidencias hace que nos topemos con las personas adecuadas a lo largo del camino, para llegar al sitio justo en el tiempo preciso. No antes ni después.

Como toda adolescente soñé con mi príncipe azul. No importaba que yo viviera rodeada de personas con las que tenía nulas probabilidades de encontrarlo. Yo creía firmemente que algún día sería rescatada como una princesa, sería diferente a todo lo que conocía, mi príncipe debía ser fuerte, valiente, y ya lo admiraba antes de conocerlo. Ese día llegó y conocí a Waldek.

Pero muchos años tuvieron que transcurrir para que yo supiera cuál era mi verdadero camino; ese día llegó cuando Waldek leyó la primera novela que escribí y le gustó tanto que me pidió que escribiera la historia de su vida.

Así empezó esta parte de mi existencia, descubrí una faceta a la que nunca había dado importancia pese a que siempre estuvo allí haciéndome guiños, como cuando ganaba concursos de narrativa en la escuela o escribía cartas comerciales e informes que convencían a mis jefes o a empresarios.

Fue a partir de La búsqueda que supe que ya no podría dejar de escribir, y tuve la fortuna de que esa novela fuera publicada antes de que mi querido Waldek falleciera, así él pudo leerla muchas veces y admirarse él mismo de haber llevado una vida extraordinaria. Hoy ya no se encuentra conmigo, nunca llegó a enterarse de que su novela ocupaba los primeros lugares de ventas, ni de la cantidad de gente que llegó a encariñarse con él a través de la novela de su vida. Pero fue gracias a ella que tuve el valor suficiente para seguir adelante y disfrutar estos años de momentos increíbles, cuando pensaba que estaba en el declive (como diría mi querido amigo José Luis Palma). Hoy más que nunca me encuentro haciendo lo que más me gusta y, como siempre, Waldek tuvo mucho que ver en ello. Creo que si me viera se sentiría satisfecho de lo que he logrado hasta ahora en estos años, siete más o menos, desde que publiqué por primera vez,  y los últimos tres que fueron como un torbellino, en el que cada día tengo un motivo de satisfacción.

Mis libros, doce en total, se venden en todo el mundo. Una renombrada
editorial  tiene dos de ellos, otra me está traduciendo todos al francés, una tercera al alemán, tengo un programa de radio: "La Hora Amazónica" y próximamente la totalidad de mis libros saldrá en formato de audio a través de la empresa más importante del mundo como es Audible. ¿Qué más puedo pedir? Cuando empecé no aspiraba sino a llegar a la última página de mi novela.

A veces pienso: si hubiera empezado antes... Pero no. El momento no había llegado. Tenía que estar preparada para lo que me está sucediendo.

Muchas gracias por leer mis pensamientos, queridos amigos. Me despido como siempre:

¡Hasta la próxima!

10 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con todo lo que dices Blanca. El tiempo del universo es totalmente diferente al nuestro. Las cosas llegan cuando tienen que llegar. Ni antes, ni después. Creo que lo importante es hacer las cosas que nos apasionan, con mucho amor y respeto. El universo se encarga del resto. Te felicito por todos tus éxitos y lo que te esta sucediendo es el resultado de ese amor y pasión que has puesto en lo que haces. También tu disposición a ayudar a los demás a poder lograr sus objetivos es una cualidad que abre muchas puertas. Muy merecidos tus éxitos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es así, Freddy. Tal vez si hubiese empezado antes mis libros no tuvieran el mismo punto de vista que le da la experiencia. Encontrar el verdadero camino no es fácil, pero una vez que lo haces, todo se facilita en la vida. Muchas gracias por tu comentario, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Wooao Blanca me has dejado como condorito y es que cuando te leo me fascinas aun mas saber un poco mas de tu vida y como empezaste me llega de verdad me llega se que Waldek esta muy orgulloso de ti y te acompaña cada día asi que mi querida Blanca no dejes jamas lo que te gusta y te llena por que con tu pluma no solo enamoras a los lectores nos lleva a soñar y a fantasear con cada personaje besos bella amiga se te quiere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olimar, tienes una sensibilidad impresionante. Gracias por ese bello comentario, paisana. Besos.

      Eliminar
  4. Blanca, no hay nada mejor para un escritor que haber vivido. Y eso, sumado a tu talento, se traduce en las excelentes novelas que has publicado. Te lo mereces. Tenés muchos éxitos por delante. ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es esencial haber vivido para poder escribir, aunque reconozco que hay talentos jóvenes, y los admiro por eso. Muchas gracias por tu pronóstico, Federico, y por compartir mis pensamientos.

      Eliminar
  5. Felicidades Blanca! Además de tu talento trabajas mucho. Me alegra que vayan a publicar tus libros en Audible. Acá en Estados Unidos son muy populares los audiolibros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marlene, ¡es algo que deseaba desde hace un tiempo y me cayó de sorpresa!

      Eliminar
  6. He leido tu libro el legado, me ha parecido fascinante, atrapante, la historia narrada de forma excelente, me ha gustado tanto que lo leere nuevamente, felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Oh, ¡Muchas gracias por leer El legado, dani! Eres muy amable en venir y decírmelo. ¡Un cordial saludo!

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.