viernes, 26 de julio de 2013

¿Por qué novela erótica?


Estuve viendo la entrevista que Marlene Moleon hizo vía Hangup a Maribel Pont autora de “El secreto de lo prohibido” y a Vivian Stusser, autora de “Bisexual”.  Al escuchar las respuestas a las preguntas de la moderadora, confirmé lo que pensaba al respecto.

La actual ola erótica que parece acaparar el mercado editorial es una tendencia creada por E.L. James, autora de “50 Sombras de Grey” y a quien desean emular la mayoría de las escritoras que se han lanzado tras su exitosa estela, con mayor o menor éxito, pero siempre utilizando la misma fórmula: un hombre muy atractivo y enigmático, oscuro en sus deseos, una joven inocente que acepta todo con tal de complacer al hombre enigmático y una trama basada en los encuentros sexuales de ambos, narrados de manera explícita.

Aparentemente, según ambas escritoras, las mujeres desean más que los hombres este tipo de literatura, y cuanto más “hot” mejor.

¿Será que las mujeres están reprimidas? ¿Será que los hombres no saben satisfacerlas? ¿O es que la mayoría de sus lectoras son mujeres solteras que llenan sus momentos con fantasías sexuales?

Tal vez los hombres prefieran ver pornografía en lugar de leerla. Esa podría ser la razón para que las grandes consumidoras de literatura erótica sean las mujeres. Maribel Pont dijo específicamente que ella escribía para mujeres. No explicó demasiado de qué trataba su novela, porque obviamente, al estar centrada en el erotismo, es difícil de explicar, no hay una historia complicada que contar, y de hablar un poco se desvelaría la trama. Sin embargo, a petición de sus lectoras, escribió una segunda parte porque ellas ansiaban saber qué sucedía con el hombre enigmático, oscuro y misterioso. Lo que me lleva a pensar que tal vez las mujeres en el fondo sean proclives a ser masoquistas, especialmente en el ámbito sexual. De ahí el espectacular éxito de la novela de E.L James.

Como no soy muy aficionada a seguir las corrientes literarias “de moda” no me atrae este tipo de lecturas, pese a ser mujer.  Yo sigo fiel a mí misma, prefiero escribir de temas originales, no necesariamente tienen que estar centrados en el sexo aunque no lo eludan. Me gusta cierto erotismo, pues una vida aséptica es muy aburrida, pero no centraría mis temas solo en las escenas de sexo explícito. De hecho, en cada una de mis novelas existe erotismo, el necesario para dar una pátina de naturalidad a la vida de los protagonistas.

Con todo, fue agradable ver a través de la magia de Youtube a estas dos escritoras; a Vivian la conozco en persona y debo decir que la cámara no le hace justicia. Leí “Bisexual”, una novela bien escrita, con una carga más que erótica, casi pornográfica, pero llevada con naturalidad. Creo que es su valor agregado.

Mientras tanto, seguiré escribiendo “El manuscrito II, El coleccionista”, aún falta un trecho, espero terminarla para publicarla este año.
¡Hasta la próxima, amigos!
Blanca Miosi


20 comentarios:

  1. También tuve la dicha de ver y por supuesto oír la entrevista a estas dos escritoras.
    He de decir que estuvieron muy dignas y dotaron el espacio de tanta naturalidad como complicidad.
    Después de leer tus párrafos al respecto, Blanca, poco puedo agregar, porque coincidimos en casi todo.
    También yo creo que es una moda, a pesar de que el erotismo siempre existió: recordemos el "Ars amandi" de Ovidio, y no digamos Sade o Bataille... Como todas las modas estos libros pueden estar peligrosamente sujetos al fugaz paso del tiempo a no ser que estén elaborados con tanta elegancia como arrojo(literatura con vestido de noche) y permanezca con temperatura ideal para que el lector -o mejor: la lectora- se halle en todo momento sublimado, ni en estado líquido ni en ebullición, sino en ese ámbito intermedio donde suceden las cosas y las emociones, y las pasiones, el misterio y, claro está, donde habita el perfume.

    Si se demanda es porque era necesaria. Tal vez había un agujero en el campo literario que escritoras valientes, decididas como estas logran abonar.

    Felicidades a la articulista, y a Maribel y Vivien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dije en el artículo, Rafael, hay quienes escriben lo que desean, y hay quienes siguen la estela dejada por algún famoso(a). Cada cual es libre de hacer lo que crea más conveniente. Y como dices, si se vende la novela erótica es por debe ser que es necesaria.

      Eliminar
  2. No hay que "hurgar" mucho en la "Psique" femenina actual para darse cuenta de lo que carecen; carecen de libertad para mostrar o disfrutar del sexo cómo les apetezcan y quieran. Esa es la razón de que mayoritariamente el hombre se decante por ver pornografía [es más directo y sincero], y la mujer por leer literatura erótica, (siguen sin atreverse a mirar a sus parejas a los ojos y decirles; "cariño deseo que me hagas esto, aquello o lo otro"). Ese es su principal problema, no poseer la sinceridad de decir lo que les gustaría les hicieran sus parejas. Mientras tanto, a seguir degustando de la literatura erótica [para ellas].
    Para mi gusto eso del caballero misterioso, fuerte, arrogante y... Marqués, estaba muy bien para las "Corín Tellado o Carlos de Santander" (dos monstruos de la época).

    Aprovecho para felicitar (aunque no lo vi), a Maribel, Vivian y Marlene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Frank, si tú como hombre sabes que no hay que hurgar mucho en la psique femenina para darse cuenta de lo que carecen, creo entonces que la mayoría de hombres (de la mayoría de mujeres que carecen de lo que desean), son insensibles o simplemente unos flojos. Por mi parte, no acudo a la novela erótica para suplirlos. Pero es muy interesante saber que la enorme cantidad de lectoras de literatura erótica la leen porque les hace falta sexualidad en sus vidas.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con Blanca en cuanto al fenómeno Grey, bueno, eso ya lo dejé claro en la entrevista y tambien en un artículo al respecto. Lo unico que me gustaría aclarar es que no me considero un producto de esa moda, aunque ahora pueda estar en cierto modo beneficiandome del buen momento que está pasando el erotismo. Mis dos novelas fueron escritas antes de que comenzara el boom de 50 sombras, Bisexual se publicó en papel en el 2008 y Piel de naranaja estaba escrita, aunque no publicada, dos años después. No creo que ellas responden tampoco a ese estereotipo tan claro del galán oscuro, creo que mis personajes tienen más matices, no son dirigidas a mujeres exclusivamente, y en ellas trato de decir algo más que apenas despertar el morbo o la excitación de los lectores. Gracias, Blanca, y gracias una vez más a Marlene por la oportunidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vivian, asumo que el que lea este artículo, desee corrobarlo escuchando la entrevista, por eso no consideré necesario aclararlo. Sí, me consta que tu libro es de antes de 50 Sombras de Grey, pero el éxito de ella y el hecho de que haya sentando un precedente al respecto, se debe a que su novela es más "ligth". Me refiero que es más folletinesca. Tipo Corín Tellado con un tema escabroso como el del sadomasoquismo, que hasta ahora en esta época nadie se había atrevido a afrontar tan directamente, (con contrato y todo)
      Tu novela desde el punto de vista de sexo explícito es mucho más fuerte, y está mejor escrita, solo que es menos conocida. Y como dices, no responde a ese estereotipo de galán oscuro.

      Eliminar
  4. Blanca,

    A mí tampoco me atraen estas lecturas. Será porque soy hombre o por lo que fuera. Coincido en que el sexo en un libro es sólo una parte, una pincelada en el todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Alejandro. Yo no veo mucho sentido a las novelas centradas en el sexo. Y no es cuestión de puritanismo, pero parece que las lectoras son fanáticas de este tipo de literatura, y muchos hombres también.

      Eliminar
  5. Bueno, yo creo que el tema del sexo atrae tanto a hombres como a mujeres. Y por supuesto, no estoy de acuerdo en absoluto en lo que dice Frank. No dudo que haya casos, pero sí que la gran mayoría de las mujeres se acerquen a esa literatura por carencias o represiones...¡Por favor! ¡EStamos en el siglo XXI!
    Y estoy segura de que muchos hombres también lo leen, aunque no lo confiesen.

    Lo que ha hecho "las sombras" es poner un género de moda, y para eso están las modas, para que la gente las siga. Como ha ocurrido en otros momentos con la novela histórica o cualquier otro tipo de literatura.

    La parte que no me gusta es esa del estereotipo machista de hombre "superior" y mujer sumisa. Es motivo suficiente para que yo no me acerque a estas novelas, y lamento comprobar que muchas mujeres sí lo hacen. ¿Es eso lo que quieren en el fondo? ¿Estar sometidas a los hombres?

    Tantos años de lucha feminista para llegar a esto. Lamentable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente a eso me refería en el artículo, Lola, hombre superior, mujer sumisa: ¿es lo que desean las mujeres? aparentemente sí, aunque se quejen de la violencia de género.

      Eliminar
  6. No deja de ser curioso que la literatura erótica tenga tanta aceptación entre mujeres, quizás porque vosotras sois más proclives a la imaginación. En cualquier caso, el erotismo no convierte una historia en buena, sino más bien al contrario, un buen relato puede quedar cañón con una pizca de erotismo o sexo. Pero no es indispensable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La literatura erótica, ante todo, ha de ser literatura.Únicamente puedo hablar de E.L. James en 50 sombras de Grey y, bajo mi opinión, es sexo explícito, sin la sutileza que tendría que mostrar el erotismo.
    El lector tiene que imaginar, que no se lo den todo hecho.

    Blanca, sabes que estoy con el Manuscrito I...¡genial! su lectura está haciendo que Viktor quede relegado en el tiempo. Te contaré....


    Besos, Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por participar, Ester.

      Mea culpa por lo de Viktor. Pero ¡Me encanta que te esté gustando El manuscrito!

      Muchas gracias!

      Eliminar
  8. Me gusta encontrarme en los libros con alguna escena erótica si la historia así lo requiere. Pero ¡ojo! he dicho erótica, no pornográfica. El sexo demasiado explícito con palabras vulgares y obscenas no me gusta, la verdad. Leí el primer libro de Cincuentas Sombras por curiosidad y para poder opinar. No fui capaz de leer el siguiente. En cuanto a hombres dominantes y mujeres sumisas, siento decir que forma parte de nuestra herencia biológica. Ya se sabe: las hembras buscan al macho fuerte y dominante de la manada que les asegure el cuidado y la supervivencia de la prole. Creo que esto es algo que aún no se ha podido cambiar a pesar de miles de años de evolución. La única diferencia es que ahora el macho fuerte no es el que golpea más duro sino el que mayor poder tiene.

    Una entrada muy interesante que se presta al debate.

    Un abrazo.
    Mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo contigo, Mayte. No podías haberlo explicado mejor.

      Besos,
      Blanca

      Eliminar
  9. Creo que el éxito de estas dos escritoras en este género tan difícil es que hay una historia además de las escenas explícitas. Historias simples, pero las hay.
    De todas formas la tendencia hace muchos años era lo que explica Mayte F. Uceda que las escenas eróticas se mezclaran en una trama compleja. Ésa fue una de las razones por la que se dejó de dar el premio de La sonrisa vertical. El erotismo a pulso perdió popularidad.
    Es un tema complejo como todo lo relacionado con el sexo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Marlene, "el erotismo a pulso", cuando se escribe por rellenar páginas y más opáginas que llegan a ser aburridas de tanto erotismo mal escrito. No niego que haya novelas que tengan su punto de erotismo que las haga entretenidas, en algunos caso, le dan un valor invaluable, como en el caso de las novelas de José Luis Palma. todas sus novelas tienen erotismo, pero no se basan en él, son parte de una trama, de una historia generalmente compleja.

      Eliminar
  10. Llego tarde, pero a tiempo. Gracias Blanca por esta entrada. Debo decir que aunque mi novela sea calificada y vendida como erótica tiene una trama importante que enlaza la historia. Puedo decir que apenas hay cuatro o cinco escenas sexuales (imprescindibles) sin embargo lo importante es el contenido. Muchas mujeres se sienten identificadas con mi novela por las circunstancias de la protagonista. Claro que el morbo vende, pero dosificarlo en su justa medida sin caer en lo vulgar es muy difícil, y creo que ahí se encuentra el arte de escribir erótica. Hace poco más de un año cursé un taller con Blanca, y me quedé con el concepto de estudiar las listas y lo que se vende en ese momento. De ahí salió un experimento "El secreto de lo prohibido", que es lo que demanda cierto publico de lectoras, y lectores. He de decir que nunca he leído nada erótico, excepto "Las 50 sombras..." y pensé que era la oportunidad de crear un erotismo más cercano, humano y real. Tal vez por eso me siento ofendida cuando alguien dice: No lo voy a leer porque no leo ese tipo de novelas. Personalmente la recomiendo en especial a los hombres, para que se bajen de las nubes, y conozcan las inquietudes que rondan a las mujeres.
    Un abrazo Blanca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apenas hoy veo este comentario, Maribel, el tema ha quedado muy abajo, pero siempre es bueno intercambiar ideas. No tengo nada en contra de escribir temas que están de moda, porque si una persona desea vender, lo lógico es seguir las tendencias, tal como hacen las editoriales. Sin embargo hay novelas de novelas, y cuando se circunscriben únicamente a la parte erótica, creo que van por el camino equivocado. Los lectores se saturan, y les da igual leer una que otra. Amazon está plagado de novelas eróticas. Lo que realmente permanece en el tiempo es una novela, como dices tú, que tenga una historia y algo de erotismo, no que se base en él para hacer la historia, porque las repeticiones no son buenas y 50 sombras de Grey es irrepetible, así como es irrepetible El código Da Vinci, o la saga de Harry Potter, por mencionar unas cuantas. Solo las novelas que crean tendencias son las que tienen cierto valor, pues fueron originales.
      Creo que al mencionar en la promoción "noverla erótica" se crea la impresión de que es más de lo mismo, por eso mi opinión es apelar a otra clase de calificativos. Celebro que tu novela sea didáctica, especialmente para los hombres, deberían ellos hacer una similar para nosotras, las mujeres.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.