sábado, 22 de marzo de 2014

Publiqué mi libro en Amazon, ¿ahora qué hago?

Algunos escritores que piensan iniciarse en el proceso de la publicación independiente me escriben preguntando qué hacer una vez que tienen el libro en Amazon. ¿Cómo hago para que mi libro sea visible? Es la pregunta más frecuente.  A veces tengo tiempo de contestar de manera individual, pero como comprenderán, el tiempo es implacable y dura igual para todos, de manera que no puedo hacer todo lo que quisiera, como leer manuscritos que me envían, dar consejos de mercadeo, echar una mano para promocionar sus obras… Es como demasiado. Así que voy a dar aquí unos cuantos tips para los que se inician en redes sociales como Twitter.

Las redes sociales no son la panacea. No quiere decir que por tratarse de un acceso libre y digital las cosas van a ser más fáciles que promocionar a través de la televisión, radio o con pancartas. La única diferencia es que es gratis. En las redes sociales se requiere de más tiempo, persistencia, constancia y sobre todo mucha intuición, pues estás tratando con personas al otro lado de la pantalla, seres de carne y hueso que te pueden responder al instante así como te pueden ignorar.

Si lo que tratas de vender es un libro (o varios) lo primero que tienes que hacer es conseguir seguidores.  Si no lo haces tus avisos quedarán confinados a un círculo reducido de personas que se hartarán de ver siempre lo mismo.

Para encontrar seguidores tienes que investigar. Empieza por seguir a los escritores que conoces, ayúdalos a promocionar sus libros de manera creativa, no solo retuiteando sus mensajes, que también se vale, pero se nota de inmediato cuándo alguien es un oportunista y cuándo es una persona que puede convertirse en un aliado. Porque los seguidores deben ser nuestros aliados, cuantos más tengas, mejor. No por el volumen sino por la calidad.

¿A qué me refiero con “calidad”? A que no se trata de seguir a cualquiera. Debemos fijarnos bien a quién seguimos y si esa persona está dentro de nuestro ámbito de lo que deseamos lograr.  Un ejemplo: cuando tomé la decisión de publicar en inglés mi novela Waldek, theboy who defied the Nazis, un año antes empecé a estudiar y a seguir a escritores anglosajones, ingresé en sus enlaces, vi lo que publicaban y si estaban dentro del target de lo que yo iba a publicar, pues muchos de sus lectores podrían convertirse en mis lectores.

Me tomé el trabajo de entrar a sus blogs, y de fijarme en Amazon en qué posición estaban, para saber si podrían ser buenos aliados. También en la cantidad de RT que producían cada vez que yo lanzaba un Tweet promocionándolos. Después de varios meses de iniciar “amistad” con muchos de ellos, teníamos más confianza, sabía quién era fulano o qué acababa de publicar sutano. Quiénes eran los que más vendían y qué efecto tenía cada uno entre sus seguidores. 

Porque Twitter y cualquier lugar de encuentro digital tiene sus líderes, los que se intuye que pueden ser buenos para nosotros, así como también los que simplemente son neutrales. Es a los importantes a quienes debemos dirigir nuestra atención, pero de manera recíproca, no se trata solo de ver la utilidad de los demás, se trata de constituir aliados, que ellos sepan que nosotros también podemos ayudar a incrementar sus ventas.

Lo que estoy diciendo vale para cualquier idioma, si publicas en español será relativamente más fácil, pues comprenderás mejor el idioma, al menos es mi caso; hay mucha jerga anglosajona que muchas veces no entiendo y que se utiliza con frecuencia en las redes.

Otro punto importante es no conformarte con Twitear siempre los mismos libros de las mismas personas. El resultado es que tus anuncios se volverán repetitivos y cansones. Busca siempre nuevos escritores a quiénes seguir, contesta en lo posible a cualquiera que te pida un RT. Investígalo, ve a su blog, entérate quién es.  Así podrás hacer un mejor servicio y las recompensas pueden ser increíbles. Yo he encontrado magníficas personas de esa manera.

Como la función que tengo en Twitter es promocionar libros, rara vez me verán haciendo anuncios insustanciales como: “Hoy he comido paella”; por poner un ejemplo. A nadie le interesa qué comí. Puedo dar alguna opinión siempre sin entrometerme en las conversaciones a menos de que haya sido mencionada con mi nick, eso sí.

Hay ciertas etiquetas que se deberían guardar como si tratásemos a los demás en persona, y ante todo, ya que somos escritores, no cometer faltas ortográficas en los anuncios, pues estos son nuestra mejor propaganda.

Tener presencia en Twitter toma tiempo pero vale la pena. Cada mensaje dependiendo de la calidad de seguidores que tengas puede llegar a los lugares más recónditos del planeta.

Algo de lo que debemos cuidarnos: De los mensajes directos. Son los mensajes que recibimos en forma privada. Hay personas inescrupulosas que ponen un enlace que llevan directamente a un virus que podría infectar tu ordenador. Antes de abrir cualquier enlace que podría ser importante, lo mejor es ir directamente al usuario. Estos mensajes se reconocen porque generalmente no tienen seguidores, son cuentas que están en cero, abiertas para causar un daño específico.

¿Cómo puede sernos de utilidad Facebook? Como sabemos, Facebook es un lugar de encuentro, más que de promoción. Allí los escritores se reúnen en grupos conformados por escritores de cualquier parte del mundo, para los que no somos completamente bilingües lo más probable es que encajemos mejor en el de habla hispana. Encontraremos gente con nuestras mismas aficiones y de vez en cuando se asomará a nuestro perfil algún lector o alguna persona que se interese en comprar nuestro libro. A mí me siguen unos cuantos lectores que me conocieron en Twitter o que primero leyeron mis libros.

Facebook no es el mejor sitio para promocionar libros para la venta. Yo lo veo más como un lugar para lucir nuestros libros de manera más permanente que en Twitter o para intercambiar ideas o noticias con otros escritores. También para satisfacer nuestra autoestima publicando los lugares del ranking que ocupamos; algunos lo llamarían para satisfacer nuestro ego, y les doy la razón. No tiene nada de malo decir al mundo qué estamos logrando con nuestros libros, y estoy segura de que aquellos que se quejan de este tipo de anuncios harían lo mismo de ocupar buenos lugares en el ranking.

Sin embargo, puedo decir que he forjado unas amistades preciosas en Facebook que a lo largo de los años he conocido mejor, amigas y amigos sin que prive de por medio ninguna clase de trasfondo sentimental o con la intención de “ligarla”, como piensan quienes creen que se entra a Facebook únicamente para encontrar pareja. Es asombrosa la cantidad de hombres y mujeres dedicados con pasión a la escritura, he aprendido mucho de su calidad humana, tanto como si los conociera en persona. No digo que no existan sitios con fines estrictamente románticos, pero como lo mío es la escritura no los conozco.

Las Páginas en Facebook, o las Fanpage, son lugares a los que no les encuentro mayor sentido. Apenas me alcanza el tiempo para ocuparme de mi biografía o muro y de este blog, por lo que una página me parece inútil, aunque hay usuarios que consideran que puede ser de gran utilidad si se tiene una enorme cantidad de seguidores. La verdad es que no la recomendaría a menos de que alguien me convenciera de lo contrario. Sin Página he logrado vender más libros que cualquiera de los que tiene una página específica para cada novela.

Espero que estos pequeños tips les haya alumbrado un poco el camino iniciático hacia la formidable maraña que es la red social más efectiva que he conocido: Twitter.

¡Hasta la próxima, amigos!


jueves, 20 de marzo de 2014

¿Cuántos libros tiene a la venta Amazon?

En este enlace podrán darse una idea de la enorme cantidad de libros de todo tipo, forma, género y tamaño que vende la librería en línea más grande del mundo. Pensé que eran tres o cuatro millones pero son muchos, muchos más. Solo en papel hay más de 24 millones. En formato Kindle: 1.348.907, y en tapa dura: 8.596.995.

La lista general de los bestseller se basa en la suma de los libros en estos tres formatos, de manera que si publico en español y ocupo el N°1 en el top 100 en español, equivale al 1500 (aproximadamente) en el total de los libros, porque se cuentan todos, en todos los idiomas y formatos. El que está en el N°1 en inglés, que es el idioma que más vende, sin duda alguna ocupará también el primer lugar en todas las categorías y formatos.

Versión digital
Dos de mis libros lograron situarse en el N°1 en español, uno de ellos fue "La búsqueda" durante poco más de un año ininterrumpido. algo que considero todo un récord. Hace poco estuvo "El legado" que si bien estuvo un mes (cuatro semanas) llegó a ocupar el puesto general 253, lo que de por sí es una barbaridad. Llegado a este punto la cantidad de libros digitales descargados estaban por alrededor de poco más 200 díarios, de manera que estar en el primer lugar en inglés equivaldría a vender más de 1000 libros diarios. Lo que de por sí da como resultado una cifra absolutamente increíble de libros vendidos. Y creo que estoy siendo bastante reservada al respecto, porque creo que deben ser muchos más.

Confieso que cuando pensé en lanzar "La búsqueda" en inglés no lo hice porque creía que vendería, pues he visto bastantes libros en español traducidos al inglés que han pasado sin pena ni gloria. Algunos andan por debajo del millón. La idea cuajó porque había la posibilidad de que mi novela fuera llevada al cine, ya que según parecía por los vientos que corrían, que un par de productores norteamericanos de los de Hollywood se había interesado en la historia pero no la podían leer en español. Hice de tripas corazón y a pesar de no tener mucha fe en aquello, pues sería pedir demasiado, corrí con el gasto de la traducción, una buena traducción, por supuesto. Siempre he sido de la idea de que cuando se hace algo se debe hacerlo bien. Si te metes en una carrera de Fórmula Uno tienes que apretar el acelerador hasta el fondo, no dejarlo a la mitad. Es mi forma de ser y en consecuencia actúo. De todos modos, pensé, si lo del cine no resulta, me quedará un buen libro en inglés. Dicho y hecho. A los productores no les interesó ni media historia, es más, creo que ni se la leyeron completa, porque a los dos días tenían su respuesta: "No nos interesa". ¿Razones? Vaya usted a saber.
Versión impresa

La industria de Hollywood está en poder del capital israelí. Trato de evitar decir la palabra "judío" porque ya recibí cartas diciendo que mi novela era antisemita y que me refería a ellos como judíos, cuando no veo de qué otra manera se les podría llamar. No lo hago con ánimo peyorativo, aclaro. Los admiro por su aporte a las ciencias y a las artes y por el legado que dejaron a la humanidad con la perseverancia de sus recuerdos. El Holocausto quedará grabado de manera indeleble en la historia, aunque ocurrieron  hechos igual de perversos en otros lugares como la Unión Soviética, África, y Europa Central. La humanidad siempre tendrá sus manchones, y probablemente un gran manchón será el que nos eliminará a todos de la faz de la Tierra.

Pero volviendo a mi novela traducida, les cuento que el miedo escénico al cual algunas veces me he tenido que enfrentar, no tenía comparación con el que sentí los primeros días de la puesta en escena de mi libro en Amazon en inglés. Me vi al lado de esos monstruos como una hormiga, o como decimos por aquí, "como un gusano en baile de gallinas".  La publiqué el 1 de febrero porque me pareció que sería una fecha que podría recordar con facilidad. Aún no han pasado dos meses y puedo decir que cada vez me siento más cómoda en ese nuevo ambiente. Veo que día a día hay más lectores que la descargan y dentro de poco también saldrá la versión impresa, la cual se está retrasando un poco por motivos "ajenos a mi voluntad" como suele decirse.

"WALDEK, the boy who defied the Nazis" ocupa esta mañana (después tal vez desaparezca o quizá siga subiendo) el puesto 15 en Historical Fiction  y el 11 en Historical Holocaust; lo cual ya de por sí es una proeza, al menos para mí. El solo figurar en las listas norteamericanas lo es, porque es la única forma de lograr cierta visibilidad.  En el ranking total sobre más de un millón de libros en formato Kindle está en el 6.561 y se está vendiendo a un ritmo equiparable a cualquiera de mis novelas más vendidas en español.

Hago esta entrada no por alardear (o tal vez sí); mi intención es animar a los que todavía están dudando de publicar en otro idioma. Si tienen que escoger háganlo en inglés, es el mayor mercado.

Actualmente se está haciendo la traducción de "La búsqueda" al italiano, la versión en francés está terminada, pero de su lanzamiento no me ocupo yo sino una editorial francesa, así que no puedo adelantar mucho.Y en polaco el asunto está retrasado porque la traductora se encuentra mal de salud. ¡Desde aquí mis sinceros deseos de recuperación, Justyna!
He leído una parte de la traducción en italiano y el sonido es tan dulce, el idioma es tan... especial, que me ha encantado. Igualmente la del francés, toda una experiencia.

Hasta la próxima amigos!
Blanca Miosi

lunes, 3 de marzo de 2014

La flamante portada de "Waldek, the boy who defied the Nazis"

Book Description


Waldek, the boy who defied the Nazis (La Búsqueda in Spanish) chronicles the dramatic and heroic story of Waldek Grodek, who experienced first-hand and at a very young age the German occupation of his native Poland. Many decades later, while visiting the UN offices that granted compensation to the survivors of the Nazi concentration camps, Waldek reflects on the events that started when he was made prisoner and taken to Auschwitz and Mauthausen and, in the years following his liberation, subjected him to the whims of European and Latin American totalitarian regimes, international espionage and the Mossad. Waldek Grodek is a memorable character whose unique perspective and amazing life story deserves to be told. 


After more than 750 days Waldek, the boy who defied the Nazis "La búsqueda," still occupies the top 10 ranking on Amazon Spanish language.


Elaborar una portada no es fácil, y si se tiene una idea en mente cambiarla es difícil, pero finalmente podré tener una portada acorde a la obra que tantas satisfacciones me ha dado. Sumando en todas las tiendas Amazon ha tenido más de 35.000 descargas en español. Y las personas de habla inglesa que la leyeron me escribían preguntándome si la tenía en inglés para que pudieran leerla sus amigos o algún pariente. Para todas aquellas personas que indagaron: ya está a la venta en Amazon y dentro de muy poco también saldrá la versión impresa.

¿Mi mayor satisfacción? En esta carátula aparece el rostro de mi marido, el protagonista de la novela, Waldek Grodek. Era un hombre bien parecido, y así como tuvo una vida de novela, era justo que tuviese esta portada. La creación es de mi buen amigo Ernesto Valdes, un hombre que tiene arte en las venas. 


¿Lo mejor que está sucediendo? Que la versión en inglés empieza a figurar en las listas, con cierta modestia, pero ahí va, poquito a poco, como empezó el original en español. Ojalá corra con la misma suerte, sería fantástico. Aprovecho esta entrada para dar las gracias a las miles de personas que han leído la novela; también por las cartas que me llegan a mi correo electrónico de todas partes del mundo y a través de "contacto" de mi página Web: http://www.bmiosi.com/


International link: myBook.to/Waldek

domingo, 2 de marzo de 2014

Acerca de los libros que promociono en Twitter y de quienes exigen que ponga comentarios en Amazon

Debido al escaso tiempo del que dispongo (imagino que sucede igual con todos) elijo los libros que voy a leer casi con pinzas. Y, como todos, tengo mis autores preferidos de siempre, también sigo leyendo libros didácticos porque no se termina de aprender nunca, y de vez en cuando escojo libros de algunos autores compañeros de letras, sea porque los bajé gratis a mi Kindle o porque los haya comprado por solidaridad. Supongo que muchos hacen lo propio.

En ocasiones, más de las que quisiera, me llegan manuscritos a través de mensajes o de mi correo electrónico con notas solicitándome que lea esos trabajos y dé mi opinión. Señores, no soy una editorial ni tengo personal que se dedique a esa tarea.

No es fácil leer manuscritos de más de 250 páginas en formato A4 en el ordenador. Tampoco me es fácil leer como antes, cuando era una simple lectora. Hoy en día los errores saltan como si tuviesen luces de colores ante mis ojos, de manera que los voy anotando, lo que equivale prácticamente a hacer una corrección. Y la verdad, es un trabajo que toma gran parte del tiempo que puedo dedicarlo a corregir mis propios libros, terminar los que tengo a medio escribir, o a promocionar mis obras y las de los que me ayudan en Twitter.

Sin embargo sigo recibiendo mensajes de personas desconocidas por mí, acerca de libros que me envían sin yo haber solicitado, y en algunos casos la insistencia es tal, que debo dejar de lado mis tareas urgentes para dedicar horas de mi necesario descanso nocturno a leer libros que termino corrigiendo. Y lo ingrato de todo este asunto es que sus autores apenas dan un desabrido: “gracias” y no responden a un correo detallado con mi informe.

No es lo mismo leer a amigos escritores con quienes intercambio trabajos, o leer algún manuscrito que yo haya solicitado para ayudar a corregirlo con mis pocos conocimientos.  Son casos en los que priva la amistad y algunos otros factores que no voy a divulgar aquí.

La finalidad de este post es hacer del conocimiento de los que tengan a bien pasar por este sitio, que preferiría no recibir manuscritos de personas ajenas a mi entorno o que yo no haya solicitado, pues ni soy una editorial ni creo que mi opinión sea tan valiosa. Así que he tomado la decisión de rechazar cualquier trabajo que me llegue a menos que yo lo haya pedido como resultado de una amistad previa.

El asunto en Amazon también es peliagudo. Si esperan que lea sus obras y las glorifique, también están equivocados, porque no puedo puntuar con cinco estrellas trabajos que no las merecen, por más buenas personas que sean.  Créanme, es preferible que no opine en Amazon, pues tendría que poner en algunos casos una estrella y haría mucho mal al autor tener esa puntuación de mi parte.  Últimamente he recibido mensajes demasiado insistentes en que coloque mi opinión en esa plataforma, sin tomar en cuenta de que aparte del trabajo que normalmente tengo, mi mente en estos momentos no se encuentra en capacidad para ocuparme de poner estrellas en Amazon, me refiero obviamente a los sucesos que están ocurriendo en Venezuela que no son para nada ajenos a mi vida.

Bastante tengo con entrar a Twitter y proseguir con mi ronda de promociones, tan necesarias para mí como para algunos libros de las personas con las que colaboro Y QUE TAMBIÉN LO HACEN CON LOS MÍOS, con quienes me siento en deuda.  Pero da la casualidad (o tal vez no sea tal casual), que los escritores más exigentes para obtener resultados de lectura de mi parte son los que jamás promocionan un libro mío. Por supuesto, después de leer el suyo, lo borro de mi lista si no me ha gustado, pues acostumbro promocionar a casi todos, pero una cosa es promocionar y otra muy diferente es RECOMENDAR.  En el marketing intervienen muchos factores;  un personaje puede promocionar una bebida carbonatada, pero si en la vida real lo ven tomando una bebida de otra marca, el aviso se convierte en un fraude, y hasta puede haber sanciones en el contrato para este tipo de actuación.

Por eso tengan en cuenta que, aunque muchos critiquen que yo promocione obras de todo tipo, únicamente cuando coloco la palabra: RECOMIENDO, es porque el libro merece la pena al menos en mi opinión ser leído, aunque contenga fallas ortográficas, o algún que otro error, porque el contenido es realmente impresionante, original y con un repaso podría ser aún mejor. Hay otros que ni con un repaso, créanme. Pero no por ello dejo de promocionarlos mientras no los haya leído, pero una vez que los lea algunos querrían que simplemente les hubiera seguido haciendo promoción en Twitter.

Espero no haber ofendido la delicada sensibilidad de algunos autores, pero tenía que decirlo.
¡Hasta la próxima, amigos!
Blanca Miosi