lunes, 30 de julio de 2012

¿Cómo vender un libro de manera eficiente?

Hoy voy a hablar acerca de la mejor manera de vender con éxito un libro. Creo que puedo hacerlo, ya que tengo algo de experiencia, no soy una escritora que vende cientos de miles de libros, pero dentro de los círculos en los que me muevo, creo que no lo hago tan mal. Por otro lado, últimamente he leído un par de artículos que confirma mis sospechas: Todos los grandes súper ventas hacen uso de las redes sociales de manera eficiente y eficaz.

Voy a empezar con una anécdota:

El día sábado estaba haciendo uso de Twitter para promocionar mis libros y, como algunos saben, tengo siete en Amazon, de manera que no es tarea sencilla, aunque sé que dando a conocer dos o tres de ellos, los demás se venderán porque los lectores seguirán comprando mis libros, (al menos he recibido esa respuesta de gran parte del público que me lee)

Decía que el día sábado promocionaba un par de mis libros cuando recibí un mensaje o una “respuesta” de una persona que decía:

“seamos honrados. Si eso fuese lo que hace que tanta gente lo lea, no haría falta promoción. ¿No te parece? Un saludo.”

Se refería a uno de los avisos que suelo postear:

¿Quién es Blanca Miosi? La autora de LA BÚSQUEDA best seller en #América y #España http://xurl.es/aajlk El niño que enfrentó a los nazis

Cuando le pregunté a qué se refería, contestó:

“Me refiero a que no es una novela que se venda por el boca a boca cuando la autora está todo el día promocionandola”

Me dio curiosidad y busqué en Facebook, y ahí estaba, era un escritor. Yo no lo había visto nunca en Twitter, y parece que era un “seguidor”. El final del cuento: me dijo que me dejaría de seguir y me bloquearía, como en efecto ocurrió. Me bloqueó. Muy bien hecho, si no le interesaban mis twitts, en lugar de pedirme que no promocionara mi libro, lo correcto es que él dejara de seguirme.

Lo raro es que yo apenas empezaba a promocionar ese día, porque los fines de semana es cuando más tiempo tengo, ya que el resto de días solo puedo aparecer un rato muy temprano en la mañana y después pasadas las 21:00 hora de España. Tal vez él pensó que yo me la pasaba todo el día promocionando mis novelas, pero no es así. Y créanme que si pudiera, lo haría. Tengo un taller de costura y represento una empresa de venta de maquinaria, dicto un curso en una academia, estoy escribiendo mi próxima novela y también estoy gestionando mis novelas con una empresa norteamericana y otra en Turquía, aparte llevo mi casa, lo que implica limpiar, cocinar y todo lo que se hace diariamente.

El escritor que me bloqueó probablemente sea uno de los pocos que no utiliza de manera eficiente una herramienta que ahora todos tenemos al alcance la mano, y que aun los grandes escritores como Pérez Reverte, Juan Gómez Jurado, John Locke, J.K Rowlings, y hasta Salman Rushdie, lo utilizan como un credo, ¡a diario! Y no solo como un tablón de anuncios sino como un sitio donde encontrarse con amigos y conversar: Twitter.

El famoso John Locke lo dice en su libro Cómo vender 1 millón de libros en Kindle:

“Usted necesita un sistema de ventas y marketing, pero no tiene por qué costar dinero. Sólo que cuesta tiempo.” John utilizó las técnicas tradicionales de marketing como el uso de un publicista, comunicados de prensa, radio, incluso vallas publicitarias pero vendió muy poco. Fue cuando abrazó a los blogs, twitter y las relaciones de correo electrónico que las ventas despegaron.

También recomienda la participación en los blogs y entrevistas es decir, utilizar las herramientas en línea para la creación de redes sociales. Responde a sus mensajes de correo electrónico y trata de ser personal en su enfoque. “Toma mucho tiempo, pero vale la pena, básicamente la venta de libros de manera personal. Este tipo de marketing de relaciones no solo es fundamental, ¡sino también divertido!”. Dice. Son las herramientas de los millonarios de Internet; básicamente lo que John Locke es y lo que sin duda pretende ser la mayoría que publica en Amazon. Está claro que él no escribe gran literatura, él mismo aclara que escribe para entretener.

Cualquiera diría que este escritor solo se dedica a escribir. No es así. Locke tiene una empresa donde  trabaja a tiempo completo, una familia, responde a su correo electrónico, y se las arregla para escribir un libro en siete semanas, probablemente no gane ningún premio literario, pero es lo que menos le interesa.

De manera que si él lo puede hacer, ¡nosotros también podemos! Pero existe una gran diferencia: John Locke vive en Estados Unidos y la mayoría de los que frecuentan este blog según las estadísticas, viven en España. Y la diferencia cultural e idiosincrasia son abismales. Mientras en Estados Unidos o América en general se premia y se aplaude la iniciativa y el triunfo ajeno, en España se castiga con la envidia y la indiferencia al que tiene la osadía de sobresalir (dicho de manera incansable por los mismos españoles), y la verdad, lo he sufrido en carne propia, aunque al principio me negaba a creerlo. Pero como no soy una persona que me detenga ante esas nimiedades, voy a dejarlas de lado y les voy a contar otro secreto que aprendí hace poco:

Antes que nada, para hacer uso productivo de las redes sociales, deben construirse una “Plataforma de Autor”. ¿Y qué carrizo es una plataforma de autor? Preguntarán ustedes. Yo tampoco lo sabía. Lo explicaré:

La plataforma de autor es la forma en que se alcanza una audiencia de gente que compra libros o que puede hacerlo. Es nuestra influencia, la capacidad de vender en nuestro mercado. Es una polifacética máquina de comercialización del libro.

Está bien. ¿Pero cómo se construye una plataforma de autor?

Muchos de ustedes ya la tienen, si han publicado uno o más libros, si tienen un blog con un determinado número de seguidores, si acostumbran contestar TODAS las opiniones y comentarios de manera personal. Y si mantienen un contacto personal con otros autores, no por puro interés, sino por una amistad que vaya fortaleciéndose en el tiempo.

Estar consciente de que tienen una plataforma de autor les permitirá maximizar su mejor uso. Yo la tengo y no lo sabía, y es muy efectiva. Por ejemplo: Durante el día no suelo promocionar mis libros en España porque existe una diferencia de siete horas. Pero tengo un ejército de buenos amigos que me hacen el favor de retuitear o twitear las noticias de mis libros. No se imaginan lo gratificante que es encontrar a mi regreso del trabajo una cantidad apreciable de publicidad hecha por mis amigos. ¿Cómo pago yo ese inmenso favor? En las horas que sí estoy disponible y que en América todavía la gente está despierta, 4, 5, 6 de la tarde o más, promociono los libros de los que lo han hecho por mí, mientras España duerme.

Mantengo mi blog al día con las noticias que sé que pueden interesar a otros escritores, distribuyo en Twitter y Facebook no solo noticias relacionadas con las ventas de mis libros, sino también novedades acerca del mundo editorial que puedan ser de utilidad para otros. Siempre lo he hecho y lo seguiré haciendo, ha sido mi manera de actuar desde un comienzo sin saber que era uno de los secretos para vender más.

Y ahora lo más importante aunque no seamos unos genios de la literatura como Humberto Eco o Gabriel García Márquez: Debemos ponernos a escribir, y cuando nos sentemos delante de la pantalla procurar que la novela que vamos a empezar ¡Sea la mejor novela jamás escrita, la mejor historia de todas! Y hacerlo con ganas, con emoción, pensando en cómo se deleitarán nuestros lectores leyéndonos, imaginándonos las horas felices que les haremos pasar.

Espero que el escritor que me bloqueó lea este artículo, tal vez se anime a hacer uso eficiente de las redes sociales, en lugar de molestarse porque otros lo hagan.

¡Hasta la próxima, amigos!

B. Miosi

Actualmente tengo trece novelas publicadas; dos de ellas en inglés y una en francés. Este año saldrán otras dos; El manuscrito 1 El Secreto en inglés y  en alemán. (28-02-2015)

sábado, 28 de julio de 2012

EL LECTOR, por Bernhard Schlink

Dos de mis novelas tocan el tema alemán de la II Guerra, y una tercera roza con uno de sus personajes unas cuantas páginas. No es casual que me atraiga este tipo de lectura debido a la cercanía que tuve gran parte de mi vida con un testigo presencial de los sucesos. 

Hace un par de noches pasaron una película de la que había oído hablar en el 2008, porque la protagonista femenina, Kate Winslet arrasó con los premios de la Academia como mejor actriz. El papel protagónico lo tuvo Ralph Fiennes.

EL LECTOR, escrita por un autor alemán, juez y profesor de leyes, fue publicada en 1995 con relativo éxito en Alemania y en Estados Unidos. No fue una best seller millonario, pero recibió numerosos premios, y lo que elevó las ventas en Estados Unidos fue su inclusión en el Book Club de la presentadora Oprah Winfrey.

Me gustan las novelas que tocan estos temas que a algunos lectores les parece muy repetitivos. En el caso de mis novelas les aseguro que no es así. Y en el caso de EL LECTOR específicamente, tampoco.

Alemania,1955. Michael Berg es un joven de quince años que conoce por azar a una mujer de treinta y siete años: Hanna Schmitz. Nace entre ellos una atracción sexual muy fuerte y se transforma en amor. Michael estudia en la escuela y a Hanna le gusta que él le lea todos esos libros que él lleva en su bulto escolar. La dama del perrito, de Chejov, La Odisea… hasta las Aventuras de Tintín. Cierto día ella desaparece misteriosamente y cuando él llega no la encuentra. Hanna a marcado un hito en la vida de Michael, y a pesar de ser mucho mayor, él jamás podrá olvidarla.

Siete años después, cuando Michael ya es un estudiante de leyes, asiste como observador a un juicio. Varias mujeres eran acusadas de haber dado muerte a trescientas judías encerrándolas en una iglesia durante un incendio durante la Guerra. Una de ellas era Hanna. Las víctimas sobrevivientes, una madre y su hija, la señalan como una de las que tenía potestad para elegir quiénes serían llevadas a Auschwitz; sin embargo, decía, ella era diferente a las otras, pues elegía a algunas niñas para que le leyeran cuentos y libros. Michael observa todo y va atando cabos. Se da cuenta de que Hanna es analfabeta, sobre todo cuando el juez la conmina a que escriba algo para corroborar su letra con la orden que supuestamente ella ha firmado para encerrar a las mujeres en la iglesia. Hanna se niega a hacerlo admitiendo que ella es la responsable, antes de descubrir que es anafalbeta y la condenan a cadena perpetua. Las otras acusadas reciben penas de cuatro años de cárcel.

Pasa el tiempo y Michael sigue pensando en ella, y como está seguro de que es analfabeta graba una serie de novelas con su voz y se las envía a la cárcel, gracias a ello Hanna aprende a escribir comparando la voz con el libro original sacado de la biblioteca del penal y empieza a enviarle notas que él jamás llega a contestar. Es una relación extraña, cercana y a la vez lejana, él se ha casado, se ha divorciado y tiene una hija, pero Hanna sigue ejerciendo en él una fascinación más allá de lo puramente físico.

Cierto día lo llaman de la cárcel al ser la única persona que tiene contacto epistolar con ella y le anuncian que Hanna saldrá libre. Han transcurrido veinte años, Hanna es una mujer vieja, con todo lo que conlleva estar en una prisión, y Michael va a visitarla para decirle que le ha conseguido un lugar donde vivir. No hay contacto físico, él permanece lejano, ella también, aunque sus miradas dicen mucho. El día que él llega a recogerla se entera de que Hanna se ha suicidado. Le ha dejado una lata de té muy antigua cuyo contenido él debe entregar a la niña que sobrevivió en el incendio de la iglesia.

Michael se pone en contacto con la sobreviviente y viaja a New York. La mujer es rica, lo recibe en su lujoso apartamento y lo trata con desprecio. Su mirada destila odio y rencor, sus gestos son desagradables. No acepta los seis mil marcos que están dentro de la lata, pero se queda con la lata como recuerdo que parece traerle alguna clase de sentimientos. Michael promete donar el dinero a una institución judía alfabetizadora aunque la mujer le dice con sarcasmo que dudaba que hubiera judíos analfabetas.

¿Qué fue lo que llevó a Hanna a comportarse así como miembro de las SS? Durante el juicio ella permanece tranquila, segura de tener la razón, de haber cumplido con su deber, y se asombra de que lo pongan en duda. Espera ser comprendida, ella no tiene el menor rastro de culpa, es absolutamente indiferente al dolor que muestra la madre que la acusa. A ella lo único que aparentemente le interesa es que nadie se entere de que no sabe leer ni escribir.

¿Qué llevó a Michael a tener unos sentimientos tan arraigados por una mujer como Hanna? Él no sabía quién era ella cuando se enamoró. Era una relación en la que Hanna tenía la parte dominante, pues era él quien se había enamorado de ella con locura. Mientras Hanna se dejaba amar y escuchaba las lecturas. Es como si solo a través de la literatura existiese un nexo de unión entre dos seres tan dispares. Ella jamás soltó una lágrima, aceptó todo como venía, el amor de Michael, la acusación, las grabaciones… extraña mujer esta Hanna, muy bien caracterizada por Kate Winslet.

La hija, la sobreviviente, cuya madre había muerto ya unos años atrás, es mostrada como una persona implacable. Dura, fría y rencorosa. Hay gente que no puede perdonar, ni aunque pase toda una vida. Curiosa la manera de presentar a una judía, con las características que las distingue, en medio de un ambiente de dinero, de mucha categoría… creo que el autor quiso enviar un mensaje solapado al mundo.

Me hubiese gustado que esta sobreviviente llevase una vida normal, clase media baja, que hubiese olvidado todo y que hubiese aceptado el dinero. No sé, a lo mejor tengo los valores equivocados, pero me hubiera parecida más humana.

Los alemanes siguen viendo a los judíos de una forma y los judíos a los alemanes de otra. Creo que nunca se pondrán de acuerdo.

B. Miosi

viernes, 27 de julio de 2012

Adiós Generación Kindle

La llamada Generación Kindle empezó como consecuencia de un nombre con el que se quiso etiquetar a un pequeño grupo de escritores que había publicado en Amazon en el formato digital Kindle. La idea del nombre fue de Esteban Navarro.  Creo que después otros se adjudicaron la autoría y desde entonces hay varias vertientes: una que está en Twitter, otra que funciona en Facebook y otra que Esteban Navarro tuvo a bien alojar en su página Web, donde figuran los autores de la cada vez más creciente Generación Kindle.

En un comienzo éramos pocos, y había cierto entendimiento, parecía un lugar idílico en el que unos apoyaban a otros, y yo que soy servicial de naturaleza puse mi grano de arena aportando lo que había aprendido acerca de publicar en Amazon. Contestaba a toda clase preguntas, inclusive las que iban más allá de las que normalmente le harían a cualquier escritora, como ¿cuántas libros vendes mensualmente? y allá iba yo, con mi buena fe, respondiendo a preguntas que tal vez para algunos serviría de promedio para sacar conclusiones acerca de su propias ventas o hacer comparaciones.

Uno de los compañeros tuvo una brillante idea; promover en Twitter a todos los escritores que quisieran apuntarse a una lista que él se dio a la tarea de realizar con un eslogan apropiado y el enlace correspondiente. Muchos se sumaron a esta idea, a otros les pareció que la idea de promoción masiva no era la adecuada. Algunos cumplieron con hacer Twitts de la lista, mientras otros criticaban la idea pero se beneficiaban de ella. Otros más no decía ni mu pero eran incluidos en la promoción sin hacer nada a cambio. A otros pocos la cordura les indicó que deberían abstenerse de figurar y fue así como la lista se fue reduciendo, pero diariamente le tocaba (y creo que sigue tocándole) hacer Twitt a alguien que está en dicha lista.

Yo tomé con mucho entusiasmo la iniciativa de Josep Capsir, secundado por Félix Jaime y perfeccionada por José Enrique Serrano Expósito.  Hasta ahí todo iba bien, pero las objeciones a la lista seguían, unos no estaban de acuerdo pero se sentían moralmente obligados a participar y yo decidí tomar el toro por los cuernos y después de haber sido una de las más entusiastas promotoras, dije públicamente que me abstenía de participar en la divulgación de la lista.

La razón es muy sencilla: El grupo ha crecido demasiado y no conozco a todos los que lo conforman. Comprendí que no era honesto de mi parte publicitar libros de personas que no conocía y cuyos libros no había leído. (Otra cosa es publicitar libros de personas a quienes tengo aprecio y deseo dar una mano)

La Generación Kindle ha cambiado, ha mutado. Hay escritores que entran al grupo de manera eventual y desaparecen, obtienen lo que necesitan de información y no se les vuelve a ver el polvo, no opinan o aportan algo positivo a menos que exista una razón que "los involucre" emocional o moralmente, como el caso de la discusión que se generó por mi última entrada en el blog : ¿De qué depende el éxito de un libro?

Debido a esa entrada algunos se sintieron aludidos, otros se sintieron ofendidos en nombre de los demás, incluso hubo quien me tildó de cínica y de hipócrita por haber dicho que muchos de los autores que publican en Amazon no vendían ni una hostia, cosa que sí dije pero si leen dentro del contexto no es un insulto, es una realidad que no se puede ocultar.  No decirlo no hace que los escritores vendan más.  Señores: En la actualidad son millones de libros los que se publican en Amazon y la famosa lista del ranking solo tiene cabida para 100.

En resumen, y vista la cosa, decidí abandonar el grupo que empezó como una especie de hermandad para transformarse en un infierno de descalificaciones, insultos, egos ofendidos, y creo que hasta el momento en el que estoy escribiendo estas líneas siguen en esa onda, discutiendo y peleando por saber quién tiene la razón, quién es el menos malo, o quién es el bueno de la partida que blande la espada de la justicia  por todos los demás a quienes ofendí con mi degradante entrada anterior.

Probablemente esta entrada genere otra tanda de disputas. Y vengan a insultarme o entren a mi muro en Facebook,  pero quería hacer público mi nuevo estatus, me siento libre y es un verdadero alivio no tener que seguir lidiando con unos cuantos que solo se presentan cuando hay camorra para descargar sus frustraciones.

Lo siento por las pocas personas que quedan ahí que considero valiosas. Lo siento por Antonio Lagares a quien considero un amigo y es el administrador de esa página. Pero así están las cosas

¡Les deseo mucha suerte!

¡Hasta la próxima, amigos!

miércoles, 25 de julio de 2012

¿De qué depende el éxito de un libro?

¿De qué depende el que una obra tenga éxito?, es la pregunta del millón. La reciente campaña de la Generación Kindle podría darnos algunas pistas referente a si el marketing es uno de los ingredientes. Yo diría que no.

Antes de la campaña conjunta (y hablo a título personal) mi novela La búsqueda ocupaba el primer lugar en Amazon.com y sigue en el mismo sitio después de dos semanas de promoción, con lo que suma trece semanas. En Amazon.es sigue fluctuando entre el puesto 6 como más alto hasta el 10 o 14 como siempre, desde antes de la promoción.  He notado que en  lugares donde la publicidad no iba dirigida empezó a repuntar, como Alemania y Reino Unido.

Mis otras novelas siguen igual en el ranking americano (que engloba a toda América, Australia y otros países) todas están dentro del top 100 general. He notado que El manuscrito vuelce a escalar posiciones después de haber desaparecido de la lista desde que fiché con B de Books. Claro, empezó a venderse en España por La Casa del Libro donde estuvo por cinco meses en primer lugar, y en Grammata por casi seis meses, supongo que la diversidad de lectores electrónicos hizo que la gente los comprara en otros formatos.

Sin embargo, sé de casos en los que el autor no hace publicidad en absoluto y llega al primer lugar como en el caso de Fernando Gamboa y su novela La última cripta que ya lleva más de una semana inamovible en Amazon.es.  ¿Qué sucede en estos casos? Que el autor no es un novato, es un escritor con varias novelas en su haber, todas de éxito, no debido a la publicidad, sino al contenido, es decir, su novela es buena.

Me viene a la mente el caso de Mikel Santiago, autor de Historia de un crimen perfecto, que sin ninguna clase de publicidad es un best seller en Barnes & Noble. ¿Qué significa esto? que una novela empieza a venderse porque funciona la recomendación del boca-oreja. No se me ocurre otra cosa. Podemos inundar de publicidad Twitter o Facebook, este último muy poco efectivo, porque como siempre he dicho, solo ven los anuncios las mismas personas que también quieren vender sus propios libros, y ya ni siquiera merecen un comentario de los demás participantes de tanto que los ven. En definitiva he dejado de participar en los innumerables grupos de FB, al único al que sigo asistiendo es al de la Generación Kindle, porque es donde más conocidos tengo.

Pero la mayoría de los anuncios que allí se dejan son comentados por unos pocos, algunos ni siquiera se dan la molestia de felicitar por un logro, y es patente la envidia que destilan sus ausencias.  Hay quienes piensan que son unos genios, pero no venden una hostia, otros que aconsejan acerca de cómo presentar mejor el libro, pero tampoco venden nada, la mayoría está a la espera de que alguna especie de milagro los lleve a la tan ansiada lista de los 100, pero me temo que ese milagro no se dará pues está visto y a las pruebas me remito, que los que llegan arriba son los mejores. No es casual por ejemplo, que Fernando Gamboa ocupe el primer lugar, y que cualquiera de los 100 de la lista esté allí. Tiene que haber un trabajo detrás, un deseo de ofrecer un buen material sin deseos de hacerse rico, pero sí hacerse conocido lo que a la larga rendirá mejores frutos, pues si te conocen leerán el resto de tus libros.

Obviamente si un libro es mediocre, no seguirán comprando los demás del mismo autor.  También hay un tema peliagudo con el asunto de los comentarios en Amazon. No es verdad que los lectores se dejen influir por los malos o los buenísimos comentarios.  He visto libros muy mediocres con comentarios de 5 estrellas a granel, y sin embargo no se venden.  Y he visto comentarios negativos, inclusive recomendando no comprar la novela y  sin embargo se sigue vendiendo como si nada. En el caso de La búsqueda y El manuscrito, sucede, pero he dejado de fijarme en los comentarios puestos a mansalva, inclusive por los propios compañeros de la GK, yo prosigo mi marcha como si la cosa no fuera conmigo, porque ya experimenté que los comentarios malintencionados aunque estén disfrazados de "buena fe" no afectan en absoluto la venta del libro.

También está el problema de los comentarios que desaparecen. El caso de Jordi Díez, autor de El péndulo de Dios, que le borraron cerca de diez comentarios de un plumazo, no sé a qué se deba, supongo que errores de Amazon. A propósito, una novela muy bien escrita, su autor ha sido fichado por Ediciones B, con esta nueva propuesta; ya anteriormente había publicado con ellos, como dije en un post hace unos días. No es casual que esté hace meses entre los 6 primeros de Amazon.com.

Las editoriales siguen escogiendo de las filas de Amazon, pero se han vuelto más cautelosas, pues no todo lo que brilla es oro, y actualmente las novelas que ocupan los primeros veinte lugares pertenecen a editoriales, y las que no, aparentemente no les interesan. Es muy difícil separar el trigo de la paja, por lo que editoriales como Tagus (libros digitales) Roca, y otras, prefieren seleccionar a la usanza antigua los próximos lanzamientos digitales y parece que lo están haciendo con bastante acierto, muchos de sus libros ocupan lugares de relevancia en las listas, lo que resta oportunidad a los escritores indies.


En buena cuenta se está cumpliendo lo que pronostiqué hace un par de meses: Iba a llegar el momento en que a los que comenzaran a publicar en Amazon por primera vez les sería muy difícil escalar posiciones, porque las editoriales empezarían a salir de la modorra y pondrían en circulación títulos atractivos con portadas profesionales y contenidos previamente pasados por el tamiz de los correctores editoriales, a precios competitivos, obviamente.

Bueno, amigos, en vista de como están las cosas, no puedo menos que desearles mucha suerte, que es un ingrediente que nunca debe faltar, pero antes que nada, como siempre, recomiendo revisar a fondo sus obras, no subir cualquier cosa por el apuro de publicar, pues irá de seguro camino al fracaso.  La competencia hoy en día en Amazon es muy fuerte.

¡Hasta la próxima!

sábado, 21 de julio de 2012

NO POR EXTENSO, MEJOR


Hoy me referiré a la extensión de las novelas. Bueno… también a la de los artículos, entrevistas, reseñas.


Si hay algo en lo que la mayoría podríamos estar de acuerdo es en que la gente de cine, especialmente del cine al que nos ha acostumbrado Hollywood, es el baremo que usamos a la hora de catalogar lo demás. No es casual que Big Bang Theory o Two & a Half Men por ejemplo, duren media hora incluyendo la publicidad. De lo bueno, poco, y las menciono porque son series con alto raiting.


Digo esto porque los tiempos a los que nuestros cerebros se han acostumbrado a prestar atención están científicamente cronometrados, según los expertos en cine. Si en los primeros quince minutos una película no te “agarra”, será difícil que lo haga después, porque la expectativa se verá dispersada. Hay quienes aprovechan para ir a comprar las cotufas (Pop corn) en ese momento.


Si lo extrapolamos al mundo de los libros, específicamente al de las novelas, una novela es buena cuando después de los primeros quince minutos sigues pegado a ella. De ahí que sea tan importante el primer fragmento de la primera hoja del primer capítulo. Tienen la función de atraparte.


Igual sucede con las entrevistas. A menos que se trate de una entrevista muy interesante porque el personaje lo amerite, o porque lo que diga sea de gran utilidad, la gente tiende a recorrer con la vista hasta el final. Resultado: Entrevista perdida. Sucede lo mismo con las entradas en los blogs, los artículos en los periódicos, o las reseñas de libros.


En el caso de los escritores el asunto no es diferente. ¿Por qué utilizar mil palabras si podemos usar ochocientas, o menos en determinados fragmentos? Las novelas no son mejores porque tengan más descripciones o porque el autor se mimetice con el personaje principal y piense que debe explicar al lector el significado de su mínimo suspiro. Dejemos que el lector participe, es la clave para que no se aburra. Un lector pasivo es lo que menos queremos los escritores, y de la única forma en que podemos hacer que se involucre en la novela es dejando espacio para que lo haga. Es nuestro deber crear las elipsis necesarias para que no tenga el plato servido. Evitemos los pleonamos, tan comunes en los escritores novatos que explican lo obvio. Un compañero de la Generación Kindle me dio a entender que no todo el mundo sabe lo que es pleonasmo. La explicación está clarísima AQUÍ


Dicho esto y para ser consecuente, me despido,


 ¡Hasta la próxima, amigos!

martes, 17 de julio de 2012

DE LECTURA OBLIGADA: Blanca Miosi es una de las más involucradas con la literatura digital


La escritora Blanca Miosi  es una de las más involucradas con la literatura digital en castellano. De lectura obligada la entrevista para dar  a conocer su obra entre los lectores españoles.
En 2004 publicó su primera novela El Pacto y un año más tarde quedó finalista en el concurso “Yo escribo” con su segunda novela El cóndor de la pluma dorada, ¿ha participado en muchos concursos literarios?
No.  Participé dos veces más, en otros concursos, pero ni siquiera llegué a finalista.
La Búsqueda es una novela basada en hechos reales de la vida de su esposo, superviviente de Auschwitz y Mauthaussen, ¿tomaron de forma conjunta la decisión de hacer públicas estas vivencias?
Después de mi primera novela, fue él quien quiso que escribiera su historia. Para mí no fue una decisión fácil aceptar el reto, pues era una novata, no había escrito nada antes acerca de esa época de la que apenas hablamos durante nuestro matrimonio. Cuando él empezó a relatarla podría decir que lo empecé a conocer. Fue una parte de su vida que siempre mantuvo en la sombra.

Los temas del nazismo y los supervivientes han sido tratados por numerosos escritores, unos lo hacen de forma histórica y otros lo edulcoran, como El niño con el pijama de rayas, para llegar a un número más amplio de lectores. ¿Cómo clasificaría su novela La Búsqueda?
La búsqueda no es una novela al uso. No está relatada desde el punto de vista de un judío, pues Waldek era católico. Tampoco toma partido ni es maniquea. Creo que se la podría clasificar como una novela testimonio. Pero como novela al fin, tiene algunas partes de ficción, sobre todo en la segunda mitad. Aunque una ficción basada en hechos reales.

¿Cuánto tiempo le llevó redactar este libro?
Lo escribí en seis meses.  Lo corregí durante casi cuatro años, pues estaba tan mal escrito que fue rechazado por Alfaguara . Lo bueno es que me entregaron la carta del lector editorial y gracias a ella pude corregir mis errores. Tuve que aprender a escribir como se debe.

 En 2007 fue ganadora del Thriller Award porLa Búsqueda de Roca Editorial. ¿Qué se siente al recibir este tipo de reconocimientos?
Me enteré porque la editorial me lo dijo.  Parece que es un premio otorgado a nivel editorial. Como yo vivo en Venezuela para mí fue igual, pues no fui a recibir el premio a ningún lado, en este caso a España. Después de esa novela me di cuenta de que mi fuerte eran los thrillers.

El Legado. La hija de Hitler  fue publicado en 2009 por Editorial Viceversa , un tema universal tratado por muchos escritores con habitual éxito, ¿qué la hace diferente a versiones anteriores?
En realidad la novela se llamaba El legado.  La editorial quiso que se le agregara “La hija de Hitler”. Todo lo que se ha escrito alrededor de Hitler llama la atención, pero tiende a ser muy similar; mi novela es diferente. Aunque narra con exactitud hechos históricos conocidos por muchos, el personaje principal no es Hitler sino Erik Hanussen, su astrólogo. Y es de él y de cierta profecía que trata la novela.
Su novela El Legado está ambientada en la Segunda Guerra Mundial, ¿fue complicado el proceso de documentación histórica vinculada a la trama?
Definitivamente la II Guerra Mundial fue uno de los períodos más documentados de la Historia. No fue difícil encontrar información, además de la que sabía de primera mano por mi esposo. Fue una época diríamos desde el punto de vista novelístico, ideal. Está llena de personajes insignes y también terribles y de momentos emocionantes.
Tras ser publicado por Editorial Viceversa usaba en la portada la imagen de una mujer y el subtítulo La hija de Hitler. Sin embargo en versiones anteriores, como versión kindle, suprime ese subtítulo y se inclina por mostrar una imagen de Hitler. ¿Por algún motivo en especial?
 Esa novela aún está bajo contrato con Editorial Viceversa.  Ellos no tienen los derechos digitales de la novela, por lo cual pude publicarla en Amazon, pero la portada les pertenece. Al igual que ocurre con la portada de La búsqueda, tuve que cambiarla para la versión digital.
Hace una semana tuvimos el placer de entrevistar a Eva García Sáenz, escritora española novel que tras su éxito en Amazon con su primera novela las editoriales se han interesado por ella. Sin embargo su caso es distinto, ¿cómo una escritora ya reconocida que ha publicado con varias editoriales como Roca Editorial y Editorial Viceversa apuesta por la autopublicación?
Yo tenía varias novelas escritas en manos de mi agente. Debido a la crisis, según decía, no era posible publicarlas pues las editoriales se mostraban reacias a aceptar material nuevo. Decidí entonces al tenerlas libres de derechos publicarlas en Amazon, al menos sabría cuál sería la reacción del público lector. Inicialmente fue la curiosidad lo que me llevó a publicar allí. Mi sorpresa fue total cuando vi que empezaban a venderse, actualmente todas mis novelas están en el ranking de los 100 más vendidos. Especialmente en Amazon.com, pues es un mercado muy amplio que abarca toda América, Australia y otros países.

Sus e-books se encuentran en Amazon a un precio asequible para cualquier lector, ¿su intención es ser competitiva en ese gran mercado? ¿Quiere abarcar a un mayor número de lectores de cualquier parte del mundo?
En Amazon se debe ser competitiva. Hay autores de renombre que venden sus novelas a US$ 1.99 y US$ 2.99, de manera que para competir con ellos tenía que ofrecer precios más bajos. El tiempo me ha dado la razón. Hoy en día me leen miles de lectores en todo el mundo y es justamente lo que yo deseaba.
¿Qué diferencias ha encontrado entre publicar con una editorial en papel y autopublicarse en formato digital por las plataformas online?En la única plataforma en la que me he publicado es Amazon. En otras lo ha hecho Ediciones B a través de su sello B de Books . La diferencia entre autopublicarme y ser publicada por una editorial formal es ante todo el que mis libros quedan bajo mi dominio absoluto. Esto significa que sé cuántos vendo, cuánto gano, y cobro puntualmente cada mes.  También me encargo de la promoción directamente, algo que también sigo haciendo a pesar de haber publicado con una editorial, porque ahora el autor se ha convertido en un producto y debe saber venderse.
B de Books es el primer sello editorial generalista exclusivamente digital, nacido en noviembre de 2011, y que fichó por primera vez a autores independientes, en el sentido de escritores que antes habían ido por libre o se autoeditaban. ¿Cree que este tipo de editoriales, a la larga, provocará un cambio en el mundo editorial español?
Ya lo está provocando. En la actualidad hay varias editoriales que tienes sus propios sellos digitales y hasta sus propios lectores digitales, como Tagus de la Editorial Planeta.  No sé si ellos escogen de la gran vitrina que es Amazon, supongo que sí. B de Books escogió a un grupo de escritores que tenía cierta trayectoria, como Esteban Navarro, Antonia J. Corrales y Marta Querol Benech. Supongo que también tendrán otros en mente, pero creo que ahora se debe tener mucho más cuidado con la calidad de la obra. Lo reclaman los lectores y se ha comprobado que son los que llevan un libro a la cima. Si el libro es malo, lo dicen sin ningún reparo en los comentarios de Amazon.
Actualmente publica con el sello B de Books de libros digitales, que pertenece a Ediciones B, ¿qué sintió al formar parte del llamado “Los cinco de B de Books”?Fue muy emocionante saber que había sido seleccionada por una editorial para un lanzamiento múltiple. Lo mejor de todo era que los conocía a todos, excepto a Bruno Nievas. Sentamos un precedente y creo que servimos de experimento para el paso de libro digital al libro de papel, pues nuestros libros actualmente se venden en formato impreso en una versión especial con cierre magnético.
Su novela El manuscrito 1. El secreto, best-seller de intriga y misterio, tiene como personaje a un escritor frustrado llamado Nicholas Blohm, ¿cómo surgió la idea de esta novela?Esa novela fue escrita expresamente para que sea un best seller. Y lo dije con claridad en mi blog, incluso di la receta. Dije cuáles eran los ingredientes que debería contener una novela para ser un best seller y creo que no me equivoqué. Encontrar un tema para una historia siempre es lo primordial, pues si uno cuenta una historia sin una trama es una novela plana, sin sobresaltos, una narrativa introspectiva o intimista, que puede ser literariamente hablando de una factura excelente, pero que no logra atrapar al lector, acostumbrado a ver las series televisivas norteamericanas, donde existe acción desde el primer momento. De manera que quise ser original y decidí que el papel protagónico de mi novela no sería un ser humano sino un manuscrito. Uno que dentro de sus páginas desarrolla una historia que está sucediendo en ese momento en cualquier parte del mundo.
Cuando Amazon inició su web en España El Manuscrito I. El secretofue un gran éxito entre los lectores españoles situándose en los primeros puestos del ranking español. ¿Se esperaba este éxito en España?La verdad es que no me enteré sino hasta dos semanas después de que Amazon abriera en España.  Ni siquiera sabía cómo acceder a la página. Yo estaba más pendiente de las ventas y las listas de Amazon.com, es decir de las de este lado del mundo. Hasta que alguien en algún lado dejó el enlace y vi con sorpresa que mi novela estaba en el segundo lugar después de la de Juan Gómez Jurado, El emblema del traidor. Estuvo así por cuatro semanas, mientras que en la de América también se situó debajo de la biografía de Steve Jobs que para ese momento era el boom pues acababa de fallecer.  A pesar de confiar en la novela porque tenía la certeza de que era buena, por supuesto que me asombré, pues nada es seguro en esto de la escritura.  Tenía otras novelas igualmente buenas que no habían acaparado la atención tanto como El manuscrito, así que ¿cómo se puede estar segura de algo?
¿Y ha podido conocer la opinión de sus lectores españoles?
Sí, claro, recibo comentarios en Amazon, llegan a mi correo electrónico, a mi página Web, y la verdad, es un verdadero aliciente saber que a tanta gente le ha gustado.
Siguiendo con el tema de los escritores frustrados, ¿qué le diría a aquellos que, por las dificultades para alcanzar el beneplácito del mundo editorial, han visto frustradas sus aspiraciones literarias?
Que pierdan la inseguridad que puedan tener al recibir tantos rechazos, que no dejen pasar más tiempo y que publiquen sus obras en Amazon.  Es muy sencillo, absolutamente gratis y es una vitrina internacional.
Hay muchos autores que se deciden por la autopublicación, y eligen Amazon para publicar sus obras. Usted es prácticamente una experta en esto, incluso le han propuesto dar charlas acerca de cómo publicar en Amazon. ¿Qué consejo daría a aquellos escritores noveles que quieran publicar sus novelas en formato digital?Antes que nada que se cercioren de que su novela está bien escrita. Si es posible que contraten a un corrector profesional, que es lo que hacen las editoriales para publicar a los escritores que eligen. Que se den el trabajo y el cuidado de encontrar una portada hermosa, llamativa, que la sinopsis no engañe al lector.  No hay nada más decepcionante que encontrar una historia diferente a la expectativa que ha creado una sinopsis. Y que si los comentarios en su mayoría no son favorables acepten las críticas como un aprendizaje. Revisen la novela vuelvan a escribirla, no se conformen con la mediocridad.
¿Usted alguna vez, a lo largo de sus años de carrera, ha pensado en tirar la toalla en el mundo de las letras al ver lo difícil que están las cosas en el mercado editorial?La verdad, nunca he sentido que el mundo editorial fuese difícil. Excepto por mi primera novela, El pacto, que fue una autoedición regalada por mi esposo. La segunda, La búsqueda después del rechazo de Alfaguara y de que la reescribí hasta dejarla tal cual está, fue aceptada a los quince días por Roca. Encontré Agente apenas escribí la carta presentando mi novela El legado. Antonia Kerrigan, una mujer extraordinaria que colocó la novela en un par de meses en Viceversa. En el 2010 detuve mi carrera porque me dediqué a cuidar de mi esposo y paralicé toda actividad editorial. Mi esposo falleció a pesar de todo y retomé mi actividad en el 2011. Mi agente estaba muy entusiasmada con El manuscrito pero Viceversa la rechazó por problemas de la crisis económica y entonces decidí publicarla en Amazon en octubre del 2011. De ahí en adelante mi carrera prosiguió como anteriormente, sin contratiempos.  Inclusive he firmado por esa novela los derechos de traducción al turco. Y una agencia en Los Ángeles está interesada en presentarla al cine, para lo cual ya firmé el contrato de representación.
 Hemos visitado su blog y hemos visto que a veces ejerce de crítica literaria. ¿Cómo se enfrenta alguien que hace críticas a otros autores las críticas que hacen a su obra?
Yo acepto todas las críticas. No todas las personas piensan y sienten igual  Un mismo cuadro puede ser descrito por dos personas de manera diferente, igual sucede con las novelas, de manera que presto atención a la mala crítica más que a la buena.
Ha tenido la oportunidad de trabajar en varios formatos y con varias editoriales. ¿Una vez  que se está dentro del mundo editorial es más fácil entender lo costoso que llega a ser conseguir que le editen una obra?
Editar en papel es costoso. Empezando porque tienen que contratar un corrector, hacer una portada, mandar el libro a una tipografía, todo eso con su capital, que arriesgan porque es como una lotería… aparte de eso la logística que debe tener una editorial cuesta dinero, sueldos, empleados, promoción, pago al distribuidor. Por eso comprendo la reticencia de las editoriales a la hora de aceptar una obra.  Ellos deben estar medianamente seguros de que la novela les reportará alguna ganancia, lo que ocurre pocas veces, en realidad.

Ahora vamos con la actualidad literaria y a partir del 1 de septiembre en España el IVA de los libros electrónicos subirá del 18% actual al 21%, mientras el libro en papel mantendrá el IVA reducido del 4%. ¿Qué opinión tiene al respecto? ¿Es un error no considerar a los e-books como libros?
Creo que esa decisión se debe no a que no consideren los e-books como libros, sino a que el costo de la producción de un e-book es mucho menor  que el de un libro de papel, aunque por supuesto, no me parece justo el aumento.  Todo lo que tenga que ver con la cultura debería incentivarse, no penarse con impuestos.
Es una escritora muy activa, en poco tiempo ha publicado varios libros. ¿Tiene ideas para próximos proyectos literarios?
Ya estoy escribiendo El manuscrito II El coleccionista.

Y ya para finalizar la entrevista, ¿seguirá publicando prioritariamente en digital?
Sí, tengo en digital siete novelas, dos de ellas con B de Books, pero definitivamente no quisiera dejar esa libertad de tener mis obras bajo mi control.
Ver entrevista original en DE LECTURA OBLIGADA

viernes, 13 de julio de 2012

¿Qué es la Generación Kindle?

Hay varios sitios que se han adjudicado el nombre y no tiene absolutamente nada de raro, ya que en la actualidad hay millones de usuarios que están publicando por ese sistema tan ensalzado por unos y vilipendiado por otros. Como siempre todos tienen su propia opinión y es el tiempo quien determinará si valió la pena.

Hoy me dedicaré a escribir acerca de la Generación Kindle a la que frecuento en Facebook. El nombre fue una creación si no me equivoco, del escritor Esteban Navarro quien también tiene una página dedicada a los que publicamos en Amazon, AQUÍ.

¿Qué es la Generación Kindle? Es un grupo que creó Antonio Lagares en Facebook para compartir experiencias y ayudar a los que tuviesen dudas acerca de cómo publicar en Amazon. También se dan noticias de lo que está ocurriendo en el mundo de Amazon y solo se permite colocar promociones o anuncios que tengan que ver con esa plataforma siempre y cuando pertenezcan al grupo e interactúen, obvio. Aunque hay quienes pasan solo para anunciar su novela, publicidad a la que pienso yo, nadie hace el menor caso, pues los autores que publican en Kindle raramente compran. Lo que desean es tratar de vender y para ello se debe salir al ruedo.

Otros entran al grupo, se enteran de lo que les interesa y nunca más regresan.

Y hay quienes son proactivos, inventan maneras de ayudar al grupo, a que sus libros no se pierdan en la inmensidad de la oferta amazónica. Uno de ellos es Josep Capsir.

Se ha tomado el trabajo de hacer un listado con las obras y los nombres de todos los que frecuentamos la Generación Kindle (y algunos que no) incluyendo el enlace directo al libro publicado en Amazon, anteponiendo el hashtag #Generación Kindle. Una magnífica idea, que creo deberíamos de adoptarla con cierta regularidad, a pesar de que hay autores que pidieron ser borrados del listado porque les parecía una forma poco elegante de dar a conocer sus obras. En algunos casos, por temor a “espamear”

¿Pero qué es Twitter sino un gigantesco sitio para hacer spam? A excepción de quienes lanzan mensajes como “Hoy fui al médico a que me revisaran las hemorroides” o los consabidos spots de noticias de la política actual, que remiten a un diario donde la noticia se expande, TODO lo que allí se publica es spam. Pues el sitio fue creado con esa finalidad y es uno de los más efectivos del mundo al ser gratis y tener alcance MUNDIAL. No hablo de una ciudad, un país, hablo de todo el planeta.

Yo tomé el listado que hizo Josep y empecé a hacer Twitts con todos los que allí figuraban, uno tras otro, y cuando fui a Inicio, pese a la velocidad que da el copiar y pegar, cada twitt estaba intercalado de al menos 10 otros de diferente catadura.

Ahora, ¿por qué considero que el sistema es una manera exponencial de dar a conocer las obras? Porque en Twitter cada usuario tiene un determinado número de seguidores, algunos tienen pocos; otros, la mayoría, arriba de los 800. Últimamente tengo seguidores que con más frecuencia llegan a 20.000 o 30.000. ¿Qué significa esto? Que cada vez que hago Twitt en un autor, esa publicidad la leerán o al menos la verán como mínimo 100.000 personas. Y hablo de lo que parte solo de mí. Hay quienes tienen más seguidores que yo, cuyos seguidores a su vez tienen otro tanto, así que la noticia cuando mínimo llega a más de un millón de usuarios de Twitter.

¿Pero se lee todo lo que se publica allí? Por supuesto que no. En primer lugar, porque la publicidad dura lo que dura la cantidad de Twitts que van entrando, que son muchos. Pero a fuerza de repetir la noticia hay quienes la leerán y les llamará la atención que por ejemplo exista una Generación Kindle, o que un autor llamado Josep Capsir tenga una novela a un precio regalado que hable de humor para olvidarse de la maldita crisis por la que atraviesa el mundo, o de que existen maquinaciones extrañas para mantener en secreto una Herencia en Jerusalén, como es el título de su novela.

O que Blanca Miosi haya escrito una novela en la que el protagonista sea un niño que enfrentó a los nazis. O que Lola Mariné hable de unas mujeres que hacen de las suyas después de los 50. O que Félix Jaime Cortés haya soltado un psicópata asesino cuyos pasos son seguidos por una cadena de televisión para hacer un Talk Show.

Tampoco es casual que algunos libros “Tuiteados” con este sistema empiecen a aparecer en las listas de los top 100 más vendidos, sin ir más lejos La búsqueda empezó a escalar posiciones, desde que empezamos con el asunto. Del puesto 15 y 20 subió al 10. Ni qué decir del ranking de Amazon.com (americano) donde está hace 10 semanas en el Primer Lugar. (Excepto 2 días en los que un libro que hablaba de un niño que regresó del cielo se situó de primero como por arte de magia) pero que creo que ahora se fue al infierno, porque se situó justo arriba de El legado en el 9.

Y si encima de lo que acabo de explicar hay toda una tropa que es la batería de refuerzo, haciendo retuitts de cada una de estas publicaciones, ¡imagínense a cuánta gente llegará los nombres de los títulos y autores!,

Sin embargo, como siempre, soy respetuosa de los que piensan que una publicidad masiva herirá los sentimientos de los demás tuiteros de la red. Yo no pienso así. Lo que existe en Twitter es spam puro y duro, y debemos adaptarnos y actuar en consecuencia.

Desde aquí doy gracias a Josep Capsir por ser el gestor de la idea y a Félix por secundarla, y a todos los que se han sumado a esta campaña de la #Generación Kindle. Y les recuerdo:

Estamos haciendo historia. Dentro de algunos años, estoy segura de que todos recordarán estos pininos literarios, los que se atrevieron a dar el primer paso y publicar, los que por primera vez supieron qué era Facebook, Twitter, Hashtag, Following, Kindle, Descargar, DMR, Tiendas Digitales Spam, Libros Electrónicos… y quizá algún día reúnan a sus nietos y dejen de hablar de la Guerra Civil para contarles cómo fue que se enfrentaron a los gigantes de la edición.

¡Hasta la próxima, amigos!

B.Miosi

lunes, 9 de julio de 2012

Conociendo a... Jordi Díez, un Best Seller en Amazon

Reseña de EL PÉNDULO DE DIOS:

¿Porqué no existe ninguna prueba física de la existencia de Jesús? Durante siglos, una comunidad nacida de los esenios ha intentado mantener en secreto la única prueba de la vida real de Jesús... hasta ahora. Cècil, un auditor de proyectos humanitarios en el tercer mundo, se ve envuelto en un asunto de tráfico de antigüedades que lo llevará tras los pasos de Azul Benjelali, un antiguo amor experta en lenguas antiguas, y que está a punto de descubrir el secreto que ha permanecido en silencio por miles de años.

Con la ayuda de Mars, una misteriosa colombiana, Cècil comienza una carrera contra reloj que lo llevará de una clave a otra tras los pasos de los esenios, los romanos, los templarios, los almogàvers, las tropas borbónicas y los nazis, y que nos mantendrá en vilo desde la primera página en un rompecabezas que deberán resolver si no desean que el secreto caiga en las manos equivocadas que lo han perseguido durante siglos.

La eterna lucha del hombre por dominar su tiempo, la ambición y la generosidad, la esperanza y el miedo, las dos caras humanas enfrentadas por el poder a lo largo de dos mil años.

Jordi Díez, autor de La virgen del Sol (Ediciones B) construye en El péndulo de Dios una trama que atrapa desde el primer capítulo hasta el último (excelente broche final), con personajes consistentes y bien desarrollados, y un uso del lenguaje que el autor va adaptando hábilmente a cada época y lugar. Los lectores de este género que amalgama suspenso detectivesco, esoterismo contemporáneo y teorías conspirativas no se verán defraudados.

Mi opinión:

Empecé a leer esta novela con cierto escepticismo. Se ha escrito tanto alrededor de la figura de Jesús, que pensé que sería más de lo mismo, pero mi sorpresa se fue acrecentando a medida que pasaba las páginas.  Bueno, es un decir, porque la leí en un Kindle. No es una novela corta, sin embargo me lo pareció porque suceden escenas unas detrás de otras sin descanso. 
Lo que más me gustó del libro fue su estructura. Está relatada en diferentes tiempos que nos van diciendo lo que realmente iba sucediendo con los personajes, que poco a poco empiezan a tener sentido, sin dejar cabos sueltos hasta el final.  Este tipo de novela en la que el escritor no explica sino que muestra con hechos es una de las técnicas que suelen utilizar los que escriben Best Sellers. Y en este caso, El péndulo de Dios es un thriller en toda regla, donde se mezclan partes históricas con investigación, intriga y la lucha por el poder. Recuerdo con particular placer la escena de Pompeya, ambientada con rigurosidad pero al mismo tiempo sin dar la impresión de querer sentar cátedra, un error que cometen algunos escritores de novela de ficción histórica, lo que hace que la obra se torne en un texto didáctico, más que en una novela.

Jordi Díez, un autor con trayectoria; escribió su primera novela La virgen del Sol bajo el sello Ediciones B. Decidió probar suerte en Amazon con su segunda novela El péndulo de Dios y definitivamente no le ha ido mal.  Si con La virgen del Sol llegó a vender 35.000 ejemplares, con El péndulo de Dios lleva ya un año entre los primeros del ranking de los Best Sellers en Amazon.com.

Próximamente saldrá El péndulo de Dios publicada por Ediciones B, en formato de papel, y estoy segura de que será un gran éxito, como lo merece.

Si desean saber más acerca de su trayectoria pueden ir a su página Web: http://www.jordidiez.com/index.html

Si desean comprar su obras: AQUÏ,  las tiene en formato Kindle y en papel.

Jordi Díez, un español que vive en República dominicana dedicado a la industria hotelera y a la fotografía, además de la escritura.

domingo, 8 de julio de 2012

¡Se busca agente literario para publicaciones digitales!


Actualmente existe cantidad de escritores que cumplieron su sueño: publicar. ¿Dónde? Pues ¡dónde más! En Amazon, nada más fácil, sencillo y práctico.

Pero tras esta primera fase, surge otra y tal vez la más importante:

¿Y ahora quién comprará mi libro?

Por lo cual muchos empiezan a comprender que no es suficiente con publicar. Lo importante es que otros lean lo que hayan escrito, y como tampoco se trata de regalar los libros, el problema consiste en vender el libro para que otros puedan leerlo y el autor se vaya haciendo un nombre, un hueco en este vasto universo llamado correctamente Amazon, porque es literalmente una jungla. ¡Vaya! Nunca los términos eufemísticos habían resultado tan exactos!

Surgió entonces una idea. Proviene de una escritora que hace muy pocos días publicó por Amazon: Bettina Bonifati. Tienes dos libros publicados, no dudo de que sean muy buenos, en uno habla de su propia experiencia recorriendo el mundo a lomos de un caballo, lo cual de por sí ya es una proeza, pero no más que la de vender en Amazon, se los aseguro.

Ella busca una persona que sepa manejarse en el mundo virtual, en las redes sociales, que pueda hacerse cargo de la promoción y venta de sus libros expuestos en Amazon.  Y creo que no solo ella, habrá unos cuantos más que sentirán que el tiempo de promoción se les agotó, pues deben dedicarse a escribir.  Bettina dice que está dispuesta a negociar parte de su ganancia a cambio del trabajo de promoción, y ustedes saben: a más ventas, más ganancias, sobre todo si el precio del libro no es un ridículo menos de un euro.  

Por cierto: ya subí el precio de algunos de mis libros. Tal vez esto ayude a que otros no se sientan tan solos en su lucha por la subida de precios. Para los que quieran leerme gratis siempre existirá la solución de 24symbols, donde está la mayor parte de mis libros.

Los que deseen contactar a Bettina Bonifati pueden dejar sus datos en las respuestas para ser localizados por los escritores que estén interesados.

¿Se imaginan? ¡Olvidarse de darle a la tecla y que una persona capacitada se encargue de todo! Y cuando digo todo es:

Lograr entrevistas, artículos en diarios y revistas, Twittear constantemente, expandir la noticia de manera global y exponencial.

¡Buena suerte!

¡Hasta la próxima, amigos!

B. Miosi


jueves, 5 de julio de 2012

Cosa de tres, (cuento de una página) por B.Miosi

No comprendo por qué elegimos siempre una cafetería para tramar algo. Pese a estar rodeados de personas nos sentimos libres para planear, contar nuestras cuitas, romper con el novio, o si es el caso, amistar con él; hablamos, lloramos, reímos, sin tomar en cuenta al mesero, o a los vecinos de la mesa de al lado. Y muchas veces el primer encuentro con la persona que formará en el futuro parte fundamental de nuestras vidas, se da en una cafetería.

Siempre me he preguntado por qué se me ocurriría juntar a mis tres mejores amigas en una cafetería. Empezando por el hecho de que ninguna tomaba café. Éramos adictas al té, acompañado con galletas; de esas que son rellenas con crema pastelera. Pero así fue. Nos juntamos una tarde para hablar en privado acerca de la manera de resolver el matrimonio de una de nosotras. «Resolver el divorcio», sería la expresión adecuada.

Una de mis amigas había descubierto a su marido en la cama con su mejor amigo. El mejor amigo de él. Y ella no era mujer de medias tintas. Era todo, o nada. Tratamos de convencerla para que no armase tanto alboroto por esa nimiedad, le dijimos que hoy en día ser gay daba cierto caché, que los gays eran individuos muy interesantes, inteligentes y capaces, pero qué va. Lo que le dolía a ella no era que su marido fuese gay. Ella sentía tal complejo de inferioridad, que se reprochaba su falta de argucia femenina, como si hubiesen dependido de ella los cambios en los gustos de su marido.
—Los hombres que sienten atracción por personas de su mismo sexo, están claros. —Todas volvimos el rostro hacia la voz que provenía de un hombre de mediana edad, sentado en la mesa vecina, sin acompañantes—. Soy sexólogo, especializado en parejas gays —explicó con sencillez.
—Pero mi marido nunca dio muestras de ser homosexual.
—Un gay no tiene que ser homosexual, puede ser bisexual —respondió el sexólogo, acercando su silla.
A mí su flema me estaba soliviantando. ¿Acaso le habíamos pedido opinión? Mis pensamientos fueron interrumpidos por nuestra amiga, la directamente afectada.
—¿Entonces usted cree que mi marido supo desde siempre que era gay?
—En el caso de su marido, no lo sé, pero muchos otros lo descubren después de que se casan y tienen hijos. Están como en estado latente, basta una leve señal y el asunto se dispara.
—¡Lo sabía! —dijo ella—, sabía que era mi culpa.
—No creo que sea culpa suya, de ninguna manera. —Afirmó una vieja, sentada a nuestra derecha—. No pude evitar escuchar su conversación, y al ver que el señor sexólogo tomó parte, me animé a participar.
«Vaya, esto va pareciendo un foro», pensé.
—¿Por qué asegura que no es culpa de mi amiga? —pregunté con curiosidad.
—Es culpa de los tiempos que corren —aseveró la anciana—, en mis tiempos no había tal cantidad de gente con esas tendencias.
—Las había, pero no se hablaba como hoy, señora —aclaró el sexólogo— la hipocresía de antes encubría muchas cosas…
—Mire, señor sexólogo, yo puedo decir mejor que nadie, que antes no había tanta gente rara. Me casé cinco veces, y enviudé dos. Tengo suficiente experiencia.
—¿Y por qué se divorció?
—Porque nuestros gustos no eran compatibles —contestó la anciana, de manera escueta.
—¡No hay derecho! —reclamó mi amiga, la afectada—, yo necesito una respuesta a mi problema, no que usted, señor sexólogo, se ponga a sonsacar a una anciana asuntos de su vida privada.
Todos guardamos silencio. El hombre, que había arrimado su silla a nuestra mesa, se alejó un poquito. La vieja tenía la suya ladeada, parecía una mesa para seis. El mesonero se acercó con su acostumbrado gesto ambiguo, que todas conocíamos, y dijo:
—Vivir y dejar vivir, ese es nuestro lema. —Dio la vuelta y regresó a la barra.
—Voy a pedir el divorcio. No soporto acostarme con un hombre que estuvo con otro.
—¿Y si fuese con otra?
—Así la cosa cambia.
—¿No cree que es él quien no desea estar casado con usted? —preguntó el sexólogo.
—Usted no se meta. No es su problema —dije yo.
—Pero hija… en eso él tiene razón, si fuese yo, hablaría primero, aclararía las cosas, o tal vez… ¿Nunca has probado el ménage á trois? —dijo la venerable anciana mirando a mi amiga, como si preguntase la hora.

El mesonero se acercó presto y veloz a una seña mía. Tal vez pensaría que le pediríamos consejo, pero pedí la cuenta. Iríamos a mi apartamento, mis amigas y yo, obviamente. No el mesonero. Allí, sin interrupciones externas solucionaríamos el problema. Observé el rostro de mi amiga y vi un brillo inusitado en sus ojos cuando dijo que lo dejásemos para otro día. Esa reunión nunca se dio. Parece que ella arregló el problema a su manera. Yo sigo pensando que las cafeterías son el lugar ideal para discutir de manera privada nuestros problemas, nunca se sabe cuándo puede surgir una idea que formará parte fundamental de nuestras vidas.

B. Miosi

miércoles, 4 de julio de 2012

Una foto controversial de un tema universal


Traigo a colación este tema que me fue enviado por Carlos Tomas Jorquera, un amigo. Supongo que muchos de ustedes conocerán esta increíble foto:

La foto de la controversia, al parecer muchos fueron recriminados por Facebook
por su publicación.
Hace unos años Miguel Rivilla San Martin, español, publicó en Facebook esta fotografía del 
Según él cuenta, la reacción de Facebook fue:
“Para mi sorpresa, facebook me ha recriminado por publicar este documento gráfico, como denuncia del holocausto que sufren los cristianos en Nigeria desde hace más de 10 años. Conforme a la política de seguridad de esta red “social” la fotografía se ha clasificado como material “pornográfico”, “violento” o “inapropiado”, y por ello me castiga prohibiéndome subir durante una semana cualquier otra fotografía. Y me amenaza con actuaciones “drásticas” si prosigo en mi intento de denunciar documentalmente la terrorífica conculcación de los derechos humanos en Nigeria.”
Y yo digo:
Mucho se ha hablado y se sigue hablando del exterminio nazi. Una parte de la historia que me tocó de cerca porque mi marido fue un sobreviviente de ese infierno, sin ser judío. Aclaro esto porque la mayoría de las personas piensa que solo los judíos estuvieron en el Holocausto y no es así.  Pero apartando este injustificable hecho, han existido masacres iguales o hasta peores en la época de la Unión Soviética, quien mandó asesinar a millones de compatriotas y envió a Siberia a otros millones de adversarios políticos, escritores y gente que pensaba diferente a sus instrucciones.
Y en la Cuba de Fidel Castro:
“En febrero de 1968 transportaron a unos 30 de nosotros a la cárcel de Boniato, en la provincia de Oriente.  Hicimos todo ese viaje, desnudos. Cerca de Boniato, en San Ramón, estaban las horribles celdas ‘gavetas’ , llamadas así por su forma larga y estrecha. Medían apenas 1.50 metros de largo por 60 centímetros de ancho. Había que permanecer acostados, casi sin moverse (…) Antes de nuestra llegada un grupo había permanecido en las gavetas durante seis meses.  Uno quedó inválido; otro enloqueció…”  Armando Valladares “Contra toda esperanza” permaneció preso 22 años. Fue liberado gracias a la acción de su esposa ante diferentes gobiernos europeos.
O Idi Amín Dada, dictador de Uganda, a quien se le atribuyen hechos que van desde expropiaciones en masa, erradicación de asiáticos y judíos e innumerables actos sanguinarios.  Vivió hasta el final de sus días subvencionado por el gobierno de Arabia Saudita.
La “humanidad”, como pueden notar, de humana tiene poco.  ¿Y por qué? Porque nos diferenciamos de los animales en que los humanos tienen acceso al poder.  Y cuando se ostenta poder, se tiene TODO lo demás. Desde las más grandes riquezas hasta la venia de gobiernos y religiones.
Más de Holocausto en Nigeria: AQUÍ
B. Miosi